Como Quitar La Diarrea Remedios Caseros

Como Quitar La Diarrea Remedios Caseros
¿Cómo se trata la diarrea?

  1. Agua: posibilidad de añadirle zumo de limón.
  2. Infusiones y caldos.
  3. Agua de arroz: Hervir un litro de agua con un puñado de arroz durante treinta minutos.
  4. Agua de zanahoria: Preparación semejante a la de arroz. (
  5. Suero oral casero, mezclar: (Conservación: 24h en nevera)

Meer items

¿Qué hacer para cortar la diarrea rápido?

Remedios para acabar con la diarrea – Como se trata de una alteración que se localiza en el sistema digestivo, la primera medida a adoptar es introducir cambios en la dieta, con el objetivo de desinflamar la zona afectada. En este sentido, la diarrea puede causar una deshidratación, por lo que es vital reponer líquidos y consumirlos en una buena cantidad.

  • Paralelamente, se recomienda una dieta astringente, que se caracteriza por estar compuesta por productos de fácil digestión,
  • Algunos ejemplos son el arroz, una sopa, pescado blanco, carne, yogur, patata, zanahoria hervida y, en definitiva, alimentos sin lactosa, con muy poca grasa y que se puedan hervir, hacerlos a la plancha o al vapor.

Es aconsejable no comer en abundantes cantidades, pero sí hacer más comidas al día: cinco o seis es lo ideal. Entre los alimentos prescindibles y que no convienen cuando alguien tiene diarrea, se encuentran la carne roja, legumbres o chocolate. En cuanto a las bebidas, queda prohibido el alcohol, los zumos y el café,

Además de beber agua, también es interesante beber limonada, infusiones, agua de coco, agua de arroz, jengibre o suero, Otra alternativa se encuentra en los productos naturales del herbolario, especialmente eficaces y digeribles en infusiones. Un ejemplo es la salicaria o la menta poleo. Sin embargo, cabe decir que, cuando la diarrea está causada por alguna bacteria, virus o parásito, es completamente desaconsejable recurrir a esta solución,

En última instancia, sus efectos también pueden verse minimizados con fármacos, Existen distintos medicamentos de venta libre que pueden lograr que disminuya la frecuencia con la que una persona tiene que ir al baño. Ahora bien, administrar por cuenta propia un fármaco sin tener un diagnóstico de un médico puede resultar una temeridad, porque si es una diarrea causada por una infección, estos medicamentos no revertirán las sensaciones que una persona tenga.

¿Qué es bueno para cortar la diarrea casero?

La diarrea puede ser altamente incómoda, pero en la mayoría de los casos se puede tratar efectivamente con descanso y remedios caseros. La diarrea es un problema digestivo que causa deposiciones líquidas y acuosas. Puede ser incómoda por unas cuantas horas o días hasta que los síntomas mejoran. Como Quitar La Diarrea Remedios Caseros La diarrea causa una falta de líquidos, así que la rehidratación es esencial. Hidratar el cuerpo es esencial para recuperarte de la diarrea. La diarrea causa una falta de líquidos, incluyendo agua. Esto hace que el cuerpo pierda electrolitos como sodio y cloruro.

  • Para recuperarse, es muy importante restaurar los líquidos.
  • De lo contrario, la persona puede deshidratarse.
  • La deshidratación puede ser peligrosa en niños y adultos mayores, así que es esencial estimularlos a que tomen agua si experimentan diarrea.
  • Tomar agua es el primer paso para rehidratarse.
  • También se puede preparar una solución de rehidratación oral (SRO) mezclando 1 litro de agua con media cucharadita de sal y 6 cucharaditas de azúcar.

Consumir azúcar y sal con agua ayuda a los intestinos a absorber los líquidos de forma más eficiente. Esta solución rehidrata el cuerpo con más efectividad después de un episodio de diarrea que el agua sola. Otras bebidas también pueden ayudar. Por ejemplo, tomar bebidas deportivas puede ayudar a rehidratar el cuerpo y restaurar el potasio y sodio.

bebidas con cafeínaalcoholbebidas carbonatadasbebidas muy calientes

Una dieta de comidas pequeñas y frecuentes puede ser mejor que comer tres comidas grandes al día cuando te estás recuperando de la diarrea. Una buena dieta para alguien con diarrea puede incluir:

alimentos altos en pectina, como frutasalimentos altos en potasio, como papas y camotealimentos con electrolitos, como sopa de miso y bebidas deportivasvegetales cocidos y blandoscantidades adecuadas de proteína

Para algunas personas, seguir una dieta líquida durante las primeras 24 horas de la diarrea ayuda a tranquilizar el sistema digestivo. Esto puede incluir caldos con sal, sopas blandas y bebidas. Adoptar esta dieta durante las primeras 24 horas puede evitar que los intestinos trabajen demasiado. Otra opción para las personas con diarrea es la dieta BRAT (en inglés). Esto consiste en:

B ananas R ice (arroz) A pple sauce (puré de manzana) T oast (pan tostado)

Esta dieta combina alimentos blandos que son bajos en fibra y ricos en almidón, que pueden ayudar a producir más deposiciones sólidas. También contiene nutrientes útiles como potasio y pectina. Es esencial notar que la dieta BRAT es altamente restrictiva y no proporciona una nutrición equilibrada. Las personas solo deben seguir esta dieta hasta que se sientan mejor y por no más de 2 días. Como Quitar La Diarrea Remedios Caseros Una persona con diarrea debería evitar comer alimentos grasosos. Puede ser útil evitar alimentos que podrían irritar o sobrecargar el tracto gastrointestinal, como:

alimentos ricos en grasaalimentos grasososalimentos picantesalimentos que contienen edulcorantes artificialesalimentos con altos niveles de fructosa

Algunos médicos recomiendan evitar productos lácteos, ya que pueden empeorar la diarrea en algunas personas. Aunque la evidencia que respalda esta recomendación es limitada, las personas con intolerancia a la lactosa deberían evitar estos productos. Los probióticos son microorganismos que pueden beneficiar al sistema digestivo.

Pueden apoyar el funcionamiento de los intestinos y ayudar a contrarrestar la infección. Los probióticos son bacterias y levaduras vivas en algunos yogures y otros alimentos fermentados. Las personas también pueden comprar suplementos probióticos en tiendas de salud o en línea. En 2010, un grupo de investigadores realizó una revisión sistemática importante de 63 estudios de probióticos, con más de 8,000 participantes.

Determinaron que los probióticos redujeron significativamente la duración de la recuperación de la diarrea. También determinaron que los probióticos son seguros, sin ningún efecto secundario importante. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) de Estados Unidos no regula los suplementos probióticos, así que asegúrate de comprarlos en lugares con buena reputación y consultar con un médico o farmacéutico si tienes alguna duda. Como Quitar La Diarrea Remedios Caseros Los medicamentos de venta libre, como Imodium, pueden ayudar a reducir los síntomas y acelerar el tiempo de recuperación. Varios otros medicamentos de venta libre están disponibles para tratar la diarrea. Los medicamentos antiespasmódicos pueden ayudar a reducir los síntomas y acelerar el tiempo de recuperación.

Un ejemplo común de este tipo de medicamentos es la loperamida (Imodium). Sin embargo, estos medicamentos no siempre son adecuados. Las personas con deposiciones con sangre o fiebre deberían evitar tomar medicamentos antiespasmódicos y, en su lugar, hablar con un médico. En la mayoría de casos, es posible tratar la diarrea en casa sin consultar con un médico.

Sin embargo, si la diarrea dura más de 2 días, busca ayuda médica para evitar complicaciones. Otras razones para consultar a un médico debido a una diarrea incluyen:

sangre o pus en las deposicionesfiebreseñales de deshidratación, como sed extrema y boca secadiarrea crónicadiarrea mientras duermespérdida significativa de pesodolor abdominal intenso

Las personas con riesgo de complicaciones, como los niños pequeños y adultos mayores, también deberían consultar con un médico para tratar la diarrea si no mejora con el tiempo y con remedios caseros. Leer el artículo en inglés

¿Cuántas veces se va al baño con diarrea?

“La mayoría de las veces es de origen infeccioso por la ingesta de agua o alimentos en mal estado”. DR. RAMÓN ANGÓS MUSGO ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE DIGESTIVO La diarrea es un aumento en la frecuencia de las deposiciones (más de tres al día) acompañada de una disminución de la consistencia de éstas. A veces, la diarrea puede contener sangre, moco, pus y alimentos no digeridos. No suele requerir tratamiento y se aconseja una dieta blanda y tomar muchos líquidos.

¿Cómo saber qué tipo de diarrea tengo?

Diferencias entre la diarrea infecciosa y no infecciosa La diarrea es la evacuación de heces líquidas tres o más veces al día. Por su duración en el tiempo, puede clasificarse en tres tipos: 1

Diarrea aguda: Es un problema común que generalmente dura de 1 a 2 días y desaparece espontáneamente.1 Diarrea persistente: Dura entre 2 y 4 semanas.1 Diarrea crónica: Dura más de 4 semanas y sus síntomas pueden ser continuos o pueden aparecer y desaparecer.1

¿Qué alimentos provocan la diarrea?

Alimentos y bebidas que pueden causar diarrea –

Alimento o bebida Ingrediente causante de diarrea
Chicle sin azúcar, pastillas de menta, cerezas dulces o ciruelas pasas Hexitoles, sorbitol o manitol
Zumo de manzana, zumo de pera, uvas, miel, dátiles, nueces, higos, bebidas con gas (especialmente con sabores de fruta), ciruelas pasas, gofres y jarabe de arce Fructosa
Leche, helado, yogur y queso blando Lactosa
Café, té, refrescos con cola, algunos medicamentos contra el dolor de cabeza de venta sin receta Cafeína
Algunas patatas fritas de bolsa sin grasas y helado sin grasas Olestra

¿Cuándo debo ir al médico si tengo diarrea?

La frecuencia de las deposiciones por sí sola no es la característica que define la diarrea. Algunas personas normalmente realizan de 3 a 5 deposiciones diarias. Las personas que ingieren grandes cantidades de fibra vegetal pueden producir más de 0,5 kg de heces al día, pero en estos casos las heces están bien formadas y no son líquidas.

La diarrea generalmente va acompañada de gases, cólicos y urgencia para evacuar; si está causada por un microorganismo infeccioso o por una sustancia tóxica, aparecen además náuseas y vómitos. La diarrea puede causar deshidratación Deshidratación La deshidratación es una carencia de agua en el organismo.

La deshidratación puede ser consecuencia de vómitos, diarrea, sudoración excesiva, quemaduras, insuficiencia renal e ingesta de diuréticos. obtenga más información y pérdida de electrólitos de la sangre, como sodio, potasio, magnesio, cloro y bicarbonato.

  1. Si se pierden grandes cantidades de líquido y electrólitos, se siente debilidad y la tensión arterial puede disminuir lo suficiente para causar desmayo (síncope), anomalías del ritmo cardíaco (arritmias) y otros trastornos graves.
  2. Este riesgo es más probable en los niños muy pequeños, en las personas de edad muy avanzada, debilitadas y con diarrea muy grave.

Las causas más frecuentes de la diarrea aguda (que dura menos de 1 semana) son

Efectos secundarios de los medicamentos

Las causas más frecuentes de la diarrea crónica (que dura más de 4 semanas) son

Efectos secundarios de los medicamentos

La diarrea que ha estado presente durante más de 4 semanas puede ser un caso persistente de diarrea aguda o la fase incipiente de un trastorno que causa diarrea crónica. Normalmente, el porcentaje de agua que contienen las heces es del 60 al 90%. La diarrea se produce cuando no se absorbe suficiente agua de las heces, produciendo heces poco consistentes y mal formadas.

Pasan demasiado rápido a través del tubo digestivo Contienen determinadas sustancias que impiden que el intestino grueso absorba agua Contienen un exceso de agua secretada por los intestinos

El paso (tránsito) rápido de las heces es una causa frecuente de diarrea. Para que las heces tengan consistencia normal deben permanecer en el intestino grueso durante cierto tiempo. Las heces que salen del intestino grueso demasiado rápido son acuosas.

  1. La disminución del tiempo de permanencia de las heces en el intestino grueso puede tener su origen en diversas enfermedades y tratamientos.
  2. Estas afecciones incluyen una tiroides hiperactiva ( hipertiroidismo Hipertiroidismo El hipertiroidismo es la hiperactividad de la glándula tiroidea, que da lugar a concentraciones elevadas de las hormonas tiroideas y a la aceleración de las funciones corporales vitales.

La. obtenga más información ); síndrome de Zollinger-Ellison Gastrinoma El gastrinoma es un tumor, generalmente localizado en el páncreas o duodeno (el primer segmento del intestino), que produce cantidades excesivas de la hormona gastrina, la cual estimula la secreción. obtenga más información (una afección en la que se produce sobreproducción de ácido por un tumor); extirpación quirúrgica de parte del estómago, el intestino delgado o el intestino grueso; derivación quirúrgica de parte del intestino; enfermedad inflamatoria intestinal (como la colitis ulcerosa Colitis ulcerosa La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria intestinal crónica en la que el intestino grueso (colon) se inflama y ulcera (se agujerea o erosiona) produciendo recidivas (brotes o crisis).

obtenga más información ); extirpación quirúrgica de la vesícula biliar ( colecistectomía Colecistectomía La colecistitis es una inflamación de la vesícula biliar, generalmente debida a una obstrucción del conducto cístico por un cálculo biliar. Por lo general, los pacientes experimentan dolor abdominal.

obtenga más información ); y el uso de fármacos como los antiácidos, que contienen magnesio, laxantes, prostaglandinas, serotonina e incluso cafeína. Muchos alimentos, en especial aquellos que son ácidos o tienen una gran cantidad de azúcar (como los gofres o el jarabe de arce), pueden aumentar la velocidad de tránsito intestinal.

Algunas personas no toleran determinados alimentos y siempre sufren diarrea después de consumirlos. El estrés y la ansiedad son también causas frecuentes. La diarrea osmótica se produce cuando ciertas sustancias que no pueden ser absorbidas a través de la pared del colon permanecen en el intestino. La presencia de estas sustancias hace que la cantidad de agua que permanece en las heces sea excesiva, causando diarrea.

Determinados alimentos (como algunas frutas y legumbres) y los sustitutos del azúcar en alimentos dietéticos, las golosinas, la goma de mascar (por ejemplo, hexitoles, sorbitol y manitol) pueden causar diarrea osmótica. También la deficiencia de lactasa puede causar diarrea osmótica.

La lactasa es una enzima que normalmente se encuentra en el intestino delgado y que convierte la lactosa (el azúcar de la leche) en glucosa y galactosa, para que pueda ser absorbida en el torrente sanguíneo. Cuando una persona con déficit de lactasa ingiere leche o productos lácteos, la lactosa no se digiere.

La acumulación de lactosa en el intestino provoca diarrea osmótica; esta patología se denomina intolerancia a la lactosa Intolerancia a la lactosa La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir el azúcar lactosa debida a una carencia de la enzima lactasa, lo que provoca diarrea y retortijones abdominales.

La intolerancia a la. obtenga más información, La gravedad de la diarrea osmótica depende de la cantidad de sustancia osmótica que se haya consumido. El cuadro cesa tan pronto como se deja de ingerir esa sustancia. La sangre presente en el tubo digestivo actúa como un agente osmótico y produce heces negras y alquitranadas (melena).

Otra de las causas de la diarrea osmótica es la proliferación de bacterias intestinales normales o el crecimiento de bacterias que normalmente no se encuentran en el intestino. Los antibióticos pueden causar diarrea osmótica al destruir las bacterias intestinales normales.

  • La diarrea secretora sucede cuando los intestinos delgado y grueso secretan sales (especialmente cloruro de sodio) y agua a las heces.
  • Ciertas toxinas, como la producida por el cólera o durante algunas infecciones víricas, pueden causar estas secreciones.
  • Las infecciones debidas a determinadas bacterias (por ejemplo, Campylobacter ) y parásitos (como Cryptosporidium ) también estimulan las secreciones.

La diarrea puede ser masiva; en el caso del cólera, se puede llegar a evacuar más de 1 L de heces por hora. Entre el resto de sustancias causantes de secreción de agua y sales se encuentran determinados laxantes, como el aceite de ricino y los ácidos biliares (que pueden acumularse en el colon si se ha extirpado parte del intestino delgado).

  1. Ciertos tumores poco frecuentes, como el carcinoide (argentafinoma), el gastrinoma Gastrinoma El gastrinoma es un tumor, generalmente localizado en el páncreas o duodeno (el primer segmento del intestino), que produce cantidades excesivas de la hormona gastrina, la cual estimula la secreción.
  2. Obtenga más información y el vipoma Vipoma El vipoma es un tipo raro de tumor del páncreas que produce péptido intestinal vasoactivo, una sustancia que causa diarrea acuosa grave.

Estos tumores surgen de células en el páncreas que producen. obtenga más información, también causan diarrea secretora, al igual que algunos pólipos. La diarrea inflamatoria se produce cuando la mucosa del intestino grueso se inflama, se ulcera o se dilata, y libera proteínas, sangre, moco y otros líquidos, lo que incrementa el volumen y el contenido líquido de las heces. No todos los episodios de diarrea requieren valoración médica inmediata. La siguiente información puede ser útil a la hora de decidir cuándo es necesaria la valoración por parte de un médico, así como para saber qué puede esperarse durante esa valoración. Determinados signos plantean la sospecha de una causa más grave de la diarrea

Sangre o pus en las heces Fiebre Signos de deshidratación (por ejemplo, disminución de la micción, letargo o apatía, sed extrema y sequedad de boca) Diarrea crónica Diarrea nocturna Pérdida de peso

Las personas que presentan signos de alarma, como sangre o pus en las heces, fiebre o signos de deshidratación, deben ver a un médico de inmediato, al igual que aquellas con dolor abdominal importante. Puede que sea necesaria la realización inmediata de pruebas diagnósticas o la instauración de un tratamiento, e incluso puede requerirse el ingreso hospitalario.

  1. Si los únicos signos de alarma presentes son la diarrea crónica o nocturna, o la pérdida de peso, es necesario acudir al médico en un plazo máximo de 1 semana aproximadamente.
  2. Las personas sin signos de alarma deben llamar a un médico si la diarrea persiste durante más de 72 horas.
  3. Según cuáles sean los demás síntomas presentes, la edad y la historia clínica, se puede indicar una exploración clínica o intentar tratamientos caseros o tratamientos con medicamentos de venta sin receta (véase tratamiento de la diarrea Tratamiento ).

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico. A continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa de la diarrea y las pruebas que pueden ser necesarias ( ver Algunas causas y características de la diarrea Algunas causas y características de la diarrea ). El médico comienza preguntando desde cuándo dura la diarrea y cuál es su intensidad. Se investiga la ocurrencia simultánea de diarrea en amigos, familiares u otros contactos personales. Otras preguntas importantes se centran en

Circunstancias en que se produjo el inicio de la diarrea (incluyendo viajes recientes, alimentos ingeridos y procedencia del agua bebida) Consumo de fármacos (incluyendo antibióticos en los 3 meses anteriores) Existencia de dolor abdominal o vómitos Frecuencia y momento de las deposiciones Cambios en las características de las heces (por ejemplo, presencia de sangre, pus, aceite o grasa, o mucosidades, y cambios en el color o en la consistencia) Cambios en el peso o en el apetito Si se siente la necesidad urgente de defecar o de defecar constantemente

La exploración física comienza con la valoración del estado de hidratación de la persona. Se realiza una exploración abdominal completa, así como un tacto rectal para detectar la presencia de sangre. El médico decide realizar pruebas complementarias en función de los antecedentes clínicos y la exploración física ( ver Algunas causas y características de la diarrea Algunas causas y características de la diarrea ). La diarrea acuosa aguda (que dura menos de 4 días aproximadamente) sin signos de alarma suele tener su origen en una infección vírica, y las personas que se sienten por lo demás bien no requieren someterse a más pruebas. Si se presentan signos de alarma, como deshidratación, sangre en las heces, fiebre o dolor abdominal grave, habitualmente se realizan pruebas complementarias, en especial a las personas muy jóvenes o muy mayores.

En estos casos, el médico solicita análisis de sangre para detectar alteraciones sanguíneas o electrolíticas; además, se realizan análisis de heces para detectar la presencia de sangre Análisis para la determinación de hemorragia oculta en heces La hemorragia del aparato digestivo puede ser causada por algo tan insignificante como una pequeña irritación o por algo tan grave como un cáncer.

Se pueden emplear productos químicos para detectar. obtenga más información, marcadores de inflamación o microorganismos infecciosos (como Campylobacter, Yersinia, amebas, Giardia, y Cryptosporidium ). Algunas causas de infección se detectan mediante la observación al microscopio, mientras que otras requieren la realización de cultivos (hacer crecer el microorganismo en el laboratorio) o pruebas específicas de enzimas (por ejemplo, Shigella o Giardia ).

  • Si la persona afectada ha tomado antibióticos durante los últimos 2 o 3 meses, el médico puede analizar las heces para detectar la presencia de la toxina Clostridioides difficile (anteriormente denominada Clostridium difficile ).
  • No suele ser necesaria una colonoscopia Endoscopia La endoscopia es un examen de las estructuras internas mediante una sonda de fibra óptica flexible (endoscopio).

Además de los exámenes, los médicos pueden usar la endoscopia para hacer biopsias. obtenga más información, En caso de diarrea que dura más de 4 semanas (más de entre 1 y 3 semanas para las personas con un sistema inmunitario debilitado o que parecen gravemente enfermas) se llevan a cabo pruebas similares.

  1. Además, el médico puede analizar las heces, incluyendo pruebas de grasa (lo que indica malabsorción), análisis de sangre y una colonoscopia para examinar el revestimiento del recto y el colon y recoger muestras para detectar infecciones.
  2. A las personas cuyos síntomas parecen estar relacionados con la dieta se les puede hacer una prueba del aliento para detectar hidrógeno, lo que sugiere que no se están absorbiendo los hidratos de carbono.

En algunos casos se realiza una biopsia de la mucosa rectal (obtención de una muestra de tejido para su examen al microscopio) para detectar si existe enfermedad inflamatoria intestinal Introducción a la enfermedad inflamatoria intestinal En la enfermedad inflamatoria intestinal, se inflama el intestino, lo que ocasiona con frecuencia retortijones abdominales y diarrea recurrentes.

  • Los dos tipos principales de enfermedad inflamatoria.
  • Obtenga más información,
  • A veces se determina el volumen de las heces en un periodo de 24 horas.
  • Las pruebas de diagnóstico por la imagen, como la enterografía mediante tomografía computarizada (TC) Enterografía por TC y enterografía por RM Las técnicas diagnósticas denominadas tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética nuclear (RMN) son buenos instrumentos para evaluar el tamaño y la localización de los órganos abdominales.

obtenga más información, pueden ser necesarias cuando el médico sospecha la existencia de determinados tumores. Si todavía no puede establecerse el diagnóstico, es posible que se tenga que valorar la funcionalidad del páncreas. Según los síntomas que presente la persona afectada, los médicos también pueden solicitar pruebas para detectar enfermedad tiroidea o enfermedad de las glándulas suprarrenales.

  1. El tratamiento va dirigido a combatir la causa de la diarrea, siempre que sea posible.
  2. Por ejemplo, cuando la causa es un elemento de la dieta o en un fármaco, se evita su consumo; si es un tumor, se extirpa; si es una infección parasitaria, se administran medicamentos para erradicarla.
  3. Sin embargo, en muchos casos el cuerpo se cura solo.

Una causa vírica generalmente se resuelve sola en un plazo de 24 a 48 horas. Los medicamentos que relajan la musculatura intestinal y lentifican el tráfico intestinal (fármacos antidiarreicos) pueden ser eficaces para disminuir la diarrea. La loperamida se dispensa sin receta médica.

  1. Los fármacos opiáceos, como la codeína, el difenoxilato y el paregórico (tintura de opio), se comercializan con receta y también pueden ser eficaces.
  2. Sin embargo, los cuadros de gastroenteritis causadas por bacterias, en particular Salmonella, Shigella y Clostridioides difficile, pueden agravarse con el uso de medicamentos antidiarreicos.

Los médicos suelen recomendar dichos medicamentos únicamente a personas con diarrea acuosa y que no presentan signos de alarma, ya que en estos casos es improbable que se trate de este tipo de infecciones bacterianas. Eluxadoline y rifaximina son otros medicamentos que puede administrarse a algunas personas con diarrea provocada por el síndrome del intestino irritable.

Los medicamentos sin receta médica contienen adsorbentes (por ejemplo, caolín-pectina) que se adhieren a las sustancias químicas, las toxinas y los microorganismos infecciosos. Algunos adsorbentes también ayudan a endurecer las heces. El subsalicilato de bismuto resulta eficaz en muchos casos de diarrea.

Tiene un efecto secundario habitual, que es conferir una coloración negra a las heces. Los agentes formadores de masa utilizados para el estreñimiento crónico Laxantes, como la ispágula o la metilcelulosa, algunas veces también contribuyen a aliviar la diarrea crónica.

En los casos de diarrea aguda, el médico examina las heces solo si sospecha determinadas infecciones agudas o si la persona afectada presenta síntomas prolongados (es decir, durante 4 a 7 días) o signos de alarma. Si existe posibilidad de infección por Clostridioides difficile, Salmonella, o Shigella, se evita la prescripción de fármacos antidiarreicos.

¿Qué se le puede dar a un adulto mayor para la diarrea?

Reportajes de Salud – En los adultos sanos la diarrea suele ser un problema intranscendente, de corta duración. Sin embargo, en las personas mayores, puede originar complicaciones, llegando en algunos casos a constituir causa de muerte; por las pérdidas de agua y electrolitos.

Los mayores y los niños son los colectivos que más diarrea sufren, hasta el punto que la mitad de las gastroenteritis se suelen presentar en personas mayores de 75 años. Esto hace que debamos extremar las precauciones para detectarlas y corregirlas a tiempo. Sin embargo, en los mayores resulta más complicado detectarlas debido a que producen heces más líquidas, presentan síntomas larvados y atípicos, tienen menor percepción del problema, especialmente aquellos que presentan déficits cognitivos, debiendo estar muy atentos los familiares y cuidadores, sospechándolo ante cambios en el estado general como apatía, decaimiento, postración, desorientación, caídas, debilidad, sequedad de piel y mucosas, ojos hundidos, etcétera.

Causas diferentes Las causas de la diarrea pueden ser múltiples, siendo la más frecuente la ingestión de alimentos en mal estado, especialmente en etapas estivales. En otras ocasiones aparece como consecuencia de una trasgresión dietética, por consumir gran cantidad de alimentos, o alimentos con un alto contenido en grasas, especialmente animales; o bien por una alergia o intolerancia a algún alimento (leche, huevos, pescado, cereales).

Algunos medicamentos también pueden ser responsables de cuadros diarreicos como los antibióticos, alopurinol, antihipertensivos, inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (IECA), ARA II, antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina, antiinflamatorios no esteroideos, inhibidores de la bomba de protones, laxantes, etcétera.

Por último, existen procesos como la diverticulitis que se acompañan de diarrea. Atendiendo al mecanismo de producción las diarreas pueden acontecer por un exceso de líquido en el interior del intestino, por un exceso de secreciones de las glándulas intestinales, por una menor reabsorción del líquido ingerido y por una alteración de la motilidad intestinal o exceso de peristaltismo (movimientos propulsores del intestino); mientras que si nos fijamos en su curso, podemos clasificar a las diarreas como agudas, cuando duran menos de dos semanas, persistentes cuando duran entre dos y cuatro semanas, y crónicas cuando se extienden más de cuatro semanas.

Diarrea aguda (gastroenteritis): más del 90 por ciento de las diarreas agudas se deben a agentes infecciosos, en las que encontramos como antecedentes la ingesta de comida o bebida en mal estado, frutas verdes, etcétera. En estos casos el agente infeccioso puede producir la diarrea por varios mecanismos:

Ingestión directa de la toxina del alimento contaminado: aparece de forma brusca, casi inmediata, o a las pocas horas de la ingestión del alimento. Suelen ser diarreas muy acuosas, con vómitos y sin fiebre. Ingestión de un microorganismo que posteriormente produce la toxina. Ingestión de un microorganismo que contamina el alimento, el cual directamente daña al tubo digestivo, provocando la diarrea. Suelen cursar con menos vómitos, más dolores cólicos y fiebre más alta; a veces se acompañan de sangre en las heces.

Los microorganismos más comúnmente implicados, sobre todo en los comedores de restauración colectiva, residencias, centros de día) son los virus, que representan el 60-70 por ciento de las infecciones, especialmente el Norovirus, que van transmitiéndose persona a persona, incluso por el personal cuidador si relaja las medidas higiénico-sanitarias estándares.

Con menor frecuencia aparecen otros agentes como la Salmonella y Shigella, que suponen menos del 20 por ciento de las diarreas agudas de causa infecciosa, pero que pueden tener mayor trascendencia clínica; y otros microorganismos como enterobacterias (Eschericha Colli) y los Staphylococcus Aureus Meticilin Resistentes.

Merece señalar las diarreas agudas que se producen en personas mayores por el uso prolongado de antibióticos de amplio espectro, o por su sistema inmune debilitado, como la colitis pseudomebranosa en la que se desarrollan bacterias como el Clostridium Difficile productor de una toxina.

Diarrea secretora: produce una alteración en el transporte de líquidos en el intestino. Suelen ser líquidas, muy voluminosas, persistentes (pese a no ingerir alimentos) e indoloras. Las causas más frecuentes son la ingesta de medicamentos (laxantes o antibióticos) y la colitis ulcerosa por enfermedad de Crohn. Diarrea osmótica: se producen por la ingestión de sustancias que no se absorben y tienen un efecto osmótico, atrayendo líquidos al interior del intestino. Dentro de estas encontramos las diarreas producidas por un defecto congénito o adquirido de la absorción de los hidratos de carbono (lactosa) por déficit de lactasas, causando en los adultos y en los mayores una diarrea por intolerancia a la lactosa, no pudiendo tomar productos lácteos. También las diarreas que se producen por la falta de absorción de medicamentos o solutos no absorbibles (antiácidos, sulfato magnesio, suplementos minerales y vitamínicos, etcétera). En estos casos la diarrea desaparece con el ayuno, o bien al interrumpir la ingestión del alimento o del medicamento que la originó. Diarrea por malabsorción de grasas: se debe a un aumento de grasas en el intestino, por no digerirse correctamente por alguna enfermedad (pancreatitis, enfermedad celíaca). Cursan con pérdida de peso, déficits nutricionales, heces grasas y fétidas. Otros procesos responsables de diarrea crónica en las personas mayores por malabsorción pueden ser el síndrome postcolecistectomía que se produce tras extirpar la vesícula biliar, por falta de absorción de ácidos biliares. Diarrea inflamatoria: las más frecuentes en adultos y mayores son la enfermedad inflamatoria intestinal y la enfermedad de Crohn. Las manifestaciones clínicas son variables, si bien suelen cursar con dolor, fiebre y hemorragias. Diarrea por trastorno de la motilidad: el aumento de los movimientos peristálticos intestinales puede producir diarrea. Ocurre en alteraciones del sistema nervioso vegetativo intestinal como en la diabetes mellitus, el hipertiroidismo y el síndrome del intestino irritable.

Las diarreas infecciosas de causa alimenticias suelen cursar con fiebre y son indoloras, aunque en el momento de la evacuación pueden acompañarse de dolor; el excremento es líquido y en ocasiones contiene sangre, moco o pus, con un olor fétido; el número de evacuaciones oscila entre 6 u 8 al día, tienden a disminuir en cantidad y consistencia y generalmente desaparecen con una dieta regular e hidratación adecuadas sin necesidad de medicamentos. Hemos de recalcar que en los mayores los síntomas a veces son poco elocuentes, apareciendo larvados o enmascarados por otras enfermedades que padecen y en otras ocasiones en forma de manifestaciones atípicas como cuadros de desorientación, confusión, torpeza, caídas, apatía, aislamiento, etcétera. Ante una diarrea aguda en la que se sospeche un proceso de esta naturaleza, se deben recoger muestras de heces para su estudio en laboratorio y determinar el microorganismo originario, tratándolo específicamente si procede. Respecto a la diarrea crónica el estudio puede ser más complejo, ya que requerirá una valoración geriátrica integral con especial relevancia de su estado nutricional e hidratación, pruebas de laboratorio más sofisticadas centradas en los hallazgos o sospechas clínicas (test de tolerancias a alimentos) y estudios endoscópicos (gastroscopia, colonoscopia), estudios de neuroimágen (TAC), biopsia intestinal

Riesgo de deshidratación El principal riesgo para los mayores que presentan diarrea, es la deshidratación, que puede desembocar en casos extremos incluso en la muerte. Todos los esfuerzos deben centrarse en evitar la deshidratación, por lo que en la fase aguda deben suspenderse totalmente los alimentos, excepto el agua u otros preparados para tal fin, debiendo tomar a cada dos horas al menos un vaso (200 mililtros), mientras la diarrea esté presente, hasta llegar a un total de 1,5-2 litros al día; por vía oral preferentemente, o en su defecto mediante soluciones (sueros) intravenosas o subcutáneas.

Medidas higiénico-sanitarias: es esencial la higiene alimentaria, el consumo de productos adecuadamente conservados y elaborados y una manipulación correcta de los mismos. La higiene de manos de los manipuladores, cuidadores y de las propias personas mayores es esencial en la prevención, así como una vez que acontece el proceso para evitar su progresión y remisión. Evitar la deshidratación: hay que garantizar una ingesta de líquidos y sales que repongan o superen las pérdidas. Debe tomar preferentemente agua o bebidas electrolíticas, en forma de preparados comerciales de sales para rehidratación oral. Beber lentamente a cada 15 minutos, a pequeños sorbos (a cada 2 horas debe tomar al menos un vaso de 200 mililitros) para favorecer su asimilación, hasta un total de 1,5-2 litros al día. No debe tomar bebidas gaseosas ni alcohólicas. A veces ante problemas deglutorios se precisa recurrir a gelatinas o preparados. Reposo digestivo: no tomar alimentos durante las prime ras 8-12 horas, solo rehidratar, sin forzar. Tras superar esta primera fase, una vez que realicen menos de 3-4 deposiciones/día, se introducirá gradualmente la dieta, inicialmente líquida, después alimentos blandos o triturados y finalmente sólidos, en pequeñas cantidades, fraccionando las tomas para comprobar así la tolerancia a la misma. Iniciar con alimentos astringentes el arroz blanco cocido o la manzana. Evitar los alimentos que resulten más irritantes como la leche y derivados (excepto el yogur), los fritos, picantes, precocinados, etcétera. La dieta se mantendrá como promedio unas 48-72 horas según la evolución del ritmo intestinal y la consistencia de las deposiciones.

Tratamiento

Diarrea leve: son muy pocos los medicamentos que actualmente se utilizan para tratar la diarrea leve en fase aguda, lo más importante y esencial en esta fase es la reposición de líquidos y electrolitos. Diarrea de grado moderado: sin fiebre ni sangre en heces, además de las medidas de reposición de líquidos y electrolitos, se pueden utilizar medicamentos según sea la causa de la misma. En tal sentido se pautará la loperamida, que es un inhibidor de la motilidad intestinal o el racecadotrilo, que inhibe la secreción intestinal, este último sin acción sobre el sistema nervioso central a diferencia de la loperamida. Diarrea grave: en los casos de deshidratación intensa o en personas mayores más vulnerables y comprometidas, además de las medidas anteriores, puede ser necesaria la rehidratación por vía intravenosa o por vía subcutánea (hipodermoclisis) en los casos en los que no se pueda utilizar la vía intravenosa. El uso de antibióticos debe restringirse solo para los casos seleccionados y siempre por prescripción médica. La loperamida está contraindicada en las diarreas por disentería febril. Diarrea crónica: el tratamiento de base será el que corresponda a cada caso, una vez efectuado el diagnóstico, como serán la eliminación de los lácteos o del gluten de la dieta, etcétera, junto a una adecuada reposición de líquidos y electrolitos y la corrección de los posibles déficits nutricionales que se hayan generado.

Dr. Primitivo Ramos Geriatra. Secretario General de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Comentarios (0) PORTAL DE FORMACIÓN BOLSA DE TRABAJO PATROCINADO POR SEGG PUBLICACIONES SEGG