Los accidentes de trabajo y la prevencion de riesgos laborales

Los accidentes de trabajo y la prevencion de riesgos laborales

Qué se considera Accidente de Trabajo

La legislación determina que “un accidente de trabajo es toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena” (art.

115 LGSS) esta definición sigue siendo válida para contar los accidentes de trabajo, pero con la aprobación de la ley 20/2007 los trabajadores autónomos (no trabajan por cuenta ajena) si tienen derecho a las prestaciones por contingencia profesionales, en el caso de los autónomos económicamente dependientes es obligatoria la cotización y por tanto la prestación y para el resto de los autónomos esta cotización es voluntaria.

En el mismo caso nos encontramos a las empleadas del hogar después de la aprobación del RD 1596/2011.

Por lo tanto, para que un accidente tenga esta consideración es necesario que:

1. Que el trabajador/a sufra una lesión corporal. Entendiendo por lesión todo daño o detrimento corporal causado por una herida, golpe o enfermedad. Se asimilan a la lesión corporal las secuelas o enfermedades psíquicas o psicológicas.

2. Que el accidente sea con ocasión o por consecuencia del trabajo, es decir, que exista una relación de causalidad directa entre trabajo – lesión.
La lesión no constituye, por sí sola, accidente de trabajo.

¿Qué supuestos están considerados como Accidentes de Trabajo?

  • Accidentes producidos con ocasión de las tareas desarrolladas aunque sean distintas a las habituales: Se entenderá como accidente de trabajo, aquel que haya ocurrido durante la realización de las tareas encomendadas por el empresario, o realizadas de forma espontánea por el trabajador/a en interés del buen funcionamiento de la empresa, (aunque éstas sean distintas a las de su categoría profesional) (Art. 115.2c LGSS).  
  • Accidentes sufridos en el lugar y durante el tiempo de trabajo: Las lesiones sufridas durante el tiempo y en el lugar de trabajo se consideran, salvo prueba en contrario, accidentes de trabajo (Art. 115.3 LGSS).  
  • Accidente “in itinere”: Es aquel que sufre el trabajador/a al ir al trabajo o al volver de éste. No existe una limitación horaria (Art. 115.2d LGSS).  Hay 3 elementos que se requieren en un accidente in itinere:
    1. Que ocurra en el camino de ida o vuelta.
    2. Que no se produzcan interrupciones entre el trabajo y el accidente.
    3. Que se emplee el itinerario habitual.
  • Accidentes en misión: Son aquellos sufridos por el trabajador/a en el trayecto que tenga que realizar para el cumplimiento de la misión, así como el acaecido en el desempeño de la misma dentro de su jornada laboral.  
  • Accidentes de cargos electivos de carácter sindical: Son los sufridos con ocasión o por consecuencia del desempeño de cargo electivo de carácter sindical o de gobierno de las entidades gestoras de la Seguridad Social, así como los accidentes ocurridos al ir o volver del lugar en que se ejercen las funciones que les son propias (Art. 115.2b LGSS).  
  • Actos de salvamento: Son los accidentes acaecidos en actos de salvamento o de naturaleza análoga cuando tengan conexión con el trabajo. Se incluye el caso de orden directa del empresario o acto espontáneo del trabajador/a (Art. 115.2d LGSS).  
  • Enfermedades o defectos anteriores: Son aquellas enfermedades o defectos padecidos con anterioridad, que se manifiestan o agravan como consecuencia de un accidente de trabajo (Art. 115.2.f LGSS).  
  • Enfermedades intercurrentes: Se entiende por tales las que constituyen complicaciones del proceso patológico determinado por el accidente de trabajo mismo. Para calificar una enfermedad como intercurrente es imprescindible que exista una relación de causalidad inmediata entre el accidente de trabajo inicial y la enfermedad derivada del proceso patológico (Art. 115.2.g LGSS).  
  • Las enfermedades comunes que contraiga el trabajador/a con motivo de la realización de su trabajo, no incluidas en la lista de enfermedades profesionales. Se debe acreditar fehacientemente la relación causa – efecto entre la realización de un trabajo y la aparición posterior de la enfermedad(Art. 115.2e LGSS).  
  • Los debidos a imprudencias profesionales (Art. 115.5 a LGSS): se califica así a los accidentes derivados del ejercicio habitual de un trabajo o profesión y de la confianza que éstos inspiran al accidentado.

Que accidentes NO tienen la consideración de Accidente de Trabajo?

  • Los accidentes debidos a imprudencia temeraria del trabajador/a (Art. 115.4 b, LGSS): se considera Imprudencia temeraria cuando el accidentado ha actuado de manera contraria a las normas, instrucciones u órdenes dadas por el empresario de forma reiterada y notoria en materia de Seguridad e Higiene. Si coinciden riesgo manifiesto, innecesario y grave, la jurisprudencia viene entendiendo que existe imprudencia temeraria, si no será una imprudencia profesional.
  • Los debidos a fuerza mayor extraña al trabajo: es decir, cuando esta fuerza mayor, sea de tal naturaleza que no guarde relación alguna con el trabajo que se realiza en el momento de sobrevenir el accidente. No constituyen supuestos de fuerza mayor extraña fenómenos como la insolación, el rayo y otros fenómenos análogos de la naturaleza (sí el trabajo habitual del trabajador/a es a la intemperie sí es A.T.). En el caso de atentado terrorista que afecta al trabajador/a en el lugar de trabajo no estamos ante un caso de fuerza mayor sino ante una actuación de un tercero. Art. 115.4 a LGSS
  • Accidentes debidos a dolo del trabajador/a accidentado: Se considera que existe dolo cuando el trabajador/a consciente, voluntaria y maliciosamente provoca un accidente para obtener prestaciones que se derivan de la contingencia. Art. 115.4 b LGSS
  • Accidentes derivados de la actuación de otra persona: Los accidentes que son consecuencia de culpa civil o criminal del empresario, de un compañero de trabajo o de un tercero constituyen auténticos accidentes de trabajo siempre y cuando guarden alguna relación con el trabajo. El elemento determinante es la relación causa – efecto. Art. 115.5.b LGSS. Así las bromas o juegos que pueden originar un accidente ocurridos durante el trabajo o los sufridos al separar una riña serán A.T.
You might be interested:  Declaracion del acusado en sede policial no tiene valor probatorio

Arts. 115 y 116 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social

¿Cómo se pueden prevenir los accidentes laborales para mejorar los índices de siniestralidad en el trabajo?

Noticias  /  Prevenir Accidentes Laborales para reducir la siniestralidad laboral Los accidentes de trabajo y la prevencion de riesgos laborales

  • Quienes Somos
  • Equipo Técnico
  • ¿Por qué PrevenSystem?
  • Blog PS
  • PrevenSystem TV
  • La reducción de los accidentes laborales y la mejora de los índices de siniestralidad en el trabajo supone muchos beneficios, los evidentes para la sociedad, los trabajadores y sus familias, y beneficios también para las empresas, ya que una reducción de accidentes laborales, supone, entre otros, una Reducción de Bajas por Enfermedad.
  • Los Accidentes Laborales afectan a las empresas y a toda la sociedad, ya que, además de los costes que pueden suponer en vidas humanas y en sufrimiento por parte de los trabajadores y de sus familias y amistades, los accidentes de trabajo tienen un enorme impacto económico que debemos de sufragar directa o inidrectamente entre todos los ciudadanos.
  • La reducción de los accidentes laborales en España, supone muchos beneficios, los evidentes para la sociedad, los trabajadores y sus familias, y beneficios también para las empresas, ya que una reducción de accidentes laborales y de los índices de siniestralidad, implican:
  • Reducción de Bajas por Enfermedad.
  • Menores costes e interrupciones en los procesos de producción de las empresas.
  • Reduce costes de jubilaciones anticipadas. 
  • Reduce importes de pólizas de Seguros de Accidentes.
  • Mejora el Bienestar de los Trabajadores.
  • Reduce el Absentismo en el Trabajo.
  • Mejora la productividad de cada trabajador.

Para evitar todo tipo de accidentes laborales, tanto los empresarios como los trabajadores deben conocer qué es lo que pueden hacer para establecer espacios de trabajo mucho más seguros, confortables y saludables para todos.

Las Empresas y los Empresarios y Empresarias, deben:

  • Realizar una Evaluación de Riesgos Laborales, como primer paso para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores, para conocer cuáles son los peligros y qué trabajadores se encuentran en situación de riesgo, en esta evaluación, se decidirán cuáles son las medidas de prevención necesarias y se establecerán los términos para su adopción.
  • Tras la Evaluación de los Riesgos se dispondrán de los riesgos evaluados correctamente para poder adoptar las medidas necesarias para cada peligro en dependencia del grado de riesgos que suponen y la gravedad del daño que puedan originar. Algunos factores de estudio son: el lugar de trabajo, los equipos e instalaciones, el transporte, la formación e información de los trabajadores, trabajos en altura, incendios y explosiones, sustancias peligrosas, factores piscosociales.
  • Resbalones, tropiezos y caídas son la principal causa de accidentes laborales e incidencias de seguridad en el trabajo en todos los ámbitos. Por ello deberá ponerse especial interés en el mantenimiento de las instalaciones para prevenir este tipo de accidentes.
  • Información y Formación, los trabajadores tienen derecho a recibir información preventiva acerca de los riesgos para su salud y seguridad en el trabajo, las medidas preventivas a adoptar, primeros auxilios y procedimientos de emergencias en la empresa, así como recibir la Formación preventiva necesaria del sistema de gestión de seguridad, las responsablidades de los empleados y los peligros y riesgos específicos, así como de las medidas preventivas y los equipos de protección.

Los trabajadores también deben de tomar medidas para prevenir los accidentes laborales:

  • Información y Formación, los trabajadores, tienen derecho a recibir formación e información acerca de los riesgos para su salud y seguridad, las medidas preventivas, primeros auxilios y procedimientos de emergencia.
  • Además, tienen la obligación de informar acerca de elementos o situaciones en su lugar de trabajo que presenten un peligro, tanto en lo equipos de trabajo e instalaciones, como en su lugar de trabajo o en los transportes.
  • Es responsabilidad de los trabajadores velar por su propia seguridad, teniendo en cuenta la formación y las instrucciones recibidas por parte de la empresa o el empresario, utilizando correctamente las instalaciones y los equipos de trabajo, utilizando los equipos de protección individual puestos a sus disposición y utilizando todos los dispositivos de seguridad de la forma correcta.

No dude en consultarnos al respecto si desea conocer nuestra opinión como Servicio de Prevención Ajeno de Riesgos Laboralessobre como mejorar la gestión de la Seguridad Laboral en su empresa.

Podemos estudiar la posibilidad de implementar un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo conforme a la Norma ISO 45001, que ha venido a reemplazar en los próximos años a la Norma OHSAS 18001.

O solicitar/consultar información al respecto de los cursos de Prevención de Riesgos Laborales que disponemos en diferentes modalides didácticas. 

  • Quienes Somos
  • Equipo Técnico
  • ¿Por qué PrevenSystem?
  • Blog PS
  • PrevenSystem TV
You might be interested:  Solicitud incapacidad laboral estando paro

¡Gracias por tu valoración!

Tipos de accidentes de trabajo – Prevención de Riesgos Laborales

Incidente que afecta a la integridad física del trabajador. (Ejemplo: caída de una carga suspendida por una grúa, golpeando a una persona trabajadora). 

“El accidente de trabajo es un acontecimiento imprevisto, súbito, que se presenta de forma violenta durante el tiempo de trabajo y puede derivar, o no, en daños a la salud de una persona trabajadora. Los accidentes suponen unos costes económicos calculables.”

Pero no son estas las únicas consecuencias negativas de los accidentes de trabajo, ni posiblemente las más importantes, pues en los aspectos social y humano hay que contar con el sufrimiento  de la persona trabajadora y su familia, la reducción para el trabajo, temporal o definitiva, y para la propia vida común, al suponer las secuelas una merma de su salud, que le priva de alguna manera de realizarse personalmente y como miembro de la sociedad perdiendo así su mejor capital; el humano. 

  • Desde el punto de vista legal, accidente de trabajo es: 
  • Toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o a consecuencia del trabajo que efectúe por cuenta ajena. 
  • Siguiendo con la misma referencia legal, tendrán la consideración de accidentes de trabajo: 
  • Los que sufra la persona trabajadora al ir o al volver del trabajo (más conocido como accidente in itinere). 
  • Los que sufra la persona trabajadora como consecuencia u ocasión del desempeño de cargos electivos de carácter sindical, así como los ocurridos al ir o volver del lugar en que ejecuta sus funciones. 
  • Los ocurridos con ocasión o por consecuencia de las tareas que aun siendo distintas de las de su categoría profesional realice la persona trabajadora en cumplimiento de las órdenes de la empresa.
  • Los acaecidos en actos de salvamento y otros de naturaleza análoga, cuando tengan conexión con el trabajo. 
  • Las enfermedades profesionales no incluidas en el cuadro sobre estas enfermedades, y que se pruebe son por causa exclusiva del trabajo que realiza. 
  • Las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad por la persona trabajadora que se agraven, como consecuencia del accidente. 
  • Las complicaciones que modifiquen las consecuencias del accidente (en cuanto a naturaleza, duración o gravedad) y que deriven del mismo proceso de curación. 

Por el contrario, no se considera accidente de trabajo ni los debidos a fuerza mayor (un fenómeno de la naturaleza que no guarde ninguna relación con el trabajo que se realiza, como un terremoto…) o los que sean debidos a dolo o imprudencia temeraria por parte de la persona trabajadora.

Tipos de accidentes que pueden ocurrir en el trabajo 

Los tipos de accidentes en el trabajo también son denominados accidentes propios del trabajo. Estos podemos agruparlos en los siguientes bloques: 

Accidentes por caídas

  1. Caídas en altura 
  2. Caída de objetos 
  3. Caídas a distintos niveles: escaleras, sillas, rampas…

Desgastes por movimientos repetitivos

En estos trabajos las personas están sometidas a realizar la misma operación manual cada pocos segundos. Esto podría desencadenar en algunas lesiones como: Tendinitis, síndrome del túnel carpiano o Tenosinovitis.

Accidentes por exposición o contacto

  1. Exposición o contacto con temperaturas extremas
  2. Contacto o exposición con electricidad
  3. Exposición y/o contacto con sustancias químicas
  4. Exposición a radiaciones 
  5. Presencia y exposición a gases tóxicos

Sobreesfuerzos o golpes

  1. Posturas forzadas o movimientos bruscos y/o fallidos
  2. Sobreesfuerzo muscular asociado a manipulación de cargas
  3. Golpes por o contra objetos
  4. Pisadas, choques o golpes
  5. Traumas por proyección de partículas

Riesgos de accidentes de trabajo: tipos y consejos de prevención

Los riesgos de accidentes de trabajo están presentes en todas partes, aunque unos sean más peligrosos que otros. Al identificar los riesgos de accidente laboral, la organización se prepara para controlarlos o eliminarlos, y, así, prevenir accidentes, lesiones y daños en sus trabajadores y en la propia organización.

No todos los peligros son obvios y no todos son exclusivos de un lugar de trabajo. Esto puede dificultar la identificación inmediata. Por eso es tan importante conocer los diferentes tipos de riesgos de accidentes de trabajo y la forma adecuada para prevenirlos.

7 tipos de riesgos de accidentes de trabajo

En una evaluación de riesgos para la seguridad es importante ser lo más preciso y detallado posible.

Después de todo, no se puede proteger a los trabajadores contra los riesgos de accidentes de trabajo si estos no se conocen con profundidad.

Para facilitar la tarea, hemos desglosado los diferentes tipos de riesgos de accidentes de trabajo, y los hemos agrupado en siete categorías:

1. Riesgo eléctrico

Los riesgos eléctricos están presentes en todo tipo de industrias y sectores. Muchos de ellos se generan por el uso inadecuado de cables de extensión. Es lo que se conoce como “conexión en cadena”, que se caracteriza por el uso de varios cables o regletas para tomar energía para muchos dispositivos, aparatos o máquinas.

Estas malas conexiones representan un alto riesgo no solo de electrocución, sino también de incendio, quemaduras o incluso tropiezos y caídas. Pero este tipo de conexiones no son la única fuente de riesgo eléctrico. También tenemos:

  • Tomas eléctricas expuestas y sin protección.
  • Instalaciones inseguras.
  • No usar Equipos de Protección Personal.
  • Conexiones eléctricas sin aislamiento.
  • Fallos de capacitación y entrenamiento.
  • Falta de aislamiento en los circuitos en los que se trabaja.

¿Cómo prevenir el riesgo eléctrico?

La prevención del riesgo eléctrico implica adoptar hábitos de seguridad en el trabajo. Entre ellos:

  • Inspeccionar rutinariamente las instalaciones eléctricas en busca de conexiones inseguras, cables deteriorados, tomas eléctricas sin protección…
  • Contar con un sistema que permita documentar incidentes y accidentes para detectar instalaciones eléctricas no seguras.
  • Sustitución de las conexiones inseguras por otras que aporten seguridad en cuanto sean detectadas.
  • Utilizar Equipos de Protección Personal.
  • Aislar equipos eléctricos antes de trabajar en ellos.
You might be interested:  La responsabilidad penal del empresario en los accidentes de trabajo

2. Riesgo químico

El riesgo químico aparece cuando los trabajadores se exponen a cualquier sustancia química, líquida, sólida o gaseosa. Aunque algunas sustancias químicas representan un riesgo superior, todas suponen un peligro. Especialmente, encontramos riesgo químico en:

  • Líquidos utilizados en labores de desinfección, pinturas, ácidos, disolventes, especialmente cuando se encuentran contenidos en recipientes sin etiqueta.
  • Vapores y gases que provienen de la soldadora, la exposición a disolventes o de combustibles.
  • Gases como acetileno, propano, monóxido de carbono, helio…
  • Materiales inflamables como gasolina, éter, acetona, disolventes y explosivos.
  • Plaguicidas y biocidas.

¿Cómo prevenir el riesgo químico?

Cuatro estrategias básicas permitirán disminuir o eliminar las consecuencias de estos riesgos:

  • Utilizar obligatoriamente Equipos de Protección Personal.
  • Limitar la exposición de cada empleado a los productos químicos en lo posible.
  • Supervisar la seguridad de los empleados realizando informes diarios sobre los posibles problemas.
  • Solucionar los problemas con un correcto etiquetado y capacitación para un almacenaje y manipulación más seguros.

3. Riesgo por maquinaria y equipos

Sectores como la manufactura y la industria no pueden prescindir del uso de maquinaria, maquinaria que representa grandes riesgos de accidentes y lesiones como:

  • Quemaduras.
  • Caídas.
  • Golpes y cercenamiento.
  • Afectación del sentido del oído.
  • Laceraciones o amputaciones.
  • Aplastamiento.

¿Cómo prevenir el riesgo por maquinaria y equipos?

Además de adoptar estrictas medidas de seguridad, programas de capacitación efectivos y de revisión tecnomecánica de los equipos, es importante:

  • Realizar frecuentes evaluaciones de riesgos.
  • Aplicar mantenimiento preventivo a todas las máquinas de forma periódica.
  • Conservar registros históricos sobre el desempeño de la máquina y los accidentes o incidentes relacionados con su funcionamiento.
  • Dotar a los trabajadores de los Equipos de Protección adecuados.
  • Diseñar planes de acción efectivos en caso de accidente.

4. Riesgo psicosocial

Dentro de esta categoría encontramos aquellos riesgos que pueden tener un efecto adverso en la salud mental o el bienestar del trabajador. Por ejemplo, acoso, victimización, estrés…

¿Cómo prevenir el riesgo psicosocial?

Aplicar la ley es tal vez la forma más efectiva para prevenir este tipo de riesgo. Pero, además, podemos:

  • Crear e implementar políticas serias y precisas sobre el acoso en todas sus formas.
  • Desarrollar e implementar programas de formación y capacitación sobre el tema.
  • Informar a todos los trabajadores de que tienen derecho a ser escuchados y respetados.
  • Conservar registros e informes sobre casos ocurridos y la forma en que se solucionaron.

5. Riesgo de incendio

Es, con el riesgo eléctrico, el que mayor recurrencia presenta. Las causas son muchas: van desde un fumador imprudente hasta el sobrecalentamiento de una parte de una máquina. Otras causas son:

  • Equipos o máquinas en mal estado.
  • Negligencia de los trabajadores.
  • Combustibles mal almacenados o mal etiquetados.
  • Acumulación de basuras.

¿Cómo prevenir el riesgo de incendio?

Antes que nada es importante contar con equipos y entrenamiento para la atención de una emergencia de ese tipo. Después podemos:

  • Adecuar salidas de emergencia y practicar simulacros.
  • Instalar sensores y alarmas.
  • Tomar medidas extremas para el almacenamiento de combustibles, explosivos u otro tipo de elementos de riesgo.
  • Reponer máquinas en mal estado y no sobrecargar los circuitos de potencia.

6. Riesgos biológicos

La definición de riesgos biológicos comúnmente se asocia a los efectos negativos de la exposición a enfermedades causadas por trabajar con animales, con materiales vegetales infecciosos o con personas transmisoras de alguna enfermedad.

Es, tal vez, dentro de los riesgos de accidentes de trabajo, el que más se ajusta a la situación de emergencia que vive el planeta hoy. Algunos agentes biológicos que pueden resultar nocivos son:

  • Sangre y otros fluidos corporales.
  • Hongos y moho.
  • Bacterias y virus.
  • Ciertas plantas.
  • Picaduras de insectos.
  • Excrementos de animales.

¿Cómo prevenir el riesgo biológico?

Hoy sabemos que el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado frecuente de manos resultan esenciales para prevenir el contagio del COVID-19. Pero no son las únicas medidas:

  • Establecer protocolos estrictos de trabajo.
  • Dotar a los trabajadores con Equipos de Protección Personal.
  • Adecuar instalaciones de aseo eficientes y suficientes.
  • Practicar revisiones médicas frecuentes.
  • Capacitar y entrenar a los trabajadores.

7. Riesgos ergonómicos

Los riesgos ergonómicos ocurren cuando el tipo de trabajo, la posición corporal o las condiciones ejercen presión sobre el cuerpo del trabajador. Son difíciles de detectar ya que sus consecuencias no son inmediatas. La exposición a corto plazo puede resultar en dolores musculares. La exposición prolongada, sin embargo, puede generar graves problemas.

Algunos de estos riesgos son:

  • Lugares de trabajo y sillas mal ajustadas.
  • Levantamiento frecuente.
  • Mala postura.
  • Movimientos incómodos, especialmente si son repetitivos.
  • Tener que usar demasiada fuerza.
  • Vibración excesiva.

¿Cómo prevenir el riesgo ergonómico?

  • Adecuando las sillas y el lugar de trabajo, de acuerdo con la estatura y el peso del trabajador.
  • Establecer rutinas de pausas activas.
  • Diseñando procesos y procedimientos de trabajo enfocados en la comodidad del trabajador.

Software HSE

Las acciones que deben adoptar las organizaciones para prevenir los diferentes riesgos de accidentes de trabajo requieren una supervisión activa del entorno de trabajo para su adecuación. Esto implica realizar y mantener registros e información sobre los problemas, incidentes y accidentes, para detectar dónde aplicar soluciones.

En este sentido, la mejor opción es disponer de un sistema específico que facilite la tarea. Así lo hace el Software HSE, un software diseñado para gestionar del modo más simple, eficaz y de manera integrada los sistemas de salud y seguridad en el trabajo y ambiental.

Con él es posible registrar toda la información relativa a posibles accidentes, incidentes y accidentes del modo más simple, completo y seguro en una plataforma centralizada.

De ese modo, acceder, revisar y supervisar cualquier información para la detección y resolución precoz de problemas es un proceso ágil que garantiza la reducción eficaz del riesgo de accidente laboral.

Solicita información ahora sin compromiso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.