Delito perro muerda persona

Si tu perro, por el motivo que sea, ha atacado a otro animal o a una persona es muy posible haya muchas preguntas que puedes estar haciéndote en este momento, ¿Me podrán denunciar? ¿Tendré que ir a juicio? ¿Qué le ocurrirá a mi perro?

Si tu posición es la de damnificado, tus preguntas serán serán en el sentido opuesto, ¿Puedo reclamar daños al propietario del perro agresor? ¿Tengo que dar parte a la policía?…

Delito perro muerda personaQue hacer si mi perro muerde a alguien

A partir de este momento es muy probable que se inicie un procedimiento de evaluación del perro y unas acciones judiciales, y antes de hacer nada, es conveniente que te informes, para ello hemos preparado esta guía.

¿Qué hacer si tu perro ha mordido a una persona o a otro animal?

Como hemos explicado, si tu perro ataca a otro perro o a una persona se iniciará un proceso de evaluación.

No importa si la persona que ha sufrido el ataque o el dueño del perro atacado interponga o no una denuncia, el proceso de valoración del perro atacante será igual.

La única diferencia es que paralelamente al proceso de valoración del perro se iniciarán actuaciones judiciales que determinarán si se debe indemnizar al atacado y demandante.

Si la persona agredida acude a un centro médico, un centro de salud, hospital o urgencias por la mordedura del perro, en el propio centro médico iniciará un protocolo de ataque de animales.

En el parte de lesiones que realizará el facultativo se recogerán todos los datos relacionados con el perro y su dueño, identificación, dirección, teléfono y detalles del ataque.

 El centro sanitario informará al organismo dependiente de la gestión de los ataques de animales, que dependerá de nuestra localidad.

¿Quién puede notificar el ataque de un perro?

La notificación de un ataque a una persona puede proceder de varias vías simultáneamente: por la policía al realizar una denuncia, por el centro médico que atiende a la persona atacada, por el atacante al acudir directamente al centro de protección animal encargado del tratamiento de animales peligrosos o por el dueño del perro al acudir a informar sobre un ataque.

Una vez recibido el aviso de ataque en el Centro de Protección Animal, se requerirá al dueño del animal que lo traslade al centro para que se proceda a su evaluación. Si no se ha requerido por medio de notificación el dueño tiene 72 horas para personarse allí, ya que es obligatorio la personación con el perro. Si no lo hiciera se podría incurrir en multas administrativas e incluso penales.

Junto con el perro se debe llevar diversa documentación y la cartilla sanitaria del animal para comprobar que las vacunas estén al día, así como la documentación de la implantación de chip de identificación, la Licencia de Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos y el certificado de inscripción en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos. Consulta este listado si quieres saber cuáles son los perros considerados peligrosos dependiendo de tu Comunidad Autónoma.

También se deberá llevar el seguro de responsabilidad civil obligatorio para perros si se tiene algún perro de raza incluida en el registro de animales potencialmente peligrosos. Por último se debe acudir con tu documentación en regla, Documento Nacional de Identidad (D.N.I.) o pasaporte.

El perro permanecerá en cuarentena durante 14 días (este periodo depende de en qué Comunidad Autónoma te encuentres ya que la legislación en esta materia es diferente en cada región), periodo en el que se valorará el grado de agresividad del animal y si supone un riesgo para el resto de personas.

La cuarentena puede realizarse en el domicilio del dueño del perro si el veterinario encargado del Centro de Protección Animal lo considera.

Durante ese periodo, los veterinarios preguntarán al dueño diversas cosas, por ejemplo si el perro antes del ataque ha dejado de comer o de beber, si ha estado más activo o menos, etc.

  • Pasada la cuarentena, se realizará un dictamen que calificará al perro como potencialmente peligroso o no basándose en la agresividad y el riesgo a las personas y/u otros animales y, consecuentemente, se establecerán las medidas oportunas, reeducación, obligación de llevar bozal, por ejemplo.
  • Este dictamen puede ser recurrido por vía administrativa por medio de un recurso de reposición y si este fuera desfavorable, un recurso ante el Tribunal Contencioso-Administrativo de tu región.
  • Pasado el periodo de cuarentena si el dictamen ha sido favorable, el perro podrá salir de casa si ha pasado el periodo en en el domicilio o se puede pasar a recoger al Centro si la cuarentena la pasó allí.

Este proceso se repite exactamente igual si, en vez de a una persona, tu perro ataca a otro perro.

En este caso, la notificación al Centro de Protección Animal puede llegar por medio de la policía si ha habido denuncia, por la denuncia del veterinario que atienda al perro herido o por la notificación del dueño del perro agredido.

Los plazos son los mismos, terminando el proceso con un dictamen que puede ser susceptible de recurso administrativo o acudir a la justicia ordinaria.

Si el perro falleciera antes de finalizar el periodo de cuarentena y observación, se procederá a analizar una muestra de tejido encefálico del perro fallecido para descartar la posible presencia de la rabia y actuar consecuentemente. La muerte de tu perro, si ha iniciado el ataque, no te exonera de la responsabilidad civil o penal.

Si tu perro es peligroso y todavía no tiene un seguro de RC, puedes usar nuestro comparador de seguros para perros para calcular precio desde aquí:

  1. ¿Quieres contratar un seguro para tu perro?
  2. Compara precios entre las mejores aseguradoras de seguros para perros, las coberturas importantes y pídenos la mejor oferta en seguros que se adapte a tu mascota.
  3. Comparar seguro para perros

Responsabilidad legal cuando tu perro ataca a una persona u otro animal

El responsable del perro y la persona que asume todas las responsabilidades legales es siempre la persona que lo tenga registrado a su nombre. Cuando se crea la cartilla obligatoria de vacunación de mascotas y se pone el microchip obligatorio, el perro se integra en un registro y se registra al responsable del mismo y convierte al inscrito como su dueño legal.

La legislación nacional sobre perros peligrosos contempla todo el contenido legal que debe tenerse en cuenta y puede consultarse aquí:

El registro de dueño de perro tiene su lógica, pues el Código Civil español regula la responsabilidad en lo que respecta a la tenencia de animales, concretamente en el artículo 1095 lo siguiente:

El poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido.

Delito perro muerda personaQue pasa si un perro muerde

Así que el dueño del animal, es decir la persona sobre la que está registrado el perro, es responsable civil por los daños que su animal pueda causar. La Ley recoge dos excepciones en las que no se considera responsable al propietario por los posibles daños que pueda producir:

  • En caso de fuerza mayor, robo, incendio, un terremoto etc.
  • Si el incitador del ataque es el perjudicado. Es decir, si el perro ataca a un ladrón, si se ha herido al animal, etc.
  • Si es un perro quien ha sido atacado, es posible que el dueño al interponer una denuncia ante la policía interponga también una demanda civil en el que reclame los gastos del veterinario y sus gastos derivados y una indemnización por daños y perjuicios.
  • Si el perro ha atacado a una persona, el centro médico que le atiende puede exigir el pago de los gastos médicos ocasionados.
  • Para cubrir los posibles gastos e indemnizaciones, que en ocasiones pueden ser muy elevados, es muy recomendable tener un seguro de mascotas para que pueda cubrir los gastos médicos, veterinarios y posibles indemnizaciones por daños y perjuicios.
  • Si quiere saber más sobre este tipo de seguros le recomendamos que consulte estas páginas:
  • Guía para asegurar un perro peligroso
  • Guía para asegurar un perro de caza

Mi perro ha sido atacado por otro perro ¿qué debo hacer?

Si su perro ha sido atacado por otro perro puedes iniciar acciones judiciales para reclamar el coste de los gastos del veterinario y sus derivados.

Para iniciar el proceso de reclamación se debe interponer una demanda civil en el que se reclaman todos los gastos de veterinario.

Se debe acreditar por medio de la factura o facturas que expida el centro veterinario o su titular, además se puede incluir el gasto derivado de la cura del animal, medicamentos, alimentos especiales, transporte de la clínica a su casa, etc.

Se debe explicar clara y detalladamente cómo se produjo el ataque, se deben aportar pruebas del ataque como fotos, testigos y un informe del veterinario.

Dentro de esa denuncia se puede pedir una cantidad como indemnización por daños y perjuicios, pues así lo posibilita el Código Civil.

Si la sentencia es favorable el juez detallará la cuantía que se deberá pagar al dueño del perro agredido. El responsable del pago será el dueño del perro atacante, es decir, la persona que figure a su nombre. Si el dueño del perro atacante dispone de un seguro de mascotas, la compañía de seguros hará efectivo el pago.

Este procedimiento civil no excluye la vía penal y el dueño del perro podrá interponer también una querella en base a la seguridad ciudadana.

You might be interested:  Separacion bienes ventajas divorcio herencia viudedad

Si el ataque se ha realizado a una persona, se iniciará un procedimiento penal, en el que se dilucida la responsabilidad del dueño del perro y se interpondrá una multa y una indemnización por daños y perjuicios y, en los casos más graves, es posible que hasta una condena de cárcel.

Formas de prevenir un ataque y responsabilidad

Para evitar que tu perro pueda atacar a otro animal o a una persona, es recomendable fomentar una buena educación de tu mascota.

Los perros suelen morder porque creen que otro perro ha invadido su terreno y puede poner en duda su liderazgo, ya que son animales muy territoriales. Cuando esto sucede el perro ladra, gruñe, enseña los dientes, hace un amago de ataque y luego muerde.

Otra de las causas de ataque es porque el animal siente que debe proteger algo o a alguien muy valioso para él. Puede ser una pelota, comida o su propio dueño. Por ello puede volverse agresivo cuando el propietario se acerca a otra persona o a otro perro.

El perro puede sentir miedo y volverse agresivo por ello, en estos casos intenta defenderse de algo o de alguien que interpreta como una amenaza. Si su perro ha mostrado alguno de estos síntomas es necesario llevarlo siempre con bozal y atado, y dejarlo jugar con otros perros solamente si el otro animal es dócil.

¿Hay que sacrificar a un perro después de haber mordido a otra persona o a otro perro?

Esta es una cuestión por la cual se debe mantener la calma, pues no todos los perros que muerden a una persona u otro perro o animal terminan sacrificados.

Siempre que un perro inicie un ataque y muerda a una persona, perro o animal se le pondrá en cuarentena para observar y valorar su comportamiento. Posteriormente unos profesionales dictaminarán si el suceso violento es un caso aislado o si el perro muestra signos de comportamiento violento y puede volver a repetir los ataques.

  1. Sea cual sea el diagnóstico de los profesionales, el sacrificio se considera como la última opción y nunca se producirá hasta que se pase el tiempo de cuarentena y se realice un dictamen oficial.
  2. Ahora que ya tienes toda la información, puedes actuar en consecuencia.
  3. Si eres el propietario de un perro, y sabes que alguna vez ha tenido un comportamiento agresivo, es muy recomendable contratar un seguro de mascotas para minimizar riesgos en casos de accidentes e imprevistos que suelen producir indemnizaciones muy cuantiosas.

Para finalizar, queremos invitarte a que compartas tu experiencia con nosotros a través de los comentarios si alguna vez te has visto en una de estas situaciones. Cuéntanos cómo se resolvió o pregúntanos cualquier otra duda que puedas tener. ¡Estaremos encantados de leerte!

¡Ah!, y si es la primera vez que tienes un perro en casa, no dejes de leer esta guía sobre todo lo que tienes que comprar cuando adoptas un perro. ¡Te encantará!

TE INTERESA:  Cómo hacer un botiquín para tu perro lo más completo posible

  • ¿Quieres contratar un seguro para tu perro?
  • Compara precios entre las mejores aseguradoras de seguros para perros, las coberturas importantes y pídenos la mejor oferta en seguros que se adapte a tu mascota.
  • Comparar seguro para perros

Publicaciones Relacionadas:

Mordedura de Perro | Ashcraft & Gerel

Abogados de lesiones por mordedura de perro en DC, Maryland y Virginia

Las víctimas de mordeduras de perros en DC, Maryland y Virginia tienen derecho a buscar una indemnización conforme a las políticas de agravio intencional, conocimiento doloso y negligencia con la ayuda de un abogado especializado en mordeduras de perros.

El Distrito de Columbia tiende a tener una jurisdicción diversa, y aún así no existe un estatuto sobre mordedura de perro.

Sin embargo, una víctima no tiene que demostrar científicamente si él o ella fue mordido por un perro mientras el perro se encuentre libre y si es debido a la negligencia del dueño.

Negligencia por parte del dueño del perro

En términos de mordeduras de perros, la negligencia se considera una falta de atención ordinaria. En otras palabras, la ausencia del tipo de atención que una persona razonablemente cuidadosa ejercería en circunstancias similares.

Si la conducta del dueño de un perro en una dada situación no está a la altura de la conducta de una persona cuidadosa, la persona será considerada como negligente. Por ejemplo, permitir que un perro callejero entre a una guardería infantil se consideraría negligencia.

La negligencia que lleva a un ataque de un perro hace que la parte negligente sea legalmente responsable de la compensación de la víctima, siempre que la víctima sea irreprensible.

Conocimiento doloso

El conocimiento doloso es una doctrina tradicional que responsabiliza a una persona por cualquier daño causado por una mascota doméstica.

El conocimiento doloso es la palabra en latin para «a sabiendas», y también se refiere a la regla de mordida y la responsabilidad estricta del derecho común.

Esta ley se aplica a las mordeduras de perros en el sentido de que una víctima puede recuperar una indemnización por parte del dueño, el cuidador del perro si el perro ha mordido previamente a una persona o ha actuado como si quisiera, y el dueño estaba al tanto de la conducta anterior.

El conocimiento doloso ha evolucionado a partir de la idea de que cuando un animal de una especie típicamente inofensiva, como un perro, comete algún daño, el propietario no será responsable a menos que el propietario esté realmente consciente de la naturaleza peligrosa del animal.

Además, los propietarios pueden asumir que su animal doméstico se comportará en consecuencia.

Pero, si el animal es «ferae naturae», o más bien, un animal que, debido a su especie, suele ser peligroso, el propietario tiene la obligación de mantener al perro bajo control y así no dar lugar a «una mordedura».

Esta doctrina de derecho común de conocimiento doloso, por lo tanto, impone la responsabilidad por el daño infligido por una mascota doméstica.

En términos de mordeduras de perro, la doctrina de conocimiento doloso permite que una víctima de mordedura de perro recupere una indemnización del cuidador o dueño del perro que esté consciente de que el perro ha mordido previamente a alguien.

El conocimiento doloso es en realidad un motivo de responsabilidad en cada estado de los EE. UU., y puede imponer responsabilidad sobre alguien que no sea el dueño del perro.

Negligencia contributiva

Bajo la doctrina de negligencia contributiva, las víctimas no pueden recibir ninguna compensación si su conducta causó el accidente, sin importar cuán insignificante haya sido la conducta.

En otros estados, se adopta la doctrina de la falta comparativa, que compara la responsabilidad legal de la víctima con la de otras partes, y recompensa la compensación a las víctimas en proporción directa a esa responsabilidad comparativa.

Las mordeduras de perro y la regla de mordida

En la capital, una persona que es mordida por un perro puede entablar una demanda contra el dueño del perro, independientemente de si el perro estaba suelto o no en el momento de la mordedura.

Si el perro estaba en libertad, la víctima podría presentar una demanda por negligencia.

Sin embargo, si el perro no estaba en libertad, la víctima puede presentar el reclamo bajo la regla de mordida del distrito.

Los tribunales sostienen que el estatuto requiere que una persona lesionada establezca al menos la negligencia del propietario.

La víctima debe demostrar que el dueño del perro no usó un cuidado razonable para evitar la mordedura; sin embargo, si la víctima fue mordida mientras el perro no estaba en libertad, por ejemplo, si el perro estaba atado o en la propiedad de su dueño, la víctima tiene que demostrar la negligencia del propietario.

Y esto aplica no solo en los casos en que el propietario es descuidado, sino también que el propietario era consciente de las tendencias viciosas del perro. Comúnmente, esta regla se conoce como la regla de un mordisco, y ha resultado bastante controvertida.

Mordeduras de perro y responsabilidad penal

Una forma particular en que una víctima puede demostrar tendencias viciosas en una demanda civil es demostrar que el perro ha sido clasificado como potencialmente peligroso o peligroso según lo establecido por la ley.

Los propietarios de razas de perros potencialmente peligrosas están legalmente obligados a cumplir con un estándar más alto para registrar, mantener y restringir a sus perros.

De lo contrario, pueden enfrentar sanciones penales de no hacerlo.

Bajo el código del distrito de la Sección 8-1906, se establece que el dueño de un perro que tiene un perro potencialmente peligroso o peligroso que no cumple con sus responsabilidades según el código, puede ser condenado por un delito menor e incurrir en una pena máxima de $ 500 hasta 90 días de prisión por su primera infracción, y hasta 90 días de cárcel y una multa de $ 1,000 por una segunda infracción.

Dado que los casos civiles y penales funcionan de forma distinta, el dueño de un perro puede enfrentar la responsabilidad civil y las sanciones penales simultáneamente si su perro muerde a otra persona.

Un reclamo civil en el distrito puede ser presentado directamente por la víctima que está buscando daños monetarios por salarios perdidos, cuentas médicas y cualquier dolor o sufrimiento incurrido.

El distrito puede además multar al dueño de un perro con la suma de $ 10,000 si un perro es potencialmente peligroso o peligroso y causa lesiones graves o la muerte.

La multa o el castigo generalmente se evalúa por encima de cualquier otro daño financiero otorgado en una demanda civil.

Cómo evitar que un perro muerda a alguien

Las mordeduras de perro, como cualquier propietario debe tener en cuenta, pueden resultar en costosas demandas y reclamos de seguros. Sin embargo, se pueden tomar múltiples medidas para evitar que un perro muerda, como:

  • Mantener al perro sano, bien ejercitado y bien alimentado para que sea menos probable que tenga problemas de comportamiento como morder.
  • Nutriendo o esterilizando a los perros. Los perros machos tienen una propensión a vagar y son mucho más propensos a participar en comportamientos agresivos que aquellos que están castrados. Las perras pueden ser agresivas durante su ciclo reproductivo si no están esterilizadas.
  • Los perros deben ser supervisados cuando estén afuera y mantenerse en un lugar con control y bajo control en todo momento, y amordazados si se consideran una raza de perro peligrosa.
  • La ley exige que los perros estén atados para evitar que se acerquen a otras personas y animales.
  • Algunos perros muerden debido al miedo, por lo que es importante socializar a un perro y enseñarle cómo interactuar con humanos y animales por igual lo más temprano posible.
  • Trate de nunca dejar a los niños pequeños desatendidos con perros, incluso si están familiarizados entre sí.
  • Los niños tienden a correr y moverse rápidamente, lo que puede animar al perro a morder o atacar.

Qué hacer si su perro muerde a alguien

Si su perro muerde a alguien, el primer paso es controlar y asegurar al perro. La víctima de la mordedura podría tenerle miedo al perro, y el perro podría estar demasiado emocionado.

You might be interested:  El subcontratista no es un agente de la construccion en el regimen de la loe

Asegúrese de dar su nombre y detalles de contacto a la víctima de la mordedura. También es posible que se le solicite que muestre pruebas de las vacunas del perro, así que asegúrese de mantenerlas actualizadas y la información a mano.

El incidente debe ser reportado al control de animales.

Cuarentena canina

La cuarentena no significa que un perro sea retirado del dueño o asesinado. Si el perro permanece sano durante ese período de tiempo, no se requerirá que la víctima de la mordedura reciba una inyección de rabia, y el perro saldrá de su cuarentena.

Sin embargo, si el perro se enferma o se pierde, debe notificarse inmediatamente al Control de animales. El número total de días que un perro estará en cuarentena dependerá de lo que muerda y de si sus vacunas están o no al día.

Dicha responsabilidad recae bajo el deber legal de cuidado del propietario.

Qué hacer si es mordido por un perro

Si usted es víctima de una mordedura de perro, es importante no arriesgarse a sufrir más lesiones.

  • Pídale al dueño su nombre y detalles de contacto y trate de recordar la descripción del perro.
  • Lave la herida durante unos minutos con agua y jabón.
  • Reporte el mordisco de perro al control de animales.
  • Obtenga atención médica del centro de emergencias o médico más cercano.
  • Póngase en contacto con un abogado con experiencia en mordeduras de perro.

Si se siente amenazado por algún perro, trate de evitar los gritos y mantenga la calma. Debe quedarse quieto y no huir ni girar. Cuando el perro se vaya, retroceda con calma, pero si se cae, enróllese en una bola y use sus manos para protegerse el cuello y la cabeza.

Cualquier perro puede morder, le corresponde al dueño practicar su deber de cuidar para mantener a otras personas a salvo.

¿Necesita un abogado de mordedura de perro?

Ya sea que haya sido herido por una mordedura de perro o si es el dueño de un perro que ha mordido a alguien, los abogados con experiencia en mordidas de perros de Ashcraft & Gerel lo ayudarán a defender su caso. Llame hoy para programar una consulta de cortesía con un abogado experimentado en ataque de perros.

Responsabilidad legal ante mordidas de perros – PORTALDOG.COM

Si bien son situaciones difíciles y hoy en día muy comunes, no porque realmente lo sean, sino porque los medios de difusión de manera constante informan acerca de perros que atacan a personas, existen maneras de evitarlo y existe también responsabilidad civil y penal para el dueño de la mascota atacante.

Además, quienes alguna vez tuvimos un perro en casa, podemos advertir si éste tiene tendencia a ser agresivo con los seres de su misma especie o de otra, o es “potencialmente” peligroso para otras personas. Usualmente, algunos perros muerden a algún integrante de la familia. Esto debe resolverse puertas adentro, ya que el dueño no va a denunciarse a si mismo ni a su propio perro.

En caso que sepamos que compartimos nuestra vida con un perro que puede llegar a atacar a un perro o gato vecino, o a otra persona que pasa por la vereda de nuestra casa, o en la plaza, existe una manera de evitar este mal momento, y es llevar a nuestro perro a pasear con la respectiva correa y bozal.

Muchas veces, cuando el perro muerde a una persona, no es sin motivo, sino porque ha sido molestado o provocado, y el perro responde de manera defensiva de la única forma que conoce: mordiendo. Va a depender del tamaño del perro y de la fuerza de la mordida el grado de lesión.

No es lo mismo la mordida de un pequeño chihuahua que la de un mastín napolitano, por ejemplo. Lamentablemente, nunca la víctima de la mordida va a decir que hizo movimientos bruscos ante un perro desconocido, o quiso acariciarlo por la fuerza, o le hizo algún gesto inoportuno que ha causado molestia en el animal.

Y peor aún, la justicia nunca va a investigar si dicha provocación existió realmente. A mi criterio, en caso de haber mediado provocación el dueño no debería responder. Pero esto ya es un tema bastante avanzado para una justicia argentina en la cual los animales son solo bienes muebles, y no seres vivos.

Existe en materia de animales un gran vacío legal en muchísimos casos. Por eso siempre recalco que si tenemos un perro que puede ser agresivo lo mejor es evitar el mal trago y llevarlo a pasear con su correa, o al menos con el bozal, y apenas llegamos a casa le quitamos todo.

¿Pero que sucede cuando el perro del vecino ataca a nuestro perro o a nuestro gato? O cuando nuestro perro está en manos del paseador, y éste no tiene experiencia en perros de carácter, y al no saber como manejarlo éste ataca a otro perro? Primero y principal, es necesario saber que el dueño del perro es responsable por los daños que ocasione el animal, y en caso que esté en poder del paseador, debe responder el paseador, pero también pueden responder en forma solidaria tanto dueño y paseador.

ATAQUE CAN A CAN

Estos son casos menos publicitados, pero son bastante comunes. Por ejemplo, salimos a pasear con nuestro perro, y el perro del vecino se abalanza sobre él y lo ataca, causándole diversas heridas. O nuestro gatito sale por la ventana y el perro del vecino lo ataca.

¿El dueño del perro atacante debe responder por este hecho? La respuesta es SI, el dueño del perro siempre es responsable por los daños que ocasiona su animal. Esto está plasmado en el Código Civil Argentino.

El mismo en su Título IX De las Obligaciones que Nacen de los Hechos Ilícitos que no son Delitos, en su Capítulo I dedica varios artículos a la responsabilidad del dueño del animal. Así en su artículo 1124 establece “El propietario de un animal, doméstico o feroz, es responsable del daño que causare.

La misma responsabilidad pesa sobre la persona a la cual se hubiere mandado el animal para servirse de él, salvo su recurso contra el propietario”.

Por su parte el artículo 1126 dice “La responsabilidad del dueño del animal tiene lugar aunque el animal, en el momento que ha causado el daño, hubiere estado bajo la guarda de los dependientes de aquel.

No se salva tampoco la responsabilidad del dueño, porque el daño que hubiese causado el animal no estuviese en los hábitos generales de su especie.” Esto quiere decir que el dueño debe responder por los daños que cause su animal, pero si éste estaba en poder de otra persona, como ser un paseador, responde el dueño, o en algunos casos, en forma solidaria.

Lo primero que hay que hacer es, luego de llevar al animal herido al veterinario para que sea atendido y medicado, hacer la denuncia en el Instituto Pasteur, donde abrirán un expediente por ataque Can a Can.

Acto seguido, se puede solicitar a través de la justicia civil, que el dueño del animal responda por los daños que ha causado, resarciendo los daños.

Esto debe solicitarse primero a través de una mediación entre las partes las cuales deben asistir con sus abogados patrocinantes, y exponer los hechos y determinar la responsabilidad y el importe resarcitorio.

Para esto, el dueño del animal atacado, deberá contar el certificado de denuncia del Instituto Pasteur, con comprobantes de veterinarios, diagnósticos, secuelas del ataque, gastos en medicamentos y estudios diversos.

En caso que las partes lleguen a un acuerdo, ya no hay inconvenientes y el dueño del animal atacante debe cumplir con lo acordado en dicha mediación. Pero muchas veces, se niega a cumplir o se niega a asumir la responsabilidad por los daños que ha causado su perro.

En caso que esto suceda, se lo puede demandar por daños y perjuicios, para que el juez decida acerca de dicha responsabilidad, analizando el caso, como se ha producido el hecho, los gastos en los que ha incurrido el dueño del animalito que fue atacado, y la conducta del dueño del animal agresor.

Pero también, existe una responsabilidad penal por parte del dueño del perro que atacó, ya que puede ser denunciado por delito de daño, de acuerdo a los artículos 183 y 184 del Código Penal Argentino.

El artículo 183 del Código Penal dice “Será reprimido con prisión de 15 días a un año el que destruyere, inutilizare, hiciese desaparecer o de cualquier modo dañare una cosa mueble o inmueble o un animal total o parcialmente ajeno, siempre que el hecho no constituya un delito más severamente penado”. El artículo 184 por su parte, se refiere al delito de daño agravado, y en su inciso 2 se refiere al caso de los animales diciendo “La pena será de tres meses a cuatro años de prisión si mediare cualquiera de las circunstancias siguientes: ……. 2) Producir infección o contagio en aves o animales domésticos”.

Con respecto al último artículo, si bien se refiere, no es específico en el tipo de enfermedad que adquiera el animal atacado. Este criterio es bastante amplio.

Por ejemplo, la justicia penal ha caratulado como daño agravado, el caso de un cliente mío, cuyo perro dobermann fue atacado severamente y en reiteradas oportunidades por un ovejero belga de su vecina, y debido a los ataques la doberman ha contraído cáncer de boca y una insifuciencia renal crónica.

Con esto quiero recalcar, que no debe ser una enfermedad infecto contagiosa, sino cualquier enfermedad que resulte consecuencia de los ataques.

De acuerdo con estos artículos, puede hacerse además la correspondiente denuncia en la comisaría de la zona, o si el hecho se produce en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ante la Cámara Criminal y Correccional, sita en Viamonte al 1100 o en caso de suceder en el Gran Buenos Aires, ante la U.F.I.

(Unidad Funcional de Instrucción) de turno. En la comisaría se realiza la denuncia en forma verbal, y el oficial que toma la denuncia debe otorgar un certificado de denuncia, en el que debe constar el número de sumario y el Juzgado de Turno al cual será delegada la denuncia. En cuanto a la Cámara y a la U.F.I.

deberá hacerse en forma escrita.

Una vez realizada la denuncia, el denunciante será citado para ratificar dicha denuncia y aportar las pruebas correspondientes (testigos, comprobantes de veterinarios, comprobantes de gastos, fotos o videos si se cuenta con ellos, y cualquier elemento que pueda ser útil para aportar a la causa. Lo que si es necesario es hacer un seguimiento constante del expediente, con lo cual es muy útil contar con asesoramiento de un abogado, ya que en los tribunales solo con la denuncia y el acto de presencia del denunciante no siempre es suficiente. De acuerdo al seguimiento del expediente y el análisis de los hechos, se determinara si corresponde hacer una querella o no, y en caso de hacerla, se puede constituir en actor civil, y en el mismo fuero penal, reclamar los daños y perjuicios correspondientes. Para ello, se presentará la demanda por los daños y perjuicios en sede penal.

You might be interested:  Condena costas delitos leves

Pese a esta responsabilidad del dueño hay, sin embargo, dos excepciones, solo en el ámbito civil, y están determinadas en los artículos 1125 y 1127.

El primero de los artículos dice “Si el animal hubiere causado el daño, fue excitado por un tercero, la responsabilidad es de éste, y no del dueño del animal”.

El 1127 establece “Si el animal que causo el daño, se hubiere soltado o extraviado sin culpa de la persona encargada de guardarlo, cesa la responsabilidad del dueño”.

La primera excepción, es más aplicable a los casos en los cuales el perro ataca a una persona cuando ha mediado provocación. La segunda, solo en caso que el perro se extravíe sin culpa del dueño. Es decir, si el perro abre la puerta o se escapa o se suelta de la correa. Pero no cesa la responsabilidad, en caso que el perro se encuentre solo en la calle, con conocimiento del dueño.

ATAQUE CAN A PERSONA

Estos casos son los que más se conocen “gracias” a los medios de difusión, los que constantemente informan acerca de razas de perros grandes que han atacado a personas. Si bien, como dije en un principio, estos ataques suelen ser a un miembro de la familia, existen casos en los cuales el perro muerde a una persona ajena al entorno familiar.

Estos casos son mucho más difíciles, porque rara vez, la víctima de la mordida asume la responsabilidad diciendo que fue quien incitó o molestó al animal de alguna manera.

Recordemos que los animales no pueden insultar, solo se defienden de la manera que conocen, y esta es mordiendo. Esto es por su instinto, no porque el animal sea mordedor.

Hay animales que jamás han atacado a nadie, sin embargo, si son provocados, se defienden de esta manera. No es agresividad, sino la única defensa que ellos poseen.

Aquí también el dueño del animal debe responder, en el ámbito civil, por los gastos médicos que deba incurrir la víctima de la mordida, o por los daños o secuelas físicas del ataque. Pero también deben aplicarse las excepciones de los artículos 1125 y 1127 del Código Civil.

Sin embargo, rara vez algún juzgado ha indagado si la persona agredida provocó al perro, o entró en la vivienda de manera ilegal. Solo se verifica el grado de ataque y nada más. Aquí debe entrar en acción el dueño del perro, probando que su perro realmente atacó como defensa, y no solo como ataque al azar.

Es decir, probar que de alguna manera el animal fue incitado a reaccionar de esta manera. Lamentablemente en la justicia argentina esto es muy difícil, pero así como la persona mordida quiere hacer valer sus derechos, también tiene derechos el dueño del perro.

Y ante estas situaciones, es por demás conveniente que el perro tenga todas las vacunaciones al día.

La persona mordida, a su vez, tiene la obligación, si quiere cumplir con todas las de la ley, no solo de hacer la denuncia en el Instituto Pasteur, sino de ser atendido en el Hospital Durand, dado que en el Pabellón Romano de dicho nosocomio es donde se atienden los casos de mordidas y ataques caninos.

Si la persona es atacada, en cambio, por un perro callejero, es decir sin dueño, solo debe hacer la denuncia en el instituto Pasteur, donde será derivado al Hospital Durand, pero no puede iniciar contra nadie ninguna acción civil.

Quedará en este caso, a su criterio si decide individualizar el animal o no.

Si decide individualizarlo, el destino del perro atacante será bastante desagradable, ya que será retirado por el Instituto Pasteur, para ponerlo en observación y su destino final será bastante incierto.

En conclusión, el dueño del perro debe responder por los daños que cause su animal, ya sea a una persona u otro animal.

Si el ataque es a otro perro, debe responder en forma civil por los daños y perjuicios causados, y en el ámbito penal, por delito de daño.

Pero si el ataque es a una persona, si se prueba que el animal no fue provocado, responderá por los daños y perjuicios correspondientes.

¿Puedo ser demandado si mi perro muerde a alguien en South Gate?

Las mordeduras de perro suceden por una variedad de razones. Los perros que están enfermos, heridos o asustados son más propensos a morder, al igual que los perros que están defendiendo sus hogares de los intrusos.

Cualquiera que sea la razón, cuando una mordedura de perro ocurre en South Gate, la ley de cuarentena de mordedura de perro de California y las leyes animales relacionadas explican las responsabilidades y los derechos del dueño del perro y de la víctima.

Para las personas que viven en South Gate y quieren poseer un perro, es importante conocer la ley. No es exactamente muy probable que tu perro te meta en problemas, pero podría involucrarte en una demanda de morder a un extraño.

Las leyes en California son severas para con el dueño y le ponen bajo responsabilidad significativa de mantener el control de su animal doméstico. Esto es lo que debe saber acerca de las mordeduras de perros y demandas en South Gate.

Estatutos sobre las mordeduras de perro de California

La sección 3342 del Código Civil de California cubre lesiones causadas por mordeduras de perro. Esta ley dice que el dueño de un perro puede ser considerado responsable de los daños de otra persona en una demanda civil si:

  • La lesión de la persona fue causada por una mordedura de perro
  • La persona lesionada estaba en un lugar público o legalmente en un lugar privado cuando ocurrió la mordedura.

Una excepción establecida en el estatuto incluye las mordeduras de perro que ocurren mientras un perro está realizando trabajos para la policía o militar. En estos casos, una persona lesionada no suele demandar por daños incluso si la persona fue mordida estando legalmente en un ambiente público o privado.

Además, el artículo 3342 especifica que se aplica sólo a situaciones en las que una lesión es causada por una mordedura, no por otra conducta como saltar o rascarse. Sin embargo, una persona que es herida por un perro que no mordió puede ser capaz de comenzar una demanda de negligencia contra el dueño del perro.

Otra ley de California se aplica a situaciones en las que un perro ha mordido a alguien en el pasado, y pone al dueño del perro en aviso cuando se trata de prevenir futuros ataques. La sección 3342.

5 del Código Civil de California dice: “El dueño de cualquier perro que ha mordido a un ser humano tendrá el deber de tomar las medidas razonables que sean necesarias para eliminar cualquier peligro presentado a otras personas de mordeduras causadas por el animal”.

Responsabilidad estricta vs. Negligencia en eeclamaciones de lesiones por mordeduras de perro en South Gate

El estatuto sobre las mordeduras de perro de California es un estatuto de “responsabilidad estricta”.

Esto indica que el dueño de un perro puede ser considerado responsable de las lesiones causadas por una mordedura de perro “independientemente de la antigua perversidad del perro o el conocimiento del propietario de tal perversidad”.

En otras palabras, no es una defensa a una demanda de mordedura de perro para el propietario el argumentar que él o ella no tenía idea de que el perro actuaría agresivamente. Tampoco es una defensa que el dueño del perro tuviese el cuidado razonable para evitar que el perro dañe a otros.

Debido a que las lesiones que no son mordeduras no están cubiertas por los estatutos que discutimos en la sección anterior, una persona lesionada que busque daños y perjuicios en este tipo de casos debe demostrar que el dueño del perro no utilizó el cuidado razonable y que el no utilizar dicho cuidado razonable causó la lesión.

Por ejemplo, supongamos que mientras un niño está jugando en la acera, el perro del vecino salta sobre el niño, hiriendo el ojo del menor y causando lesiones. La familia del niño debe demostrar que la agresión del perro se debe a que el vecino no ha utilizado el cuidado razonable para contener al perro, como por ejemplo, mantener al perro en un patio vallado o manteniéndolo seguro con una correa.

Responsabilidad penal por las mordeduras de perro en South Gate

En algunas situaciones, el dueño de un perro puede enfrentar cargos criminales, así como la responsabilidad civil potencial por una mordedura de perro o un ataque. Si se presentan cargos penales, la persona lesionada todavía puede llevar una demanda civil a los tribunales.

(Recuerde: es importante presentar una reclamación civil antes de que expire el plazo para las reclamaciones de mordeduras de California). Las leyes penales de California con respecto a las mordeduras de perro se aplican a perros “peligrosos” o “viciosos”.

Un “perro peligroso” es aquel que:

  • Ha actuado agresivamente de una manera que forzó a otra persona a defenderse en al menos dos incidentes separados en los últimos 36 meses, mientras que estaba lejos de la propiedad del dueño
  • Ha mordido a otra persona, sin haber sido provocado, causando una lesión no grave
  • Ha matado, mordido o herido a un animal doméstico al menos dos veces en los últimos 36 meses, lejos de la propiedad del dueño

Un “perro vicioso” es aquel que:

  • Es propiedad de una persona que ha sido condenada por un delito relacionado con la lucha ilegal de perros
  • Ha infligido agresivamente lesiones graves o ha matado a un ser humano
  • Ha sido catalogado como un “perro peligroso” pero cuyo dueño no ha seguido las precauciones del Código de Alimentación y Agricultura para mantener perros peligrosos.

El propietario de un perro peligroso o vicioso que deja que el animal vague libremente o que no use cuidado razonable para contenerlo puede ser acusado de un delito grave si el perro mata a un ser humano “que ha tomado todas las precauciones que las circunstancias permitieron” o que una persona razonable tomaría en esa situación. El propietario puede ser acusado de un delito menor o un delito grave si el perro causa lesiones graves en la misma situación.

Contacte a un abogado especializado en mordeduras de perro en South Gate

Si has sido mordido por un perro en California o tienes un perro que ha mordido a alguien, te lo debes a ti mismo el ponerte en contacto con un abogado.

Los abogados ayudan a las personas en estas situaciones, proporcionando asesoramiento jurídico y estrategias de casos que pueden minimizar el daño para el propietario de un perro o maximizar la recompensa para una persona que ha sido mordida.

Estos casos pueden ser complicados en algunas situaciones, por lo que vale la pena ponerse en contacto con los abogados de Abogado Contigo en South Gate tan pronto como sea posible.

Consulta Gratis

Leave a Reply

Your email address will not be published.