Que Significa 3 Cruces En La Orina?

Que Significa 3 Cruces En La Orina

¿Qué significan las cruces en un examen de orina?

Tira reactiva y sedimento urinario – La orina puede ser recogida en cualquier momento del día y cuanto más fresca sea, más fiables son los resultados. Si no puede ser entregada inmediatamente, debe ser conservada bajo refrigeración. Para la primera prueba (tira reactiva), simplemente se sumerge la tira reactiva llamada Labstix ® en el recipiente de orina.

  • Cada tira posee unos cuadraditos de colores compuestos por sustancias químicas que reaccionan con determinados elementos de la orina.
  • Después de un minuto, se comparan los colores de los cuadraditos con una tabla de referencia que suele venir en el envase de las tiras.
  • Los resultados son principalmente cualitativos (identifican la presencia de la sustancia), y la cuantificación es apenas aproximada mediante una gradación de cruces (1+ informa de poca cantidad y 4+ de una gran cantidad.

Menos de 1+ serían los “trazos”). Podemos detectar y estudiar los siguientes parámetros:

Densidad: la densidad del agua pura es igual a 1000. Los valores de densidad en la orina normales varían de 1005 (orina más diluida) a 1035 (más concentrada, pudiendo indicar deshidratación). Cuanto más concentrada es la orina, más amarilla aparece y emite hedor más intenso. pH : la orina es ácida (pH 5.5 a 7,0), ya que el riñón es el principal medio de eliminación de ácidos del organismo. Los pH superiores a 7 pueden sugerir la presencia de bacterias, que alcalinizan la orina, mientras que pH inferiores a 5.5 pueden indicar un estado acidótico en la sangre o enfermedad de los túbulos renales. Glucosa: toda la glucosa (azúcar) que es filtrada por los riñones es reabsorbida hacia la sangre por los túbulos renales. Por ello lo normal es no observar presencia de glucosa en la orina. Si la hubiera es un fuerte indicio de que los niveles sanguíneos de glucosa son altos, y el riñón no es capaz de reabsorberla toda, como pasa en la diabetes mellitus. Proteínas : la mayoría de las proteínas no pasa el filtro del riñón, por eso, en situaciones normales no deben estar presentes en la orina (existe apenas una pequeña cantidad). Su presencia puede indicar enfermedad renal y debe ser siempre investigada. Hematíes (sangre): su cantidad en la orina es insignificante por lo que, de forma general, se considera una orina normal cuando no hay presencia de hematíes. Leucocitos (esterasa leucocitaria): normalmente negativos (mínima presencia). Cetonas: son productos de metabolización de las grasas y normalmente no están presentes en orina. Su presencia en la orina sugiere ayuno prolongado o, junto a otros parámetros alterados, una diabetes mellitus mal controlada. Urobilinógeno y bilirrubina: también normalmente ausentes en orina, su presencia puede sugerir enfermedad de hígado o hemólisis (destrucción anormal de hematíes o glóbulos rojos en la sangre). Nitritos: la orina es rica en nitratos, y la presencia de bacterias en la orina los transforma en nitritos. No obstante, no todas las bacterias tienen esa capacidad por lo que un resultado negativo no excluye el diagnóstico de infección de orina. Cristales: los de oxalato de calcio no poseen ninguna significación clínica. No indican una mayor propensión a padecer cálculos renales.

La segunda prueba (sedimento de orina) consiste en observar la orina al microscopio en el laboratorio y con ella se pueden contabilizar los siguientes elementos:

Hematíes (o glóbulos rojos -sangre-): los valores normales se describen como: menor de tres a cinco hematíes por campo. La presencia de niveles más elevados se llama hematuria. Leucocitos (o glóbulos blancos): son nuestras células de defensa y su presencia en la orina sugiere, generalmente, infección de orina, pero pueden significar cualquier inflamación de las vías urinarias (incluida la no causada por un agente infeccioso). Los valores normales son: menores a cinco células por campo. La presencia de valores más elevados se llama leucocituria o piuria. Células epiteliales: su posible presencia es normal, dado que las propias células del tracto urinario se descaman. Cilindros: como los túbulos renales son cilíndricos, si tenemos alguna sustancia en gran cantidad en la orina (proteínas, células epiteliales, hematíes) ésta se agrupa en forma de cilindro al pasar a través de ellos. La presencia de cilindros indica que esa sustancia ha pasado por los túbulos renales y, por tanto, no proviene de afecciones de estructuras posteriores a los túbulos, como es el caso del uréter, vejiga, próstata, etc. Los cilindros que pueden indicar algún problema son los cilindros hemáticos, que pueden mostrar la existencia de una enfermedad renal denominada glomerulonefritis, así como los cilindros leucocitarios, que pueden indicar inflamación (general) de los riñones.

¿Tienes dudas? en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

¿Qué significa bacterias en la orina 3+?

Resultados – Un análisis de orina revisa diferentes componentes de la orina, un producto de desecho generado por los riñones, Los valores normales enumerados aquí, llamados límites de referencia, son solo una guía. Estos límites varían de un laboratorio a otro, y su laboratorio puede tener límites diferentes para lo que es normal.

Resultados del análisis de orina

Color Normal: Pálido a amarillo oscuro
Anormal: Muchos alimentos y medicamentos pueden afectar el color de la orina. La orina sin color podría ser causada por una enfermedad de los riñones o por diabetes no controlada prolongadas. La orina de color amarillo oscuro puede ser causada por deshidratación, La orina de color rojo puede ser causada por la presencia de sangre en la orina.
Transparencia Normal: Transparente
Anormal: La orina turbia puede ser causada por la presencia de pus ( glóbulos blancos ), sangre ( glóbulos rojos ), esperma, bacterias, hongo en forma de levadura, cristales, moco o una infección parasitaria, como tricomoniasis,
Olor Normal: Leve olor a nuez
Anormal: Algunos alimentos (como los espárragos), vitaminas y antibióticos (como la penicilina) pueden hacer que la orina tenga un olor diferente. Un olor dulce y frutal podría ser causado por una diabetes no controlada. Una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés) puede causar mal olor. La orina que huele como jarabe de arce puede significar la presencia de la enfermedad urinaria del jarabe de arce, la cual impide al cuerpo descomponer determinados aminoácidos,
Peso específico Normal: 1.005–1.030 nota 1
Anormal: Un peso específico muy alto significa que la orina está muy concentrada, lo cual podría ser causado por no beber suficientes líquidos, por una gran pérdida de líquidos (vomitar excesivamente, sudar o tener diarrea) o por la presencia de sustancias (como azúcar o proteína) en la orina. Un peso específico muy bajo significa que la orina está diluida, lo cual podría ser causado por beber demasiados líquidos, por una enfermedad de los riñones grave o por el uso de diuréticos,
pH Normal: 4.6–8.0 nota 1
Anormal: Algunos alimentos (como los cítricos y los productos lácteos) y medicamentos (como los antiácidos) pueden afectar el pH de la orina. Un pH alto (alcalino) puede ser causado por vómito grave, una enfermedad de los riñones, algunas infecciones urinarias y por asma, Un pH bajo (ácido) podría ser causado por una enfermedad de los pulmones grave ( enfisema ), diabetes no controlada, sobredosis de aspirinas, diarrea intensa, deshidratación, inanición, beber demasiado alcohol o por beber anticongelante (etilenglicol).
Proteína Normal: No se observa
Anormal: La presencia de proteína en la orina podría significar daño en los riñones, una infección, cáncer, presión arterial alta, diabetes, lupus eritematoso sistémico (SLE, por sus siglas en inglés) o glomerulonefritis, La presencia de proteína en la orina también podría significar insuficiencia cardíaca, leucemia, intoxicación (intoxicación con plomo o mercurio) o preeclampsia (si está embarazada).
Glucosa Normal: 1–15 miligramos por decilitro (mg/dL) o 60–830 micromoles por litro (mcmol/L) en una muestra de 24 horas. nota 1 Una recolección de orina de única vez, si es normal, será negativa en cuanto a glucosa. nota 1
Anormal: Los líquidos intravenosos (IV) pueden provocar la presencia de glucosa en la orina. Demasiada glucosa en la orina podría ser causada por diabetes no controlada, un problema en alguna glándula suprarrenal, daño hepático, lesión cerebral, determinados tipos de intoxicaciones y algunos tipos de enfermedades de los riñones. Las mujeres embarazadas sanas pueden tener glucosa en la orina, lo cual es normal durante el embarazo.
Cetonas Normal: No se observan
Anormal: La presencia de cetonas en la orina puede significar diabetes no controlada, una dieta muy baja en carbohidratos, inanición o trastornos de la alimentación (como anorexia nerviosa o bulimia ), alcoholismo o intoxicación por beber alcohol isopropílico (de frotar) (isopropanol). Las cetonas con frecuencia están presentes en la orina cuando una persona no come (ayuna) por 18 horas o más. Esto podría ocurrir cuando una persona está enferma y no puede comer o vomita durante varios días. A veces, la orina de mujeres embarazadas sanas contiene niveles bajos de cetonas.
Análisis microscópico Normal: Se observa una cantidad muy escasa o inexistente de glóbulos rojos o blancos, o de cilindros. No hay presencia de bacterias, células de hongo en forma de levadura, parásitos o células escamosas. Normalmente, se observa una escasa cantidad de cristales.
Anormal: La presencia de glóbulos rojos en la orina podría ser causada por una lesión en los riñones o en la vejiga, cálculos renales, una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés), inflamación de los riñones ( glomerulonefritis ), un tumor en los riñones o en la vejiga, o lupus eritematoso sistémico (SLE, por sus siglas en inglés). La presencia de glóbulos blancos (pus) en la orina podría ser causada por una infección urinaria, un tumor en la vejiga, inflamación de los riñones, lupus eritematoso sistémico (SLE, por sus siglas en inglés) o inflamación de la vagina o debajo del prepucio del pene. Según el tipo, los cilindros pueden significar una inflamación en los pequeños conductos de los riñones o un daño en estos, un riego sanguíneo deficiente hacia los riñones, intoxicación con metal (como plomo o mercurio), insuficiencia cardíaca o una infección bacteriana, Grandes cantidades de cristales o determinados tipos de cristales pueden significar la presencia de cálculos renales, riñones dañados o problemas metabólicos, Algunos medicamentos y ciertos tipos de infecciones del tracto urinario también pueden aumentar la cantidad de cristales en la orina. La presencia de bacterias en la orina significa que hay una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés). Las células de hongo en forma de levadura o los parásitos (como el parásito que causa la tricomoniasis) pueden significar una infección urinaria. La presencia de células escamosas podría significar que la muestra no es lo suficientemente pura como debería. Estas células no significan que haya un problema médico, sin embargo, es posible que su médico le pida que le entregue otra muestra de orina.
Volumen Normal: 800–2,500 mililitros (mL) por 24 horas. nota 1

Qué afecta esta prueba

¿Qué significa tener una cruz de leucocitos en la orina?

Leucocitos en la orina: causas – Existen diversos desencadenantes que puede producir esta alteración. La principal causa de la aparición de leucocitos en la orina es una infección del tracto urinario (riñones, vejiga o uréteres), originada por el contacto con patógenos o gérmenes. Entre las patologías más frecuentes están:

Cistitis. Implica la hinchazón de la vejiga urinaria, que causa en el paciente sensación constante de ganas de orinar. También puede sentir dolor y picor en la zona e incluso presentar fiebre de intensidad moderada. Pielonefritis, Infección e inflamación de los riñones y la pelvis renal. El paciente puede experimentar dolor lumbar, cefalea, náuseas y vómitos, fiebre, escalofríos e infección de las vías urinarias bajas.Uretritis. Patología relacionada con la inflamación de la uretra, que se transmite de manera sexual. Normalmente los pacientes sienten incomodidad al orinar, micción frecuente, fiebre moderada y dolor durante las relaciones sexuales. Es posible que aumente el flujo vaginal en las mujeres o que los hombres tengan picor en el pene. Vaginitis : Inflamación de la vagina. Aparece enrojecimiento y picor vaginal que produce molestias al tener relaciones sexuales. Puede aparecer un flujo vaginal anormal. Prostatitis, Hinchazón de la glándula prostática. El paciente puede sentir molestias en la región de la pelvis y áreas próximas, tener problemas sexuales (eyaculación precoz o infertilidad) y síntomas urinarios.

Por lo general son los neutrófilos los que aparecen en la orina; cuando esto ocurre se habla de una infección de orina, Cuando son eosinófilos puede suponer que el paciente tiene vasculitis de Churg Strauss o nefritis intersticial aguda.

¿Qué son las cruces en medicina?

CARTA AL DIRECTOR Método sencillo a realizar por el paciente en su domicilio para el diagnóstico de peritonitis Simple method for the patient to perform at home to diagnose peritonitis Dirección para correspondencia Sra Directora Desde los años 80 los episodios de peritonitis en diálisis peritoneal, aunque han disminuido con la evolución de los sistemas de infusión y la mayor experiencia de los profesionales, no han desaparecido totalmente y continúan siendo uno de los problemas más importantes con los que nos enfrentamos.

En numerosas ocasiones, el paciente observa en su domicilio que el líquido peritoneal es “turbio”, con presencia de fibrina o hemoperitoneo, y manifiesta tener dolor abdominal, baja ultrafiltración o fiebre. Tras la realización del consiguiente recuento celular, hemos comprobado que no existía infección peritoneal.

Sin embargo, el paciente ha pasado un tiempo de intranquilidad, e incluso se ha tenido que desplazar al hospital, etc. Es muy importante el diagnóstico precoz y la aplicación del tratamiento adecuado ante un episodio de peritonitis. Nuestro objetivo al realizar este estudio ha sido comprobar la eficacia de un método para que el paciente pueda detectar o descartar en su propio domicilio un episodio de peritonitis en un tiempo no superior a dos minutos.

Si el resultado es negativo, el paciente se puede quedar tranquilo en su casa sin necesidad de trasladarse al centro hospitalario mientras que si es positivo, se desplazaría a la Unidad de Diálisis Peritoneal lo antes posible y tras confirmar con el recuento celular dicha positividad, se le prescribiría el tratamiento antibiótico correspondiente.

Material y método Aunque ya desde el año 1980 en nuestro hospital se utilizan tiras reactivas para detectar leucocitos y nitritos, este estudio se ha realizado desde enero de 2007 hasta diciembre de 2008 con 56 pacientes. Estas tiras reactivas son las utilizadas habitualmente para medir leucocitos y nitritos en orina.

You might be interested:  Qué Significa El Foco Rojo En El Medidor De Luz Cfe?

Están contenidas en un recipiente hermético que contiene 50 tiras que llevan unas zonas almohadilladas donde se verifican las mediciones de los distintos elementos a valorar. El recipiente contiene un agente secante y su contenido tiene una caducidad de entre uno y dos años. El método para utilizarlas en el despistaje de una peritonitis se lleva a cabo de la siguiente forma: • En primer lugar se extrae la tira reactiva del frasco cerrando el envase inmediatamente; ya que se pueden producir mediciones erróneas por coloración de las almohadillas por efecto de la humedad.

• A continuación, se agita la bolsa de líquido peritoneal drenado y se impregna bien la zona reactiva. Si el líquido es hemático, se pasa por agua la tira para que arrastre los hematíes, pero los leucocitos se quedan fijados y así valoraremos mejor el grado de color.

  1. Finalmente entre los 60 y 120 segundos se valora la coloración de la almohadilla correspondiente a los leucocitos con la escala de colores prevista en el tubo contenedor de las tiras reactivas.
  2. En caso de duda, se moja otra tira con agua y se utiliza como patrón.
  3. Los cambios de color que sólo aparecen en los bordes de las zonas reactivas o después de transcurrir los 120 segundos carecen de importancia diagnóstica.

• La escala mide la intensidad del cambio de coloración por cruces y corresponde desde sin cambio (negativo) a los siguientes cambios de color: – Una cruz (+) implica entre 10 y 25 leucocitos// μl – Dos cruces (++) implica unos 75 leucocitos/ μl – Tres cruces (+++) corresponde a unos 500 leucocitos/μl El test de leucocitos comprueba la actividad esterásica de los granulocitos.

Estas enzimas desdoblan un éster de indoxilo a indoxilo, que reacciona con una sal de diazonio formando un colorante violeta. Se detectan los leucocitos intactos y también los lisados. Los colores que al cabo de 60 segundos no pueden ser asignados de modo inequívoco al resultado negativo o a 10-25 leucocitos//μl, pueden ser evaluados a los 120 segundos.

Las concentraciones de proteína superiores a 500 mg/dl pueden producir un color de reacción más débil, así como altas dosis de cefalexina o gentamicina. Los residuos de algunos detergentes y desinfectantes fuertemente oxidantes en el recipiente del líquido peritoneal, pueden provocar resultados “falsos positivos”.

  1. Durante el entrenamiento en el Hospital, se le enseña al paciente a realizar la prueba, y se le proporcionan los reactivos necesarios para que los tenga en su domicilio.
  2. Cuando el paciente llama a la Unidad refiriendo que el líquido parece turbio, se le recomienda en primer lugar realizar la prueba, a continuación, si ha dado positivo, guardar la bolsa de drenado turbio y llamar de nuevo al Hospital para notificar resultado.

Durante los episodios de peritonitis, se les recomienda realizar la prueba todos los días en los intercambios de la mañana y anotar en la gráfica, para valorar de esta manera la evolución de la infección. El seguimiento, valoración y cuantificación de la utilización de las tiras reactivas se ha realizado durante 24 meses Estudiamos como utilizaban las tiras reactivas 56 pacientes (36 hombres y 20 mujeres), de una edad media de 56,7 años.

Esto implica 28.185 días de seguimiento, con una media por paciente de 503,30 días. Utilizan cicladora 38 pacientes (67,86 %) y 18 sistema de doble bolsa (32,14 %). La información se ha obtenido a través de entrevistas personalizadas y estructuradas, realizadas al paciente cuando acude al Hospital. Resultados De todos los pacientes estudiados 44 (78,57%) han utilizado este método diagnóstico y un 21,43% (12 pacientes) no las han utilizado.

Algunos pacientes las han utilizado por uno o varios motivos ( tabla 1 ). El número de pacientes y frecuencia con que realizaban la medición de forma rutinaria se refleja en la tabla 2, Los pacientes que utilizaron el método debido al aspecto del líquido drenado y el número de determinaciones que hicieron se reflejan en la tabla 3, El dolor abdominal fue la causa de que 8 pacientes realizaran un total de 74 determinaciones. Durante el periodo de estudio se han detectado en estos pacientes 13 episodios de peritonitis en 2007 y 15 en 2008. Correspondería a una media de un episodio cada 36,7 meses por paciente.

  1. Discusión Se han producido falsos positivos por mantenimiento o utilización inadecuada de las tiras reactivas y/o caducidad de las mismas.
  2. También han dado falsos positivos en pacientes con cicladora, que realizaban la prueba en el líquido drenado en la garrafa; bien por lavado insuficiente de ésta o por presencia en la misma de restos de detergente o de lejía.

Por ello, solamente valoramos los resultados de las pruebas, si se hacen directamente del efluente en el drenaje inicial. En el caso de quiloperitoneo, a pesar de tener la prueba con resultado negativo, se le hizo venir al Hospital y se confirmó el resultado con el recuento celular.

Los que realizan la prueba por rutina, confesaron en algunos casos, que lo hacían por inseguridad de haber realizado adecuadamente la técnica. Hay pacientes que a pesar de facilitarles los reactivos, no los han utilizado. El tubo de reactivos tiene un coste de 10,70 euros. Dado que nuestros pacientes se desplazan al centro en un taxi, que cada servicio genera un gasto de 14 euros que en los desplazamientos interprovincialesse eleva a 0,45 céntimos por km, las tiras reactivas se amortizan evitando tan sólo un desplazamiento al Hospital.

Se han evitado 120 traslados de pacientes al Hospital en los 2 años del estudio A lo dicho hemos de añadir que también evitaríamos el gasto que generaría el paciente al desplazarse hasta el hospital en recursos humanos y materiales. Por tanto está probada la rentabilidad del uso de las tiras reactivas por ofrecer seguridad al paciente, ya que: favorece su pronto desplazamiento al hospital para la administración del tratamiento, se puede detectar el problema en fases iniciales y a la vez evita que el paciente tenga que ir al Centro Hospitalario en caso de falsa alarma.

Todo esto sin duda contribuye a disminuir el gasto sanitario. Koro Melero Melero; M. Rosario Zugasti Laquidain; M. Teresa Rivas Osés; Amaia Tellería Izaguirre Servicio de Nefrología. Hospital Donostia. San Sebastián Bibliografía 1. Casas Cuesta R. Complicaciones de la Diálisis Peritoneal. En: Segundo Curso Andaluz de D.P.

para Enfermería. Córdoba: Seden; 1999: 75-86.2. Castro MJ, Sánchez S, Celadilla O y Martínez V. Enseñanza de las técnicas dialíticas peritoneales. Diálisis Peritoneal. Madrid: Dibe; 1999: 181-199.3. Crespo Montero R. Etapas del proceso de la investigación. En: Métod.

Est: para Enferm. Nefrol. Madrid: Seden; 2006: 33-48.4. Leehey D, Gandhi V. y Daugirdas J. Peritonitis e infección del orificio de salida. En: Manual de Diálisis. Barcelona: Masson; 1995: 323-346.5. Martínez Fernández I. Peritonitis no infecciosa. Diálisis Peritoneal. Madrid: Dibe; 1999: 353-357.6. Montenegro J.

Peritonitis bacteriana. En: Diálisis Peritoneal. Madrid: Dibe; 1999: 307-340.7. Peña Amaro P. Investigación de Enfermería de Diálisis Peritoneal. En: Tercer Curso Andaluz de Diálisis Peritoneal. Córdoba: Seden; 2003: 189-193.8. Rodríguez Benot A. y Crespo Montero R.

Estadística descriptiva. Representación de datos descriptivos. En: Métodos Estadísticos para Enfermería Nefrológica. Madrid: Seden; 2006: 89-93.9. Sarabia E. y Naches N. Complicaciones inflamatorias o infecciosas en D.P. En: Cuidados de Enfermería en la Insuficiencia Renal. Madrid: Gallery/ HealtCom; 1993: 244-246.10.

Tejuca Marenco F. Peritonitis. Prevención, tratamiento y seguimiento. En: Segundo curso Andaluz de D.P. para Enfermería. Córdoba: Seden; 1999: 129-144. Dirección para correspondencia: Koro Melero Múgica Servicio de Diálisis- Hospital Donosita P o, Dr. Beregistany s/n 20014 San Sebastián. Guipúzcoa [email protected]

¿Qué debe preocupar en un examen de orina?

El nivel de acidez (pH) Si hay sustancias que normalmente no están en la orina, como la sangre, el exceso de proteínas, glucosa, cetonas, y bilirrubina. Si existen células, cristales y cilindros urinarios (proteínas en forma de tubo) Si presenta bacterias u otros gérmenes.

¿Qué significa bacterias en la orina 2+?

“Las principales infecciones del tracto urinario son bacterianas y fúngicas, aunque también existen infecciones virales y parasitarias”. DR. JOSÉ LEIVA LEÓN Las infecciones más frecuentes en el hombre son las del tracto urinario. Están producidas por variedad de microorganismos: bacterias, virus, parásitos y hongos. La presencia de bacterias en orina se denomina bacteriuria. Esto no siempre es indicativo de infección. ¿Necesita que le ayudemos? Contacte con nosotros

¿Cuál es la bacteria más peligrosa en la orina?

Los síntomas – La infección por E. Coli, que afecta sobre todo a las vías urinarias, causa molestia al orinar, dolor y aumento en la frecuencia de las micciones, y fiebre si afecta a los riñones. El SHU se caracteriza por malestar general, con diarrea hemorrágica, con o sin fiebre.

¿Qué bacteria es peligrosa en la orina?

Causas – La infección de las vías urinarias se produce, por lo general, cuando entran bacterias en las vías urinarias a través de la uretra y comienzan a propagarse en la vejiga. El sistema urinario está preparado para impedir la entrada de bacterias.

Infección de la vejiga. La causa de este tipo de infección de las vías urinarias normalmente es la Escherichia coli (E. coli). La E. coli es un tipo de bacteria que se encuentra frecuentemente en el tracto gastrointestinal. Sin embargo, algunas veces otras bacterias son la causa. Tener relaciones sexuales también puede llevar a una infección de la vejiga, pero no es necesario tener relaciones sexuales para desarrollarla. Todas las mujeres corren el riesgo de tener infecciones de la vejiga debido a su anatomía. En las mujeres, la uretra está cerca del ano. Además, la abertura de la uretra está cerca de la vejiga. Esto facilita que las bacterias que rodean el ano entren en la uretra y se desplacen hasta la vejiga. Infección de la uretra. Este tipo de infección de las vías urinarias se puede presentar cuando las bacterias del tracto gastrointestinal se desplazan desde el ano hasta la uretra. La causa de una infección de la uretra también puede ser una infección de trasmisión sexual. Por ejemplo, herpes, gonorrea, clamidia y micoplasma. Esto puede deberse a que las uretras de las mujeres están cerca de la vagina.

¿Cuándo se considera una infección urinaria?

¿Qué es una infección urinaria (IU)? – Las infecciones urinarias son infecciones comunes que ocurren cuando entran bacterias a la uretra, generalmente de la piel o el recto, e infectan las vías urinarias. Pueden afectar a distintas partes de las vías urinarias, pero la infección de vejiga (cistitis) es el tipo más común. Vías urinarias de la mujer, incluidas la vejiga y la uretra. Esta imagen muestra cómo las bacterias en la piel o el recto pueden subir por la uretra y causar una infección de vejiga. Ver imagen ampliada

¿Qué tan grave es tener leucocitos en la orina?

Leucocitos en orina: valores y significados – Salud Savia El análisis de orina es una de las pruebas más solicitadas dentro del laboratorio de análisis clínicos e incluye el análisis físico, químico y microscópico de la orina. Dentro de las características físicas encontramos las siguientes:

Volumen de orina, Entre 600 y 2.000 ml al día. Este amplio rango se puede ver influenciado por muchos factores como la ingesta de agua o condiciones como la diarrea y los vómitos. Color, Normalmente, la orina es de color amarillo claro, aunque este puede variar en función de la ingesta de agua nuevamente, o por diferentes alteraciones. Transparencia, La orina normal es limpia y clara.

Con respecto a las características físicas y químicas, se suelen estudiar el pH, los niveles de azúcar, la presencia de nitritos y proteínas, entre otros parámetros. Por último, en el estudio microscópico de la orina, donde además del estudio de otras células y bacterias, se estudia la presencia de leucocitos. Que Significa 3 Cruces En La Orina

¿Cuándo es preocupante el nivel de leucocitos?

Los niveles adecuados de leucocitos en sangre – Los valores van a depender del sexo y de la edad. Por lo general, deben haber entre 4.500 y 11.000 leucocitos por microlitro de sangre en adultos. Una disminución de los glóbulos blancos, por debajo de los 4 mil por microlitro de sangre, baja las defensas y nos vuelve vulnerables a alergias, bacterias e infecciones.

¿Cuáles son los valores normales en un examen de orina?

PESO ESPECIFICO VALORES DE REFERENCIA
Recién nacidos 1,012
Lactantes 1,002 -1,006
Adultos 1,001 -1,035
Adultos con ingesta normal de líquidos 1,016 -1,024

¿Qué significa 5 cruces?

De Wikipedia, la enciclopedia libre La Cruz de Jerusalén, también denominada Cruz de las Cruzadas, es una cruz heráldica y un símbolo del cristianismo, Se compone de una cruz griega rodeada por otras cuatro cruces de la misma forma y menor tamaño, llamadas crucetas, situadas en cada uno de los cuadrantes delimitados por sus brazos.

El diseño más esquemático de la Cruz de Jerusalén es conocido como “Cruz de las Cruzadas”, ya que fue la insignia entregada a los cruzados por el papa Urbano II durante la Primera Cruzada, Esta cruz fue adoptada como símbolo del Reino de Jerusalén, Las cuatro cruces de menor tamaño simbolizan para algunos a los cuatro evangelistas y para otros los cuatro puntos cardinales por los que el mensaje de Cristo se difundió desde Jerusalén.

También se considera que las cinco cruces que componen este emblema, representan las cinco heridas que sufrió Jesucristo cuando fue crucificado. En ocasiones la cruz de mayor tamaño consiste en una cruz recrucetada y en otras se trata de una cruz potenzada, que es la forma más adecuada para representar una Cruz de Jerusalén.

¿Qué son cruces en la sangre?

¿De qué se trata esta prueba? – Se trata de un conjunto de análisis que permiten detectar interacciones perjudiciales entre su sangre y la de un donante. Estos análisis se hacen antes de una transfusión de sangre. El primer paso es la determinación del grupo de sangre.

En este análisis, se averigua si tiene sangre de tipo A, AB, B u O. También se analiza la sangre para determinar si el tipo de Rh es positivo o negativo. Es importante que el proveedor de atención médica sepa qué tipo de sangre tiene a fin de seleccionar un donante que sea compatible antes de hacer la prueba de compatibilidad cruzada.

Hay un paso intermedio entre determinar el tipo de sangre y hacer la prueba cruzada que se llama detección de anticuerpos del receptor. Con este análisis, se buscan anticuerpos inesperados en la sangre. En caso de encontrarlos, se podría demorar la selección de un donante de sangre compatible.

La prueba de compatibilidad cruzada permite que el proveedor de atención médica analice la sangre comparándola con la sangre del donante para asegurarse de que sean completamente compatibles. En esencia, es una transfusión de prueba que se hace en tubos de ensayo para ver de forma precisa cómo reaccionaría su sangre con la sangre del posible donante.

Es importante que la sangre del donante sea lo más compatible posible con la suya. De lo contrario, el sistema inmunitario puede generar anticuerpos contra los glóbulos de la sangre donada. Si eso ocurre, el sistema inmunitario advierte correctamente la presencia de células del donante y las considera extrañas, pero incorrectamente perjudiciales.

¿Qué enfermedades salen en los exámenes de orina?

La urinálisis es el examen de una muestra de orina que puede ayudar a identificar problemas médicos como insuficiencia renal, diabetes, enfermedad en el hígado, e infecciones en el tracto urinario.

¿Qué color de orina es preocupante?

1. Orina color café o ámbar oscuro – Si tu orina es color café o ámbar oscuro, a menudo esa es una importante señal de deshidratación, dice el Dr. Petar Bajic, urólogo en el Center for Men’s Health en Cleveland Clinic, Cuando tienes bajos niveles de líquido, los desechos en la orina son más concentrados, lo que la hace más oscura.

  1. Lo más probable es que también tenga un olor más fuerte).
  2. Al no beber suficiente líquido, corres el riesgo de deshidratación si tienes fiebre, si has estado vomitando o tienes diarrea, o si has estado sudando.
  3. También debes poner atención a la deshidratación si estás cuidando a un familiar con demencia,
You might be interested:  Que Significa El Popo Verde?

Si sospechas de deshidratación, aumentar el consumo de agua durante unas cuantas horas suele ser suficiente para rehidratarte, dice Bajic. Si beber más líquido no aclara el color del flujo, deberías hacer una cita para consultar con un médico. La orina de color oscuro también puede ser el resultado de trastornos del hígado, como hepatitis o cirrosis.

¿Qué enfermedades se diagnóstica con un examen de orina?

ARTÍCULOS DE ESTUDIANTES Importancia del examen general de orina, en el diagnóstico preliminar de patologías de vías urinarias renales y sistémicas, en mujeres aparentemente sanas Importance of the general examination of urine, in the preliminary diagnosis of pathologies of renal and systemic urinary routes, in apparently healthy women Arispe Quispe, Melany S.1 Callizaya Laura, Marianela K.1 Laura Yana, Adriana A.1 Mendoza Mendoza, Milena Z.1 Mixto Cano, Jhoseline L.1 Valdez Baltazar, Brenda D.1 Mendoza Ocampo, Eliza 2 Magariños Loredo, Walter 2 Torrico Arzady, Bernardo 2 1 Estudiantes de la FCFB, Carrera de Bioquímica.2 Docentes de la FCFB, Cátedra Anatomía y Fisiología.

  • Fecha de recepción: 13 de marzo de 2019, Fecha de aceptación: 10 de mayo de 2019 Resumen El examen general de orina (EGO) es una examen de rutina, rápido, de bajo costo y fácil acceso en los servicios de salud para la población.
  • Además proporciona información importante para el diagnóstico de diversas enfermedades como infecciones del tracto urinario, diabetes y enfermedades renales.

Este examen comprende de: el examen físico, el examen químico y el análisis microscópico del sedimento urinario. Se realizó un estudio descriptivo, de corte trasversal en el cual se procesaron 302 muestras de orina provenientes de mujeres aparentemente sanas de primer año de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Bioquímicas (FCFB) y su entorno familiar, además no se incluyó mujeres embarazadas y aquellas que cursaban su ciclo menstrual.

El objetivo del estudio fue que los estudiantes de primer año de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Bioquímicas (FCFB) realicen correctamente el EGO analizar los resultados obtenidos, para relievar la importancia de este examen de laboratorio, en el diagnostico de algunas enfermedades. Los resultados del EGO mostraron en algunas muestras, alteraciones en parámetros como: El aspecto, nitritos positivos, cantidad de bacterias y leucocitos, los cuales se ven asociados a infecciones del tracto urinario.

Así también la presencia de glucosa en orina nos hace sospechar de diabetes. En ambos casos se recomendó a las participantes acudir a su médico, confirmar la sospecha con exámenes específicos y realizar el tratamiento adecuado. Por lo tanto el estudiante debe estar consciente de la importancia de realizar correctamente el EGO ya que los resultados del mismo ayudan al diagnóstico de algunas enfermedades.

  • Palabras clave: Examen General de Orina, género femenino, infecciones del tracto urinario Abstract The general urine test (EGO) is a routine test, fast, low cost and easy access in health services for the population.
  • It also provides important information for the diagnosis of various diseases such as urinary tract infec-tions, diabetes and kidney diseases.

This test includes: physical examination, chemical examination and microscopic analysis of the urinary sediment. A descriptive, cross-sectional study was conducted in which 302 urine samples from apparently healthy first-year women of the Faculty of Pharmaceutical and Biochemi-cal Sciences (FCFB) and their family envi-ronment were processed, in addition to af-fected women who were not included.

They were in their menstrual cycle. The objec-tive of the study was that first-year students of the Faculty of Pharmaceutical and Bio-chemical Sciences (FCFB) correctly perform the EGO to analyze the detected results, to highlight the importance of this laboratory test, in the diagnosis of some diseases.

The results of the EGO detected in some samples, alterations in parameters such as: The appearance, positive nitrites, quantity of bacteria and leukocytes, which are asso-ciated with urinary tract infections. So also the presence of glucose in urine makes us suspect diabetes.

  • In both cases, participants were advised to go to their doctor, confirm the suspicion with specific tests and perform the appropriate treatment.
  • Therefore, the student must be aware of the importance of correctly performing the EGO and the results of the same help the diagnosis of some diseases.
  • Eywords: General urine test, female gender, urinary tract infections INTRODUCCIÓN El examen general de orina (EGO), es uno de los análisis de laboratorio más importantes, es considerado como un examen de rutina porque el médico lo solicita con mucha frecuencia pues brinda información general del estado de salud del paciente.

La orina se ha descrito como una biopsia líquida, obtenida de forma indolora, y para muchos la mejor herramienta de diagnóstico no invasiva de las que dispone el médico. Este examen ya era realizado, en Babilonia, aproximadamente 6000 años atrás, Hipócrates desarrolló un método de mucha utilidad denominado uroscopia, que consistía en la observación macroscópica de la muestra, las instrucciones para el examen de orina pueden encontrarse en el Corpus Hippocraticum, una recopilación de textos médicos redactados por diversos autores de la Escuela de Hipócrates.

El EGO apoya al diagnóstico y seguimiento terapéutico de enfermedades renales y otras como la diabetes, enfermedades hepáticas y otras autoinmunes. En el EGO se evalúa el aspecto físico-químico y el microscópico. El examen físico-químico evalúa las propiedades organolépticas y mediante tiras reactivas examinamos: la densidad, pH, glucosa, proteínas, bilirrubina, urobilinógeno, hemoglobina, cuerpos cetónicos y nitritos.

El examen microscópico del sedi mento urinario, evalúa la presencia o ausencia de células, bacterias y cristales. Los parámetros físico-químicos y microscópicos pueden orientar al diagnóstico de muchas patologías como la infección urinaria, enfermedad renal, diabetes.

La fase pre analítica es importante en todo estudio de laboratorio, porque en esta fase puede originarse un gran porcentaje de errores por la incorrecta recolección de muestra, identificación incorrecta, contaminación, tiempo excesivo de transporte de la muestra al laboratorio. La fase analítica, requiere que el procesamiento de muestras sea correctamente realizado, es por ello que el Bioquímico debe estar capacitado para el análisis de la muestra y su interpretación.

Este trabajo se realizó para que los estudiantes de primer año de la Facultad conozcan y se familiaricen con el examen general de orina y además valoren la importancia de los datos que puede aportar al diagnóstico de una enfermedad. Para elevar el número de muestras examinadas, los estudiantes procesaron sus propias muestras y de su entorno familiar.

  1. Se procesaron un total de 302 muestras y los resultados obtenidos se analizaron para observar la importancia de este examen rutinario, en la posible presencia de algunas enfermedades en una población aparentemente sana.
  2. Se encontró en un porcentaje relativamente significativo alteraciones que sugieren enfermedades como infecciones del tracto urinario y diabetes.

MATERIALES Y MÉTODOS Se realizó un estudio analítico, descriptivo, de corte trasversal El estudio se realizó en el laboratorio de Anatomía y Fisiología de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Bioquímicas (FCFB) en el mes de octubre de la gestión 2017, donde se procesaron 302 muestras de orina provenientes de personas aparentemente sanas de género femenino de estudiantes de primer año de la FCFB y de su entorno familiar.

  • Se prefirió hacer el estudio en mujeres debido a que este género presenta infecciones del tracto urinario (ITU) con mayor frecuencia.
  • Fueron excluidas del la investigación, muestras de mujeres con antecedentes de insuficiencia renal o que cursaban su ciclo menstrual.
  • El estudio no incluyó a mujeres embarazadas, porque ninguna participante estaba en estado de gestación.

Una vez aceptada las muestras, se le asignó un código para mantener la confidencialidad de los resultados obtenidos y luego las muestras fueron inmediatamente procesadas. Todos los estudiantes de primer año de la FCFB fueron capacitados en todos los aspectos de la realización del examen de orina.

  • Todas las participantes firmaron el consentimiento informado respectivo y llenaron un cuestionario de antecedentes.
  • Se verificó que las muestras remitidas utilicen envases adecuados (frascos para examen de orina que se expenden en farmacias), que no estén contaminadas por materiales extraños, que estén debidamente identificadas y acompañadas por la planilla de consentimiento informado firmada y la hoja de antecedentes personales.

El examen de cada muestra consistió en: examen físico, examen químico y el análisis microscópico del sedimento urinario. En el examen físico se midió el volumen, se observó el color y el aspecto. Para el análisis químico se utilizaron tiras reactivas para uroanálisis de DIALAB.

Los parámetros que se midieron fueron: glucosa, bilirrubina, ceto-nas, densidad, hemoglobina, pH, proteínas, urobilinógeno y nitritos Para el análisis microscópico del sedimento, la muestra se centrifugó a 2500 rpm durante 10 minutos, se tomó un volumen de 25 uL del sedimento y se llevo a observación en el microscopio óptico, buscando la presencia de: eritrocitos, leucocitos, células epiteliales, cilindros, bacterias, cristales, levaduras y filamentos de mucina.

Los datos obtenidos se reportaron en una hoja de resultados por cada muestra. Todos los reportes fueron remitidos a cada participante del estudio, en el caso de detectarse anormalidades se recomendó que se acudan a consulta con su médico y se realicen exámenes más específicos Los datos de los resultados obtenidos, se procesaron en el programa estadístico SPSSv22. El grupo etario más frecuente fue de 18 a 27 años con un 51 % (153), de 28 a 37 años con 16% (48), de 38 a 47 años con 22% (65), de 48 a 57 años con 8% (25) y de 58 a 72 años con 4% (11). En el examen físico se reportaron 21,9% de aspecto turbio (66) y 13,9 % (42) con aspecto opalescente. En la determinación de la presencia de glucosa el 0,7% (2) se reportó cuatro cruces que estiman una concentración de 2000 mg/dl, el 1,0 % (3) reportaron tres cruces que equivalen a 1000 mg/dl y el 0,3 % (1) reportaron dos cruces que equivalen a 500 mg/dl.

Con respecto a los nitritos, el 8,3 % (25) reportaron un resultado positivo y un 91,7 % (277) de las muestras de orina fue negativo. En el examen microscópico del sedimento urinario, el 1,3 % (4) reportaron de 50 a 100 leucocitos por campo y el 3,6 % (11) reportó de 25 a 50 por campo. Con respecto a la cantidad de bacterias, el 14,6 % (44) reportó abundante cantidad de bacterias, un 23,8 % (72) obtuvieron moderada cantidad.

También se evidencio en un 1,3% (4) de 0 a 2 levaduras por campo y un 0,3% (1) reportó de 2 a 5 levaduras por campo. DISCUSIÓN Se estudiaron un total de 302 muestras de orina, provenientes de mujeres universitarias del primer año de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Bioquímicas y su entorno familiar femenino mayores de 18 años de estos, el grupo etario más frecuente fue de 18 a 27 años con un 51 % (153). En el examen físico se reportó que un 3,6 % (11) de las muestras de orina presenta color ámbar; de acuerdo con la literatura, esto se considera normal ya que, el color de la orina está determinado por su concentración y puede oscilar entre un amarillo pálido a un ámbar obscuro. Sin embargo, se debe de tomar atención a diversos factores que pueden alterar el color normal de la orina, como medicamentos y la dieta, así también diversas patologías (Cam-puzano &Arbeláez, 2007); Se reportaron13,9 % (42) de aspecto opalescente y muestras de aspecto turbio 21,9% (66). Usualmente el aspecto de la orina normal es transparente o límpido pero puede variar hasta observarse turbia debido a la precipitación de partículas de fosfato amorfo en orinas alcalinas o de urato amorfo en orinas ácidas, el factor relacionado con la turbidez de la orina, es por la presencia de leucocitos, células epiteliales y bacterias. (Cam-puzano &Arbeláez, 2006), con respecto al pH el valor normal en la orina es de 4,6 a 8,0; pero usualmente éste se encuentra alrededor de 5,5 a 6,5. En el estudio se reportó que el 74,17% (224) con pH 7. El pH de la orina también es de utilidad en el diagnóstico y manejo de la ITU y cálculos del tracto urinario. La orina alcalina en un paciente con ITU sugiere la presencia de un organismo que degrada la urea, la cual puede estar asociada con cristales de fosfato de amonio y magnesio que pueden formar cálculos. Los valores de pH reiteradamente alcalinos evidencian una infección del tracto urogenital (Muñoz & Zorro-Guio, 2009), a pesar de la disminución de la sobrevida de los leucocitos. En cuanto a la glucosa el 0,7% (2) de muestras de orina reportaron cuatro cruces que estiman una concentración de 2000 mg/dL, 1,0 % (3) reportaron tres cruces que equivalen a 1000 mg/dL y 0,3% (1) reportaron dos cruces que equivalen a 500 mg/dL; este parámetro se relaciona directamente con el nivel de glucemia, la velocidad de filtración glomerular y del grado de reabsorción tubular, los valores de referencia indican que se considera negativo (< 30 mg/dL). Normalmente la glucosa es filtrada por el glomérulo, pero ésta es reabsorbida casi completamente en el túbulo proximal. La glucosuria ocurre cuando la carga de glucosa filtrada excede la capacidad de reabsorción del túbulo, es decir de 160 a 180 mg/dL de concentración de glucosa sanguínea, entre las causas de glucosuria encontramos la más común que es la diabetes mellitus, enfermedades pancreáticas, cabe resaltar que el hecho de que no se evidencie glucosa en la orina no excluye el diagnostico de diabetes mellitus (Campuzano &Arbeláez, 2007). En el caso de proteinuria, el 0,3% (1) reportaron tres cruces que corresponde a 300 mg/dL, el 0,3% (1) dio dos cruces que equivale a 100 mg/dL, el 2,6% (8) reportaron una cruz que corresponde a 30 mg/dL, 7,3% (22) fue positivo para trazas. De acuerdo con diversas investigaciones, la proteinuria está asociada con el daño renal y también se considera como un factor de riesgo de la enfermedad cardiovascular; no obstante, la proteinuria puede ser transitoria vinculada a fiebre, deshidratación y ejercicio excesivo (Lazo, 2002, Si-merville, Maxted,&Pahira, 2005). Con respecto a los nitritos, el 8,3% reportaron resultado positivo. La prueba es muy específica pero poco sensible, por lo que un resultado positivo es útil, pero un resultado negativo no descarta una infección del tracto urinario (Campuzano &Arbeláez, 2007). La detección de nitrito es específica de la presencia de bacteriuria y en todos los casos debe ser confirmada por un cultivo (Pels RJ, 1989). Con respecto al examen microscópico del sedimento urinario en el 3,6% (11), se observó 25 a 50 leucocitos por campo y en 1,3% se reportó de 50 a 100 leucocitos por campo. La orina normalmente tiene algunos leucocitos (valores de referencia: 0 a 4 por campo). La mayoría de los leucocitos observados en la orina son polimorfonucleares (neutrófilos) que en la práctica no se diferencian. La presencia anormal de leucocitos en orina (leucocituria) indica la posibilidad de una infección urinaria pero no debe olvidarse que en el caso de las mujeres puede haber contaminación con flujo vaginal, en cuyo caso también se observan células epiteliales. Las leucociturias son importantes en enfermedades inflamatorias de las vías urinarias, como en la uretri-tis, la cistitis y la pielonefritis, particularmente en las formas agudas (Lagua-do,2001). En cuanto a los filamentos de mucina o moco, se observó en moderada cantidad un 11,9% y un 3,3% en abundante cantidad. El moco es un material proteico proveniente del tejido glandular genitourinario; su presencia está relacionada a procesos inflamatorios del tracto urinario bajo, genital o a contaminación (Cavagnaro, 2002). La presencia de moco en el paciente con alta sospecha de infección de las vías urinarias obliga a tomar una nueva muestra de orina con una mejor técnica de recolección. (Lozano, 2016) El 1,3% reportó 0 a 2 levaduras por campo y 0,3% reporto levaduras de 2 a 5 por campo. Un cambio en el medio ambiente vaginal, el pH o el balance hormonal en el huésped, puede ocasionar sobre crecimiento de las levaduras, resultando en ardor, comezón y malestar (Ciudad, 2007). El 14,6 % (44) reportó abundante cantidad de bacterias, un 23,8 % (72) obtuvieron moderada cantidad. En las mujeres, cinco o más bacterias por campo reflejan 100.000 o más unidades formadoras de colonias por mililitro, criterio de diagnóstico clásico de bacteriuria asintomática y muy compatible con una infección del tracto urinario (Campuzano &Arbeláez, 2007). CONCLUSIONES Luego de realizado el examen general de orina (EGO), se encontró que el 6,6 % (21) mujeres presentaron un numero de leucocitos mayor a 10 por campo, nitritos positivo, abundante cantidad de bacterias y aspecto turbio; datos que hacen sospechar que cursaban una infección del tracto urinario, aunque no presentaban sintomatología. También se encontró presencia de Glucosa en orina (Glucosuria) en 6 muestras examinadas algunas de hasta ++++, datos que hacen sospechar de diabetes En todos los casos de alteraciones encontradas y que pudieran estar revelando una patología aun oculta, se recomendó que acudieran a su médico, confirmen la sospecha con exámenes específicos y realicen el tratamiento adecuado. Por tanto, el estudiante de la facultad, debe estar consciente que aunque, el examen general de orina, es un examen rutinario aparentemente muy sencillo debe ser realizado con la mayor responsabilidad y cuidado, puesto que podría llevarnos al diagnóstico temprano de algunas enfermedades renales o sistémicas asintomáticas en personas aparentemente sanas y por supuesto muy importante en una persona enferma. REFERENCIAS Abirami, K., & Tiwan, S. (2001). Urinalysis in clinical practice.JIMACM, 2(1-2), 39-50. Alves, D. (2009). La exactitud del examen de orina simple para diagnosticar infecciones del tracto urinario en gestantes de bajo riesgo. RevLatinoamEnfermagem, 17,4. Campuzano, G., & Arbeláez, M. (2006). Uroanálisis: más que un examen de rutina. Med. Lab, 12(11 -12), 511 -550. Campuzano, G., & Arbeláez, M. (2007). El uroanálisis: Un gran aliado del médico. Rev.Med, 5-20. Cavagnaro, F. (2002). Análisis de orina. Chile, Santiago de Chile: Manual de Pediatría., Ciudad, A. (2007). Infecciones vaginales por cándida: Diagnóstico y Tratamiento. Per GinecolObstet, 53,159-166. Delgado, L., Rojas, M., & Carmona, M. (2011). Análisis de una muestra de orina por el laboratorio. Libros de laboratorio; Disponible en: http://goo.gl/9Pb7FP, Dielubanza, E.J., & Schaeffer, A.J. (2011). Urinary Tract Infections in Women.Me-dClinNAm, 95(1), 27-41. Fernández, D., Di Chiazza, S., Veyretou, F., González, L., & Romero, M. (2014). Análisis de orina: estandarización y control de calidad. Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana, 213-221. Franco, A.V. (2005). Recurrent urinary tract infections.BaillièreClin Ob Gyn, 19(6), 739-861. Graff, S.L. (1987). Análisis de Orina, Atlas de Color. Buenos Aires: Medica Panamericana. Guevara, A.M. (2011). Infecciones urinarias adquiridas en la comunidad: epidemiología, resistencia a los antimicrobianos y opciones terapéuticas. Kasmera, 39(2), 87-97. Laguado, I. (2001). Uroanálisis. Medellín, Colombia: Universidad de Antioquia;, Laso, M.C. (2002). Interpretación del análisis de orina. Arch. Argent. Pediatr, 100(2), 179-83. Lema, E.V., &Slivka, K. (2013). Urinalysis. New York: Medscape;.Recuperado el 12 de Abril de 2018, de http://goo.gl/Sg-9c3U Liao, J.C., & Churchill, B.M. (2011). Pedia-tric urine testing.Pediatric.Clin.North Am., 48(6), 1425-40. López, J.A., Cuartas, M.C., Molina, O.L., Restrepo, A.C., Maya, C.Y., Jaramillo, S., y otros. (2005). Utilidad del citoquí-mico y la coloración del Gram en mues tras de orina en el diagnóstico de las infecciones urinarias en pacientes hospitalizados. Iatreia, 18(4), 377-84. López, J.J., Blázquez, C., & Domínguez, E. (2010). Alteraciones en el Examen General de Orina en los alumnos de nuevo ingreso de la Universidad Veracruzana. Med UV, 12-14. Lozano, C.J. (2016). Examen general de orina: una prueba útil en niños. Fac. Med, 1(1), 137-47. Martínez, V., & Santos, F. (2006).47. Martínez y Santos F. Protocolos de nefrolo-gía. Infección de vías urinarias en niños: Plan diagnóstico y terapéutico. "Rev. Bol. Ped ”.46:222-9.2006. Rev. Bol. Ped, 46, 222-9. Muñoz, L., & Zorro-Guio, D. (2009). Infección urinaria en pediatría. Repertmed Cir., 18(3), 182-7. Pels, R.J., Bor, D.H., Woolhandler, S., Him-melstein, D.U., & Lawrence, R.S. (1989). Dipstick urinalysis screening of asymptomatic adults for urinary tract disorders.II. Bacteriuria. Jama. Pemberthy, C., Gutiérrez, J., Arango, N., Monsalve, M., Giraldo, N., Gutiérrez, F., y otros. (2011). Aspectos clínicos y far-macoterapéuticos de la infección del tracto urinario. CES Med., 25(2), 135-52., Roberts, K.B. (2011.). Subcommittee on urinary tract infection and steering com-mittee on quality improvement and management. Urinary tract infection: clinical practice guideline for the diagnosis and management of the Initial UTI in Febrile Infants and children children 2 to 24. Pediatrics, 128(3), 595-610. Simerville, J.A., Maxted, W.C., &Pahira, J.J. (2005). Urinalysis: a comprehensive re-view. Am. Fam. Physician., 71(6), 1153-62. Stransinger S, D.L. (2010). Analisis de orina y los liquidos corporales. Buenos Aires: Panamericana. Tauler, M.C. (2013). Hematuria, proteinu-ria: actitud diagnóstica. Pediatr. Integral, 17(6), 412-21. Vázquez, O., Campos, T., Jiménez, R., Ahumada, H., Martínez, I., Almazán, G., y otros. (2001). Candidiasis renal en pacientes pediátricos. Mex. Patol. Clin, 48(1), 17-22

You might be interested:  Que Significa Have En Español?

¿Cuál es el nivel normal del pH en la orina?

Es un examen que mide el nivel de ácido en la orina. Después de que usted entrega la muestra de orina, esta se analiza de inmediato. El proveedor de atención médica utiliza una tira reactiva hecha con una almohadilla con escala cromática. El color en la tira reactiva le indica al proveedor el nivel de ácido en su orina.

Acetazolamida Cloruro de amonio Mandelato de metenaminaCitrato de potasio Bicarbonato de sodioDiuréticos tiazídicos

NO deje de tomar ningún medicamento antes de hablar con su proveedor. Consuma una alimentación equilibrada y normal durante varios días antes del examen. Tenga en cuenta que:

Una dieta rica en frutas, verduras o productos lácteos distintos al queso puede aumentar el pH de la orina.Una dieta rica en pescado, carne o queso puede disminuir el pH de la orina.

El examen implica únicamente la micción normal. No produce ninguna molestia. Su proveedor puede ordenar este examen para verificar si hay cambios en los niveles de acidez en la orina. Se puede realizar para ver si usted:

Está en riesgo de presentar cálculos renales, Se pueden formar diferentes tipos de cálculos según cuánta acidez tenga la orina.Tener una afección metabólica, como acidosis tubular renal.Necesita tomar ciertos medicamentos para tratar infecciones en las vías urinarias. Algunos medicamentos son más efectivos cuando la orina es ácida o no ácida (alcalina).

Los valores normales fluctúan entre 4.6 y 8.0 en el pH. Los ejemplos de arriba son mediciones comunes para los resultados de estos exámenes. Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Algunos laboratorios utilizan diferentes mediciones o analizan muestras diferentes.

Riñones que no eliminan apropiadamente los ácidos (acidosis tubular renal)Insuficiencia renalBombeo del estómago (succión gástrica para extraer el líquido del estómago)Infección en el tracto urinarioVómitos

Un pH bajo en la orina puede deberse a:

Cetoacidosis diabéticaDiarreaDemasiado ácido en los líquidos corporales ( acidosis metabólica ), como la cetoacidosis diabética Inanición

Este examen no presenta ningún riesgo. Bushinsky DA. Kidney stones. In: Melmed S, Auchus RJ, Goldfine AB, Koenig RJ, Rosen CJ, eds. Williams Textbook of Endocrinology,14th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 32. Fogazzi GB, Garigali G. Urinalysis. In: Feehally J, Floege J, Tonelli M, Johnson RJ, eds.

Comprehensive Clinical Nephrology,6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 4. Hamm LL, DuBose TD. Disorders of acid-bace balance. In: Yu ASL, Chertow GM, Luyckx VA, Marsden PA, Skorecki K, Taal MW, eds. Brenner and Rector’s The Kidney,11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 16. Riley RS, McPherson RA.

Basic examination of urine. In: McPherson RA, Pincus MR, eds. Henry’s Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods,24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 29. Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine.

¿Cómo saber si hay bacterias en la orina?

Infecciones del tracto urinario (UTI por sus siglas en inglés) en las mujeres – Para diagnosticar una UTI, el médico comenzará por hacer preguntas sobre los síntomas y la historia clínica de la paciente. A veces, una mujer puede sentir que tiene una UTI pero en realidad estar teniendo una irritación por otros motivos, como un jabón o un medicamento.

Análisis de orina para detectar la presencia de bacterias y glóbulos blancos, que combaten la infección. La paciente debe brindar una muestra “limpia” de orina. Para ello, debe lavarse la zona genital para evitar que las bacterias contaminen la muestra y luego obtener una muestra de orina “a mitad del chorro” en un recipiente estéril. Cultivo de la muestra de orina, en especial si la paciente tiene infecciones recurrentes o se encuentra hospitalizada. El cultivo permite identificar con más facilidad a las bacterias, al combinar la orina con una sustancia que fomenta su crecimiento. Prueba de sensibilidad para cualquier bacteria detectada, lo que puede ayudar a decidir qué antibióticos serán más efectivos para tratar la infección.

Para las UTI recurrentes, el médico podría solicitar una o más de las siguientes pruebas para determinar si el tracto urinario es normal: 1

Ultrasonido de los riñones y la vejiga. Esta prueba utiliza el rebote de las ondas sonoras en los órganos pélvicos para crear una imagen de su estructura y revelar cualquier anormalidad. Cistouretrograma de evacuación. Esta prueba utiliza rayos X para obtener una imagen de la vejiga y la uretra mientras la vejiga está llena y durante la micción. Pude mostrar anormalidades dentro de los órganos y si el flujo de orina es normal. Exploración por tomografía computada (CT por sus siglas en inglés). Se utilizan rayos X y computadoras para obtener imágenes tridimensionales claras y detalladas. Exploración por imágenes de resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés). Esta prueba utiliza ondas de radio e imanes en vez de rayos X para obtener imágenes claras y detalladas de los órganos y los tejidos blandos del cuerpo. Exploración con radionúclidos. Durante la prueba, se utilizan cámaras y computadoras especiales para obtener imágenes a medida que una pequeña cantidad de un químico radiactivo pasa a través de los riñones. Estudio urodinámico. Esta prueba determina cuán bien almacenan y liberan la orina la vejiga, los músculos del esfínter y la uretra. Cistoscopia. Durante la prueba, el médico inserta un instrumento similar a un tubo dentro de la uretra y la vejiga para buscar la causa de la infección, como una anomalía estructural.

Para más información sobre las UTI en los niños visite https://www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/urinary-tract-infections-in-children,

¿Cuáles son los valores normales de la orina?

Resultados normales En general, los valores normales para la densidad de la orina son los siguientes: De 1.005 a 1.030 (densidad normal) 1.001 después de tomar cantidades excesivas de agua. Más de 1.030 después de evitar los líquidos.

¿Qué significa cristales positivos en la orina?

¿Qué significan los resultados? – Si los resultados de su prueba muestran que usted tiene muchos cristales, cristales grandes o ciertos tipos de cristales en su orina, esto puede ser un signo de:

  • Uno o más cálculos renales
  • Tener alto riesgo de desarrollar cálculos renales
  • Un problema metabólico que afecta la cantidad de minerales en su orina y/o la cantidad de sustancias que previenen que se formen los cristales
  • Una infección de las vías urinarias
  • Una afección genética que causa cálculos en los riñones, como cistinuria (poco común)

Su profesional de la salud puede pedir otras pruebas para hacer un diagnóstico. Tener cristales en su orina no siempre significa que usted tiene un problema médico que necesite tratamiento. Si usted tiene un pequeño cálculo renal, puede pasar a través de la orina con poco o nada de dolor.

¿Cuáles son los valores normales de un examen general de orina?

PESO ESPECIFICO VALORES DE REFERENCIA
Recién nacidos 1,012
Lactantes 1,002 -1,006
Adultos 1,001 -1,035
Adultos con ingesta normal de líquidos 1,016 -1,024

¿Cuál es el nivel normal del pH en la orina?

Es un examen que mide el nivel de ácido en la orina. Después de que usted entrega la muestra de orina, esta se analiza de inmediato. El proveedor de atención médica utiliza una tira reactiva hecha con una almohadilla con escala cromática. El color en la tira reactiva le indica al proveedor el nivel de ácido en su orina.

Acetazolamida Cloruro de amonio Mandelato de metenaminaCitrato de potasio Bicarbonato de sodioDiuréticos tiazídicos

NO deje de tomar ningún medicamento antes de hablar con su proveedor. Consuma una alimentación equilibrada y normal durante varios días antes del examen. Tenga en cuenta que:

Una dieta rica en frutas, verduras o productos lácteos distintos al queso puede aumentar el pH de la orina.Una dieta rica en pescado, carne o queso puede disminuir el pH de la orina.

El examen implica únicamente la micción normal. No produce ninguna molestia. Su proveedor puede ordenar este examen para verificar si hay cambios en los niveles de acidez en la orina. Se puede realizar para ver si usted:

Está en riesgo de presentar cálculos renales, Se pueden formar diferentes tipos de cálculos según cuánta acidez tenga la orina.Tener una afección metabólica, como acidosis tubular renal.Necesita tomar ciertos medicamentos para tratar infecciones en las vías urinarias. Algunos medicamentos son más efectivos cuando la orina es ácida o no ácida (alcalina).

Los valores normales fluctúan entre 4.6 y 8.0 en el pH. Los ejemplos de arriba son mediciones comunes para los resultados de estos exámenes. Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Algunos laboratorios utilizan diferentes mediciones o analizan muestras diferentes.

Riñones que no eliminan apropiadamente los ácidos (acidosis tubular renal)Insuficiencia renalBombeo del estómago (succión gástrica para extraer el líquido del estómago)Infección en el tracto urinarioVómitos

Un pH bajo en la orina puede deberse a:

Cetoacidosis diabéticaDiarreaDemasiado ácido en los líquidos corporales ( acidosis metabólica ), como la cetoacidosis diabética Inanición

Este examen no presenta ningún riesgo. Bushinsky DA. Kidney stones. In: Melmed S, Auchus RJ, Goldfine AB, Koenig RJ, Rosen CJ, eds. Williams Textbook of Endocrinology,14th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 32. Fogazzi GB, Garigali G. Urinalysis. In: Feehally J, Floege J, Tonelli M, Johnson RJ, eds.

Comprehensive Clinical Nephrology,6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 4. Hamm LL, DuBose TD. Disorders of acid-bace balance. In: Yu ASL, Chertow GM, Luyckx VA, Marsden PA, Skorecki K, Taal MW, eds. Brenner and Rector’s The Kidney,11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 16. Riley RS, McPherson RA.

Basic examination of urine. In: McPherson RA, Pincus MR, eds. Henry’s Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods,24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 29. Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine.