Que Hacer Si No Quiero Ir A La Escuela?

Enfermedades inexistentes, berrinches, malhumor… ¿Tu hijo suele oponerse a ir a la escuela ? La situación podría ser más común de lo que crees. ¡Descubre qué podrías hacer! Detrás del “no quiero ir a la escuela” Intentar evitar la escuela fingiendo una enfermedad, llorando o aferrándose a mamá es muy común entre los niños de primaria.

  • Usualmente, se trata de un pequeño paso atrás en el proceso natural de volverse independiente, explica la psicóloga Jenn Mann en la revista Parents;
  • Sin embargo, a veces, podría tratarse de un signo de ansiedad;

¿Lo estás viviendo en casa? ¡No desesperes! Cualquiera sea la causa, podrías contar con algunas estrategias aliadas: 1. Reconoce sus miedos Seguir reglas y practicar nuevas habilidades en la escuela requiere de esfuerzo y energía, agrega la experta. Además, a partir de los 5 años, se produce un aumento natural de la ansiedad, cuando los niños comienzan a comprender que las personas son vulnerables.

En consecuencia, podrían desarrollar temores en torno a la muerte, sufrir de lesiones o la posibilidad de perder a sus padres. Habla con tu niño Conversen acerca de lo que esté molestándole, pero aclárale que el plan es que regrese a la escuela, indica Barbara Markway, psicóloga, en el sitio Psychology Today.

Además… 3. ¡Evita los sermones! Tener extensas discusiones acerca de la importancia de ir a la escuela podría ser contraproducente. Cualquier atención, incluso la negativa, puede reforzar y mantener el problema. Habla con sus maestros Ambos padres deberían reunirse con la maestra y/o el consejero escolar.

Mostrarán en la escuela que están involucrados y comprometidos con el problema. Reduce la diversión Tu pequeño podría querer evitar ir a la escuela, solo porque estar en casa es más divertido, advierte Mann, en Parents.

¿Se queja, por ejemplo, de que le duele la cabeza? Evalúa si está realmente enfermo. De no ser el caso, motívalo a que asista a clases, sugiriéndole que podrías ir a buscarlo más tarde. Y, si se quedará en casa, bríndale cuidados, aunque sin screen time o regalos.

You might be interested:  Que Tareas Tiene Que Desempeñar El Docente En La Escuela?

No descartes problemas más profundos Si tu hijo constantemente se resiste a ir a la escuela, está tan angustiado que no puede dejar de llorar, o muestra otros síntomas de ansiedad, como pesadillas o miedo a que lo dejen solo, consulta al pediatra respecto de la posibilidad de ver a un terapeuta, concluye Mann.

MIRA TAMBIÉN: Ir a la escuela desde pequeño, ¿un riesgo para la salud mental? 5 apps para que los niños lleguen a tiempo a la escuela.

¿Que inventar para no ir a la escuela?

¿Qué pasa si mi hijo no quiere ir a la escuela?

Si el rechazo escolar se prolonga durante semanas o meses, es el momento de tomar medidas. Es posible que su hijo esté siendo acosado o que tenga problemas con un profesor. Si cree que ese puede ser el caso, hable con su hijo, con sus profesores y con otros adultos en su vida para averiguar si está pasando algo.

¿Cómo dejar de ir a la escuela?

¿Por qué no tengo ganas de ir al colegio?

Factores físicos – En ocasiones la causa es el cansancio del niño producido por la falta de sueño, por una alimentación inadecuada o por la mezcla de ambos factores. También puede existir un problema de salud que pase desapercibido. La apatía a veces oculta una carencia de hierro, las dificultades de atención en clase pueden estar causadas por una falta de audición, etc.

You might be interested:  Donde Puedo Reportar Una Escuela Particular?

¿Cómo faltar a la secundaria?

¿Que decir cuando faltas a clase?

¿Cómo se llama la fobia a ir a la escuela?

La fobia escolar es la incapacidad total o parcial del niño de acudir al colegio como consecuencia de un miedo irracional a algún aspecto de la situación escolar.

¿Cómo tratar la fobia escolar en adolescentes?

¿TIENE SOLUCIÓN? – Al igual que otras fobias, la fobia social puede ser abordada. El tratamiento debe estar dirigido a que el adolescente, una vez expresados sus miedos vea que puede enfrentarse a ellos. Para ello se tiene que trabajar en diferentes niveles.

Si existe un problema asociado no hay que pasarlo por alto, incluso si es necesario, habría que empezar por ahí. Hay que trabajar a nivel físico y de exposición para gestionar la ansiedad durante la incorporación gradual a las clases.

Es muy importante ajustar el grado de ansiedad para que no resulte demasiado aversivo. Por ejemplo, acordar con el cole que sólo empezará yendo a dos asignaturas hasta que se sienta más tranquilo/a y pueda aumentar su incorporación. El paciente tiene que ir dominando la ansiedad a través de ejercicios de regulación para ir aumentando de manera gradual su exposición al colegio. Que Hacer Si No Quiero Ir A La Escuela Hay que trabajar a nivel cognitivo. Es importante dotar al paciente de pensamientos llamados auto-instrucciones que le animen a enfrentarse a los miedos escolares. Si se identifican problemas asociados y el adolescente y los padres se involucran en colaborar para ir paso a paso hasta bajar la ansiedad, el pronóstico del tratamiento será positivo.

¿Qué se puede hacer con un adolescente que no quiere estudiar?