Que Esperar De La Escuela De Mi Hijo?

Que Esperar De La Escuela De Mi Hijo
¿Qué espera que su hijo aprenda en la escuela? – El 36,7 por ciento de los encuestados respondió que esperan que, al egresar, sus hijos sean capaces de trabajar en equipo, entablar relaciones positivas, colaborar y compartir. … El 18,5 por ciento respondió que espera que su hijo aprenda.

¿Que se puede esperar de una escuela?

El clima propicio de aprendizaje –

Una buena escuela satisface los requisitos en materia de infraestructura, recursos humanos y clima operacional que garanticen la feliz permanencia del alumnado en sus instalaciones y que el proceso de aprendizaje se lleve a cabo sin carencias y con la menor cantidad de tropiezos posible. Es imposible aprender felizmente en una escuela en ruinas, sin profesores suficientes o en condiciones de hacinamiento.

  1. .

    ¿Qué esperan los padres de la escuela?

    Planteamiento del Problema Existe abundante literatura respecto a las causas y consecuencias, principalmente sociales y económicas, que conlleva la exclusión del sistema escolar (Dunn, Chambers, & Rabren, 2004; Ministerio de Educación [MINEDUC], 2001; Rumberger & Palardy, 2005).

    • Sin embargo, existe menos información sobre aspectos que favorecen el buen desempeño en el sistema de los niños en condiciones de alta vulnerabilidad socio- económica;
    • Algunos se asocian con una relación interpersonal de alguien interesado en su bienestar, con una educación de alta calidad y con que la escuela se responsabilice de las conductas y necesidades de los niños y niñas (Entwisle, Alexander, & Steffel, 2004; Lew, 2004; MINEDUC, 2001);

    El conjunto de factores de protección con que cuentan las familias se constituye en un aspecto crucial para que el niño o niña logre un adecuado aprovechamiento de la experiencia escolar o que, por el contrario, sea excluida del sistema (Hao & Bonstead-Bruns, 1998; N.

    López & Tedesco, 2002). Expectativas Educacionales para los Hijos e Hijas Entendemos las expectativas hacia los hijos e hijas, como esperanzas, deseos, sueños, ilusiones de sus padres y madres hacia ellos.

    Las expectativas constituyen una fuerza motivacional y orientadora, que mueve a las personas y que dirige su comportamiento (Ganzach, 2000). Las expectativas educacionales se refieren al nivel de escolaridad final que los adultos responsables esperan que el niño o niña alcance, también, a la creencia que son capaces de aprender, de tener buenos resultados, de completar la Enseñanza Media y seguir estudios superiores (Aylwin et al.

    • , 2005);
    • En las sociedades latinoamericanas es principalmente la familia quien modela el tipo de actitudes del hijo o hija para lograr un buen status de vida (Villarroel, 2004) y la escuela sería el puente para disponer de más alternativas y mejores condiciones de vida (Milicic & Rivera, 2006; Villarroel, 2001, 2004; Villarroel & Sánchez, 2002);

    La experiencia escolar de los padres y madres, la experiencia del hijo o hija, el nivel de viabilidad que percibe de estudios futuros y el nivel de importancia que le asigne a la educación para el porvenir de sus hijos e hijas, dan como resultado las expectativas que los padres y madres tienen acerca del nivel educativo que podrían alcanzar sus hijos (MINEDUC, 2002).

    En los grupos de más bajo nivel socioeconómico, pueden estar influidas por las menores posibilidades de financiar la educación a los hijos (Camhi & Arzola, 2005; Navarro, 2004). Las expectativas que los padres y madres tienen de la escuela entran en juego en la relación familia-escuela, demandando preparación de calidad, formación en valores, atención a las diferencias individuales, garantizar seguridad y protección en el centro educativo, conexión con el mundo laboral y preparación para la educación superior (Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación [CIDE], 2004; Sagastizabal, 2000; Torío, 2004; Villarroel & Sánchez, 2002).

    Valoración de la Escuela Las personas dan un valor a la escuela asociado a la educación que se da a sus hijos e hijas, y a la capacitación para el desempeño laboral (Aylwin et al. , 2005; Brunner, 2005; Navarro, 2004; Sagastizabal, 2000; Saucedo, 2003).

    Es posible que en los sectores desfavorecidos sea una alternativa sociocultural más que exclusivamente educacional; correspondería a la creencia que en la escuela se aprenden cosas interesantes que no se aprenden en otro lugar y que el paso por ésta representa algo importante para la sociedad (Díaz, Pérez, & González, 2004; Miranda, 1995).

    Entendemos valoración de la escuela como la apreciación que padres, madres y apoderados dan al centro educativo, a la educación y al sistema educacional formal. Tan importante puede llegar a ser esta variable, que es uno de los factores que parece haber contribuido a reducir el abandono escolar durante la última década en América Latina (Espíndola & León, 2002; Navarro, 2004).

    1. Se ha descrito que padres de familias de sectores pobres valoran la escolarización de sus hijos e hijas, otorgando valor a las tareas y actividades escolares, asumiendo que el bienestar, el progreso social y económico de sus hijos e hijas depende del éxito escolar (I;

    López, Ridao, & Sánchez, 2004; Miranda, 1995; Murúa, Díaz, & Lagos, 2004). Vinculación de la Familia con la Escuela La vinculación familiar con el centro educativo se manifiesta en la cooperación entre padres, madres, profesores y estudiantes. Incluye la petición de información sobre la marcha de los procesos de enseñanza aprendizaje (Mateos, Liébana, & Ramírez, 2005), también los padres obtienen información y ayuda sobre el acceso a servicios comunitarios, y la ampliación de redes de apoyo con otras familias, siendo este último uno de los recursos para sobrevivir de las personas que viven en comunidades marginadas (Palomar & Cienfuegos, 2007; Pérez, Díaz, Castillo, & Cova, 2006).

    1. Los padres y madres participativas están disponibles, ofrecen ayuda y se preocupan frecuentemente por sus hijos e hijas, se acercan periódicamente y por iniciativa propia al profesor (Milicic & Rivera, 2006);

    El compromiso parental hacia la educación del niño o niña puede mostrarle la importancia de la educación y motivarle una conducta más responsable e independiente en la escuela. Esto contribuiría a generar las actitudes y creencias que tienen los niños acerca de ellos mismos en el colegio (Arancibia, Herrera, & Strasser, 2004).

    • Comportamientos de los Padres y Madres Asociados al Estudio La implicación de los padres, madres o adultos responsables en las actividades del escolar mejora significativamente el rendimiento de éste e incrementa sus logros de aprendizaje, desarrolla actitudes y comportamientos positivos que le enriquecen, mejora su motivación, reduce el ausentismo y abandono, fomenta una actitud positiva hacia las tareas realizadas en el hogar y, además, impacta en la calidad educativa y eficacia del centro educativo (Brunner & Elacqua, 2004; Cominetti & Ruiz, 1997; González-Pienda, Mourao, Núñez, Rosário, & Solano, 2006; Lumsden & Hertling, 2002; Mateos et al;

    , 2005; Villarroel & Sánchez, 2002). De acuerdo a lo expuesto, el problema a indagar en este trabajo se relaciona con la falta de información sobre expectativas y valoraciones parentales que favorecen el buen desempeño de los niños y niñas en condiciones de alta vulnerabilidad socio-económica.

    Por tanto, el objetivo del presente estudio es describir aspectos que favorecen el buen desempeño en el sistema escolar en condiciones dichas condiciones de vulnerabilidad, considerando las siguientes áreas: (a) expectativas educacionales para los hijos e hijas, (b) la valoración dada a la escuela, (c) su vinculación con la escuela, (d) comportamientos de los padres que favorecen conductas de estudio de sus hijos e hijas.

    Método Diseño Se empleó un diseño cualitativo, basado en entrevistas semiestructuradas individuales. Participantes Se incluyó una población que reúne las condiciones consideradas como necesarias para tener una alta tasa de abandono escolar, correspondiente a escuelas: (a) que atienden a población rural, (b) de comunidades cuya fuente de ingreso es la actividad agrícola, (c) con población perteneciente a minorías étnicas e (d) incluidas en el conjunto de centros educativos de la región del Bio-Bio/CL, identificados por el Ministerio de Educación como parte de aquellos 900 con mayor vulnerabilidad en Chile.

    Dentro del conjunto de escuelas que cumple la totalidad de dichas condiciones, se seleccionó una, por su excepcionalidad, con la intención que su estudio ayudase a comprender las causas del fenómeno del buen desempeño de personas en condiciones de alta vulnerabilidad socio-económica.

    Esta escuela se encuentra ubicada en una comuna (o ayuntamiento) que tiene una población de 31. 270 habitantes (el 24 % es indígena), cuya fuente de ingreso es la actividad agrícola. Se localiza en un sector rural, a 16 kilómetros de la ciudad más cercana (30 minutos en autobús).

    Específicamente en el sector de una exhacienda, donde residen 65 familias, pertenecientes a la etnia mapuche. En los últimos seis años ha presentado un índice de vulnerabilidad escolar de 73% Tomando como referencia las tasas de abandono del sistema escolar correspondientes al sector rural chileno, se esperaría que mostrase una cifra de abandono superior a 5%.

    Sorprendentemente, el promedio de esta escuela durante los últimos tres años es 0,7% y durante los cinco últimos años ha tenido esta baja tasa de abandono, menor que la de escuelas rurales similares e, incluso, inferior a la tasa de abandono de escuelas urbanas de su provincia, situación que la distingue de la tendencia general propia de las escuelas rurales (MINEDUC, 2001).

    • Para este mismo periodo ha tenido una matrícula promedio de 124 alumnos y el porcentaje de asistencia ha sido 93,6%;
    • Desde el año 2006, cuenta con el sistema unificado de grupos-cursos;
    • Es así como los niveles 1º y 2º básico asisten simultáneamente a la misma sala de clases, a cargo de una sola profesora; al igual que 3º y 4º básico;

    Los resultados en mediciones estandarizadas de conocimientos efectuadas para 4º y 8º año de Enseñanza Básica, entre los años 2004 y 2006, la ubican sobre el promedio alcanzado por las escuelas de su mismo grupo socioeconómico (MINEDUC, 2002). Los participantes del presente trabajo son 10 padres y madres de alumnos de los niveles 2º, 5º y 7º de Enseñanza Básica que no han repetido de nivel en su historia escolar y que presentan mayor asistencia a clases en el transcurso del año anterior al estudio.

    Se eligió el segundo nivel básico debido a que los padres y madres ya tienen conocimiento de la escuela y su funcionamiento. Se eligió 5º y 7º debido a que en estos dos niveles se concentra la mayor tasa de abandono de Enseñanza Básica del país (MINEDUC, 2001).

    Instrumento Se utilizó la técnica de entrevista semiestructurada. Esto permitió dar orden a la exploración de la gama de aspectos indagados. Para definir la completación del proceso de realización de las entrevistas, se utilizó el criterio de saturación teórica de la investigación cualitativa (Glaser & Strauss, 1967).

    • Procedimiento Para efectos de reunir, ordenar y categorizar los datos de las personas entrevistadas, se completó una ficha de antecedentes del entrevistado que incluye identificación personal, datos de escolaridad personal y del cónyuge (si lo hubiere), ocupación, cargos en la organización del microcentro de padres y madres de la escuela (presidente, tesorera), actividades de cooperación con la escuela, interacción y vinculación con personal de la escuela, cargos en la comunidad;

    Mediante la pauta de entrevista semiestructurada, se abordó las percepciones de los padres y madres acerca de (a) las expectativas educacionales para los hijos e hijas, (b) la valoración dada a la escuela, (c) su vinculación con la escuela, (d) comportamientos de los padres que favorecen conductas de estudio de sus hijos e hijas.

    Las entrevistas se efectuaron a mediados del año escolar, fueron grabadas en audio y luego se transcribieron. La participación fue totalmente voluntaria, para esto se solicitó carta de consentimiento informado.

    Se hizo análisis del contenido de los discursos siguiendo las cuatro categorías previamente definidas. Resultados A continuación se expone fragmentos de discursos, agrupados por temas de análisis. Expectativas Educacionales y de Trabajo para los Hijos e Hijas (Entrevistado 2): “.

    que le enseñara lo más. que le enseñara lo básico. ” “No sé, que lo prepararán para. entrar a la Enseñanza Media. (Entrevistado 3): “. Ojalá salgan bien de acá y si le toca estudiar en otro. en otro colegio por ahí, salgan adelante.

    ” Se refieren a la esperanza, deseo, sueño o ilusión del nivel escolar que a los padres les gustaría que alcanzara su hijo o hija, y al aporte en su formación que esperan de la escuela. (Entrevistado 6):. No sé, pa´ mi lo más grande es que mis hijos terminen aunque sea el 4º medio… de primera yo decía que lleguen a 8º, pero ahora ya yo quiero que terminen 4º medio y, si es posible, la Belén que siga estudiando.

    en la universidad. Se refiere a la escolaridad que él espera que sus hijos alcancen. Diversos entrevistados expresan el anhelo de que sus hijos obtengan sus licencias de Enseñanza Media, asimismo, manifiestan el deseo de que cursen estudios superiores y obtengan una profesión.

    (Entrevistado 4): “. Que tuviera una buena pega, o sea que sacara su cartón y después el fuera a buscar su trabajo y tenerlo estable. ” (Entrevistado 10): “Si estudiaran, le digo yo, en la universidad, sacan su cartón, tu título, van a vivir mejor si siguen trabajando y espero que.

    1. si se pudiera, que puedan titularse algún día y trabajar;
    2. ” Junto a las expectativas acerca del nivel de enseñanza que esperan que sus hijos alcancen;
    3. Los padres y madres consideran que sus sueños podrían limitarse debido a la dificultad de contar con los recursos económicos que se requieren para cursar estudios superiores;

    (Entrevistado 3): “. que puedan estudiar el día de mañana para que sean otras personas y no sean igual como uno. ” (Entrevistado 9): “No sé, que… cuando ella sea grande, sea otra persona, no sea lo mismo que es uno, uno siempre quiere más pa´ sus hijos. de lo que es uno.

    1. ” Las esperanzas educacionales y de trabajo hacia sus hijos e hijas convergen en el anhelo de mejora socioeconómica de éstos, esperan que el nivel de escolaridad y el trabajo que logren les permitan acceder a una mejor calidad de vida;

    Valoración de la Escuela La valoración de la escuela se manifiesta en tres áreas: la calidad de los docentes, la calidad del Director y la calidad de la enseñanza: (Entrevistado 7): “Yo encuentro que la, que la. haber. que los profesores educan bien, enseñan bien.

    • ” (Entrevistado 1):”Han salido profesionales aquí de esta escuela y too por los profesores, si no fuera por ellos;
    • ” (Entrevistado 6): “Eh;
    • de repente hacen reuniones con los mismos niños, cuando ven que hay algún problemita, que anda alguno mal, alguna cosa, hacen llamar al apoderado a la reunión, a llamar a los niños por ejemplo;

    ” Se refiere a la percepción acerca de la calidad del desempeño de los profesores. Esta calidad se evalúa como buena y se construye en base a lo que ellos hacen para que sus estudiantes logren mejores resultados de aprendizaje y, con menor frecuencia, al trato mostrado hacia estos.

    1. (Entrevistado 7): Me gusta que el Director;
    2. que él es comprensivo, es amable;
    3. eso me gusta;
    4. no sé puh… igual cuando uno le pide algo, nunca se niega;
    5. un permiso o que el alumno faltó por enfermedad, el siempre entiende… Es comprensivo;

    (Entrevistado 10):. Es bueno también, porque uno si tiene alguna pregunta, uno viene a consultarle y él. la atiende en buena forma. yo lo encuentro que es una persona así como es educado, también él. se puede conversar con él pu’eh respetuoso y, no sé. bueno más.

    • Se hace una evaluación positiva de la calidad del desempeño del Director en la escuela, siendo ejes de esta evaluación (a) el trato que brinda a los niños, niñas, padres y madres, y (b) los logros que mediante su gestión ha obtenido la escuela;

    (Entrevistado 10):. Bueno yo. tengo todos mis hijos aquí. y yo encuentro que la educación por lo menos es buena y no más que como tiene jornada completa ahora ya, los niños yo encuentro que. alcanzan a estudiar un poco más. en general la encuentro buena. porque.

    de los niños que van aquí o. llevan buenas notas y no van atrasados. (Entrevistado 7): “. Si por eso yo encuentro que es buena igual, porque ellos tienen bien adelanta’o, le enseñan harto a los niños. ” (Entrevistado 4): “Porque en el SIMCE 3 les ha ido bien a los chiquillos.

    ” (Entrevistado 5):. Un día van a encontrar un trabajo, cualquier cosa ya van a tener estudios, van a saber qué es lo que. de ver un contrato cómo está escrito, cómo está hecho… que lo lean antes de firmarlo, todas esas cosas le sirven a ellos. y pa’ que ellos ‘ten más preparados.

    1. pa` lo que sigue más adelante… La calidad de la enseñanza se refiere a la percepción que manifiestan los y las entrevistadas acerca de lo que la escuela enseña;
    2. En general, es evaluada en base a: (a) cantidad de contenidos que deben aprender los(as) estudiantes, (b) logros de la escuela en general y de sus hijos/as en particular, (c) utilidad que puede significar en el futuro lo que aprendan sus hijos e hijas en la escuela, ya sea para desenvolverse mejor o para seguir estudios superiores a 8° básico y (d) apoyo material (alimentación, materiales escolares);

    Los padres y madres manifiestan que la unión de distintos niveles educativos, en una única aula, les genera insatisfacción debido a que afecta la calidad de la enseñanza y del aprendizaje. Vinculación con la Escuela (Entrevistado 1):. Porque los niños se sienten mal por no venir y entonces en eso yo pienso que el niño se siente apoyado y le da por estudiar, le da por seguir estudiando, porque el niño, por ejemplo, que no tiene el apoyo de sus padres, se siente como solo.

    como poco tomado en cuenta, entonces y si uno viene a participar con ellos, el niño dice ‘¡ah! mi papá vino’ y con gusto, con ánimo hace el número (actividad) que le toca y eso yo se que es así. (Entrevistado 7):.

    Porque él se siente apoyado con que la mamá venga a las reuniones, o sea, participe poh, porque si a una le dice ‘mamá tienes que ir a eso’. y yo digo ‘no voy a ir’ entonces él se siente como decaído y dice ‘¿mi mamá porqué no fue. ?’, entonces si uno le dice ‘¡ah!.

    sí! voy a ir!’ y él se siente bien, él dice ‘¡ah!, mi mamá me toma en cuenta, va las reuniones’. él se siente bien poh!. él se siente bien. porque de repente dice ‘mamá si usted no fue’, entonces eso le afecta a él.

    claro. por eso yo encuentro que viniendo o haciendo cosas. o participando, ellos se reaniman. encuentro yo que eso. (Entrevistado 4): Siempre trato de jugármelas por’tar aquí, preocuparme por mi hijo, al profesor preguntarle qué pasó, porqué esta nota. eh. qué puedo hacer, si cuando hace trabajo, cómo lo hace.

    o sea, si hay una mala nota tratar de… aconsejar a los hijos o mandarle una notita para preguntarle qué se puede hacer en ese sentido. que suban sus notas, esa es la idea, que si ha fallado sacándose una mala nota, tratar de que suba eso, que no quede ahí.

    Se refiere a la concurrencia de los padres y madres a las actividades a las que son convocados por los profesores. El relato da cuenta de la percepción acerca de la propia vinculación, y la de los otros padres y madres. Respecto a la vinculación propia, se manifiestan tres tipos de acciones: (a) asistir a reuniones, (b) cooperar en las actividades del centro educativo y (c) participar en actividades asociadas a ayudas comunitarias.

    Dentro de las motivaciones por las que concurren a la escuela, puede observarse (a) apoyo afectivo para los hijos y (b) obtención de información educativa, de las actividades de la escuela y de servicios comunitarios.

    Comportamientos que Favorecen las Conductas de Estudio de los Hijos e Hijas Es posible reconocer tres tipos de comportamientos que favorecen las conductas de estudio de sus hijos e hijas: (a) apoyo afectivo, (b) apoyo instruccional y (c) apoyo logístico (material).

    El primero de ellos, hace referencia a ocuparse del bienestar psicológico del/la estudiante, lo que se traduce en expresiones verbales de apoyo y en compañía al realizar actividades escolares. (Entrevistado 1):.

    porque uno mismo… eh… o sea cuando uno ya que es padre, sabe cuando el niño necesita ya apoyarlo, o anda deprimido sabe uno que el niño qué necesita. o por algo, le pregunta ‘¿qué te pasa, por qué andas así ?’. (Entrevistado 7):. Si, si, yo iba. porque sí. yo cuando voy él más todavía tiene más ánimo.

    En cambio cuando. si uno no va le dicen ‘¡pucha mamá, por qué no fue usted!’, entonces si a uno la ve ahí, ta´ contento. entra feliz, se siente apoyado. sí, se sienten apoyados los niños. El apoyo instruccional se expresa tres ámbitos de acción: (a) ayuda directa al realizar tareas, (b) incentivo verbal al estudio y (c) asistencia a reuniones y/o presentaciones del hijo o hija.

    (Entrevistado 9): “. Si, cuando uno sabe… sabe las tareas que lleva, entonces le ayuda. ” (Entrevistado 10):. lo más es haciéndolo leer por ejemplo tiene que. aquí la tía siempre les dice que tienen que leer todos los días. Es una orden sagrada que tienen de leer todos los días diez minutos.

    (Entrevistado 3):. Si, como yo soy el apoderado de él. siempre. mismo ayer tenía reunión y no pude venir porque estaba trabajando y hoy día como tenía que venir yo le mandé una nota a la profesora que hoy día iba a pasar a estar un rato con ella.

    Si bien algunos padres y madres manifiestan que muchas veces se les hace difícil colaborar con su hijo o hija en la realización de sus tareas debido, principalmente, al desconocimiento de los contenidos de las asignaturas y bajo nivel de escolaridad propio, se esfuerzan en proveer mejores condiciones para realización de las actividades escolares.

    Esto se traduce en proporcionar materiales necesarios para el desempeño escolar y condiciones adecuadas de traslado a la escuela en circunstancias climáticas adversas. (Entrevistado 2):. eso. y si le falta algún material, le hacimo empeño a comprárselo, entonces él ahí se siente bien.

    a veces pierde una goma o se la sacan. por ahí hacimos unos pesitos y pasa a comprar al negocio. entonces él, en eso se siente bien. (Entrevistado 4): A veces… tienen que venir mojándose, el camino es malo… para dentro donde vivo yo, pero tampoco deja. mi esposo tienen un tractor, pero tampoco puede andar para allá y para acá porque se echa a perder mucho el camino, la gente reclama también… de repente les hecho su muda de ropa y se cambian acá en el colegio.

    Conclusiones Expectativas Educacionales y de Trabajo para los Hijos e Hijas Hemos definido las expectativas hacia los hijos e hijas, como esperanzas, deseos, sueños, ilusiones de sus padres y madres hacia ellos.

    La esperanza más nítidamente expresada por las personas entrevistadas es que sus hijas e hijos logren una mejor condición socioeconómica, apareciendo como el motivo más poderoso para promover su buen desempeño en la escuela. Se trata de hallazgos coincidentes con diversos trabajos sobre las expectativas de los padres (Díaz et al.

    1. , 2004; Milicic & Rivera, 2006; Torío, 2004);
    2. Los proyectos laborales para hijos e hijas se relacionan con el nivel de enseñanza que podrían alcanzar, si bien esperan que trabajen ejerciendo una profesión universitaria, creen más probable que lo harán en la especialización que obtengan al completar la enseñanza secundaria técnico profesional;

    Los proyectos de estudio y laborales se hacen en función de un surgimiento social expresado como “ser alguien en la vida”, tener un empleo e ingresos económicos estables. Esto coincidiría con lo que diversos autores denominan “lograr movilidad social”. Tales expectativas educacionales aparecen condicionadas por la situación económica de la familia y se asocian a una valoración de que su hijo o hija se destaque para alcanzar una beca de estudio.

    Valoración de la Escuela La valoración favorable hacia el centro educativo deriva de una percepción positiva de las relaciones interpersonales establecidas allí y de lo que le entrega al estudiante en la actualidad.

    Se tiene la percepción que le está enseñando contenidos útiles en el presente y se espera contribuyan a la preparación para el futuro. La utilidad que tendrá para sus hijos e hijas aquello que aprendan en la escuela es destacada y valorada positivamente.

    1. Padres y madres esperan que les enseñe conocimientos útiles al mismo nivel, o mejor, que en otras escuelas, que se les prepare para lograr completar la Enseñanza Media y aprender una profesión;
    2. La unión de cursos en primer ciclo básico en una sola aula y con un único docente genera insatisfacción a los y las entrevistados;

    Sostienen que, en esta condición, la enseñanza es de inferior calidad, porque los niños y niñas se distraen con facilidad. Los padres y madres valoran positivamente la calidad de los docentes, aludiendo a que saben acerca de una gran variedad de temas, cómo enseñarlos y se implican en el éxito de los alumnos.

    Esto coincide con lo planteado por otros autores respecto al desempeño de los profesores en escuelas efectivas en contextos de pobreza, donde se describe que los docentes saben lo que tienen que hacer, utilizan diferentes recursos pedagógicos, tienen mucha experiencia en el tema y conocen a sus alumnos (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia [UNICEF], 2004; MINEDUC, 1998).

    Vinculación con la Escuela Los resultados dan cuenta de la existencia de contextos familiares que favorecen el buen desempeño, facilitan las conductas de estudio y la generación de vínculos con la escuela. También se manifiesta un alto nivel de responsabilidad respecto a la participación los entrevistados en reuniones de curso y una cooperación activa en los eventos a los que son convocados por la escuela.

    1. Se valora la gestión directiva del centro educativo, el aprovechamiento de recursos externos y la organización de la comunidad escolar para realizar mejoras;
    2. Se destaca la disposición al diálogo del Director, a atenderles y entregarles información;

    Este reconocimiento explícito del diálogo, la acogida y la entrega de información, aunque se trata de aspectos que se relacionan con las denominadas escuelas efectivas, no los hemos encontrado mayormente discutidos en la literatura. También son motivos relevantes para vincularse con la escuela: que los hijos se sientan motivados, apoyados y acompañados.

    Comportamientos de los Padres y Madres que Favorecen el Buen Desempeño Los padres y madres valoran decidida y explícitamente el desempeño de sus hijos en el estudio, es así como, dependiendo del nivel de dificultad de los contenidos, colaboran ayudándoles directamente a hacer tareas o planteando soluciones.

    Les dan apoyo mate-rial, instruccional y afectivo, poniendo énfasis en este último. Señalan dificultades, principalmente económicas asociadas a la precariedad e inestabilidad de sus ingresos, para desarrollar su colaboración. El apoyo emocional y activo al estudio es percibido por los docentes de la escuela, generando en estos una buena disposición hacia la familia, lo que a su vez funciona como reforzamiento de su conducta de apoyo emocional y de fomento del estudio, generándose un círculo virtuoso que se retroalimenta positivamente.

    Discusión El trabajo entrega evidencia de la fuerza del compromiso parental con los hijos estudiantes superando limitaciones socio-económicas. Aporta elementos para entender el impacto de este compromiso en términos de facilitar la asistencia a la escuela mediante comportamientos específicos (ayudarles con las tareas, cuidar que tengan ropa limpia, cumplir con puntualidad), acompañamiento emocional y participación activa en eventos escolares.

    Lo expuesto permite plantear que estas pueden ser motivaciones para acercar a padres y madres menos participativos al centro educativo, así como para fortalecer las acciones de aquellos que lo hacen con más frecuencia. Parece interesante profundizar en tales aspectos, mediante investigaciones centradas en la pedagogía de la escuela y en las representaciones sociales de los actores (familia, alumnos, docentes), para conocer sus coincidencias y diferencias y, en este caso, cómo se armonizan para favorecer los buenos resultados que muestran algunas escuelas en situación de vulnerabilidad socio-económica.

    Este estudio ha aportado conocimiento sobre cómo piensan, sienten y construyen su mundo los padres y madres de estos niños. El análisis expuesto se hubiese enriquecido con entrevistas a los hijos e hijas y a sus docentes, permitiendo contrastar sus perspectivas.

    También, habría proporcionado elementos acerca de los comportamientos que observan los menores en los adultos respecto a sus estudios y del significado que otorgan a la vinculación de sus padres con la escuela. Referencias Arancibia, V. , Herrera, P. , & Strasser, K.

    • (2004);
    • Manual de psicología educacional;
    • Santiago, Chile: Universidad Católica de Chile         [ Links ] Aylwin, M;
    • , Corten, C;
    • , Ermter, K;
    • , Flanagan, A;
    • , Muñoz, A;
    • , & Pérez, L;
    • (2005);
    • Guía de apoyo para la familia;

    Santiago, Chile: Ministerio de Educación. [ Links ] Brunner, J. (2005). Educación en Chile: el peso de las desigualdades. Paper presented at the meeting of the Conferencias Presidenciales de Humanidades, Santiago, Chile. [ Links ] Brunner, J. , & Elacqua, G.

    (2004). Factores que inciden en una educación efectiva. Evidencia internacional. Santiago, Chile: EducarChile. [ Links ] Camhi, R. , & Arzola, M. (2005). Familia y logros escolares. Serie Informe Social, 92 , 1-40.

    [ Links ] Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación. (2004). Educación superior. Paper presented at the meeting of the V Encuesta Nacional a los Actores del Sistema Educativo, Santiago, Chile. [ Links ] Cominetti, R. , & Ruiz, G. (1997, May).

    Algunos factores del rendimiento: las expectativas y el género. LCSHD Papers Series, 20. [ Links ] Díaz, A. , Pérez M. , & González, C. (2004). Necesidades educativas de las comunidades indígenas del Alto Bio Bio.

    Visiones de la Educación, 6 , 33-40. [ Links ] Dunn, C. , Chambers, D. , & Rabren, K. (2004). Variables affecting students‘ decisions to drop out of school. Remedial an Special Education, 25 , 314-323 Entwisle, D. Alexander, K. , & Steffel, L. (2004). Temporary as compared to permanent high school dropout.

    Social Forces, 82 , 1181- 1205. [ Links ] Espíndola, E. , & León, A. (2002). La deserción escolar en América Latina: un tema prioritario para la agenda regional. Revista Iberoamericana de Educación, 30 , 39-62.

    [ Links ] Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. (2004). ¿Quién dijo que no se puede? Escuelas efectivas en sectores de pobreza. Santiago, Chile: Author. [ Links ] Ganzach, Y. (2000). Parent’s education, cognitive ability, educational expectations and educational attainment: Interactive effects.

    British Journal of Educational Psychology, 70 , 419-442. Glaser, B. , & Strauss, A. (1967). The discovery of Grounded theory: Strategies for qualitative research. Chicago: Aldine. [ Links ] González-Pienda, J.

    , Mourao, R. , Núñez, J. , Rosàrio, P. , & Solano, P. (2006). Escuela-familia: ¿es posible una relación recíproca y positiva? Papeles del Psicólogo, 27 , 171-179. [ Links ] Hao, L. , & Bonstead-Bruns, M. (1998). Parent-child differences in educational expectations and the academic achievement of immigrant and native students.

    • Sociology of Education, 71 , 175-198;
    • [ Links ] Lew, J;
    • (2004);
    • The “other” story of model minorities: Korean American high school dropouts in an urban context;
    • Anthropology and Education Quaterly, 35 , 303-323;

    López, I. , Ridao, S. , & Sánchez, J. (2004). Las familias y las escuelas: una reflexión acerca de entornos educativos compartidos. Revista de Educación, 334 , 143-163. [ Links ] López, N. , & Tedesco, J. (2002). Las condiciones de educabilidad de los niños y adolescentes en América Latina.

    • Buenos Aires, Argentina: IIPE;
    • [ Links ] Lumsden, L;
    • , & Hertling, E;
    • (2002);
    • Fostering parent involvement;
    • Retrieved June 23, 2005, from http:/;
    • edu/trends_issues/relat/dex;
    • html#fostering         [ Links ] Mateos, F;

    , Liébana J. , & Ramírez, S. (2005). Los factores que intervienen en la implicación familiar en los centros educativos de Ceuta analizados desde la perspectiva del género y la interculturalidad. Iberpsicología, 25. [ Links ] Milicic, N. , & Rivera M. (2006).

    1. Alianza familia-escuela: percepciones, creencias, expectativas y aspiraciones de padres y profesores de enseñanza general básica;
    2. Psykhe, 15 , 119-135;
    3. [ Links ] Ministerio de Educación;
    4. (1998);
    5. 10 recomendaciones para una escuela donde todos aprenden;

    Santiago, Chile: Author. [ Links ] Ministerio de Educación. (2001). Deserción escolar: causas y algunas propuestas de solución. Revista de Educación, 285. Santiago, Chile: Author. Retrieved June 23, 2006, from http://webmin. temuco. cl/revista/anteriores/junio01/tema1.

    • htm         [ Links ] Ministerio de Educación;
    • (2002);
    • Prueba SIMCE 2° medio 2001;
    • Análisis de resultados;
    • Santiago, Chile: Author;
    • [ Links ] Miranda, R;
    • (1995);
    • Expectativas sobre la escuela: la percepción de la familia del escolar;

    Perfiles Educativos, 67. [ Links ] Murúa, C. , Díaz, A. , & Lagos, I. (2004). Mecanismos de riesgo protectores de la permanencia escolar en niños pehuenches. Lengua y Literatura Mapuche, 11 , 227-237         [ Links ] Navarro, L. (2004). La escuela y las condiciones sociales para aprender y enseñar.

    1. Equidad social y educación en sectores de pobreza urbana;
    2. Buenos Aires, Argentina: IIPE;
    3. [ Links ] Palomar, J;
    4. , & Cienfuegos, Y;
    5. (2007);
    6. Pobreza y apoyo social: un estudio comparativo en tres niveles socioeconómicos;

    Revista Interamericana de Psicología, 41 , 177-188         [ Links ] Pérez, V, Díaz, A. , Castillo, E. , & Cova, F. (2006). Flujos comunicacionales en redes sociales de apoyo escolar. Paideia 40 , 89-97. [ Links ] Rumberger, R. , & Palardy, G. (2005). Test scores, dropout rates, and transfer rates as alternative indicators of high school performance.

    American Educational Research Journal, 42 , 3-42. [ Links ] Sagastizabal, M. (2000). Diversidad cultural y escuela: estereotipos y prejuicios “A estos padres no les interesa la escuela”. Revista Perspectiva Educacional, 35/36 , 9-24.

    Saucedo, C. (2003). Entre lo colectivo y lo individual: la experiencia de la escuela a través de relatos de vida. Revista Nueva Antropología, 19 , 77-98. [ Links ] Torío, S. (2004). Familia, escuela y sociedad. Revista Aula Abierta, 83 , 35-52. [ Links ] Villarroel, G.

    (2001). Expectativas de las madres rurales sobre el futuro de sus hijos e hijas. Revista de Orientación Educacional, 27/28. [ Links ] Villarroel, G. (2004). Participación de los hombres rurales en la educación de sus hijos.

    Revista Digital e Rural, Educación, Cultura y Desarrollo Rural, 1. Retrieved May 22, 2005, from http://educación. upa. cl/revistaerural/erural. htm         [ Links ] Villarroel, G. , & Sánchez, X. (2002). Relación familia y escuela: un estudio comparativo en la ruralidad.

    Revista Estudios Pedagógicos, 28 , 123-141. [ Links ] Received 09/11/2008 Accepted 12/03/2009 Alejandro Díaz Mujica. Universidad de Concepción, Chile. María Victoria Pérez Villalobos. Universidad de Concepción, Chile.

    Patricia Mozó Cabrera. Universidad de Concepción, Chile. 1 Dirección: Universidad de Concepción, Facultad de Ciencias Sociales, Casilla 160-C, Concepción, Chile. E-mail: [email protected] cl 2 Esta investigación es parte del proyecto de investigación FONDECYT 1040622, “Mecanismos de riesgo y protectores asociados a los procesos de abandono y permanencia en el sistema educacional”.

    ¿Qué esperan los padres del jardín de infantes?

    Que Esperar De La Escuela De Mi Hijo Qué esperar del jardín de infantes El inicio del jardín de infancia es un momento muy importante en la vida de los niños, sin embargo, también lo es en el de los padres. Sus hijos dejan, por primera vez, el ámbito familiar para sumergirse en uno más social , en donde encontrarán a otros chicos y, por supuesto, docentes a los que tendrán que obedecer. Enfocándonos en el momento especial en el que viven los padres, ese también es un instante en el que aparecen muchas preguntas: ¿Cómo se adaptará mi hijo? ¿Cómo se llevará con sus nuevos compañeros? , entre tantas otras.

    Sin embargo, hay una que siempre suele preocupar a los padres, ¿Qué esperará de mi hijo su maestro en el jardín? Está claro que las expectativas que cada maestro pueda tener de sus alumnos son particulares a cada docente, sin embargo, hay algunas conductas sociales que sí pueden aparecer en el común de los maestros.

    Y es en ellas en las que los padres y la familia deben centrarse. La idea es que los niños puedan seguir reglas, saber escuchar y seguir indicaciones, mostrar dominio en sí mismos y saber compartir. Por otra parte, los niños deben poder hacer todo lo que puedan por cuenta propia: cuidar de sus cosas, ir al baño, lavarse las manos, etc.

    Luego llegará el momento en el que cada uno de los jardines de infantes buscará que los niños desarrollen distintas aptitudes y conocimientos, que, por otra parte, estos generalmente pueden variar y depender del plan de estudio vigente en cada institución.

    Mayormente, previo al inicio de las clases, se realizan reuniones en las que los docentes comentan a los padres y familiares de los niños, cuáles son los objetivos que se esperan lograr antes del fin de curso. Algunas de estas aptitudes son:  Saber reconocer y nombrar las letras del abecedario; reconocer letras de imprenta que ven con frecuencia tales como las de su propio nombre, varios logotipos y señales; saber que las palabras se leen de la izquierda a la derecha y de arriba para abajo; expresar sus pensamientos e ideas; contar una historia sobre una experiencia y aprender sobre sí mismos y sobre su entorno; producir círculos, líneas, garabatos y letras como parte de su primera escritura; reconocer los números y comprender que los números nos dicen la cantidad, el orden y la medida de las cosas. Foto: Jardín por woodleywonderworks en Flickr  Loading.

    ¿Que se espera de un niño de primaria?

    Cada estudiante tiene su propio ritmo de aprendizaje, y muchos factores influyen en su evolución. A continuación te platicamos qué puedes esperar del aprendizaje que tu hijo va adquirir durante la etapa de educación primaria. Claro, el éxito de este proceso requiere del compromiso y trabajo conjunto entre el profesor, el niño y todos en casa. Entre las tareas primordiales en esta etapa están el desarrollo socio-emocional, cognitivo y el físico. Los pequeños comienzan a tener ideas propias, su autonomía va en aumento y tienen una comprensión más clara acerca de las normas y valores de la sociedad. Su independencia se incrementa, tanto en la escuela como en casa, y se reconoce un notable aumento de fuerza y afinación de habilidades motoras.

    Se espera que los niños al ingresar a la primaria ya tengan conocimientos básicos sobre lectura, escritura y matemáticas. En esta primera parte de la educación primaria afinan la competencia sociolingüística, la cual es necesaria para poder entender bien lo que leen.

    Los libros se construyen en la realidad, por medio del contexto; los libros son apropiados en la medida que hace referencia al contexto inmediato del lector, es por eso que mientras más lectura y más vivencias tenga el niño mayor será su comprensión lectora.

    ¿Que espero que mi hijo aprenda en el jardín de niños?

    Destrezas de lenguaje Tomará contacto con palabras nuevas, con lo que crecerá su vocabulario 8, expresará mejor sus ideas y hacer oraciones de más de cinco palabras 7. Aprenderá categorías de palabras, como los colores, las frutas, los animales y las partes del cuerpo 1, 7.

    ¿Que tiene que tener una escuela de calidad?

    ¿Qué expectativas tienes de tu hijo?

    Todos tenemos expectativas en general a lo largo de la vida. Pero, me pregunto, ¿está bueno tener expectativas para con nuestros hijos? Ante esta disyuntiva realicé una encuesta vía facebook. Hice 3 preguntas puntuales y obtuve respuestas muy jugosas. ¿Qué entiendes por expectativa?  -Algo que deseo que ellos hagan o no hagan.

    -A la espera de efectivización de una idea propia -Por expectativa entiendo lo que yo deseo a futuro -La expectativa es lo que “espero” del otro hacia una situación o hacia mi, es la proyección en el afuera con exigencia….

    -Asombro, esperar alguna cosa o algo de alguien pensando que te va a sorprender -Lo que espero respecto de algo o de alguien. -Esperar algo de otro o de alguna cosa. Tener un pre concepto de lo que voy a recibir, obtener o ver en otro o en alguna cosa. Tener cierta esperanza también.

    1. -Esperar algo de alguien como yo lo veo;
    2. ¿Reconoces tener expectativas para con tus hijos?  50% respondió que sí, y el otro 50%, no Si respondiste sí, ¿cuáles? | si respondiste no, ¿por qué? -Tengo la expectativa que den buenos frutos;

    Porque he sembrado en ellos con amor. -“Tus hijos no son tus hijos; son hijos de la vida…” Yo apenas soy su guía -Respondí no, porque ellos van a decidir su futuro, no me gustaría que tengan el peso de lo que yo deseo para ellos -No tengo expectativas sobre ellos, ya que en la esencia individual que son, tienen la total capacidad de ser y hacer de manera justa lo que a ellos realmente les interese, sorprendiéndome gratamente de cada creación y crecimiento en ellos…abrazos!!!! -Mi expectativa de mis hijos es esperar que lo que sean de grandes me va asombrar y maravillar, ya sea como seres humanos y en las profesiones u oficios que se desempeñen -Principalmente que sea una persona segura y feliz, que sepa desenvolverse en la vida.

    -Que sean ellos mismos. Que sigan su corazón. Que intenten cosas nuevas. Que sean empáticos y solidarios. Que tomen mi historia como una experiencia y no como un camino a seguir. Que se quieran. Que se rían siempre.

    -Porque son seres independientes que toman mis propuestas y las elaboran a su manera.

    ¿Qué es una buena escuela?

    Una buena escuela es una escuela de calidad, inclusiva y que mejora constantemente. contexto real en que está inserta. Se trata de entender a la escuela como un lugar vivo, hecho por personas para personas, un espacio perfectible, cambiante, en constante mejora.

    ¿Qué aprenden los niños en la escuela primaria?

    La escuela es el lugar donde los estudiantes viven un sinfín de experiencias y ahí también adquieren conocimientos básicos que los ayuda a conocer y entender todo lo que existe a su alrededor, desarrollan múltiples habilidades cognitivas, motrices y sociales. Conocimientos básicos que adquieren los niños Como ya sabes, la primaria se divide en seis grados escolares en los que los estudiantes adquieren diversos conocimientos y cada uno representa un escalón que deben subir hasta completar este nivel educativo que se puede dividir en 3 ciclos y a continuación los puedes conocer:

    • Primer ciclo (1 ° y 2°). Los niños aprenden a leer textos breves, escribir y reconocer los signos de puntuación, emplear monedas y billetes para hacer compras, leer la hora, ordenar los días de la semana y los meses, conocer su cuerpo mediante la actividad física y otros aprendizajes sobre el medio ambiente, lengua extranjera, la historia universal, las tablas de multiplicar, etc.
    • Segundo ciclo (3° y 4°). En esta etapa los niños son capaces de comprender textos, reconocer los elementos de una oración, aumenta la dificultad en las operaciones matemáticas, comienzan fracciones y continúan adquiriendo conocimientos sobre historia, geografía, lengua extranjera y ciencias naturales.
    • Tercer ciclo (5° y 6°). En estos últimos dos años escolares se profundiza más en cada una de las materias y todos los conocimientos que reciben los niños los preparan para entrar al siguiente nivel escolar que es la secundaria.

    Las asignaturas que se imparten Si bien cada escuela puede distribuir las horas clase y elegir los materiales de enseñanza de acuerdo a su metodología; las materias que deben impartir no cambian porque así como lo establece el sistema educativo mexicano, en todas las primarias debe haber una homogeneidad en cuanto a las asignaturas que llevan los niños en cada grado. Las materias correspondientes a este nivel educativo son: español, matemáticas, historia, conocimiento del medio, geografía, formación cívica, educación física y educación artística. Todas ellas les brindan la base educativa que necesitan los pequeños para ir avanzando en su recorrido escolar que sin duda, les ayuda a tener un desarrollo integral.

    ¿Qué aprenden los niños de 5 a 6 años?

    Desarrollo físico y motriz del niño entre los 5 y 6 años –

    • Muestra mayor coordinación y control en sus movimientos corporales.
    • Conserva el equilibrio sobre las puntas de los pies varios minutos.
    • Salta a la pata coja,alternando uno y otro pie (en la etapa anterior aún no era posible), manteniendo el equilibrio.
    • Su coordinación mejora hasta tal punto que es el momento de aprender a nadar, patinar e ir en bicicleta (a pesar que muchos ya lo han aprendido antes).
    • Salta y brincan con soltura, sus movimientos dejan de ser en bloque y baila con armonía.
    • Tienen mayor habilidad en la motricidad fina de sus dedos, pueden atarse los cordones de su zapatos sin tanta dificultad.
    • Puede recortar con tijeras con facilidad.
    • Son capaces de vestirse y desvestirse sin ayuda. Lavarse los dientes, la cara y las manos. Los padres debemos fomentar estos hábitos de autonomía.
    • El conocimiento de su esquema corporal aumenta, el niño de esta etapa conoce perfectamente todas las partes externas de su cuerpo y muestra interés por algunas internas (corazón, estómago, cerebro,…).
    • Esto le permite dibujar la figura humana detalladamente.
    • Sus trazos son más precisos y finos.

    ¿Qué esperan los padres de sus hijos?

    En esto de querer lo mejor para los hijos parece que todos los padres y madres nos ponemos de acuerdo. Los deseos de los padres para sus hijos se repiten : queremos todas las cosas buenas para ellos y nada que les haga sufrir, por supuesto. Entonces podemos afirmar en voz alta que lo que más queremos para los niños es que sean felices y que logren sus metas en la vida. Que Esperar De La Escuela De Mi Hijo ¿Qué es lo que quieren todos los padres del mundo para sus hijos? ¿Qué deseo yo misma para mi hijo y para mi hija? Si lo pienso casi sin pensarlo, o si le pregunto a una madre o un padre y le pido que diga lo primero que se le pase por la cabeza, quizás salgan cosas como que tengan éxito de mayores, que logren un buen trabajo y una excelente carrera profesional, que sepan cinco idiomas y tocar tres instrumentos, que viajen y conozcan lugares recónditos pero que no se olviden nunca de dónde vienen y quién es su familia. Claro que sí, no tiene nada de malo, todas son cosas maravillosas pero, ¿y si analizamos lo que más queremos para nuestros hijos ahora? Pues entonces seguro que coincidirás conmigo, que sean felices. ¿Qué es para un niño la felicidad? Tal vez deberíamos pensar qué queremos los padres para nuestros hijos que les haga felices ahora. Que Esperar De La Escuela De Mi Hijo Si me preguntas a mí cuáles son mis mayores deseos hacia mis hijos, los tengo claro: 1. Que jueguen en la calle a diario El otro día leí que la mejor extraescolar que hay es el parque. ¡Cuánta razón en una frase tan sencilla! Vale que queremos que se apunten a esta u otra actividad para que aprendan cosas y para que podamos llegar a recogerles a tiempo después del trabajo.

    Así que, como reflexión para todas aquellas familias que persiguen a diario sus sueños y por lo tanto los de sus hijos, os dejamos estas líneas con las que seguro te sientes muy identificado. Yo lo veo así, ¿será también tu visión? Por cierto, prueba a preguntar a tu hijo qué es para él la felicidad , su respuesta te sorprenderá.

    Pero también queremos que jueguen, corran, griten y dejen volar su imaginación a la par que se divierten con sus amigos. El mejor lugar para ello es el parque de toda la vida. Queremos que coman sano y equilibrado Por supuesto, qué padre o madre no quiere esto para sus hijos.

    • El otro día hablaba con una mamá sobre la información nutricional que se escucha ahora por todas partes, y las dos coincidíamos en afirmar que hubiéramos llevado una dieta más saludable durante el embarazo si lo hubiéramos pensado un poco;

    Quizás sea por eso que cada vez apuesto más por que mis hijos sigan una correcta alimentación. Los caprichos están permitidos, pero no a diario. Deseamos que les vaya bien en el colegio Desde que entran en la guardería hasta que se gradúan en la universidad.

    Queremos con toda nuestra alma que les vaya bien, que estudien, que saquen sus asignaturas con buena nota y que hagan un montón de amigos; a la par que intentamos por todos los medios que vayan por el buen camino: que respeten a los demás, que sean honestos, que no se metan en problemas.

    Y muchos más valores  que les inculcamos a diario. Que Esperar De La Escuela De Mi Hijo 4. Queremos que rían cada día con ilusión No podemos hacer un listado para hablar de lo que más quieren los padres para sus hijos sin mencionar  la risa. ¿Recuerdas cuándo fue la primera carcajada de tu hijo? Un detalle entrañable que deseas que no se borre nunca de tu memoria.

    • Y es que la risa, esa que nace del corazón y que llena la casa de alegría, es la mejor que hay, sobre todo si viene de tu hijo y va acompañada también de tu sonrisa;
    • Adoramos que pasen ratos con nosotros Los niños pasan de decir ‘mamáááá’ cada cinco minutos a estar en su habitación con sus cosas y sin hacerte el más mínimo caso;

    La semana pasada me dijo un papá del barrio que le gustaría que sus hijas se hicieran mayores ya, supongo que para tener más espacio y menos cosas que hacer durante el día: llevarlas al colegio, hacer la comida y la cena, la hora del baño y el cuento, pensar cosas el fin de semana para ellas, terminar esa manualidad que traen de la escuela.

    Y yo, que soy muy sentimental, me dio por pensar, ‘si ya están creciendo a pasos agigantados y eso me da pánico’. Así que, que levante la mano quien esté de acuerdo conmigo, otra de las cosas que en verdad queremos los padres para los hijos es que pasen todo el tiempo del mundo con nosotros.

    Que sean buenas personas y se conviertan en adultos responsables Creo que esa es una de las metas principales que tenemos todos los padres, conseguir que nuestros hijos sean  buenas personas y que, una vez lleguen a su vida adulta, sepan desenvolverse y actuar bien.

    • Será entonces cuando veamos una pequeña recompensa;
    • Pero para que esto sea así se tiene que regar la planta desde que nace;
    • De poco servirá querer buenos resultados si no hay un excelente ejemplo en casa;
    • Y ya lo dejo, que es hablar de todo lo bueno que cada uno quiere para sus niños y la cosa parece no tener fin;

    En definitiva y como te decía al principio, yo creo que la felicidad es esa condición irremplazable que buscamos todos para nuestros niños desde el primer instante en el que sabemos que van a formar parte de nuestra vida. ¡Nuestro mayor deseo! Puedes leer más artículos similares a Los mayores deseos de los padres para sus hijos (que todos compartimos) , en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.

    ¿Que se puede esperar de un maestro?

    Título multimedial “Escuela, Cultura, y Vida” Octavio Henao Alvarez Universidad de Antioquia, Colombia [email protected] udea. edu. co Este título, contenido en dos CDs interactivos con más de 900 megabytes de información, despliega un entorno audiovisual para la lectura y reflexión de diversas teorías, visiones y conceptos de gran actualidad e interés para la formación y la práctica docente.

    • Constituye un ejemplo de utilización de tecnología multimedial para abordar aspectos esenciales de la pedagogía, la didáctica, el maestro, el alumno, y el funcionamiento de la escuela;
    • Incluye narraciones orales, ilustraciones, acertijos, fotografías, videos, y un conjunto de 16 ensayos sobre temas relacionados con aspectos esenciales del maestro, la lectura, la comunicación en el aula, la expresión escrita, los valores, la afectividad, las múltiples inteligencias, el aprendizaje por proyectos, la enseñanza para la comprensión, las nuevas tecnologías, el proyecto educativo institucional, etc;

    ; de los cuales presentamos aquí un breve fragmento. Aspectos esenciales del maestro Una condición fundamental del buen maestro es su compromiso con la formación humana. Formar es influir en la manera de ser y actuar de los alumnos, y es un proceso que involucra tanto la razón como la sensibilidad.

    La posibilidad de formar exige al maestro un proyecto de vida consecuente con los principios que orientan su labor educativa. Es también una labor esencial del buen maestro tender puentes que comuniquen los alumnos con diversos dominios del conocimiento; señalar horizontes inagotables de saber; descorrer cortinas que ocultan la verdadera naturaleza de los fenómenos y las cosas.

    El maestro debe ser capaz de expresar y sentir ternura, estar siempre abierto y sensible a las vivencias afectivas de los alumnos; transmitir en la experiencia de enseñar el goce del conocimiento; revelar a sus discípulos la manera cómo el conocimiento embellece la vida; contagiarles de actitudes de respeto hacia sí mismos, de entusiasmo y calidez en su relación con los otros, de autoconfianza y valoración de sus posibilidades.

    1. Debe ser una persona organizada en sus ideas, segura, y bien documentada para que su palabra comunique con claridad, convenza, tenga impacto, y movilice los alumnos hacia cambios significativos;
    2. Que maneje apropiadamente las diversas técnicas, recursos, y métodos de comunicación necesarios para hacer más atractiva y eficiente la transmisión de sus mensajes;

    Presentación personal La belleza es vitalidad, es una fuerza interior que se irradia a través de todo el cuerpo: gestos, movimientos, miradas, posturas, atuendos, silencios, expresiones. La apariencia corporal es el reflejo de nuestro estado interior. Si poseemos paz y armonía espiritual nuestras expresiones, posturas, y movimientos lucirán más esbeltos, espontáneos y coordinados.

    1. El maestro tiene que mirarse a sí mismo, descubrir que reflejan sus expresiones corporales, percatarse de la fuerza comunicativa que tiene y proyecta su cuerpo;
    2. El rasgo más hermoso que puede acompañar la presentación del maestro es una actitud que revele nítidamente alegría, sensibilidad, compromiso, esfuerzo, deseo de superación, convicción moral, y honradez intelectual;

    Lenguaje y conocimiento Además de la comunicación, otra función esencial del lenguaje es la representación. La concepción del mundo que poseen los pueblos está plasmada en su sistema lingüístico. El lenguaje permite tanto la génesis del pensamiento como su expresión.

    El repertorio lingüístico que conocemos y manejamos sirve de vehículo a una forma particular de pensar. Las ideas y conceptos de las ciencias se configuran por medio del lenguaje. Según Schaff “Aprendemos las ideas a través de las palabras”.

    El lenguaje no sólo permite nombrar la realidad que conocemos sino explorar lo desconocido. El lenguaje del maestro, que constituye el medio fundamental de interacción en el proceso educativo, no es neutral. Indica a los alumnos un punto de vista sobre el mundo al que hace referencia y sobre la actitud para pensar acerca de él.

    Por ejemplo, cuando un docente enseña en clase un fenómeno natural, un concepto histórico, o un problema matemático, no sólo está transmitiendo información y datos objetivos sino que también expresa valoraciones, preferencias, y visiones de orden subjetivo.

    A pesar de que los medios de comunicación tienden a generalizar ciertos patrones verbales, no todos los niños manejan los mismos formatos de habla. En los estratos sociales de clase media y alta los alumnos exhiben una capacidad de verbalizar mayor que los de sectores marginales.

    Algunos niños no disponen de los recursos lingüísticos adecuados para expresar sus sentimientos e ideas más allá del entorno inmediato. Muchas veces el fracaso escolar obedece a estas limitaciones lingüísticas que impiden al alumno referir, describir, o nombrar los conocimientos y objetos de aprendizaje en los términos que espera el maestro y que la cultura escolar valida.

    Afectividad y aprendizaje La escuela suele disociar el aprendizaje de los sentimientos, relegando así el mundo afectivo de la experiencia intelectual. En consecuencia las personas actúan regidas primordialmente por sus razonamientos lógicos sin considerar las implicaciones humanas de sus actuaciones, sin sentir el conocimiento.

    Tampoco se mezcla el aprendizaje con la alegría, la motivación, el entusiasmo, el deseo, y las distintas sensaciones corporales. Es indispensable recuperar una actitud amorosa en la cotidianeidad educativa.

    El amor nutre la preocupación constante y sincera por el mejoramiento del otro. Una atmósfera cálida y humana es siempre garantía de un aprendizaje mejor y más significativo. Adicionalmente a los logros académicos un ambiente así desarrolla otras actitudes esenciales para un buen desarrollo personal tales como: confianza en sí mismo; capacidad de escucha; aumento de la creatividad; disfrute de la compañía de los demás; capacidad de dar y recibir ternura; capacidad de expresar con espontaneidad distintos sentimientos.

    La afectividad es un elemento presente y fundamental en todos los eventos de interacción escolar. En la construcción de una nueva escuela más vinculada con la vida, el conocimiento y el afecto tienen que estar estrechamente relacionados.

    Si un maestro no revela un interés profundo y sincero en las disciplinas que enseña difícilmente hará significativa y motivante para los alumnos la experiencia de aprender. La tarea de enseñar debe irradiar alegría, verdad, y convicción para que induzca aprendizajes jubilosos y comprometidos.

    • Enseñanza y comunicación oral Decir no es enseñar;
    • La verdadera pedagogía se funda en una comunicación recíproca entre el maestro y el alumno;
    • Podemos hablar con más belleza, fuerza, y convicción de lo que hemos sentido y experimentado;

    Sólo la palabra que tiene un claro sabor a vivencia llega al alumno y lo incita a crecer La comunicación es deseo y necesidad de conocer. Exige interés en el otro, capacidad de escucha, apertura, disposición a percibir lo que el interlocutor siente y piensa.

    Comunicarse es atreverse a estar cerca, es asumir el riesgo de que el otro nos sorprenda. La efectividad y calidad de la comunicación oral dependen de la habilidad del maestro para emplear los métodos correctos en el momento oportuno, y del gusto y propiedad con que maneja su tema de exposición.

    Con su palabra el maestro exalta o degrada el espíritu de sus alumnos. Un reproche o un elogio pueden marcar el destino de un niño. El respeto, la prudencia, la ecuanimidad, la sabiduría deben iluminar siempre las expresiones verbales del docente. El maestro debe reconocerse como sujeto que, aún inconscientemente, está comunicando.

    Nuestras palabras comportan más significaciones de las que queremos expresar; llevan consigo valoraciones y sentidos inconscientes. Entornos de aprendizaje Más que un simple dispensador de información el maestro debe ser un arquitecto de ambientes, condiciones, entornos, y situaciones donde los alumnos puedan explorar, experimentar, y construir conocimiento.

    Enseñar es mostrar senderos, sugerir rutas hacia lo desconocido. Es necesario dar a los alumnos la oportunidad de transitar su propio camino y encontrar las cosas por sí mismos. Lo importante es enseñar a aprender. Heidegger anotaba que ” enseñar es más difícil que aprender porque enseñar significa dejar aprender “.

    1. En el aprendizaje es más importante el proceso que el resultado;
    2. El verdadero maestro no es el que atiborra de información y conocimientos a sus discípulos, sino el que alimenta en ellos su deseo de aprende;

    La formación intelectual y profesional que reciben los maestros en las instituciones educativas formales no necesariamente satisfacen los intereses, expectativas, deseos, o sueños de los alumnos. Un maestro con sabiduría, sensibilidad, y respeto puede iluminar y alentar en sus alumnos opciones de vida y aprendizaje que les permita una auténtica realización personal.

    • Una nueva escuela que responda a las necesidades esenciales del ser humano exige un maestro audaz e intuitivo que no sólo crea en los modelos tradicionales de desarrollo personal y social;
    • Enseñar a preguntar La misión de la escuela no es ofrecerle al alumno repertorios de respuestas, sino enseñarle a preguntar;

    Los más grandes desafíos a las posibilidades humanas los ofrecen precisamente las preguntas que no tienen solución fácil. Es necesario construir una pedagogía de la pregunta. El deseo de preguntar es inherente a la condición humana. El auténtico maestro no sólo muestra una permanente disposición por preguntar, sino que respeta y valora las preguntas de los alumnos.

    Ni lo insólito, ni lo absurdo, ni lo irreverente, ni lo elemental de las preguntas que formulen los alumnos justifican una reacción de burla, rechazo, o desprecio por parte del docente. En muchas ocasiones este tipo de interrogantes han sido el punto de partida de grandes desarrollos en la ciencia y en el arte.

    Las múltiples inteligencias La investigación cognitiva actual ha demostrado que los seres humanos poseen distintos tipos de inteligencia, los cuales determinan formas y estilos diferentes de aprender, recordar, actuar, y comprender. Para abarcar adecuadamente el ámbito de la cognición humana es necesario incluir un repertorio de aptitudes más universal y amplio.

    Es preciso también admitir la posibilidad de que muchas de estas aptitudes, si no la mayoría, no se prestan a mediciones por medio de la expresión oral o escrita, que dependen en gran medida de una combinación de capacidades lógicas y lingüísticas.

    Las teorías psicológicas sobre la inteligencia no pueden ignorar las diferencias existentes entre los contextos en que viven y se desarrollan los seres humanos. En vez de suponer que tenemos una inteligencia independiente de la cultura en que nos toca vivir, hoy muchos científicos consideran la inteligencia como el resultado de una interacción, por una parte, de ciertas inclinaciones y potencialidades, y por otra, de las oportunidades y limitaciones que caracterizan un ambiente cultural determinado (Gardner, 1994).

    • La búsqueda de la comprensión Numerosas investigaciones han constatado que la mayoría de los alumnos carecen de un nivel adecuado de comprensión;
    • Aunque demuestran en clase un dominio aceptable de algún tema- una ley física, un axioma matemático, un principio sociológico, un estilo literario, un ritmo musical- son incapaces de aplicarlos a un nuevo contexto;

    Si se alteran ligeramente las condiciones en que los evalúan, las competencias y destrezas que habían demostrado desaparecen. La comprensión profunda de los diversos objetos de conocimiento no ha sido un objetivo prioritario de nuestra escuela. Los maestros promueven y aceptan un conocimiento ritual, y estereotipado.

    • Se satisfacen con respuestas que son sólo un recuento verbal o escrito más o menos preciso de hechos, conceptos, o problemas que han enseñado;
    • Por qué los alumnos no logran comprender adecuadamente lo que se les enseña? Una razón posible es que quienes tienen la responsabilidad de la educación no han apreciado el enorme poder de las concepciones iniciales, estereotipos, y esquemas que los alumnos traen a la escuela, ni la dificultad para modificarlos o erradicarlos;

    No han sido capaces de ver que casi en todo estudiante hay una mente de un niño de cinco años sin ninguna escolaridad que pugna por salir y expresarse (Gardner, 1993). El nuevo rol del maestro Es necesario que el maestro esté siempre aprendiendo. Los buenos maestros no serán necesariamente aquellos que más conocen la información teórica y fáctica de una disciplina, sino los que permanentemente y de manera creativa estén incorporando a su trabajo docente la nueva información que se genera. El maestro verdadero es el que alienta y estimula:

      • la audacia de ser diferente
      • el deseo de explorar lo desconocido
      • el valor de disentir de las creencias y opiniones generalizadas
      • las ganas de soñar otros mundos
      • el conocimiento de sí mismo
      • la lucha por la libertad
      • el derecho a la felicidad
      • la búsqueda de la belleza
      • la rebelión contra la injusticia

    Valores La misión fundamental de un educador es cultivar el espíritu de los alumnos, no atiborrar su cerebro de conocimientos. El discípulo debe ver en su maestro un portador de los mejores valores de la sociedad: la autenticidad, la pasión por el conocimiento, la honradez, la disciplina, la generosidad, la autocrítica, la sencillez, el patriotismo, la identidad cultural, el respeto por la naturaleza, la valoración de lo estético, el optimismo frente al futuro.

    1. El nuevo maestro que necesita la sociedad moderna debe ser un experto en aprender, no simplemente una persona con formación especializada en un área del conocimiento;
    2. El buen maestro no es aquel que pretende que sus discípulos lo imiten;

    Sólo si la educación logra atraer y comprometer a los mejores hombres, podrá pensarse en proyecto educativo que responda cabalmente a las necesidades y expectativas de la sociedad. Un maestro no tiene que ser el ejemplo viviente de todas las virtudes, ni el único o mejor modelo que sigan los alumnos en todos los campos.

    Sí debe ser un testimonio de superación y desarrollo humano permanente. Es necesario que cada día sienta la necesidad de crecer, de elevar su condición humana. Sólo si el maestro es capaz de exigirse siempre búsquedas más elevadas en lo cognitivo, lo sensitivo, lo estético, y lo afectivo, sintiendo que entrega en su trabajo lo mejor de sí mismo, podrá mostrar a los alumnos que hay muchos campos en los cuales sería hermoso y necesario crecer, alentando en ellos un deseo constante de lucha y superación.

    La lectura vital El éxito o fracaso en el aprendizaje de la lectura determinan en gran medida la posibilidad de una buena formación académica posterior. La falta de interés en la lectura y las dificultades para su aprendizaje se suelen atribuir a factores relacionados con el desarrollo físico, la capacidad perceptivo-visual, el sistema nervioso, o el potencial cognitivo.

    Así mismo, un niño puede tener razones psicológicas válidas para no desear leer. Suponer que todos los alumnos se sienten igualmente atraídos y motivados frente a la lectura es equivocado. Aunque se aprecia el valor funcional y práctico que tiene la lectura – como herramienta para buscar información, para interactuar socialmente, para trabajar, para aprender – no es común reconocer su valor como fuente de placer y alegría, como medio para vivenciar la dimensión estética de la escritura.

    La manera como el maestro presenta la lectura y el valor y significado que le otorga a ésta, determinan la calidad de su aprendizaje. Si un alumno percibe que para su maestro la lectura forma parte de su cotidianidad, que ha influido y enriquecido su autoconcepto y su relación con el mundo, que ilumina y orienta su vivir y su trabajo, igualmente encontrará significativo el aprendizaje y la práctica de la lectura.

    La expresión escrita Es común que los docentes hagan a los alumnos demandas excesivas en cuanto a los aspectos caligráficos, ortográficos y gramaticales de su producción escrita, prestando escasa atención al proceso de planeación, monitoreo, y construcción de un texto claro y significativo.

    Existe la idea generalizada de que aprender a escribir es un proceso lineal, ascendente, ordenado, que discurre a través de etapas previsibles. Distintos estudios sobre el aprendizaje de la lengua escrita revelan que es un proceso complejo, discontinuo, lleno de altibajos, largo, y de afinación continua.

    Sólo cuando los alumnos tienen la oportunidad de producir distintos estilos de textos, con contenidos que ellos eligen, y que realmente cumplen una función comunicativa, están desarrollando verdaderas competencias de escritura.

    Es preciso rescatar la escritura de los afanes que suelen marcar las tareas escolares. Escribir bien es una habilidad que solo se logra con mucha disciplina y dedicación. Un factor que el maestro suele olvidar con relación al aprendizaje de la escritura es el tiempo.

    No basta que se le dé a los alumnos oportunidad de interactuar con diversos materiales escritos; es necesario permitirles que planeen, reflexionen, documenten, controlen, y revisen con detenimiento y cuidado sus producciones escritas.

    El proyecto educativo institucional Es una estrategia a través de la cual se puede gestar la formación del nuevo ciudadano que reclama el país. Es una posibilidad para que maestros, alumnos, y comunidades desplieguen su autonomía y ejerzan con protagonismo su derecho a participar en la creación de una sociedad más amable, solidaria, reflexiva, y vital.

    Es la búsqueda del sentido y la identidad de las instituciones educativas para transformar y mejorar los procesos pedagógicos y administrativos. Es una oportunidad especial para que cada institución sueñe y defina su misión, sus propósitos, y tareas.

    No es un texto más de planeación rutinario y obligatorio. Es un proceso permanente de construcción colectiva que debe considerar:

      • Las tendencias y visiones educativas en el ámbito mundial
      • Las necesidades de mejoramiento cualitativo y cuantitativo de la educación.
      • Las normas y leyes sobre el sistema educativo
      • La vocación educativa, la filosofía, e identidad formativa de la institución.
      • La historia y la dinámica propia de la institución
      • El contexto social, ambiental, y cultural
      • Las capacidades académicas y humanas del personal docente
      • Las posibilidades y demandas de la población a la cual sirve
      • Los mejores ideales educativos de los maestros y la comunidad

    El humor Un propósito loable del nuevo maestro es atenuar la rigidez característica de la educación formal, contribuyendo a transformarla en una experiencia más lúdica y divertida. La experiencia escolar no puede seguir siendo un tributo a la monotonía, al aburrimiento, a la memorización sin sentido. Es urgente y necesario poner en cuestión el viejo precepto según el cual “el sufrimiento es una condición para aprender”. Los educadores no tienen que poner cara solemne para conseguir que los alumnos les respeten y obedezcan.

    1. El rigor científico no riñe con un tono festivo;
    2. La seriedad ante el trabajo y la vida no implica una actitud acartonada, rígida y ceremoniosa;
    3. Creerse sabio es lo más ridículo que uno pueda imaginar;
    4. El buen sentido del humor refleja una gran capacidad crítica y agudeza de análisis;

    Aunque el humor suele asociarse a la frivolidad, y considerarse opuesto a la seriedad y a la formalidad, es parte de una actitud concienzuda y rigurosa. El silencio No sólo la palabra es portadora de las enseñanzas de un maestro. También con su silencio puede irradiar conocimientos, valores, y actitudes.

    1. La profundidad y riqueza de un mensaje no depende de su longitud o intensidad verbal;
    2. Comunicamos incluso cuando callamos;
    3. A veces sin que nos demos cuenta el cuerpo habla por nosotros;
    4. La dinámica del cuerpo puede rebasar el poder de la palabra;

    Una simple mirada crea o destruye; alienta o inhibe; invita o detiene; aprueba o censura; realza o minimiza. Carlyle escribió: “El silencio es tan profundo como la eternidad. La palabra es tan superficial como el tiempo”. Las nuevas tecnologías Utilizando recursos de la informática, los multimedios, y las telecomunicaciones se vienen desarrollando en diversos lugares del mundo innovadores programas educativos concebidos en torno a los mejores ideales pedagógicos y didácticos: planeación y gestión escolar descentralizadas; currículos interdisciplinarios; exigencias permanentes de capacitación y actualización docente; aprendizajes basados en proyectos; trabajo cooperativo de los alumnos; nuevos esquemas de participación de la comunidad en el trabajo escolar; docentes que estimulan, orientan, y dinamizan el aprendizaje; alumnos que participan activamente en la construcción de su conocimiento; una evaluación más comprensiva y sistemática, centrada en la capacidad de aplicar el conocimiento a la solución de problemas, y que reconoce las diferencias en el estilos y ritmo de aprendizaje de los alumnos.

    • Todas las áreas del currículo escolar podrían sufrir sustanciales cambios en su enseñanza y aprendizaje utilizando en ellas recursos informáticos;
    • Más que cualquier otro invento tecnológico, el computador ha expandido las posibilidades humanas de representar, y almacenar conocimientos de todo tipo;

    Como lo anota Pagels (1991), la capacidad que tienen estas máquinas para manejar enormes volúmenes de datos y simular la realidad nos abre una nueva ventana para ver la naturaleza, nos permite observar la realidad desde un ángulo diferente. Es posible que comencemos a percibir el mundo y el universo en forma distinta sólo porque el computador produce conocimiento de modo diferente al de los tradicionales instrumentos como el microscopio y el telescopio.

    • Aprendizaje por proyectos La capacidad de interacción personal y social es considerada en la sociedad moderna una competencia fundamental para el éxito en el trabajo;
    • En un mundo cada vez más globalizado, la habilidad para trabajar en grupo, con personas de diversas tradiciones y creencias morales, culturales, políticas, y sociales, resulta esencial;

    Aún poblaciones estudiantiles aisladas por limitaciones físicas, capacidades intelectuales, factores socioeconómicos, o condiciones geográficas pueden usar las telecomunicaciones para integrarse y conformar grupos de trabajo. Los computadores ofrecen un rango amplio de herramientas para ayudar a los alumnos a trabajar cooperativamente en la producción de conocimiento.

    1. Muchos programas permiten al usuario indagar causas y efectos, manipular variables, y resolver problemas en parejas o en grupos;
    2. A través de redes de computadores un grupo de alumnos de diversos grados e instituciones pueden emprender conjuntamente ciertas tareas de aprendizaje, participar en la realización de proyectos de investigación, elaborar periódicos escolares, carteleras, boletines, u otras publicaciones;

    REFERENCIAS   Gardner, H. (1994) Estructuras de la mente. La teoría de las inteligencias múltiples. México: Fondo de Cultura económica Gardner, H. (1993) La mente no escolarizada. Cómo piensan los niños y cómo deberían enseñar las escuelas. Buenos Aires: Ediciones Paidos Ibérica S. .

    ¿Cuáles son las expectativas de la familia?

    Ya han terminado las vacaciones para muchos y nos enfrentamos a la vuelta al cole, al trabajo, a la vuelta a la rutina. Hemos pasado mucho tiempo con nuestros hijos disfrutado en familia, pero en algún momento habremos tenido enfrentamientos por tener diferentes formas de ver las cosas, puntos de vista distintos e incluso maneras de comportarse muy en desacuerdo a lo que esperamos de ellos, en especial de nuestros hijos.

    – En la educación de los hijos, los padres y madres suelen crease expectativas sobre los hijos que en muchas ocasiones difieren de la realidad y por tanto surgen los conflictos. Por ello, es muy importante que esas expectativas sean claras.

    Por un lado, aunque pueden darse otras opiniones respecto a ello, los niños necesitan y merecen que sus padres y sus madres puedan esperar grandes cosas de ellos. El no esperar nada en particular puede que haga que no se esfuercen por cumplir normas básicas de convivencia que van a serles de gran ayuda a lo largo de su vida.

    • Podemos observar las expectativas de los padres sobre sus hijos en un patio de colegio lejos de sus familiares o en la piscina de la escuela de verano  en la que tienen que realizar diferentes actividades;

    Por un lado habrá niños obedientes y tranquilos que siguen instrucciones sin problemas, y por otro, nos podemos encontrar con niños que no sigan ningún tipo de reglas ni instrucciones e incluso puedan llegar a burlarse del adulto a cargo o de sus iguales. Desde Red Cenit , queremos dar unos pequeños consejos para que puedas orientar a tus hijos a comportarse y a adaptarse a actividades fuera de casa teniendo las siguientes expectativas para ellos:

    • Enséñales a ser pacientes.

    La paciencia es una virtud para ayudarles a no frustrarse por algo que no consiguen de inmediato. Los niños no pueden crecer creyendo que pueden recibir una respuesta inmediata cuando quieran alguna cosa. Es muy importante que sepan esperar el turno, tanto de palabra como de acción. No hay que acostumbrarse a prestarle la atención cada vez que los oigamos y hacerles creer que las cosas se pueden conseguir al instante.

    • Enséñales a que sean ordenados.

    Ser ordenado es una aptitud que se enseña desde la edad más temprana. El esfuerzo de un padre y una madre de tener la casa ordenada para tener un hogar limpio y recogido puede ser cosa de todos los miembros de la familia. Desde pequeños pueden colaborar con los quehaceres de la casa y mantener su espacio o el espacio en común limpio.

    • Así entonces, podemos ver reflejados los hábitos formados diariamente desde sus casas, la educación que se les ofrece desde el hogar;
    • Seguramente los niños tranquilos y obedientes tendrán límites en sus hogares y los otros no conocerán lo que es una norma, por lo que sus comportamientos son inadecuados;

    Por ello es muy importante hacerles saber a los hijos que tu expectativa es que la casa se mantenga ordenada con el esfuerzo de todos.

    • Enséñales a saber prestar atención.

    Es importante mantener la atención en muchas situaciones de nuestra vida. Si prestas atención sobre lo que haces, eres más consciente a la hora de prestar atención sobre los demás. Cuando estás en casa, y hablas con tus hijos, la expectativa de un padre o una madre es que puedan aparcar lo que estén haciendo en ese momento y atiendan a lo que dices.

    Es muy importante dar ejemplo, por lo que si tus hijos quieren habar contigo debes dejar de lado por un momento lo que estés haciendo. En numerosas ocasiones se pueden guardar los turnos conversacionales en la vida diaria y realizar una escucha activa, es decir, prestar atención sobre lo que nos dicen y guardar el turno de palabra.

    No debemos permitirles que ignoren a alguien que está hablando, ni que interrumpan y si lo hacen, hay que enseñarles a pedir disculpas. Debemos enseñarles que todos merecemos ser escuchados.

    • Enséñales a que respeten la estructura familiar.

    Los valores que se construyen en una familia son actitudes y hábitos que son aceptados por todos miembros del hogar e identifican a una familia. Las expectativas familiares definen el ambiente de tu hogar. Tenemos que tener en cuenta que el contar con una estructura en casa hace que los niños puedan adaptarse sin problemas a las expectativas de convivencia en otros grupos fuera de casa. Si bien están enseñados a seguir instrucciones y cumplir sus funciones dentro de un equipo, están respetando a los demás, es decir, pueden respetar estructuras familiares de otros miembros y sus valores.

    • Enséñales a que sean educados.

    La educación es el pilar fundamental que se construye desde el hogar desde los primeros años de vida, por ello desde edades tempranas los hijos deben saber que se espera una respuesta educada a las peticiones que se le hagan: “gracias”, “por favor”, “buenos días”, “buenas noches”, etc. , son palabras que se deberían utilizar en todos los hogares diariamente y por costumbre cuando nos comunicamos. No sirve el uso de malas formas como patalear, gritar o respuestas groseras por parte de ningún miembro de la familia.

    • Enséñales a que hagan su mejor esfuerzo.

    Las expectativas de los padres sobre los hijos no tratan en que sean los mejores en clase, o en un deporte o que destaquen siempre. Sin embargo, deben saber que los padres esperan que siempre se esfuercen al máximo y den lo mejor de ellos en cualquiera de sus situaciones diarias. Para dar ejemplo, los hijos deben ver que en los trabajos de los padres o en las responsabilidades de los hogares dan lo mejor de sí mismos y se esfuerzan al máximo.

    • Así entonces, podrán construir amistades positivas basadas en la tolerancia, respeto y comunicación;
    • Así ellos verán que es importante esforzarse para conseguir lo mejor de sí mismos, favorecerá su autoestima y su confianza;

    Todos los miembros de la familia deben poner todo de su parte en desempeñar el mejor papel dentro de sus roles tanto en la escuela, como en el trabajo, como en el hogar, en todos los contextos donde se desenvuelven. Para concluir, debemos tener en cuenta que en el camino, el proceso es lo más importante y no la llegada o el resultado.

    Además, debemos saber de la importancia de la motivación en el proceso de aprendizaje donde la labor de los padres y madres es crucial para los hijos. Dales a tus hijos las herramientas para la superación y hazles saber que siempre esperas lo mejor de ellos, pero no dejes de apoyarlos cuando las cosas no salen como ellos esperaban o como nosotros querríamos.

    “El camino es la meta y la meta es el camino” Vanessa Civera , pedagoga y terapeuta en  RED CENIT.