Como Hacer Un Germinador Para La Escuela?

Como Hacer Un Germinador Para La Escuela

Cómo hacer un germinador casero Coloca las semillas dentro del papel secante o del algodón a una altura aproximada a la mitad del frasco. Deja el germinador en un lugar donde reciba luz solar por la mañana. Mantén húmeda la arena o el algodón agregando agua antes de que se seque.

¿Cómo preparar un germinador?

El Germinador se puede considerar como el más clásico de las tareas del colegio. El típico experimento de ciencias de primer o segundo grado. El germinador era un experimento que nos demostraba como hacer crecer una planta a partir de una simple semilla. Ingredientes del Germinador: – De 3 a 5 caraotas blancas (cualquier semilla viene bien) – Un frasco de vidrio pequeño (un frasco de compota era el más usado) – Algodón – Papel periódico Proceso de preparación del Germinador: – Remojar en agua las caraotas toda la noche – Rellenar el frasco con el algodón y el papel periódico – Colocar las caraotas remojadas entre el papel periodico y el vidrio, espaciándolas de manera uniforme y manteniéndolas cerca del borde superior (de la boca) del frasco.

Después de unos pocos dias podremos ver germinar las semillas. Las raices crecerán de uno de los extremos de cada semilla y un tallo nacerá del otro extremo, pero no importa de que manera hayas colocado la semilla, las raices crecerán hacia abajo y el tallo hacia arriba.

En menos de una semana las semillas tendrán pequeñas hojas verdes. ¿Alguien se acuerda de haber hecho el experimento del germinador?.

¿Cómo germinar semillas?

Pasos –

  1. 1 Decide qué tipo de semillas quieres hacer brotar. Hay muchas opciones; todos los cereales y legumbres brotan de buena forma. Las semillas de alfalfa y trébol son las más populares para hacer germinar. Además de ellas, se encuentran las semillas de calabaza, de girasol, de almendros y de repollo. Se debe considerar tanto el sabor como el valor nutricional al momento escoger un tipo de semilla.
  2. 2 Escoge un frasco donde brotarán las semillas. Lo mejor es usar un frasco de vidrio para conservas (los de litro o litro y medio son más prácticos). Sin embargo, cualquier frasco de vidrio servirá, ya sea de pepinillos o de mermelada.
  3. 3 Lava el frasco con agua tibia y con jabón. Enjuágalo y luego sécalo con un paño limpio.
  4. 4 Corta un pedazo de gasa en forma de un cuadrado, un poco más grande que la parte superior del frasco. Esto servirá para que el agua drene del frasco. Puedes colocar medias de nailon o una malla fina de metal en vez de gasa. Es suficiente con usar cualquier objeto que permita el drenaje del agua, pero que retenga las semillas en el frasco.
  5. 5 Coloca las semillas dentro del frasco. Es adecuado usar unas cuantas cucharadas (30 ml aproximadamente), aunque hay un amplio margen de error. Colocar demasiadas semillas generalmente da lugar a que algunas de estas no reciban la suficiente luz solar para poder germinar.
  6. 6 Llena el frasco con agua a temperatura ambiente. Coloca el cuadrado de gasa sobre la parte superior del frasco y luego, para asegurarlo, enrosca la tapa de aro para envasar. Si usas un frasco de mermelada o de pepinillos, puedes asegurar la gasa con una goma elástica.
  7. 7 Deja que las semillas se remojen durante la noche. La siguiente mañana, coloca el frasco boca abajo y haz que drene todo el agua a través de la gasa y sobre el fregadero.
  8. 8 Todos los días, añade suficiente agua hasta cubrir las semillas. Después de ello, drena el agua (las semillas deben estar húmedas y no sumergidas en el agua). Agita el frasco de modo que algunas semillas se peguen a los costados; esto permitirá que reciban la mayor cantidad de rayos solares. Coloca el frasco donde llegue el sol y continúa realizando esta rutina de remojar las semillas una o dos veces al día hasta que los brotes aparezcan.
  9. 9 Disfruta los brotes. Una vez que los brotes tengan 2,5 centímetros (1 pulgada) de largo, estarán listos para que los comas. Puedes comerlos frescos, en una ensalada o salteados. Asegúrate de lavar, enjuagar y secar los frascos para brotes antes de usarlos nuevamente. Es mejor cambiar de vez en cuando la gasa a medida en que continúes cultivando brotes.
  10. 10 Listo.
You might be interested:  Reglas Que Favorecen La Convivencia En La Escuela?

¿Qué es la germinación y para qué sirve?

La germinación, en síntesis, implica todo aquello que se expande o desarrolla en un ser más grande a partir de uno pequeño llamado germen, siendo en realidad un mecanismo de la reproducción sexual inherente a las plantas. ¿Para qué sirve?.

¿Cómo germinar los cereales y legumbres?

Pasos –

  1. 1 Decide qué tipo de semillas quieres hacer brotar. Hay muchas opciones; todos los cereales y legumbres brotan de buena forma. Las semillas de alfalfa y trébol son las más populares para hacer germinar. Además de ellas, se encuentran las semillas de calabaza, de girasol, de almendros y de repollo. Se debe considerar tanto el sabor como el valor nutricional al momento escoger un tipo de semilla.
  2. 2 Escoge un frasco donde brotarán las semillas. Lo mejor es usar un frasco de vidrio para conservas (los de litro o litro y medio son más prácticos). Sin embargo, cualquier frasco de vidrio servirá, ya sea de pepinillos o de mermelada.
  3. 3 Lava el frasco con agua tibia y con jabón. Enjuágalo y luego sécalo con un paño limpio.
  4. 4 Corta un pedazo de gasa en forma de un cuadrado, un poco más grande que la parte superior del frasco. Esto servirá para que el agua drene del frasco. Puedes colocar medias de nailon o una malla fina de metal en vez de gasa. Es suficiente con usar cualquier objeto que permita el drenaje del agua, pero que retenga las semillas en el frasco.
  5. 5 Coloca las semillas dentro del frasco. Es adecuado usar unas cuantas cucharadas (30 ml aproximadamente), aunque hay un amplio margen de error. Colocar demasiadas semillas generalmente da lugar a que algunas de estas no reciban la suficiente luz solar para poder germinar.
  6. 6 Llena el frasco con agua a temperatura ambiente. Coloca el cuadrado de gasa sobre la parte superior del frasco y luego, para asegurarlo, enrosca la tapa de aro para envasar. Si usas un frasco de mermelada o de pepinillos, puedes asegurar la gasa con una goma elástica.
  7. 7 Deja que las semillas se remojen durante la noche. La siguiente mañana, coloca el frasco boca abajo y haz que drene todo el agua a través de la gasa y sobre el fregadero.
  8. 8 Todos los días, añade suficiente agua hasta cubrir las semillas. Después de ello, drena el agua (las semillas deben estar húmedas y no sumergidas en el agua). Agita el frasco de modo que algunas semillas se peguen a los costados; esto permitirá que reciban la mayor cantidad de rayos solares. Coloca el frasco donde llegue el sol y continúa realizando esta rutina de remojar las semillas una o dos veces al día hasta que los brotes aparezcan.
  9. 9 Disfruta los brotes. Una vez que los brotes tengan 2,5 centímetros (1 pulgada) de largo, estarán listos para que los comas. Puedes comerlos frescos, en una ensalada o salteados. Asegúrate de lavar, enjuagar y secar los frascos para brotes antes de usarlos nuevamente. Es mejor cambiar de vez en cuando la gasa a medida en que continúes cultivando brotes.
  10. 10 Listo.