Que Fue La Escuela De Los Annales?

Que Fue La Escuela De Los Annales
La Escuela de los Annales es una corriente historiográfica fundada por Lucien Febvre y Marc Bloch en 1929, que ha dominado prácticamente toda la historiografía francesa del siglo XX y ha tenido una enorme difusión en el mundo occidental. Lleva su nombre por la revista francesa Annales d’histoire économique et sociale, en donde se publicaron por primera vez sus planteamientos.

  1. La «Corriente de los Annales» desarrolla una historia que no se interesa por el acontecimiento político y el individuo como protagonista típicos del trabajo de la Historiografía contemporánea, sino por los procesos, las estructuras sociales y, después, por una amplia gama de temas cuyo acercamiento con las herramientas metodológicas de las Ciencias sociales le permitió estudiar;

El historiador en esta corriente se adhiere a un modo de escribir la historia desde el planteamiento de problemas que resolver o preguntas que contestar, ​ postura heredada de las ciencias naturales exactas y, en segundo término, de las sociales..

¿Cuáles son las características de la Escuela de los Annales?

Características: Busca la ampliación de los campos de la Historia incluyendo los de las demás disciplinas sociales  como:  la economía, sociología, la psicología, geografía, demografía, etc. • Estuvo fuertemente influenciada por el materialismo histórico de Marx y Engels.

• La nueva historia se dedica al análisis de estructura que al de acontecimientos. • Su fundamento filosófico es el relativismo cultural cuya idea es que la realidad está social o culturalmente construida.

• Es profundamente social. • Estudia   los grandes fenómenos colectivos de la historia, los procesos que afectan a las grandes masas y a los grupos sociales. • El uso de la Historia-problema. • Rechaza el énfasis predominante en la política, la diplomacia y los hechos bélicos de muchos de los historiadores del siglo XIX.

¿Cuáles son los aportes de la Escuela de los Annales?

En el siglo XIX se empezó a abordar una novedosa forma de mirar al pasado, poniendo énfasis en lo social y económico, y no sólo en lo político, fruto de la cual sería la proliferación de diversas corrientes historiográficas, como la de Annales. La ciencia historiográfica, tradicionalmente, ha estado ligada a los fenómenos y acontecimientos más relevantes del ámbito político, y ya desde la antigua Grecia y el mundo romano se había venido imponiendo un estudio de ésta desde esta perspectiva, dejando a un lado otros fenómenos relativos al ser humano de igual importancia. Esto es algo que todos sabemos, y aún en la actualidad podemos ver numerosos ejemplos de una historia limitada a la política. Sin embargo, también hemos asistido al nacimiento de una mayor multidisciplinariedad de este campo de conocimiento y una apertura hacia nuevos puntos de vista, nuevas perspectivas y nuevos objetivos.

Y es que, tomando al ser humano como base y objeto principal de estudio, lo más lógico es que nos tengamos que preocupar por todos los factores que condicionan y orientan sus decisiones, su forma de vida y todo lo que lo rodea.

Es por ello que los grandes cambios y transformaciones que se producirían en los albores de la Edad Contemporánea, con la industrialización y el posterior desarrollo de sistemas políticos y económicos más complejos que alterarían de manera notable la vida de los ciudadanos, empezaría a desarrollarse un interés por una nueva Historia, en la que se tuvieran en cuenta las muchas variantes que condicionan el discurso y que afectan a las formas de vida del ser humano. Marc Bloch Se trata de Annales, una corriente que toma su nombre de la revista homónima fundada en la Francia de los años 30 del siglo XX y cuyos «padres» fueron Lucien Febvre y Marc Bloch. Ellos serían los pioneros y la cabeza visible de una «primera generación» de la escuela que habría de erigirse como la gran alternativa a la tendencia académica imperante, haciéndose cargo de la labor de abordar el estudio del pasado desde una perspectiva más socioeconómica, y dándole así una dimensión mucho más amplia.

De esta manera, ya desde el siglo XIX se empieza a abordar una novedosa forma de mirar al pasado, poniendo énfasis en lo social y económico, y no sólo en lo político, fruto de la cual sería la proliferación de diversas corrientes historiográficas, de entre las cuales hoy nos gustaría destacar a una escuela muy relevante.

Con sus estudios sentarían las bases para una nueva tendencia que sería continuada por varias generaciones más y cuya influencia sería incuestionable en el campo de la Historia, permitiendo que hoy en día hayamos superado ese «encasillamiento» tradicional al que estuvo tanto tiempo sometida.

You might be interested:  Donde Puedo Checar En Que Escuela Se Quedo Mi Hijo?

Y es que el método de uno y otro autor permitieron centrar la atención en los grandes grupos y colectivos, y no sólo en los personajes que tradicionalmente habían destacada, además de imprimir un enfoque más global y completo al estudio de las diferentes épocas estudiadas.

Por supuesto, ello implicaría un uso más crítico y exhaustivo de las fuentes, recurriendo a una mayor cantidad de ellas, pero siempre desde una perspectiva crítica y científica. De esta manera, se constituiría una nueva historia cuyas líneas no la escriben sus protagonistas tradicionales, sino todos los pueblos y sociedades, y donde el contexto económico, social e incluso ideológico serían determinantes en la sucesión de acontecimientos. Lucien Febvre Entre sus obras, podemos destacar El problema del descreimiento en el siglo XVI: la religión de Rabelais,  publicada por Febvre en 1942 y cuya principal aportación sería el estudio de un contexto histórico desde el punto de vista ideológico o de las mentalidades; o  Los Reyes Taumaturgos  (1924), donde Marc Bloch analiza los poderes curativos mágicos que en el imaginario medieval se atribuía a los monarcas franceses y británicos. Ambos sentaron las bases de la que acabaría siendo una de las más grandes escuelas historiográficas y cuyos sucesores, autores de la talla de Fernand Braudel, Georges Duby, Jacques le Goff y un largo etcétera, continuarían este camino y traerían una serie de notables progresos e innovaciones al campo de la investigación histórica, otorgando a ésta un carácter más científico y elaborando un discurso más completo en que se aborde el pasado y presente del ser humano en toda su complejidad y teniendo en cuenta todo lo que condiciona y marca su existencia y sus actos.

¿Qué busca la Escuela de los Annales con esta nueva forma de entender la historia?

¿Qué es la Escuela de los Annales? – La Escuela de los Annales es una manera diferente de estudiar la historia y un movimiento historiográfico surgido en el siglo XX. Esta escuela toma en consideración eventos antropológicos, sociológicos, económicos, geográficos y psicológicos al momento de estudiar la historia.

Tradicionalmente, se utilizaban solo los eventos políticos y la caída de figuras importantes para determinar el fin de ciertas eras históricas, como la muerte de Napoleón o la caída de Julio César. La Escuela de los Annales busca explicar épocas más extensas de la historia de la humanidad, no limitadas solamente por líderes.

Inició en Francia en 1929 como una revista de historia, y se ha convertido en una referencia historiográfica no solo para el país galo, sino para muchos historiadores de todo el mundo. Esta escuela trata principalmente con el período histórico previo a la Revolución francesa, pero no está limitada exclusivamente a este.

¿Cómo surge la Escuela de los Annales?

Lunes 11 de abril 2016 6:45 hrs. –> Durante la Edad media la historiografía estaba vinculada al poder político, la monarquía, la iglesia y a las clases sociales como la nobleza y la burguesía. Además a un proceso de sentimiento nacionalista. A fines del siglo XVIII la historia comienza a tomar importancia en el ámbito de las ciencias humanas y sociales. En el siglo XIX la historiografía incorpora aportes de profesores de historia y se caracterizaba por personalizar la historia en sus personajes, priorizaba la conversación académica, defendía la historia como ciencia, basada en el análisis y la crítica, utilizaba documentación, pretendía ser objetiva, dando origen a la historia económica y social que analiza aspectos de la vida como la pobreza, las diferencias sociales y la salud.

  • En 1929 después de la primera Guerra Mundial, en Europa surge un pequeño grupo de historiadores radicales, a cuya cabeza estaban Marc Bloch y Lucien Febvre;
  • Ellos fundaron en Estrasburgo la revista Annales d’Histoire Economique et Sociale, la cual da origen a la corriente historiográfica llamada de Los Annales;

Prosperó durante los años 30 en Europa una numerosa diversidad cultural. Surgieron pensadores, escritores y artistas de distintas tendencias: fascistas, nihilistas, existencialistas, socialistas, etc. En este marco esta corriente planteó una nueva forma de escribir la historia, dando un nuevo significado al trabajo del historiador y al estudio de los acontecimientos.

  1. Le dieron un carácter más analítico, interpretan y comparan hechos e ideas de distintos momentos y procesos históricos, amplían los temas de estudio, complementan el conocimiento de la historia con otras ciencias como la geografía, la antropología, la economía, el derecho, la literatura, la sociología o la psicología;

Marc Bloch, dice “la historia me entretiene y hay que interpretarla y los responsables de trasmitirla son los abuelos”, dando mucha importancia a las tradiciones. Este pensamiento sustenta la idea que la historia se construye a través de la propia historia.

  1. Ha pasado casi un siglo desde que la corriente de “Los Annales” nos plantea una manera de ver la historia no sólo como un conjunto de acontecimientos y fechas;
  2. Como dice Bloch, los historiadores pueden ser los abuelos, contando sus propias vivencias y relatar con palabras simples los acontecimientos que vivieron;
You might be interested:  Que Carreras Hay En La Escuela Militar Para Mujeres?

Sean estas experiencias laborales, políticas, sociales, incluso comentar sobre música y aspectos de la moda. Los temas para abordar son infinitos cualquier edad tenga su interlocutor. Está en la capacidad de imaginación y de creatividad hacerle más o menos entretenido el relato.

  • Los abuelos cuentan hoy con medios que antes no se tenían como fotos, internet, libros y un mayor conocimiento de los hechos;
  • En las escuelas el conocimiento de la historia aún se hace de manera memorística, lo cual no motiva y resulta aburrida;

En cambio el aprendizaje de la historia debe entregarse de manera más comprensiva, que el niño o el joven entienda cuales fueron las decisiones del pasado, su problemática y sus procesos. Conversar con los nietos, llevarlos a reflexionar sobre su propia historia y la de su familia, les permitirá ubicarse en el ayer, el hoy y en el mañana.

En el siglo XXI, quizás, hoy más que nunca, en un mundo globalizado, sin lugares ni sitios por conocer se hace más necesario el conocimiento y el reconocimiento del hoy y del ayer. Los abuelos pueden darse el tiempo de trasmitir a los nietos cultura, conversar sobre diversas realidades económicas, de aspectos psicosociales, de movimientos migratorios, interiorizarse de los acontecimientos políticos del país y del mundo, de cuestiones relacionadas a las zonas urbanas y rurales, o sobre sus propias tradiciones familiares y su propia historia personal, etc.

Las nuevas generaciones deben conocer la historia, priorizando los acontecimiento más que personalizando a los personajes, ser capaces de entender sobre los grandes grupos sociales y sus movimientos. Los abuelos deben utilizar estrategias que sean creativas y eficaces, de manera sistemática, para que el nieto logre ser reflexivo y facilitar así el aprendizaje de la historia para que pueda interpretarla.

¿Cuál es la metodología de la Escuela de los Annales?

Metodología de la Escuela de los Annales – La metodología de esta escuela se ve definida por tres etapas de pensamiento desde su creación en 1929 hasta el presente. Cada una de estas etapas presenta un enfoque distinto, el cual está influenciado por los historiadores más importantes de la época.

  • La primera etapa fue aquella en la que el pensamiento de la escuela se opuso radicalmente a la visión tradicional de la historia, y fue liderada por Bloch y Febvre.
  • La segunda etapa fue la que dio forma a la Escuela de los Annales como una escuela de pensamiento. La conjetura de ideas y el método de estudio a largo plazo buscaron definir cambios a lo largo de la historia. Esta etapa fue encabezada por los historiadores Fernand Braudel y Ernst Labrousse.
  • La última etapa fragmenta un poco más el pensamiento historiográfico de sus integrantes, y el enfoque socioeconómico de la época pasa a ser sociocultural. Este cambio se debió a la gran cantidad de historiadores que aportaban conocimiento para los Annales. A diferencia de las otras dos fases, no tuvo exponentes.

¿Cuáles fueron las aportaciones de Annales a la historia?

En el siglo XIX se empezó a abordar una novedosa forma de mirar al pasado, poniendo énfasis en lo social y económico, y no sólo en lo político, fruto de la cual sería la proliferación de diversas corrientes historiográficas, como la de Annales. La ciencia historiográfica, tradicionalmente, ha estado ligada a los fenómenos y acontecimientos más relevantes del ámbito político, y ya desde la antigua Grecia y el mundo romano se había venido imponiendo un estudio de ésta desde esta perspectiva, dejando a un lado otros fenómenos relativos al ser humano de igual importancia. Esto es algo que todos sabemos, y aún en la actualidad podemos ver numerosos ejemplos de una historia limitada a la política. Sin embargo, también hemos asistido al nacimiento de una mayor multidisciplinariedad de este campo de conocimiento y una apertura hacia nuevos puntos de vista, nuevas perspectivas y nuevos objetivos.

  1. Y es que, tomando al ser humano como base y objeto principal de estudio, lo más lógico es que nos tengamos que preocupar por todos los factores que condicionan y orientan sus decisiones, su forma de vida y todo lo que lo rodea;

Es por ello que los grandes cambios y transformaciones que se producirían en los albores de la Edad Contemporánea, con la industrialización y el posterior desarrollo de sistemas políticos y económicos más complejos que alterarían de manera notable la vida de los ciudadanos, empezaría a desarrollarse un interés por una nueva Historia, en la que se tuvieran en cuenta las muchas variantes que condicionan el discurso y que afectan a las formas de vida del ser humano. Marc Bloch Se trata de Annales, una corriente que toma su nombre de la revista homónima fundada en la Francia de los años 30 del siglo XX y cuyos «padres» fueron Lucien Febvre y Marc Bloch. Ellos serían los pioneros y la cabeza visible de una «primera generación» de la escuela que habría de erigirse como la gran alternativa a la tendencia académica imperante, haciéndose cargo de la labor de abordar el estudio del pasado desde una perspectiva más socioeconómica, y dándole así una dimensión mucho más amplia.

You might be interested:  Carreras Que Ofrece La Heroica Escuela Naval Militar?

De esta manera, ya desde el siglo XIX se empieza a abordar una novedosa forma de mirar al pasado, poniendo énfasis en lo social y económico, y no sólo en lo político, fruto de la cual sería la proliferación de diversas corrientes historiográficas, de entre las cuales hoy nos gustaría destacar a una escuela muy relevante.

Con sus estudios sentarían las bases para una nueva tendencia que sería continuada por varias generaciones más y cuya influencia sería incuestionable en el campo de la Historia, permitiendo que hoy en día hayamos superado ese «encasillamiento» tradicional al que estuvo tanto tiempo sometida.

Y es que el método de uno y otro autor permitieron centrar la atención en los grandes grupos y colectivos, y no sólo en los personajes que tradicionalmente habían destacada, además de imprimir un enfoque más global y completo al estudio de las diferentes épocas estudiadas.

Por supuesto, ello implicaría un uso más crítico y exhaustivo de las fuentes, recurriendo a una mayor cantidad de ellas, pero siempre desde una perspectiva crítica y científica. De esta manera, se constituiría una nueva historia cuyas líneas no la escriben sus protagonistas tradicionales, sino todos los pueblos y sociedades, y donde el contexto económico, social e incluso ideológico serían determinantes en la sucesión de acontecimientos. Lucien Febvre Entre sus obras, podemos destacar El problema del descreimiento en el siglo XVI: la religión de Rabelais,  publicada por Febvre en 1942 y cuya principal aportación sería el estudio de un contexto histórico desde el punto de vista ideológico o de las mentalidades; o  Los Reyes Taumaturgos  (1924), donde Marc Bloch analiza los poderes curativos mágicos que en el imaginario medieval se atribuía a los monarcas franceses y británicos. Ambos sentaron las bases de la que acabaría siendo una de las más grandes escuelas historiográficas y cuyos sucesores, autores de la talla de Fernand Braudel, Georges Duby, Jacques le Goff y un largo etcétera, continuarían este camino y traerían una serie de notables progresos e innovaciones al campo de la investigación histórica, otorgando a ésta un carácter más científico y elaborando un discurso más completo en que se aborde el pasado y presente del ser humano en toda su complejidad y teniendo en cuenta todo lo que condiciona y marca su existencia y sus actos.

¿Cuál es la importancia de la corriente de los Annales?

La Escuela de los Annales es una corriente historiográfica fundada por Lucien Febvre y Marc Bloch en 1929 , que ha dominado prácticamente toda la historiografía francesa del siglo XX y ha tenido una enorme difusión en el mundo occidental. Lleva su nombre por la revista francesa Annales d’histoire économique et sociale (después llamado Annales. Economies, sociétés, civilisations , y nuevamente renombrado en 1994 como Annales. Histoire, Sciences sociales ), en donde se publicaron por primera vez sus planteamientos.

La «Corriente de los Annales» desarrolla una historia que no se interesa por el acontecimiento político y el individuo como protagonista típicos del trabajo de la Historiografía contemporánea , sino por los procesos, las estructuras sociales y, después, por una amplia gama de temas cuyo acercamiento con las herramientas metodológicas de las Ciencias sociales le permitió estudiar.

El historiador en esta corriente se adhiere a un modo de escribir la historia desde el planteamiento de problemas que resolver o preguntas que contestar, [ 1 ] ​ postura heredada de las ciencias naturales exactas y, en segundo término, de las sociales.

Además, a diferencia de la historiografía clásica, estos autores toman conciencia de que no están escribiendo sobre el pasado reproduciéndolo de modo fiel sino interpretándolo, partiendo de sus propios conceptos y subjetividad, así como de teorías, para escribir su versión del fenómeno histórico sobre el que trabajan.

En cuanto a las fuentes, Annales amplió el abanico de recursos de los que es legítimo disponer. Si bien los documentos escritos siguen siendo un elemento muy importante en su base empírica, se incluyeron todos aquellos elementos que pudieran dar evidencia útil en la investigación.

  • Así, la hoz habla del campesino, el vestido, de la dama o el acordeón, del músico;
  • Se produjo historia geográfica, social, económica, cultural, demográfica, psicológica, etnográfica y política, pero esta última en un sentido distinto al clásico;

La Corriente de los Annales es de trascendencia para el análisis de los estudios en ciencias sociales desarrollados en el siglo XX y dejó el camino abierto para que aparecieran una gran variedad de metodologías y enfoques dentro de la disciplina histórica.

¿Cuáles fueron las características de la segunda generación en la historia de los Annales?

El trabajo de Fernand Braudel definió una ‘segunda generación’ en la historiografía de los Annales, que resultó muy influyente a lo largo de los años sesenta. Braudel innovó el campo de la historia al introducir, en la explicación de los hechos históricos, las ‘duraciones’ (la corta, la mediana y la larga duración).