Como Trabajar Las Efemérides En La Escuela Primaria?

Como Trabajar Las Efemérides En La Escuela Primaria
Algunas sugerencias

  1. Comenzar siempre reponiendo el conocimiento sobre los hechos que se conmemoran.
  2. Proponer temas de intercambio de opiniones con las y los estudiantes, sin evitar la discusión ni el conflicto, que son parte del proceso histórico.

Meer items.

¿Cuál es el objetivo de las efemérides?

Documento de Trabajo Nº 1 Una tensión que perdura en la Escuela Primaria: Efemérides y enseñanza de las Ciencias Sociales Autora: Cecilia Linare La propuesta de este documento Los actos escolares y sus conmemoraciones poseen un lugar importante en la vida cotidiana de las escuelas primarias.

  1. Prueba de ello es el tiempo que se les dedica a los mismos;
  2. Además de la importancia que se les confiere en las instituciones escolares, también son objeto de la mirada y valoración de las familias y la comunidad educativa entera;

Sin embargo es frecuente que los actos escolares y las actividades de conmemoración se fusionen con la puesta en práctica de situaciones de enseñanza del área de Ciencias Sociales. Ante esta situación es necesario preguntarse: ¿es lo mismo conmemorar que enseñar Ciencias Sociales? En realidad, suponen prácticas específicas de abordaje de contenidos del área.

Cuando se conmemora se  debe trabajar en el desarrollo de la conmemoración y las actividades ligadas a ello, y cuando se enseña Ciencias Sociales el objeto de estudio es específico y debe sostener las características del conocimiento social escolar: complejidad, multiperspectividad e historicidad, entre otras.

Por lo tanto, de la diferenciación entre conmemorar y enseñar Ciencias Sociales emerge una tensión latente a la hora de tomar decisiones de enseñanza: qué tiempo le dedico a la enseñanza de las efemérides y a la organización de las conmemoraciones, y qué tiempo dedico a la enseñanza de las Ciencias Sociales.

La resolución de esta tensión requiere que las decisiones jerarquicen ambas prácticas y permitan que cada una tenga sus tiempos y sentidos diferenciados. Este documento pretende plantear respuestas posibles a varias de las preguntas que dispara esta tensión: ¿Debo enseñar todos los años sobre la Revolución de Mayo? ¿Y sobre la Independencia? Si no enseño estos temas todos los años ¿estoy llevando adelante el Diseño Curricular? Si no enseño todos los años sobre la conquista de América ¿en qué años debo hacerlo? ¿Puedo organizar actividades de conmemoración pero que permitan sostener la enseñanza de los contenidos prescriptos? Además, se presentarán propuestas de jerarquizaciones para definir en qué años enseñar y conmemorar o solo conmemorar una efeméride, ideas orientadoras para el sentido que se puede dar a las mismas y bibliografía ampliatoria para profundizar en los temas propuestos.

Enseñanza de las Ciencias Sociales y conmemoraciones en la Escuela Primaria Para ambos ciclos de la Escuela Primaria  forma parte de los contenidos del área de Ciencias Sociales prescriptos por el Diseño Curricular, el abordaje de   “Acontecimientos relevantes para la comunidad, la localidad, la provincia y la nación”, como así también, los “Cambios y continuidades en las formas de recordar, celebrar y festejar.

” (DGCyE, 2008, p. 241)  Por otro lado, el calendario escolar pauta una agenda de conmemoraciones y/o celebraciones, que evocan acontecimientos y procesos históricos vinculados a los comienzos de nuestra historia nacional e historia reciente, además de otras celebraciones que tienen que ver con la lucha y conquista de Derechos Humanos reconocidos internacionalmente.

¿Cuándo enseñar esos acontecimientos relevantes? ¿Sólo durante la efeméride? ¿Logramos enseñar Ciencias Sociales con la conmemoración? Conmemorar y enseñar contenidos de Ciencias Sociales ¿es lo mismo? ¿Las conmemoraciones y/o celebraciones escolares son patrimonio absoluto e interpelan exclusivamente al área de Ciencias Sociales? Consideramos que no, porque persiguen objetivos diferentes que demandan tiempos de estudio diversos, y por lo tanto, requieren de situaciones de enseñanza y estrategias pedagógicas e intervenciones específicas.

Pero lo cierto es que e stas dos maneras de abordar algunos de los contenidos del área han prestado a confusión, generando muchas veces una simplificación de los contenidos que empobrece tanto la enseñanza como la conmemoración.

Como parte del calendario escolar, el tratamiento de las efemérides en las escuelas del nivel primario ha cristalizado prácticas escolares que creemos oportuno revisar. Por un lado, lo que ha sucedido tradicionalmente en el Nivel, especialmente en el Primer Ciclo,  es que la enseñanza de las Ciencias Sociales ha quedado muy ligada al tratamiento y abordaje de las efemérides.

Es decir, son las efemérides las que han actuado como eje organizador curricular de los contenidos del área (DGCyE, 2008, p. 47). De esta manera, ciertos contenidos sólo se trabajan en las aulas el mismo día de la conmemoración o los días previos a la fecha a través de la preparación del acto escolar.

Esto ha favorecido un tratamiento en el que los contenidos resultan temas aislados, descontextualizados de los procesos históricos que le dan sentido, dificultando su comprensión y resignificación. Por otro lado, y siendo funcional a este tratamiento, todavía persisten prácticas escolares de tipo positivistas, que apuntan al dato, en donde tienen preeminencia los hechos y se cuenta la historia “de los grandes hombres”, mientras que al evocar sujetos sociales de sectores populares se lo hace desde una perspectiva anecdótica y/o costumbrista.

You might be interested:  Que Te Enseñan En La Escuela Militar?

Por último, en la organización e implementación de las conmemoraciones y/o celebraciones escolares pueden intervenir tantos los docentes de otras áreas curriculares (Prácticas del Lenguaje, Matemática, Ciencias Naturales, Educación Física, Educación Artística) como así también el espacio y tiempo escolar en que ellos, a través de las planificaciones didácticas y las prácticas de enseñanza, comparten el trabajo curricular con sus alumnos.

En síntesis, las efemérides escolares tienen un propósito celebratorio o conmemorativo, mientras que la enseñanza de las ciencias sociales pretende acceder a un conocimiento social a través de una construcción colectiva que permita explicar y comprender por qué una determinada realidad social es como es, y por qué se producen cambios en los procesos históricos. El siguiente cuadro comparativo expresa las distinciones señaladas:

Efemérides Contenidos del área.
Objetivos Celebrar o conmemorar. Reflexionar sobre ciertos procesos o hechos históricos. Resignificarlos desde la actualidad. Conocer, comprender y explicar las diversas realidades sociales pasadas y presentes.
Acciones Nivel institucional: Planificación y elaboración de actos escolares. Nivel áulico: Actividades que contribuyan a la reflexión y resignificación de la celebración y/o conmemoración. Planificación de situaciones y de enseñanza y aprendizaje.
Tiempos Acotados a la acción de celebrar y/o conmemorar. Flexibles en relación a los tiempos de la enseñanza y del aprendizaje de los niños/as. “(…) no todos los alumnos [1] aprenden al mismo tiempo ni con la misma enseñanza” (DGCyE, 2008, p. 15).

Las efemérides Patrias. Una arraigada tradición. A lo largo del proceso de construcción y consolidación de nuestro Estado-Nación, que se inició después de la segunda mitad del siglo XIX, la escuela jugó un rol fundamental. La ley 1. 420 de 1. 884 convertía a la escuela primaria en laica, obligatoria y gratuita, y de este modo, la escuela logró asimilar y homogeneizar a una población culturalmente heterogénea, compuesta por un importante número de  inmigrantes recientemente llegados al país.

Esta última perspectiva excede los tiempos de estudio y las situaciones de enseñanza que requiere el abordaje de las efemérides. En diferentes momentos históricos, se fueron agregando al calendario escolar nuevas efemérides, las cuales, entre otros recursos, cumplieron un gran papel en la legitimación de relatos fundadores del Estado-Nación.

Las efemérides del 25 de mayo, 20 de junio, 9 de julio, 17 de agosto, entre otras, aluden a ese periodo histórico en concreto y a sus personajes. A través de ellas y de la construcción de un panteón de héroes, se buscó resaltar valores y sentimientos patrióticos en función de un  determinado modelo de ciudadano que el estado, a través de la escuela, intentaba formar.

  1. La Revolución de Mayo de 1810, constituye el momento fundacional de nuestro Estado- Nación, y se convierte en el eje vertebrador de otras efemérides que convocan a conmemorar este proceso histórico complejo y no exento de conflictividad;

Cuestiones que no suelen evidenciarse en las conmemoraciones y muchas veces, tampoco en los procesos y situaciones de enseñanza. Efemérides de la memoria y la Historia Reciente en las aulas. El desafío de construir una tradición. A las ya tradicionales efemérides patrias, se han sumado desde hace algún tiempo al calendario escolar conmemoraciones vinculadas a nuestra historia reciente y conmemoraciones internacionales que han supuesto nuevos desafíos a la comunidad educativa.

Por el contrario de lo que sucede con las efemérides patrias, ante las efemérides de la memoria nos enfrentamos al desafío de construir una tradición. Asimismo, se presenta un problema similar, por el cual, las efemérides del 24 de marzo, el 2 de abril y 16 de septiembre se constituyen en organizadoras curriculares de los contenidos de nuestra Historia Reciente, prácticas que proponemos desandar.

En este caso, las resistencias para abordar estos contenidos en las aulas suelen ser mayores. La Ley de Educación Nacional, sancionada en 2006, en el artículo 92, punto c,  incorpora como parte de sus contenidos curriculares: “El ejercicio y construcción de la memoria colectiva sobre los procesos históricos y políticos que quebraron el orden constitucional y terminaron instaurando el terrorismo de estado, con el objeto de generar en los/as alumnos/as reflexiones y sentimientos democráticos y defensa del Estado de Derecho y la plena vigencia de los Derechos Humanos (…)” Raggio (2012) interpela desde las siguientes preguntas: ¿Cómo se trasmite entonces una experiencia que no está compuesta por gestas heroicas triunfantes ni recuerda hechos gloriosos? ¿Cómo se cuenta un pasado que pone en cuestión a la propia comunidad nacional? ¿Cómo se narra el exterminio de un grupo nacional por parte del Estado y en nombre de la Patria sin poner en cuestión a la misma identidad? (pp.

15. 16) Las efemérides de la memoria como el 24 de marzo, 2 de abril y 16 septiembre, convocan a pensar un pasado reciente en Argentina, íntimamente vinculado con un cúmulo de experiencias traumáticas, especialmente ligadas a la última dictadura militar, que atraviesan cuestiones políticas, éticas y morales.

You might be interested:  Qué Significa Soñar Que Vas A La Escuela?

Éstas últimas, hacen muy difícil todavía, para la sociedad argentina, la discusión de esas experiencias, y son aún, en el ámbito académico e historiográfico, motivo de investigación, análisis y debate. Subsidiarias a las problemáticas que el campo pueda tener en su propia consolidación, aparecen nuevas y propias dificultades en el ámbito educativo con el tratamiento y ejercicio del proceso de enseñanza y aprendizaje para el estudio del pasado reciente en las aulas.

Según Paula González (2005) los problemas de la enseñanza de la Historia Reciente en la escuela, tienen que ver con el carácter multifacético que la constituye como campo. A saber, un espacio temporal de límites imprecisos, producciones y narrativas heterogéneas, conflictivas luchas y trabajos de la memoria, y especialmente un currículum oculto que plasma la pretensión de neutralidad de la escuela, siendo la misma, como en todo campo, imposible.

La pretendida neutralidad no hace más que ocultar los posicionamientos, por lo que debe ser evitada, así como las explicaciones monocausales, carentes de la explicitación de actores diversos y con intereses contrapuestos. Por ello las efemérides escolares constituyen una oportunidad para abordar una de las dificultades propias de la Historia Reciente como disciplina escolar, no pudiendo asumir  la discusión  de las controversias.

  1. [i] Los investigadores en el tema concluyen que en la Argentina hay escasa  tradición de enseñanza de Historia Reciente en las escuelas;
  2. Esto se debe a que en ellas se fue consolidando un deber de memoria a partir de las numerosas leyes y decretos que impulsaron la incorporación de estos temas en los diseños curriculares;

Al respecto, Raggio (2012, p. 25) advierte que las narrativas escolares evidencian y priorizan un posicionamiento ético-político que condena el terrorismo de Estado y conmemora a sus víctimas, pero descuidan procesos de enseñanza que apunten a la comprensión del proceso histórico que permitiría explicar porqué fue posible que sucediera la más cruenta dictadura de nuestra historia.

¿Cómo y para qué conmemorar? Las efemérides y la organización de los actos escolares. Los actos escolares plantean una instancia de trabajo previa a nivel institucional y no solamente áulico. Resulta enriquecedor que en la escuela se puedan coordinar ejes de trabajo relacionados entre áreas y años.

La pregunta que debería guiar las posibles propuestas es qué  y para qué recordar y/o celebrar. La articulación de trabajo que proponemos, depende en cierta medida del clima y tradición de trabajo de la propia institución. Pero cuando ello sucede, se logran experiencias colectivas muy interesantes además de gratificantes.

La celebración de las tradicionales efemérides patrias y de las nuevas efemérides de la memoria, deberían ser un puente que nos permita reflexionar sobre nuestra realidad actual, y resignificarlas a la luz de algunos de los problemas, preocupaciones e ilusiones que hoy tenemos como sociedad.

Es muy importante que ese proceso reflexivo se dé en las escuelas como un lugar en donde se construye conocimiento. Esta perspectiva además, permite que ciertos temas, adquieran para los niños renovado interés. A través de las efemérides podemos repensar y resignificar temas como la libertad, la independencia, la democracia, los Derechos Humanos, la pluralidad e inclusión, la política, el cuidado del medio ambiente, y todo lo que permita pensarnos como parte de un colectivo social a través de un tiempo histórico constituido por rupturas, cambios y también continuidades.

Silvia Finocchio (2010) afirma que: La reflexión que interroga hoy nuestra identidad nacional apunta a pensar en un nosotros más amplio, un nosotros capaz de escuchar el pasado y el presente para poder  aliviarse de palabras y miradas racistas, un nosotros que admita distintas voces en su interior y dialogue con ellas, un nosotros que considere el futuro para pensar en la vida en común y para imaginar una sociedad más justa, en fin, un nosotros que permita reconocer la experiencia argentina con sus logros y problemas, albergar algunas ilusiones compartidas y renovarlas cada tanto.

(Pp. 49-50). También en el aula se torna imprescindible ir al pasado desde los cuestionamientos del presente. Al respecto, Perla Zelmanovich (1994) nos aclara: Buscar referencias que permitan vincular los contenidos a situaciones actuales no implica realizar homologaciones término a término, sino encontrar significaciones que puedan ser leídas desde el presente, como lo son las funciones que desempeña una institución pública, sin olvidar por ello el contexto y las circunstancias históricas (Pp.

27). Las Ciencias Sociales desde hace unos cuantos años se han renovado en enfoques y métodos y han ampliado sus objetos y materiales de estudio. Además de trabajar multidisciplinarmente, es posible estudiar hoy temas que antes no eran contemplados por estas disciplinas.

La Historia Social y cultural por ejemplo, se ha ocupado de indagar acerca de la historia de los sectores populares, la participación de las mujeres en la vida política, el papel de los esclavos en la sociedad colonial, etc. Es posible y deseable, trasladar estas historias a nuestras aulas.

You might be interested:  Que Es Escuela Segura?

Las estrategias pedagógico-didácticas pueden incluir desde actividades que trabajen la empatía e imaginación histórica a través de juegos de simulación, hasta la confrontación de posturas antagónicas de los actores sociales implicados en el proceso histórico a partir de la lectura de documentos y testimonios de la época.

El trabajo con cuentos que remitan a un periodo histórico en concreto para luego abordarlo y problematizarlo con otros materiales. Las visitas a museos, monumentos o plazas, entendidos como sitios de memoria [ii] , tienen un gran valor simbólico y pedagógico y pueden representar la puerta de entrada o la reflexión final para el tratamiento de ciertos contenidos (Finocchio, 2007) Se trata de trabajar y reflexionar lo social como una construcción colectiva, multicausal, multitemporal, y en donde el conflicto es un factor y motor de cambio social.

A continuación ofrecemos un esquema en el cual se presentan las efemérides del calendario escolar y algunas celebraciones y/o conmemoraciones, indicando los sentidos atribuidos a cada una, a quiénes corresponde conmemorar y a qué año corresponden los contenidos que abordan cada conmemoración según los Diseños Curriculares de la Jurisdicción (DGCyE, 2008).

El primer propósito de esta presentación es aportar a la toma de decisiones destinadas a jerarquizar la utilización del tiempo escolar permitiendo determinar cuándo se optará por conmemorar únicamente y cuando se dedicará tiempo para la presentación de situaciones de enseñanza, o si eventualmente se harán ambas.

  1. La planificación de la enseñanza del área de Ciencias Sociales, y de cualquier otra, debe realizarse considerando las prescripciones de contenido que presentan los Diseños Curriculares, sin calendarizar la misma para establecer un correlato con el calendario escolar de celebraciones y conmemoraciones que poco contribuye a la construcción de un conocimiento más complejo de los procesos socio-histórico y socio-territoriales;

Por otra parte, al definir la organización y puesta en marcha de una situación de conmemoración, la misma no debe restringirse o encuadrarse en un área en particular sino como parte de un entramado de trabajo que incluye a diferentes actores institucionales vinculados a la enseñanza.

  • Finocchio, S;
  • (2007);
  • Entradas educativas en los lugares de la memoria;
  • En M;
  • Franco & F;
  • Levín ( Comp;
  • ), Historia Reciente: Perspectivas y desafíos para un campo en construcción (pp;
  • 253-277);
  • Buenos Aires: Paidós;
  • Finocchio, S;

(2010) Nación: ¿algo para recordar?, ¿algo para celebrar?, ¿algo para proyectar? En Siede, I. (Coord. ) Ciencias Sociales en la Escuela. Criterios y propuestas para la enseñanza. (pp. 49-60). Buenos Aires: Aique. González, P. (2005). La historia reciente en la escuela media: un inventario de preguntas,  Revista Mora , Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 11, 83-100.

Raggio, S. (2012). ¿Historia o memoria en las aulas? En S. Raggio Sandra & S. Salvatori (coord. ), Efemérides en la memoria, 24 de marzo, 2 de abril, 16 de septiembre. (pp. 13-30) Santa Fe, Argentina: Homo Sapiens.

Zelmanovich, P. (1994) Efemérides. Entre el mito y la Historia. Buenos Aires: Paidós. Carnovale, Vera y Larramendy, Alina (2010). Enseñar la historia reciente en la escuela: problemas y aportes para su abordaje. En I. Siede, (coord. ) Ciencias sociales en la escuela (págs.

239-267). Buenos Aires: Aique. Dussel, Inés; Finocchio, Silvia y Gojman, Silvia (1997). Haciendo memoria en el país de Nunca Más. Buenos Aires: Eudeba. Franco M. &Levín F. ( Comp. (2007). Historia Reciente: Perspectivas y desafíos para un campo en construcción , Buenos Aires: Paidós.

Jelin, E. (2000) Memorias en conflicto. En Revista Puentes , Comisión Provincial por la memoria. Nº 1. Pp. 6-13. Jelin, E. (2006) La narrativa personal de lo “invivible”. En V. Carnovale, F. Lorenz, y R. Pittaluga, (Comps. ) Historia, memoria y fuentes orales. (63-79) Buenos Aires: CeDinCI: Memoria Abierta.

Jelin, E. y Lorenz, F. (2004) Educación y memoria: entre el pasado, el deber y la posibilidad. En E. Jelin, y F. Lorenz, (Comps. ) Educación y memoria. La escuela elabora el pasado. (pp. 1-9) España: Siglo XXI. Kaufmann, C.

(2007). El fuego, el agua y la Historia. La dictadura en los escenarios educativos: memorias y desmemorias. Buenos Aires: libros del Zorzal. Lorenz, F. (2007). La necesidad de Malvinas Revista Puentes , 20, 8-17. Lorenz, F. (2009, 04) 10 Preguntas para explicarles Malvinas a los chicos.

Página 12. Recuperado el 14/02/2013, de http://www. pagina12. com. ar/diario/suplementos/las12/13-4833-2009-04-03. html Lorenz, F. (marzo, 2012) “Hay más cuadros que bajar”, en: Dossier, “A 30 años de la Guerra de Malvinas”, Le monde diplomatique.

Raggio, S. (2009) Los años de la dictadura militar. En S. Raggio y S. Salvatori, (coords. ) La última dictadura militar. Entre el pasado y presente. Propuestas para trabajar en el aula. (pp. 13-24) Buenos Aires- Rosario: Editorial Homo Sapiens – Comisión provincial por la memoria.

Tornay, M. y Vega, N. (2009) Entre la memoria y la historia: deslindes conceptuales y cuestiones metodológicas. En L. Alonso y A. Falchini (editores) Memoria e Historia del pasado reciente. Problemas didácticos y disciplinares.

(pp. 51-77) Santa Fe, Argentina: Universidad Nacional del Litoral..