Trazas En La Orina Que Significa?

Trazas En La Orina Que Significa
Las pruebas de los elementos traza miden la concentración de los minerales específicos en una muestra de sangre, orina u otro fluido corporal o tejido. Estos minerales son sustancias que el organismo necesita regularmente en pequeñas cantidades para funcionar correctamente.

¿Qué pasa si tengo trazas de proteína en orina?

¿Qué significan los resultados? – Si se encuentra una gran cantidad de proteínas en su muestra de orina, eso no siempre significa que usted tenga un problema médico que requiera tratamiento. El ejercicio vigoroso, deshidratación, la dieta, el estrés, el embarazo y otras afecciones pueden causar un aumento temporal de los niveles de proteínas en la orina.

  1. Su profesional de la salud puede recomendar otras pruebas de orina su usted continúa mostrando un nivel elevado de proteínas en la orina durante un periodo de tiempo.
  2. Si las proteínas en la orina permanece alto, es probable que sea un signo de enfermedad de los riñones o daño a los riñones debido a otras afecciones.

La cantidad de proteínas en la orina está relacionada con la cantidad de daño que tengan los riñones. Sin embargo, usted necesitará más pruebas para detectar qué está causando ese daño. Para saber qué significan sus resultados, hable con su profesional de la salud.

¿Cómo se sabe cuando los riñones no funcionan bien?

Análisis de sangre – Debido a que sus riñones eliminan desechos, toxinas y líquido adicional de la sangre, el médico también usará un análisis de sangre para revisar el funcionamiento de sus riñones. Los análisis de sangre mostrarán qué tan bien sus riñones hacen su trabajo y qué tan rápido se eliminan los desechos.

  1. Aquí hay algunos análisis de sangre que se usan: Creatinina en suero.
  2. Un análisis de sangre de creatinina en suero mide la cantidad de creatinina en su sangre.
  3. Si sus riñones no funcionan como deberían, su nivel de creatinina en suero aumenta.
  4. Los niveles normales para usted dependerán de su sexo, edad y la cantidad de masa muscular que tenga su cuerpo.

Generalmente, un nivel de creatinina mayor de 1.2 en el caso de las mujeres y de 1.4 en el caso de los hombres podría ser un signo de que los riñones no funcionan como deberían. Si sus resultados en el análisis de creatinina en suero son más altos de lo normal, su médico podría querer hacer otros análisis.

Tasa de filtración glomerular (GFR, por sus siglas en inglés). La GFR mide qué tan bien sus riñones eliminan desechos, toxinas y líquido adicional de la sangre. Su nivel de creatinina en suero, edad y sexo se usan para calcular su número de GFR. Como con otras pruebas de los riñones, un número de GFR normal dependerá de su edad y sexo.

Si su GFR es baja, es probable que sus riñones no estén funcionando como deberían. A medida que la enfermedad de los riñones evoluciona, esta tasa disminuye. Los resultados de su prueba pueden significar lo siguiente:

Si tiene un número de GFR de 60 o mayor, junto con un análisis de albúmina en la orina normal, usted está en el intervalo normal. Sin embargo, igual debería hablar con su médico sobre cuándo tendría que hacerse el análisis de nuevo. Si tiene un número de GFR menor de 60, podría significar que tiene una enfermedad de los riñones. Se recomienda que hable con su médico acerca de las opciones de tratamiento que sean mejores para usted. Si tiene un número de GFR menor de 15, podría significar que sus riñones están fallando. Si sus resultados muestran que hay un fallo de los riñones, probablemente necesitará diálisis o un trasplante de riñón. Tenga en cuenta que si su nivel de GFR es menor de 20 de manera constante en un periodo de 6 a 12 meses, como precaución, su médico podría considerarlo para recibir un trasplante de riñón.

Nitrógeno ureico en la sangre (BUN, por sus siglas en inglés). Este análisis mide la cantidad de nitrógeno ureico en la sangre. El nitrógeno ureico es un desecho que su cuerpo produce de la degradación de proteínas en los alimentos que consume. Los riñones sanos sacan el nitrógeno ureico de la sangre y este sale de su cuerpo a través de la orina.

  • Este proceso ayuda a mantener su nivel de BUN dentro de lo normal.
  • Un nivel normal de nitrógeno ureico depende de su edad y otras afecciones médicas que pueda tener, pero generalmente oscila entre 7 y 20.
  • Si sus niveles son más altos de lo normal, esto podría ser un signo de que sus riñones no funcionan como deberían.

A medida que la enfermedad de los riñones evoluciona, este nivel aumenta. Si su nivel de BUN revela signos de enfermedad de los riñones, su médico usará estos resultados, junto con otros análisis, para decidir cuál plan de tratamiento se adapta mejor a sus necesidades.

¿Cuál es la mejor hierba para limpiar los riñones?

La ortiga verde es diurética, elimina toxinas y es muy recomendada para prevenir diabetes e hipertensión arterial. Es una de las mejores plantas para cuidar del riñón y por tanto, una gran aliada para mantener la

¿Cómo afecta el limón a los riñones?

¿Tomar limonada puede ayudarme a prevenir cálculos de oxalato cálcico? Durante el verano a muchos nos gusta tomar una buena limonada (o jugo de limón) para refrescarnos. Y de hecho son muchos los médicos que la recomiendan para prevenir los cálculos renales de oxalato cálcico.

  1. Pero ¿es realmente buena la limonada para tus cálculos? Pues la respuesta es depende.
  2. Sigue leyendo para aprender más.
  3. ¿Cómo afecta la limonada a los cálculos renales de oxalato cálcico? Un litro de limonada suele hacerse con agua, 5 limones y 100 g de azúcar.
  4. ¡Ya tienes la receta! Ahora, si queremos entender cómo afecta la limonada a la formación o prevención de piedras en los riñones debemos entender cómo impactan cada uno de sus ingredientes.

Veamos uno a uno. El Agua El consumo de agua incrementa el volumen de orina. Al aumentar el volumen de orina también se reduce la sobresaturación urinaria y la probabilidad de formar cálculos. De hecho, algunos estudios clínicos concluyen que con cada 200 ml de agua (1 vaso) se reduce en casi un 13% esta probabilidad.

El ácido cítrico del limón se transforma en citrato en el organismo. Este citrato se une al calcio en la orina, reduciendo la cantidad de calcio disponible para unirse al oxalato y formar cálculos de oxalato cálcico.

De cada limón se extrae aproximadamente un 30% de su peso en jugo de limón. Y de este jugo, un 6% aproximadamente es ácido cítrico. Si tenemos en cuenta que cada limón pesa aproximadamente 100 g, podremos extraer 100 x 30% x 6% = 1,8 g de ácido cítrico por limón.

Por otro lado, la vitamina C del limón se transforma en oxalato en el organismo. Cada 100 g de limón aportan unos 50 mg de vitamina C.

Por tanto, 1 litro de limonada de 5 limones aportaría 250 mg de vitamina C. En otro famoso estudio (Ferraro, Curhan, Gambaro, & Taylor, 2016), se demuestra que el consumo de más de 750 mg de vitamina C aumenta considerablemente el riesgo de formar cálculos renales.

Por tanto, cuidado con consumir 3 litros de limonada porque el exceso de vitamina C puede ser contraproducente. El Azúcar En general, el azúcar en exceso no es bueno para la salud. En un paciente formador de cálculos renales, el exceso de azúcar aumenta los niveles de calcio en la orina y reduce el volumen de orina.

Es decir, empeora bastante la situación. En este (Coe, s.f.) de la Universidad de Chicago se explica muy bien. En conclusión Tomar limonada es bueno con moderación porque nos ayude a ingerir agua, lo que aumenta el volumen de orina y reduce la probabilidad de formar piedras.

Pero en exceso puede ser contraproducente por su elevada cantidad de vitamina C (que aumenta el oxalato en la orina) y de azúcar (que aumenta el calcio en la orina) favoreciendo la formación de cálculos de oxalato cálcico. Y el supuesto efecto que se le atribuye al ácido cítrico del limón para prevenir cálculos de oxalato cálcico no es significativo.

Si quieres tomar una limonada fresquita en verano, no tomes más de 3 litros al día y reduce la cantidad de azúcar que usas para endulzarla. O acompáñala de un que es un producto específicamente formulado para cálculos de oxalato cálcico. ¿Y si tengo otro tipo de cálculos? Pues también depende.

  • El ácido cítrico del limón también tiene la capacidad de subir el,
  • Por tanto, puede ser beneficioso para prevenir cálculos de ácido úrico (que se forman en un pH urinario bajo), pero contraproducente si tenemos cálculos de tipo infeccioso (que se forman en un pH alto).
  • En cualquier caso, para cálculos de ácido úrico mejor toma y para cálculos infecciosos toma,

Referencias Coe, F. (s.f.). Sugar: The End of Our Love Affair. Recuperado el 30 de 07 de 2022, de https://kidneystones.uchicago.edu/sugar-end-love-affair/ Doizi, S., Poindexter, J.R., Pearle, M.S., Blanco, F., More, O.W., Sakhaee, K., & Maalouf, N.M. (2018).

Impact of Potassium Citrate vs. Citric Acid on Urinary Stone Risk in Calcium Phosphate Stone Formers.J. Urol. Ferraro, P.M., Curhan, G.C., Gambaro, G., & Taylor, E.N. (2016). Total, Dietary and Supplemental Vitamin C Intake and Risk of Incident Kidney Stones. Am J Kidney Dis. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

Pellentesque interdum lectus ut turpis iaculis, vitae viverra lectus tincidunt. Nulla ullamcorper commodo mauris, eget venenatis eros fringilla ac. Mauris viverra cursus sollicitudin. Proin varius velit congue lorem facilisis pulvinar. Integer felis quam, iaculis facilisis mi eu, tincidunt hendrerit nibh.

You might be interested:  Que Significa Los Besos En La Frente?

¿Qué parte de la espalda te duele cuando son los riñones?

El dolor renal se siente en tu costado, que es el área a cada lado de tu columna entre la parte baja de tu caja torácica y tus caderas. Usualmente ocurre en un lado de tu cuerpo, pero puede ocurrir en ambos.

¿Qué puede dañar los riñones?

Información general sobre la enfermedad de los riñones en Español – NIDDK La enfermedad de los riñones significa que sus riñones están dañados y no pueden filtrar la sangre de la forma que deberían. Los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedad de los riñones son la diabetes, la presión arterial alta, la enfermedad cardíaca y los antecedentes familiares de la falla de los riñones.

  • La diabetes y la presión arterial alta son las causas más comunes de enfermedad de los riñones.
  • Su médico puede realizar pruebas para indagar por qué tiene enfermedad de los riñones.
  • La causa de su enfermedad de los riñones puede afectar el tipo de tratamiento que recibe.
  • Los exámenes pueden ser la única forma de saber si una tiene enfermedad de los riñones.

Hágase examinar si sufre de diabetes, presión arterial alta, enfermedad cardíaca, o antecedentes familiares de la falla de los riñones. Cuanto antes sepa que tiene la enfermedad de los riñones, más pronto puede obtener tratamiento. Puede tomar medidas para proteger sus riñones.

El paso más importante a tomar para tratar la enfermedad de los riñones es controlar su presión arterial. Los hábitos saludables también pueden ayudar a controlar su enfermedad de los riñones. Comer los alimentos correctos puede ayudar a evitar que su enfermedad de los riñones progrese. Trabaje con un dietista para crear un plan alimenticio que incluya alimentos que disfrute comer mientras mantiene la salud de sus riñones.

Está en riesgo de padecer la enfermedad de los riñones si tiene diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, o antecedentes familiares de la falla de los riñones. Si tiene factores de riesgo, hágase examinar para determinar si tiene enfermedad de los riñones y proteja sus riñones haciendo elecciones de alimentos saludables, siendo más activo, aspire a un peso saludable y controle los problemas de salud que producen daño de los riñones.

La falla de los riñones significa que sus riñones han perdido la mayoría de su capacidad para funcionar. Trabaje con su equipo de cuidado de la salud y familia para considerar sus opciones para remplazar la función de los riñones perdida, tales como someterse a diálisis o trasplante. Escoja un tratamiento que sea adecuado para usted.

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) y otros componentes de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) llevan a cabo y apoyan la investigación de muchas enfermedades y trastornos. El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

: Información general sobre la enfermedad de los riñones en Español – NIDDK

¿Qué dolores produce la insuficiencia renal?

REVISIÓN Dolor neuropático en pacientes renales crónicos. Revisión de la literatura Neuropathic pain in chronic kidney disease patients. Review S. Villate 1, M.J. Ledesma 2 y J.J. Martín 1 Servicios de 1 Neurología y 2 Nefrología. Sanatorio Allende. Córdoba, Argentina Dirección para correspondencia RESUMEN El dolor es un síntoma frecuente en pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC), siendo referido por el 50 % de los mismos en forma habitual; la presentación más prevalente es el dolor osteoarticular, seguido por el neuropático, especialmente asociado a polineuropatía.

Su abordaje, como así también sus complicaciones, son motivo de preocupación frecuente en los médicos tratantes. El dolor no es un síntoma aislado en dichos pacientes; habitualmente se encuentran expuestos a estresantes y presentan alteraciones emocionales como depresión o ansiedad. Actualizaciones recientes definen los síndromes funcionales dolorosos crónicos como aquellos cuadros clínicos caracterizados por dolor cotidiano y disconfort relacionado a diferentes partes del cuerpo; estas son manifestaciones habituales en estos pacientes.

La teoría de analgesia multimodal plantea una opción para el manejo del dolor, en donde este es un síntoma dentro de un síndrome aún más complejo. El objetivo del presente trabajo consiste en realizar una revisión acerca de las opciones terapéuticas para tratar el dolor neuropático en pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC).

  1. Palabras clave: Insuficiencia renal crónica.
  2. Dolor neuropático.
  3. Analgesia multimodal.
  4. ABSTRACT Pain is a common symptom in patients with chronic renal failure (CRF), being reported by 50 % of such patients; the most common presentation is osteoarticular pain, followed by neuropathic pain, especially associated with polyneuropathy.

Its approach, as well a sits complications are frequently a problem among physicians. Pain is not an isolated symptom in these patients, they are usually exposed to stressful and emotional alterations such as depression or anxiety. Recent updates define functional chronic pain syndromes as those diseases characterized by daily pain and discomfort related to different parts of the body, common manifestations in these patients.

  • Multimodal analgesia theory is a choice for pain management, here pain is part of complex syndrome and not the only symptom.
  • The aim of this study is to review therapeutic options for treating neuropathic pain in patients with chronic renal failure (CRF).
  • Ey words: Chronic kidney disease.
  • Neuropathic pain.

Analgesia. Introducción En Argentina la incidencia de pacientes en diálisis crónica ha tenido un crecimiento exponencial, llegando a 153 pacientes por millón de habitantes en el año 2010 (1). El dolor es un síntoma frecuente, reportado en hasta el 50-80 % (2) de los pacientes en hemodiálisis, influyendo negativamente en su calidad de vida (3).

La creciente población de pacientes con insuficiencia renal crónica sumada a la alta prevalencia del dolor como síntoma habitual nos plantea una problemática cotidiana y a su vez compleja (4). Presentamos una actualización acerca de los principales síndromes dolorosos en el paciente renal crónico y en diálisis haciendo hincapié en el dolor neuropático y sus diferentes etiologías.

Finalmente revisamos las opciones terapéuticas y aspectos generales del manejo farmacológico en esta población de pacientes. La enfermedad renal crónica La enfermedad renal crónica (ERC) es un problema de salud global, con una incidencia creciente y que representa una importante carga económica para el sistema.

Lamentablemente, aún hoy es subdiagnosticada y subtratada, perdiéndose oportunidades para la prevención de la progresión a enfermedad renal crónica terminal (5). De acuerdo a las guías K/DOQI, la IRC se define como la disminución de la tasa de filtrado glomerular (TFG) o signos de daño renal que persisten por más de 3 meses.

El valor normal del la TFG varía de acuerdo a edad, sexo y tamaño corporal. En adultos jóvenes es de 120 a 130 ml/min por 1,73 m 2, Los marcadores de daño renal, aún en presencia de TFG normal son: proteinuria persistente (medida como un cociente albuminuria/creatininuria mayor a 30 mg/g en muestra aislada), anomalías en el sedimento urinario o en estudios por imágenes (5). La TFG se estima a partir de los niveles de creatinina plasmática usando ecuaciones a partir de edad, sexo, raza y tamaño corporal (5). Estas son: Cockcroft-Gault: Cl. creat (ml/min) = /(72 x creatinina plasmática en mg/dl) MDRD abreviada: FG (ml/min/1,73 m 2 ) = 186 x -1,154 x (edad)-0,203 x (0,742 si mujer) x (1,21 si raza negra) Esta última tiene la ventaja de haber sido validada en un amplio grupo de pacientes con diversas patologías y comparada con mediciones directas con iotalamato.

En algunos casos se debe realizar una medición del clearence de creatinina en orina de 12 o 24 h: edades o tamaños corporales extremos, malnutrición u obesidad severas, enfermedades del musculoesquelético, para o cuadriplejía y/o vegetarianos (5). Dolor en pacientes con IRC El dolor es una manifestación clínica prevalente en pacientes en IRC y más en aquellos que se encuentran en hemodiálisis (HD) (6).

La prevalencia de dolor en los pacientes en HD varía significativamente según las series estudiadas, desde un 37 % hasta el 50 % (7). Un trabajo realizado en la Unidad de Hemodiálisis de Manacor, Mallorca, muestra que el 82,1 % de los pacientes afirmaron tener dolor y el 50 % expresaron haber tenido una experiencia dolorosa en las últimas 24 horas.

En la mayoría de los pacientes este fue de intensidad leve a moderada (2). En un estudio en una Unidad de Hemodiálisis en Canadá se realizó una encuesta en 205 pacientes, de los cuales el 50 % refirió haber tenido alguna experiencia dolorosa. De estos, el 63 % presentó dolor de tipo musculoesquelético, el 13,6 % relacionado al procedimiento dialítico y el 12,6 % secundario a polineuropatía (8).

En forma coincidente, González describió que el dolor musculoesquelético fue el más frecuente (60,31 %), siendo principalmente atribuido a osteoartritis y osteoporosis (23,50 %). El dolor de causa neuropática representó el 12,69 %, la mitad secundaria al síndrome del túnel carpiano.

  1. La cefalea fue la 3.
  2. A causa de dolor en frecuencia, siendo referida por el 9,52 % de los pacientes (4).
  3. Este suele ser parte del llamado síndrome de desequilibrio, asociado a los rápidos cambios de osmolaridad en diálisis, o en otros casos expresión de alcalosis metabólica por concentraciones de bicarbonato elevadas en el baño de diálisis (3,5).

La enfermedad vascular periférica representó el 7,93 % de las causas de dolor, principalmente presentada como claudicación intermitente (7). Otra forma de dolor relacionada a isquemia es el robo vascular asociado a las fístulas arteriovenosas en la circulación distal a la misma (8).

Con respecto al momento en que se presenta el dolor, se observó un claro aumento de la sensación de dolor en el día de la diálisis en un 71,4 %. Un 2,9 % refiere no tener dolor el día que no tienen diálisis, y el 25,7 % no notan diferencia alguna entre los diferentes parámetros valorados. Cuando los pacientes no están en diálisis refieren también reagudizaciones del dolor sobre todo al realizar esfuerzo físico (7).

En el estudio de Davidson, ya mencionado, la única diferencia significativa entre los pacientes con y sin dolor es el tiempo de permanencia en HD (9). La severidad del dolor fue significativamente mayor en pacientes blancos e hipertensos (6). Por su frecuencia y relación particular con la insuficiencia renal ampliaremos la polineuropatía urémica y diabética.

  1. Polineuropatía urémica El término uremia describe signos y síntomas que acompañan al fallo renal que no pueden ser explicadas por alteraciones en el volumen extracelular, concentraciones iónicas o en los niveles de productos de síntesis renal.
  2. Dentro de las múltiples manifestaciones de la uremia, una de las más frecuentes es la neuropatía urémica (10).
You might be interested:  Que Significa Los Numeros Espejo?

Esta es una polineuropatía sensitivo-motora simétrica distal que afecta en forma más frecuente los miembros inferiores (MMII). Característicamente progresa en el curso de meses. Se presenta usualmente cuando la TFG es menor a 12 ml/min/1,73 m (10). A nivel ultraestructural se caracteriza por disminución del diámetro axonal, reorganización de la mielina y progresivamente degeneración completa del axón (10).

  1. En cuanto a la fisiopatogenia hay varias teorías, algunas la relacionan a desmielinización secundaria de las columnas posteriores de la médula espinal (10).
  2. Fraser y Arieff postularon que las neurotoxinas deplecionan los suministros de energía del axón al alterar enzimas que participan en su producción.

Además, las toxinas urémicas podrían ingresar al espacio endoneural y causar daño neuronal directo (11). La paratohormona (PTH) es una de las toxinas urémicas principales y una de las pocas en las que se ha demostrado relación causal, ya que esta aumenta los niveles intracelulares de calcio alterando la función axonal (10).

El hallazgo clínico más precoz es la pérdida del reflejo aquiliano. Los estudios de conducción nerviosa continúan siendo el gold standard diagnóstico, observándose neuropatía axonal, reducción de la amplitud sensorial con relativa conservación de la velocidad de conducción (10). Las latencias distales prolongadas y la reducción de la amplitud del potencial de acción son causadas por la disminución en la densidad de las fibras sensitivo-motoras largas.

La amplitud sensorial a nivel del nervio sural es el indicador más sensible de neuropatía urémica, ya que está presente en el 50 % de los casos. Otros parámetros considerados sensibles son anomalías en las respuestas tardías de las ondas F y reflejos H, el umbral de detección de la vibración en el pie y la disminución de la velocidad de conducción nerviosa (12).

  1. Neuropatía diabética La neuropatía diabética es una complicación común de la enfermedad asociada a alta morbilidad, deterioro de la calidad de vida y alto riesgo de amputaciones.
  2. En forma similar, la neuropatía autonómica cardiaca se asocia con complicaciones como isquemia coronaria silente, arritmias y alta mortalidad (13).

La fisiopatogenia es compleja, siendo secundaria a la interacción de los niveles de hiperglucemia, el metabolismo de la glucosa a través de las vías de los polioles, la vía de la hexosamina, activación inapropiada de proteína-kinasa C, disfunción de la bomba de Na/K y acumulación de productos de glicosilación avanzada (13) ( Fig.1 ). Clínicamente se presenta como una polineuropatía (PNP) distal simétrica a predominio de MMII con síntomas y signos de compromiso de fibras pequeñas y un dolor de tipo dolor urente. Para evaluar este tipo de fibras se utiliza un monofilamento, un alfiler y algodón en el dorso del 1.

Er y 2. o dedo del pie o en la superficie plantar. La función de fibras mayores se evalúa con un diapasón de 256-Hz o movimientos de los dedos para evaluar propiocepción (13). Trastornos de estado de ánimo del paciente insuficiente renal Al evaluar un síntoma tan subjetivo como el dolor es importante recordar la presencia de diversos déficits neuropsicológicos en pacientes con trastorno renal crónico.

El proceso de depuración de la sangre durante la diálisis se asocia a una normalización de la actividad neuronal y una mejora en el rendimiento cognitivo en diversas funciones neuropsicológicas. En este sentido, la diálisis podría favorecer un mejor funcionamiento de los procesos perceptivos y psicofisiológicos implicados en la inhibición aferente del dolor mediada por el reflejo barorreceptor (6).

  • Debemos tener en cuenta también los factores asociados al fenómeno de la analgesia inducida por estrés.
  • El procedimiento de diálisis se inicia en un contexto de relativo estrés; enfermeras, aparatos, tubos, olores, agujas, quitarse la ropa, fenómeno de la bata blanca, etc.
  • Entre los elementos más estresantes del procedimiento se encuentra la conexión de las agujas a la fístula arteriovenosa.

Además del dolor producido por la punción de las dos agujas, los pacientes suelen preocuparse por posibles problemas en la fístula (7,9). La depresión es un problema psicológico de alta prevalencia (10-66 %) en pacientes con IRC y puede ser abordado con intervenciones psicológicas (IP) y/o combinadas (9).

  1. En escenarios concretos, como pueden ser las unidades de diálisis peritoneal, la depresión está infradiagnosticada y es de difícil tratamiento.
  2. Hay pocos estudios controlados y mucho menos aleatorizados que aborden este problema (14).
  3. La tasa de prevalencia de trastornos de ansiedad en pacientes en hemodiálisis se sitúa cerca del 45,7 % y afectan negativamente a la calidad de vida.

Según Cukory cols., estos pacientes se enfrentan a un alto número de estresares (14). Estos pacientes se enfrentan a un alto número de estresares como son la restricción hídrica, dieta, insomnio, pérdida de rol social y limitaciones sociales. Consideraciones terapéuticas Los pacientes insuficientes renales que se encuentran en HD presentan múltiples comorbilidades (14).

  1. Al evaluar a un individuo con dichas características en un consultorio de dolor es necesario contextualizar el caso para poder emprender la terapéutica apropiada.
  2. La insuficiencia renal (IR) altera con frecuencia el volumen de distribución del fármaco.
  3. Así mismo, también es posible una disminución de la capacidad de fijación tisular en lugar de la unión a las proteínas plasmáticas.

Este fenómeno reduce el contenido corporal de fármaco a cualquier nivel plasmático y el volumen de distribución. Una dosis estándar provoca un mayor nivel plasmático y mayor intensidad de efecto en un paciente urémico en comparación con una persona sin IR (15). Es importante destacar la dosificación justa que requieren los pacientes con IRC, distinto de aquel que se encuentran en HD. En esta última instancia los fármacos pueden ser retirados con el proceso de diálisis, debido a su unión o no a proteína, y el volumen de distribución se modifica (15). La dosis inicial administrada a un paciente con IR es la misma que la de un paciente con función renal normal, a menos que existan factores hemodinámicos de depleción de volumen, en cuyo caso se disminuye la dosis de carga al 75 % (15). La dosis de mantenimiento de muchos fármacos debe modificarse en pacientes con IR. Se utilizan dos métodos: alargar el intervalo entre dosis o disminuir la dosis. En la práctica, sin embargo, es muy común utilizar una combinación de ambos métodos (15). Tanto las estrategias de dosificación como los ajustes requeridos luego del proceso de HD se aprecian en la tabla II (16). La concentración de amonio gástrico aumenta y amortigua así la acidez del estómago necesaria para intervenir en la absorción de determinados fármacos. También la neuropatía del sistema autónomo en pacientes diabéticos puede alterar los mecanismos absorción (15). Según una revisión de los analgésicos más utilizados en pacientes con IRC, son en su mayoría antiinflamatorios no esteroideos (AINE), paracetamol, e inhibidores de la ciclooxigenasa 2 (COX2); entre los opiáceos usados encontramos morfina, propoxifeno y oxicodona. Las combinaciones más frecuentes halladas en la bibliografía indican el uso de propoxifeno con paracetamol, también morfina y un COX2 o morfina y AINE (17). El tratamiento del dolor multimodal no es más que la combinación de dos o más fármacos y/o métodos analgésicos con el fin de potenciar la analgesia y disminuir los efectos colaterales. Se incorpora el concepto de fármacos adyuvantes, es decir, cualquier droga cuya indicación primaria no es para el tratamiento del dolor, pero que posee propiedades analgésicas en algunos síndromes dolorosos (18). En cuanto a los niveles de analgesia en pacientes con IRC la OMS establece el siguiente esquema analgésico (19). En el primer nivel se encuentra el paracetamol; su estrategia de dosificación consiste en incrementar el intervalo de dosis a ocho en vez de seis horas cuando la TFG es menor a 10 ml/h (19). La pregabalina es un fármaco del grupo de los neuromoduladores utilizado como adyuvante en el tratamiento del dolor al bloquear el canal de calcio regulado por voltaje tipo L disminuyendo así el ingreso del mismo a la célula (19). En estudios controlados con placebo 300-600 mg al día de pregabalina alivian significativamente el dolor. Los efectos adversos son mareos, ataxia, sedación, euforia y edema maleolar. En pacientes con TFG entre 30-60 ml/min se debe disminuir la dosis al 50 % y luego se disminuye 50 % más por cada caída del 50 % de la TFG. Se elimina el 50 % de una dosis durante una diálisis de 4 h por lo que requiere dosis suplementaria postdiálisis (3). Gabapentina actúa de la misma manera, y las dosis requeridas son de 2.400 mg/d. Sin embargo sólo se elimina por riñón y no se une a proteínas plasmáticas, por lo que la dosis se disminuye a 1.400 mg/d en clearence de creatinina (CCr) de 30-60 ml/min, 700 mg/d para CCr de 16-29 ml/min y 300 mg/d con CCr de 15 ml/min. Los pacientes en diálisis deben recibir una dosis inicial de 300-400 mg y luego 200-300 mg postdiálisis (13). El tramadol es de elección en el segundo escalón. Su dosificación consiste en el aumento del intervalo cada doce horas y dosis menores (50 mg); deben evitarse las fórmulas retardadas (12). La dosis máxima es de 200 mg/d. Sólo el 7 % de la dosis es removido en diálisis por lo que no requiere dosis de refuerzo (13). La buprenorfina se metaboliza en hígado; la droga indemne se elimina por vía biliar y los metabolitos por vía renal. Estos aumentaban en pacientes con IRC durante la infusión intravenosa de buprenorfina, hasta el momento sin reportes de efectos indeseados. Uno de sus metabolitos (B3G) mostró tener mayor índice de complicaciones al causar depresión respiratoria en animales de experimentación (19). La morfina es metabolizada en el hígado generando morfina-3-glucorónido y morfina-6-glucorónido, este último acumulable en pacientes con IRC. Actualmente se considera la implementación de otros opioides antes de incorporar morfina y diamorfina al esquema analgésico (19). La metadona se metaboliza en hígado, su principal metabolito se excreta por materia fecal y parte del fármaco intacto se elimina también por vía renal. La metadona ha cobrado relevancia al momento de seleccionar un opioide principalmente por sus características farmacodinámicas, sumada a las limitaciones de otros opioides. Aún así, debido a la toxicidad, riesgo de acumulación y variabilidad interindividual requiere la supervisión de médicos expertos al momento de implementarla en pacientes renales crónicos. Las pautas de titulación habituales se reducirán al 50 o 75 % de las dosis recomendadas (19). No hay consenso acerca del uso de oxicodona en pacientes con IRC; se metaboliza en hígado a dos productos activos, cuya eliminación se prolonga en la IRC (19). Entre las opciones farmacológicas del tercer escalón se encuentra el fentanilo principalmente porque sus metabolitos son inactivos y no tóxicos. En cuanto a su administración se recomienda reducir la dosis conforme empeora la función renal, a un 75 % si el aclaramiento de creatinina está entre 10 y 50 ml/min y al 50 % si es menor a 10 ml/min; los bolos no requieren ajuste de dosis. Por vía subcutánea se puede empezar con 25 microgramos y convertir luego a infusión continua, aunque hay pocos estudios que avalen su uso en infusión continua. La vía transdérmica, al igual que en pacientes sin insuficiencia renal, no es apropiada para el dolor incontrolado, por el largo tiempo requerido para ajustar la dosis. Su introducción es apropiada si el dolor está controlado por otra vía. Se han reportado casos de depresión respiratoria con parches de 25 microgramos en pacientes que no han usado opioides antes (19). Los antidepresivos han sido utilizados como fármacos de primera línea en el tratamiento de diferentes cuadros de dolor neuropático (21). Aumentan la transmisión de noradrenalina y serotonina, en el cerebro y la médula espinal, mediante el bloqueo de su recaptación, por lo que se piensa que sus efectos analgésicos son independientes de los efectos antidepresivos centrales. En este sentido, duloxetina y amitriptilina inhiben la recaptación noradrenalina/serotonina en una proporción similar (22). La severidad de síntomas dolorosos se vio disminuida en pacientes con depresión, fibromialgia y ha sido eficaz en el tratamiento del dolor neuropático periférico diabético. La duloxetina presenta menor incidencia de efectos adversos y su efecto terapéutico es precoz al compararla con amitriptilina (23,24). La dosis habitual para amitriptilina es de 10-25 mg antes de acostarse, aumentándola según tolerancia a 100-150 mg en una toma (3). Ambos fármacos fueron eficaces en el tratamiento del dolor neuropático. Duloxetina, sin embargo, presentó como ventajas, un menor tiempo de inicio del efecto analgésico y una menor incidencia de efectos indeseables, que se minimizaron, significativamente, con dosis iniciales de 30 mg. El perfil de los efectos secundarios, asociados a duloxetina, fue ventajoso en relación al tipo de pacientes, con edad avanzada y patología previa (24). En pacientes con IRC la dosis máxima es de 60 mg/día y no se recomienda con TFG < 30 ml/min (5). Consideraciones finales Los síndromes funcionales dolorosos crónicos son aquellos cuadros clínicos caracterizados por dolor cotidiano y disconfort relacionado a diferentes partes del cuerpo (25). Generalmente hay ausencia de alteraciones estructurales, inflamatorias o bioquímicas que puedan explicar completamente los síntomas, y los pacientes padecen un severo deterioro de su calidad de vida debido a tratamientos poco efectivos (26). La prevalencia de los síndromes funcionales es de 15 % de la población mundial y representa 20 al 50 % de los motivos de consulta en atención primaria. Con frecuencia estos pacientes han sido vistos por múltiples especialistas y refieren falta de mejoría con los esquemas analgésicos administrados (26,27). Entre los síntomas dolorosos presentados se encuentra cefalea, dolor lumbar o cervical; pueden asociarse con insomnio, fatiga diaria, síntomas de colon irritables, disfunción temporomandibular y depresión (28). El paciente en IRC presenta características propias del síndrome funcional doloroso y debe ser tratado de forma integral, no abordando el dolor únicamente. La teoría de analgesia multimodal establece el uso conjunto de fármacos para favorecer el efecto analgésico a dosis menores (18). Dentro de los adyuvantes, los antidepresivos duales como duloxetina o venlafaxina, parecerían ser más eficaces no sólo por disminuir y prevenir el dolor sino también por su efecto intrínseco antidepresivo, beneficioso en síndromes funcionales dolorosos. A diferencia de lo establecido en la escalera analgésica de la OMS, creemos que en esta clase de pacientes deberían incorporarse esquemas terapéuticos que consideren el uso de paracetamol, junto con pregabalina y duloxetina en fases tempranas debido a su antecedente de dolor crónico y estado anímico. De ser necesario podrían seguir combinándose drogas como baclofeno, corticoides y morfina. Finalmente no debemos olvidar que parte del tratamiento del dolor crónico se centra en los recursos no farmacológicos. Bibliografía 1. Registro Argentino de Diálisis Crónica SAN-INCUCAI 2009-2010. Informe 2011. http://www.nefrodial.org.ar/index.php,2. Rodríguez Calero M, Hernández Sánchez D. Unidad de Hemodiálisis. Evaluación del dolor crónico en una población de pacientes hemodializados. Fundación Hospital Manacor, Mallorca. Rev Soc Esp Enferm Nefrol 2007;10(2):137-43.3. Daugirdas JT. Manual de diálisis.4. o edición en español. Ed Wolters Kluwer Health España, 2008;2:34-56.4. González C, Pizarro C. Dolor crónico en hemodializados: prevalencia, severidad y estrategias de afrontamiento. Revista El Dolor 2009;5119-25.5. Andrew S, Levey MD. National Kidney Foundation Practice Guidelines for Chronic Kidney. Disease: Evaluation, classification, and stratification. Ann Intern Med 2003;139:137-47.6. Pastor Armendariz M, Martínez Terceño M. Valoración del dolor en los pacientes en hemodiálisis. Rev Soc Esp Enferm Nefrol Madrid 2010;13(4).7. Reyes del Paso G, Perales Montilla C. El curso de la hemodiálisis está asociado a cambios en el umbral de dolor y en las relaciones entre presión arterial y dolor. Nefrologia 2011;31(6):738-42.8. Davison SN. Pain in hemodialysis patients: Prevalence, cause, severity, and management. Am J Kidney Dis 2003;42:1239-47.9. Cerezo S, Barceló P. Dolor en hemodiálisis. DYT 2005;26(2):47-60.10. Vagner Ramírez B, Bustamante Gómez PA. Uraemic neuropathy: A review. International Journal of Genetics and Molecular Biology 2012;3(11):155-60.11. González O, González E. Fisiopatología del dolor. Artículo revisión. Rev Ven Anest 1998;3:1:26-33.12. Ropper A, Adams SM, Victor. Principios de neurología.9. a ed.2011;45:1231-45.13. Rodica Pop-Busui, Roberts L, Subramaniam P. The management of diabetic neuropathy in CKD. American Journal of Kidney Diseases 2010;55(2):365-85.14. Leiva-Santos J, Sánchez-Hernández R. Cuidados de soporte renal y cuidados paliativos renales: revisión y propuesta en terapia renal sustitutiva. Nefrologia 2012;32(1):20-7.15. Ortiz Sánchez Y, García Tasé M. Utilización de fármacos en insuficiencia renal. Rev Cubana Farm 2007;41(2).16. Álvarez de Lara MA. Ajuste de Fármacos en la Insuficiencia Renal. En: Nefrología digital, sitio de la Sociedad Española de Nefrología. Disponible en: http://nefrologiadigital.revistanefrologia.com,17. Bailie G, Mason N. Analgesic prescription patterns among hemodialysis patients in the DOPPS: Potential for under prescription. Kidney International 2004;65:2419-25.18. González de Meja, N. Analgesia multimodal postoperatoria. Rev Soc Esp Dolor 2005;12:112-8.19. Murtagh F, Chai M. The use of opioid analgesia in end-stage renal disease patients managed without dialysis: Recommendations for practice. J Pain Palliat Care Pharmacother 2007;21(2):5-16.20. Algoritmos en nefrología. Enfermedad renal crónica. Sociedad Española de Nefrología.2012. Disponible en: http://www.revistanefrologia.com/modules.php?name=editorial,21. Goldstein DJ, Lu Y, Detke MJ. Duloxetine vs. placebo in patients with painful diabetic neuropathy. Pain 2005;116:109-18.22. Brannan SK, Mallinckrodt CH, Brown EB, et al. Duloxetine 60 mg once-daily in the treatment of painful physical symptoms in patients with major depressive disorder. J Psychiatr Res 2005;39:43-53.23. Antidepressants for neuropathic pain. Cochrane Database Syst Rev 2005.24. Finnerupa NB, Otto M. Algorithm for neuropathic pain treatment: An evidence based proposal. Pain 2005;118 (3):289-305.25. Mayer E, Bushnell M. Functional pain syndromes: Presentation and pathophysiology. IASP Press 2009;1,2,3:25-176.26. Clauw DJ, Chrousos GP. Chronic pain and fatigue syndromes: Overlapping clinical and neuroendocrine feautures and potential pathogenic mechanisms. Neuroimmunomo-dulation 1997;4:134-53.27. Goldenberg DL, Clauw DJ, Fitzcharles MA. New Concepts in Pain Research and Pain Management of the Rheumatic Diseases. Semin Arthritis Rheum.2011 Dec;41(3):319-34.28. Jason LA, Taylor RR, Kennedy BA. Chronic fatigue syndrome, fibromyalgia, and multiple chemical sensitivities in a community-based sample of persons with chronic fatigue syndrome-like symptoms. Psychosomatic Medicine 2000;62:655-63. Dirección para correspondencia: Sebastian Villate Servicio de Neurología Sanatorio Allende Córdoba, Argentina e-mail: sebas[email protected] Recibido: 10-07-13. Aceptado: 20-09-13.

You might be interested:  Que Significa Que Un Colibrí Se Meta A Tu Casa?

¿Cómo es la picazón por insuficiencia renal?

Es muy común que, en la insuficiencia renal, al paciente le pique todo el cuerpo “esto es porque, la insuficiencia renal como tal, hace que la piel esté más seca. Esto hace que uno tenga sensación de picor “, comenta el Dr. Manel Vera, nefrólogo del hospital Clínic Barcelona,

Aunque el proceso exacto por el que se produce este picor no es del todo conocido, también se considera que un desequilibrio de los electrolitos del organismo puede ser otra posible causa, concretamente el fósforo. “Hay un elemento que es el fósforo que cuando se acumula en exceso típicamente provoca picor en la piel “, explica el Dr.

Vera, Para tratar el picor se recomienda tener buenos hábitos de hidratación corporal, principalmente a través del uso diario de cremas hidratantes, También puede ayudar regular la cantidad de fósforo ingerido a través de la dieta. Según el origen del fósforo consumido, su absorción en el organismo se lleva a cabo en mayor o menor medida,

  • Por ejemplo, en el caso del fósforo de origen vegetal —de legumbres y frutos secos— solo se absorbe una pequeña parte, por lo que no se considera peligroso consumir estos alimentos un par de veces por semana.
  • No obstante, el fósforo de origen animal —de carnes, pescados y lácteos— se absorbe en un mayor porcentaje, por lo que se aconseja moderar su ingesta diaria.

Finalmente, el fósforo de origen sintético —suplementos, alimentos industriales— se absorbe casi por completo, por lo que se debe limitar mucho su ingesta y revisar las etiquetas alimenticias de los productos que se compren. Una forma habitual de encontrar este tipo de fósforo es en forma de ácido fosfórico, presente en embutidos, refrescos, etc.

¿Cuál es el rango normal de proteínas en la orina?

Resultados normales Para una muestra de orina aleatoria, los valores normales son de 0 a 14 mg/dL. Para una muestra de orina de 24 horas, el valor normal es menor a 80 mg por 24 horas.