Cuál Es La Importancia De La Higiene En La Escuela?

Cuál Es La Importancia De La Higiene En La Escuela
Adquirir hábitos de higiene personal es esencial para el desarrollo de nuestra vida. Estos hábitos se deben adquirir durante los primeros años a través del proceso educativo. Por tanto, padres, madres y maestros juegan un importante papel en el desarrollo de estos hábitos.

  1. Nos puede parecer algo sencillo inculcar hábitos higiénicos a los más pequeños, pero si ponemos la mirada en otros puntos del planeta vemos que esto no es tan fácil de conseguir, dado que muchas escuelas carecen de suministro de agua potable o de servicios higiénicos adecuados;

Un simple lavado de manos antes de comer ¡puede ser una odisea! Por ello, las Naciones Unidas trabajan desde hace tiempo en este tema con el objetivo de reducir la incidencia de enfermedades como la diarrea entre los niños, ya que esto supone cada año una pérdida de 1.

900 millones de días escolares. Durante la etapa escolar, los niños pasan la mayor parte del día en el colegio, donde se crean hábitos y conviven y se relacionan entre ellos. Es importante que los hábitos de higiene sean adquiridos de manera correcta para prevenir o disminuir el contagio de enfermedades y adoptar buenos hábitos de salud.

UNICEF propone 6 sencillos consejos para padres y maestros para facilitar a los niños el aprendizaje de los hábitos higiénicos: – Darles ejemplo en los aspectos relacionados con la higiene, tanto personal como del hogar o centro educativo. – Inculcarles hábitos desde pequeños, nunca es pronto para enseñarles.

  • – Ciertos hábitos deben repetirse diariamente, incluso varias veces al día; otros, con mayor periodicidad;
  • – Los artículos de higiene como el jabón, la pasta de dientes o el papel higiénico deben estar al alcance de los niños, pero, sobre todo al principio, los padres deben estar junto a sus hijos cuando los necesiten, supervisando sus actuaciones y enseñándoles a usarlos adecuadamente;

– El aseo debe ser grato: no amenazar a los niños con castigos, sino mostrar sus beneficios. – Si un método para crear hábitos higiénicos no da resultado, además de pacientes debemos ser creativos e inventar tácticas nuevas: usar canciones, bailes, probar a bañarse o a limpiar el cuarto con música, etc.

  1. Además de estos consejos a seguir por padres y educadores, desde el proyecto Canal Educa también trabajamos con los más pequeños los hábitos de higiene en la vida cotidiana, promoviendo el consumo responsable de agua y transmitiéndoles la importancia de este recurso para el desarrollo de la vida;

¡No olvidemos que con pautas correctas y sencillas podemos tener una vida saludable, tanto para nosotros como para los que nos rodean!.

¿Por qué es importante la higiene en la escuela?

El tener buenos hábitos de limpieza y aseo personal es algo que se aprende desde pequeños y se mantiene a lo largo de toda la vida. Por esa razón, los padres de familia y maestros cumplen una función significativa en el desarrollo de estas prácticas de higiene y salud escolar que vale la pena llevar a cabo para que niños y jóvenes disfruten de un crecimiento sano.

La higiene y su relación con el entorno escolar Durante la etapa escolar que comienza alrededor de los 3 años, los niños pasan gran parte del día en la escuela, ya que este es un espacio está diseñado para que ellos se desarrollen de manera sana y divertida, conociendo muchas personas y adquiriendo múltiples aprendizajes que pueden aplicar en muchos ámbitos.

Para que lo anterior se lleve a cabo de manera óptima es necesario aplicar los principios de higiene para tener limpio todo el entono con el que tienen contacto los niños y al mismo tiempo, transmitirles a ellos la importancia de cuidar y mantener la limpieza dentro y fuera de los salones de clases, ya que esto favorece el crecimiento y la convivencia funcional de todos.

  • La higiene y salud escolar en la actualidad Después de un largo tiempo en el que las clases solo se impartieron de manera virtual, ahora se está tratando de regresar a las aulas y esto es un tema que tiene a niños, jóvenes, maestros y padres de familia preocupados por la exposición a las enfermedades que existen, sobre todo al Covid-19, debido a que es estos espacios educativos les generan incertidumbre;

La higiene y la salud escolar no es otra cosa más que la aplicación de medidas para preservar limpios todos los espacios y así mismo, esto incluye el llevar a cabo los hábitos de aseo personal que cada persona debe tener y reforzar en el ámbito escolar.

  1. En la actualidad hay una fuerte tendencia por reforzar todas esas medidas que pueden ayudar a evitar la propagación de enfermedades y a crear espacios más seguros donde niños y adultos puedan convivir de una forma sana y agradable;

Por eso es importante no solo inculcar prácticas de higiene, sino llevarlas a la práctica cada día para lograr un desarrollo pleno.

¿Qué es la higiene en la escuela?

Introducción – De la Higiene en sus relaciones con la escuela primaria Importancia y trascendencia de la higiene Se define generalmente la Higiene 1 diciendo que es el arte de conservar la salud, a lo que algunos añaden, y de perfeccionarla. Revela esto ya bien claramente toda la importancia que tiene esa rama de las ciencias somatológicas 2 , cuyo conocimiento a todos nos interesa tan de cerca, por el capital interés que entrañan sus múltiples aplicaciones a la vida fisiológica y aún, en un sentido más elevado, a la del espíritu.

Pero concretándonos a la primera, no cabe desconocer que el interés a que nos referimos es de un orden superior, toda vez que, según la definición que acaba de darse, el objeto de la Higiene es determinar las condiciones generales de la salud y los medios adecuados para conservarla, poniendo el organismo en las mejores condiciones posibles para el desempeño de sus funciones individuales y sociales.

Resulta de esto último que, por sus fines, se refiere la Higiene, así a la economía individual como a la social. Si primera y directamente mira a la del individuo, tiende también, mediante ella, a la conservación de la sociedad, en cuanto que ésta se compone de individuos; debiendo tenerse en cuenta que, para atender cumplidamente al primer fin, necesita preocuparse del segundo, toda vez que, sin la observancia de ciertos preceptos higiénicos de carácter sociológico, la salud individual se halla en constante peligro.

  1. De aquí que pueda afirmarse, en los términos que lo hace M;
  2. Cruveilhier 3 ,que todo hombre es responsable, bajo ciertos respectos, de su salud y de su vida, frente a frente de sí mismo y de la sociedad de que es miembro, y responsable también, en ciertos límites, de la salud y de la vida de los seres de quienes es guía y protector natural;

Y he aquí por qué el conocimiento de la Higiene -o al menos de sus más elementales preceptos- se nos impone como un deber que a la vez es personal y social. Así, pues, considerada la educación física bajo un punto de vista general, cabe decir que la parte más importante de ella es la que se refiere a su función preservadora o conservadora, o sea a la Higiene , que en tal sentido se considera como su fin principal, del que los medios de desarrollo no son sino auxiliares.

Y no decimos esto porque deje de tener toda la importancia que las personas cultas reconocen hoy, y nosotros le reconocemos de buen grado, a cuanto dice relación con el desarrollo propiamente dicho del organismo, o sea con el ejercicio físico; sino porque, aparte de que las aplicaciones de la Higiene son más numerosas y de resultados más inmediatos y tangibles -si vale decirlo así -debe tenerse en cuenta que en muchos casos nos podemos pasar -y nos pasamos efectivamente -sin el ejercicio, o nos basta por el pronto -que es lo más general- con el que naturalmente hacemos (el juego espontáneo de los niños nos ofrece ejemplo de ello cuando tiene lugar en cierta medida), sin que resulte mal alguno para el cuerpo; mientras que el descuido acerca de ciertos preceptos higiénicos puede acarrearnos enfermedades que en ocasiones llegan a ser graves, y hasta a producir la muerte.

El ejercicio mismo se prescribe en muchos casos, no meramente con el intento de desenvolver y fortificar el organismo, sino como cuestión de Higiene ; de aquí que esta ciencia sea, además de conservadora , eminentemente progresiva. Este último carácter le corresponde, no sólo por el influjo que ejerce en cuanto al desarrollo del cuerpo concierne, sino porque, trascendiendo esa influencia de la esfera meramente física, tiene resonancia muy acentuada en la vida económica, intelectual y moral del individuo.

  1. En esto se funda la doctrina de los efectos morales de la Higiene -efectos de que más adelante damos una idea- y por ello pudo muy bien decir Rousseau 4 que la Higiene es menos una ciencia que una virtud ; frase a la que si algún correctivo hubiera de ponerse, no sería otro que el de afirmar el carácter de ciencia que de derecho se reconoce hoy a la Higiene, declarando de paso con Joly 5 , que no es ésta sólo una virtud, sino una reunión de virtudes;

Por someras que parezcan estas indicaciones, bastan para que se comprenda que la Higiene juega un papel asaz importante, no ya sólo en la educación física, sino en la total del individuo. Todo el mundo sabe, de propia experiencia, lo que vale la salud, y, en lo tanto, lo que importa conservarla.

Por recuperarla, cuando se ha perdido, hacemos los mayores sacrificios; como que cuando la salud se halla alterada, la vida está en inminente peligro de perderse también, y sin salud nos es enojosa, con sernos tan cara.

Por otra parte, faltándonos la salud, no podemos entregarnos a nuestros trabajos, ya sean físicos, ora intelectuales; los recursos de la familia se aminoran y agotan, y hasta la vida moral se perturba, por virtud de las relaciones que existen entre el cuerpo y el espíritu.

Con razón se ha dicho, pues, que la salud es la unidad que da valor a todos los ceros de la vida. Análogos efectos que en el individuo y la familia produce en la sociedad la falta de salud, sobre todo cuando afecta a un número considerable de individuos, como sucede en las poblaciones y los países donde los preceptos higiénicos están enteramente desatendidos.

Constituye, pues, la salud un bien precioso, un elemento de bienestar, lo mismo material que moral, así para los individuos como para los pueblos. Si en tal y tan legítimo y justificado aprecio tenemos la salud, así individual como pública, por fuerza que a los ojos de todos deben revestir altísima importancia los estudios que tienen por objeto preservar nuestro organismo de las enfermedades que puede contraer, máxime cuando desde el punto y hora en que nacemos rodean a ese organismo multitud de agentes que constantemente conspiran contra su bienestar.

Necesidad de aplicar la higiene a las escuelas primarias El hecho de ser el período de la niñez la época más peligrosa para la salud, es ya una razón suficiente para pedir que los preceptos higiénicos se apliquen con todo esmero en las escuelas, en las que pasan los niños la mayor parte del día en condiciones especiales, por lo que a la vida física respecta.

No debe olvidarse, por otra parte, que la aglomeración de individuos que toda escuela implica, constituye de por sí una causa bastante poderosa para hacer que se redoblen los cuidados higiénicos, así por lo que atañe a los individuos como en lo tocante al medio en que se hallan; individuos y medio que en el caso que nos ocupa, están representados por los alumnos y el local de la escuela, respectivamente.

La influencia que puede ejercerse en las costumbres públicas por lo que respecta a formar hábitos higiénicos -de que tan menesteroso se halla nuestro pueblo- es otro de los motivos que aconsejan someter la escuela a las más rigurosas prácticas higiénicas, máxime cuando por virtud de ellas contraerán los niños hábitos corporales que reemplacen a los viciosos que de ordinario adquieren con detrimento de su salud, y a menudo con grave riesgo de su existencia, que en ocasiones destruyen prematuramente.

Y que los hábitos corporales que adquieren los niños en la escuela, no sólo tendrán resonancia en la vida ulterior de éstos, sino que trascenderán a la sociedad, influyendo en ella en buen o mal sentido, según que sean buenos o malos, indicado queda ya, y es verdad que por lo notoria, excusa de toda prueba.

Basta con recordar la influencia que en la vida de los individuos ejercen los hábitos adquiridos en la niñez, y la fuerza que tienen los que contraen las colectividades. Las enfermedades escolares: la miopía y las desviaciones de la columna vertebral especialmente Pero hay más todavía que obliga a cuidar con todo esmero del régimen higiénico de las escuelas.

Observaciones repetidas, apoyadas en estadísticas tan variadas como minuciosas, han puesto de manifiesto que, así como los cuidados higiénicos en las escuelas preservan y mejoran la salud de los alumnos, el descuido respecto de ellos provoca resultados contrarios.

Al propio tiempo se ha observado que ciertas enfermedades de las que padece la niñez, son más frecuentes en la población escolar que en los niños que no asisten a las escuelas, y más entre los que concurren a unas que entre los que frecuentan otras.

Sin aceptar las exageraciones en que a este respecto haya podido incurrirse, es indudable que los hechos apuntados acusan desde luego la existencia en las escuelas de causas especiales perturbadoras de la salud, que son origen de las afecciones que la Patología designa con el nombre de enfermedades escolares.

Los mismos estudios a que nos referimos muestran con toda evidencia, que semejantes enfermedades son debidas al exceso de trabajo intelectual y a la falta del físico; a las malas disposiciones del mobiliario de las clases, que hace adoptar a los niños actitudes viciosas; a la escasez y nocivas condiciones de la luz que éstos reciben durante los ejercicios escolares; a la continuidad de los trabajos manuales de las niñas; al aire viciado que en las escuelas se respira, y a la humedad y lobreguez de los edificios en que éstas suelen hallarse instaladas.

Entre las enfermedades que se designan con el calificativo de «escolares», figuran en primer término la miopía y las desviaciones de la columna vertebral , que ahora trataremos con algún detenimiento, y cuyas causas generadoras hay que buscarlas principalmente en las malas condiciones de la luz y del mobiliario de las clases.

A la actividad cerebral a que se somete a los alumnos mediante el trabajo de la escuela, a las actitudes viciosas que toman, al aire enrarecido de las clases, se achacan el mal persistente de cabeza y las hemorragias de la nariz , que son enfermedades que también han entrado a figurar en el cuadro de las escolares 6 , en el que asimismo empieza a introducirse, merced a las observaciones del doctor Guillaume, de Neufchatel, la papera escolar , que se considera como derivada de las actitudes viciosas, y que ninguna relación parece tener con la papera endémica 7.

Según algunos médicos e higienistas, no deja de contribuir a propagar entre los niños la tisis , la vida sedentaria de la escuela (que se acentúa más tratándose de las niñas), la falta o insuficiencia en ella del ejercicio físico y la respiración de un aire húmedo, viciado por la aglomeración y alterado por una calefacción defectuosa.

You might be interested:  Que Significa Nna En La Nueva Escuela Mexicana?

También parece comprobado que un gran número de escuelas situadas en locales manifiestamente insalubres, bajos, húmedos, oscuros y mal ventilados, han podido contribuir, si no las han producido enteramente, a favorecer de un modo singular en los niños manifestaciones escrofulosas.

Las observaciones de algunos médicos, y los datos de las estadísticas parecen mostrar que mientras de más duración son las clases y menos frecuentes los descansos y recreos, más comunes son en los niños que asisten a las escuelas la debilidad de la vejiga , la retención e incontinencia de la orina , y la pereza del tubo digestivo 8.

  1. Por último, es indudable que las escuelas donde no se tiene cuidado respecto de la aplicación de las reglas higiénicas, y el reconocimiento médico de los niños se halla desatendido o es nulo, favorecen grandemente la propagación de las enfermedades contagiosas;

Tratando en particular de las dos enfermedades primeramente mencionadas en la enumeración que precede, he aquí lo que en otro lugar hemos dicho refiriéndonos a la influencia que en su producción ejerce el mobiliario de las clases 9 : -«En cuanto a la miopía escolar , es cierto, -dice el doctor Riant,- que el hábito de fijarse en objetos pequeños, como los caracteres frecuentemente diminutos de los libros, y de no mirar, en la extensión muy limitada de la clase, más que objetos poco lejanos, dispone a esa alteración de la vista.

  • El ojo cesa poco a poco de ser capaz para ver de lejos, su globo se dilata en el sentido antero-posterior bajo la acción de los músculos que no cesan de obrar y de comprimirlo, y pronto la retina no recibe más que las imágenes de los objetos cercanos;

Los niños se hallan tanto más dispuestos a esta alteración, cuanto que en ellos se encuentran las condiciones que la favorecen, y que el poder de acomodación o adaptación del ojo a las distancias es mayor en esa edad. Estos resultados son incontrastablemente atribuídos a la influencia de la escuela; en efecto, se observa que la miopía es relativamente rara en los individuos que no frecuentan las clases, y en los que de ordinario tienen a la vista un horizonte extenso.

  • Se sabe que el número de miopes es mayor en las ciudades que en los campos, y entre los ricos que entre los pobres;
  • »La miopía escolar -añade el citado doctor- se producirá más fatalmente aún, si el niño toma una posición viciosa en su banco o en su mesa durante el trabajo de la escuela, si cede a la disposición, ya muy frecuente, de disminuir la distancia entre sus ojos y el libro, o si una colocación defectuosa del mobiliario escolar le facilita y aun le impone una actitud perjudicial para su salud;

»Estas circunstancias, unidas a otras que ya se han dicho o se tratarán más adelante (libros mal impresos, caracteres muy pequeños, color inadecuado del papel de éstos, mala iluminación de las clases, etc. ), determinan una frecuencia excepcional de alteraciones de la vista en la población escolar, que ha hecho que los médicos y los higienistas se consagren al estudio de esta cuestión verdaderamente importante.

Entre los resultados que ofrecen las observaciones hechas a este propósito, merecen citarse los obtenidos por el médico alemán, doctor Cohn, quien durante los años de 1865 y 1866 observó 10. 000 niños de los que asistían a las escuelas, y encontró que más del 17 por 100 de ellos estaban afectados de miopía.

»Las cifras más favorables de esta estadística, que revela un mal verdaderamente desconsolador, se refieren a las escuelas rurales, en las que sólo el 5 por 100 de los alumnos ofrecía ese género de alteración visual, mientras que en las escuelas superiores de las ciudades se elevaba esta proporción al 15 por 100; en los Realschulen era de 24, y de 32 en los Gimnasios.

  1. En más de la mitad de los casos se trataba de esa miopía que, según el citado doctor, se halla en vías de progresión, de clase en clase, en todas las escuelas 10;
  2. »Debe tenerse en cuenta que, si bien el doctor Cohn no considera la escuela como la sola causa de la miopía, atribuye, sin embargo, su desenvolvimiento a diversas condiciones antihigiénicas de las clases, y en particular al mobiliario defectuoso que en ellas se encuentra con frecuencia;

»Las mismas causas -añade el expresado doctor, fundándose siempre en datos irrecusables- tienden de igual modo a favorecer las desviaciones de la columna vertebral , la ausencia de simetría en la altura de las espaldas y, como consecuencias, un encogimiento de los diámetros del pecho y una incomodidad considerable en el funcionamiento de los importantes órganos que éste encierra.

Que esto proviene de las actitudes viciosas a que antes nos hemos referido, lo muestra el hecho de que, mientras los niños que no han asistido a las escuelas ofrecen rara vez semejantes desviaciones, los que las frecuentan es común que padezcan de ellas.

Así, de una estadística formada por el ya citado doctor Guillaume, de 350 niños de los que se hallan en el último caso, ha encontrado este médico 62 afectados de desviación de la columna vertebral, y de 381 niñas, 156 con el mismo defecto, en grado más o menos pronunciado.

En lo tanto, de 731 alumnos había 218 que corrían el mayor riesgo de padecer una enfermedad grave durante toda su vida. El mismo hecho ha sido comprobado por el Comité de médicos de Leipzig, que en su sesión de 15 de Enero de 1878, examinó dichas deformaciones, y reconoció que los maestros no pueden hacerlo todo para evitarlas, mucho menos si no disponen de un mobiliario costruído según las reglas de la Higiene escolar» 11.

Concretándonos a la miopía, debemos añadir, refiriéndonos particularmente a lo que a su producción contribuye la mala luz de las clases, que estadísticas especiales, tan minuciosas como autorizadas, han puesto de manifiesto los siguientes hechos, cuya importancia es harto evidente para que necesitemos ponderarla, y que declaran con cuánta razón ha podido llamar Fonssagrives a las escuelas fábricas de miopes : 1º La miopía, muy rara en la primera infancia, se produce durante la frecuentación escolar.

  • 2º En las escuelas rurales es menos frecuente que en las urbanas la miopía;
  • 3º En una misma población es más considerable el número de miopes en las escuelas mal dispuestas bajo el punto de vista de la luz;

¿No serán suficientes las indicaciones que preceden para imponer un riguroso régimen higiénico en las escuelas, o imponerlo teniendo en cuenta todas las causas y todos los elementos que pueden contribuir a alterar la salud de los alumnos? Aun para las personas que menos se preocupen del bienestar de las nacientes generaciones, para las que la salud constituye un tesoro inapreciable, no puede por menos que ser afirmativa la repuesta.

  • La Ciencia, la Pedagogía en particular, y el amor a los niños han respondido de consuno a esa pregunta, creando la rama especial de la Higiene de que a continuación tratamos;
  • La higiene escolar o pedagógica; idea general de su objeto De las precedentes consideraciones y noticias resulta mostrado de un modo evidente, que en uno o en otro sentido, beneficiándola o perjudicándola, la escuela ejerce una gran influencia en la salud de los niños;

Y claro es que si la sociedad debe a éstos, no sólo la cultura del alma, sino también y paralelamente con ella, la del cuerpo, en la escuela todo debe conspirar a mantener la salud física de los alumnos en el mejor estado posible. Una tendencia muy acentuada se nota en nuestros días encaminada a poner en práctica esa proposición, y de ella ha surgido una nueva rama de la Higiene, mediante la cual se han determinado, de una manera precisa y minuciosa, las aplicaciones de esta ciencia a las escuelas.

Nos referimos a los estudios comprendidos bajo la denominación de Higiene escolar o pedagógica , que con tanta solicitud son cultivados al presente por pedagogos e higienistas. La Higiene escolar no es otra cosa que la aplicación de los principios y preceptos de la Higiene privada, y en parte pública, a las escuelas y los alumnos que a ellas concurren, aplicación que responde a satisfacer las peculiares condiciones del medio en que el niño debe pasar la mayor parte del día, y de la actividad que en él ejercita.

Difiere ese medio, que no es otro que la Escuela , del ordinario, o sea de la Casa, por virtud de la especialidad del fin que en él debe realizarse, o al menos de la manera como se camina hacia él, y por causa también de la aglomeración de niños sometidos a una misma dirección y obligados a desempeñar en común diferentes trabajos.

  1. La índole especial de estos trabajos – ejercicios escolares – imprime a la actividad de los educandos un sello característico que le hace diferenciarse profundamente de la que los niños despliegan en el hogar doméstico, aun de aquel en que más y mejor se atienda a la educación;

Estas diferencias -que en mayor o menor grado persistirán siempre, y serán tanto más hondas cuanto menos se cuide dentro de la casa paterna de la cultura de los niños- exigen, por lo que a la escuela respecta, cuidados higiénicos especiales, distintos, en su mayor parte, de los que la higiene privada aconseja comúnmente.

  • Y no se entienda por esto que estimamos que las atenciones higiénicas que deben tenerse con el niño en la escuela no sean convenientes, y no respondan al mismo fin en el hogar doméstico; lo que hay es que en éste es muy dificultoso, cuando no imposible, en la casi totalidad de los casos, dar satisfacción cumplida a la mayor parte de las exigencias a que nos referimos, y la educación de los niños no puede revestir, en su marcha y pormenores, el mismo carácter que en la escuela, en la que, por otra parte, surgen nuevas exigencias por virtud de la aglomeración a que hemos aludido, de la vida en común que hacen en ella niños de condiciones distintas y clases sociales diferentes, y de la manera como se ponen en práctica determinados ejercicios, algunos de los cuales no pueden tener lugar o resultarían ineficaces y hasta sin sentido, en la casa paterna;

Por lo demás, no puede desconocerse que se obtendrían grandes beneficios de acomodar el hogar doméstico al régimen que la Higiene escolar prescribe para todo lo que se relaciona con la educación de los alumnos. Pero es lo cierto que la realidad dista hoy y distará por mucho tiempo de este ideal, y que lo verdaderamente factible al presente, lo que la Pedagogía y la Higiene están más en camino de conseguir, es acomodar las condiciones de la escuela primaria a las exigencias de la segunda de esas ciencias, en armonía, que no en oposición, con las necesidades de la primera.

  • Tal es el objetivo que persigue la Higiene escolar, que por esta razón, y por las que se originan de las condiciones que antes se han expuesto, entra cada vez más de lleno en el cuadro de los estudios pedagógicos, a los que al prestar eficacísimo y valioso auxilio, ha descubierto nuevos y dilatados horizontes, ensanchando, por ende, los dominios de la Pedagogía y contribuyendo a asegurar el éxito de la educación pública;

Contenido y división de la higiene escolar Cuanto de un modo más o menos directo contribuye a preservar la salud de los alumnos contra la acción de los agentes exteriores que le son nocivos, o contra el influjo de determinados ejercicios que por uno u otro medio la perjudican -siempre en vista del fin que persigue la escuela y de las condiciones materiales a ésta inherentes, y sin dejar de tener en cuenta las alteraciones que pueden sobrevenir a la salud por motivo de la aglomeración de niños en locales por punto general reducidos, ni las exigencias más comunes que al respecto que nos ocupa surgen en todo lugar y momento de la conservación individual- todo es atendido por la Higiene pedagógica, según de ello nos da idea la complejidad de asuntos que abraza.

  1. De la distribución que ordinariamente se hace de estos asuntos, se originan dos secciones de la Higiene escolar, en una de las cuales se agrupa todo lo concerniente a los cuidados personales que exige la salud del alumno en relación consigo mismo, sus compañeros y los ejercicios escolares, y en la otra, cuanto respecta a las condiciones materiales a que deben ajustarse la construcción y las disposiciones de los edificios de escuelas y del mobiliario y material de enseñanza de las clases, en correspondencia con dichos ejercicios y la salud de los educandos;

Toda la Higiene pedagógica se funda, pues, en la consideración de estos dos factores: el escolar y la escuela , siendo, en último término, su objetivo la salud individual y colectiva de la población escolar. La consideración del primero de esos dos factores, motiva la parte denominada Higiene del alumno , en la que se trata de la preservación de la salud de los niños al respecto de las enfermedades que suelen llevar a la escuela o contraer en ella, especialmente por contagio; de los accidentes que en la misma pueden sobrevenirles y de su aseo personal; de las precauciones higiénicas que deben tomarse relativamente a los ejercicios físicos y a algunos intelectuales; de la distribución del tiempo y el trabajo; de las atenciones que han de tenerse en lo tocante a las comidas cuando los alumnos las hagan en la escuela; de los castigos corporales, y, en fin, de los consejos y las advertencias que al maestro incumbe dar y hacer a las familias de sus discípulos, al intento de garantir todo lo posible el bienestar físico de éstos y ejercer la saludable y trascendental influencia a que más adelante nos referimos.

  • Considerando el segundo factor, tenemos la Higiene del medio ( de la escuela , en cuanto vivienda o medio artificial), y en ella se trata, como ya se ha indicado, por una parte, de las condiciones materiales que deben reunir los edificios para en vez de perjudicar, garantir la salud de los niños, y, por otra, de las que al mismo respecto necesita estar adornado el mobiliario de las clases y el material de enseñanza;

En el primer concepto, comprende la Higiene del medio cuanto se relaciona con el emplazamiento, orientación y terreno de la escuela, modo y materiales de construcción, forma, dimensiones, ventilación, caldeo e iluminación de las diferentes piezas que la constituyen, especialmente las clases, respecto de las que también se tiene muy en cuenta el techo, las paredes y el suelo, y, en fin, todo lo que más o menos directamente pueda contribuir a alterar la salud y dependa de las condiciones del local y de los medios que en él se empleen para modificar o suplir los agentes naturales (luz, aire, calor, humedad, etc.

You might be interested:  Que Es Una Escuela Productiva?

) Por el segundo concepto, corresponde a la Higiene del medio determinar las condiciones del mobiliario de las clases -que, como los muebles en las casas, no deja de influir en la Higiene de la habitación- al intento especialmente de evitar que los alumnos tomen ciertas actitudes viciosas, que al cabo suelen dar por resultado enfermedades, como la miopía y las desviaciones de la columna vertebral; a este efecto estudia con preferencia la forma, dimensiones y distancias de las mesas-bancos, lo cual no quiere decir que deje de preocuparse de otras clases de mobiliario (el del maestro, por ejemplo) y aun de cierto material de enseñanza, entre el que le merecen especial atención los encerados y los libros, por las relaciones que guardan con la vista.

Importancia que tiene y favor que alcanza al presente la higiene escolar Tal es, en suma, el objeto y contenido de la Higiene escolar. Las indicaciones que preceden revelan la mucha importancia que tiene esta nueva rama de los estudios pedagógicos, que con tanto interés se cultiva al presente en todos los países cultos.

Y es que se reconoce, no sólo que la edad en que más peligro hay para la salud es precisamente aquella durante la que asistimos a la escuela primaria, sino que también en ésta se multiplican las causas que pueden alterar nuestro bienestar orgánico, según da de ello testimonio lo dicho más arriba con referencia a las llamadas enfermedades escolares.

Por esto el empeño que se pone en todas partes por dotar la escuela y rodear a los alumnos de las condiciones que la ciencia considera como las más favorables para la salud del cuerpo y, por trascendencia, para la del espíritu. Las revelaciones que a estos respectos ha hecho y diariamente hace la Ciencia; los progresos cada vez más ostensibles de la Pedagogía; el sumo interés que en todos los pueblos despierta hoy cuanto se relaciona con la buena y completa educación de la niñez; la idea, que cada vez hace más camino, de que al mismo tiempo que a la cultura del espíritu debe atenderse a la del cuerpo, y en fin, esa tendencia tan pronunciada que hemos señalado y que en todas partes se muestra vigorosa, enderezada a rodear a las nuevas generaciones de cuantas condiciones de vida nos son necesarias para la mejor realización de la existencia y el más cabal cumplimiento de nuestro destino – para vivir la vida completa , como dice Herbert Spencer- son las causas a que debe su razón de ser la llamada Higiene de la Infancia , de la que constituye parte integrante la que acabamos de bosquejar, que por sus especiales aplicaciones recibe la denominación de Higiene escolar o pedagógica , cuyo conocimiento interesa al maestro en mayor grado que al higienista y al arquitecto, por más que ni a uno ni a otro deba ser ni con mucho indiferente.

Porque con frecuencia lo es, o no se la atiende con el necesario detenimiento, especialmente por parte de los arquitectos, resultan muchas escuelas con condiciones detestables, pudiéndolas tener muy buenas, bajo el aspecto pedagógico-higiénico.

La Higiene escolar es, por los motivos que acaban de apuntarse, una de las partes más importantes de las varias que forman la compleja trama de los estudios pedagógicos. Si hasta hace poco no ha ocupado en éstos todo el lugar que le corresponde, hoy empieza a ganar la consideración que de justicia se le debe.

  1. La saludable y prudente reacción en estos tiempos iniciada contra el malhadado intelectualismo (causa generadora de lo descuidada que ha estado la cultura física dentro de la escuela), permite, y cada día permitirá más, que los ejercicios corporales sean mejor atendidos en la educación pública, y que se consagre a la Higiene escolar la solicitud que hasta ahora se le ha negado con grave daño de la salud, así individual como colectiva;

Que hemos entrado de lleno por el camino de una reacción favorable para las atenciones que dentro de la escuela reclama la naturaleza física de los niños, lo dice bien claro el interés que en todas partes despiertan las cuestiones relativas a la Higiene escolar.

Condiciones de admisión de los niños en las escuelas, por lo que respecta a su estado físico; horas que deben tener de clase y de recreo; índole de los ejercicios que han de realizar, y alternativa entre los intelectuales y los físicos; circunstancias higiénicas en que necesitan llevarse a cabo estos ejercicios; medios más propios para habituar a los niños al aseo y conservar su salud; condiciones que, bajo el punto de vista higiénico, debe reunir el mobiliario escolar; reglas que, al mismo respecto, han de presidir a la construcción de los edificios destinados a escuelas; modos de ventilación, de iluminación, de calefacción, etc.

, de éstas; -todo es al presente objeto de detenido y minucioso examen, así en los Congresos y las Exposiciones, como en las revistas y obras de carácter pedagógico, y con todo ello se forma al presente un cuerpo de doctrina, cuyos principios, empezando por ganar la opinión más culta, se infiltran poco a poco en la administración de la enseñanza y producen disposiciones oficiales en lo países que más se preocupan de ésta, que es hoy en todas partes verdadera cuestión palpitante , de la cuestión de las cuestiones , como la llamara nuestro ilustre publicista Fermín Caballero, de la educación popular , en suma.

  1. El intelectualismo en sus relaciones con la higiene en la escuela A que la Higiene (y, en general, la educación física) no ocupe en la escuela el lugar que le corresponde, no obstante la importancia que acabamos de reconocerle, se opone en gran manera el sentido intelectualista que desde muy antiguo ha dominado y aún impera en la educación primaria;

Considerada la escuela, merced al influjo de dicho sentido, como un lugar de mera instrucción y no como centro de educación -que es lo que debe ser- todo se sacrifica en ella a la enseñanza, por lo que se dejan en punible abandono los intereses del cuerpo, y con ellos otros muy respetables del alma.

De aquí la deficiencia y los defectos de que, por lo general, se resiente nuestra educación primaria, y de aquí también la escasa o ninguna atención que se ha prestado, y todavía se sigue prestando en muchas partes, a la Higiene escolar, que ganará terreno en la escuela a medida que lo pierda el intelectualismo, que es su más irreconciliable enemigo.

Para que la Higiene pedagógica ocupe el lugar que en la escuela le corresponde, es menester que los maestros acaben de romper con ese sentido intelectualista que la tradición les ha impuesto; sentido que, al desnaturalizar el carácter de la escuela primaria, ha viciado hasta la misma educación intelectual, haciéndola verbalista y dogmática, merced al excesivo sello de memorista que le ha impreso, con grave daño del armonioso y cabal desenvolvimiento de las facultades intelectuales, y, en general, de las del espíritu y de todas las que constituyen o integran la naturaleza humana, a todas las cuales es preciso atender paralelamente.

Del reconocimiento de esta verdad proviene la importancia (más teórica que práctica todavía, desgraciadamente) que hoy se concede a la educación física y, por ende, a la Higiene escolar; y los maestros no deben perder de vista que cuanto hagan por una y otra redundará al cabo en mengua del intelectualismo, y además de ser una reivindicación y salvaguardia de intereses muy respetables (pues lo son en sumo grado los del cuerpo, así por lo que al cuerpo mismo se refiere, como por la influencia que en los del espíritu ejercen), servirá para dar a la escuela primaria su genuino carácter, toda la eficacia pedagógica que debe tener y que tanto interesa que tenga a los maestros, si con pleno derecho han de ostentar el honroso título de educadores de la niñez.

Deberes del maestro con relación a la escuela La importancia que hemos visto que tienen las cuestiones de Higiene, y las aplicaciones que de esta ciencia se hacen en la escuela, donde cada vez son exigidas por la opinión con más imperio, imponer a los maestros, nuevos, delicados y complejos deberes, a los que cada día que pase podrán sustraerse menos.

  • Así, pues -y sin olvidarse de lo que acabamos de indicarles respecto del intelectualismo- de cuantas cuestiones abraza la Higiene escolar, necesitan los maestros tener conocimientos, pues que ellos son los primeros y más directamente llamados a influir en la opinión, en las autoridades, en los arquitectos, en los constructores de mobiliario, para que tengan aplicación en las escuelas las prescripciones de la Higiene, y mediante ello se garantice, cada vez más, la salud de los niños que concurren a las mismas;

Por estos motivos entrañan para los maestros interés capitalísimo los conocimientos a que nos referimos, máxime cuando, como repetidas veces hemos indicado, tanto como la cultura del espíritu, es precisa y necesaria la del cuerpo, y la educación que no atiende a esta última, no sólo es una educación incompleta e irracional, sino que al mismo tiempo tiene no poco de homicida, en cuanto que conspira contra la salud y, en su consecuencia, contra la vida de las nacientes generaciones.

En este concepto, el maestro ha de tener en cuenta que, tanto como los métodos y los procedimientos de enseñanza, necesita conocer las prescripciones de la Higiene escolar, y con tanta más razón, cuanto que muchas de ellas tiene necesidad de aplicarlas por sí mismo, y desde el momento que los niños entran en la escuela contrae con ellos y sus familias deberes de cuyo cumplimiento nada puede excusarle, si es hombre de conciencia y estima en lo mucho que vale la salud de sus discípulos, que el menor descuido o la falta que aparentemente sea menos importante puede alterar para toda la vida.

Es, pues, de capital interés para el maestro el estudio de los problemas que abraza la Higiene escolar , a fin de poder llenar cumplidamente los deberes que tiene con relación a la salud de los educandos, constantemente comprometida por la multitud de agentes nocivos que en la escuela se aglomeran.

Carácter que debe revestir en las escuelas la enseñanza de la higiene No se limitan a lo indicado más arriba los deberes que el maestro tiene relativamente a la Higiene. Figurando esta materia como una de las que constituyen el programa de la enseñanza primaria 12 , está obligado a atender a ella de modo que resulte eficaz, que sea de verdadera aplicación, que tenga carácter experimental y práctico , en una palabra.

A este intento, lo primero que el maestro necesita hacer es no ofrecer al niño los conocimientos higiénicos que se proponga suministrarle, mediante esas fórmulas escuetas que tan en boga están en algunas escuelas, sino en relación con toda la cultura que se le suministre relativamente a las ciencias físicas y naturales, y, sobre todo, en estrecha unión con unas nociones suficientes de Fisiología.

  1. Fundándolo en esto es como puede hacerse experimental y práctico en las escuelas el estudio de la Higiene, que es un error quererlo reducir a los términos de una especie de cartilla escrita en prosa o en verso, pero en la que se prescriben reglas aisladas, cuya razón ni siquiera entrevé el niño;

Repetimos que el estudio de la Higiene no debe presentarse al alumno aisladamente, sino con enlace, en una especie de compenetración con el de la Fisiología, sin olvidar las relaciones que tiene con el del espíritu: sólo a esta condición, que implica un procedimiento experimental, será práctico y resultará provechoso para el niño.

El carácter que requiere en la escuela la cultura higiénica, tiene gran analogía con el que exige la cultura moral, que, al cabo, no es otra cosa, en la mayoría de los casos, que una verdadera higiene del espíritu.

Empeñarse en suministrar estas dos culturas de la manera abstracta que suponen las lecciones aprendidas de memoria en los libros, o las máximas que a modo de formularios de recetas se ostentan -más por vía de decorado que de verdadera enseñanza- en las paredes de las clases, y maestros y niños recitan con mejor o peor sentido, es desconocer la índole de ambas materias y las exigencias de toda buena educación, y convertir en enseñanzas muertas las que más que ningunas otras deben ser enseñanzas vivas.

La Higiene, como la Moral, debe respirarse en la escuela. Debe resplandecer en todo lo concerniente a ésta, al intento de que el alumno, mediante las impresiones que a todas horas reciba, se apropie insensiblemente sus preceptos, a la manera que se apropia el conocimiento de las cosas que de continuo le rodean.

Debe surgir de la práctica, de los hechos mismos que se producen naturalmente en la vida escolar, de modo que el niño aprenda a apreciar su utilidad, tocando los beneficios que sus aplicaciones reportan. Debe, en fin, ser una Higiene en acción, que tienda a formar en el niño buenos hábitos, más que a suministrarle nociones que sólo sirvan para adornar la inteligencia y hacer vana ostentación de ellas en los días de visita y de exámenes.

Así entendida la enseñanza de la Higiene en la escuela, puede ejercerse, mediante ésta, una influencia por todo extremo fecunda, no sólo por lo que a los escolares respecta, sino también por lo que a las costumbres públicas atañe.

Añadamos, para terminar el punto que nos ocupa, que el influjo de la escuela en esta más amplia esfera, será más eficaz e inmediato si el maestro, penetrándose de su verdadera misión, no se limita a dar a la enseñanza de la Higiene el carácter práctico y experimental que hemos dicho que debe tener (no el dogmático y verbalista que suele dársele), sino que al mismo tiempo aprovecha cuantas ocasiones se le presentan o le sea dado provocar, para hacer comprender a los padres o encargados de los niños las exigencias de la Higiene, las ventajas que resultan satisfaciéndolas, y los males que se originan cuando no son atendidas 13.

Para esto ha de contar el maestro con que muchas veces las advertencias y los consejos de que al efecto se valga, podrán revestir el mismo carácter práctico y experimental que, según lo indicado más arriba, ha de tener la cultura que dé a sus discípulos.

Y es evidente, por otra parte, que la eficacia de toda la labor aquí bosquejada será tanto más grande, cuanto mayor sea el celo que en ella ponga el maestro, más la discreción con que la lleve a cabo, y más sólida y apropiada la cultura que sobre el particular posea.

El servicio facultativo médico-higiénico en las escuelas La solicitud desplegada por cuanto se relaciona con el régimen higiénico de las escuelas, ha sugerido el pensamiento, que ya empieza a ponerse en práctica en algunas partes, de establecer para las mismas un servicio especial, denominado médico-higiénico , a cuyo cargo corre todo lo referente a la salud de los escolares.

You might be interested:  Que Es El Derecho A La Libertad En La Escuela?

La idea es en sí buena, pero no deja de ofrecer inconvenientes en la práctica, en cuanto que tiende a levantar dentro de la escuela otro poder enfrente del maestro, y a suscitar mediante ello rivalidades perjudiciales por más de un concepto; esto aparte de que puede dar motivo al entronizamiento en los dominios de la Pedagogía de una dictadura tan absorbente, y en ocasiones tan dañosa, como la que más adelante veremos que ejercen los arquitectos: la dictadura del médico o higienista.

Esto, no obstante, el servicio a que nos referimos cuenta ya con muchos partidarios en Europa, y bien organizado, puede ser grandemente beneficioso para las escuelas y para la salud pública en general.

Es indudable que la salud de los escolares se hallará mejor garantida si con el maestro cuida de ella un médico; pues que por mucha que sea la cultura del primero, nunca será la suficiente para atender cual corresponde a cuantas necesidades se originan en la escuela al respecto que nos ocupa.

Fuera de todo punto ilusorio querer que a los conocimientos del pedagogo una el maestro los del higienista y el médico, en la medida necesaria para atender en todos los casos con éxito a las exigencias que diariamente surgen en la práctica, la cual enseña, por otra parte, que son muchas las atenciones que ya pesan sobre el maestro -especialmente sobre el que es celoso y tiene verdadera vocación- para aumentarlas con las muy delicadas y complejas que implica el régimen higiénico a que, según las indicaciones que hemos hecho más arriba, debe someterse la escuela.

La inspección facultativa de que ahora tratamos puede aligerar el cúmulo de atenciones que agobian al maestro, a la vez que descargar a éste de ciertas responsabilidades, de las no pocas que se originan en la escuela con relación a la salud de los alumnos.

En corroboración de esto último, recordemos lo que con análogo motivo hemos dicho en otro lugar 14 : «Sabido es que una de las garantías para la salud de los escolares es la precaución, puesta en práctica en todas partes, de no admitir en las escuelas niños, si antes no prueban sus padres, mediante la oportuna certificación facultativa, que están vacunados y no padecen enfermedad alguna contagiosa.

Pues aún procediendo todo el mundo con celo e inteligencia (y ya se sabe cómo entre nosotros suelen darse semejantes certificados), se presentan ocasiones en que estos documentos no bastan, siquiera estén dados a conciencia; pues muy bien puede contraer el niño una de esas enfermedades después de haber obtenido del médico la correspondiente certificación, y, no conociéndola el maestro, ser admitido en la escuela, y contagiar a alguno de sus condiscípulos.

¿Y cuando la enfermedad la contrae el niño durante el tiempo en que frecuenta la escuela? Tan disculpable es en el maestro que no descubra muchas veces los síntomas de ella, como que en determinadas ocasiones someta a algunos de sus discípulos a ejercicios que puedan serles perjudiciales».

Añadamos que fijar el tiempo que los alumnos afectados de enfermedad contagiosa deben permanecer sin frecuentar la escuela, y adoptar respecto de ésta las medidas necesarias para impedir la propagación del mal entre los demás escolares, es otro de los servicios que puede prestar la inspección facultativa de que tratamos, la que, además ha de tener necesariamente intervención en otros puntos relacionados con la Higiene de los alumnos, tales como la ventilación y la temperatura de las clases, según las estaciones; horas en que deben verificarse en cada época del año los ejercicios físicos y de cultivo, y precauciones que acerca de ellos hayan de adoptarse; designación de los niños que deban tomar baños, caso de hallarse establecidos en la escuela, y cuidados que a este respecto deben tenerse, y por último, prescribir a las familias el régimen a que convenga someter a aquellos niños cuyo estado de salud requiera atenciones especiales.

  • Tal es, sumariamente expuesta, la misión que dentro de la escuela está llamada a desempeñar la inspección higiénico-médica, a la que también se impone en las poblaciones donde se halle establecida, la obligación de redactar anualmente una Memoria , en la que se consignen cuantos datos y observaciones se juzguen conducentes a fin de poder apreciar el origen y las causas de las enfermedades escolares, y los medios más adecuados para preservar y mejorar la salud de los alumnos;

A este fin, necesita el médico encargado del servicio que nos ocupa, llevar una Estadística minuciosa y exacta, formada mediante los datos que le suministre la inspección que ha de practicar en diferentes épocas del año, para comprobar el estado de las clases y demás dependencias de la escuela, así como del respectivo mobiliario, y el examen de los niños a su ingreso y salida, y en las visitas que al efecto debe hacer periódicamente a la misma.

Para que semejante Estadística sea eficaz y pueda servir, no sólo de verificación de la Higiene escolar, sino también y en un sentido más extenso, de guía seguro para la Higiene y la Patología de la infancia, debiera comprender, por lo que al alumno respecta: 1º, datos concernientes al sexo, edad, lugar y fecha del nacimiento del niño, y condiciones de sus padres, en lo tocante a su constitución, estado de salud y parentesco, por ejemplo; 2º, las noticias que suministre el examen somatológico del niño a su ingreso en la escuela y los que sucesivamente tengan lugar, durante su permanencia en ella y a la salida de la misma; y 3º, las observaciones médicas y las notas de higiene terapéutica que el médico crea oportuno consignar 15.

Con estos datos y los que acerca de las clases y el mobiliario de ellas deben tenerse en cuenta, según queda indicado, se podrá formar una estadística sumamente útil, y la inspección higiénico-médica de las escuelas dará resultados prácticos y beneficiosos.

Y debe tenerse presente que la organización de este útil servicio no es tan difícil de realizar ni resultaría tan costosa como a primera vista parece. En primer lugar, porque no es necesario que las visitas sean diarias (semanales son generalmente en las poblaciones donde se halla establecido el servicio de que tratamos; en París se dispuso en 1836 que fueran quincenales para las escuelas elementales y superiores, y en 1855, semanales, por lo menos, para las salas de asilo); y en segundo, porque los médicos a quienes se les confíen pueden ser los mismos que tengan a su cargo otros servicios en las respectivas poblaciones (los titulares de los pueblos, los higienistas, facultativos de hospitales, hospicios, etc.

, de las ciudades, por ejemplo); todo lo cual facilita el establecimiento de la reforma sin graves dispendios, pues el personal existe ya formado y su sostenimiento puede reducirse a una módica gratificación, como ya se practica en los Jardines de la infancia , de Madrid, en donde, con ser la visita diaria (la desempeña el médico del Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos ), sólo cuesta al Estado 750 pesetas anuales 16.

  1. Por lo demás, la organización de la inspección facultativa debe llevarse a cabo de modo que resulten bien deslindadas las esferas de acción del médico y el maestro, mirando especialmente a que el segundo no quede como un subordinado del primero, pues si esto no se procura resultará el entronizamiento de la dictadura de que antes hemos hablado;

En cuanto se refiera a los ejercicios, condiciones de las clases y el mobiliario, distribución del tiempo, etc. , el médico ha de limitarse a llevar los registros correspondientes y a aconsejar al maestro, el que si ha de proceder con la seguridad necesaria y no ha de abdicar la dirección que de derecho le corresponde, necesita poseer conocimientos sólidos en cuanto a la Higiene escolar concierne, máxime cuando no podrá contar en todos los momentos con el concurso del médico, ni conviene que esté discrecionalmente a merced de él, a fin de no hacerse solidario de los descuidos de otro, y acaso de exclusivismos mal entendidos y no bien dominados.

Al médico, por su parte, corresponderá resolver en todo lo relativo al ingreso, reingreso y baños de los alumnos (habida consideración a sus condiciones somatológicas), a las enfermedades y accidentes que sobrevengan a los escolares, y a las precauciones que deban adoptarse en caso de desarrollarse en la escuela o en la población una enfermedad contagiosa.

En una palabra, aconsejar , observar y proponer como higienista, y obrar como médico, es el papel que debe asignarse al facultativo dentro de la escuela. Los museos pedagógicos con relación a la higiene escolar La institución de los Museos pedagógicos, que cada día se extiende más, es una de las que mejores servicios han prestado y prestarán a la escuela primaria, particularmente al respecto de las cuestiones de Higiene.

  • Entre otros fines, tienen por objeto los Museos a que nos referimos el de auxiliar a los maestros y a las personas que tengan que intervenir en esas cuestiones, en el estudio de cuanto se relaciona con los locales de escuelas, el mobiliario de éstas y el material de enseñanza; a cuyo efecto, no sólo ofrecen planos de edificios escolares, modelos de los diversos tipos de mobiliario para maestros y alumnos, y ejemplares de las diferentes clases de libros, atlas, láminas, herbarios, museos escolares, etc;

, sino que además contienen cuantos datos son necesarios para la mejor inteligencia de esas colecciones, y poner al corriente a los que las consulten de los resultados que dan en la práctica las mejoras en ellas introducidas, modo, ventajas e inconvenientes de su empleo, etc.

En algunos Museos es obligación de su director dar conferencias a los maestros acerca de estos puntos y visitar con frecuencia los de otros países, así como concurrir a los Congresos y Exposiciones de carácter pedagógico, o en que se traten cuestiones que, como las de Higiene, por ejemplo, interesen a la escuela.

Fácil es comprender el influjo saludable que con tales elementos y por semejantes modos pueden ejercer -y de hecho han ejercido y ejercen- los Museos pedagógicos, respecto de muchas y muy interesantes cuestiones de las que comprende la Higiene escolar: en ellos tienen el pedagogo y el higienista auxiliares muy eficaces.

Por eso no hemos querido dejar de considerarlos aquí como uno de los agentes llamados a cooperar grandemente en la obra de difundir y perfeccionar esa interesante rama de los estudios pedagógicos, que ha nacido y fructificado merced al consorcio establecido entre la Pedagogía y la Higiene.

Faltaríamos a un deber de gratitud, si al poner fin a estas indicaciones no recordásemos que en nuestro país tenemos ya un instituto de la índole de los que acaban de ocuparnos, merced a la fecunda iniciativa y buena voluntad de los Sres. Albareda, Riaño y Robledo, a quienes se debe el Museo de instrucción primaria creado en Madrid por decreto de 6 de Mayo de 1882, cuando dichos señores desempeñaban el Ministerio de Fomento, la Dirección general de Instrucción pública y el negociado de primera enseñanza, respectivamente. .

¿Cuál es la importancia de mantener la higiene en el hogar y la escuela?

¿Qué es la higiene en el hogar? – Se podría decir que la higiene en el hogar es un hábito saludable más, pues nos ayuda a permanecer sanos, evitando la aparición de enfermedades, y nos aporta bienestar general. Cuando hablamos de higiene en el hogar no solo nos referimos a la limpieza de una casa, pues va más allá.

La higiene del hogar comprende todas las acciones que van encaminadas a fulminar cualquier agente patógeno. Por tanto, es necesario vigilar todas las superficies y materiales que tenemos en ella, además de usar productos adecuados y efectivos para desinfectar por completo.

No te olvides del suelo, mesas, sillas, muebles, ventanas, puertas, mangos, cubiertos, vasos, utensilios para cocinar, microondas, horno, frigorífico, sábanas, mantas, ropa… Cualquiera de estos puntos podría ser el foco de una infección. El principal causante de ella, es la contaminación.

¿Cómo cuidar mi salud e higiene en la escuela?

¿Cuál es la importancia de la higiene personal dentro y fuera de la institucion?

RELACIÓN CON EL ENTORNO: HIGIENE PERSONAL – La higiene en los niños abarca el aseo personal, la limpieza y el cuidado del cuerpo humano. La limpieza aumenta la sensación de bienestar personal, facilitando las relaciones interpersonales. Al igual que con la alimentación y el deporte, es de gran importancia que se creen hábitos higiénicos, ya que el menor adoptará estas acciones en su rutina adulta y les dará más seguridad con el entorno. Tal y como veremos más adelante, para evitar la transmisión de virus e infecciones, lo más importante es el lavado de manos frecuente : antes y después de las comidas, a la vuelta del recreo o después de ir al aseo. En cuanto a la relación con el entorno, la higiene en el colegio enseña que los niños y niñas aprendan a tener su espacio personal de trabajo limpio y a mantener el espacio del aula ordenado.

¿Cuál es la importancia de la higiene personal dentro y fuera de la institución?

La higiene tiene por objeto conservar la salud y prevenir las enfermedades, es por ello que se deben cumplir ciertas normas o hábitos de higiene tanto en la vida personal de cada quién como en la vida familiar, en el trabajo, la escuela, la comunidad.

¿Como debe ser la limpieza en la escuela?

La limpieza y desinfección de las aulas debe llevarse a cabo al menos una vez al día, aprovechando los descansos entre clases o cuando el centro está cerrado. Semanalmente se realizará una limpieza en profundidad, actuando sobre las superficies de más difícil acceso y retirando parte del mobiliario.

¿Cuál es la importancia de la higiene personal dentro y fuera de la institucion?

RELACIÓN CON EL ENTORNO: HIGIENE PERSONAL – La higiene en los niños abarca el aseo personal, la limpieza y el cuidado del cuerpo humano. La limpieza aumenta la sensación de bienestar personal, facilitando las relaciones interpersonales. Al igual que con la alimentación y el deporte, es de gran importancia que se creen hábitos higiénicos, ya que el menor adoptará estas acciones en su rutina adulta y les dará más seguridad con el entorno. Tal y como veremos más adelante, para evitar la transmisión de virus e infecciones, lo más importante es el lavado de manos frecuente : antes y después de las comidas, a la vuelta del recreo o después de ir al aseo. En cuanto a la relación con el entorno, la higiene en el colegio enseña que los niños y niñas aprendan a tener su espacio personal de trabajo limpio y a mantener el espacio del aula ordenado.

¿Cuál es la importancia de la higiene personal dentro y fuera de la institución?

La higiene tiene por objeto conservar la salud y prevenir las enfermedades, es por ello que se deben cumplir ciertas normas o hábitos de higiene tanto en la vida personal de cada quién como en la vida familiar, en el trabajo, la escuela, la comunidad.

¿Cuál es la importancia de cuidar la higiene?

Mantener la limpieza personal lavándonos las manos, como la de los alimentos y bebidas que consumimos, es fundamental para prevenir distintos tipos de enfermedades: diarrea, influenza, hepatitis, neumonía, Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) e infecciones de la piel, entre otras.