Como Se Cura El Herpes Genital

Como Se Cura El Herpes Genital
Es normal estar preocupado después de descubrir que tiene herpes genital, Pero sepa que no está solo. Millones de personas son portadoras del virus. Aunque no hay cura, el herpes genital se puede tratar. Siga las instrucciones de su proveedor de atención médica para el tratamiento y control.

FatigaIrritación genitalMenstruaciónEstrés físico o emocionalLesión

El patrón de los brotes varía ampliamente entre personas con herpes. Algunas personas portan el virus a pesar de nunca haber tenido síntomas. Otros pueden tener un solo brote o los brotes pueden ser infrecuentes. Algunas personas tienen brotes regulares que suceden cada 1 a 4 semanas. Para aliviar los síntomas:

Tome paracetamol, ibuprofeno o ácido acetilsalicílico ( aspirin ) para aliviar el dolor.Aplique compresas frías en las llagas varias veces al día para aliviar el dolor y la picazón.Las mujeres con llagas en los labios de la vagina (labios vaginales) pueden intentar orinar en una tina de agua para evitar el dolor.

Hacer lo siguiente puede ayudar a que las llagas sanen:

Lave suavemente las llagas con jabón y agua. Luego seque dando palmaditas.No ponga vendajes en las llagas. El aire acelera la curación.No se rasque las llagas. Pueden infectarse y esto retrasa la curación.No use pomada ni loción en las llagas a menos que su proveedor se lo recete.

Use ropa interior de algodón holgada. No use medias ni ropa interior de nailon u otra fibra sintética. Adicionalmente, no use pantalones apretados. El herpes genital no se puede curar. Los medicamentos antivirales (aciclovir y otros medicamentos relacionados) pueden aliviar el dolor y la molestia y ayudar a que el brote desaparezca más rápidamente.

Una manera es tomarlas por aproximadamente 7 a 10 días cuando se presentan los síntomas. Esto normalmente acorta el tiempo que los síntomas tardan en desaparecer.La otra manera es tomarlas diariamente para prevenir los brotes.

En general, los efectos secundarios de este medicamento son muy pocos, o inexistentes. De presentarse, pueden incluir:

FatigaDolor de cabezaNáuseas y vómitosSalpullidoConvulsionesTemblor

Considere tomar medicamentos antivirales todos los días para evitar que se presenten brotes. Tomar medidas para mantenerse saludable también puede minimizar el riesgo de brotes futuros. Las cosas que puede hacer incluyen:

Dormir lo suficiente. Esto le ayuda a mantener su sistema inmunitario fuerte.Comer alimentos saludables. Una buena nutrición también le ayuda a su sistema inmunitario a mantenerse fuerte.Mantener el estrés controlado. El estrés constante puede debilitar su sistema inmunitario.Protegerse del sol, el viento, el frío y el calor extremos. Use protector solar, sobre todo en los labios. En días de viento, frío o calor, permanezca en espacios bajo techo o tome medidas para protegerse del clima.

Aun cuando usted no tenga llagas, puede transmitir (contagiar) el virus a alguien durante la relación sexual u otro tipo de contacto cercano. Para proteger a los demás:

Coméntele a todas sus parejas sexuales que usted tiene herpes antes de tener relaciones sexuales. Permítales decidir qué hacer.Usen condones de látex o de poliuretano y eviten el contacto sexual durante brotes de síntomas.No tenga relaciones sexuales vaginales, anales u orales cuando tenga llagas en o cerca de los genitales, el ano o la boca.No bese ni practique sexo oral cuando tenga una llaga en los labios o dentro de la boca.No comparta sus toallas, cepillos de dientes ni lápiz labial. Cerciórese de que los platos y utensilios que usted utiliza se laven bien con detergente antes de que otros los usen.Lávese bien las manos con agua y jabón después de tocar una llaga.Considere utilizar medicamentos antivirales diariamente para limitar la transmisión viral y reducir el riesgo de transmitir el virus a su pareja.También puede ser buena idea considerar hacer pruebas de detección a su pareja, aun si nunca ha tenido un brote. Si ambos tienen el virus del herpes, no hay riesgo de transmisión.

Comuníquese con su proveedor de atención médica si tiene alguno de los siguientes problemas:

Síntomas de un brote que empeoran a pesar del medicamento y los cuidados personalesSíntomas que incluyen dolor intenso y llagas que no sananBrotes frecuentesBrotes durante el embarazo

Herpes – genital – cuidados personales; Herpes simple – genital – cuidados personales; Herpesvirus 2 – cuidados personales; VHS-2 – cuidados personales Eckert LO, Lentz GM. Genital tract infections: vulva, vagina, cervix, toxic shock syndrome, endometritis, and salpingitis.

In: Gershenson DM, Lentz GM, Valea FA, Lobo RA, eds. Comprehensive Gynecology,8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 23. Whitley RJ, Gnann JW. Herpes simplex virus infections. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine,26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 350. Workowski KA, Bachmann LH, Chan PA, et al.

Sexually transmitted infections treatment guidelines, 2021. MMWR Recomm Rep,2021;70(4):1-187. PMID: 34292926 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34292926/, Versión en inglés revisada por: John D. Jacobson, MD, Department of Obstetrics and Gynecology, Loma Linda University School of Medicine, Loma Linda, CA.

¿Por qué no hay cura para el herpes?

El herpes, un virus que vive en las células nerviosas, debajo de la piel y que no tiene cura Secretaría de Salud | 20 de febrero de 2016

  • El herpes simple es una infección causada por un virus con el mismo y se da en dos tipos: el tipo 1 asociado mayoritariamente a lesiones faciales y bucales y el tipo 2 vinculado, principalmente, a lesiones genitales, aunque los especialistas del sector salud explican que la diferenciación no es estricta.
  • La infección por virus de herpes simple tipo 1 es más frecuente en sitios donde habitan muchas personas, con condiciones precarias de higiene mientras que el virus de herpes simple tipo 2 depende de la actividad sexual.
  • Cuando hay un contagio, generalmente, se presentan síntomas como llagas (aftas) alrededor de la boca y los orificios nasales o en el área de los genitales.

El herpes no tiene cura, una vez que una persona se infecta, el virus permanece en el cuerpo. Se trata de virus que viven en las células nerviosas, por lo general, debajo de la piel y se mantienen latentes o inactivos por mucho tiempo.

  1. Sin embargo, no se conoce con claridad qué provoca su activación por lo que los especialistas recomiendan tomar algunas precauciones de higiene personal como el no compartir rastrillos, toallas o cepillos de dientes.
  2. Dado que no tiene cura, el tratamiento más adecuado para este padecimiento consiste en la administración de antivirales que no eliminan el virus, pero impiden su replicación.
  3. Recuerda que si sospechas de padecer herpes simple, acude a tu médico.
  4. Fuentes:
  5. Síguenos en Twitter:

Facebook: : El herpes, un virus que vive en las células nerviosas, debajo de la piel y que no tiene cura

¿Cuánto tiempo dura el herpes en los genitales?

El primer brote de herpes dura entre 2 y 4 semanas. Aunque las ampollas desaparecen, el virus permanece en tu cuerpo y puede hacer que te vuelvan a salir llagas.

¿Qué cosas empeoran el herpes?

La importancia de la alimentación en caso de herpes labial – ¿Existen alimentos que ayudan a prevenir los brotes de herpes labial? Si ya ha brotado la calentura, ¿hay comidas que debo evitar? Sigue leyendo para encontrar las repuestas:

Evita la arginina. La arginina es un aminoácido presente en algunos alimentos que sirve de sustento al virus del herpes; si cortamos el suministro de arginina se lo pondremos difícil al virus. Estos son algunos de los alimentos que debes evitar: café, chocolate y cacao, mariscos y algunas carnes, como la de cerdo, Las nueces, la avena, las avellanas y las uvas pasas también son ricas en arginina. Consume alimentos ricos en lisina. La lisina también es un aminoácido, pero a diferencia de la arginina, su consumo nos ayudará a reducir los síntomas de la calentura. Entre los productos ricos en lisina destacan: frutas y verduras como las coles, la remolacha, el aguacate, el mango, el tomate, la manzana, el albaricoque, la pera, el higo y la papaya. La carne de pavo, la soja y la yema de huevo también son ricos en lisina. ¡Fuera procesados! En especial a aquellos que contengan edulcorantes artificiales y grasas saturadas. Ingiere alimentos con vitamina C, bioflavonoides y zinc. Mantener una piel saludable te ayudará a acelerar la curación de las calenturas además de hacerte más resistente a los síntomas que aparecen durante los brotes.

Corre al mercado y llena tu cesta de alimentos ricos en vitamina C, como la naranja, la fresa o la papaya. Las hortalizas de hoja como lechuga, col o espinacas; y el brécol, las coles de Bruselas, la coliflor, los pimientos y el perejil, también tienen mucha vitamina C.

Busca recetas apetitosas con coles de Bruselas, repollo, coliflor, brécol o col rizada. Estas verduras contienen indol-3-carbinol, un compuesto que ayuda a combatir el herpes. Incluye frutas, hortalizas y verduras crudas en tu dieta. Conviértelo en un estilo de vida y te ayudará, además de a tener menos brotes de herpes labial, a mantener un peso adecuado, a tener más energía y vitalidad y a conservar una piel joven y sana. Aprovéchate de la comida “anti-estrés”. Un alto nivel de estrés se relaciona con una mayor frecuencia y duración de los síntomas del herpes labial. Los alimentos ricos en magnesio y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B9, B12) nos ayudan a minimizar el degaste del estrés en el organismo. Llena la despensa de plátanos, pasta y pan integral, vegetales de hoja verde, cebada, soja, pavo, atún, salmón, carne, lácteos, setas y huevos. Toma alimentos ricos en antioxidantes, Los antioxidantes de algunos alimentos combaten los radicales libres, ayudándonos a preservar nuestra salud. Algunos de los alimentos ricos en antioxidantes son: bayas, albaricoques, ciruelas, brécol, coles de Bruselas, alcachofas, kale, espinacas, chile, pimientos, col lombarda, remolacha, perejil, limón, jengibre, tomates, uvas rojas, ajo, té verde, zanahorias, soja y cereales integrales. Bebe mucha agua. La hidratación es buena para todo, recuerda beber agua de forma constante. Utiliza algún suplemento que te ayude a aumentar las defensas, Puedes tomar echinacea, jalea real o uña de gato para ayudar a tu sistema inmunológico. Algunos suplementos alimenticios tienen efectos secundarios o están contraindicados con algunos medicamentos. Recuerda que tienes que consultar al farmacéutico antes de su uso.

¿Qué empeora el herpes?

¿Cómo puedo prevenir los brotes de herpes? – Si tienes muchos brotes de herpes, puede que tu doctorx te recete medicamentos para que tomes todos los días, a esto se le conoce como terapia de supresión. Esto ayuda a prevenir futuros brotes y a bajar los chances de que le transmitas la infección a tus parejas sexuales.

  • Ya sea que tomes medicamentos o no, algunos hábitos como comer de manera saludable, dormir bien y evitar el estrés, pueden ayudar a prevenir que tengas futuros brotes.
  • No se sabe muy bien qué hace que los brotes de herpes genital ocurran (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales).

Cosas como tener otras infecciones, cirugías, sexo, tu periodo, irritaciones en la piel y el estrés pueden hacer que tengas brotes. Los brotes de herpes oral (herpes labial), pueden pasar por quemaduras solares, heridas en tus labios u otras infecciones.

Si tienes herpes oral, evita quemarte con el sol (insolarte). Normalmente, los brotes de herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales como el escroto -la piel que contiene los testículos-), aparecen con menos frecuencia y con el tiempo tardan menos y son más suaves, sin importar si los tratas o no.

Aprende más acerca de qué es el herpes.

¿Cómo es la vida de una persona con herpes?

¿Cómo es tener relaciones de pareja (una vida romántica) si tengo herpes? – Algunas personas, cuando se enteran de que tienen herpes, sienten que su vida amorosa se terminó, pero no es así. Las personas que tienen herpes pueden tener relaciones románticas y sexuales con otras personas con herpes o con parejas que no lo tienen.

Mantén la calma y sigue adelante. Millones de personas tienen herpes y muchas de ellas tienen relaciones de pareja (románticas) y/o parejas sexuales. Para la mayoría de las parejas, el herpes no es un gran problema. Trata de hablar del tema con una actitud tranquila y positiva. Tener herpes es simplemente una cuestión de salud, no dice nada de ti como persona. T rata de involucrar a la otra persona en la conversación. Recuerda que las ETS son muy comunes, por lo que. ¿quién sabe? Quizá tu pareja también tenga herpes. Así que puedes comenzar preguntándole si alguna vez se ha hecho un examen o si ha tenido una ETS. Infórmate. Hay mucha desinformación (información que no es correcta) acerca del herpes. Por eso, es bueno que te informes y prepares para que tengas claro el tema al hablar. Coméntale a tu pareja que hay formas de tratar el herpes y de evitar su transmisión durante el sexo. Busca un buen momento para hablar. Elige un momento para hablar donde no tengan distracciones ni interrupciones. Busca también un lugar privado y tranquilo. Si tienes nervios puedes practicar en voz alta a solas, o con alguien en quien confíes. Tal vez suene extraño, pero practicar en voz alta puede ayudarte a saber qué quieres decir. Esto también te ayudará a sentir más confianza y seguridad cuando hables con tu pareja sexual. La seguridad primero. Si tienes temor de que tu pareja sexual pueda hacerte daño, quizá sea peligroso decírselo en persona. Quizá sea mejor que le envíes un correo electrónico, un mensaje de texto o la llames por teléfono para decírselo. En casos extremos, puedes no decirle nada. Si crees que puedes estar en peligro llama al 1-800-799-SAFE (7233) o visita el sitio web de la Línea Nacional contra la Violencia Doméstica para obtener ayuda.

Entonces, ¿cuándo debes contarle a alguien que te gusta que tienes herpes? Tal vez no sea necesario decírselo la primera vez que salen, pero debes contárselo antes de tener relaciones. Un buen momento puede ser cuando la relación empieza a ir hacia allá y sientes que puedes confiar en la persona.

  1. Es normal preocuparse sobre cómo va a reaccionar tu pareja (romántica o sexual) y no hay mucho que se pueda hacer: algunas personas se asustan mucho.
  2. Si eso sucede, trata de mantener la calma y habla sobre todas las maneras que hay para prevenir el contagio del herpes.
  3. Quizá necesites darle un poco de tiempo y espacio a tu pareja (romántica o sexual) para que procese la noticia; es normal.

Además, la mayoría de las personas saben que el herpes es muy común y que no es un gran problema. Cuando hables con tu pareja sexual traten de no culparse entre ustedes. Si unx de lxs dos tiene un brote de herpes por primera vez durante la relación, no quiere decir automáticamente que algunx de ustedes fue infiel.

  • Los síntomas del herpes pueden tardarse en aparecer días, semanas, meses e incluso años después del contagio.
  • Por eso, suele ser muy difícil saber cuándo y dónde alguien se contagió con herpes.
  • Lo más importante es que ustedes dos se hagan exámenes,
  • Si llega a suceder que solo unx de ustedes tiene herpes, es bueno que hablen sobre cómo pueden evitar contagiarse.

Díselo también a tus ex parejas (románticas o sexuales) para que se hagan las pruebas.

¿Cuándo se deja de contagiar el herpes?

El virus está presente en el lugar del salpullido y es contagioso hasta una semana después de la aparición de las lesiones (ampollas).

¿Cuando una persona tiene herpes puede tener relaciones sexuales?

No tengas roce íntimo o sexo oral, vaginal o anal si tienes un brote de herpes. Como es lógico, si tienes un brote de herpes, lo más recomendable es no tener relaciones sexuales ni ningún tipo de contacto genital para evitar el contagio.

¿Cuántos años puede durar el herpes?

Los brotes de herpes suelen durar entre una y dos semanas, aunque el primer brote después de la infección puede durar más. Los síntomas suelen desaparecer por sí solos sin tratamiento. Sin embargo, existen remedios caseros y tratamientos recetados que pueden ayudar a aliviar los síntomas y acortar la duración de los brotes.

¿Cómo se ve el herpes en los genitales?

Las ampollas del herpes pueden afectar muchas áreas del cuerpo, incluso la boca, los genitales y los ojos. Saber cómo se ve el herpes en varias partes del cuerpo puede ayudar a diagnosticar la afección. El herpes es una afección de la piel causada por el virus del herpes simple. Como Se Cura El Herpes Genital La apariencia del herpes será distinta dependiendo del área del cuerpo que afecta. El herpes es una afección leve que causa pequeñas úlceras en la piel. Las personas desarrollan herpes después de estar expuestos al virus del herpes simple (VHS). Hay dos tipos de virus:

herpes simple 1 (VHS-1) o herpes oral, que usualmente afecta la bocaherpes simple 2 (VHS-2) o herpes genital, que generalmente afecta los genitales

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 67% de las personas menores de 50 años de edad tienen el VHS-1 y 11% de personas de 15 a 49 años de edad tienen la infección del VHS-2 en todo el mundo. Tanto el VHS-1 como el VHS-2 pueden ocurrir en la cara o los genitales.

Ambos virus del herpes se pueden contraer a través de los fluidos corporales, incluso fluidos genitales y saliva. Una vez que alguien tiene el virus, los síntomas pueden aparecer de vez en cuando durante el resto de su vida. Aunque las ampollas pueden ser incómodas y hasta dolorosas, usualmente no son peligrosas para los adultos saludables.

La mayoría de las personas con VHS son asintomáticas, lo que significa que no experimentarán ningún síntoma. Otras notarán úlceras o lesiones. Estas úlceras se ven como ampollas llenas de líquido. Después de unos días, las ampollas se rompen, supuran y forman una costra antes de sanar.

fiebredolores musculares

En general, las personas tendrán sus primeras ampollas o un brote entre 2 y 20 días después de haber contraído el virus. Las ampollas pueden durar hasta una semana o 10 días. Un brote puede incluir una sola ampolla o un grupo de ellas. Con frecuencia afectan la piel alrededor de la boca, los genitales o el recto.

Las ampollas pueden tomar entre 2 y 4 semanas en sanar. Los síntomas usualmente volverán a aparecer de vez en cuando, aunque tienden a ser menos graves que la primera vez. Las siguientes secciones explican los síntomas del herpes que aparecen en partes del cuerpo comúnmente afectadas. En el herpes oral, la mayoría de las ampollas aparecen en los labios y la boca.

También pueden formarse en cualquier lugar de la cara, especialmente alrededor de la barbilla y debajo de la boca, o en la lengua. Al principio, las úlceras se parecen a pequeñas protuberancias o espinillas antes de desarrollar ampollas llenas de pus.

  • Estas pueden ser rojas, amarillas o blancas.
  • Una vez que se revientan, las ampollas derraman un líquido transparente o amarillo; después desarrollan una costra amarilla y sanan.
  • Las personas con herpes oral pueden experimentar ganglios linfáticos inflamados en el cuello durante el brote.
  • Las mujeres con herpes genital pueden desarrollar ampollas en la vulva, la parte externa de los genitales que incluye los labios exteriores (labia), o dentro de la vagina.
You might be interested:  Como Se Hace La Suma De Fracciones

Puede ser difícil ver las ampollas que se desarrollan dentro de la vagina. Las úlceras genitales varían en tamaño y cantidad, pero como con el herpes oral, se parecen a espinillas o ampollas llenas de líquido. Se revientan y desarrollan una costra amarillenta a medida que sanan.

Las mujeres son más propensas a tener problemas al orinar durante un brote de herpes genital que los hombres. Pueden experimentar una sensación de ardor mientras orinan. También pueden tener inflamación de los ganglios linfáticos en su ingle. Los hombres con herpes genital pueden desarrollar ampollas en y alrededor del pene.

Las pequeñas espinillas blancas o rojas se convierten en ampollas más grandes llenas de líquido que pueden ser rojas, blancas o amarillas. Al igual que con el herpes oral y el herpes genital femenino, estas ampollas tienden a reventar antes de convertirse en costra.

  1. Junto con otros síntomas similares a los de una gripe, los hombres pueden experimentar ganglios linfáticos inflamados en su ingle.
  2. Tanto los hombres como las mujeres con herpes genital pueden desarrollar úlceras o ampollas en los glúteos o alrededor del recto.
  3. Se pueden observar heridas abiertas y rojas en o alrededor del ano.

Las ampollas del herpes también pueden aparecer alrededor del recto, y pueden estar acompañadas de ganglios linfáticos inflamados en la ingle. Como Se Cura El Herpes Genital Los niños que se chupan el dedo pueden desarrollar panadizo herpético. Las ampollas del herpes también pueden desarrollarse en los dedos. A esto se le llama panadizo herpético y es más común en niños que se chupan el pulgar. El herpes puede hacer que se desarrolle una o más ampollas alrededor de la uña del dedo.

Las personas suelen tener dolor o una sensación de hormigueo en el área antes de que se desarrolle la ampolla. Si aparecen múltiples úlceras, estas tienden a unirse y convertirse en una ampolla grande similar a un panal en el término de una semana. También se pueden propagar al lecho ungueal (la piel debajo de la uña).

La queratitis herpética se refiere a una infección de herpes en el ojo. Esta puede afectar a uno o ambos ojos y causa:

dolor ocularsensibilidad a la luzsecreción de los ojos

Cualquiera que sospeche que tiene queratitis herpética debe consultar a un médico. Sin tratamiento, la infección puede dejar cicatrices en el ojo, causando visión borrosa o hasta pérdida de la vista. El herpes es una afección leve de la piel causada por el virus del herpes simple.

aciclovirfamciclovirvalaciclovir

Estos tratamientos, disponibles en crema o píldoras de farmacias o con receta médica, pueden reducir la duración de un brote de herpes. Para evitar la transmisión del herpes a otras personas, evita el contacto piel con piel durante los brotes, especialmente cuando se abren las ampollas.

Las personas con herpes genital pueden reducir el riesgo de transmitir el virus usando un preservativo entre brotes. Las personas con herpes oral pueden reducir el riesgo de transmisión evitando los besos, no compartiendo vasos u otra vajilla o no teniendo relaciones sexuales orales durante un brote.

Leer el artículo en Inglés

¿Qué vitaminas son buenas para el herpes?

Vitamina C – Los investigadores han demostrado que la vitamina C puede acelerar eficientemente la curación de los brotes de herpes. También puede ayudar a prolongar el tiempo entre los brotes. Las frutas y vegetales coloridos como pimientos, naranjas y fresas son ricos en vitamina C. El mango y la papaya también contienen la vitamina, sin añadir una alta cantidad de lisina a tu dieta.

¿Qué cosas activan el virus del herpes?

Recursos de temas La infección por el virus herpes simple produce episodios repetidos de pequeñas ampollas dolorosas y llenas de líquido en la piel, la boca, los labios (herpes labial), los ojos o los genitales.

En ocasiones el virus afecta a otras partes del organismo, incluyendo los ojos y el encéfalo. Por lo general, los médicos pueden reconocer fácilmente las úlceras causadas por el herpes, pero a veces es necesario analizar una muestra obtenida de una úlcera o realizar análisis de sangre.

El VHS es muy contagioso y puede propagarse por contacto directo con úlceras y, a veces, por contacto con la boca (zona oral) o los genitales de personas que padecen una infección por VHS, incluso si se encuentran en un período sin úlceras. Tras la primera infección (primaria), el VHS, al igual que otros virus del herpes, permanece inactivo (latente) en el cuerpo durante el resto de la vida.

Una infección latente puede no volver a causar síntomas o bien reactivarse periódicamente y causar síntomas. La infección primaria por VHS produce una erupción de ampollas diminutas. Después de remitir la erupción de ampollas, el virus permanece en un estado inactivo en el interior de las células nerviosas (ganglios nerviosos) cerca de la médula espinal que aportan las fibras nerviosas a la zona infectada.

Periódicamente el virus se reactiva en el ganglio nervioso, vuelve a multiplicarse y viaja por las fibras nerviosas en sentido inverso, hacia la piel, para producir la erupción de ampollas en la misma zona de piel afectada por episodios anteriores. Algunas veces el virus está presente en la piel o en las membranas mucosas aunque no haya ampollas visibles.

El virus puede reactivarse muchas veces. La reactivación de una infección por virus del herpes simple (VHS) oral o genital latente puede ser desencadenada por lo siguiente: Tras un traumatismo físico, como una intervención dental, o después de una excesiva exposición de los labios al Sol, puede aparecer un episodio de herpes.

A menudo se desconoce el factor desencadenante. Las ampollas de pequeño tamaño (diminutas) aparecen en los lugares siguientes:

Piel: en particular, alrededor de la boca o en los genitales Membranas mucosas: incluyendo las que recubren los ojos, la vagina, el cuello uterino o el interior de la boca;

la piel alrededor de las ampollas suele estar enrojecida. La primera infección por VHS suele causar úlceras dolorosas en la boca (gingivoestomatitis herpética). La gingivoestomatitis herpética ocurre con mayor frecuencia en los niños. Antes de que aparezcan las llagas, la persona puede notar una sensación de hormigueo o picor en la zona.

Además, la persona se siente enferma y tiene fiebre, cefalea y dolor corporal. Las úlceras de la boca duran de 10 a 19 días y casi siempre son muy dolorosas, por lo que comer y beber resulta extremadamente incómodo. En consecuencia, puede sufrir deshidratación. En otras ocasiones no aparecen síntomas. Las recidivas suelen producir una agrupación de úlceras en el borde del labio.

A continuación, las úlceras se rompen y forman una costra. La úlcera labial se denomina herpes labial, úlcera del resfriado, herpes febril o calentura (porque con frecuencia están provocada por resfriados o fiebre). Otros factores desencadenantes son quemaduras en los labios por el Sol, ansiedad, algunas intervenciones dentales y cualquier situación que disminuya la resistencia del organismo a las infecciones.

Antes de aparecer el herpes labial suele notarse un hormigueo local, que puede durar desde unos minutos hasta algunas horas, seguido de enrojecimiento e inflamación. Por lo general, aparecen ampollas llenas de líquido que, al romperse, se transforman en úlceras. Las úlceras forman rápidamente una costra.

Al cabo de entre 5-10 días, la costra se cae y el episodio termina. Con menor frecuencia se produce hormigueo y enrojecimiento sin formación de ampolla. En las personas con el sistema inmunitario debilitado, las recidivas del herpes genital u oral producen úlceras cada vez mayores que tardan semanas en curarse.

La madre ha contraído recientemente la infección por herpes La madre tiene úlceras visibles en la zona vaginal, aunque también se infectan muchos bebés cuyas madres no presentan úlceras evidentes

Cuando se adquiere en el nacimiento, la infección aparece entre la primera y la cuarta semanas de vida. Los recién nacidos con infección por VHS se ponen muy enfermos. La infección puede ser generalizada o estar localizada en el encéfalo o la piel. Sin tratamiento, aproximadamente el 85% de las personas con la enfermedad muy extendida y cerca de la mitad de las que presentan infección encefálica fallecen.

Prueba de una muestra tomada de la úlcera Si se sospecha la existencia de una infección cerebral, se realiza una resonancia magnética nuclear y una punción lumbar

La infección por el virus del herpes simple suele ser fácilmente indentificable para el médico. Si no está seguro, el médico usa una torunda para tomar una muestra de material de la úlcera y la envía al laboratorio para realizar un cultivo e identificar el virus.

El material de la llaga también se puede analizar mediante reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para identificar el ADN del herpes simple. La PCR es una prueba más sensible que el cultivo viral, lo que significa que perderá menos casos del virus. A veces se observa al microscopio el material raspado de las ampollas.

Aunque el virus en sí mismo no es visible, el raspado a veces contienen células infectadas agrandadas (células gigantes) que son características de la infección por un virus tipo herpes. Ciertos análisis de sangre permiten diferenciar entre una infección por VHS-1 y una infección por VHS-2; Las personas que sufren infección por el VHS deben evitar las actividades y otros factores que se sabe que desencadenan recidivas.

Por ejemplo, las personas con infección por VHS desencadenada por la luz solar deben evitar en lo posible la exposición a la luz solar o bien utilizar filtro solar cuando no pueden evitarla. Debido a que el VHS es contagioso, las personas con una infección de los labios deben evitar los besos en cuanto sientan el primer hormigueo (o, si este no se siente, cuando aparezca una ampolla) y hasta que la úlcera haya sanado por completo.

No deben compartir los vasos y, si es posible, hay que evitar tocarse los labios. También debe evitarse el sexo oral. Los tratamientos antivirales actuales no erradican la infección por el VHS, y el tratamiento de las primoinfecciones orales o genitales no impide la infección crónica de los nervios. ). El tratamiento es más eficaz si se inicia con rapidez, en pocas horas desde la aparición de los síntomas, preferiblemente a la primera señal de hormigueo o malestar, antes de que aparezcan las ampollas. En las personas que tienen crisis dolorosas frecuentes, el número de brotes se reduce mediante un tratamiento con fármacos antivirales (denominado terapia de supresión) continuo (se toman antivirales cada día durante un período de tiempo indefinido).

  1. Sin embargo, el hecho de tomar fármacos antivíricos (antivirales) no impide que las personas infectadas transmitan la infección.
  2. La mayoría de los fármacos antivíricos solo están disponibles con receta médica.
  3. Las cremas de penciclovir aplicadas cada 2 horas durante el día pueden acortar el tiempo de cicatrización y la duración de los síntomas del herpes labial aproximadamente 1 día.

Las cremas de venta sin receta que contienen docosanol (aplicadas 5 veces al día) pueden producir cierto alivio. La administración por vía oral de aciclovir, valaciclovir y famciclovir durante unos pocos días como máximo puede ser el tratamiento más eficaz para el herpes labial.

  • Para las personas con molestias mínimas, el único tratamiento requerido para tratar la recidiva del herpes labial o genital consiste en mantener limpia la zona infectada, lavándola suavemente con agua y jabón.
  • La aplicación de hielo puede proporcionar alivio y reducir la hinchazón.
  • La aplicación de anestésicos tópicos con receta o sin ella, como la benzocaína, puede ayudar a aliviar el dolor.

Si hay muchas llagas en la boca, esta se puede enjuagar con lidocaína. Estos anestésicos no deben ingerirse. Los anestésicos tópicos solo deben utilizarse siguiendo las indicaciones. Si se usan con más frecuencia de la indicada, pueden tener efectos secundarios nocivos. Copyright © 2023 Merck & Co., Inc., Rahway, NJ, USA y sus empresas asociadas. Todos los derechos reservados.

¿Qué alimentos comer para evitar el herpes?

La importancia de la alimentación en caso de herpes labial – ¿Existen alimentos que ayudan a prevenir los brotes de herpes labial? Si ya ha brotado la calentura, ¿hay comidas que debo evitar? Sigue leyendo para encontrar las repuestas:

Evita la arginina. La arginina es un aminoácido presente en algunos alimentos que sirve de sustento al virus del herpes; si cortamos el suministro de arginina se lo pondremos difícil al virus. Estos son algunos de los alimentos que debes evitar: café, chocolate y cacao, mariscos y algunas carnes, como la de cerdo, Las nueces, la avena, las avellanas y las uvas pasas también son ricas en arginina. Consume alimentos ricos en lisina. La lisina también es un aminoácido, pero a diferencia de la arginina, su consumo nos ayudará a reducir los síntomas de la calentura. Entre los productos ricos en lisina destacan: frutas y verduras como las coles, la remolacha, el aguacate, el mango, el tomate, la manzana, el albaricoque, la pera, el higo y la papaya. La carne de pavo, la soja y la yema de huevo también son ricos en lisina. ¡Fuera procesados! En especial a aquellos que contengan edulcorantes artificiales y grasas saturadas. Ingiere alimentos con vitamina C, bioflavonoides y zinc. Mantener una piel saludable te ayudará a acelerar la curación de las calenturas además de hacerte más resistente a los síntomas que aparecen durante los brotes.

Corre al mercado y llena tu cesta de alimentos ricos en vitamina C, como la naranja, la fresa o la papaya. Las hortalizas de hoja como lechuga, col o espinacas; y el brécol, las coles de Bruselas, la coliflor, los pimientos y el perejil, también tienen mucha vitamina C.

Busca recetas apetitosas con coles de Bruselas, repollo, coliflor, brécol o col rizada. Estas verduras contienen indol-3-carbinol, un compuesto que ayuda a combatir el herpes. Incluye frutas, hortalizas y verduras crudas en tu dieta. Conviértelo en un estilo de vida y te ayudará, además de a tener menos brotes de herpes labial, a mantener un peso adecuado, a tener más energía y vitalidad y a conservar una piel joven y sana. Aprovéchate de la comida “anti-estrés”. Un alto nivel de estrés se relaciona con una mayor frecuencia y duración de los síntomas del herpes labial. Los alimentos ricos en magnesio y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B9, B12) nos ayudan a minimizar el degaste del estrés en el organismo. Llena la despensa de plátanos, pasta y pan integral, vegetales de hoja verde, cebada, soja, pavo, atún, salmón, carne, lácteos, setas y huevos. Toma alimentos ricos en antioxidantes, Los antioxidantes de algunos alimentos combaten los radicales libres, ayudándonos a preservar nuestra salud. Algunos de los alimentos ricos en antioxidantes son: bayas, albaricoques, ciruelas, brécol, coles de Bruselas, alcachofas, kale, espinacas, chile, pimientos, col lombarda, remolacha, perejil, limón, jengibre, tomates, uvas rojas, ajo, té verde, zanahorias, soja y cereales integrales. Bebe mucha agua. La hidratación es buena para todo, recuerda beber agua de forma constante. Utiliza algún suplemento que te ayude a aumentar las defensas, Puedes tomar echinacea, jalea real o uña de gato para ayudar a tu sistema inmunológico. Algunos suplementos alimenticios tienen efectos secundarios o están contraindicados con algunos medicamentos. Recuerda que tienes que consultar al farmacéutico antes de su uso.

¿Cuándo se deja de contagiar el herpes?

El virus está presente en el lugar del salpullido y es contagioso hasta una semana después de la aparición de las lesiones (ampollas).

¿Cómo es la vida de una persona con herpes?

¿Cómo es tener relaciones de pareja (una vida romántica) si tengo herpes? – Algunas personas, cuando se enteran de que tienen herpes, sienten que su vida amorosa se terminó, pero no es así. Las personas que tienen herpes pueden tener relaciones románticas y sexuales con otras personas con herpes o con parejas que no lo tienen.

Mantén la calma y sigue adelante. Millones de personas tienen herpes y muchas de ellas tienen relaciones de pareja (románticas) y/o parejas sexuales. Para la mayoría de las parejas, el herpes no es un gran problema. Trata de hablar del tema con una actitud tranquila y positiva. Tener herpes es simplemente una cuestión de salud, no dice nada de ti como persona. T rata de involucrar a la otra persona en la conversación. Recuerda que las ETS son muy comunes, por lo que. ¿quién sabe? Quizá tu pareja también tenga herpes. Así que puedes comenzar preguntándole si alguna vez se ha hecho un examen o si ha tenido una ETS. Infórmate. Hay mucha desinformación (información que no es correcta) acerca del herpes. Por eso, es bueno que te informes y prepares para que tengas claro el tema al hablar. Coméntale a tu pareja que hay formas de tratar el herpes y de evitar su transmisión durante el sexo. Busca un buen momento para hablar. Elige un momento para hablar donde no tengan distracciones ni interrupciones. Busca también un lugar privado y tranquilo. Si tienes nervios puedes practicar en voz alta a solas, o con alguien en quien confíes. Tal vez suene extraño, pero practicar en voz alta puede ayudarte a saber qué quieres decir. Esto también te ayudará a sentir más confianza y seguridad cuando hables con tu pareja sexual. La seguridad primero. Si tienes temor de que tu pareja sexual pueda hacerte daño, quizá sea peligroso decírselo en persona. Quizá sea mejor que le envíes un correo electrónico, un mensaje de texto o la llames por teléfono para decírselo. En casos extremos, puedes no decirle nada. Si crees que puedes estar en peligro llama al 1-800-799-SAFE (7233) o visita el sitio web de la Línea Nacional contra la Violencia Doméstica para obtener ayuda.

You might be interested:  Como Ver Las Fotos De La Nube

Entonces, ¿cuándo debes contarle a alguien que te gusta que tienes herpes? Tal vez no sea necesario decírselo la primera vez que salen, pero debes contárselo antes de tener relaciones. Un buen momento puede ser cuando la relación empieza a ir hacia allá y sientes que puedes confiar en la persona.

Es normal preocuparse sobre cómo va a reaccionar tu pareja (romántica o sexual) y no hay mucho que se pueda hacer: algunas personas se asustan mucho. Si eso sucede, trata de mantener la calma y habla sobre todas las maneras que hay para prevenir el contagio del herpes. Quizá necesites darle un poco de tiempo y espacio a tu pareja (romántica o sexual) para que procese la noticia; es normal.

Además, la mayoría de las personas saben que el herpes es muy común y que no es un gran problema. Cuando hables con tu pareja sexual traten de no culparse entre ustedes. Si unx de lxs dos tiene un brote de herpes por primera vez durante la relación, no quiere decir automáticamente que algunx de ustedes fue infiel.

Los síntomas del herpes pueden tardarse en aparecer días, semanas, meses e incluso años después del contagio. Por eso, suele ser muy difícil saber cuándo y dónde alguien se contagió con herpes. Lo más importante es que ustedes dos se hagan exámenes, Si llega a suceder que solo unx de ustedes tiene herpes, es bueno que hablen sobre cómo pueden evitar contagiarse.

Díselo también a tus ex parejas (románticas o sexuales) para que se hagan las pruebas.

¿Cómo bajar carga viral herpes?

Actualización en el tratamiento del herpes genital | Actas Dermo-Sifiliográficas El herpes genital es una infección crónica que se caracteriza por una reactivación periódica, con capacidad tanto de producir una enfermedad sintomática en el huésped como de excreción viral asintomática. Hoy en día constituye la primera causa de ulceración genital y representa un importante problema de salud pública, con considerables repercusiones clínicas, psicológicas y económicas. Se revisan y actualizan las distintas opciones y pautas terapéuticas disponibles en la actualidad, basadas fundamentalmente en el empleo por vía sistémica de los fármacos antivirales aciclovir, valaciclovir y famciclovir. Por otro lado, se pone especial énfasis en la prevención y el manejo de esta infección en situaciones particulares, como en embarazadas, en niños, o en pacientes inmunodeprimidos. enfermedades de transmisión sexual Genital herpes is a chronic infection characterized by periodic reactivation. It can produce symptomatic disease in the host although asymptomatic viral excretion can also occur. It is currently the main cause of genital ulceration and an important public health problem that has substantial clinical, psychological, and economic repercussions. This review analyzes the currently available therapeutic options and regimens, which are based mainly on systemic use of antiviral agents such as aciclovir, valacyclovir, and famciclovir. In addition, special emphasis is placed on the prevention and management of this infection in specific situations, such as pregnant, pediatric, and immunocompromised patients. sexually transmitted disease Introducción, generalidades y epidemiología El herpes genital es una de las enfermedades de transmisión sexual con mayor distribución en la población mundial y representa la primera causa de ulceración genital. Hoy en día constituye un importante problema de salud pública, con considerables repercusiones físicas, psíquicas y económicas, que además aumenta el riesgo de transmisión y de contagio del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). En la actualidad, aproximadamente el 90 % de los herpes genitales es imputable al virus herpes simple (VHS)-2, mientras que el 10 % restante está producido por el VHS-1. Se estima que la seroprevalencia del VHS-2 en los países desarrollados está en torno a un 15–25 %, y la del VHS-1 estaría sobre un 65 %. En España los estudios más recientes muestran que la prevalencia del VHS-2 está por debajo de la de los países de nuestro entorno, con un 3,5 %. El ser humano es el único reservorio de la infección por VHS. El VHS-2 se transmite por vía sexual, tanto a partir de lesiones cutáneo-mucosas como a través de secreciones contaminadas sin clínica aparente, mientras que el VHS-1 lo hace habitualmente por vía orogenital. Más de la mitad de los pacientes infectados por el VHS-2 experimenta episodios de excreción asintomática del virus, por lo que este mecanismo constituye la forma de transmisión más importante, y se observa hasta en un 70 % de los casos. La transmisión del VHS-2 de un hombre a una mujer es mucho más frecuente que viceversa. La primoinfección genital por ambos virus se aprecia más frecuentemente en adultos jóvenes y suele ser asintomática. La infección genital por el VHS-1 se caracteriza por una excreción viral asintomática, una frecuencia de transmisión y una frecuencia derecurrencias menores que las provocadas por el VHS-2. El hecho de que la mayoría de las transmisiones sean secundarias a episodios de excreción viral asintomática y que las primoinfecciones también suelan ser asintomáticas, provoca que la mayoría de los pacientes seropositivos para el VHS-2 desconozcan que están infectados. Fármacos antivirales Actualmente existen tres fármacos antivirales aprobados para su empleo en el herpes genital: el aciclovir, el valaciclovir y el famciclovir. Los antivíricos orales penetran en las células infectadas actuando como análogos de los nucleósidos y se unen a la timidín cinasa viral, resultando en su fosforilación. Posteriormente, los antivirales son fosforilados de nuevo por enzimas celulares y compiten con los nucleósidos para unirse a la ADN polimerasa viral, provocando una inactivación de la enzima y una reducción de la replicación viral. El aciclovir es un análogo acíclico de la guanosina que inhibe la enzima ADN polimerasa viral actuando como un inhibidor competitivo de la guanosina trifosfato. Tras la ingesta oral se fosforila inicialmente por la timidín cinasa viral y luego por las cinasas celulares a aciclovir trifosfato, que se une a la ADN polimerasa viral, inhibiéndola y actuando como un finalizador de la cadena de ADN. Los efectos secundarios del aciclovir son raros e incluyen cefaleas, náuseas, diarreas y toxicidad renal, por lo que en pacientes con insuficiencia renal hay que reajustar las dosis. Excepcionalmente también se han descrito manifestaciones neuropsiquiátricas como desorientación, temblores, delirio o alteraciones del habla. La principal limitación del aciclovir es su baja biodisponibilidad (15–20 %), por lo que es necesario administrarlo en dosis frecuentes a lo largo del día (generalmente repartido en 5 tomas). El valaciclovir es un profármaco del aciclovir con mucha mayor biodisponibilidad por vía oral (65 %), que consigue unos niveles en sangre comparables a los del aciclovir intravenoso. Los efectos adversos son similares a los del aciclovir. El famciclovir es un profármaco que tiene como metabolito activo el penciclovir, que es un análogo acíclico de la guanosina. Sufre un proceso de fosforilación similar al aciclovir y también inhibe la ADN polimerasa viral, bloqueando la síntesis y la replicación viral. El penciclovir trifosfato posee una vida media intracelular mucho más prolongada que el aciclovir trifosfato, ya que persiste de 10 a 20 horas en las células infectadas por el virus. El famciclovir tiene también una biodisponibilidad mayor que el aciclovir y el valaciclovir (77 %), y una tolerancia y efectos adversos similares al aciclovir. En vista de la historia natural de las infecciones por el VHS, de la elevada biodisponibilidad del famciclovir y de su prolongada vida media, este fármaco instaurado de forma precoz puede resultar de gran ayuda en el manejo de las recurrencias de infecciones por el VHS. Aunque de forma rara, se han descrito reacciones alérgicas al aciclovir, valaciclovir y famciclovir. Tratamiento de la primoinfección La primoinfección por herpes genital es con frecuencia asintomática. El herpes genital primario sintomático se presenta por lo general una semana después del contacto con el virus, aunque puede aparecer entre 2 días y 3 semanas después del contagio. Entre 12 y 24 horas antes de la aparición de las lesiones cutáneo-mucosas aparecen pródromos a modo de hipoestesias o disestesias (prurito, quemazón, dolor, etc.). Al no existir inmunidad previa, las manifestaciones clínicas iniciales habituales consisten en la aparición de pápulas y vesículas, que evolucionan de forma rápida a erosiones y úlceras en gran número, con contornos policíclicos, y generalmente rodeadas por un halo eritematoso y asociadas con intenso dolor (). Las lesiones genitales se acompañan habitualmente de linfadenopatías inguinales dolorosas, y en ocasiones de clínica sistémica como fiebre y mialgias. La primoinfección herpética sintomática es más frecuente en el sexo femenino, y las manifestaciones clínicas suelen ser más graves que en los varones. Sin tratamiento las lesiones suelen curar espontáneamente en menos de 4 semanas. El riesgo de contagio se prolonga hasta la curación completa de las lesiones. El uso de fármacos antivirales es beneficioso en la mayoría de los pacientes que presentan síntomas de infección herpética. Con ellos se consigue una curación más rápida de las lesiones y se atenúan los síntomas, pero desafortunadamente no se consigue erradicar el virus latente y, por tanto, las recidivas, aunque sí disminuyen en tiempo e intensidad. En el tratamiento de la primoinfección se pueden utilizar el aciclovir, el valaciclovir y el famciclovir por vía oral. La duración recomendada es de 7 a 10 días, aunque en cualquiera de los casos las terapias con antivirales deben prolongarse hasta que las úlceras estén completamente cicatrizadas. Las pautas recomendadas para el tratamiento de la infección genital primaria por el VHS se encuentran resumidas en la, Normalmente se trata de una infección benigna y autolimitada, pero en las primoinfecciones pueden surgir complicaciones de diversa índole, fundamentalmente debidas a la diseminación hematógena del virus, entre las que destacan las neurológicas, las psíquicas, la afectación cutánea generalizada, e incluso en algunos casos la afectación visceral (hepatitis, artritis, neumonitis, etc.). La complicación neurológica más frecuente es la meningitis aséptica, aunque también pueden desarrollarse síndrome de GuillainBarré, encefalitis, radiculomielopatía lumbosacra y mielitis transversa. En caso de que surjan complicaciones se recomienda el tratamiento endovenoso con aciclovir en dosis de 5–10 mg/kg de peso cada 8 horas, generalmente entre 7 y 10 días. Si se experimenta una rápida mejoría clínica se puede pasar a administrar el tratamiento de la vía endovenosa a la vía oral hasta la resolución completa de las manifestaciones. Tratamiento de las recurrencias Una vez que se ha producido la infección primaria, el virus permanece en un estado latente en los ganglios sensitivos sacros. Las recurrencias del herpes genital se producen por una reactivación de esta infección latente, que se ve favorecida por factores como la fiebre, el estrés o la menstruación (herpes catamenial). De este modo, el virus migra desde las células gliales de los ganglios dorsales a través de las fibras nerviosas sensitivas a la región genital. Las recurrencias clínicas se presentan en torno a un 50 % de los pacientes portadores de anticuerpos anti-VHS, generalmente a partir de los 4 meses del brote inicial, y son mucho más frecuentes en los pacientes con herpes genital por el VHS-2 que por el VHS-1. La posibilidad de recurrencia es mayor en el varón, si bien los episodios son más dolorosos en la mujer. Las manifestaciones clínicas de las recidivas son menos intensas que las que aparecen en el curso de una primoinfección () y la duración es menor, y en ocasiones pueden ser distintas al cuadro vesículo-ulcerativo clásico, con manifestaciones clínicas inespecíficas como irritación, edema, costras o agrietamiento. Si bien hasta la fecha no hay una cura definitiva para la infección por el VHS, existen fundamentalmente dos estrategias terapéuticas para el manejo de las recidivas del herpes genital: tratar los brotes cuando ocurren (terapia episódica), o intentar prevenir futuros brotes (terapia supresora). La terapia episódica se pone en práctica cuando se presentan los síntomas de un brote. Con el tratamiento de las recidivas se administra un fármaco antivírico por vía oral durante varios días, generalmente de 3 a 5, y se pretende acortar la duración del episodio e intentar aliviar los síntomas de la infección, aunque no altera la frecuencia de las recurrencias. El tratamiento ha de instaurarse, a ser posible, en el momento en que se manifiestan los pródromos o en el mismo día de aparición de las lesiones. No tiene efectos sobre los episodios subclínicos y no ha demostrado reducir el riesgo de transmisión. La terapia episódica es apropiada para personas con recidivas infrecuentes o leves, que no quieren tomar medicación a diario, que no están preocupadas por la frecuencia de las recidivas, o que no son sexualmente activas. Por otro lado, si lo que se pretende es disminuir el número de recurrencias o reducir el riesgo de transmisión del herpes genital a parejas sexuales, lo recomendable es emplear la terapia supresora. Con esta estrategia terapéutica se administra un fármaco antiviral de forma diaria conla finalidad de evitar la reactivación del virus. Está recomendada en pacientes con más de 6 episodios al año, pudiendo reducirlos hasta en un 70–80 %. También se puede emplear la terapia supresora de forma intermitente, administrando el fármaco antivírico durante un tiempo limitado para reducir la probabilidad de aparición de un brote en algún periodo determinado de la vida del paciente, como en el momento del parto. La terapia supresora es apropiada para pacientes con múltiples recidivas o recidivas graves, para pacientes que muestran mucha inquietud ante posibles recurrencias, o para pacientes preocupados por la posibilidad de transmitir la infección a parejas sexuales. Las pautas recomendadas están mencionadas en la, La decisión de emplear el tratamiento episódico o supresor para el manejo de las recurrencias del herpes genital requiere un consenso entre el paciente y el médico. Como consideraciones conviene destacar que la replicación del virus es más activa en las primeras 24 horas tras la aparición de las lesiones, cuando la mayoría se encuentra en fase de vesícula. Por tanto, el mejor momento para obtener un beneficio clínico de los agentes antivirales se sitúa en el breve y precoz periodo de tiempo en el que la replicación vírica predomina sobre la respuesta inmune del huésped, que también se desarrolla rápidamente. Por este motivo, la terapia antiviral debe instaurarse de forma muy precoz si se pretende obtener un máximo beneficio de la misma, y la estrategia más adecuada consistiría en instruir al paciente para que disponga de medicación y pueda así autoadministrársela lo antes posible tras empezar a notar los síntomas prodrómicos. En cuanto a las diversas opciones terapéuticas usadas como tratamiento episódico, el aciclovir está aprobado durante 5 días, aunque también ha demostrado ser efectiva una pauta de tan sólo 2 días. El aciclovir es efectivo, pero su baja biodisponibilidad requiere dosis muy frecuentes. El valaciclovir tiene una mayor biodisponibilidad que el aciclovir y se ha aprobado para el tratamiento episódico en pautas de 3 días. La alta biodisponibilidad de famciclovir (77 %), unida al rápido inicio de la replicación viral, permite que este fármaco sea muy eficaz en el tratamiento de los brotes de herpes genital. Asimismo, su farmacocinética posibilita una fácil administración y el tratamiento se puede cumplimentar de un modo mucho más sencillo que conotros antivirales. Varios ensayos clínicos recientes han demostrado que regímenes de altas dosis de terapia antiviral con famciclovir, administrado tan sólo un día, también han sido efectivos tanto para el tratamiento episódico de los brotes de herpes genital (famciclovir 1 g dos veces al día), como de los de herpes labial (famciclovir 1.500 mg una sola vez al día). La pauta del famciclovir un solo día parece inhibir la replicación viral lo suficiente como para reducir de forma significativa tanto los síntomas como el daño tisular característicos de un brote completo, previniendo la progresión a una recurrencia completa en algunos casos. Esta forma de administración tiene la gran ventaja de que tan sólo debe administrarse durante un solo día, a diferencia de las pautas convencionales de tratamiento episódico, que duran de 3 a 5 días, por lo que el grado de cumplimentación de la misma y la satisfacción del paciente mejoran, y pueden permitir un mejor manejo global de las recurrencias de herpes genital. Aunque no hay estudios que confronten la terapia de un solo día con famciclovir con otros antivirales, los pacientes que han recibido este tratamiento experimentaron efectos similares a los observados con las terapias tradicionales más prolongadas. Finalmente, en términos de comparación entre la terapia supresora con valaciclovir y la episódica con valaciclovir, la supresora ha demostrado tener un mayor impacto en medidas como frecuencia de recurrencias y quemazón. De todas formas, tanto una como otra mejoraron considerablemente la calidad de vida de pacientes con herpes genital recurrente, por lo que ambas estrategias son beneficiosas en pacientes con herpes recidivante. Asimismo, el valaciclovir parece ser algo mejor que el famciclovir en el tratamiento supresor del herpes genital y para reducir la excreción del virus. Las pautas recomendadas para el tratamiento episódico del herpes genital se hallan descritas en la, Herpes genital y embarazo Aproximadamente un 2 % de las mujeres que están infectadas por el VHS-2 entra en contacto con el virus durante el embarazo. El 90 % de estas mujeres están infradiagnosticadas porque son asintomáticas o tienen síntomas sutiles que se confunden con otras patologías. Para poderlas diagnosticar en estos casos se requiere realizar técnicas de laboratorio como cultivos, reacción en cadena de la polimerasa (PCR) o serologías específicas. El riesgo de transmisión al neonato por una madre infectada es muy alto (30–50 %) si las madres adquieren el herpes cerca del momento del nacimiento. Por el contrario, el riesgo es mucho menor (< 1 %) entre las mujeres con antecedentes de herpes recurrente o que se infectan durante el primer trimestre del embarazo. A pesar de ello, dado que es mucho más frecuente que la madre sufra una recidiva de un herpes y no una primoinfección durante el embarazo, la proporción de infecciones por herpes genital en neonatos es mucho mayor como consecuencia de un herpes recidivante en la madre. La transmisión del VHS al neonato puede ocurrir tanto cuando hay episodios sintomáticos maternos como en casos de excreción asintomática del virus. En mujeres seropositivas para el VHS-2 la prevalencia de excreción asintomática durante el parto medida por cultivos de VHS varía del 0,35 al 1,4 %, aunque medida por PCR (detectando ADN del VHS) puede llegar a un 10 %. La probabilidad de adquirir un herpes genital durante el embarazo es idéntica en los tres trimestres del mismo. La seguridad del aciclovir, valaciclovir y famciclovir en mujeres embarazadas no ha sido plenamente establecida hasta la fecha. Los datos disponibles en mujeres a las que se ha administrado aciclovir en el primer trimestre de la gestación sugieren que no existe un incremento en el riesgo de padecer malformaciones fetales comparado con la población general, por lo que este fármaco ofrece ciertas garantías en el embarazo. La experiencia con valaciclovir y famciclovir es mucho más limitada. En mujeres embarazadas la terapia antiviral se usa fundamentalmente en dos circunstancias. Una es para tratar una enfermedad grave o diseminada, o una primoinfección. La otra, para evitar una recurrencia al final del embarazo y prevenir un herpes neonatal. El aciclovir se puede administrar por vía oral a las mujeres embarazadas que tienen un primer episodio de herpes genital o si padecen una recurrencia moderada o importante, o por vía endovenosa en casos muy graves. Por otro lado, el tratamiento con aciclovir al final del embarazo reduce la frecuencia de cesáreas en las mujeres que tienen un herpes genital recidivante, disminuyendo la probabilidad de una recurrencia en el momento del parto. En la primoinfección o primer episodio genital no primario se recomienda emplear aciclovir oral 400 mg 3 veces al día durante 10 días, o aciclovir endovenoso 5 mg/kg 3 veces al día durante 10 días si se trata de casos muy graves. Asimismo, en esta circunstancia también se recomienda realizar un tratamiento supresor al final del embarazo usando aciclovir 400 mg 3 veces al día desde la semana 36 hasta el parto. Aunque clásicamente la terapia supresora durante el embarazo se ha realizado con aciclovir, ya que es el fármaco más estudiado de todos los antivirales, en los últimos años han aparecido varios estudios que han usado valaciclovir oral 500 mg 2 veces al día a partir de la semana 36 de gestación. Este fármaco también ha demostrado reducir significativamente la excreción del VHS y las recurrencias que requieren cesáreas. Aunque en caso de recurrencias leves al comienzo del embarazo existe controversia sobre si deberían tratarse o no, la mayoría de los autores coinciden en que las recurrencias deben tratarse. La pauta más empleada es aciclovir 200 mg 5 veces al día durante 5 días, salvo en casos graves en los que el tratamiento debería ser por vía endovenosa. La terapia supresora en mujeres diagnosticadas de herpes genital está indicada desde la semana 36 para prevenir una recurrencia en el momento del parto. Aunque el contagio también es posible si se produce una excreción asintomática en el momento del parto, no hay evidencia que apoye el empleo de antivirales en mujeres con serologías positivas para el VHS sin historia de herpes genital. En la actualidad la cesárea se reserva para los casos en los que existen lesiones en los genitales de la madre en el momento del parto, o en ausencia de lesiones genitales herpéticas si se ha producido una primoinfección o un primer episodio genital no primario en el mes previo al parto. A pesar de ello, la cesárea no reduce por completo el riesgo de transmisión del herpes al neonato. En algunas series, entre un 13 y un 33 % de los recién nacidos con infección por el VHS el parto se produjo por cesárea. En cualquier caso, si la madre tiene lesiones herpéticas o antecedentes de herpes genital, deben realizarse cultivos faríngeos y oculares y un minucioso examen clínico al recién nacido. El tratamiento del recién nacido se debe instaurar de forma precoz y por vía endovenosa en todo aquel con herpes neonatal o con factores de riesgo evidentes. Las pautas recomendadas son aciclovir 20 mg/kg peso por vía endovenosa cada 8 horas durante 21 días para la enfermedad diseminada o con afectación de sistema nervioso central, o durante 14 días para la enfermedad limitada a la piel y mucosas. No se recomienda la realización semanal de cultivos en la mujer embarazada en la que se ha confirmado un herpes genital, ya que éstos no predicen el riesgo de adquisición del VHS por el recién nacido al no prevenir una excreción asintomática en el momento del parto. Sin embargo, la supresión con antivirales durante el embarazo reduce la posibilidad tanto de tener lesiones clínicas en el momento del parto como la excreción subclínica, y por tanto también reduce el número de cesáreas. La monitorización fetal invasiva puede aumentar el riesgo de herpes neonatal, y debería usarse tan sólo en mujeres seropositivas para el VHS-2 en indicaciones obstétricas muy bien definidas. La prevención de la transmisión materno-fetal del VHS debe fundamentarse en prevenir la infección materna al final del embarazo y en evitar el contacto del neonato con las lesiones herpéticas en el momento del nacimiento. La realización de serologías permite detectar mujeres con riesgo. Una mujer seronegativa para el VHS tiene riesgo de adquirir la infección si su pareja es seropositiva para el VHS-2 o el VHS-1. Varios estudios han demostrado que entre las mujeres seronegativas para el VHS-2 cuya pareja es seropositiva para el VHS-2, el riesgo de adquirir una infección por el VHS-2 durante el embarazo oscila entre un 20 y un 30 %. Como sucede en el resto de la población no embarazada que se infecta por el VHS, la mayoría de las seroconversiones son asintomáticas o pasan inadvertidas. Por el contrario, este riesgo se reduce considerablemente si la mujer es seropositiva para el VHS-1 aunque la pareja sea seropositiva para el VHS-2 (se reduce a un 5–10 %). Las mujeres susceptibles de adquirir un herpes genital deben evitar coitos no protegidos o realizar abstinencia sexual durante el tercer trimestre. Las embarazadas seropositivas para el VHS-2 deben ser examinadas de forma cautelosa al final del embarazo en búsqueda de lesiones genitales e interrogadas acerca de pródromos en el momento del parto. Si esto se produce debe realizarse una cesárea. Por último, en parejas sexuales discordantes (mujer seronegativa y varón seropositivo para el VHS-2), la terapia supresora con valaciclovir 500 mg/día ha demostrado ser efectiva al reducir la transmisión del VHS durante el embarazo. Herpes genital en niños El herpes genital es una enfermedad rara en niños y se asocia principalmente a infección por el VHS-1. Los portadores asintomáticos también se encuentran frecuentemente implicados en la transmisión del virus. En la infancia, la transmisión genital del VHS se produce generalmente por autoinoculación o a través de personas infectadas por el VHS-1 (). Es importante que los padres con antecedentes de infección por el VHS-1, especialmente si se localiza en los labios o en las manos, conozcan que pueden contagiar un herpes genital a sus hijos si les besan o tocan con lesiones activas, y que también pueden transmitirlo en casos de excreción viral asintomática. Al igual que sucede en los adultos, lo habitual es que la infección sea asintomática. La edad más habitual en la que el herpes genital se presenta en niños es entre los 2 y 4 años. Al tratarse la mayoría de los casos de una infección por el VHS-1 las recurrencias son poco frecuentes. En niños y adolescentes es especialmente importante tipificar el tipo de VHS que ha provocado la infección mediante exámenes serológicos y cultivos. Indudablemente, se debe valorar la posibilidad de un abuso sexual, y en estos casos es necesaria la evaluación del niño por un médico forense. Los abusos sexuales son más frecuentes en los niños con edades comprendidas entre los 6 y 12 años. En el tratamiento del herpes genital en niños pueden emplearse los mismos fármacos que en los adultos. Las dosis que se emplean en niños mayores de 2 años son similares a las de los adultos, mientras que en los menores de 2 años se reduce la dosis a la mitad; 2,5 ml de aciclovir en suspensión oral equivalen a 200 mg. Herpes genital en pacientes inmunodeprimidos Las infecciones por herpes simple afectan preferentemente a pacientes con neutropenia o con una disfunción o deficiencia de linfocitos T. En pacientes inmunocompetentes la duración del proceso es de aproximadamente unos 7–10 días, mientras que cuando ocurren alteraciones de la inmunidad el cuadro clínico puede variar de forma considerable, de forma que la frecuencia y la gravedad de las infecciones por el VHS son proporcionales al grado de inmunosupresión, y en pacientes con infección por el VIH al número de CD4. Un elevado porcentaje de personas infectadas por el VIH tipo 1 (VIH-1) están también infectadas por el VHS-2, con rangos que oscilan entre un 50 a un 90 %, en función de las diferentes partes del mundo. De hecho, el herpes genital es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en pacientes VIH positivos. La presencia de inflamación y ulceración de la mucosa facilita la transmisión del VIH a sus parejas sexuales y, además, la infección aguda por el VHS o la reactivación de una infección pasada estimulan la replicación del VIH, aumentando la carga viral en el plasma y favoreciendo la progresión de la enfermedad. El herpes genital en personas con infección por el VIH se asocia con una infección más grave y con lesiones más crónicas, al igual que con un incremento en la excreción asintomática. Las úlceras genitales en pacientes inmunodeprimidos pueden ser muy numerosas, alcanzar tamaños enormes y asociarse con intenso dolor y mucha afectación adenopática (). También son frecuentes las formas de presentación tan atípicas como lesiones hiperqueratósicas o similares a condilomas acuminados, o incluso a carcinomas epidermoides. La inmunosupresión inducida por el VIH, especialmente cuando el recuento de CD4 es inferior a 100 células/mm, ejerce un papel importante en la reactivación del herpes genital y también es responsable de estas formas de presentación poco habituales y de que las lesiones tengan un curso más crónico. Por otro lado, se ha descrito un incremento en la incidencia de herpes genital tras la introducción de la terapia antirretroviral para el VIH. Este hecho representaría una manifestación frecuente del síndrome inflamatorio de reconstitución inmune en pacientes infectados por el VIH. Las recurrencias de las úlceras genitales en pacientes VIH positivos son de tres a cinco veces más frecuentes que en pacientes inmunocompetentes. Los análogos de los nucleósidos reducen la frecuencia y la gravedad de las recurrencias del VHS-2, y también disminuyen los niveles del VIH-1 en la sangre y el tracto genital. Son fármacos seguros y bien tolerados en pacientes con infección por el VIH-1. Debido a estos beneficios, a todos los pacientes con infección por el VIH deberían realizárseles serologías para el VHS-2. La principal diferencia terapéutica en los pacientes inmunodeprimidos es que generalmente se ha de prolongar el tiempo de administración de los fármacos para conseguir curar las lesiones. En infecciones complicadas o si hay diseminación hematógena el tratamiento debe ser por vía endovenosa y en un medio hospitalario, con aciclovir en dosis de 10 mg/kg de peso cada 8 horas durante 10 días. En pacientes inmunodeprimidos es frecuente el desarrollo de resistencias a estos fármacos antivirales, sobre todo si han sido tratados con ellos en multitud de ocasiones. Se detecta en aproximadamente un 5–25 % de los individuos con infección por el VIH y herpes genital, y es más frecuente en los pacientes que reciben un tratamiento episódico. En la mayoría de los casos, la resistencia se debe a la selección de cepas de timidín cinasa viral defectuosas, enzima que es necesaria para activar el aciclovir por fosforilación. A pesar de ello, estas cepas suelen ser sensibles a foscarnet y cidofovir debido a que esos fármacos actúan sobre la ADN polimerasa del virus. Por tanto, en lesiones herpéticas que no curan es importante el aislamiento del virus para conocer la sensibilidad de éste y poder instaurar un tratamiento adecuado. Generalmente, cuando se produce una resistencia a aciclovir también se da para valaciclovir y famciclovir. La alternativa en estos casos es el forcarnet, que se administra por vía intravenosa en dosis de 40 mg/kg de peso cada 8 horas hasta la resolución del cuadro. Hay que tener en cuenta que es un fármaco nefrotóxico y que también se han descrito resistencias a foscarnet en pacientes VIH positivos. El cidofovir es otro fármaco antiviral que se está utilizando tanto intravenoso como tópico en infecciones herpéticas que no responden a los antivirales convencionales. En caso de infecciones localizadas se pueden utilizar las pautas habituales durante 10 días. Si tras 10 días no se resuelven las manifestaciones clínicas, se puede iniciar tratamiento con aciclovir por vía endovenosa, y en caso de que esta medida tampoco se muestre eficaz habría que plantearse una resistencia al aciclovir y se debería utilizar un fármaco alternativo como el foscarnet. Debido a que las lesiones en el paciente inmunodeprimido revisten una mayor extensión y profundidad, es frecuente la sobreinfección por bacterias y hongos y, por eso, se deben tratar con antibioterapia o fármacos antifúngicos adecuados. Las pautas recomendadas en el tratamiento de las recurrencias en pacientes VIH positivos se encuentran descritas en la, En pacientes sometidos a trasplante de algún órgano, la infección por el VHS-1 y el VHS-2 es la única que característicamente aumenta su incidencia en las primeras semanas tras la intervención. Por este motivo, en individuos que van a ser sometidos a un trasplante de cualquier órgano se debe realizar profilaxis preoperatoria con aciclovir, consiguiendo reducir de forma significativa la infección o reactivación no sólo de los virus HS-1 y HS-2, sino también de otros virus herpes como el citomegalovirus. Se recomienda realizar la profilaxis con aciclovir intravenoso o valaciclovir oral (500 mg/12 horas) en pacientes seropositivos que se someten a un trasplante. El tratamiento de la proctitis herpética se realiza con aciclovir en dosis altas y la pauta recomendada es de 400 mg por vía oral 5 veces al día, de 7 a 10 días. Consejos para reducir la transmisión El adiestramiento de las personas con herpes genital en el conocimiento de algunos aspectos importantes de la enfermedad puede reducir el riesgo de transmisión. Los pilares fundamentales de estos consejos deben basarse en la información de su situación por parte de los pacientes, tanto a las parejas previas como a las sucesivas, en la abstinencia sexual durante los brotes, en el empleo de métodos de barrera y en ofrecer la posibilidad de realizar una terapia supresora. Los pacientes y sus parejas deben conocer que la transmisión sexual del VHS puede ocurrir durante periodos asintomáticos, y que la excreción asintomática del virus es mucho más frecuente durante los 12 meses posteriores al contagio. Debe recomendarse la realización de serologías a las parejas asintomáticas de individuos infectados para ver si tienen riesgo de contagio. Evidentemente, hay que evitar mantener relaciones sexuales cuando existan síntomas evocadores de la infección, incluidos los pródromos. En cuanto a los condones de látex, cuando se usan de forma consistente y correcta pueden reducir el riesgo de transmisión del herpes genital, aunque no protegen al 100 % y deberían usarse también entre los brotes. Por otro lado, debe explicarse el riesgo de infección neonatal a todas las personas infectadas, incluidos los hombres. Las mujeres embarazadas que no estén infectadas por el VHS-2 deberían evitar mantener relaciones sexuales durante el tercer trimestre con parejas con antecedentes de herpes genital. De forma similar, las mujeres embarazadas que no estén infectadas por el VHS-1 también deberían evitar la exposición de sus genitales al VHS-1, fundamentalmente no siendo receptoras de sexo oral durante el tercer trimestre con una pareja con herpes labial. Por último, los pacientes tienen que saber que el riesgo de transmisión sexual del VHS-2 puede reducirse por el uso diario de antivirales por parte de la persona infectada. Tratamiento tópico del herpes genital Los tratamientos tópicos tan sólo ocupan un lugar muy limitado dentro del arsenal terapéutico del que se dispone para tratar el herpes genital. Aunque el tratamiento tópico con aciclovir se empleó inicialmente en el herpes genital recurrente, se ha demostrado que es ineficaz, por lo que aunque está aprobado como tratamiento del herpes genital, no se recomienda su uso. El uso de fomentos puede producir una mejoría de las lesiones exudativas y el empleo tópico de antibióticos o antifúngicos resulta de gran ayuda para evitar y tratar las sobreinfecciones, sobre todo en caso de lesiones extensas o profundas. En pacientes con herpes recurrente y resistencias al aciclovir, especialmente en inmunodeprimidos, se han empleado diversos tratamientos tópicos. Existen casos de herpes genital refractario al aciclovir en pacientes con sida que se han tratado con éxito con imiquimod, aunque no parece que este fármaco altere la historia natural del herpes genital, según han demostrado algunos ensayos clínicos. También hay casos de resistencia al aciclovir y al valaciclovir oral en pacientes con sida y herpes genital grave en los que tras la aplicación de foscarnet al 2,4 % en crema 2 veces al día durante 20 minutos, las lesiones se resolvieron en menos de 2 meses. En algunos ensayos se ha empleado también el foscarnet en crema al 1 %, 5 veces al día, con buena respuesta pero con algunos efectos adversos como irritación, cefalea o fiebre. También hay casos de pacientes VIH positivos con herpes genital resistente al aciclovir y al valaciclovir en los que lesiones hipertróficas similares a condilomas desaparecieron en menos de 2 meses usando cidofovir al 1 % en crema 2 veces al día, y con foscarnet en solución al 50 %, aplicado también 2 veces al día durante 1 mes. El foscarnet en solución parece que se trata de un tratamiento bien tolerado y con menos efectos adversos que la formulación en crema. Estos fármacos tienen el problema de que su vida media es muy corta, aunque si es necesario se puede aumentar el número de aplicaciones. Hay varias descripciones en la literatura en las que tras emplear este tipo de tratamientos tópicos, especialmente el foscarnet, se consiguió que desaparecieran las resistencias del VHS-2 al aciclovir y al valaciclovir, por lo que los tratamientos tópicos constituirían una importante ayuda en el manejo de inmunodeprimidos con resistencias a antivirales. Como anécdota, la povidona yodada también ha resultado de utilidad en el tratamiento de algunos casos de herpes genital. En los últimos años se están realizando experimentos con animales de laboratorio empleando ARN de interferencia para prevenir la infección de la mucosa vaginal de ratonas. Este hecho ha abierto la posibilidad de investigación para el desarrollo de microbicidas tópicos con ARN de interferencia que sean capaces de bloquear al virus en el momento que entren en el cuerpo. Conflicto de intereses Declaramos no tener ningún conflicto de intereses. Copyright © 2009. Academia Española de Dermatología y Venereología : Actualización en el tratamiento del herpes genital | Actas Dermo-Sifiliográficas

You might be interested:  Como Blanquear La Piel En 3 Dias