Que Son Los Esquemas Motores Generales En Educacion Fisica?

Que Son Los Esquemas Motores Generales En Educacion Fisica
Los esquemas motores ( esquemas ) son representaciones de memoria de los parámetros de movimiento (esquema de recuerdo) o de las consecuencias sensoriales de los movimientos (esquema de reconocimiento).
Ver respuesta completa

¿Qué es el esquema motor en Educación Física?

El esquema corporal como capacidad perceptivo-motriz en la Educación Física escolar El esquema corporal es una capacidad perceptivo-motriz y comprende el control corporal, la actitud, la relajación, la respiración y la lateralidad 1. Concepto de esquema corporal Le Boulch (1987) lo define como “el conocimiento que tenemos de nuestro cuerpo en estático o en movimiento, en relación con sus diferentes partes y el espacio que le rodea”.

  • Perceptivo: dificultad en la percepción del mundo que le rodea
  • Motor: defectuosa coordinación y torpeza.
  • Social: dificultad en relaciones con el medio (fracaso escolar y familiar).

2. Componentes del esquema corporal Respecto a los diferentes componentes del esquema corporal la mayoría de los autores coinciden en concretar los siguientes (Castañer y Camerino, 1996): Conocimiento y control corporal; Actitud, relajación, respiración y lateralidad.

No obstante y teniendo en cuenta el significado amplio otorgado a la noción de esquema corporal (Castejón y cols.1997) diferencian, además de los anteriores, los siguientes componentes: Desarrollo sensorial, coordinación, equilibrio, habilidades básicas, percepción y estructuración temporal. Todos estos componentes serán analizados a continuación.A.

Conocimiento del propio cuerpo, Según Picq y Vayer (1973) la educación del conocimiento y control del propio cuerpo de realiza en torno a dos niveles:

  1. Conciencia y conocimiento corporal: El niño aprende a conocer las diferentes partes del cuerpo, a diferenciarlas y a sentir su papel. Torre (1990) propone que el educador propondrá actividades para que el alumno empiece a tomar conciencia de determinadas partes del cuerpo. Comenzar con actividades de concienciación segmentaria, y posteriormente introducir actividades de concienciación global (todo el cuerpo). A partir de los seis años, podemos empezar a introducir actividades donde el alumno deba distinguir entre aquellas que están situadas a la derecha y a la izquierda.
  2. Control corporal: este segundo nivel le va a permitir al niño llegar a la independización de sus movimientos y a la disponibilidad de su cuerpo con respecto a la acción. Torre (1990) propone que debemos utilizar actividades que nos permitan descubrir la amplia gama de posibilidades de movimientos (flexión, extensión, rotación), las diferentes posiciones que se pueden adoptar (de pie, cuclillas, sentado) y la diferenciación de los segmentos corporales simétricos con respecto al plano sagital.

B. Actitud, Por el término actitud tónica o tono se entiende “la tensión ligera a la que se haya sometido todo músculo en estado de reposo (tono de reposo o sostén) y que acompaña también a cualquier actitud postural (tono de actitud) y cinética (tono de acción o movimiento).

Esta tensión puede ir desde una contracción exagerada (paratonía o catatonía), hasta una descontracción (hipotonía), siendo variable en cada músculo. Entre los trabajos prácticos para la educación de la actitud podríamos plantear los siguientes (Ardila, 2004): andar y a la señal adoptar diferentes posiciones, encogerse y estirarse, tumbarse y colocar la columna en diferentes posiciones C.

Relajación, Procede del latín “relaxatio” y significa acción y efecto de aflojar, soltarcon el objeto de buscar el estado de reposo muscular y mental (Perelló, 2002). Algunos de los beneficios de la relajación son (Le Boulch, 1987):

  • Conduce a un estado de sedación muscular y mental.
  • Produce modificaciones mesurables en las funciones vegetativas y así vemos que la temperatura corporal baja, los ritmos cardiacos y respiratorios se enlentecen.
  • Es un modo para conseguir una buena educación de la actitud, facilita la percepción, el dominio del cuerpo y el control respiratorio.

Algunas de las técnicas que podemos emplear en clase son (De Prado y Charaf, 2000): Entrenamiento autógeno de Schultz (1980), Relajación progresiva de Jacobson, técnicas orientales como el Yoga o Tai-Chi D. Respiración, Castejón y cols. (1997) la definen como “una función mecánica y automática cuya misión es la de asimilar el oxígeno del aire para la nutrición de nuestros tejidos y desprender el anhídrido carbónico, producto de la eliminación de los mismos”.

  • Modificar su frecuencia
  • Modificar su ritmo. Podemos hacer inspiraciones cortas y espiraciones largas y viceversa, así como incrementar o disminuir los tiempos de apnea o disnea.
  • La voluntad puede suspender la función respiratoria durante unos segundos.
  • Mejorar estados de ansiedad, cansancio, incapacidad para una buena concentración.

Ardila (2004) nos propone los siguientes ejercicios prácticos para la educación respiratoria: tumbado, observar como sube un papel en el suelo soplando, notar como el aire sale de la nariz y la boca, concienciación de los movimientos del tórax y diferentes tipos de respiración.E.

  • Periodo sensoriomotor (0-2 años): a esta etapa se le conoce como etapa figurativa o “nivel del cuerpo vivenciado”: El niño pasa de los primeros reflejos a la marcha y a las primeras coordinaciones, para conseguir al final de la misma una imagen difusa de su propio cuerpo. Aparece también el lenguaje.
  • Periodo preoperatorio (2-8 años): conocida como etapa representativa o “nivel de discriminación perceptiva”: el niño utiliza su cuerpo de un modo cada vez más preciso, perfecciona su motricidad global, percepción corporal y espacial, se da la afirmación definitiva de la lateralidad y empieza a reconocer su derecha y su izquierda.
  • Periodo de operaciones concretas (8-12 años): conocida como etapa operativa o “nivel de la representación mental del propio cuerpo”: Independencia segmentaria, posibilidades de relajación a nivel global y segmentario, representación mental del propio cuerpo, mayor inteligencia.

Además deberemos tener en cuenta que la estructuración del esquema corporal sigue las siguientes leyes (Ruiz Pérez y cols, 2001; Oña y cols, 1999):

  • Ley céfalo-caudal: desde la cabeza hasta las extremidades.
  • Ley próximo-distal: desde el centro hacia la periferia.

: El esquema corporal como capacidad perceptivo-motriz en la Educación Física escolar
Ver respuesta completa

¿Cuáles son los esquemas motores básicos?

Los patrones básicos fundamentales se dividen en tres, Locomoción: se refiere a, el andar, correr, saltar, variaciones de saltos, deslizarse, rodar y trepar. No locomotrices: balancearse, inclinarse, girar, doblar, estirar.
Ver respuesta completa

¿Qué son los esquemas cognitivos motrices?

Pasar de un concepto a otro: un sistema de pensamiento – Dicho de un modo resumido, los esquemas cognitivos son sistemas de relaciones entre conceptos que hacen que haya una mayor probabilidad de pasar de ciertas ideas a otras. Por ejemplo, si para nosotros el concepto de consumir carne animal está relacionado con el concepto de “lo malo”, es difícil que al ver un espectáculo taurino pensemos en el concepto de “arte”.

Otro ejemplo sería el de alguien que crea fervientemente en el dios cristiano. Para esta persona es fácil que detrás del diseño de los elementos que encuentra en la naturaleza vea la mano de un ingeniero. Por consiguiente, el concepto “naturaleza” estará relacionado con un concepto que define solo una parte de lo que existe, y no todo, por lo que creerá que hay algo más allá de la materia: la divinidad.

Para un ateo, en cambio, es mucho más probable que el concepto de “naturaleza” guarde una relación de equivalencia con el concepto de “lo que existe”, ya que para él no hay nada más que materia en movimiento. Para terminar, alguien que tenga una autoestima muy baja, probablemente, tendrá problemas a la hora de combinar su autoconcepto con la idea de “éxito”.

Es por eso por lo que aprenderá un estilo de atribución por el cual interpretará que sus logros son en realidad un simple fruto de la suerte, algo que le habría podido pasar a cualquiera. Por otro lado, también será más posible que interprete las desgracias que le ocurren como si fuesen su culpa, llegando a casos en los que se responsabiliza por las agresiones y los ataques por parte de otros; esto es algo que se ve mucho en víctimas de malos tratos.

Así pues, los esquemas cognitivos hacen que pasemos del concepto A al B con más facilidad que del A al G, y de este modo se generan “redes” de conceptos fuertemente interconectados y que mantienen una cierta coherencia.

Artículo relacionado: “Cognición: definición, procesos principales y funcionamiento”

Ver respuesta completa

¿Cuáles son las fases del desarrollo motor en Educación Física?

El aprendizaje motor puede definirse como un cambio relativamente permanente en el rendimiento o en las potencialidades de comportamiento que se puede conseguir mediante la experiencia o la práctica y que implica una serie de modificaciones en el área del SNC que generalmente no se pueden observar, que pueden inducirse mediante cambios en la actuación en los aspectos cognitivos y motores.

Estos cambios se reflejan en una mejora de las capacidades de elaboración de la información (identificación de los estímulos relevantes, selección y establecimiento de los parámetros del programa motor adecuado, establecimiento para un punto de referencia para la corrección de la confrontación entre resultado esperado y resultado real, etc.), que se vuelven más rápidos, económicos y eficaces.

Como consecuencia, el movimiento se hace seguro, fluido y preciso. El aprendizaje motor se manifiesta gradualmente, con el paso progresivo de una fase inicial de comprensión de la tarea y de coordinación torpe a una fase final de comprensión profunda y automatización del movimiento (Glencross, 1993).

  • A medida que se va afrontando una tarea nueva en diversas ocasiones, incluso de forma simplificada, la incertidumbre va poco a poco dejando paso a una mayor seguridad y desenvoltura.
  • Se distinguen tres etapas relativamente diferenciadas del aprendizaje, dentro de las cuales existen distintos niveles de evolución de las habilidades: etapa verbal-cognitiva, etapa motora y etapa autónoma (Fitss y Posner, 1967), definidas también como de coordinación gruesa, de coordinación fina y de disponibilidad variable (Meinel y Schnabel, 1977).

Los movimientos de tránsito de una fase a la siguiente no siempre pueden identificarse de forma precisa. De hecho las tres etapas describen un proceso evolutivo que verdaderamente no se puede dividir de forma rígida, en el que pueden darse estancamientos y regresiones (tabla 6.3). Etapa verbal-cognitiva o desarrollo de la coordinación gruesa Son numerosas las dificultades iniciales que el individuo tiene que afrontar en una nueva tarea, especialmente si es compleja. El problema para el principiante es el de comprender cuáles son los objetivos, cuándo se debe iniciar la acción, cómo nos debemos comportar, a qué debemos prestar atención, qué hacer y cuáles son los objetivosy los efectos de la acción.

  • Esta etapa se define como etapa verbal-cognitiva o verbal-motora (Adams, 1971), por la importancia de los procesos verbales para conseguir la comprensión cognitiva de la tarea.
  • Algunos individuos utilizan precisamente verbalizaciones internas como una especie de guía para desarrollar la acción, prácticamente para explicarse a sí mismos qué deben hacer.

La verbalización desarrolla una doble función: favorece la organización y ayuda a memorizar las percepciones relativas al movimiento y al entorno (fig.6.5). Esta actividad exige un gran esfuerzo de los procesos de atención y, por tanto, hace difícil la elaboración simultánea de otras informaciones para desarrollar tareas relacionadas. La estructura del movimiento, en esta fase, se corresponde sólo a grandes rasgos con lo exigido por la tarea, y el rendimiento es decadente. El individuo comienza a elaborar una representación mental preferentemente visual, aún torpe y parcial, del discurso y de la acción.

La tarea se desarrolla si las condiciones son muy favorables. Los errores son frecuentes, el movimiento tiende a no economizar etapas y las sensaciones motoras son más bien confusas. Esto determina, a escala del comportamiento visible, tensiones musculares y reducción de los grados de libertad del movimiento.

Los incrementos en el aprendizaje de la forma base de la acción son inicialmente más bien rápidos y superiores respecto a otras etapas del proceso de adquisición.Las estrategias útiles para el desarrollo de la tarea se retienen, mientras que las inapropiadas son descartadas (Thomas, Thomas y Gallagher, 1993).

  1. Desde el punto de vista práctico, es importante iniciar el aprendizaje a partir de algo que el individuo pueda realizar para después avanzar en las adquisiciones cognitivas.
  2. De hecho, la formación de un nuevo esquema motor a menudo se ve favorecida por el reconocimiento de similitudes entre habilidades que ya se poseen y habilidades que se deben adquirir.

Para simplificar las operaciones de tratamiento de la información, las condiciones iniciales deben resultar relativamente fáciles y accesibles y las dificultades deben ser introducidas gradualmente (desde lo más fácil a lo más difícil, de lo simple a lo complejo).

  • Los modelos reales, los videos, las fotografías y los diseños aportan importantes instrucciones visuales capaces de facilitar una representación inmediata de la acción que se va a efectuar.
  • Las instrucciones verbales deben orientar la atención del individuo hacia señales pertinentes y, por tanto, ser muy claras, sintéticas, reducidas a sus nociones más elementales y centradas en los aspectos más relevantes de la tarea.

A las instrucciones verbales y visuales debe seguir la ejecución real (Schempp, 1992). Etapa motora o desarrollo de la coordinación fina En esta segunda fase, muchas dificultades cognitivas relacionadas con la comprensión de la tarea se superan, y el problema ahora es el de afinar la acción pasando del “qué hacer” al “cómo hacerlo”.

Los programas motores son perfeccionados y la información derivada del feedback de la respuesta, necesaria para corregir los errores, es aprovechada. La acción mejora en sus características de precisión, constancia y fluidez, gracias también al incremento de la importancia funcional del analizador cenestésico (el sistema de recepción y tratamiento de la información propioceptiva derivada de los músculos, los tendones y las articulaciones) (véase analizadores sesoriales ).

La representación interna del gesto deportivo se hace más detallada y precisa, enriqueciéndose con componentes multisensoriales derivados de la contribución y de la integración funcional de los distintos órganos de los sentidos. La eficacia del movimiento reduce los constes energéticos y la guía subvocal asume menor importancia (Wrisberg, 1993).

El descubrimiento de las regularidades en los acontecimientos relacionados con el rendimiento favorece la eficacia de la acción y el desarrollo de capacidades provisionales (anticipación). Los cambios que se constatan en esta fase son más lentos y graduales que en la fase anterior, pudiendo durar varios días, semanas o incluso meses.

Además, durante el aprendizaje, pueden observarse momentos de estancamiento y hasta de regresión, seguidos de momentos de progreso. En condiciones favorables, la tarea se desarrolla fácilmente conforme a un modelo ideal; en situaciones difíciles y variadas, aún aparecen imperfecciones y errores, con tensión de los músculos antagonistas y reducción de los grados de libertad.

  • En los deportes de situación es importante comenzar a modificar sistemáticamente, pero de modo gradual, los factores de variabilidad.
  • Las sensaciones cinestésicas detalladas pueden ser verbalizadas y, por tanto, relacionadas fácilmente con las instrucciones y explicaciones verbales y visuales, ahora más sofisticadas y minuciosas.
You might be interested:  Cosas Que Se Pueden Reciclar En La Escuela?

En esta fase es importante una actividad introspectiva de análisis de las características técnicas ejecutivas. Exigir la descripción de las percepciones subjetivas inherentes a la ejecución favorece la conexión del lenguaje con la información derivada de los analizadores y tiende a profundizar en los conocimientos del movimiento (Chamberlin y Lee, 1993; Sinclair y Sinclair, 1994).

  1. Etapa autónoma o desarrollo de la disponibilidad variable Después de una práctica intensiva, el individuo alcanza la tercera y última etapa de aprendizaje.
  2. En esta fase, los programas motores se encuentran bien desarrollados y son capaces de controlar con precisión la acción.
  3. La tarea se desarrolla con seguridad, conservando una ejecución perfectamente coordinada y eficaz también en situaciones difíciles, variadas, inhabituales e imprevistas (fig.6.6).

Las sensaciones motoras son muy precisas y específicas, aunque no necesariamente conscientes, y pueden encontrarse relacionadas fácilmente con las explicaciones verbales. El individuo posee una rica representación interna multisensorial de la acción ideal que le permite una confrontación muy precisa, útil para corregir los errores, entre resultado esperado y resultado real.

El lenguaje interno, como guía del movimiento, ya no resulta necesario, y un análisis excesivo de las particularidades tiende a dañar seriamente la acción automatizada en curso. Sin embargo, las instrucciones internas sintéticas y específicas son útiles para facilitar actividades cognitivas superiores, pudiendo actuar, por ejemplo, como estudios mnemotécnicos para evocar determinadas acciones tácticas y estrategias de competición.

Es típica de esta fase la automatización de muchas operaciones mentales, desde la percepción hasta la realización: la atención puede así ser desviada de la ejecución motora. Los menores costes de atención hacen posible: un análisis sensorial rápido y preciso de las informaciones ambientales y el desarrollo de actividades cognitivas “nobles” que requieren tomar decisiones (como en los juegos colectivos), anticipar dificultades y controlar el estilo de la ejecución (como en el patinaje artístico). Los incrementos de rendimiento son, esta fase, muy lentos y se consiguen con fatiga, pues el individuo ya posee la mayor parte de las competencias y habilidades necesarias para realizar una buena actuación. En el deporte de alto nivel, esta fase no concluye jamás, ya que siempre es posible realizar, por leves que sean, continuos progresos técnicos y mejoras en la constancia para lograr una actuación de calidad.

Paralelamente a la estabilización de la técnica, favorecida por la búsqueda de la constancia en los patrones de respuesta, se busca la diversificación del repertorio de comportamientos. La variabilidad de las situaciones enriquece el bagaje subjetivo de experiencias y ayuda a afrontar con éxito las dificultades de la competición.

Desde el punto de vista práctico, resulta importante variar mucho las propuestas, incluso introduciendo las dificultades añadidas e información no pertinente paracrear obstáculos similares, si no superiores, a los que se encuentran en competición (Haslam, 1989; Landin, Herbert, Fairweather, 1993). Bibliografía: ABERNETHY B.: Visual search strategies and decision-making in sport. International Journal of Sport Psychology 22:189, 1991. ADAMS J.A.: A closed-loop theory of motor learning. Journ of motor Behavior 3, 1971. CHAMBERLING C., Lee T.: Arranging practice conditions and desingning instruction, En: Singer R.N., Murphey M., Tennant L.K.

(eds.): Handbook of Research on sport psychology, Macmillan, Nueva york, 1993. FITTS P.M., Posner M. L: Human performance, Brooks Cole, Belmont, 1967. GLENCROSS D.J. Human skills and: ideas, concepts and models, En: Singer R.N., Murphey M., Tennant L.K. (eds.): Handbook of Research on sport psychology, Macmillan, Nueva york, 1993.

HASLAM L.R.: A movement approach to the variability of practice hypothesis, International Journal of Physical Education, 26: 9, 1989. LANDIN D.K., Herbert E.P., Fairweather M.: The effects of variable practice on the performance of a basketball skill.

Research Quarterly for Exercise and Sport 64: 232, 1993. MEINEL K,. SCHNABEL G.: Bewegunslehre, Volk and Wissen, Berlín, 1977. SCHEMPP P.G.: Effective teaching in physical education. International Journal of Physical Education, 29: 10, 1992. SINCLAIR G.D., Sinclair D.A.: Developming reflective performers by integrating mental management skills with the learning process.

The Sport Psychologist, 8:13, 1994. SINGER R.N., Lidor R., Cauraugh J.H.: To be aware or not aware? What to think about while learning and performing a motor skill. The Sport Psychologist 7:19, 1993. THOMAS J.R., Thomas K.T., Gallagher J.D.: Developmental considerations in skill acquisition.
Ver respuesta completa

¿Por qué son importantes los patrones motores?

Los patrones motores son habilidades motrices fundamentales para el desarrollo de destrezas complejas, necesarias para participar en una gran variedad de actividades a lo largo de la vida, como juegos y deportes.
Ver respuesta completa

¿Qué es y para qué sirve el esquema?

Es la representación de ideas, conceptos y palabras relacionadas de forma jerárquica, coherente y lógica. Su propósito radica en facilitar el aprendizaje mediante el análisis y síntesis de la información a partir de representaciones conceptuales mediante imágenes.
Ver respuesta completa

¿Qué es y para qué sirve la motricidad fina?

El control de la motricidad fina es la coordinación de músculos, huesos y nervios para producir movimientos pequeños y precisos. Un ejemplo de control de la motricidad fina es recoger un pequeño elemento con el dedo índice y el pulgar.
Ver respuesta completa

¿Cómo se da el aprendizaje motor desde la educación física?

El aprendizaje motor es un proceso de acciones continua que apunta al rendimiento del movimiento. ‘El aprendizaje motor es la adquisición, aplicación y mantenimiento de las destrezas motoras ‘. Centrándose en el desarrollo de las capacidades coordinativas y condicionales y los modos de conducta.
Ver respuesta completa

¿Cómo se clasifica el desarrollo motor?

El desarrollo motor en la infancia

El desarrollo motor en la infancia
*Maestra de Educación Infantil, Habilitación PT, Licenciada en Psicopedagogía ** Maestra de Educación Física y Licenciada en Psicopedagogía

Facultad de formación del Profesorado, Las Palmas de Gran CanariaColegio concertado Mª Auxiliadora. Las Palmas de Gran Canaria(España)

Vanessa Cidoncha Falcón* Erika Diaz Rivero**
Resumen

El desarrollo de las habilidades motores avanza de forma gradual en el mismo orden y aproximadamente a la misma edad. El ámbito en el que se desenvuelve el niño tiene un gran papel en su desarrollo, de modo que un ambiente enriquecedor a menudo reduce el tiempo de aprendizaje Palabras clave : Desarrollo.

  • Aprendizaje.
  • Locomoción.
  • Habilidades y capacidades motrices.
  • EFDeportes.com, Revista Digital,
  • Buenos Aires, Año 15, Nº 166, Marzo de 2012.1 / 1 1.
  • Introducción teórica a.
  • El desarrollo motor en la infancia El desarrollo motor puede dividirse en dos categorías generales.
  • La primera incluye la locomoción y el desarrollo postural que concierne al control del tronco del cuerpo y la coordinación de brazos y pies, para moverse.

La segunda categoría es la presión, habilidad para usar las manos como instrumentos para cosas tales como comer, construir y explorar. La adquisición de estas capacidades motoras proporciona a los bebés infinitamente más opciones para actuar sobre su mundo. Que Son Los Esquemas Motores Generales En Educacion Fisica b. Principios y secuencia en el desarrollo motor La actividad no se desarrolla en una secuencia casual, bien al contrario, la progresión obedece a dos principios generales. El primero indica que tiende a realizarse en una dirección próximo distal, es decir, las partes más próximas al centro el cuerpo quedan bajo control antes que las que están más lejos.

  • La adquisición de la habilidad de usar brazos, manos y dedos proporciona un buen ejemplo.
  • Aunque la mayoría de los movimientos de sus brazos parecen fortuitos, dirige algunos de ellos hacia los objetos.
  • La progresión en las habilidades locomotrices en la infancia refleja una creciente temporización, equilibrio y coordinación.

El segundo principio es que el control sobre todo el cuerpo se desarrolla en una dirección céfalo caudal, o de cabeza a pies.c. Maduración y experiencia en la aparición de la capacidad motriz Como la habilidad motriz surge en una secuencia bastante predecible y en tiempos predecibles, podríamos suponer que estas habilidades están genéticamente programadas.

Y una vez más, el entorno puede desempeñar un papel, animando al niño a desarrollar una capacidad en un momento concreto. En el desarrollo motor aunque la práctica es importante, los bebés de todas las culturas conocidas alcanzan los hitos principales dentro de un margen de edad que abarca sólo unos pocos meses.

Todos los bebés normales caminan, y todos los bebés normales cogen los objetos casi de la misma manera. Cómo nos movemos y cómo manipulamos los objetos refleja en parte el cómo está hecho nuestro cuerpo, nuestra dotación genética, pues, establece las etapas y nos prepara para diversos logros (estos logros se realizan por medio de interacciones con un mundo real de acontecimientos y objetos).d.

  1. Implicaciones psicológicas del desarrollo motor Por medio del desarrollo motor el bebé controla su cuerpo, que, a su vez, utiliza como una herramienta.
  2. Una vez que es capaz de coger los objetos que las personas ponen en su mano, el bebé se convierte en suficientemente coordinado y es finalmente dueño de su propia experiencia.

La hazaña de este dominio a veces parece un fin en sí mismo. El bebé que no camina y que ha pasado meses viendo a las personas moverse de acá para allá sobre sus pies, sonríe con júbilo después de dar sus primeros pasos, como dijera “. Yo también puedo hacerlo”.

  1. Aunque aprender a moverse, no es sólo un logro motor para los bebés; también les ayuda a organizar su mundo (Bushnell y Boudreau, 1993) y a la apreciación del significado de distancia y altura.
  2. Cuando los bebés pueden controlar su proximidad respecto a quienes lo cuidan, utilizan sus habilidades motrices para la exploración).e.

El desarrollo motor más allá de la infancia Hacia su segundo cumpleaños, la mayoría de los niños han superado su batalla contra la gravedad y el equilibrio, y son capaces de moverse y de manejar objetos bastante eficazmente. Aparecen tres conjuntos de capacidades de movimiento fundamentales:

Los movimientos locomotores: incluyen caminar, correr, saltar, brincar, dar pequeños saltos y subir. Los movimientos de manipulación: incluyen coger, dar patadas, lanzar, golpear y regatear. Los movimientos de estabilidad: implican el control del cuerpo relativo a la gravedad, incluye inclinarse, estirarse, girarse, balancearse, dar vueltas, regatear, sostenerse sobre la cabeza y caminar por una tabla.

Estas capacidades fundamentales aparecen generalmente en todos los niños y son más pulidas en los adolescentes que desarrollan habilidades atléticas excepcionales. Dichas capacidades de movimiento se desarrollan a través de tres etapas. En la primera, el niño intente ejecutar el modelo de movimiento.

  1. El segundo, el niño dispone de un mayor control sobre los movimientos requeridos pero aún no todos encajan juntos en un modelo integrado.
  2. Y en la tercera, todos los componentes están bien integrados en un acto coordinado y determinado.
  3. El refinamiento de las capacidades motrices depende en gran medida del desarrollo de los músculos y los nervios que controlan, pero también son importantes otros factores, como puede ser las capacidades sensoriales y perceptivas: los niños adquieren muchas de sus capacidades motrices en el juego, lo que implica interacción social y física.

Otro aspecto importante de las capacidades motrices es el tiempo de reacción (tiempo requerido para que el estímulo externo ponga en funcionamiento los nervios que llevan la información, para que el individuo tome una decisión, y para que el cerebro active los músculos a través de los nervios de salida).

  • Control de la cabeza Al nacer, la mayoría de los neonatos pueden voltear la cabeza de un lado a otro mientras están acostados sobre sus espaldas.
  • Cuando están boca abajo, muchos pueden levantar la cabeza lo suficiente como para voltearla.
  • Dentro de dos o tres primeros meses, cada vez pueden levantarla más; hacia el cuarto mes mantienen la cabeza erguida.

Control de las manos Los recién nacidos nacen con el reflejo de agarre. Si se golpea con suavidad la palma de la mano de un infante; el bebé la cierra de manera automática con fuerza. Locomoción Después de tres meses, el infante promedio comienza a rodar a propósito.

Los bebés se sientan, al levantarse por su propia cuenta desde una posición boca abajo o dejándose caer estando de pie. El bebé promedio puede sentarse si apoyo alrededor del quinto mes o sexto mes y puede sentarse sin ayuda dos meses después. Hacia el sexto mes, la mayoría de los bebés comienzan a desplazarse por su propia cuenta.

Durante el segundo años los niños comienzan a subir escalones uno a la vez, pero como antes de esto pueden subir gateando y caerse. Primero ponen un pie y después el otro en el mismo escalón, antes de pasar a otro más arriba; después alternarán los pies.

Más adelante aprenderán a bajar. En el segundo año, los caminadores correrán y saltarán; al tratar de mantenerse con ellos, los padres terminarán exhaustos. A la edad de tres años, la mayoría de los niños pueden mantener el equilibrio en un pie durante un instante y algunos comenzarán a saltar en un pie.

Influencias del ambiente en el desarrollo motor Todas las destrezas como: sentarse, pararse y caminar, se presentan bajo un patrón predeterminado y los niños deben alcanzar cierto nivel de madurez psicológica antes de poder hacerlo. Sin embargo, el ambiente también desempeña un papel importante.

  • Esto sugeriría que la experiencia tiene una parte importante en el desarrollo motor.
  • Diferencias interculturales Los bebés de diferentes sociedades se desarrollan de acuerdo con diversos patrones.
  • Los bebés africanos de piel negra tienden a ser más avanzados que sus similares de piel blanca en el desarrollo de destrezas de motricidad gruesa como pararse y caminar, mientras que los bebés asiáticos están preparados para presentar un desarrollo más lento en estas destrezas.

Algunas de estas diferencias pueden estar relacionadas con el temperamento. Los bebés asiáticos tienden a ser más dóciles, lo que explica el porqué manifiestan una respuesta más relajada cuando se les pone un trozo de tela sobre la nariz y porqué también tienen menos probabilidad de interesarse en explorar desplazarse lejos de sus padres (Kaplan y Dove, 1987).

Diferentes culturas animan a sus niños a desarrollarse a lo largo de líneas variadas. Cómo puede el ambiente retrasar el desarrollo Cuando los niños están bien nutridos, reciben atención médica adecuada, disfrutan de libertad física y tienen la oportunidad de poner en práctica sus destrezas motrices, probablemente su desarrollo moto es normal.

Un ambiente demasiado deficiente en alguna de estas áreas puede retardar el desarrollo motor de manera significativa. El ambiente tiene que ver con el desarrollo motor, y entre más deficiente sea, mayor puede ser su efecto. ¿Se puede acelerar el desarrollo motor? Aunque algunos experimentos clásicos a corto plazo demostraron la importancia de la maduración para el desarrollo motor, los estudios iraníes descritos antes y algunos interesantes experimentos recientes también señalan hacia el rol de la experiencia.

  • Arnold Gesell en un famoso experimento concluyó que “la poderosa influencia de la maduración sobre los patrones de comportamiento de los infantes es clara”.
  • Los niños parecen desempeñarse en ciertas actividades cuando están listos al nivel de maduración.
  • Investigación más reciente.
  • Investigaciones más recientes indican que el entrenamiento a corto plazo de infantes en ciertas actividades motrices puede influir en el desarrollo temprano con lo cual se demuestra el impacto del ambiente.
You might be interested:  Como Ingresar A La Escuela Militar De Medicina?

Los efectos de largo alcance del desarrollo motor Los bebés cuando comienzan a desplazarse por sus propios medios, después de estar siempre en brazos de alguien o en un coche, se sienten como un conductor que se fija de las marcas en la carretera y es consciente de giros que nunca había observado como pasajero.

Al llegar al sitio por su propia cuenta, se siente más familiarizado con la ruta de lo que estuvo al comienzo. El surgimiento de la “autolocomoción” es un punto de cambio en la segunda mitad del primer año de vida, que influye en todas las áreas del desarrollo: física, cognoscitiva y emocional. Cómo influye el desarrollo motor en la percepción Si un niño no reconoce la cara de su madre antes de los cuatro meses de edad, no es porque tenga algún problema en su relación con su madre, sino porque la visión no es suficientemente buena antes de ese tiempo.

Al igual que si un sujeto no puede gatear antes de los ocho meses, no es porque estuviera confinada sino porque sus músculos y su coordinación no están lo bastante bien desarrollados (Bushnell y Boudreau, 1993). Una vez que se alcanzan estos niveles físicos, entonces se convierten en un “hecho de base” (Bertenthal, Campos y Barrett, 1984).

  • Es decir, aumenta la probabilidad de otros nuevos avances para el bebé.
  • Percepción háptica Sólo hasta que los bebés han logrado suficiente coordinación ojo-mano para alcanzar objetos, es cuando desarrollan la percepción háptica.
  • Ésta es la capacidad para adquirir información acerca de objetos que manipulan en oposición a cuando los observan.

Cuando los bebés pueden realizar varios movimientos de mano, pueden percibir deferentes propiedades de los objetos. Desde los tres meses de edad, los infantes pueden percibir temperatura, tamaño y, quizá, dureza. Entre los cuatro y diez meses, hacen movimientos repetitivos con los dedos y la mano, rascan, frotan, sacuden la mano, golpean, aprietan y toman objetos para después pasarlos de una mano a la otra.

Ahora comienzan a percibir textura y peso. Hacia el final del primer año, cuando tienen suficiente fuerza como para sentarse sin apoyarse con una mano, pueden emplear ambas manos de manera compleja, lo cual les permite tomar conciencia de las formas. Así la capacidad para percibir estas características está limitada por el nivel de su desarrollo motor (Bushnell y Boudreau, 1993).

Percepción de la profundidad El desarrollo motor también influye en la percepción de la profundidad, la capacidad para percibir objetos y superficies en tres dimensiones. La profundidad se perciba mediante la imagen de un objeto sobre la retina. Las claves cinéticas dependen del cambio en esta imagen con movimiento, bien sea de la persona o de lo que ella esté mirando, y los demás deben saber cuál se está moviendo.

Para determinarlo, un bebé debe sostener su cabeza por un momento. Así, un bebé necesita tener suficiente control sobre la cabeza para poder moverla y sostenerla. Esta capacidad queda bien establecida hacia el tercer mes. Las claves binoculares para la profundidad están presentes alrededor del quinto mes.

Algunas veces entre el quinto y séptimo mes, los bebés responden a las claves monoculares estáticas, que se encuentran en la imagen sobre la retina de un solo ojo. Estas claves incluyen el tamaño relativo, y deferencias de textura y sombra. Para juzgar la profundidad con estas claves, los bebés tienen que saber sobre tamaño real y otras propiedades.

  • Esta información puede obtenerse al manipular objetos y con la percepción háptica resultante (Bushnell y Boudreau, 1993).
  • El impacto de gatear Entre los siete y los nueve meses de edad, los bebés presentan grandes cambios: comienzan a entender conceptos como “cerca” y “lejos”, dependiendo de qué distancia están los objetos a su alrededor, les ayuda a trasladarse por su propia cuenta y también a aprender a juzgar distancia y percibir la profundidad.

La capacidad para trasladarse de un sitio a otro también tiene implicaciones sociales. Por un lado, los bebés gateadores parecen estar en mejor capacidad de diferenciarse a sí mismos del resto del mundo. Como puede verse, el desarrollo motor puede tener efectos de largo alcance para ayudar a los bebés e hijos en la etapa de los primeros pasos nunca se están quietos, pero incluso estas activas personitas tienen que dormir, algunos más que otros.

  1. Rasgos evolutivos A los 2 años puede considerársele un preescolar.
  2. Está saliendo de la infancia.
  3. Conserva aún cierto tambaleo residual en la marcha y pasa más de la mitad de las 24 horas del día durmiendo.
  4. Pero está comenzando a usar palabras para comunicarse y es capaz de satisfacer, al menos durante períodos limitados, las exigencias del ambiente de la escuela nursery.

Manifiesta poseer un sentido rudimentario de la existencia de otras personas, rasgo que se hace bien definida a los 3 años. El niño de 2 años está todavía perfeccionando los aspectos fundamentales de locomoción y control postural. Se deleita corriendo, a causa de que es una nueva habilidad formativa.

Es un corredor; prefiere la novedad de correr a la marcha. Habitualmente corre sin caer, pero le llevará todo un año más aprender a disminuir la velocidad, detenerse súbitamente y dar bien la vuelta en los ángulos muy agudos. Posee, con todo, suficiente inhibición y responsabilidad social como para permanecer sentado toda la duración del examen.

Requiere tiempo adquirir el equilibrio motor y la conformidad social que caracterizan al niño de 3 años. La coordinación manual fina continúa progresando velozmente. Las habilidades motoras finas de los niños preescolares incluyen un mayor grado de coordinación de músculos pequeños y entre ojo y mano.

Al tener bajo control los músculos pequeños, los niños ganan un sentido de competencia e independencia porque pueden hacer muchas cosas, como comer o vestirse por sí mismos, para comer, ya que un niño de 2 años puede sostener un vaso con una mano y puede ponerse ropas sencillas. En diferencia con las habilidades motoras gruesas, los preescolares de entre 2 y 5 años hacen progresos importantes en el desarrollo motor.

Con huesos y músculos más fuertes, mayor capacidad pulmonar y mejor coordinación neuromuscular entre brazos, piernas, sentidos y el sistema nervioso central, muestran una mayor habilidad y dominio del cuerpo en la realización de proezas físicas que antes lea habría resultado imposible.

El dominio de las relaciones espaciales depende de la organización de aquellas neuronas que rigen el complicado sistema muscular que actúa en ojos, manos y dedos. El niño tiene dominio de la dimensión vertical y horizontal, comprobado en la realización de distintas pruebas, sin embargo, aún no tiene dominio de la dimensión oblicua, aún lejos de su alcance.

A los 2 años se halla todavía muy limitado en el espacio. El problema evolutivo del niño de 2 años es concebir un espacio dotado de formas, pero suficientemente libre del contenido masivo como para ser utilizado, ágilmente, por el pensamiento adaptativo.

El período de los 2-3 años es, por ello, eminentemente un período de transición durante el cual se desprende de la jerga, nombra objetos y dibujos, usa los pronombres y atiende a órdenes sencillas. Tiene más capacidad para quitar, arrebatar, patear, que para “dar-y-tomar”, y esto por razones de inmadurez evolutiva.

Su forma de abrazar es tan desmesurada como la forma que tiene de abrazar es tan desmesurada como la forma que tiene de empujar. No sabe cómo pedir ayuda, se halla en el umbral del logro de tales disociaciones sociales. El detalle de los modos de conducta personal-social está determinado por el ambiente; pero las fuerzas impulsoras, formativas, son de origen constitucional.

Por ello, hasta los acontecimientos cotidianos del comportamiento hogareño sirven como indicadores de la madurez evolutiva del niño.2. objetivos e instrumentos Existen una serie de pruebas o escalas para determinar el desarrollo motor de un niño. Para ello se llevan acabo pruebas de habilidades motoras finas y gruesas según la dificultad del sujeto.

Entre ellas podemos destacar algunas de las habilidades motoras que podrían ser evaluadas para determinar dicho desarrollo. Dichas pruebas están divididas en habilidades motoras gruesas y finas: Que Son Los Esquemas Motores Generales En Educacion Fisica Nota: cada prueba con su correspondiente puntuación hasta un tope de puntos posibles en cada habilidad. Bibliografía

PAPALIA, DIANE E; WENDKOS OLDS, SALLY (1996): Psicología del Desarrollo, Pág.177-187. Ed. McGraw Hill. Colombia. VASTA, ROSSE; HAITH, MARSHALL M; MILLER, SCOTT A. (1996): Psicología infantil. Pág.197-205. Ed. Ariel. España. STASSEN BERGER, KATHLEEN; THOMSPON, ROSSE A. (1995): Psicología del Desarrollo: infancia y adolescencia. Pág.186-194. Ed. Paramérica. Madrid.

Otros artículos sobre

EFDeportes.com, Revista Digital · Año 15 · N° 166 | Buenos Aires, Marzo de 2012 © 1997-2012 Derechos reservados

El desarrollo motor en la infancia
Ver respuesta completa

¿Qué es el aprendizaje motor y ejemplos?

Aprendizaje motor. Las habilidades motrices básicas: coordinación y equilibrio

Aprendizaje motor. Las habilidades motrices básicas: coordinación y equilibrio
  • *Maestra de Educación Infantil y Licenciada en Psicopedagogía
  • **Maestra de Educación Física
  • Facultad de formación del Profesorado, Las Palmas de Gran Canaria.
  • Colegio concertado Mª Auxiliadora. Las Palmas de Gran Canaria

(España)

Vanessa Cidoncha Falcón* Erika Díaz Rivero**
Resumen

Las habilidades básicas son adquisiciones de determinados patrones motores que parten de la propia motricidad natural para propiciar su utilización en condiciones cualitativa y cuantitativamente diferentes, y que permiten la realización de nuevos aprendizajes.

  • Se desarrollan estas habilidades creando situaciones de aprendizaje que permitan a los niños explorar posibilidades diferentes de respuestas.
  • Deben prevalecer aquellas destrezas que suponen una aplicación funcional o adaptación a una situación (trepar, gatear, transportar, arrastrar, nadar, patinar, golpear, rodar.).

La habilidad motriz también incluye la mayor eficacia en las habilidades básicas (desplazamientos, giros, lanzamientos, recepciones, saltos.). Todas estas habilidades se sustentan en las capacidades perceptivo-motrices de coordinación y equilibrio. Palabras clave : Habilidades básicas.

  1. La conducta del hombre se modifica y adapta normalmente por medio del entrenamiento y la experiencia; esta regla útil para todo tipo de aprendizaje en general, lo es también para la Educación Física, la cual toma los esquemas y principios que la Psicología establece como modelos explicativos de los procesos de aprendizaje.
  2. En el fondo en todas las teorías psicológicas que explican el aprendizaje motor subyace el principio de que de que todo aprendizaje se cumple en tres fases:
  3. 1) Un estímulo, 2) que activa un proceso neurofisiológico, 3) que genera una conducta y/o respuesta.
  4. Aprendizaje operante de Skiner

1. Las habilidades motrices básicas El concepto de Habilidad Motriz Básica en Educación Física viene a conside­rar toda una serie de acciones motrices que aparecen de modo filogenético en la evolución humana, tales como marchar, correr, girar, saltar, lanzar, recepcionar.

Estas habilidades básicas encuentran un soporte para su desarrollo en las habilidades perceptivas, las cuales están presentes desde el momento del nacimien­to al mismo tiempo que evolucionan conjunta y yuxtapuestamente.1.1. Habilidades motrices Por habilidades motrices básicas entendemos aquellos actos motores que se, llevan a cabo de forma natural y que constituyen la estructura sensomotora básica, soporte del resto de las acciones motrices que el ser humano desarrolle.

Para Guthrie la habilidad motriz es definida como “la capacidad, adquirida por aprendizaje, de producir resultados previstos con el máximo de certeza y, frecuentemente, con el mínimo dispendio de tiempo, de energía o de ambas” Se trata, por consiguiente, de la capacidad de movimiento humana adquirida por aprendizaje, entendiendo el desarrollo de la habilidad motriz como producto de un proceso de aprendizaje motor.

Estas habilidades básicas, base en el aprendizaje de posteriores acciones motrices más complejas, son los desplazamientos, saltos, equilibrios, lanzamientos y recepciones.1.2. Destrezas motrices Como hemos dicho anteriormente, el término destreza motriz está muy relacionado con el de habilidad, llegando numerosos autores a identificarlos y a emplear como norma el de habilidades y destrezas Podríamos decir que la destreza es parte de la habilidad motriz en cuanto que ésta se constituye en un concepto más generalizado, restringiéndose aquella a las actividades motrices en que se precisa la manipulación o el manejo de objetos.1.3.

Tareas motrices De acuerdo Sánchez Bañuelos, entendemos por tarea motriz “el acto específico que se va a realizar para desarrollar y poner de manifiesto determinada habilidad, ya sea perceptiva o motórica”. Así pues, al hablar de tarea motriz nos estamos refiriendo a una actividad motriz determinada que de forma obligada ha de realizarse.

  • Mecanismo perceptivo.
  • Mecanismo de decisión.
  • Mecanismo efector o de ejecución.

1.4. Características de las habilidades motrices básicas Las características particulares que hacen que una habilidad motriz sea bási­ca son:

  • Ser comunes a todos los individuos.
  • Haber facilitado/permitido la supervivencia del ser humano.
  • Ser fundamento de posteriores aprendizajes motrices (deportivos o no).

Siguiendo a Godfrey y Kephart podemos agrupar los movimientos básicos en dos categorías (Sánchez Bañuelos, 1.986):

  • Movimientos que implican fundamental mente el manejo del propio cuer­po. Se encuentran presentes en tareas de locomoción (andar, correr, etc.) tareas relacionadas con el equilibrio postural básico (estar de pie o sentado).
  • Movimientos en los que la acción fundamental se centra en el manejo de objetos, como sucede en las tareas manipulativas (lanzar, recepcionar, golpear, etc.).

Algunos autores coinciden en considerar las Habilidades Motrices Básicas, englobando todas las acciones posibles en tres apartados o áreas concretas (Ruíz Pérez, 1987):

  • Locomotrices, Su característica principal es la locomoción. Entre ellas tenemos: andar, correr, saltar, galopar, deslizarse, rodar, trepar, etc.
  • No locomotrices, Su característica principal es el manejo y dominio del cuerpo en el espacio. Ejemplos de estas habilidades son: balancearse, girar, retroceder, colgarse, etc.
  • Proyección/percepción, Caracterizadas por la proyección, mani­pulación y recepción de móviles y objetos. Están presentes en tareas tales como lanzar, recepcionar, batear, atrapar, etc.

1.5. Evolución de las habilidades motrices Según Sánchez Bañuelos, el desarrollo de las habilidades motrices se lleva a cabo en los niños siguiendo las siguientes fases: 1ª fase (4-6 años)

  • Desarrollo de las habilidades perceptivas a través de tareas motrices habituales.
  • Desarrollo de capacidades perceptivas tanto del propio cuerpo como a nivel espacial y temporal.
  • Las tareas habituales incluyen: caminar, tirar, empujar, correr, saltar.
  • Se utilizan estrategias de exploración y descubrimiento.
  • Se emplean juegos libres o de baja organización.
  • Para el desarrollo de la lateralidad se emplean segmentos de uno y otro lado para que el alumno descubra y afirme su parte dominante.

2ª fase (7-9 años)

  • Desarrollo de las habilidades y destrezas básicas mediante movimientos básicos que impliquen el dominio del propio cuerpo y el manejo de objetos.
  • Estos movimientos básicos están referidos a desplazamientos, saltos, giros, lanzamientos y recepciones.
  • En la actividad física se utiliza el componente lúdico-competitivo.
  • Se busca el perfeccionamiento y una mayor complejidad de los movimientos de la etapa anterior.
  • Se siguen estrategias de búsqueda fundamentalmente pero a veces será necesaria la instrucción directa por parte del profesor para enseñar algunos movimientos complejos.

3ª fase (10-13 años)

  • Se da una iniciación a las habilidades y tareas específicas que tienen un carácter lúdico-deportivo y se refieren a actividades deportivas o actividades expresivas.
  • Se trabajan habilidades genéricas comunes a muchos deportes.
  • Se inician habilidades específicas de cada deporte y técnicas para mejorar los gestos.

4ª fase (14-17)

  • Esta fase se sale de nuestro campo de Primaria, e incluye:
  • Desarrollo de habilidades motrices específicas.
  • Iniciación a la especialización deportiva.
  • Trabajo de técnica y táctica con aplicación real.

2. La coordinación y el equilibrio como capacidades perceptivo motrices Si analizamos todas las habilidades y destrezas motrices vemos que en todas ellas están presentes la Coordinación, en sus diferentes aspectos, así como el Equilibrio; por lo que podemos establecer la siguiente clasificación de habilidades motrices básicas:

  • Coordinación Dinámica General : sirve de base a todos los movimientos. Se manifiesta sobre todo en desplazamientos, giros y salto.
  • Coordinación Óculo-manual. Interviene el mecanismo perceptivo. Presente en los lanzamientos y recepciones fundamentalmente.
  • Coordinación Segmentaria. Intervienen ciertas partes del cuerpo, trabajándose fundamentalmente las conexiones nerviosas. Se manifiesta principalmente en la motricidad fina y el afianzamiento de la lateralidad.
  • Control Postural y Equilibrios. Mantenimiento de una determinada postura, ya sea en posición estática o dinámica.

Todos ellos constituyen aspectos a ser desarrollados entre los 6 y los 12 años, período comprendido entre la adquisición y desarrollo en el alumnado de las habilidades perceptivo-motoras y el desarrollo pleno del esquema corporal. Será labor del profesor ir introduciendo dichas habilidades y sus combinaciones (modalidades de desplazamientos con saltos o giros, etc.) en un orden jerárquicamente lógico de adaptación física del niño.2.1.

La coordinación. Concepto Como hemos visto la coordinación se nos presenta como un concepto complejo, multifactorial, implicado de manera constante en el movimiento humano, puesto que, por sencillo que funcionalmente y estructuralmente éste sea, siempre entramos en el dominio de las coordinaciones. Niks y Fleisman (1960) sugieren que la esencia de la coordinación es la capacidad de integrar capacidades separadas en una más compleja.

Estos mismos autores opinan que la buena coordinación depende del buen funcionamiento del sistema nervioso principalmente de la corteza encefálica. Podemos definir la coordinación como la capacidad de regular de forma precisa la intervención del propio cuerpo en la ejecución de la acción justa y necesaria según la idea motriz prefijada.

  • La precisión en la ejecución.
  • Su realización con el mínimo gasto.
  • La facilidad y seguridad de ejecución.
  • Grado o nivel de automatismo.

A través de los distintos ejercicios de coordinación se consiguen el logro y desarrollo de diferentes habilidades y destrezas corporales en relación con el movimiento (Pila Teleña, 1984) Desplazamientos, saltos, giros, lanzamientos y recepciones constituyen las habilidades motrices básicas en el área de la Coordinación Dinámica (General y Específica).2.2.

El equilibrio. Concepto Factor de la motricidad infantil estrechamente ligado al sistema nervioso central y que evoluciona con la edad, cuya maduración precisa la integración de la información proveniente del oído, vista y sistema cinestésico (propioceptivo). Aproximadamente hacia el primer año de edad el niño es capaz de mantenerse de pie; hacia los 2 años aumenta progresivamente la posibilidad de mantenerse brevemente sobre un apoyo, pudiendo permanecer hacia el tercer año sobre un pie entre 3 y 4 segundos y marchar sobre una línea recta pintada en el suelo.

El equilibrio, tanto estático como dinámico, alcanza una gran madurez hacia los 5 años, pero no será hasta la edad de 7 años en que ya se completa con la posibilidad de permanecer en equilibrio con los ojos cerrados (Cratty, 1982). Su desarrollo está relacionado, por un lado, con factores de tipo psicomotor tales como la coordinación, fuerza, flexibilidad, etc.; y por otro, con aspectos funcionales tales como la base, la altura del centro de gravedad, el número de apoyos, la elevación sobre el suelo, dinamismo del ejercicio, etc., presentes a la hora de la de las tareas físicas.

  • Dinámico, Equilibrio durante el movimiento. Se trata de un tipo de equilibrio propio para cada tipo de movimiento (Ej.: en la carrera). Una variante suya es la reequilibración o búsqueda del equilibrio perdido; se puede buscar por sí misma o trabajando coordinadamente en combinación (Ej.: salto).
  • Estático, Consiste en asumir una postura (Ej.: hacer el pino, yoga, etc.) y mantenerla durante cierto tiempo.

La regulación del equilibrio viene establecida por tres tipos de mecanismos :

  • Cinestésico, Relacionado con los propios receptores del músculo. Ayuda en la regulación del tono y percepción de la fuerza. presión, etc.
  • Laberíntico. Relacionado con el oído medio. Da información de nuestra posición en el espacio.
  • Visual, Información recibida a través de la vista.

En Educación Física, en casos de problemas en la equilibración del alumno, el profesor ha de intentar ver cuál de los tres mecanismos es el que está funcionando mal para poder abordar su trabajo recuperador. Bibliografía ARNOLD, R. (1981). Aprendizaje del desarrollo de las habilidades deportivas. PAIDOTRIBO. Barcelona.

  • LE BOULCH, J. (1981). La educación por el movimiento en la edad escolar. PAIDOS. Barcelona
  • PARLEBAS, P. (1987). Perspectivas para una educación física moderna. UNISPORT. Málaga.
  • RUIZ PÉREZ, LM. (1987). Desarrollo motor y actividades físicas. Gymnos, Madrid.
  • SANCHEZ BAÑUELOS, F. (1984). Bases para una didáctica de la educación física y el deporte. GYMNOS. Madrid.
  • Otros artículos sobre

    revista digital · Año 15 · N° 147 | Buenos Aires, Agosto de 2010 © 1997-2010 Derechos reservados

    Aprendizaje motor. Las habilidades motrices básicas: coordinación y equilibrio
    Ver respuesta completa

    ¿Cuáles son las áreas motrices?

    ÁREA MOTRIZ – Que Son Los Esquemas Motores Generales En Educacion Fisica Está relacionada con la habilidad para moverse y desplazarse, permitiendo al niño tomar contacto con el mundo. También comprende la coordinación entre lo que se ve y lo que se toca, lo que lo hace capaz de tomar los objetos con los dedos, pintar, dibujar, hacer nudos, etc.
    Ver respuesta completa

    ¿Qué afecta el aprendizaje motor?

    Influyen en el aprendizaje : la heterogeneidad de los discapacitados, la falta de práctica motriz, la sobreprotección de la familia, el ambiente emocional, las expectativas sobre el capacidad de aprendizaje, el marco en el que se realiza la práctica, etcétera.
    Ver respuesta completa

    ¿Qué son los procesos motores básicos del habla?

    La producción de habla se basa en la interacción funcional de los procesos motores básicos, que son respiración, fonación, articulación, resonancia, prosodia y fluidez.
    Ver respuesta completa

    ¿Cómo se clasifican los movimientos básicos?

    Caminar, Correr, y Saltar: Movimientos Básicos fundamentales aplicados a todos los deportes. Síntesis recopilativa y propuesta de desarrollo El caminar, correr, saltar y lanzar al igual que el trepar, nadar. son capacidades naturales que el hombre lleva realizando desde que se puso de pie definitivamente y convirtió el bipedismo en su modo de traslación.

    En la historia biológica del hombre éste fue conquistando sus actuales capacidades, las cuales le sirvieron como sistema de relación con el medio donde vivía; y es en esa interacción sistemática donde surge el descubrimiento del correr, saltar y lanzar como necesidad básica para la subsistencia, y que hoy con la llegada de la tecnología al servicio del hombre, surgen como necesidad biológica de movimiento, expresándose en el entrenamiento y en la competencia deportiva.

    En nuestra época el contacto del hombre con la máquina le ha deparado un poder impresionante como especie, pero ha sumido a éste a una pobreza motriz acuciante. La máquina y su producto final, la tecnología, ha apartado al hombre de la naturaleza y por lo tanto de la práctica motriz espontánea y natural; y este hecho es, en parte, el que facilita la aparición del deporte como realidad social con el fin de restaurar parte de la motricidad perdida en nuestra carrera tecnológica y dar una salida a las grandes masas de personas que viven agrupadas en grandes urbanizaciones poblacionales, con escasas posibilidades de movimiento.

    Habilidad motora fundamental o básica son habilidades generales, comunes a todo individuo, que partiendo de la propia motricidad natural han permitido la supervivencia del ser humano desde tiempos ancestrales; y que hoy constituyen la base de actividades motoras más avanzadas y especificas, como las deportivas “.

    “La adquisición y desarrollo de las habilidades motrices básicas, parece producirse en distintos grados. Wickstrom (1990) sostiene que el proceso se puede explicar por el aumento de la capacidad que acompaña al crecimiento y desarrollo y en parte, a un proceso natural dirigido, que se produce por imitación, ensayo y error, y libertad de movimiento.

    Locomotrices : andar, correr, saltar, galopar, rodar, botar, caer, trepar, subir, bajar, etc. No Locomotrices: balancearse, estirarse, inclinarse, doblarse, girar, empujar, levantar, traccionar, colgarse, equilibrarse, etc. Proyecciones : lanzar, recepcionar, golpear, patear, batear, atrapar, driblar, rodar, etc.

    Los movimientos básicos fundamentales, se encuentran presentes en todas las disciplinas deportivas como patrones motores sobre los que se construyen las técnicas especificas de cada una de las especialidades. La técnica, consistente en recursos motores que nos da la propia tecnología para lograr, en una especialidad, la máxima eficacia de acuerdo con las limitaciones reglamentarias.

    La mayor parte de las veces, la técnica más eficaz en las pruebas atléticas en particular y en las técnicas deportivas en general, no es otra que la recuperación de una serie de gestos naturales perdidos por la especie humana en su proceso de degradación motriz, y que le restan disponibilidad y eficacia en el desempeño de habilidades tan propias del hombre, como el franquear obstáculos, lanzar objetos o simplemente correr.

    Al respecto, al detenernos a analizar los trabajos realizados con niños, por técnicos de distintas disciplinas deportivas, observamos que cuando estos están inmersos en proceso de enseñanza aprendizaje trabajan en pos de la obtención de una máxima eficacia en la ejecución de técnicas sofisticadas, más al servicio de los resultados deportivos del momento, que en el acercamiento propio y natural a las actividades propias del niño, que es un ser esencialmente distinto al adulto, y no un hombre en pequeño, como durante largo tiempo se lo ha considerado.

    Partiendo de la problemática planteada, proponemos una metodología pedagógica basada en la singularidad del movimiento humano, rescatando al niño en su realidad, respondiendo a su desarrollo psicomotriz en función de las fases o momentos en los cuales hay una predisposición para asimilar mejor determinados estímulos externos.

    Proponemos arribar al problema desde una visión general, desde un desarrollo global de las actividades físicas y lúdicas que nos sirven como base necesaria para el desarrollo de los movimientos citados. Este procedimiento va de lo general a lo especifico, de lo sencillo a lo complejo, de la participación grupal al trabajo individual; y en el terreno concreto, de lo global a lo analítico, del juego a la competición, del aprendizaje técnico al entrenamiento y rendimiento físico.

    La primera que podríamos denominar introductoria, tiene por objeto motivar al alumno hacia la practica de la habilidad, a través del juego, recuperando y haciendo hincapié en los juegos tradicionales como las manchas, el juego del elástico, el juego del tejo y la puntería con pelotitas (en reemplazo de las piedras) entre otros. Juegos estos que hasta no hace muchos anos cumplieron un papel mas que importante en el desarrollo psicomotor de las generaciones pasadas y que hoy han sido desplazados por la cibernética que en la forma de entretenimiento sedentario han invadido ha los niños de hoy y futuros jóvenes del segundo milenio. La segunda fase pretende obtener un patrón maduro de la habilidad, incorporando el aprendizaje técnico de la misma e incorporando además todas las combinaciones motrices que puedan resultar necesarias para lograr nuevas formas de movimiento. La tercera fase a la que podríamos denominar como aplicada, tiene como objeto afianzar la habilidad motora como tal consolidando sus experiencias, tomando conciencia de las insuficiencias individuales adaptando así un modelo técnico específico acorde a sus características para así incorporar los beneficios de la aplicación de las habilidades motora a situaciones técnico deportivas. Ejemplo: suma de núcleos de movimientos en el lanzamiento de básquet, posición de poder en el pase saque de voley, etc.

    Para finalizar, es oportuno volver a resaltar la importancia que ocupan las fases o períodos sensibles en el proceso de enseñanza aprendizaje de las habilidades básicas o fundamentales. : Caminar, Correr, y Saltar: Movimientos Básicos fundamentales aplicados a todos los deportes. Síntesis recopilativa y propuesta de desarrollo
    Ver respuesta completa

    ¿Cuáles son los patrones básicos de manipulación?

    Habilidades de movimiento de Manipulación y Coordinación Que Son Los Esquemas Motores Generales En Educacion Fisica Las habilidades de movimiento de manipulación y coordinación incluyen movimientos que implican dar fuerza a objetos o recibir fuerza de objetos. Lanzar, agarrar, patear, atrapar y golpear se consideran habilidades fundamentales de manipulación y coordinación motriz gruesa.

    Las habilidades de manipulación del rugby son una elaboración y posterior perfeccionamiento de estas habilidades básicas. Casi todas las destrezas en el rugby tendrán una base de habilidades de movimiento de coordinación y manipulación. Pasar la pelota, recibir un pase, atrapar una pelota alta, patear la pelota, tacklear y formar un scrum son destrezas específicas del rugby que se basan en la manipulación y la coordinación.

    Si bien las habilidades de locomoción y estabilidad son habilidades fundamentales para que el jugador se mueva en la cancha y le otorgan las habilidades básicas para jugar al rugby, las habilidades de manipulación y coordinación son extremadamente importantes para las destrezas reales del rugby que el jugador necesitará.

    En los videos que siguen se muestran algunos ejercicios simples para trabajar las habilidades de manipulación y coordinación. Lanzar y atrapar solo: el jugador lleva una pelota en sus manos, la tira para arriba y la atrapa, el jugador puede lanzarla tan lejos como lo desee y en cualquier dirección para tener más desafíos.

    Ejercicio de pase: jugadores en parejas, hacen pases atrás y adelante entre ellos en una distancia determinada. Atrapando una pelota alta: el entrenador patea la pelota al aire, el niño atrapa la pelota. Progresión: el jugador salta y atrapa la pelota aterrizando suavemente y seguro.
    Ver respuesta completa

    ¿Cuáles son los patrones basicos de la psicomotricidad?

    Lateralidad. Ubicación espacio-tiempo. Equilibrio. Experiencias Motrices Básicas.
    Ver respuesta completa