Acciones Que Promueven La Equidad De Genero En La Escuela?

Acciones Que Promueven La Equidad De Genero En La Escuela

México ocupa el lugar 89 de 135 en equidad de género. Un número nada favorable para la cohesión y la mejora de la sociedad. Después de la corrupción, la equidad es en México el mayor reto a superar. Y mejorar las condiciones de equidad en el país es responsabilidad de todos, pues la equidad depende de las acciones de cada individuo para con los demás. En este día internacional de la mujer, nos gustaría compartir 7 tips para promover la equidad de genero en la educación en esta infografía: Da clic aquí para descargar la infografía en formato PDF. A continuación profundizamos un poco más con respecto a cada punto mencionado en la infografía. Olvida las faldas Muchas escuelas promueven el uso del uniforme asignando falda para las niñas y pantalón para los niños. Esto hace con que las niñas nunca puedan participar en todas las actividades, y los niños siempre estén rompiendo sus pantalones de las rodillas.

Hay maneras de evitar esto, aún si es necesario un uniforme escolar. Permite a tus estudiantes ir con jeans o pans. Los jeans son la prenda más práctica y resistente. Permite que niños y niñas por igual jueguen, se sienten en el suelo, experimenten, corran y vivan por igual.

Utiliza el azar a tu favor Cuando formes equipos, utiliza técnicas de formación al azar, promoviendo que queden equipos de niños y niñas. Esto no sólo evita esa competencia sexista entre niños y niñas, si no que además es una técnica que ayuda a promover la equidad, la igualdad de oportunidades, la democracia y el respeto.

  1. Los niños enfrentarán situaciones en su futuro, en las que tendrán que intercambiar ideas con hombres y mujeres por igual, así que considerar promover equipos variados es desarrollar habilidades para la vida real;

Un sólo baño para todos Algunas escuelas en países como Suecia o Finlandia, han eliminado la práctica de separar los baños de niños y niñas, especialmente en edades tempranas. Esto con el fin de evitar generar un ambiente de discriminación de genero, y promover el respeto al ser humano.

Considerando también que esta práctica pone en el mismo nivel de respeto a niños y niñas, y evita la confusión y generar un ambiente hostil e incómodo para los niños y niñas transgénero, cuyos derechos humanos también deben ser respetados.

La educación es para todas y todos Existen casos en los que los mismos docentes promueven unas materias con los niños y otras con las niñas. Anteriormente, la materia de mecanografía era prácticamente una asignatura para niñas, y un niño que elegía dicha asignatura era criticado.

  1. Actualmente nos enfrentamos a la necesidad de incluir la mecanografía como materia obligatoria debido a las necesidades tecnológicas que se presentan ante los jóvenes;
  2. De igual manera, algunas escuelas, especialmente de “puras niñas” destinan tiempo y recursos en la enseñanza de habilidades “propias de las niñas” como artes, cocina, ballet y confección;

Sin embargo en el mundo real vemos chefs hombres, grandes pintores hombres, grandes bailarines hombres y grandes diseñadores hombres, demostrando así que no existe tal cosa como “actividades propias de la mujer o del hombre”, si no que las actividades van en función a las capacidades, gustos e intereses de los seres humanos, y no relacionadas con el genero. “Es tiempo de que todos veamos al género como un espectro, en vez de dos sets de ideales opuestos. ” – Emma Watson “La igualdad de género es más que un objetivo por sí mismo. Es una precondición para lograr superar el reto de reducir la pobreza, promover el desarrollo sostenible y construir una buena gobernanza” – Kofi Annan 5. La vida no es color de rosa, ni de azul Aún seguimos con la práctica de utilizar el rosa para las niñas y el azul para los niños.

Y los padres, y las jugueterías así lo hacen. Bien pues, no existe tal cosas como el color de las niñas y el color de los niños. Tanto a niños como a niñas les puede gustar el rosa, el azul, el verde, el naranja, el morado, el rojo o el negro.

Y esta situación también se extiende a los obsequios y juguetes. En el día del niño, muchas escuelas obsequian detalles a sus alumnos, y aún insisten en pelotas para los niños y cuerdas de saltar para las niñas. ¿Por qué no buscar un mismo regalo para los dos? ¿Y si a la niña le gusta la pelota y al niño la cuerda? 6.

Las princesas no sacan 10 Otra práctica que promueve la desigualdad de genero es el querer encasillar a todas las niñas a identificarse con la imagen de las princesas. Mientras que un niño puede imaginar ser un agente secreto, un vaquero, un soldado, un doctor, un superhéroe, y muchas otras cosas más, las niñas imaginan ser princesas, por que eso es lo que les enseñaron.

¿Por qué no enseñarles a ser científicas, agentes secretos, superhéroes y demás? Es como permitirle a los niños ser de todo y limitar a las niñas a una sola cosa: ser bellas y delicadas. De igual manera, los niños deben aprender a ser delicados. En Latinoamérica, pocos hombres son delicados, detallistas, sensibles, y tristemente, pareciera que mientras más patán, más hombre.

  1. Es una situación injusta, y peligrosa, no solo para las mujeres, si no para la sociedad entera, pues una sociedad que no respeta a los seres humanos por igual, es una sociedad anclada en el subdesarrollo;

El siguiente video es un ejemplo de cómo la misma sociedad promueve la desigualdad. ​7. Educa con el ejemplo SI bien todo lo anterior puede ayudar a generar ambientes más justos para los niños y niñas en una escuela, todxs aprenden del ejemplo y de lo que ven día a día.

  • Si eres mujer, date a respetar, demuestra que puedes hacer varias cosas y que puedes tener distintos puntos de vista, así como jugar fútbol;
  • Si eres hombre, demuestra que también puedes ser delicado, y también puedes usar rosa, y no dejas de ser hombre si te sientas a tomar el té con las otras profesoras;

Un ambiente de igualdad y equidad da a los pequeños un referente y una experiencia de lo que estos dos términos significan. La educación tiene un papel indispensable en la lucha contra la injusticia y la desigualdad. Si tu eres educador, tu tienes el poder de cambiar la sociedad. ​ “Imagina un plan osado para un mundo sin discriminación, en el cual hombres y mujeres con socios igualitarios en darle forma a sus sociedades y a sus vidas. Imaginémoslo!” – Nicole Kidman ​Aquí les dejamos un video muy interesante, para que reflexionemos. ¿Qué hacemos para que las niñas reciban las mismas oportunidades de desarrollo personal?.

You might be interested:  Como Saber Si Quedo En La Escuela?

Contents

¿Cómo fomentar la equidad de género en la escuela?

¿Qué acciones promueven la equidad de género?

¿Qué acciones realizarías para fomentar la equidad de género en la escuela en el hogar y en la comunidad?

¿Qué es la equidad de género en el ámbito educativo?

Conclusiones – En este trabajo revisamos las ideas que definen a los modelos educativos tradicional y liberal. En el modelo tradicional no identificamos estrategias para superar la condición de inequidad que prevalece en un ambiente educativo, por lo contario se perpetúan las identidades de género estereotipadas que ocasionan condiciones de superioridad para ellos y de inferioridad para ellas.

En un modelo educativo liberal se sugiere la educación de las mujeres, este modelo tiene tintes feministas ya que denuncia la influencia y limitaciones que tienen los maridos sobre sus esposas y propone que se concedan a las mujeres los mismos derechos y la misma protección de las leyes.

La propuesta educativa con equidad de género advierte sobre la importancia de dar una serie de conocimientos a las mujeres, acerca de su realización, el uso de su tiempo, la importancia de logar una seguridad económica para poder llegar a ser personas autónomas.

Identificamos que a los hombres se les han conferido las tareas de mayor trascendencia social, económica y política. Y a las mujeres se les ha confinado en las tareas domésticas y procreadoras, que son muy importantes, pero que han sido despojadas de su valor real desde la cultura patriarcal.

Reconocemos que la construcción del género ocasiona estereotipos que limitan la libertad y las potencialidades de hombres y mujeres al estimular o reprimir comportamientos que producen inequidad y antagonismo. Revisamos cifras nacionales e internacionales que muestran crudamente problemas de desigualdad que nos causan malestar y nos convoca a hacer algo para resolver la problemática.

  1. En cuanto al ambiente educativo descubrimos que mujeres y hombres no son tratados en igualdad (García, 2004);
  2. Para ellos es fácil identificarse con figuras masculinas valiosas, pueden acceder a conocimientos elaborados por hombres y en las aulas se les presta más atención, también, tienen más confianza para ocupar espacios físicos y avasallar a las mujeres;

Ellas transitan por las aulas con más sigilo y menos confianza, tienen pocas imágenes de mujeres valiosas con las que identificarse, se les presta menos atención y se sigue pensando que el lugar más apropiado para ellas es el hogar. Proponemos a la coeducación como el modelo educativo idóneo para superar condiciones de inequidad entre hombres y mujeres.

¿Qué es la equidad de género 5 ejemplos?

Ejemplos de equidad de género – Acciones Que Promueven La Equidad De Genero En La Escuela El número de líderes mujeres en cargos políticos es mucho menor al de los hombres.

  • Acceso a la política. Tanto hombres como mujeres tienen igualdad de derecho para ocupar cargos públicos. Sin embargo, la esfera política es uno de los escenarios en los que se debe atender la lucha por la equidad de género. El número de líderes mujeres en cargos políticos (presidencias, cámaras de diputados, senadores, jueces, intendentes y gobernadores) en todo el mundo es mucho menor al de los hombres.
  • Acceso a la educación. Recibir educación es uno de los derechos humanos fundamentales. No debe existir discriminación de género, ni raza, ni cultura para acceder a ella. Existen aún muchos países en el mundo en los que el acceso a la educación aún no está garantizado.
  • Acceso al trabajo. Todas las personas tienen derecho a acceder a las mismas oportunidades de trabajo sin importar el género. Sin embargo, aún existe una brecha salarial y diferencias en el acceso a puestos directivos entre hombres y mujeres. La equidad de género lucha para conseguir que las mujeres cuenten con los mismos derechos que los hombres en el ámbito laboral.
  • Lucha contra la violencia. La violencia es una de las mayores violaciones a los derechos humanos, tanto a hombres como mujeres. La violencia hacia el género femenino es uno de los mayores problemas sociales que enfrentan las mujeres.

¿Qué es equidad 10 ejemplos?

La equidad es la imparcialidad tanto en el trato como en la distribución de bienes y oportunidades. La equidad no es “dar a todos lo mismo” sino dar a cada uno lo que le corresponde, es decir que se tienen en cuenta las diferencias de cada caso. Por ejemplo: equidad de salarios, pago por horas extra, acceso a la educación.

La  equidad social o justicia social  son las prácticas que apuntan a que todas las personas tengan acceso a las mismas oportunidades de desarrollo profesional y económico, así como acceso a la salud y la educación.

En países donde el ingreso de diferentes sectores de la población es muy desigual, el Estado se debe encargar de asegurar la equidad social. Otros sectores pueden sufrir de desigualdad social no sólo por razones económicas sino también por otras formas de discriminación como la etnia, la religión o la orientación sexual.

¿Qué cambios harías en la escuela para practicar la igualdad de género?

5 claves para fomentar la igualdad de género – Existen multitud de estrategias para conseguir la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, lo que nos llevarán a fomentar la igualdad de género en diferentes áreas de la sociedad. Aquí hemos seleccionado 5 claves para fomentar la igualdad de género:

  • Convivir y crecer con igualdad de oportunidades en todas las áreas sociales.
  • Realizar actividades para fomentar la equidad de género en la escuela.
  • Utilizar un lenguaje no sexista.
  • Apoyar la asunción de responsabilidades por igual.
  • Eliminar los prejuicios y las ideas preconcebidas.
You might be interested:  Que Hacen En La Escuela Militar?

Podríamos seguir dando puntos clave para fomentar la igualdad de género desde pequeños detalles diarios hasta acciones más grandes que consigan una mayor sensibilización mundial.

¿Cómo practicar la perspectiva de género en la escuela y en la vida cotidiana?

¿Cómo combatir la desigualdad de género en la escuela?

¿Qué acciones generan igualdad entre las personas?

Compartir el cuidado – ¿Alguna vez escuchaste el dicho “el trabajo de una mujer nunca se termina”? Bueno, es verdad: las mujeres se ocupan tres veces más del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que los hombres. Demuestra que te importa: comprométete a repartir por igual las tareas domésticas, las responsabilidades de crianza y otro trabajo no remunerado. Para ponerlo en ponerlo en práctica, puedes hacer, por ejemplo:

  • Tener una charla con tu familia. Identifica las necesidades de cuidado y las responsabilidades domésticas.
  • Considerar y analizar tus fortalezas cuando compartas las responsabilidades de cuidado.
  • Organiza las actividades domésticas mediante una lista de tareas.
  • Desde poner la mesa hasta cocinar, alienta a las niñas y niños a colaborar por igual en las tareas domésticas.
  • Si uno de los cónyuges de la familia trabaja a tiempo completo, reconoce y admite el valor de su trabajo.

¿Cómo podemos promover y fomentar la equidad de género desde nuestros hogares?

1) Compartir el trabajo doméstico – Aún existen pensamientos tradicionales y roles de género que suelen asociar a las mujeres con el cuidado de niños y del hogar, destacando solo “su lado maternal” e invalidando sus diferentes capacidades y potencial.

Las estadísticas hablan por sí solas: según la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT), en nuestro país las mujeres dedican, a la semana, 23 horas más que los hombres al trabajo doméstico no remunerado , lo cual incluye el cuidado de niños o ancianos.

Esto impide que inviertan tiempo en educarse, trabajar o en actividades de ocio. Repartir el trabajo doméstico y la crianza de niños y niñas por igual es una práctica que fomenta la igualdad. Para lograrlo, podemos listar las actividades necesarias para mantener el hogar, establecer horarios y dividirlas según tiempo o aptitudes.

Acciones sencillas como cocinar, poner la mesa, lavar los servicios o barrer pueden hacer la diferencia. Es importante destacar que los hombres no “ayudan en las labores domésticas”, sino que, como parte de una familia, son responsables del trabajo doméstico.

Si eres padre o madre, involucra a tus hijos e hijas para que se dividan las pequeñas tareas sin importar el género , así no solo darás el ejemplo, sino que también ayudarás a educarlos en igualdad desde pequeños.

¿Cómo se promueve la equidad de género en el hogar?

La distribución de tareas y responsabilidades en el hogar, así como las diversas actividades y juegos que las familias fomentan en sus hijos, impacta profundamente en la manera en la que ellos aprenden o no las nociones de equidad de género. De hecho, expertos de Oxfam, organización internacional que trabaja para reducir las desigualdades sociales y económicas en el mundo, señala que los estereotipos sobre los roles femeninos y masculinos tienden a perpetuarse desde el hogar porque son interiorizados por los menores de edad desde sus primeros años de vida ¿Cómo? A través del ejemplo que obtienen de los comportamientos y actitudes de sus padres, de los juegos o actividades lúdicas que desarrollan y mediante las tareas domésticas que se les encarga.

Por eso, es importante que los cuidadores reflexionen sobre la forma en la que están fomentando en sus hijos la equidad de género y comiencen a erradicar, desde casa, esas creencias que encasillan las responsabilidades en el terreno de lo femenino y de lo masculino.

Aquí algunas pautas para lograrlo: El juego, una herramienta poderosa Como primera medida, se debe procurar que los juegos sean incluyentes, es decir, que no generen diferenciación alguna de géneros y que, además respondan a los intereses de sus hijos.

  1. Douglas López, funcionario de la Dirección de Familias y Comunidades del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) recomienda permitir que las niñas jueguen, si así lo desean, con juguetes de construcción o pistas de carros,  que practiquen deportes de contacto como el fútbol o el karate y que se diviertan desempeñando aquellos roles que, tradicionalmente, han sido vinculados con el género masculino como, por ejemplo, jugar a ser astronautas, policías, médicos o bomberos, entre otros;

Por su parte, Paloma Carvajalino, directora del Centro de Psicología para la Niñez y la Adolescencia (PSYNAD) señala que a los niños tampoco se les debe coartar el deseo de jugar con juguetes tradicionalmente asociados a las niñas. Esto por dos sencillas razones: “la primera, porque no hay nada de malo en ello y la segunda, porque los juegos no deben ser encasillados en términos de ‘lo femenino’ y ‘lo masculino'”, expresa la especialista.

Formar niños que cuidan Uno de los asuntos que pone en discusión la equidad de género en los hogares es la crianza. Con frecuencia, las mujeres perciben que cargan con toda la responsabilidad y reclaman una mayor participación de los hombres en la atención y el cuidado de sus hijos.

“No tenemos hombres que sean cuidadores porque no los educamos desde niños en ese sentido. Si queremos hombres comprometidos con la crianza y con el ejercicio de la paternidad, sencillamente tenemos que desarrollar esas capacidades desde la infancia y la adolescencia”, advierte López.

Para el funcionario del ICBF, el juego puede ser un vehículo efectivo para involucrar a los niños en las dinámicas de cuidado. “Los niños también podrían jugar con un muñeco, darle tetero, cambiarle el pañal, todo eso que se les enseñaba a las niñas”.

Ahora bien, si esto genera resistencia entre los padres, se puede recurrir a estrategias como fomentar en el niño su participación en dinámicas como el cuidado de sus juguetes, o asignándoles responsabilidades en el cuidado de una mascota o de una planta.

Incluso, señala López, los niños pueden participar, de forma acorde con su edad, en el cuidado y atención de sus hermanitos y de sus primos sin que esto excluya, por supuesto, la responsabilidad de los adultos.

Tareas equitativas en casa En ocasiones, las tareas y responsabilidades que se les asignan a los menores de edad en el hogar tienden a reproducir estereotipos: sucede que, por ejemplo, las niñas son las que acompañan a la madre en las labores de aseo, mientras que los niños aprenden con su padre a cambiar las llantas del carro familiar.

  1. “Hay que empezar a reflexionar sobre los roles que les damos a los niños en el hogar para dejar de marcar diferencias y encasillamientos entre unos y otros”, señala la psicóloga Carvajalino;
  2. Para lograrlo los especialistas sugieren algunos ‘tips’: ·Generar variaciones y equilibrio a la hora de distribuir las responsabilidades: si un día o durante una semana, la niña estuvo encargada de recoger la ropa sucia mientras el niño ayudaba a tender las camas o a recoger los platos de la mesa, en la siguiente ocasión, los papeles se deben intercambiar para que haya igualdad en el ejercicio;
You might be interested:  Como Denunciar A Una Escuela Pública?

·Aprovechar los fines de semana para desarrollar actividades de trabajo colaborativo como, por ejemplo, cocinar en familia o realizar jornadas de aseo donde todos los integrantes tengan una tarea específica y cooperativa. Esto promueve la integración y la solidaridad.

·Fomentar espacios en los que las niñas compartan con sus padres y los niños con sus madres. De esta forma, aprenden a generar empatía con el género opuesto y a involucrarse con las responsabilidades de ambos: un niño puede mercar con su mamá mientras la niña aprende a hacer reparaciones en casa con su padre.

Enseñar con el ejemplo Las actitudes y comportamientos de padres y madres construyen el ejemplo que proyectan hacia sus hijos. En este punto, es esencial que sean los mismos adultos quienes dejen de pensar que existen “oficios de mujeres” y “oficios de hombres” y empiecen a generar dinámicas en las que ambos se comprometan y se involucren por igual en las rutinas de cuidado y crianza.

  • Para ello se requiere que la pareja genere acuerdos y que ambos valoren los esfuerzos hechos por su contraparte;
  • Aquí se deben eliminar frases como “es que tú no lo haces bien”, “tú no sirves para esto” o “deja yo lo hago” que desalientan y debilitan la intención de colaborar y asumir responsabilidades;

Manejo de las emociones Finalmente, reconocer y validar los sentimientos es otra manera de fomentar la equidad de género en casa. Al igual que ocurre con los juegos y las tareas domésticas, la manifestación de las emociones no debe limitarse ni reprimirse por el hecho de ser niño o niña.

Los padres deben eliminar expresiones como “no llores que pareces una nena” o “los niños no lloran” cuando sus hijos expresan tristeza y desconsuelo. Tampoco deben decirle a sus hijas que “las niñas no se portan así” o que “ese comportamiento no les queda bien” cuando sus hijas están enfadadas o molestas.

Al contrario, en lugar de reprimir, es responsabilidad de los padres, enseñar a sus hijos a reconocer y gestionar sus emociones conversando acerca del factor que lo originó y buscando alternativas para solucionar los situaciones problemáticas..

¿Cómo se practica la equidad de género en la familia?

La igualdad permite a todas las personas de una sociedad tener los mismos derechos y disfrutar de los mismos beneficios. La familia es el primer lugar donde se reciben las primeras nociones de este principio fundamental de convivencia. Acciones Que Promueven La Equidad De Genero En La Escuela La igualdad en derechos y deberes son la base de la democracia. Las siguientes recomendaciones pueden ayudarte a desarrollar estos principios básicos en el hogar: – Distribuir las labores de casa , haciendo una lista de las obligaciones , según las edades de los miembros de la familia y que cada quien pueda asumir la responsabilidad de ejecutarlas.

– Dialogar sobre los conceptos de paz, libertad, respeto, tolerancia, democracia, etc,  sin agobiar. Con ejemplos se logran muy buenos resultados. Los niños aprenden mucho a través de los cuentos. Y los adolescentes con las charlas constantes y la administrar adecuada de sus privilegios (salidas, dinero, ocio, etc.

) – No permitir insultos, humillaciones o faltas de respeto ya que de esta manera se inculcarán buenos modales y cortesía. – Respetar el espacio de cada quien, así como sus elecciones y decisiones, siempre y cuando no afecten su integridad física, mental o emocional.

  • En cuyo caso habrá de intervenirse inmediatamente con la mayor cautela posible;
  • – No permitir la discriminación o tratos de inferioridad entre unos y otros, fomentando el diálogo para resolver los conflictos y animando a que cada quien asuma las consecuencias de sus acciones;

Las actitudes machistas o feministas afectan gravemente la vida emocional de las personas, por tanto hay que evitar conductas sexistas o violentas de todo tipo. – Es importante pedir disculpas y disculpar cuando sea preciso de esta manera se  aprende a ser más generoso y también humilde de corazón.

– Ningún miembro de la familia debe cargar con más responsabilidades que los demás. Muchas veces se malinterpreta el hecho de que alguien como,  por ejemplo, los abuelos, al estar en casa deban asumir labores que todos deberían compartir.

– La higiene y limpieza así como el cuidado de mascotas debe realizarse entre todos. – Si todos trabajan fuera del hogar, las labores deben ser igualmente realizadas por todos. También se puede escoger unas horas del sábado o del domingo para ENTRE TODOS cumplir con éstas.

– Si bien es cierto que las diferencias de edad y condiciones personales hacen que varíen las sanciones, también es cierto que nunca deben dejar de aplicarse de forma correctiva y reeducativa, cuando se cometan faltas que lo ameriten.

Si bien es cierto que los miembros de la familia tienen cada uno sus propias características y personalidad , no lo es menos que hay pautas básicas que deben seguirse para que el respeto y la armonía estén siempre presentes. La discriminación o favoritismos minan las relaciones humanas y hacen que las familias y, como consecuencia, las sociedades se vean seriamente afectadas..