Genios Que No Fueron A La Escuela?

Genios Que No Fueron A La Escuela

Albert Einstein: no fue admitido en la universidad – Genios Que No Fueron A La Escuela Foto: Wikimedia Commons/ Public Domain Mark. Delante de cualquier profesor, Einstein (1879-1955, Alemania) no ofrecía ningún porvenir: era lento para aprender, tenía problemas de lenguaje y rehusaba memorizar sus lecciones. Los colegios del Tercer Reich, fuertemente absolutistas, eran un castigo para Einstein: «Mis profesores me detestaban por mi independencia y me excluían cuando querían ayudantes».

El ambiente familiar en el que creció Einstein era completamente distinto. Hijo de un modesto vendedor de material eléctrico, Herman Einstein, y Paulina Koch, Einstein encuentra en ellos no sólo apoyo moral sino flexibilidad y motivaciones intelectuales.

Con el tío Jakob comienza su fascinación por las matemáticas, y con el tío Casar Koch su curiosidad por la ciencia. Lee continuamente y aprende a tocar el violín. Su familia se traslada a Milán, y Einstein continúa sus estudios en Munich.

¿Cómo estudiaban los más grandes genios?

Pablo Picasso – Pablo Picasso cursó dos años en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona. A lo largo de sus facetas artísticas logró convertirse en un genio entre los artistas de vanguardia y nunca dejó de reinventar su propio estilo. Aunque su reputación se vio favorecida por mecenas como Gertrude y Leo Stein , el pintor dedicaba a la exploración de la pintura y artes plásticas largas horas del día.

¿Cómo le iba a Albert Einstein en la escuela?

Albert Einstein con serias dificultades de aprendizaje – Einstein se aburría en clase y odiaba la autoridad. Iba a su aire y acumulaba suspensos en los exámenes más sencillos. Tenía ‘dificultades de aprendizaje’, según sus profesores, pero leía a Kant. A los 16 años lo expulsaron del instituto. 5 5.

¿Que pensaba Einstein de la escuela?

Albert Einstein tenía un coeficiente intelectual de 160, desarrolló la teoría de la relatividad y dio el primer paso para el desarrollo de la física moderna. Un genio contemporáneo ganador de un Premio Nobel de Física en 1921 que conseguiría pasar a los anales de la historia como uno de los científicos más relevantes de todos los tiempos.

Sin embargo, durante la niñez jamás destacó por su brillantez, sino todo lo contrario. Cuando apenas contaba dos años, sus padres Hermann y Pauline temieron que el pequeño Albert tuviese alguna deficiencia pues tardó más de lo normal en empezar a hablar.

Y es que Einstein era un niño vergonzoso, de pocas palabras y, quizá, con un desarrollo intelectual más lento de lo normal. Durante su vejez el propio físico daría gracias a esta supuesta lentitud pues consideró que sin ella no habría podido elaborar una teoría como la de la relatividad.

Para Einstein las personas adultas no se plantean ni qué es el espacio ni qué es el tiempo, pues consideran que lo saben todo. Él, por el contrario tuvo “un desarrollo tan lento que no he empezado a plantearme preguntas sobre el espacio y el tiempo hasta que he sido mayor”, afirmó el científico.

Durante la época escolar jamás destacó y no porque no sacase buenas notas, pues en algunas asignaturas era brillante. Sus docentes lo  consideraban más un alumno reacio a la autoridad al que debían amonestar de forma severa para que dejase de decir y hacer tonterías.

De hecho, Einstein abandonó la escuela secundaria sin acabarla pues quería evitar, a toda costa el servicio militar. Sin embargo, aunque en la escuela no destacase Einstein  se caracterizó por su meticulosidad y perfeccionismo , aptitudes que aplicó a su pasión por la física y que lo llevaron a convertirse en uno de los científicos más relevantes de los dos últimos siglos.

Consiguió entrar en el Instituto politécnico federal de Zurich y aquí comenzar la que sería una larga e intensa carrera. Ir al suplemento de formación.

¿Qué notas sacaba Albert Einstein?

Todos damos por sentado, a estas alturas de la película, que Napoleón era bajito, que lo de “elemental, querido Watson” lo decía Sherlock Holmes , que los piratas llevaban pata de palo y un loro en el hombro, que los cascos de los vikingos tenían cuernos o que Albert Einstein , a pesar de que era mal estudiante y sacaba malas notas en matemáticas, luego acabó revolucionando la física (o precisamente por eso, apostillan algunos).

  1. Sin embargo, las afirmaciones anteriores son falsas;
  2. Absolutamente todas;
  3. Sí, también la de que Einstein era mal estudiante;
  4. Al contrario, Einstein sacaba buenas notas;
  5. Bien, no se conservan las notas en primaria del pequeño Albert, pero uno de sus profesores de secundaria recordaba que sacaba buenas notas en Latín, por ejemplo;

La idea de que Einstein era mal estudiante parece haber nacido de una confusión de uno de sus primeros biógrafos, al descubrir su etapa escolar en Aarau, Suiza. Cuando Einstein, en 1895, llevó a cabo el examen de acceso al Instituto Politécnico Federal de Zúrich, lo suspendió, en efecto.

  1. Pero aparentemente lo hizo porque el examen incluía una prueba en francés , idioma que Einsten no dominaba;
  2. Al regresar al secundaria para preparar de nuevo el examen de acceso, Einstein sacaba notas de 1 y 2… sin embargo, en la escala de notas de aquel momento, 1 era la máxima nota, y 6 la mínima;

Más tarde, se invirtió la escala de las notas, y Einsten empezó a obtener notas de 6 y 5… siendo 6 la nota máxima. Los biógrafos describían rutinariamente que Einstein repetía curso (en realidad lo hacía para preparar de nuevo el examen de acceso) y que sacaba notas que no pasaban del 2 o del 6 (cuando esas notas eran de las más altas). Genios Que No Fueron A La Escuela Otra cosa es que los profesores no tuvieran buen concepto de Einstein, pero eso puede también explicarse en el sentido de que el sistema escolar de la época otorgaba preponderancia a la memorización y la autoridad de los profesores , lo que creaba tensiones cuando el alumno mostraba ideas contrarias al respecto. Tampoco Einstein era torpe con las matemáticas. No es cierto que al tocar el violín, Einstein se perdiera porque era incapaz de contar las notas. Además, de ser cierto, de ello tampoco podemos deducir que fuera un negado para las matemáticas. Otra afirmación einsteniana que se ha desvirtuado en el ámbito de la charla de bar es que “todo es relativo”.

Los historiadores, pues, no fueron especialmente cuidadosos en la documentación : supongo que el hecho de que Einstein sacara notas tan bajas, junto a sus repeticiones de curso, les hicieron olvidar una simple comprobación del baremo de notas en Suiza en aquella época.

Einstein no dijo tal cosa, al menos no lo dijo de forma tan ramplona. La teoría de la relatividad es compleja y difícil de entender, pero resumidamente afirma que, en todo caso, el tiempo y el espacio son relativos, que dichas entidades no absolutas, no son inamovibles.

  • A la vez que afirmaba esto, también decía que la velocidad de la luz no era relativa, sino absoluta;
  • Es decir, si medimos la velocidad a la que va una pelota, su velocidad será relativa: si la pilota la tiramos entro de un tren, y yo también estoy en dicho tren, mediré una velocidad que no será excesiva;

Pero si lo miro todo desde fuera, parecerá que va más deprisa. Y ya no digamos si hacemos la medición desde otro tren que se desplaza en dirección contraria. Es decir, que debemos especificar respecto a qué medimos la velocidad de la pelota. Su velocidad es relativa respecto al observador.

¿Cuántas horas al día estudian los genios?

Genios Que No Fueron A La Escuela Hace no mucho que escuché hablar por primera vez acerca del método de las 10. 000 horas. De hecho recuerdo como los principales diarios especializados en el sector publicaban artículos analizando su veracidad o no. Sin embargo, en aquel entonces no logró llamar realmente mi atención. No obstante, casualidades de la vida, la semana pasada cayó sobre mis manos el libro de Malcon Gladwell “Fueras de serie: Por qué unas personas tienen éxito y otras no.

” Y para los que no conozcáis de qué va, es el libro en el que se recoge el método de las diez mil horas. La sinopsis del libro dice tal que así: ¿Qué diferencia a quienes hacen algo especial en la vida de quienes no lo hacen? Fuera de serie explora las curiosas historias de los grandes jugadores de fútbol; bucea en la peculiar infancia de Bill Gates; busca qué convirtió a los Beatles en el mejor grupo de rock; y se pregunta qué distingue a los pilotos que estrellan aviones de los que no.

A través de su viaje por el mundo de los «fuera de serie», los mejores, los más brillantes y famosos, nos convence de que nuestro modo de pensar en el éxito es erróneo. Prestamos demasiada atención al aspecto de estas personas, y muy poca al lugar de donde vienen, es decir, a su cultura, su familia, su generación y a las singularidades de su educación.

Brillante y entretenido, Fuera de serie es toda una referencia que al mismo tiempo iluminará y hará disfrutar. En el libro, Gladwell afirma que para ser realmente un experto en algo es necesario invertir 10.

000 horas en su estudio o práctica. Esto quiere decir que hay que dedicarle 10horas semanales en 20 años, 20 horas semanales en 10 años o 40horas por semana en 5 años. Dicho esto es probable que te vengan rápidamente dos cosas a la cabeza. Primero, que eso es demasiado tiempo.

Y segundo, que prima el esfuerzo frente al talento. Pues bien, la primera afirmación te la podemos tumbar fácil. Con el tiempo que le dedicas a la televisión, o a cosas poco productivas, estamos más que convencidos de que puedas dedicarle 10 horas a la semana a algo.

Por favor, no caigas en el síndrome de «No tengo tiempo», porque sí lo tienes. Simplemente has de priorizar tus intereses. Y en cuanto a la segunda afirmación, podemos ponerte algunos ejemplos que vienen en el libro de personas que consideramos muy talentosas, y que sin embargo, más que con talento, fueron personas constantes y trabajadoras.

De hecho en «Fueras de serie: Por qué unas personas tienen éxito y otras no” podemos seguir muy de cerca a uno de los grandes del siglo XX, Bill Gates. Podemos leer cómo el programador le dedicó horas y horas en los años 70 a estudiar programación.

Y fue mediante el estudio y el esfuerzo que llegó a crear Microsoft. Otros ejemplos de constancia y esfuerzo que podemos leer en el libro, son: Jimi Hendrix, quien se pasaba las horas y horas tocando la guitarra. Inclusive dicen que dormía con ella. Mozart, quien a pesar de que a temprana edad ya había compuesto grandes obras, fue en su juventud cuando compuso sus obras maestras.

Rescato del libro una de las citas que dice  así “La práctica no es lo que uno hace cuando es bueno. Es lo que uno hace para volverse bueno. ” Así pues, y siempre según Gladwell 1 hora: Podemos saber lo básico.

10 horas: Tenemos una noción más amplia de los conceptos básicos. 100 horas: Se adquiere un nivel medio. 000 horas: Se avanza a ser un especialista. 10. 000 horas: Uno puede considerarse maestro en esa habilidad.

¿Cuántas horas dormia Mozart?

Grandes genios de la historia que no fueron a la escuela

Según su biógrafo, Nikola Tesla no dormía más de dos horas en la noche. Prodigal Genius: The Life of Nikola Tesla explica que “después de cerrar la bocallave y de bloquear las rendijas de su puerta, podía pasar horas leyendo volúmenes robados de los anaqueles de su padre, podía leer toda la noche sin sentir ningún malestar por la falta de sueño”.

Esta historia no es poco común. Si buscas “hábitos de sueño” en Google encontrarás millones de sugerencias, todas relacionadas con gente famosa que duerme poco. Leonardo da Vinci dormía dos horas en las noches.

Margaret Tatcher dormía alrededor de cuatro (a veces se permitía más durante los fines de semana). Mozart solía levantarse a las 6 de la mañana y trabajar hasta pasada la media noche. Se especula que tenía un promedio de 5 horas de sueño. Creo que este tipo de historias son populares porque parecen ser recetas para la excelencia.

  1. Llegan a través de la supuesta democratización del éxito y se fijan en la creencia de que el trabajo duro es todo lo que hace falta para triunfar en la vida;
  2. Si leemos que Margaret Tatcher dormía tan solo cuatro horas en la noche, renunciamos con facilidad a la idea de que su exitosa carrera fue producto de eso y no de una selección genética afortunada, de la posibilidad de acceder a una buena educación, o del simple hecho de que estuvo parada en el lugar y en el momento precisos;

Suponemos que fue exitosa porque trabajó duro durante todas sus noches, y eso es algo que en teoría todos podríamos hacer. Porque somos maravillosos y podemos lograr nuestros sueños, según dice la encantadora fábula de nuestra era.

¿Cómo saber que eres un genio aunque hayas tenido malas calificaciones?

Inteligencia visual y espacial – Los genios con este tipo de inteligencia dibujan con facilidad , son buenos con las manualidades y tienen un sentido desarrollado de la ubicación. Alguien con estas habilidades destacará en la arquitectura, dibujo y algunos tipos de ingeniería.

¿Cuántas veces reprobo Albert Einstein?

Las calificaciones de Einstein – (Albert Einstein a sus 14 años de edad, en 1893) Contrariamente a lo que el mito divulgó, Einstein no reprobó matemáticas. De hecho, ni siquiera cursó una materia llamada matemáticas, pero sí varias ramas de esta disciplina que aprobó con excelentes calificaciones.

  • Lenguaje alemán y literatura: 5
  • Francés: 3
  • Italiano: 5
  • Historia: 6
  • Geografía: 4
  • Álgebra: 6
  • Geometría: 6
  • Geometría descriptiva: 6
  • Física: 6
  • Química: 5
  • Historia natural: 5
  • Dibujo artístico: 4
  • Dibujo técnico: 4

Estos datos nos muestran que Einstein realmente dominaba la matemática a la perfección ya en su preadolescencia y que, de hecho, aprobó todas las materias relacionadas con la matemática que cursó con muy buenas notas. Álgebra, Geometría y Geometría descriptiva con 6, Física también con 6 y Química con 5 ¿qué más pedir? Aquí debajo una fotografía del documento original con las calificaciones de Einstein. Se acabó la tontería. Por si acaso, cabe destacar que el rango de calificaciones era este:

  • 6 = Muy bueno ( sehr gut )
  • 5 = Bueno ( gut )
  • 4 = Suficiente ( genügend )
  • 3 = Insuficiente ( ungenügend )
  • 2 = Malo ( schlecht )
  • 1 = Muy malo ( sehr schlecht )

Derribando este mito, quedan en evidencia los estudiantes que lo utilizan para justificar su bajo desempeño, mis disculpas a ellos. Lo lamento mucho, pero no queda otro camino: ¡estudia! ¡Nada es más importante!.

¿Cómo son los malos estudiantes?

En esa costumbre tan humana de etiquetar, clasificar, y también discriminar, dividimos a los alumnos en buenos y malos, como si fuera algo tan objetivo de lograr. Para hacerlo usamos diversos sistemas de medición: rendimiento en sus exámenes, nivel de preocupación en las tareas, participación en clase, comportamiento, atención, memoria, pensamiento crítico, etcétera. Si bien es cierto que algunos alumnos se encuentran mejor predispuestos y más motivados a la hora de aprender, aquellos que aún no adquirieron el hábito y el compromiso, lo harán cada vez menos si se sienten relegados o rechazados.

Estimularlos es una tarea del docente de gran importancia. Sus pequeños logros deben ser tomados en consideración para despertar en ellos la idea de que “se puede”. Retarlos cuando no hacen la tarea solo contribuirá a crear resentimiento y frustración.

Se los debe invitar a hacerlo para otra clase (con algo menos de nota) para que vayan adquiriendo poco a poco el sentido de la responsabilidad. Por supuesto si bien no hay que humillarlos con retos y sermones, se debe dialogar con ellos acerca de las consecuencias negativas que pueden acarrear sus actitudes, por ejemplo, reprobar la asignatura.

Si se constata que el alumno no aprende no porque no lo desea ni se esfuerce, sino por otros factores (problemas visuales, auditivos, cognitivos, psicológicos, o falta de conocimientos previos) se les debe dedicar a ellos más tiempo y conversar con los padres para solucionar los problemas psicofísicos que existieran.

La calidad de buen y mal alumno no es innata sino que se construye. A la inversa, un buen alumno puede dejar de serlo si no se siente alentado, si es objeto de bullying o si tiene problemas personales. Cada cambio debe ser observado por el docente para llegar a tiempo con su intervención.

El mal alumno tiene algún propósito: ser líder negativo, llamar la atención con su mala conducta o sus malas calificaciones, o estar tan apesadumbrado, acostumbrado al fracaso y angustiado que ha perdido interés por la escuela, y desea que todos se den cuenta de ello, para pedir ayuda de ese modo, o para expresar que quiere hacer otra cosa; o peor aún, que no quiere hacer nada, pasando en el futuro a integrar esa generación tristemente llamada “ni ni” que ni estudia ni tampoco trabaja.

El buen alumno también debe ser acompañado en su proceso escolar, para que progrese, pero también para que conozca sus límites, pues un pequeño traspié en sus logros, en alguien que no acepte errores, puede también ocasionarle serios problemas psicológicos.

No debemos perder de vista que estamos educando personas, no tratando de llenar de conocimientos a máquinas frías e insensibles. Todos son nuestros alumnos: los que logran los objetivos antes, y los que aún no los lograron, pero que siempre están a tiempo de hacerlo.

Tengamos cuidado, el efecto Pigmalión puede resultar irreversible..

¿Qué es Dios para Einstein?

Einstein dijo creer en el Dios de Spinoza, un Dios que se muestra a sí mismo a través del orden y la armonía de las leyes universales, un Dios en cuyo intelecto participa la mente humana. Albert Einstein (1879 – 1955) es ampliamente considerado el científico más importante, conocido y popular del siglo XX. Uno de los temas que se discuten frecuentemente en Internet tiene que ver con si Einstein creía en Dios o no. El tema genera fascinación porque las personas buscan confirmar sus propias creencias y dar un golpe de autoridad (recurriendo a una “autoridad”): si el más grande científico del siglo XX creía en Dios, esto parecería darle a las personas que creen en Dios mayor legitimidad y seguridad y, por el contrario, si una mente como la de Einstein, que sondeó los misterios del universo, no se inclinó hacia la divinidad esto parecería consolidar más la visión ateísta y materialista que domina la ciencia actualmente.

  • Lo cierto es que existe cierta confusión al respecto, aunque ciertamente Einstein dijo identificarse con ” el Dios de Spinoza “;
  • La confusión nace de que la divinidad que postuló el filósofo neerlandés de origen sefardí Baruch Spinoza (1632 -1677) ha sido interpretada de formas diversas, entre ellas como un ateísmo, bajo la interpretación de que su panteísmo (la inmanencia de Dios) oculta realmente un ateísmo en tanto a que se puede substituir a Dios por la Naturaleza, y en tanto a que no necesariamente implica un culto o adoración a esa Naturaleza;
You might be interested:  En Que Escuela Se Quedo Mi Hijo Puebla?

Primero veamos brevemente las declaraciones que acercan a Einstein al Dios de Spinoza y luego veamos cómo concibió a este Dios el filósofo holandés del siglo 17. Gerald Holton, profesor de la Universidad de Harvard, quien fue designado curador del archivo de Einstein, mantiene que Einstein atravesó un periodo religioso y otro científico y que al final los conjugó ambos: “Definitivamente sí [creía en Dios].

  1. Pero debemos recordar que así como inventó su física y su estilo de vida, también inventó su religión;
  2. Era el Dios de Spinoza, que introdujo la racionalidad en el mundo, de modo que la Naturaleza y Dios se identifican”;

En una entrevista de 1930 publicada en el libro Glimpses of the Great de G. Viereck, Einstein explica: “La mente humana, no importa que tan entrenada esté, no puede abarcar el universo. Estamos en la posición del niño pequeño que entra a una inmensa biblioteca con cientos de libros de diferentes lenguas.

El niño sabe que alguien debe de haber escrito esos libros. No sabe cómo o quién. No entiende los idiomas en los que esos libros fueron escritos. El niño percibe un plan definido en el arreglo de los libros, un orden misterioso, el cual no comprende, sólo sospecha.

Esa, me parece, es la actitud de la mente humana, incluso la más grande y culta, en torno a Dios. Vemos un universo maravillosamente arreglado, que obedece ciertas leyes, pero apenas entendemos esas leyes. Nuestras mentes limitadas no pueden aprehender la fuerza misteriosa que mueve a las constelaciones. ” Baruch de Spinoza pintado por Barend Graat en 1666. Hay que mencionar que, en muchos sentidos, la filosofía de Spinoza es una ruptura con la filosofía cartesiana que remarca el dualismo entre cuerpo y alma (o mente). Spinoza concibe en su Ética, en cambio, una única sustancia, la cual define como aquello “que es en sí mismo y es concebido por sí mismo, esto es, aquello cuyo concepto no requiere del concepto de otra cosa para formarse”.

Me fascina el panteísmo de Spinoza, porque él es el primer filósofo que trata al alma y al cuerpo como si fueran uno mismo, no dos cosas separadas. De aquí que la única sustancia, aquello que no necesita de algo más, sea Dios.

“Excepto Dios, no existe sustancia que pueda darse o concebirse”. La sustancia de Spinoza es infinita e indivisible; como la energía de Einstein, no se crea ni se destruye. En otra famosa respuesta, Einstein contestó un telegrama del rabino Herbert S. Goldstein sobre su visión religiosa diciendo escuetamente: “Creo en el Dios de Spinoza.

  1. Quien se revela a Sí mismo en las armoniosas leyes del universo, no en un Dios quien se ocupa del destino y el castigo de la humanidad”;
  2. Aquí se hace una alusión al gran atractivo que ha hecho de la filosofía de Spinoza sumamente atractiva para muchos científicos y filósofos que sienten una religiosidad cósmica (no antropomórfica) que se aleja de los grandes monoteísmos (basados en una figura divina patriarcal que castiga o premia), y lo cual hizo que incluso fuera acusado de ateísmo en su época;

“Los hay que se representan a Dios como un hombre compuesto de cuerpo y alma y sometido a pasiones; pero ya consta, por las anteriores demostraciones cuán lejos vagan éstos de un verdadero conocimiento de Dios”, escribió. Esto es así ya que si bien todas las cosas, dice Spinoza, son en Dios, Dios no es corpóreo, ya que los cuerpos están, por definición, limitados.

Esta es su definición de Dios: “Por Dios entiendo un ser absolutamente infinito, esto es, una substancia que consta de infinitos atributos, cada uno de los cuales expresa una esencia eterna e infinita.

” Otra de las grandes razones, por las cuales el Dios de Spinoza es tan atractivo para mentes científicas es que en ningún momento recurre a lo supernatural o a lo milagroso. Dios aunque es todo, es conocido (intuido) adecuadamente en sus leyes. “Todo lo que ocurre, ocurre en virtud de las solas leyes de la infinita naturaleza de Dios y se sigue de la necesidad de su esencia”.

  • Y todo lo que ocurre se produce por necesidad, no por un acto de voluntad creativa o arbitrariedad; el universo es determinístico, algo que es lógicamente muy atractivo para un científico o matemático que observa el edificio cósmico de la causalidad y encuentra ecuaciones o constantes universales que parece existir eternamente;

“Todas las cosas necesariamente proceden de, o siempre siguen al poder infinito de Dios] por la misma necesidad y en la misma forma en la que de la naturaleza de un triángulo procede, por toda la eternidad, que sus tres ángulos sean iguales a dos ángulos rectos. ” El filósofo Baruch Spinoza. Pintor desconocido, sobre el 1665. Spinoza además sugiere que es posible conocer “la naturaleza de todas las cosas, a saberse, a través de las leyes universales y reglas de la naturaleza”. Estas leyes son las más puras expresiones de Dios y tienen una realidad superior a la existencia de las cosas individuales, por ejemplo, ya que permanecen siempre igual, mientras que las cosas cambian y perecen (y en realidad tienen su existencia en esas leyes, que son la naturaleza, Dios).

La tercera gran razón de que la filosofía de Spinoza es tan atractiva para un físico, tiene que ver con que Spinoza llegó a sugerir que Dios es sinónimo a la Naturaleza,”Deus sive Natura”, escribió famosamente Spinoza.

Recordemos que la física hasta hace uno siglos era llamada “filosofía natural”, y esto hace que algunos físicos y filósofos crean que al decir Dios es la Naturaleza, se puede decir que lo divino, lo que es, la realidad, es la física o lo físico (la palabra griega physis, de hecho, ha sido traducida a lenguas modernas como naturaleza).

  • Esto, sin embargo, es altamente discutible ya que Spinoza no puede considerarse en ninguna medida un materialista, ya que habla de la eternidad de la mente que participa en Dios;
  • “La mente humana no puede ser absolutamente destruida con el cuerpo, sino que una parte de ella, que es eterna, permanece”;

“Nuestra mente en tanto a que entiende es un modo eterno de pensamiento”. Estas proposiciones, entre otras, han generado gran debate. Algunos filósofos creen que Spinoza habla de algún tipo de inmortalidad individual del alma; otros creen que más bien se trata de una inmortalidad impersonal, de aquello que conoce adecuadamente a Dios, y que es en sí mismo Dios.

  1. Esto es similar a algunas visiones orientales, particularmente la budista, en la cual no existe una inmortalidad del alma, sólo una inmortalidad de la mente que percibe correctamente la realidad, que es en sí misma la budeidad (no una persona o un individuo);

En otras palabras, podemos decir que la sabiduría es inmortal, la ignorancia es perecedera. El tema más polémico en relación a la obra de Spinoza es si su visión de la realidad puede considerarse como atea. Evidentemente no si nos basamos en sus propias palabras y no asumimos que ahora somos más astutos para darnos cuenta que él mismo no se daba cuenta de que lo que estaba desarrollando era en realidad un ateísmo (porque el panteísmo, un término que Spinoza nunca uso, es en realidad un ateísmo mal llamado) y Spinoza, que utiliza el término Dios por todas partes y se esmeró en probar su existencia, el filósofo que Shelley y Byron llamaron “intoxicado de Dios”, en realidad no creía en Dios.

Acaso sólo utilizó este término para librarse de acusaciones de herejía. El argumento de que su filosofía es ateísta, se basa en que equipara a Dios con la naturaleza (y aparentemente no recurre a ninguna diferencia o trascendencia entre estos) y en que no parece haber hecho o llamado explícitamente a una adoración de Dios-Naturaleza.

El problema, por supuesto, yace en cómo definimos “Dios”, si lo definimos como un ser trascendente que crea el universo de la nada y que interviene a voluntad para afectar su creación, entonces sí podríamos hablar de que la filosofía de Spinoza es ateísta.

Pero esta es solamente una definición de la divinidad basada en la tradición judeocristiana en sus aspectos exotéricos. Si admitimos una definición más sutil esto cambia. Max Müller, el gran traductor y compilador de textos orientales, escribió: “El Brahman, como fue concebido por los Upanishads y definido por Shankara, es claramente el mismo que la Substantia de Spinoza”.

La teología de Spinoza también puede leerse como un monismo: Dios es Todo y es Uno, como dice el poema de Borges sobre el Dios de Spinoza, el universo es “el infinito mapa de Aquel que es todas Sus estrellas”. El argumento de que el Dios de Spinoza es solamente inmanente, es decir no existe más que en la naturaleza, por otro lado, ha sido discutido Martial Guéroult, quien sugiere que Spinoza en realidad es un panenteísta (y no un panteísta), la diferencia estriba en que en su interpretación de la filosofía de Spinoza Dios no es solamente el mundo, sino más bien el mundo está en Dios.

  • Todas las cosas tienen su existencia en Dios, pero Dios no es limitado por el mundo;
  • Karl Jaspers, por su parte, ha puesto en duda la afirmación de que para Spinoza Dios y la naturaleza son intercambiables, y sugiere que Dios mantiene una trascendencia en tanto a que tiene infinitos atributos, mientras que el mundo conocido por los humanos sólo tiene dos atributos, el Pensamiento y la Extensión, los cual abarcan la cualidad inmanente de Dios;

Dios es entonces trascendente e inmanente, lo cual lo acerca de nuevo a una concepción oriental, como la que encontramos en el shivaísmo tántrico de Cachemira, entre otros. Por otro lado, el argumento de que Spinoza no siente la necesidad de adorar o de rendir culto a su Dios es algo, de nuevo, bastante arbitrario, ya que aunque no habla de ritos o prácticas específicas para acercarse a esa divinidad, en repetidas ocasiones sugiere que el bien y el sentido de la existencia humana es conocer y amar a Dios.

– El más alto bien es el conocimiento de Dios, y la más alta virtud de la mente es el conocimiento de Dios. – El amor intelectual de la mente hacia Dios es parte del amor infinito con el que Dios se ama a sí mismo.

El amor de Dios a los hombres, y el amor intelectual de la mente a Dios, son idénticos. – El hombre sabio rara vez sufre conmociones del ánimo, sino que, consciente de sí mismo, de Dios y de las cosas, con arreglo a una necesidad eterna, nunca deja de ser, y siempre posee el verdadero contento del ánimo.

Sobra decir que la “Naturaleza” de Spinoza, rebosante de gnosis, amor y eternidad, es muy diferente a la naturaleza ciega e inerte de la ciencia moderna materialista. La filosofía de Spinoza es más sofisticada que la de los grandes cultos religiosos monoteístas (aunque sólo en su entendimiento exotérico, la cábala judía, por ejemplo, tiene una visión también panenteísta); pero no por ello deja de tener una clara religiosidad.

Se trata de una religiosidad cósmica, altamente intelectual, que se nutre de la contemplación del orden y la elegancia de las leyes del universo y de la misma mente humana que es un atributo de la divinidad. Los pensadores de la India fueron sensibles a esta diferencia, mientras que la religiosidad cristiana, por ejemplo, es más lo que llaman un bhakti yoga (unión a través de la devoción), lo de Spinoza se acerca a un jnana yoga (unión con dios y anulación de la individualidad a través de la gnosis).

  1. Verdaderamente para Spinoza el ser humano es una forma en la que Dios se percibe a sí mismo;
  2. Un concepto que sería reformulado secularmente por Carl Sagan, diciendo que somos la forma en la que el universo se conoce a sí mismo;

De esto se deriva que la mente humana es parte del infinito intelecto de Dios. Así entonces, cuando decimos que la mente humana percibe esto o aquello, no estamos diciendo más que Dios, no en cuanto a que es infinito, sino en cuanto a que es explicado a través de la naturaleza de la mente humana, o en tanto a que constituye la esencia de la mente humana, tiene esta o aquella idea.

(Ética, 2. p11. c) En este sentido Spinoza sí postula un sistema religioso, un sistema de re-unión o reconexión, que es solamente el reconocimiento de que lo que somos, particularmente nuestro intelecto en su percepción adecuada de la realidad, es Dios.

Esta gnosis divina es lo que perdura, es la misma eternidad de la mente que es acogida en el seno divino. Albert Einstein. Fotografía de Orren Jack Turner, Princeton, N. 1947. Einstein también reconoció la importancia de este sentimiento de religiosidad cósmica, basado en el conocimiento de lo “Misterioso”. El misterio es lo más hermoso que nos es dado sentir -el conocimiento de la existencia de algo insondable para nosotros, la manifestación de la más profunda razón aunada a la más resplandeciente belleza.

  1. No puedo imaginar un Dios que castiga o recompensa a los objetos de su creación, o que tiene una voluntad del tipo que experimentamos nosotros mismos;
  2. Me satisface el misterio de la eternidad de la vida con la conciencia de –y atisbos de- la maravillosa construcción del mundo existente en conjunto con la determinación expedita a comprender una porción, aunque sea pequeña, de la razón que se manifiesta a sí misma en la naturaleza;

Esta es la base de una religiosidad cósmica, y me parece a mí que la función más importante del arte y la ciencia es despertar este sentimiento entre los receptivos y mantenerlo vivo. Al final, no es necesario el concepto de “Dios”, pero sí el concepto de algo más grande, eterno, misterioso y bello que da sentido y ordena la existencia (algo que evoca el sentimiento estético, ético y espiritual que solemos describir con la palabra “divino”).

Algo que es más grande y misterioso, pero que, a la vez, es lo más íntimo e inmediato, en lo cual todo tiene su existencia. Al final los nombres como “Dios” o “Naturaleza” son sólo conceptos, pero la religiosidad es una actividad, un dinamismo, una forma de ser que provee vital significado.

El mismo Einstein sugirió que “la ciencia sin religión está coja, y la religión sin ciencia está ciega”. No es necesario elegir entre una o la otra. Por Alejandro Martínez-Gallardo Via pijamasurf.

¿Qué le dijo Albert Einstein a su maestro?

Un Joven llamado Albert Einstein Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta. -¿Dios creó todo lo que existe? Un estudiante contestó valiente: -Sí, lo hizo. -¿Dios creó todo? -Sí señor, -respondió el joven. El profesor contestó, -Si Dios creó todo, entonces Dios hizo el mal, pues el mal existe y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo.

  1. El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe cristiana era un mito;
  2. Otro estudiante levantó su mano y dijo: -¿Puedo hacer una pregunta, profesor?;

-Por supuesto, -respondió el profesor. El joven se puso de pie y preguntó: -¿Profesor, existe el frío?, -¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?. El muchacho respondió: -De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor.

“Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe.

Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”. Y, ¿existe la oscuridad? -continuó el estudiante. El profesor respondió: -Por supuesto. El estudiante contestó: -Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz.

  • La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda;
  • La oscuridad no;

Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente.

Finalmente, el joven preguntó al profesor: -Señor, ¿existe el mal?. El profesor respondió: -Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal.

A lo que el estudiante respondió: -El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó el mal.

  • No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz;
  • El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones;
  • Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz;

Entonces el profesor, después de asentar con la cabeza, se quedó callado. El nombre del joven era Albert Einstein..

¿Qué dijo Einstein sobre el frío?

Nedelka Aguilar [email protected] Roman, Times, serif”> Las preguntas y respuestas del joven Albert Einstein Nedelka Aguilar Fiallos [email protected] De muchas maneras hemos tratado de explicar las barbaridades que los seres humanos hacen cuando no hay una creencia en Dios.

Además de una creencia, una decisión de vida que define tus decisiones y tu estadía en este planeta que llamamos tierra. Es mi experiencia por más de ocho años, y de por sí, los ocho años más felices de mi vida, de compartir tanto en mi país Nicaragua, como en otros países, la diferencia que es cuando tienes un poder sobrenatural guiando y dirigiendo tu vida paso a paso.

Uno de mis hobbys es la lectura, me da mucha alegría cuando un nuevo libro cae en mis manos. En toda mi búsqueda, siempre he querido encontrar una respuesta lógica al porqué hay tanta maldad en la tierra. ¿Por qué hay tanta violencia y tantas violaciones de niños y niñas? Siempre llegando a la misma conclusión, que no hay una fórmula matemática que me dé un número exacto como respuesta, sino la que siempre ha sido desde el comienzo de la creación, la ausencia de Dios en las vidas de su preciosa creación: el hombre y la mujer.

  • Si queremos hacer y ver cambios que perduren, volvamos a lo primero, buscar a Dios de una manera personal;
  • Si queremos que nuestros hijos e hijas no sean rebeldes y no hagan cosas que no deben, las cosas que traen dolores profundos a los padres, volvamos a lo primero, enseñarles que sin Dios no podrán llegar a su capacidad máxima;
You might be interested:  Como Saber En Que Escuela Quedó Mi Hijo 2021 Secundaria?

Si queremos que nuestros gobiernos hagan lo que es justo, volvamos a lo primero, incluir a Dios en nuestras legislaturas y decisiones políticas. Tengo un hermano matemático que creo que le gustará leer esta historia del señor Albert Einstein, donde nos indica la gran necesidad de invitar a Dios en todo lo que está a nuestro alrededor.

  • No es como nosotros queremos, es como Él dice que debe ser;
  • Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta: —¿Dios creó todo lo que existe? Un estudiante contestó valiente: —Sí, lo hizo;
  • —¿Dios creó todo? —Sí señor —respondió el joven;

El profesor contestó: —Si Dios creó todo, entonces Dios hizo el mal, pues el mal existe y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo. El estudiante se quedó callado ante tal respuesta, y el profesor, feliz se jactaba de haber probado una vez más que la fe cristiana era un mito.

  1. Otro estudiante levantó su mano y dijo: —¿Puedo hacer una pregunta profesor? —Por supuesto —respondió el profesor;
  2. El joven se puso de pie y preguntó: —Profesor ¿existe el frío? —¿Qué pregunta es ésa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío? El muchacho respondió: —De hecho, señor, el frío no existe;

Según las leyes de la física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe.

  • Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor;
  • —Y, ¿existe la oscuridad? —continuó el estudiante;
  • El profesor respondió: —Por supuesto;
  • El estudiante contestó: —Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe;

La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz puede estudiarse, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz.

¿Cómo puede saber cuán oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente.

Finalmente el joven preguntó al profesor: —Señor, ¿existe el mal? El profesor respondió: —Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal. A lo que el estudiante respondió: —El mal no existe, señor, o al menos no existe por sí mismo.

  1. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios;
  2. Dios no creó el mal;
  3. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz;

El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz. Entonces el profesor, después de asentar con la cabeza, se quedó callado. El nombre del joven era Albert Einstein.

¿Qué tan bueno era Albert Einstein?

«Las cosas también le iban bien a Einstein desde el punto de vista académico. En sus exámenes parciales de octubre de 1898 había terminado el primero de su clase , con una media de 5,7 sobre un máximo de 6. El segundo, con un 5,6, era su amigo y encargado de tomar apuntes de matemáticas Marcel Grossmann».

  1. Este párrafo procede de la biografía de Albert Einstein que el periodista estadounidense Walter Isaacson publicó en 2007, titulada ‘Einstein;
  2. Su vida y su universo’ , y refleja con mucha claridad lo buen estudiante que era;

Estaba a punto de graduarse en una de las universidades más prestigiosas de Europa, la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, en Suiza, y era uno de los estudiantes más aventajados de su clase.

¿Cuánto tardo en hablar Albert Einstein?

No es un secreto que existen muchísimas personas brillantes que tienen dislexia. Pero, ¿es posible demostrar que una de las mentes más brillantes de todos los tiempos también la tenía? Durante años, las personas han asegurado que Albert Einstein pudo haber tenido dislexia.

Yo también me lo he preguntado. Aunque no soy disléxica, tengo y. Y debo admitirlo, es tentador pensar que el hombre que propuso la teoría de la relatividad también tenía una diferencia de aprendizaje. Pero al igual que otros, también he sido escéptica ante esa afirmación.

No se puede saber con seguridad si alguien tiene una dificultad de aprendizaje sin que haya sido evaluado. Así que definitivamente no es posible diagnosticar a una persona que ha fallecido. Sin embargo, dado que hay muchas personas que piensan que Einstein tenía dislexia, decidí averiguar por qué piensan que es cierto.

Y ahora, después de haber investigado, debo decir que también estoy empezando a creerlo. Estas son cuatro cosas que las personas afirman y que me hacen pensar que Albert Einstein pudo haber tenido dislexia: Al igual que muchas personas con dislexia, Einstein empezó a hablar tardíamente.

Empezó a hablar sin dificultad cuando tuvo casi 6 años de edad. De hecho, ese periodo de su vida infantil es tan conocido que el retraso en el habla en los niños suele llamarse “síndrome de Einstein”. Puede que haya tenido otros síntomas relacionados con la dislexia 3.

Aprendió mejor en ambientes creativos Muchas personas con dislexia progresan más cuando pueden aprender de una manera creativa. Einstein tuvo problemas en primaria. Las lecciones se basaban mayormente en aprenderlas de memoria.

Pero le fue muy bien cuando se cambió a una escuela que promovía el pensamiento y el aprendizaje creativo. Percibió al mundo desde una perspectiva única Las personas con diferencias de aprendizaje naturalmente piensan de manera no convencional. Albert Einstein no fue la excepción.

Su capacidad para pensar creativamente significó que propusiera ideas que otros científicos no habían pensado. Como ¡ E = mc 2 ! Albert Einstein murió en 1955. Y aunque su investigación sigue ayudándonos a entender el universo, es improbable que sepamos con certeza si tuvo dislexia.

Sin embargo, las personas que conozco que tienen dislexia son algunos de los individuos más inteligentes, creativos e interesantes con los que me he relacionado. Por ello quiero pensar que Einstein, uno de los grandes pensadores de la historia, también pudo haberla tenido.

    ¿Quién fue el más grande genio de la historia?

    Ser inteligente te abre muchas puertas en la sociedad. Pero también te pone las cosas más difíciles en otros aspectos. Y si no los gestionas bien, pueden acabar destruyéndote. La lista de genios intelectuales que acabaron suicidándose , en la cárcel o aislados del mundo es larga y desoladora.

    William James Sidis está considerado el hombre más inteligente de la historia. Su Cociente Intelectual (CI) estaba entre los 250 y los 300 puntos, según su hermana. Albert Einstein por ejemplo tenía 160, que ya se considera un superdotado.

    Pero su vida es también una de las más tristes y conmovedoras. Con solo año y medio William James Sidis ya era capaz de leer el periódico. Con 8 años hablaba ocho idiomas. Pero los consideraba limitados, así que inventó el suyo propio. A los 11 años ya era universitario en la universidad más prestigiosa de Estados Unidos. Genios Que No Fueron A La Escuela ¿Es posible que un ser humano supere los 250 de Coeficiente Intelectual? ¿Por qué tantas personas inteligentes acaban solos, arruinados o suicidándose? ¿Qué le ocurrió a William James Sidis para tener una vida tan desgraciada? Vamos a intentar responder a algunas de estas preguntas. Otras no tienen respuesta. El hombre más inteligente de la historia

    • ¿Se puede medir la inteligencia?
    • Niño prodigio
    • La alargada sombra de su padre
    • Las difíciles relaciones sociales
    • De espaldas a la sociedad
    • La cárcel y el retiro
    • Inteligencia emocional

    ¿Quién es el genio más grande de la historia?

    El mundo se conoce a William James Sidis, como el hombre que ha obtenido el IQ más alto de la historia, pues se estima que haya sido de 250 a 300, casi duplicando el IQ del mismo Albert Einstein Sidis nació en New York, en abril del año de 1898 y falleció en julio de 1944.

    ¿Quién fue el primer genio de la humanidad?

    Leonardo da Vinci © 2019 by Prestel/Randomhouse 0,0017926 Hace 500 años, el 2 de mayo de 1519, murió Leonardo da Vinci, el creador de la fascinante Mona Lisa (1503), la pintura más famosa del mundo, expuesta con su misteriosa sonrisa detrás de un cristal blindado de triple seguridad y admirada a diario por miles de visitantes en el Museo del Louvre de París. Tanto en Italia (Roma, Florencia, Turín, Venecia) como en diversas partes del mundo, desde Mónaco a Berlín, pasando por Chicago y llegando hasta China, se realizan a lo largo de este año exposiciones alusivas , se acuñan nuevas monedas, se imprimen nuevas estampillas postales, se exhiben filmes documentales, se montan espectáculos multimedia, como el que organiza una antigua central térmica de energía de Leipzig convertida en un centro de exposiciones de arte, y se realiza todo tipo de actos extraordinarios relacionados con la magna fecha.

    Lionardo di ser Piero da Vinci, según su partida bautismal, nacido el 15 de abril de 1452 en Anchiano, cerca de Vinci, y fallecido en Amboise, a orillas del Loira, en el centro de Francia, fue un polímata florentino del Renacimiento italiano que tuvo una vida sumamente intensa y al que se le antribuyen más de una veintena de cuadros.

    La última cena (1495-1498), el impresionante fresco pacientemente restaurado durante más de 20 años, milímetro a milímetro, puede admirarse otra vez desde hace ya algún tiempo en la basílica y convento dominico de Santa Maria delle Grazie, en Milán a la que también acuden todos los días millares y millares de fieles y turistas.

    • Alumno del pintor, escultor, herrero, fundidor y orfebre cuatrocentista florentino Andrea del Verrochio (h;
    • 1435-1488), a quien debe su formación multidisciplinaria, Leonardo descendiente de una rica familia de la nobleza italiana, era hijo ilegítimo de messer Piero Fruosino di Antonio, notario, canciller y embajador de la República de Florencia, que dejó embarazada a Caterina di Meo Lippi, de 15 años de edad, una humilde adolescente de origen campesino;

    Según el historiador del arte Alessandro Vezzosi, discípulo de Carlo Pedretti, fundador y director del Museo Ideale da Leonardo da Vinci , de la ciudad natal del artista, y uno de los más destacados expertos internacionales en la materia, está probado que Piero era propietario de una esclava de Oriente Medio llamada Caterina, que fue madre de un niño llamado Leonardo.

    1. La tesis de este origen se vería apoyada además por la reconstrucción de sus huellas digitales (más de 200 se encontraron en sus obras y manuscritos, porque afortunadamente Leonardo acostumbraba a comer mientras trabajaba), según una investigación realizada por el antropólogo y profesor Luigi Capasso, de la Universidad Gabriele d’Annunzio, de Chieti (Abruzos);

    Piero ya estaba prometido en matrimonio y el niño fue entregado al abuelo paterno, Antonio da Vinci, quien probablemente entregó una cierta cantidad de dinero a la madre como dote para que pudiera casarse. Leonardo tuvo cinco madrinas y cinco padrinos, todos habitantes del pueblo.

    • En declaraciones de impuestos de 1457, Antonio declaró que su nieto vivía con él;
    • En la casa paterna, donde fue tratado como un hijo legítimo, pasó cinco años;
    • Aprendió a leer y a escribir, adquirió conocimientos de aritmética, pero no de latín, base de la enseñanza tradicional;

    Su caótica ortografía denota que su instrucción no estuvo exenta de lagunas o que, en todo caso, no fue un universitario. De acuerdo con investigaciones paralelas, Caterina aparece posteriormente casada con un campesino, Antonio di Piero Buti del Vacca, con quien tuvo cinco hijos.

    • Entretanto, el padre habría contraído matrimonio con una joven de dieciséis años de una rica familia de Florencia, Albiera degli Amadori;
    • Ésta, al no tener hijos, volcó su afecto en Leonardo, pero murió siendo muy joven debido a complicaciones de parto, en 1464;

    Aunque era considerado plenamente desde su nacimiento como hijo de su padre, Leonardo nunca fue reconocido formalmente por éste como un hijo legítimo. Su padre se casó cuatro veces en total, y tuvo diez hijos y dos hijas legítimos. De estas relaciones, el joven Leonardo tuvo un muy buen vínculo con la última esposa de su padre, Lucrezia Guglielmo Cortigiani, afecto evidenciado en una misiva en la que se dirige a ella como querida y dulce madre.

    Leonardo da Vinci , se titula el catálogo con la obra completa actualizada y una biografía minuciosamente detallada del artista que acaba de publicar la editorial Prestel/Randomhouse. Su autor Alessandro Vezzosi es el más importante e influyente conocedor de la obra de Leonardo da Vinci en el siglo XX, profesor honorario de la Accademia delle Arti del Disegno de Florencia.

    Uno de los enfoques originales de su trabajo es la descripción que hace Vezzosi del encauzamiento artístico de Leonardo, la organización de su taller y un análisis exhaustivo de cada una de las pinturas. Leonardo da Vinci, La Anunciación. © 2019 by Prestel Verlag. Leonardo fue a la vez pintor, escultor, arquitecto anatomista, paleontólogo, humanista, botánico, científico, escritor filósofo, mecánico, ingeniero, inventor, músico, poeta, cartógrafo y urbanista (la nómina está indudablemente incompleta); el primer genio universal de la Humanidad y de todos los tiempos.

    Murió en Francia (bajo el mecenazgo de Francisco I) acompañado de su alumno y secretario, el pintor renacentista Giovanni Francesco Melzi (1493-1572 o 1573), a quien legó sus proyectos, diseños y pinturas.

    Melzi, un artista de gran talento, ayudó a Leonardo en sus últimos años, ya que éste para ese entonces no podía utilizar más sus propias manos. Medio en broma, medio en serio -con Niccolò Machiavelli uno nunca está seguro- el populista y neofascista ministro del Interior italiano Matteo Salvini, habla de recuperar a la Mona Lisa , aunque sabe que la misión es imposible.

    Hay mucha rivalidad entre Italia y Francia por presentar el mejor homenaje a Leonardo. El 2 de mayo el presidente francés Emmanuel Macron y el jefe de Estado italiano, Sergio Mattarella, evocarán juntos el aniversario de su muerte.

    La mera atribución de Salvator Mundi (en torno al 1500) a Leonardo o alguno de sus discípulos hizo no hace mucho de esta obra la pintura más cara (450,3 millones de dólares) jamás comercializada en el planeta, lo que ha despertado asimismo sentimientos encontrados.

    Nada menos que el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman, sospechoso de estar detrás del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, fue el comprador del cuadro en la subasta internacional de Christie’s en Nuva York en 2017.

    Al parecer, desde el punto de vista de la estricta religión islámica de su país, bin Salman rebasó los límites de la tolerancia y finalmente tuvo que cambiar el óleo (y temple) sobre madera por un lujoso yate de la flota real de Abu Dhabi, cuyo jeque Mohammed bin Zayed había concurrido con él en la puja.

    La imagen debía exhibirse en el Louvre de Abu Dhabi, pero como hay serias dudas sobre la autoría de Leonardo o de su taller su presentación fue pospuesta por tiempo indefinido. Al parecer el 80% de la obra pudo haber sido realizado por su discípulo Bernardino Luini y solo 20% por el mismo maestro personalmente.

    Todas estas increíbles implicaciones sigue teniendo hoy en día su obra. Habría sido su abuela por línea paterna, Lucia di ser Piero di Zoso, una ceramista, la persona que probablemente lo inició en las artes. Un conocido mito y presagio refiere a que un milano (ave rapaz de tamaño mediano y plumaje pardo rojizo), venido del cielo habría hecho un vuelo estacionario sobre su cuna, tocando su cara con la cola.

    No olvidemos que estamos también en tiempos de supersticiones y de creencias ocultistas y ésta parece ser una más; pero se non è vero è ben trovato. Con Verrochio Leonardo aprendió las bases de la química, de la metalurgia, del trabajo en cuero y en yeso, de la mecánica y de la carpintería, así como de diversas técnicas artísticas (incluso estudió para ello la anatomía del cuerpo humano) como el dibujo, la pintura y la escultura sobre mármol.

    Igualmente, recibió formación en ciertas habilidades como la preparación de los colores, el grabado y la pintura de frescos. Leonardo da Vinci- AndreaVerrochio, El bautismo de Cristo (1472-75). © 2019 by Prestel Verlag. Al darse cuenta del talento excepcional que mostraba Leonardo, Verrocchio decidió que su discípulo terminara algunos de sus trabajos. La presente reseña no pretende, ni por lejos, ser tan exhaustiva, por lo que nos limitamos a mencionar solo uno de ellos, Bautismo de Cristo (1472-1475).

    Cuando Leonardo da Vinci nació en 1452, Europa se encontraba en un período de transición desde la Edad Media al período moderno. Es la época del Renacimiento, que comienza en Italia y se caracteriza por múltiples cambios.

    Las viejas creencias temblaban y colapsaban, la economía crecía a un ritmo tremendo, se estaban haciendo invenciones revolucionarias, y de todo el mundo llegaban a Europa informes sobre países hasta entonces desconocidos. Giorgio Vasari, biógrafo del siglo XVI de los pintores del Renacimiento, cuenta en Le Vite ( 1568), la historia de un campesino local que pidió a ser Piero que su talentoso hijo le pintara una imagen sobre una placa.

    Leonardo pintó entonces una representación de un dragón escupiendo fuego, tan bien realizada que ser Piero la vendió a un mercader de arte florentino, quien a su vez la revendió al duque de Milán. Tras haberse así beneficiado con la venta, ser Piero compró una placa decorada con un corazón atravesado por una flecha, la cual entregó al campesino.

    You might be interested:  Cómo Puedes Ejercer La Libertad En La Escuela?

    Varias biografías y libros sobre sus creaciones han sido publicados asimismo en los últimos meses para conmemorar el Quinto Centenario de Leonardo. Entre ellos, uno sumamente interesante titulado Leonardos Erbe (La herencia de Leonardo), de la editorial Penguin Verlag, del escritor alemán Matthias Eckoldt (Berlín, 1964), especializado en temas científicos.

    Más de 80 inventos se le atribuyen a Leonardo (inscrito en la corriente tecnicista del Renacimiento), genio universal de todos los tiempos, entre ellos el submarino, el traje de buceo con escafandra, el helicóptero, el automóvil y la máquina impresora (seguramente es más pequeña la lista de las cosas que no fueron de su invención).

    Sin embargo, en vida no llegó a construir ningún prototipo; por suerte, porque el resultado hubiera sido a lo mejor muy extraño, como en el caso de sus varias máquinas textiles, o muy peligroso, en el peor de los casos, como su artefacto volador con alas vibratorias, productos de su observación sobre la regularidad de los movimiento.

    El telar mecánico, la máquina de cardar y la de afeitar sábanas , lo convirtieron en el primero que probablemente trató de mecanizar una fabricación industrial. Los fascistas italianos se apropiaron de la figura de Leonardo, desvirtuándola, instrumentalizándola y manipulándola para sus fines, y los populistas-neofascistas intentan hacer otro tanto ahora.

    La imagen del genio técnico universal es relativamente reciente y proviene de aquellos, Para Benito Mussolini, Leonardo da Vinci era el hombre modelo fascista, el técnico viril que hace su mundo con sus máquinas de guerra, en el que las mujeres no tienen sitio.

    1. ¿Fue Leonardo un artista de corte oportunista se preguntan algunos biógrafos? A lo largo de su devenir salió siempre bien con todos los regímenes cambiantes y parcialmente sangrientos que confrontó durante el Renacimiento;

    No era lo suyo contentar a sus clientes y odiaba que se entrometieran en su labor. Si hubiera sido un oportunista nunca se habría comportado de este modo. Por otro lado, no debió haber sido lo suficientemente importante como para posicionarse políticamente.

    Algunos han llegado incluso a dudar de que la polifacética figura de Leonardo haya existido realmente y señalan que pudieron haber sido varias personas diferentes las que hicieron todo lo que se le atribuye.

    Para muchos, es en realidad el inventor del hombre moderno y pionero de la ciencia de nuestros días, para otros un artista excepcional que se diluye más en lo científico. Su persona y su obra fascinan hasta hoy y continúa siendo la de un enigmático titán que nunca será posible abarcar y comprender totalmente.

    Estando en Roma y mientras estudiaba la producción de imágenes concibió la máquina para pulir espejos, que supuso la resolución de un cierto número de problemas para obtener superficies regulares, planas o cóncavas.

    Leonardo da Vinci, paradójicamente, se interesó escasamente por los inventos de su época hoy considerados muy importantes, como la imprenta, si bien es autor de una de las más tempranas representaciones gráficas de una máquina impresora (prensa). Muy pocos de sus proyectos llegaron a hacerse realidad, entre ellos la máquina para medir el límite elástico de un cable.

    1. Eckoldt no se queda en el borde o en la cara exterior de las supuestas invenciones, sino que llega al fondo para explicar cada una de ellas y cómo es que se han producido algunas ilusiones y malentendidos en la materia;

    La mayoría no eran realizables durante esa época. No es que el autor trate de derribar a un santo de su pedestal. Leonardo no era un icono, sino que era como era, inestable e inconsecuente, tenía dificultades para finalizar lo que había empezado y se desanimaba fácilmente.

    A menudo le fallaba el afán perfeccionista. Como creador, de joven convenció a los clientes de proyectos casi imposibles, que luego fracasaron rápidamente, como la estatua ecuestre de ocho metros de altura que había diseñado para Milán.

    Sin embargo, como científico Leonardo dio grandes impulsos al conocimiento en las áreas de la anatomía, la ingeniería civil, la óptica y la hidrodinámica. La formación recibida en el taller de Verrochio había ido más allá aún y se extendía a otros ámbitos culturales.

    Estudió cálculo algorítmico y mostró los buenos conocimientos que poseía citando a los dos abaquistas florentinos más relevantes, Paolo dal Pozzo Toscanelli y Leonardoo Chernionese. Posteriormente, Leonardo mencionaba asimismo el libro Nobel opera de arithmética de Piero Borgi, impreso en Venecia en 1484, y que representaba perfectamente el saber que tenía de estas escuelas.

    Él artista se consideraba a sí mismo no solo como pintor, sino también como observador de la naturaleza y con capacidades sobrehumanas como ingeniero militar, tanto para la protección de ciudades como para su asedio. Así se presentaba en una carta ante la corte de Ludovico Sforza en Milán, algo que en la época debió de haber caído como si un ser de ciencia ficción venido de otra galaxia o un guerrero de Star Wars estuviera ofreciendo sus servicios.

    • Diseñó máquinas de guerra e inventó el rodamiento de bolas, pero también sentía una gran sensibilidad y no un triunfalismo sobre las cuestiones bélicas;
    • Tras fugarse a Venecia en 1499, encontró empleo como ingeniero y desarrolló un sistema de barreras móviles para proteger la ciudad de los ataques terrestres;

    También proyectó el desvío del río Arno para irrigar los campos de la Toscana, facilitó el transporte e incomodó el acceso marítimo a Pisa, la rival de Florencia. Lo cierto es que Leonardo había tomado otros caminos, muy diferentes a los emprendidos por la mayoría de sus contemporáneos.

    Fue la primera estrella conocida en la historia del arte. Sostenía, y con razón, que la obra de la naturaleza era mucho más dificil de comprender que el libro de un poeta; y que cada parte de una cosa contenía algo de la naturaleza en su conjunto.

    No quería medirse con sus competidores Michelangelo Buonaroti (1475-1564) y Raffaelo Santi (1483 – 1520). Frente a ellos fue Leonardo quien primero superó ampliamente el mundo de la artesanía para llevar al arte a un nuevo estatus, a un sitial más elevado.

    La pintura era para él un trabajo intelectual, más que un ejercicio decorativo en nombre de los poderosos. Es por esa razón que hay tan pocas imágenes de su largo período creativo, aunque la gente realmente lo perseguía para encargarle obras.

    Leonardo aceptó muy pocas de esas comisiones y además necesitó años para terminar una pintura. Su propia fama era lo más importante para él. A Leonardo se le adjudica la siguiente profética frase: alguien como yo raramente nace de nuevo , pero no es seguro que la haya pronunciado verdaderamente ni en qué momento.

    • Si hubiéramos tenido la oportunidad y la dicha de entrevistarlo y le hubiésemos dicho: sí, sus palabras suenan muy bien, pero se ha ganado el mayor prestigio retratando a los poderosos de la época , Él seguramente nos habría respondido terminantemente: no, de ninguna manera, porque todos estos personajes pasan al olvido muy rápidamente;

    La posteridad habría de medirlo más bien por haber pintado mayormente mujeres hermosas. Sus retratos femeninos eran impresionantemente modernos para aquel tiempo. Las nuevas imágenes que plasmó fueron revolucionarias. Leonardo creo el primer retrato psicológico en la historia del arte italiano.

    La Gioconda o La Mona Lisa (Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo ) o la aristócrata florentina Ginebra de Benci (1474-1478), admirada por su inteligencia, son mujeres seguras de sí mismas y para nada elementos de decoración.

    Ginebra mira abiertamente al espectador. Su inescrutabilidad y ambigüedad fascinan hasta nuestros días. Hasta ese entonces las mujeres habían sido retratadas solo de perfil, el perfil de la castidad, como se le denominaba. Leonardo fue algo así como un temprano precursor de la emancipación femenina e hizo mucho más que cualquier otro pintor para que las mujeres fueran visibles en la sociedad de la época.

    • Leonardo da Vinci tuvo y tiene todavía hoy muchos biógrafos y cuantos más aparezcan tanto mejor para sacar a la luz nuevas facetas de su genio;
    • Si lo miramos atentamente una y otra vez, descubriremos de nuevo secretos en él que todavía parecen ser necesarios hoy en día;

    Evaluando sus muchos cuadernos de apuntes, dibujos, diagramas y bocetos (llevaba uno siempre consigo para anotar de inmediato sus observaciones e impresiones) se puede comprobar que Leonardo trataba de explorar la naturaleza a través de la pintura, que rechazaba los cuentos de hadas de la narrativa cristiana y, en general, las enseñanzas doctrinales, por otra parte ridículas, de la Iglesia Católica, así como tampoco rendía culto a la Antigüedad.

    Era un hombre asombrosamente moderno, racionalista, un pre-enciclopedista ilustrado y muy adelantado a su tiempo. De todas formas el Vaticano se sumará con un pequeño homenaje a este acontecimiento, exhibiendo el único cuadro de Leonardo que posee en propiedad, San Jerónimo (inconcluso), temple y óleo sobre tabla (1,03 m x 0,75 cm), de 1480, que representa a uno de los padres de la Iglesia, nacido en Estridón/Dalmacia alrededor del 340 y muerto en Belén en 420, traductor de la Biblia del hebreo y el griego al latín (Vulgata; todo teólogo sabe que contiene errores convertidos en dogmas de la Iglesia).

    El genial artista no legó ninguna pintura suya a la Santa Sede; vivió en su territorio entre 1514 y 1517, pero no le cayó simpático al papa León X (Giovanni di Lorenzo de Medici) y se fue. Su firma quedó estampada en un libro del obrador de la basílica de San Pedro ( Fabbrica di San Pietro ) conservado en sus archivos. Leonardo da Vinci, San Jerónimo (1482). © Musei Vaticani. San Jerónimo pertenecía a la artista suiza del siglo XVIII Angelika Kauffmann (1741-1807) y fue adquirida por el Vaticano por encargo de Pío IX (1792-1878) durante su pontificado (1846-1878) para las colecciones de arte de contenido religioso de diferentes épocas que posee.

    La tabla será exhibida este año asimismo en el Metropolitan Museum de Nueva York y en el Louvre. Leonardo decía que cada uno de nuestros conocimientos comienza siempre con unas reflexiones y cada realización, indefectiblemente, con los sentidos.

    Los sentidos son terrenales: la razón está fuera de ellos cuando contempla la vida y el mundo. La nada —filosofaba— es la privación del ser. Para sus contemporáneos, la figura del gran Leonardo da Vinci era sumamente dificil de entender: un genio desperdiciado, un excelente y talentoso pintor que perdía su tiempo en otras cosas que lo distraían de su quehacer artístico.

    Los otros intereses, especialmente la exploración del mundo, también le demandaban mucho tiempo. La historia de la Tierra le interesó tanto como la anatomía humana. Un examen cuidadoso de los bocetos indica, sin embargo, que varias de estas tecnologías fueron o bien tomadas prestadas de predecesores inmediatos (la turbina hidráulica de Francesco di Giorgi Martini, la cadena de transmisión articulada de Mariano di Jacopo Taccola) o bien la herencia de una tradición más antigua (el martillo hidráulico se conocía en el siglo XIII, los sifones, los acueductos y las tuberías de plomo para la conducción de agua datan de la obra del senador y comisionado romano Sexto Julio Frontino ; los autómatas recreativos ya habían sido descritos en la época helenística precristiana).

    Un dibujo realizado en China para la construcción de un puente hace un milenio fue encontrado en uno los bocetos de Leonardo 500 años después. Era un coleccionista y estaba en vías de componer una especie de enciclopedia del conocimiento. De los millares de apuntes y diseños que realizó (entre ellos los Códices Madrid I y II encontrados en los archivos de la Biblioteca Nacional de España en 1964; y el Códice Atlántico, en la Biblioteca Ambrosiana de Milán), muchos se han perdido desde su muerte y la mayoría de los que todavía se conservan se encuentran en los archivos del Vaticano.

    1. Pero Leonardo también fue un innovador, concibió el desarrollo de un robot, capaz de hacer varios movimientos como un ser humano;
    2. Fue probablemente uno de los primeros ingenieros de su época que se interesó por el trabajo mecánico de los metales y en particular del oro, el más maleable;

    El vuelo de las aves era algo que lo alucinó la mayor parte de su vida (autor del Códice sobre el vuelo de los pájaros, de 1505. guardado en la Biblioteca Real de Turín) y realizó muchos estudios al respecto (inventó incluso un túnel de viento aerodinámico para sus experimentos), así como diversos planos de varios artefactos voladores.

    Verbigracia un helicóptero primitivo denominado tornillo aéreo, un paracaídas y un ala delta de bambú. Pese a que gran parte de esos proyectos son considerados irrealizables, el alta delta fue finalmente construída y tras añadirle unos estabilizadores vuela hoy con éxito.

    Es posible que Leonardo estimase que los sistemas de vuelo similares a los de los murciélagos fueran los que tendrían mayor potencial para ser llevados a la realidad. Diversos museos, entre ellos el castillo de Clos-Lucé de Amboise, el de los Condes de Guidi en Vinci, y el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología Leonardo da Vinci de Milán poseen numerosas maquetas, construídas en tamaño real, basadas en las indicaciones de los bocetos y los cuadernos de Leonardo, así como en sus explicaciones sobre los diferentes trabajos.

    1. Leonardo también llegó a estudiar arquitectura;
    2. Fue influido por la obra del arquitecto, escultor y constructor de máquinas Filippo Brunelleschi (1377-1446), cuyo restos descansan en la Catedral de Florencia;

    Leonardo proyectó incluso sobreelevar el Baptisterio de San Juan de Florencia, así como crear una torre-linterna para la catedral de Milán. Utilizaba a menudo la forma octogonal para los edificios religiosos y circular para los militares. Debido a la peste que azotó Milán entre 1484 y 1485, diseñó una ciudad teoricamente perfecta con ejes de circulación optimizados y condiciones de vida de alta calidad, en una visión caracterizada no por las distinciones sociales, sino por las funcionales, a imagen de los órganos del cuerpo humano.

    • Trabajó también en el diseño de jardines, pero por desgracia, muchos de sus estudios arquitectónicos se han perdido;
    • En 1502 Leonardo diseñó un puente de 240 metros para un proyecto de ingeniería civil del sultán otomano Beyazid II (1447/48-1512) que gobernó desde 1481 hasta su muerte;

    El puente debía servir para franquear el Cuerno de Oro. Beyazid abandonó el proyecto porque consideraba que la construcción sería imposible. La visión de Leonardo fue resucitada en 2001 cuando se construyó en Noruega un pequeño puente basado en su concepto; hasta que el 17 de mayo de 2006 (¡mira por donde!) el gobierno turco decidió construir el puente de Leonardo sobre el referido estuario.

    Leonardo hacía todo completamente diferente a los demás, tanto en la composición como en la iconografía, La última cena planteaba cuestiones, como la del no reconocimiento de Judas y la humanización radical del conjunto de los apóstoles.

    En lugar de reflejar el Sacramento de la Cena del Señor, tal como lo ordenaba la doctrina eclesiástica, Leonardo psicologizaba a los comensales. En su pintura tardía Santa Ana con la Vírgen y el Niño , Jesús se convierte en un chiquillo desafiante que abraza a un cordero y en su entusiasmo parece que le va a partir el cuello, mientras su madre (como buena jüdische Mamma que era) trata de retenerlo. Leonardo da Vinci, San Juan Bautista (1508-1513). © Museo del Louvre. Su retrato de Juan el Bautista parece casi herético; un joven andrógino con una eterna sonrisa en los labios, más bien hedonista, con la parte superior de su torso suave y tierno, contradiciendo a los Evangelios que lo presentan como a un asceta, como la voz que clama en el desierto, que se alimenta de saltamontes y miel silvestre y que anticipa la venida de Jesús, el Mesías.

    Para los artistas y el clero de su época, Leonardo no había cumplido con su papel de proveer obras de arte de utilidad a la propaganda cristiano-católica. Michelangelo lo hubiera enviado desde un principio a un gimnasio para que hiciera pesas y desarrollara músculos hasta que alcanzara una figura esculturalmente masculina aceptable para inmortalizarlo en una estatua de mármol o en uno de los frescos de la Capilla Sixtina.

    La androginia es un rasgo sobresaliente en los cuadros de Leonardo. Sobre su sexualidad algunas pistas nos llevarían hasta Sigmund Freud y su psicoanálisis, según el cual la supresión de la homosexualidad habría creado una actividad compensatoria. Suena a tontería todo, porque Leonardo vivió su homosexualidad de forma completamente abierta, pese a algunas amenazas, y estuvo al frente de una comunidad de artistas con muchos hombres, por lo que el ensayo freudiano no parece que tuviera mucho sentido.

    Leonardo da Vinci, en cambio, el librepensador que rompió las reglas de la pintura sin obedecer a nadie, fue una figura anhelante durante siglos y lo sigue siendo aún hoy. El dibujo El hombre de Vitruvio (1490) o El estudio de las proporciones ideales del cuerpo humano es un icono de la estética del Renacimiento.

    La Mona Lisa (su cuadro predilecto que permaneció en su taller hasta su muerte) y La última cena vienen a ser, en definitiva, los pioneros absolutos de la pintura moderna. Falleció el 2 de mayo de 1519 en Cloux a la edad de 67 años. Meses antes había sufrido probablemente un ataque cerebrovascular que le afectó su brazo derecho y le dejó paralizada la mano.

    El 23 de abril redactó su testamento ante un notario de Amboise y pidió un sacerdote para recibir la extremaunción. De acuerdo con su última voluntad 60 pobres siguieron su séquito. Sus restos fueron primero enterrados provisionalmente en la capilla de Saint-Hubert del castillo de Amboise, y el 12 de agosto en el convento de St.

    Florentin, donde se perdieron después de trabajos de remozamiento en el siglo XIX. Antes de morir, este genio que según Freud parecía haberse levantado demasiado temprano en el crepúsculo del amanecer, mientras los demás aún dormían, nos legó a todos una tenebrosa profecía: En la Tierra se verán criaturas luchando incesantemente, con grandes pérdidas y numerosos muertos en ambos lados.

    Su malicia no conoce límites. En los vastos bosques del mundo, sus crueles miembros están talando una inmensa cantidad de árboles. Una vez que estén abarrotados de comida, cómo satisfarán su necesidad de infligir la muerte, la tribulación, la desesperación, el terror y el exilio a cada ser vivo.

    ¡Oh Tierra! ¡Qué estás esperando para abrirte y desgarrarlos en las profundas grietas de tus grandes abismos y cavernas y no mostrar más ante el rostro del cielo un monstruo tan cruel y terrible!.

    ¿Quién es el genio más grande de la humanidad?

    Albert Einstein Es el científico más conocido y considerado el más importante del siglo XX.