Cosas Que No Enseñan En La Escuela?

Cosas Que No Enseñan En La Escuela
Informática aplicada al estudio – Desde hace años se enseña informática en las escuelas. Pero los tiempos cambian muy rápido y cada vez hay más herramientas, muchas de las cuales son importantes para los alumnos. Aprender a buscar información es clave como también distinguir fuentes válidas de falsas para no caer en fake news o en artículos influenciados.

  • Hoy en día se puede compartir un trabajo práctico por internet y coordinar su realización por redes sociales, chat e incluso videollamadas;
  • Todas estas herramientas deben integrarse con el estudio;
  • También hay que enseñarles a chicos y chicas que realizar un trabajo práctico no es copiar y pegar de internet;

Es importante explicarles que el proceso de investigación requiere de sentido crítico, de hacer resúmenes y de aprender a parafrasear textos y conectar ideas.

¿Que no te enseñan en la escuela?

¿Que te enseñan en la escuela?

Las primeras etapas de aprendizaje de los niños son difíciles y pueden surgir algunas dudas de a quién le corresponde cada tarea. Qué aprenden los niños en el colegio y qué aprenden en casa no es algo que esté delimitado y eso puede suponer un problema para el desarrollo del niño.

Y sin olvidar en ningún momento que la responsabilidad educativa del niño recae primeramente sobre los padres, podemos establecer en líneas generales cuál es la tarea del colegio y cuál la de los padres.

Te contamos qué aprenden los niños en el colegio y en casa. Cosas Que No Enseñan En La Escuela Antes de llegar a Preescolar , la mayoría de los niños han pasado ya alguna temporada en la guardería , que es el lugar ideal para que los más pequeños practiquen tareas de motricidad, atención y sociabilidad. Una vez en Preescolar, los niños empiezan a identificar las letras , los números, las formas y los colores. En esa misma etapa educativa, los niños son capaces de aprender a unir letras, a identificar palabras y a leer textos sencillos. Igualmente pueden aprender a hacer cuentas básica , como sumar y restar, sin olvidarnos de otras facetas del aprendizaje básico como pueden ser las manualidades simples para relacionar objetos y pintar para identificar las formas y los colores.

Es tarea del colegio desarrollar en los niños todas aquellas habilidades básicas que necesitarán a lo largo de toda su vida académica o social. Es decir, aprender a leer, a escribir, a contar. pero también a compartir, respetar y vivir en sociedad.

Sin embargo, que los niños acudan al colegio no exime a los padres de su responsabilidad educativa. De nada sirve que un niño aprenda a identificar la letra A, si cuando llegue a casa ese aprendizaje no se refuerza. Cosas Que No Enseñan En La Escuela Por eso insistimos en la responsabilidad educativa de los padres. Claro que la mayoría de las personas no están dotadas de conocimientos pedagógicos, pero con un poco de intuición , todo el mundo puede reforzar lo aprendido en el cole. Jugar a identificar las letras que el niño va a aprendiendo observando los letreros comerciales, por ejemplo, es una forma muy divertida para que el niño continúe aprendiendo sin esfuerzo.

  1. Recordar en casa los números a base de canciones y hacer sencillos cálculos con objetos es una buena forma de que el niño afiance sus conocimientos;
  2. Y por supuesto no podemos olvidarnos de los valores que debemos inculcar a nuestros hijos;

El desarrollo de su personalidad, la autoestima, la seguridad, la tolerancia y el respeto es tarea fundamentalmente de los padres. No podemos pretender enviar a nuestros hijos al colegio y que regresen a casa con el abecedario aprendido, sabiendo dar la hora o contando los caramelos que tienen en bolsillo y además de eso, que sean personas educadas, respetuosas, ingeniosas, tolerantes y sociables.

Porque los primeros años del niño son un aprendizaje continuo y esa labor es, sobre todo, de los padres. Puedes leer más artículos similares a Qué aprenden los niños en el colegio y en casa , en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.

com..

¿Por qué la escuela no funciona?

Pocos (de los que van) saben ya, bien a bien, para qué sirve ir a la escuela. Básicamente, porque, para la inmensa mayoría, la escuela no sirve para obtener los saberes y habilidades para “hacerla” en la vida. Además, lo que es, representa y ofrece tampoco parece servir ya para adquirir una identidad que sea reconocible o valiosa socialmente.

  1. Los indicadores más obvios del desastre educativo actual en el caso mexicano son los puntajes en pruebas estandarizadas de logro escolar;
  2. Los indicios más importantes son, con todo, las altas tasas de deserción de secundaria en adelante y de subempleo de los egresados de media superior y superior, así como lo magro del ingreso mensual promedio que percibe el grueso de dichos egresados en el mercado laboral;

Destacan, como condicionantes de estos resultados desalentadores los siguientes. Padres de familia con poco tiempo y energía para atender a sus hijos y ocuparse de su desempeño escolar, dadas las largas horas que les consume el poder cubrir el costo básico de vivienda y alimentación.

  1. Maestros, en su mayoría, motivados y responsables, pero dotados con bajos niveles de formación y muy escasos recursos para impulsar el desarrollo de sus alumnos;
  2. Funcionarios encargados de gestionar la administración y llegada de los servicios educativos a los niños y los jóvenes de México, para quienes la tarea de hacerlo adecuadamente es casi imposible dada su formación promedio y las circunstancias materiales, institucionales y políticas que enfrentan;

Y, finalmente, números importantes de alumnos obligados por sus padres a ir a la escuela, quienes, a partir de principios o mediados de la secundaria, o dejan de asistir o se limitan a hacer acto de presencia en las aulas. Básicamente, porque la escuela no les dice ni les da nada.

Todas las anteriores son condicionantes próximas del lamentable estado que guarda la educación en el país. Las causas de fondo de esta situación, sin embargo, son, fundamentalmente cuatro. Primero, una sociedad cada vez más fuerte y rígidamente estratificada en la que el mérito y el esfuerzo no valen para (casi) nada.

Segundo, una economía que no produce empleos dignos y formales en cantidad suficiente para hacer frente a la demanda de estos. Tercero, un modelo educativo que no corresponde ya ni con las realidades de México ni con las del mundo. Y, cuarto, la falta de interés de la sociedad y el gobierno de México para construir una visión capaz de reemplazar (en sus arrastres y efectos) la visión de Vasconcelos.

  • En breve, la ausencia de una visión y ambición capaz de inyectarle frescura y fuerza al objetivo nacional de educar;
  • Vasconcelos lo tenía claro;
  • Quería alfabetizar (en castellano) y enseñarles historia patria a los niños y jóvenes del país llamado “México” para hacer de ellos “mexicanos”;

De ese objetivo central y de la lucidez de hacerse cargo de la realidad realmente existente se derivaba todo lo demás. Es decir: un sistema educativo entendido como fábrica productora de sujetos homogéneos y orientado a construir aparato y presencia estatal en todos los rincones del territorio del país; un proyecto dominado y organizado desde el centro; una visión que asumía como restricción, pero también como horizonte de deseo maestros con autonomía prácticamente nula.

Maestros, esto es, que, al tiempo de ser líderes autorizados y reconocidos en sus comunidades, requerían prescripciones rígidas y puntales para enseñar lo que se aspiraba a enseñar. Aquél primer proyecto educativo nacional fue exitoso en conseguir lo que se proponía y su perdurabilidad en el tiempo no encuentra parangón en ninguna otra esfera de la acción del Estado mexicano.

Dicho esto, resulta claro, hace ya mucho, que ese proyecto se agotó. Para hacer de la educación soporte de un desarrollo incluyente y dinámico, tendríamos que haber cambiado el modelo vasconceliano por ahí de los 1970s. No lo hicimos, en buena medida por razones políticas, pero también, y, sobre todo, porque lo poquito de movilidad social ascendente que generó la gigantesca ampliación de la cobertura y la escolaridad promedio durante los años del “milagro mexicano” se vio prácticamente suspendida a partir de los años 1980s.

Desde entonces, el privilegio terminó por devorarse lo poquito de mérito que había y que estaba anclado en la escuela. Hoy se habla desde el poder y en los medios como nunca antes del valor de la educación.

El problema es que todo eso suena hueco ahí donde el origen es, casi sin excepción, destino, donde las aulas están cada vez más lejos de la realidad, y donde la escuela y los que la hacen posible carecen de las condiciones mínimas indispensables para educar, en el sentido de formar y abrir horizontes.

¿Qué se debe enseñar en la escuela y no se enseña?

¿Qué es lo que se aprende en casa?

El decir que se educa en casa y en la escuela se aprende conocimientos, parece ser una idea algo generalizada, que se puede prestar para crear una separación entre la tarea de los padres de familia y la de los profesores; cuando en verdad la familia y la escuela son dos espacios educativos fundamentales en la educación integral de todo ser humano.

  • Educar y enseñar no debe entenderse como dos funciones diferenciadas con unos responsables divorciados , sino que en cada lugar se privilegia una tarea, de tal manera que, si uno de los dos flaquea o incumple, el otro debería tratar de dar a ese niño la oportunidad de disfrutar de una buena educación;

– Si bien en el hogar se aprende –según frase atribuida a José Mujica- a saludar, a dar las gracias, a ser limpio, a ser honesto, a ser puntual, a ser correcto, a hablar bien, a no decir groserías, a respetar a los semejantes, a ser solidarios, a pedir permiso, …; es en la escuela en que los profesores fortalecen esas enseñanzas con el aprendizaje de la matemática, el castellano, las ciencias, la geometría, …; y de esta manera se consolidan en la escuela la práctica de los valores que los padres y madres han inculcado en sus hijos; y en la casa se refuerza  los conocimientos aprendidos en la escuela.

“Si en casa no se educa, algo que por lamentable que parezca, ocurre, quiero creer que los niños están recibiendo una educación en las escuelas. Al menos la escuela debería ser un lugar en el que se les diera a todos los niños, independientemente de su condición social, la oportunidad de recibir no solo conocimientos sino también una buena educación”, sostiene la profesora Eva Bailén.

You might be interested:  Como Hago Cambio De Escuela?

¿SE EDUCA EN CASA Y SE APRENDE EN LA ESCUELA? Si el hogar fracasa, No le pidamos al docente que arregle los agujeros que hay en el hogar. Para crecer bien educado, feliz y sano en todos los sentidos, según el filósofo español José Antonio Marina, un niño necesita, tanto en su casa como en la escuela:

  • ternura y cariño, para sentirse querido, considerado, tenido en cuenta,
  • tener claros sus límites, para aceptar la autoridad y su responsabilidad personal, según su edad,
  • mantener una comunicación permanente y sincera para escuchar a sus padres y maestros, y para decir lo que piensa,
  • saber que el sistema educativo en que está ahora, es solo el punto de partida, no un objetivo a lograr, y
  • que hay cosas que no se pueden resolver de la noche a la mañana. “LOS NIÑOS SOLO NECESITAN TRES COSAS: TERNURA Y CARINO, LÍMITES Y COMUNICACIÓN”.

Para comprender, explicar y dialogar más y mejor sobre este tema, y dejando de lado lo discutible que puede parecer, compartimos con Ustedes, por motivos únicamente educativos – pastorales, los muy bien logrados dibujos publicados en MAGAZINE de tips, ideas, artículos y videos PORQUE NO SE ME OCURRIÓ ANTES. Sabemos que no todos contamos con recursos pedagógicos de “última generación”, y consideramos que estas iconografías nos pueden ser útiles para socializar el tema de los roles fundamentales de la familia y la escuela, aunque reiteramos que deben trabajar juntos, pues LOS PADRES Y LOS PROFESORES DEBEN REMAR EN LA MISMA DIRECCIÓN.

¿Que no se puede hacer en clase?

Placeholder while article actions load

  • Alejandro Macías es médico infectólogo, catedrático de la Universidad de Guanajuato, investigador nivel 3 del Sistema Nacional de Investigadores y excomisionado para la influenza en México. Una de las peores consecuencias de la pandemia de COVID-19 ha sido la imposibilidad de recibir educación en las aulas y fuera de las pantallas, particularmente para los niños, quienes requieren más de la socialización y la guía de los maestros. La educación en línea tiene algunas ventajas, pero en países como México su aplicación carece de equidad pues hay estudiantes que no tienen acceso a servicios de internet o incluso a señal de televisión.

    Hoy sabemos que es deseable volver a clases presenciales y que se puede hacer con una seguridad razonable. Sin embargo, la pandemia aún no termina y es necesario tomar acciones eficientes para que tanto estudiantes como el personal de las escuelas estén más protegidos.

    10 Cosas que no te enseñan en la escuela (pero deberían)

    También, dejar de dedicar esfuerzos a medidas que no funcionan. Aquí hay una lista de ambas acciones. Vacunarse. La vacunación de todo el personal es fundamental. Las autoridades escolares deben buscar que su personal se vacune en cuanto le sea posible, al igual que el alumnado que sea elegible.

    La vacunación de jóvenes a partir de los 12 años ha facilitado el regreso a clases en los países donde se ha aplicado pues, hasta hoy, no queda duda de que quienes están vacunados tienen menor riesgo de infectarse o enfermar gravemente.

    Por desgracia, esta vacunación aún no se da en México y algunas zonas de América Latina. La variante delta de COVID-19 ha complicado la situación, pues es capaz de transmitirse con facilidad y de infectar incluso a las personas vacunadas; estas infecciones, sin embargo, tienden a ser leves.

    Esta variante ha sustituido en meses recientes a las demás en la mayoría del mundo. Usar cubrebocas. No hay dudas sobre su utilidad y usarlo debe ser una obligación para todas las personas mayores de dos años, sin importar el estado de vacunación.

    Debe usarse en toda actividad interior y en exteriores cuando se espera que haya tumultos o cercanía estrecha entre la gente. Es fundamental en el transporte público para ir a la escuela. El personal y el alumnado deben mantenerse con cubrebocas en todo momento, excepto para comer o beber.

    Ventilar espacios cerrados. Es crucial ventilar las aulas o autobuses de transporte: hay un alto riesgo de transmisión por las gotitas en el aire que se generan cuando una persona contagiosa habla, o incluso si solo exhala.

    La ventilación puede resultar tan importante, e incluso más, que el uso del cubrebocas. Se recomienda abrir puertas y ventanas todo lo posible. Incluso abrirlas parcialmente puede resultar de gran utilidad cuando la diferencia entre la temperatura interior y exterior es mucha, o en vehículos en movimiento.

    • También es recomendable usar ventiladores que dirijan el aire hacia fuera;
    • Cuando es imposible la ventilación natural, se puede recurrir a filtros;
    • Se debe preferir realizar actividades en exteriores, siempre que el clima y las instalaciones lo permitan;

    Hay que evitar hacer ejercicio en interiores, así como actividades que involucren agitación respiratoria o levantar la voz. Las actividades de educación física que se hagan en exteriores, cuidando la distancia mínima de un metro, no requieren del uso de cubrebocas.

    1. Mantener la sana distancia;
    2. Debe ser de al menos un metro en interiores;
    3. Cuando haya grupos de estudiantes de gran tamaño (cada persona necesita aproximadamente dos metros cuadrados de espacio) que no permitan mantener la distancia, conviene dividirlos en subgrupos que acudan en días alternos;

    En condiciones de alta incidencia de enfermedad, algunas escuelas encuentran útil dividir temporalmente a las y los alumnos en “burbujas” que no se mezclen en actividades en interiores. Pueden irse abandonando en la medida que la situación sea más manejable, pues es difícil mantenerlas activas y dificultan la logística.

    1. Facilitar el acceso a pruebas de laboratorio;
    2. Deben hacerla todas las personas que tengan síntomas o hayan tenido contacto prolongado con alguien enfermo;
    3. Se pueden utilizar dos tipos de pruebas : las de ácidos nucleicos (PCR) o las de antígenos; las primeras suelen ser más costosas, pero tienen mayor capacidad de detección;

    Idealmente, deberían ofrecerse pruebas semanales para todos con el fin de descartar asintomáticos no vacunados. Si no es posible, conviene al menos hacer pruebas de tamizaje de 10% de las y los estudiantes asintomáticos no vacunados una o dos veces cada semana, de acuerdo con las condiciones locales, la tasa de transmisión en la comunidad y los costos.

    Cuando la tasa es baja, se puede hacer una sola prueba aleatoria de PCR en un grupo de cinco personas y, si sale positiva, entonces hacer pruebas a cada persona. Cuando se detecte un caso, deberá mandarse a aislamiento a quien resultó afectado y a cuarentena de 14 días a sus contactos.

    Higiene de manos y etiqueta respiratoria. Aunque la transmisión por contacto es un factor menor en el COVID-19, la higiene de manos —puede hacerse con preparaciones de alcohol al 60-70% en mayores de seis años— debe alentarse antes y después de ingerir alimentos, o de manipular objetos sucios; en los baños debe haber lavabos con agua y jabón.

    La etiqueta respiratoria consiste en cubrir la boca y nariz al toser y estornudar, generalmente con el pliegue del codo. Si se estornuda con el cubrebocas puesto, este deberá cambiarse a la primera oportunidad.

    No acudir enfermo. Es una recomendación lógica para el personal académico, administrativo y el alumnado. Pero para que las y los trabajadores puedan hacerlo, es importante que no se les afecten sus ingresos o prestaciones con políticas no punitivas y pago por incapacidad laboral.

    La escuela debe mantener contacto con los enfermos para continuar su aislamiento en caso de ser necesario, así como favorecer que las autoridades de salud busquen a los contactos que deban someterse a cuarentena.

    Los contactos cercanos deben someterse a pruebas para descartar la infección. Limpieza y desinfección. El SARS-CoV-2 se transmite fundamentalmente por la vía aérea. Por eso es recomendable hacer la limpieza normal y habitual de los espacios físicos. Sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan una limpieza profunda con desinfectantes cuando haya casos detectados.

    1. Medidores de CO2;
    2. Estos permiten estimar, con una medición indirecta, el grado de contaminación del aire que respiramos;
    3. Las mediciones en exteriores suelen ser de alrededor de 400 ppm de CO2;
    4. En general, no deben permitirse actividades interiores cuando los niveles alcanzan 800 ppm o más;

    Plan para visitantes y proveedores de servicios. Lo ideal es mantener al mínimo necesario dichas visitas. Deben tener un protocolo de sana distancia e indicaciones de no acudir en caso de enfermedad. Los servicios de cafetería deben darse preferentemente en exteriores o en interiores bien ventilados; el personal debe usar cubrebocas todo el tiempo y las y los usuarios deben también mantenerlo puesto, excepto cuando coman.

    ¿Qué se debe aprender?

    ‘En la casa se aprende a: saludar, dar las gracias, ser limpio, ser honesto, ser puntual, ser correcto, hablar bien, no decir groserías, respetar a los semejantes, ser solidarios, comer con la boca cerrada, no robar, no mentir, cuidar la propiedad y la propiedad ajena, ser organizado.

    ¿Cómo se aprende fuera de la escuela?

    SM publica una sugerente propuesta de la docente escocesa Juliet Robertson para incluir actividades de educación fuera del aula dentro de la programación curricular y de una manera frecuente. Numerosos estudios de investigación señalan que los seres humanos necesitan la naturaleza no solo para sobrevivir, sino también para prosperar. Este libro está dirigido a docentes de Primaria y también a todos aquellos que deseen dar su clase al aire libre. Las ideas que propone se basan en las propias experiencias de la autora con sus alumnos. La mayoría de las actividades y sugerencias son sencillas, y requieren una planificación y unos recursos mínimos. El aprendizaje fuera del aula abarca cualquier experiencia que tiene lugar al aire libre, ya sean juegos en el patio de la escuela, actividades por equipos, de aventura o de valoración y cuidado del medioambiente.

    • El tiempo que pasamos al aire libre favorece nuestra salud cognitiva, social, emocional y física;
    • Por este motivo, se está haciendo cada vez más hincapié en la utilización de espacios naturales en el ambiente educativo;

    Los educadores pueden dar un uso innovador a diferentes lugares y espacios que estimule a los alumnos a disfrutar, crear, innovar y aprender. Es solo una cuestión de costumbre, y habituarse a aprender en la naturaleza es más “natural” de lo que parece. Como ocurre con cualquier otro cambio, pensar y trabajar fuera del aula requiere cierta dosis de disciplina y esfuerzo.

    1. Es necesario un enfoque constante y regular;
    2. Cuantas más veces se salga del aula, más sencillo y normal resultará;
    3. Lo ideal es tratar de alcanzar una situación en la que estar fuera del aula no requiera más planificación, preparación o esfuerzo que dar la clase dentro de ella;

    Pero siempre hay que hacerlo teniendo en cuenta esta perspectiva: • Adoptar un enfoque sostenible y basado en derechos. • Valorar el juego no estructurado y el aprendizaje lúdico. • Proporcionar un ambiente natural, propicio para el desarrollo. • Desarrollar las capacidades creativas de los niños.

    1. Con frecuencia, el trabajo que se tiene preparado para la clase puede funcionar igual dentro que fuera;
    2. Sin embargo, si los niños llevan la ropa adecuada, sería mejor salir fuera;
    3. A veces se hace referencia a estas actividades como “ambivalentes” respecto al lugar, porque salir no es un requisito esencial para la realización de la actividad;
    You might be interested:  Escuela Como Comunidad Democratica?

    Lo que sí es importante recordar es que el hecho de estar fuera algunas veces reporta beneficios que no se encuentran en los espacios cerrados. La naturaleza única y especial de estar al aire libre proporciona: • Aire puro. • Actividad física. • Sensación de espacio y libertad.

    • Aprender a valerse en todos los climas y estaciones. • Luz natural. • Acceso a la naturaleza (se puede encontrar incluso en algunos entornos urbanos). • Un cambio con respecto a estar dentro de un aula. • Interacciones inesperadas (un avión que pasa por encima o un gato que atraviesa el patio) que pueden suponer oportunidades de aprendizaje adicionales.

    • Un mayor número de experiencias multisensoriales. Sobre la autora Cosas Que No Enseñan En La EscuelaJuliet Robertson es una consultora educativa escocesa que ofrece cursos a responsables de escuelas y educadores tanto en el Reino Unido como en otros países del mundo. Está especializada en la educación y el juego al aire libre. Durante años, ha sido profesora de una escuela de Primaria. Actualmente, combina la creación de imaginativas oportunidades de aprendizaje fuera del aula con la formación a docentes, a través de ponencias y de su popular blog sobre educación. Primeras páginas de Educar fuera del aula .

    ¿Qué es lo que te enseñan en la secundaria?

    Es el tercer nivel de la Educación Básica. Se cursa en tres años en los que se busca que los adolescentes adquieran herramientas para aprender a lo largo de la vida, a través del desarrollo de competencias relacionadas con lo afectivo, lo social, la naturaleza y la vida democrática.

    1. Los jóvenes que egresan de Secundaria tienen capacidad de reflexión y análisis, ejercen sus derechos, producen e intercambian conocimientos, cuidan de la salud y del ambiente;
    2. La educación secundaria es básica y obligatoria desde 1993 y después de las reformas de 2006 y 2011 se busca que los contenidos que los alumnos construirán sean más apegados a las necesidades del mundo actual;

    Este servicio educativo se ofrece, tanto en escuelas públicas como privadas, bajo las siguientes modalidades: Secundarias Generales Trabajan en turnos matutino (de 7:30 a 13:40 horas); matutino con lengua adicional francés (de 7:00 a 14:00 horas); vespertino (de 14:00 a 20:10 horas); vespertino con lengua adicional francés (de 14:00 a 20:30 horas); de tiempo completo sin servicio de alimentación (de 7:30 a 15:30 horas); de tiempo completo con el Programa Cruzada Nacional Contra el Hambre (de 7:30 a 16:00 horas); tiempo completo con lengua adicional francés (de 7:00 a 15:50 horas); de tiempo completo con el Programa Cruzada Nacional Contra el Hambre y lengua adicional francés (de 7:00 a 16:00 horas); tiempo completo con servicio de alimentación (de 7:30 a 16:10 horas); de tiempo completo con lengua adicional francés y con servicio de alimentación (de 7:00 a 16:10 horas).

    • Secundarias Técnicas Tiene como finalidad además de proporcionar formación humanística, científica y artística, brindar una educación tecnológica básica que permita al alumno la adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas, así como la apreciación del significado que la tecnología tiene en su formación para participar productivamente en el desarrollo del país;

    De acuerdo a su propuesta curricular, se caracteriza por ser formativa, propedéutica y fortalecedora de la cultura tecnológica básica se agrupa en la Ciudad de México. en el área agropecuaria, así como en el área industrial y de servicios administrativos de apoyo para la producción, ofreciendo una gama de 21 actividades tecnológicas.

    • Con una carga de trabajo de 12 y 8 horas respectivamente, según las actividades que se imparten en cada escuela;
    • El alumno egresado de esta modalidad obtiene un diploma que avala su actividad tecnológica y se ofrece en los turnos matutino con horario de 7:00 a 14:00 horas, matutino (agropecuaria) de 7:00 a 15:00 horas, vespertino de 14:00 a 21:00 horas, tiempo completo de 7:00 a 16:20 horas, jornada ampliada de 7:00 a 14:50 horas;

    Aunado a este servicio educativo, se ofrecen Cursos Modulares de Formación Tecnológica para personas mayores de 15 años que desean especializarse en alguna tecnología que les permita acceder al mercado de trabajo y pueden elegir entre 23 opciones, entre las que destacan industria del vestido, secretariado y computación.

    Telesecundarias Esta modalidad se ofrece en turno matutino (de 8:00 a 14:00 horas) y en turno vespertino (de 14:00 a 20:00 horas). Atienden la demanda educativa de la población que no tiene acceso a escuelas secundarias generales o técnicas, apoyando el servicio con el uso de medios electrónicos y de comunicación (televisión, señal satelital, videos).

    Existe un profesor por grupo que facilita y promueve el aprendizaje de las distintas asignaturas y brinda apoyo didáctico a los alumnos. Secundarias para Trabajadores Esta modalidad se ofrece a:

    • Menores de 15 años, en dos turnos: matutino (de 7:30 a 13:40 horas), vespertino (de 14:00 a 20:10 horas); tiempo completo (de 7:30 a 15:30 horas); tiempo completo con el Programa Cruzada Nacional Contra el Hambre (de 7:30 a 16:00 horas)
    • Mayores de 15 años, el turno nocturno (de 17:00 a 21:45 horas). Su plan de estudios no incluye actividades tecnológicas, taller, ni educación física.

    Para conocer la escuela más cercana a tu domicilio, consulta en esta página el “Directorio de Escuelas”, y si deseas mayor información, acude a:

    • Dirección General de Operación de Servicios Educativos- Avenida José María Izazaga número 74, Colonia Centro, Delegación Cuauhtémoc, C. 06070, Ciudad de México.
    • Coordinación Sectorial de Educación Secundaria- Avenida José María Izazaga número 99, Piso 11, Colonia Centro, Delegación Cuauhtémoc, C. 06070, Ciudad de México.
    • Dirección General de Servicios Educativos Iztapalapa. Avenida Javier Rojo Gómez No. 1149, Col. Barrio San Pedro, Delegación Iztapalapa, Ciudad de México Tel. (55) 3601-8400, ext. 46502 y 46504

    O consulta en Buzón Escolar , Tel. 3601-8700, buzes[email protected] gob. mx.

    ¿Cuál es la materia más importante del mundo?

    Si hablamos de la asignatura más importante para los españoles, no es difícil adivinar cuál es la materia que se considera fundamental e imprescindible: Las Matemáticas siguen liderando las listas de asignaturas como la materia que se considera fundamental , y un año más se posicionan en lo alto del podio, ya que un 27% de los encuestados así lo consideran. Cosas Que No Enseñan En La Escuela La asignatura más importante para los españoles también una asignatura pendiente Las Matemáticas vuelven a mostrarse a la cabeza como la asignatura que más importancia tiene a la hora de elegir formación superior, aunque a esta materia la siguen muy de cerca los idiomas, que empiezan a considerarse como la asignatura más importante para mejorar profesionalmente, para ampliar las oportunidades laborales y también para acceder a formación de calidad o a más fuentes de información. Sin embargo, el hecho de que los idiomas sean considerados una asignatura importante contrasta con los datos recogidos en la misma encuesta, de la que se desprende que los idiomas siguen siendo una asignatura pendiente, principalmente para los adultos.

    Sin embargo, en la última encuesta elaborada por el CIS las Matemáticas han estado a punto de ser desbancadas por una asignatura a la que cada vez se le da más importancia, sobre todo, por su influencia en el mundo laboral: Las lenguas extranjeras, especialmente el inglés, siguen aumentando posiciones en la lista de la asignatura más importante para los españoles, y casi uno de cada cuatro afirman que los idiomas son la asignatura más importante.

    Uno de cada seis españoles adultos afirma que no sabe inglés. De los restantes, los que reconocen que sí saben algo de inglés, muy pocos son los que afirman poder utilizar sus conocimientos para mantener una conversación en inglés, de hecho, la mayoría de ellos ni siquiera se cree capaz de mantener una comunicación básica con un nativo, como puede ser pedir indicaciones o pedir en un restaurante en inglés.

    El resto de idiomas, también pendientes El Inglés es considerado como la asignatura más importante, precisamente, porque se conoce como el idioma delos negocios y la empresas. Pero el estudio no se queda solo en este idioma al hablar de la asignatura más importante para los españoles, que consideran los conocimientos en idiomas como fundamentales.

    Aunque ello no se refleja en el nivel de competencia que los españoles reconocen tener. Así, si en inglés menos de la mitad de españoles adultos reconocían que sabía, al menos, algo de inglés; al preguntarles si conocen otros idiomas, la respuesta afirmativa cae en picado y, de los que responden con un sí, desciende considerablemente el número de personas que reconoce  que sería capaz de comunicarse en otros idiomas.

    Aprender inglés, el reto de los más pequeños Los idiomas están a punto de convertirse en la asignatura más importante para los españoles y ello también se refleja en la importancia que los padres dan a que sus hijos se formen en idiomas.

    Uno de cada tres niños ya tiene clases extraescolares de idiomas extranjeros , siendo el inglés el más popular entre los más pequeños y la formación particular la opción preferida, aunque también se eligen clases en centros de estudios, campamentos o estancias en el extranjero para que niños y jóvenes se desenvuelvan en idiomas.

    En vista de las diferencias entre adultos y niños, y teniendo en cuenta la importancia de los idiomas a la hora de mejorar profesionalmente y de conseguir un CV más atractivo en interesante, pero también de ampliar las opciones de comunicación y acceso a la información, quizás sea el momento de cambiar los papeles en eso de “dar ejemplo” y de que sean los mayores los que tomen ejemplo de los niños y comiencen a formarse en idiomas.

    Y para vosotros: ¿Los idiomas son la asignatura más importante o una asignatura pendiente?.

    ¿Cuál es el fin de la escuela?

     
    31 de enero de 2004, Vol. 5, No. 1 ISSN: 1607-6079
      La principal preocupación de Whitehead en Los fines de la educación es poner en evidencia el debilitamiento de ideales educativos. Considera que en las escuelas de la antigüedad se aspiraba a impartir sabiduría, en los modernos colegios de nuestra época el propósito es más humilde : enseñar materias. Los ideales descienden al nivel exclusivamente de la práctica, lo que conduce al estancamiento de las aptitudes de los alumnos, en particular cuando la formación intelectual se concibe como la simple adquisición de habilidades mecánicas y de fórmulas establecidas para expresar información.

    Whitehead propone, en principio, defender la importancia de los ideales educativos distinguiendo entre educar e instruir. Cuando los profesores se dedican a instruir tienen como finalidad impartir conocimientos o crear habilidades; en cambio, si los docentes se proponen educar su finalidad es infundir sabiduría.

    En palabras del autor: “La finalidad de la educación es infundir sabiduría, la cual consiste en saber usar bien nuestros conocimientos y habilidades. Tener sabiduría es tener cultura y la cultura es la actividad del pensamiento que nos permite estar abiertos a la belleza y a los sentimientos humanitarios.

    • ” Otro filósofo importante del siglo XX, José Ortega y Gasset, reafirma la importancia de la cultura (de la sabiduría , en términos de Whitehead) en su obra La misión de la Universidad , donde afirma: La cultura es un menester imprescindible de toda vida, es una dimensión constitutiva de la existencia humana, como las manos son un atributo del hombre;

    El hombre a veces no tiene manos; pero entonces no es tampoco un hombre, sino un hombre manco. Lo mismo sólo que mucho más radicalmente, puede decirse que una vida sin cultura es una vida manca, fracasada y falsa. El hombre sin cultura no vive a la altura de su tiempo, vive por debajo de lo que sería su auténtica vida, es decir, falsifica o estafa su propia vida, la desvive.

    (Ortega, 1982, p. 46. ) Whitehead defiende la relevancia de impartir sabiduría , cultura, como uno de los fines de la educación. Considera que la simple instrucción favorece las ideas inertes, es decir, los conocimientos muertos, el conjunto de pensamientos que la mente recibe pero no utiliza, verifica o transforma en nuevas combinaciones.

    Una sociedad que da lugar a las ideas inertes debilita los ideales educativos, permitirlo resulta inútil y perjudicial. Para superar las ideas inertes, el estancamiento mental, el filósofo propone que las instituciones educativas y el docente deben asumir dos premisas: “no enseñar demasiadas materias y lo que se enseña, enseñarlo a fondo. ”

    .

    ¿Que no es necesario enseñar hoy en día en la escuela?

    Cuando le preguntaron al padre de Fernando Gaviria -la nueva revelación del ciclismo mundial por su gran actuación en el último Giro de Italia- ¿qué había sido lo más difícil en la formación de su hijo?, respondió: ” lo más duro fue luchar contra un sistema educativo tan inflexible como el colombiano “.

    Tiene toda razón, pues muy seguramente la escuela es la institución social más detenida en el tiempo, la que más se resiste a cambiar y adaptarse a los tiempos que vivimos. Es por eso que en estas notas responderemos a la pregunta: ¿qué podría dejar de enseñarse en la escuela sin que los niños y jóvenes tuvieran problema en su vida futura? Antes de responder, sería importante que usted como lector reflexionara sobre qué de lo que aprendió en la escuela, nunca volvió a necesitar en su vida.

    ¿Qué de ello fue claramente impertinente aprender? Es muy probable que la mayoría de contenidos que estudió, fueron olvidados con el paso del tiempo. Las matemáticas que se requieren a lo largo de la vida se aprenden en la primaria. De resto, es prácticamente nulo lo que queda y se usa con frecuencia.

    El extremo de impertinencia llega al estar calculando derivadas e integrales que más del 99. 9% de los mortales nunca en su vida volvemos a utilizar. Algunos pensarán que son indispensables en las universidades, pero la pregunta es si acaso son allí pertinentes.

    La matemática ha debido ser repensada por completo ante el invento de la calculadora. Aun así, los profes suelen prohibir su uso con el fin de poder seguir enseñando los mismos algoritmos que han enseñado a lo largo de su carrera docente. Así se prolongan las tradiciones: Enseñamos lo que nos enseñaron a nosotros, casi sin hacernos la pregunta de ¿para qué sirve en la vida? o ¿qué pasaría si no lo enseñáramos o no lo aprendiéramos? La última es la pregunta clave que hoy hay que hacerse.

    Lo más grave es que lo esencial de la matemática no se aprende en la escuela actual. No se enseña a pensar matemáticamente, leer o interpretar problemas que involucren razonamiento numérico; pero, muy especialmente, ni se enseña ni se aprende a convertir lo real en un problema matemático: A modelar la realidad.

    Lea:  ¿A qué deberían ir los niños a la escuela? Los profesores del área no se cansan de repetir que así no entendamos nada, la matemática es clave para desarrollar el pensamiento. Esa frase no puede ser más incoherente: Pensar es entender. Por tanto, nada que no entendamos puede desarrollar el pensamiento ¡Nada! También suelen responder a una profunda pregunta con relativa trivialidad: “Profe, ¿y esto para qué sirve?”, preguntan los estudiantes; a lo que suele ser habitual una respuesta bastante inocua: “Ah, usted cree que esto no sirve.

    • Espérese para que vea cómo es de importante Cálculo 1 para “entender” Cálculo 2″;
    • Pero el joven está haciendo una pregunta mucho más profunda: ¿Para qué sirve lo que estamos viendo en la vida? Como es obvio, esas respuestas desmotivan, en especial a los estudiantes más creativos y reflexivos;

    Un aspecto fundamental de entender es que los profes buscan que sepamos cálculo, álgebra o trigonometría; pero estos aprendizajes parecen independientes de que comprendamos su significado o su sentido, lo cual es absurdo. A manera de ejemplo, trate de explicar qué es una derivada, un logaritmo o una integral.

    Si no puede hacerlo, no se preocupe, ya que un poco más del 99. 9% de los mortales tampoco podemos a pesar de haber dedicado años enteros a resolver ejercicios con algoritmos similares. Dominar el algoritmo tiene muy poco que ver con entenderlo.

    En Lenguaje pasa algo similar. La mayor parte del tiempo escolar se desperdicia estudiando gramática, ortografía y una literatura descontextualizada. Sin embargo, pareciera que no nos damos cuenta de que la mitad de los jóvenes no puede inferir en las ideas que subyacen en una noticia deportiva de tan sólo un párrafo de extensión.

    Pese a esto, están leyendo la María, Romeo y Julieta o estudiando el pretérito pluscuamperfecto del subjuntivo: Hay un abismo entre lo que pueden entender los estudiantes y lo que están estudiando en clase ¿De qué sirve acercarse a un libro como “Romeo y Julieta” sin poder elaborar su sentido profundo? En muchos casos se genera un efecto contrario y más devastador: el odio a la lectura.

    Los estudiantes ven sintaxis, gramática y morfología, pero carecen de comprensión lectora o de lectura contextual y crítica. García Márquez propuso una gran polémica cuando sugirió: ” simplifiquemos la gramática antes de que la gramática termine por simplificarnos a nosotros “.

    A pesar de su idea, seguimos agobiando a los niños con la ortografía y el complejo estudio de las reglas de la lengua, aunque escriban y lean muy mal. Es otra área que hay que reformar por completo para que efectivamente se consoliden las competencias comunicativas de las cuales hoy carecen los niños y jóvenes del país.

    Le puede interesar:  ¿Democracia sin lectura crítica? En Ciencias Naturales perdemos un tiempo muy extenso estudiando la tabla periódica, los símbolos químicos y los pesos atómicos; algo por completo impertinente en la era de Google e Internet. Es un tiempo totalmente desaprovechado en trivialidades, que a lo sumo nos sirve para responder exámenes del profesor de química y para resolver crucigramas.

    • En anatomía perdemos la motivación y la energía estudiando listados de nombres interminables de huesos, arterias y músculos a los que hoy día tenemos a la mano con una sola tecla del computador o del celular;

    En Ciencias Sociales no alcanza el tiempo para conocer la multiplicidad de nombres de accidentes geográficos de los diversos contextos regionales, nacionales e internacionales. Tampoco para intentar recordar presidentes, batallas o periodos históricos. Recuerdo ahora que cuando el Ministerio de Educación Nacional me solicitó la evaluación del programa de 4º de primaria hace ya 30 años, respondí que me parecía un excelente programa para una maestría en historia, pero por completo impertinente para niños que tienen dificultad para comprender lo relativos que son los conceptos en contextos diversos y que aún no logran ubicarse en una línea del tiempo histórico.

    Treinta años después, el problema es similar, aunque sin duda esta es un área en que la nueva Historia ha dado un pertinente cuestionamiento al generar preguntas relativas a los factores que generan las dinámicas sociales, económicas y políticas.

    Es probable que muchos de ustedes piensen que lo anterior ha cambiado, que es excesiva la generalización que hago o que la escuela se está renovando. Aun así, me duele decepcionarlos. En matemáticas, por ejemplo, el 87% de los estudiantes colombianos de quince años se queda máximo en los dos primeros niveles evaluados por PISA y apenas el 13% llega a los niveles tres y cuatro de seis posibles.

    En lectura, como también indica PISA, y como he reiterado en otras ocasiones, tan sólo nueve de cada mil jóvenes alcanza la lectura crítica. ¿Será que sin ella se pueden estudiar las guerras del siglo XIX, las leyes físicas newtonianas o la naturaleza de los seres vivos? Relacionado:  ¿Por qué los malos resultados en las pruebas PISA? Sin ninguna duda, la educación requiere una revolución muchísimo más estructural de lo que piensan la mayoría de los ciudadanos.

    Por ahora, les queda a los estudiantes el consuelo de que permanecen los descansos y las vacaciones y de que existen docentes que sí se dedican a las cuestiones esenciales de la vida. Desafortunadamente, siguen siendo menos de los necesarios. Estos innovadores son los que nos ayudarán a transformar las escuelas.

    ¿Que se enseña en la escuela primaria?

    Este artículo o sección tiene referencias , pero necesita más para complementar su verificabilidad. Este aviso fue puesto el 4 de diciembre de 2013.

    Colegio en Valladolid, España. La educación primaria (también conocida como educación básica , enseñanza básica , enseñanza elemental , enseñanza primaria , estudios básicos , primarios o TES/DI ) es la que asegura la correcta alfabetización , es decir, que enseña a leer , escribir , cálculo básico y algunos de los conceptos culturales considerados imprescindibles, denominadas competencias básicas y competencias clave.

    • La primera alude al conjunto de conocimientos, capacidades y actitudes adecuadas al contexto; y la segunda, hace referencia a las competencias que toda persona necesita para su desarrollo personal, según recoge la Recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo de 18 de diciembre de 2006 sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente (2006/962/CE);

    Su finalidad es proporcionar a los estudiantes una formación común que haga posible el desarrollo de las capacidades y habilidades individuales motrices, de equilibrio personal; de relación y de actuación social con la adquisición de los elementos básicos culturales; los aprendizajes anteriormente mencionados.

    1. La educación primaria, también conocida como la educación elemental, es la primera de seis años establecidos y estructurados de la educación que se produce desde los 6 años hasta los 12 años, dependiendo de cada país;

    Anterior a esta encontramos la etapa conocida como Educación Infantil. [ 1 ] ​ Los países exigen que los niños reciban una educación primaria y en muchos, es aceptable para los padres disponer del plan de estudios aprobado. Es el primer paso para la educación secundaria y superior.

    En la mayoría de países constituye una enseñanza obligatoria y se imparte en escuelas o colegios. Esto exige que el niño se apropie del código escrito, como posibilidad de significación y construcción del sentido, y no solo como decodificación fonética.

    [ 2 ] ​ De aquí se desprende la importancia de la estimulación en forma oral, ya que los niños escribirán de acuerdo a lo que escuchan y hablan. Enriquecer los contextos es importante para que los niños puedan ser estimulados desde edades tempranas.

    ¿Qué es lo que te enseñan en la secundaria?

    ¿Cuáles son las materias de primero de secundaria? – Primero de Secundaria Las asignaturas para este nivel educativo son: Matemáticas, Lengua Materna (Español), Historia, Ciencias y Tecnología (Biología), Física, Formación Cívica y Ética, Artes, Tecnología y Geografía.