Que Es Mejor Una Escuela Publica O Privada En Mexico?

Que Es Mejor Una Escuela Publica O Privada En Mexico
Mito 1. Las escuelas privadas son mejores que las públicas – En México, la educación pública obligatoria nos cuesta muy cara a los contribuyentes, y mucho de ese dinero se malgasta. Sin embargo, creer que la educación privada es una pequeña isla de eficiencia y perfección sería un error.

Las escuelas privadas tienen resultados superiores en las pruebas estandarizadas, sin embargo, sus alumnos suelen tener padres con mayor nivel educativo y más recursos. Si tomamos en cuenta este contexto, la superioridad de la educación privada disminuye o desaparece en las mediciones.

Las escuelas privadas buscan generar ganancias. Para lograrlo, acostumbran emplear dos estrategias  muy poco favorables para el aprendizaje: 1. Contratar maestros y personal de apoyo con el menor salario y prestaciones posibles. Tratar a los alumnos como si fueran clientes (y el cliente siempre tiene la razón, aunque no la tenga).

¿Qué es mejor estudiar en escuela pública o privada?

Calidad –

  • Los resultados que han arrojado los colegios privados en pruebas estandarizadas de educación han sido constantes y mejores que las escuelas públicas. Esto quiere decir que los estudiantes de un colegio tienen un mejor rendimiento académico.
  • La preparación y dedicación que ejercen los profesores en las escuelas privadas son un factor determinante, el cual ayuda a que los estudiantes se desarrollen plenamente y sean mejores alumnos. El mejor ambiente para propiciar el aprendizaje en tu pequeño.

¿Por qué la educación privada es mejor?

La educación privada no tiene como finalidad competir y ser mejor que la pública. Su presencia es garantía para la vigencia de la pluralidad de ofertas educativas en una sociedad democrática que valora la libertad de los padres para decidir qué tipo de educación desean para sus hijos.

¿Cuánto cuesta una escuela privada en México?

Presupuesto anual de escuela privada

Concepto Monto Total
Colegiatura Abril $7,150 $6,792. 5
Transporte escolar Abril $2,400 $2,400
Colegiatura Mayo $7,150 $6,792. 5
Transporte escolar Mayo $2,400 $2,400

.

¿Cuál es el porcentaje de escuelas públicas y privadas en México?

Cabe mencionar que de los 32. 9 millones de población inscrita en ciclo escolar 2020-2021; el 90% está en instituciones públicas y 10% en privadas.

¿Cuáles son los beneficios de estudiar en una universidad privada?

Alta especialidad académica – Una de las principales ventajas de estudiar en una universidad privada es que la oferta educativa no es tan amplia como en las públicas, por lo que se puede invertir en la actualización de planes de estudio frecuentemente, para que las carreras tengan un alto nivel académico y especializado.

¿Cuál es la diferencia entre una universidad pública y una privada?

Que Es Mejor Una Escuela Publica O Privada En Mexico julio 5, 2017 3 min read 35944vistas 9 ¿Qué diferencia a una universidad pública de una privada? Si estás buscando dónde hacer tu carrera profesional al terminar el colegio, debes tener en cuenta  cuáles son las diferencias entre las universidades públicas y las privadas. A continuación te lo explicamos. Lo primero que debes entender, es que tanto las universidades públicas como las privadas se rigen por las mismas reglas básicas y son reguladas por el Ministerio de Educación. La principal diferencia es que las universidades públicas son subvencionadas por el gobierno, mientras que las privadas no dependen del Estado.

Una consecuencia de ello, es que las universidades públicas son mucho más económicas que las universidades privadas, llegando en algunos casos a ser prácticamente gratuitas. Derivado de lo anterior, y por la gran cantidad de estudiantes que desean estudiar en las universidades públicas, estas  realizan procesos de admisión que les sirven de filtro de ingreso , ya que los cupos que pueden ofrecer son limitados.

Ejemplo de ello, son la Universidad Nacional de Colombia y la Universidad de Antioquia, que semestralmente realizan exámenes de admisión, a los que se presentan decenas de miles de personas. Es relevante anotar, que varias universidades públicas y privadas  toman como base la calificación en las pruebas Saber 11°  de los aspirantes, como parte del proceso de admisión.

Con respecto a las carreras que ofrecen unas y otras,  es importante que mires detenidamente el pensum de las carreras que te interesan , ya que pueden tener diferencias dependiendo de la universidad. En conclusión,  es mejor que estés preparado cuando llegue el momento de ingresar a la universidad , ya que te enfrentas a un proceso muy competitivo.

¡Prepárate! Calificación de usuarios : 1. 9 ( 76 votos).

¿Que tienen las escuelas privadas?

No es sorpresa que los padres de familia busquen saber las ventajas de las escuelas privadas , ya que la educación de sus hijos es una prioridad sin importar el nivel educativo al que van a ingresar. Si tú eres de ese gremio, llegaste al sitio indicado porque aquí podrás convencerte de que un colegio particular es una buena opción para tu pequeño.

Ventajas de las escuelas privadas Sin demeritar las particularidades que poseen las escuelas públicas, aquí puedes conocer las ventajas más relevantes que ofrece el sector educativo privado a los estudiantes.

¡Continúa leyendo!      Grupos reducidos Las escuelas particulares suelen crear grupos de estudio reducidos para que los profesores tengan un mejor control de la clase y así mismo, brinden mayor atención a los alumnos y se enfoquen en su rendimiento académico.

  • La enseñanza es personalizada y con ello es posible promover las habilidades y fortalezas de cada niño;
  • Infraestructura Al no depender de un financiamiento gubernamental, los colegios privados destinan su capital en las instalaciones y servicios que permiten el óptimo desarrollo y aprendizaje de los alumnos;

Es decir, tienen edificios y salones modernos, canchas deportivas, recursos tecnológicos y todo lo necesario para que los niños desarrollen sus capacidades físicas y cognitivas. Actividades extraescolares Las escuelas privadas ofrecen algo más que solo clases curriculares.

  • Tienen actividades extraescolares deportivas y culturales que motivan el desarrollo físico, artístico y social de los alumnos, lo que los motiva a descubrir otras áreas en las que pueden destacar fuera de clases;

Participación de los padres de familia Este tipo de instituciones abren sus puertas a los padres de familia para crear una estrecha relación con ellos y fomentar su participación en temas escolares para que junto a directivos y profesores puedan garantizar el íntegro avance educativo de los niños.

Educación bilingüe Algunos colegios privados cuentan con un método educativo bilingüe en el que la mayoría de las clases son impartidas en el idioma inglés, lo que les da mayores competencias lingüísticas y los acerca a otra cultura.

Sin duda, esta es una de las ventajas que repercute de manera positiva en el futuro académico de los estudiantes.

¿Cuál es el colegio más caro de México?

Cuajimalpa. Costo al año: 103,092 pesos. Esta escuela sigue un modelo educativo de Inglaterra, impartiendo más del 80% de sus clases en inglés. Fue fundada por Edward Foulkes y Ronald Stech, y en un inicio sólo les ofrecía educación a los hijos de extranjeros.

¿Cuál es el mejor colegio de México?

Mejores Colegios Privados en CDMX –

  • American School Foundation. Esta escuela es considerada como el mejor colegio de la Ciudad de México , no solo por su gran tradición de más de 200 años, sino por su modelo educativo, así como reconocimientos y programas. Entre los que destacan el Bachillerato Internacional que le da la posibilidad a tus hijos de estudiar en universidades extranjeras.
  • Colegio Madrid. Se caracteriza por su educación liberal, reconocida por su excelencia académica y la innovación pedagógica aplicada en sus aulas. Si buscas un colegio bicultural y bilingüe, este puede ser la mejor opción.
  • Colegio Simón Bolívar. Si lo que buscas es una escuela con educación integral, con base humanista y de inspiración religiosa , esta puede ser tu mejor opción. Este colegio se caracteriza por su educación bilingüe, además del uso de tecnologías en todos sus niveles.
  • Fundación Mier y Pesado. Este colegio de educación católica es la ideal si estás buscando un colegio con una larga trayectoria y que incorpore a los padres de familia a través de programas y talleres dirigidos a mejorar la educación de los alumnos.
  • Colegio Vista Hermosa. En caso de que tu hijo cuente con una discapacidad, podrá ser parte de un grupo de estudios personalizados. Una de sus principales características es su formación bilingüe con inspiración católica. Además, los alumnos tienen la oportunidad de realizar el Bachillerato Internacional.
You might be interested:  Como Solucionar El Problema De La Basura En La Escuela?

¿Cuánto se paga en una escuela pública?

Escuela PÚBLICA vs Escuela PRIVADA

Costo educación secundaria privada en México – La colegiatura mensual mínima para el servicio de secundaria en educación privada es de $2,250 y la máxima de $18,000. En el ciclo escolar en primaria se debe desembolsar mínimo $25,050 y máximo de $261,00, lo cual incluye 10 mensualidades, inscripciones y otros pagos iniciales. En cuanto a la educación media superior, también encontramos las opciones de educación pública, en esta los costos de colegiatura o inscripción son mínimos o inexistentes. Para dar un ejemplo pueden ir desde los $300 hasta los $3,000 pesos. Respecto a la educación privada en este nivel, las mensualidades son de $3,000 hasta arriba de los $20,000 pesos. Es importante acotar que esto dependerá de la zona de México en la que vives y de la institución.

¿Cuántos alumnos van a escuelas privadas en México?

Juan Carlos Silas Casillas Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) El Observatorio del Derecho a la Educación y la Justicia (ODEJ) es una plataforma para el pronunciamiento público, impulsado por el Campo Estratégico en Acciones, Modelos y Políticas Educativas del Sistema Universitario Jesuita (SUJ).

  1. Su propósito consiste en la construcción de un espacio de análisis informado y de posicionamiento crítico de las políticas y las reformas educativas en México y América Latina, arraigado en la realidad social acerca de las injusticias del sistema educativo, y recupera temas coyunturales y estructurales con relación a la agenda educativa vigente;

El asunto de la cantidad de niñas, niños, adolescentes y jóvenes que han debido abandonar sus estudios como consecuencia de la pandemia ocasionada por el Covid-19 y la cauda de problemas económicos y académicos que se desataron tras el confinamiento, ha estado presente desde hace prácticamente un año.

Familias, escuelas, profesores, distintos niveles de gobierno y organismos de la sociedad se han preguntado acerca de la dimensión del abandono y sus consecuencias en la vida de los estudiantes. El 23 de marzo, hace apenas tres semanas, el Instituto Nacional de Estadística Geografía en Informática (INEGI) dio a conocer los resultados de la encuesta para la medición del impacto Covid-19 en la educación (ecovid-ed), cuyos dato se pueden consultar en: https://www.

inegi. org. mx/investigacion/ecovided/2020/. Este estudio obtuvo su información tras llamar por teléfono a 5 472 viviendas y extrapolar sus datos. En su segunda página, el reporte señalaba que:  El alumnado entre 3 y 29 años que sí estuvo inscrito en el ciclo escolar 2019-2020 pero que no continuó o desertó del sistema educativo en el ciclo 2020-2021 debido a la pandemia por la Covid-19 o debido a la falta de recursos económicos fue de 1.

8 millones; la mayoría fue de escuelas públicas con 1. 5 millones en comparación con 243 mil de escuelas privadas. De acuerdo con el INEGI, del total de estudiantes inscritos en el año escolar 2019-2020 en algún programa formal en el sistema educativo mexicano entre el preescolar y el posgrado, un poco menos de dos millones de estudiantes dejaron de estudiar para el año 2020-2021 por causa de la pandemia.

Los motivos pueden estar relacionados con problemas de salud, económicos, laborales, propios o de familiares, o cualquier otra índole. Por su parte, la Secretaría de Educación Pública (SEP) apenas comienza a generar información sobre el tema, y estos datos no parecen concordar completamente con las estimaciones del INEGI.

Ambas instancias del gobierno federal aportan cifras diferentes por al menos dos razones: a) tienen diferentes intenciones, el INEGI quiere valorar el impacto de la pandemia en la vida de las personas, mientras que la SEP quiere saber cuántos estudiantes estuvieron inscritos en los diferentes niveles y grados; b) tienen fuentes diferentes, el INEGI llamó por teléfono a una pequeña muestra de viviendas y de ahí extrapoló sus resultados, mientras que la SEP consolidó la información proveniente de los reportes que cada escuela envía por los conductos oficiales.

Dicho de otra forma, una es una estimación estadística, la otra es un recuento oficial. En este sentido, es esperable que las cifras difieran, lo que no es esperable es que la diferencia sea tan grande. En los siguientes párrafos se presentan los análisis de datos utilizando la información aportada por el Sistema Interactivo de Consulta de Estadística Educativa de la SEP en su página: https://www.

planeacion. sep. gob. mx/principalescifras/. La información que se tiene hasta el momento corresponde únicamente a Educación Básica en sus niveles Inicial, Preescolar, Primaria y Secundaria. Esperablemente en los próximos días se tendrá la referente a Media Superior y Superior.

Con base en los datos existentes se pueden señalar tres tendencias, de las que sólo se aborda la primera en este texto, dejando las otras para entregas posteriores: 1) La educación particular ha sido fuertemente golpeada y seguramente tendrá implicaciones para estudiantes, profesores y los directivos/dueños de esos centros de trabajo, 2) los niveles de educación inicial y preescolar también tuvieron un fuerte impacto, sin importar su sostenimiento y 3) hay repercusiones en la organización de las escuelas de educación básica para acomodarse al confinamiento.

La educación particular con 2 874 625 estudiantes, representaba en 2019-2020, 11. 4% del alumnado en educación básica y pasó a constituir 9. 7% con 2 393 826 alumnos. Dicho de una forma coloquial, pasó a representar una rebanada más delgada de un pastel más pequeño.

La pérdida de matrícula es posiblemente el aspecto más grave y que tiene implicaciones económicas y operativas que ponen en peligro la subsistencia misma de bastantes escuelas. Si tomamos de forma agregada los cuatro niveles de educación básica, se puede ver que a nivel nacional la matrícula privada tuvo una disminución de 480 799 alumnos, que significa una disminución del orden de 16.

7%, cifra similar a la obtenida en el estudio CNEP-IBERO-ITESO realizada a finales del año pasado que apuntaba a una disminución estimada de 18. 4% (Ver: https://www. educacionfutura. org/regresar-o-no-regresar-a-lo-presencial-el-debate-en-los-colegios-particulares/ ).

Este dato, sin embargo, está muy lejos de los 243 mil que calculaba el INEGI, especialmente porque el cálculo SEP incluye únicamente los niveles inicial, prescolar, primaria y secundaria y el Instituto Nacional lo calculó para los estudiantes de todos los niveles.

Falta calcular media superior y superior, incluyendo el posgrado, y seguramente la cifra se incrementará. Una nota interesante es que todas las entidades federativas tuvieron disminución en su matrícula particular, siendo Quintana Roo la que registró mayor pérdida de estudiantes en instituciones particulares (24.

9%) y Durango la que enfrentó una disminución menor (8. 3%). Si se analiza por niveles, la disminución de matrícula privada se carga a la educación inicial y el preescolar, mientras que en primaria y secundaria el decremento es menos marcado en términos proporcionales.

  1. En Inicial la matrícula pasó de 142 188 a 108 687 niñas/os, es decir 33 501 menos que el año previo (-23;
  2. 6%);
  3. En preescolar el impacto es durísimo al pasar de 744 969 a 486 667 estudiantes, lo que significa 258 302 menos que el año previo y una disminución en términos porcentuales de 34;

7%. En primaria el impacto es alto, 154 397 estudiantes menos que el año escolar 2019-2020 al pasar de 1 376 948 a 1 222 551 alumnos (-11. 2%). Por último, en secundaria el decremento fue de “únicamente” 34 599 al pasar de 610 520 a 575 921 matriculados en este nivel con una disminución porcentual de 5.

  1. 7%;
  2. Evidentemente, la disminución de matrícula tuvo un impacto serio en la cantidad de personal docente y administrativo contratado por las escuelas;
  3. En lo que respecta a los profesores que han atendido a los niños y adolescentes a la distancia, la disminución a nivel nacional fue de 12 701 maestros, lo que significa un recorte de 6;

8%. Éste no fue homogéneo en todos los niveles; en educación inicial la disminución de personal académico fue de 10. 3%, en preescolar de 16. 9%, en primaria de 3. 6% y en secundaria de “sólo” 2. 8%. Los administrativos también han tenido un mal año dado el recorte de ingresos que representó la baja en la matrícula de casi medio millón de alumnos a nivel nacional.

En preescolar la disminución de administrativos fue del orden de 23. 6%, en primaria de 10. 8% y en secundaria de 6. 5%. Incluso, la cantidad reportada de directivos con grupo, es decir, con función docente adicional a la gestión, se incrementó 4.

3% en preescolar, 11. 9% en primaria y 0. 8% en secundaria. Por su parte, la proporción de directivos sin grupo disminuyó 8. 1% en preescolar, 2. 8% en primaria y 1. 7% en secundaria. En términos llanos, esta serie de datos dejan ver que el complejo momento sanitario, económico y hasta anímico de las familias y los estudiantes y su impacto en la matrícula ha llevado a las instituciones educativas particulares a realizar esfuerzos más allá de lo esperado, y en muchas ocasiones adicionales a sus capacidades reales.

Esto ha obligado a los dueños de las escuelas a tomar medidas extremas que a veces incluyen despidos de personal, incremento de funciones en el que permanece, recortes en gastos e inversiones e incluso el cierre del centro de trabajo.

En próximas entregas se describirán las otras tendencias notables que arrojan los datos: el impacto en el preescolar, tanto público como privado y las repercusiones en la organización de las escuelas de educación básica para acomodarse al confinamiento..

You might be interested:  Como Mejorar Las Areas Verdes De Mi Escuela?

¿Qué lugar ocupa México en educación a nivel mundial 2022?

México, lugar 102 en educación entre 137 países.

¿Cómo se paga una escuela privada?

¿Qué es lo bueno de una escuela pública?

Cuando faltan unos días para que comience la matriculación para el próximo curso, te informamos de algunas de las ventajas de que tus hijos e hijas estudien en la escuela pública. Matricula en la escuela pública porque…

  1. Es inclusiva y atiende a la diversidad
  2. Tienes derecho a una enseñanza gratuita
  3. Es laica
  4. Es democrática y participativa. Las familias ayudan e intervienen en la educación de sus hijos e hijas.
  5. Apuesta por la innovación educativa. Aplica métodos nuevos y nuevas tecnologías.
  6. Es plurilingüe.

¿Qué es la educación pública y privada?

Por Violeta Bermúdez – Las públicas están administradas totalmente por el gobierno mexicano, y las privadas son empresas dedicadas a la educación que funcionan con recursos económicos privados. En México la educación básica comprende los niveles de Preescolar (Kinder), Primaria y Secundaria.

Estos niveles de educación, tanto en escuelas públicas como privadas, deben ser certificados por la Secretaría de Educación Pública (SEP), instituciòn del gobierno mexicano. Ambos tipos de escuelas (públicas y privadas) deben impartir las materias básicas como Matemáticas, Español, Ciencias, Artísticas y Educación Física (deportes) y cumplir con el plan de estudios que dicta la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Entonces, ¿cuáles son las diferencias generales entre las escuelas de educaciòn básica públicas y privadas?.

¿Qué consiste la educación privada?

Educación o enseñanza privada es la educación que, a diferencia de la educación pública (dirigida por instituciones públicas), se produce en una institución educativa dirigida mediante la iniciativa privada (como una escuela privada, un colegio privado o una universidad privada ); o bien mediante la dirección de un.

¿Qué promueve la escuela pública?

  • Este es el primer capítulo del uno de los nuevos libros que regalamos con la suscripción a El diario de la educación: ¿Qué es la escuela pública?, escribo por M. ª Ángeles Llorente y editado por Octaedro.

El Diario de la Educación   está editado por una Fundación y hacemos un periodismo libre, independiente y con voluntad de servicio a la comunidad educativa. Para fortalecer nuestro compromiso necesitamos tu colaboración. Tenemos tres propuestas:  Hazte suscriptor  /  Compra nuestra revista  /  Haz una donación. Este artículo ha sido posible gracias a vuestra implicación. Suscríbete Que Es Mejor Una Escuela Publica O Privada En Mexico Fotografía: Teresa Rodríguez Somos la única entidad sin ánimo de lucro del país que nos dedicamos al periodismo. Nosotros no pondremos muros de pago, pero necesitamos ser 1000 suscriptores para seguir creciendo. Pulsa aquí y ayúdanos Hoy más que nunca es necesario seguir manteniendo vivo el ideal democrático de una escuela pública para todos , un modelo educativo ajeno a la cuna y al destino marcado por el hierro del dinero.

Un modelo de escuela pública que haga suyos los ideales republicanos de libertad, igualdad y fraternidad, en una aspiración constante hacia el bien común. Una escuela que tenga como referente fundamental la Declaración universal de derechos humanos, en la que quepan todas las personas, siendo esta una condición esencial de aprendizaje para la vida.

La Escuela pública enseña para la vida, porque solo en ella se refleja la vida misma, en toda su vasta diversidad. Esta característica de universalidad educativa y de convivencia en la diversidad, reconociendo a esta como un valor irrenunciable, es la única que puede aventurar un futuro de justicia, de convivencia, de cohesión social y de paz en las sociedades humanas.

  1. Así entendida, la Escuela Pública se convierte en un lugar privilegiado en el que se dan procesos de humanización esenciales y, por todo ello, es el único modelo éticamente defendible frente a modelos elitistas y clasistas que buscan privilegios para minorías concretas que quieren perpetuarse en el poder;

La defensa de lo público implica una conciencia profunda de la colectividad; requiere nobleza de ánimo, voluntad de convivencia desde el respeto a la diferencia, creencia profunda en la igualdad de derechos humanos para todas y cada una de las personas que integran la sociedad.

  1. La defensa de lo público tiene un valor ético y moral incuestionable, ya que se inspira en el bien común;
  2. «Permitir que el poder económico pueda determinar la calidad de la enseñanza, y lo que es más sarcástico, que el Estado subvencione con dinero público ciertos intereses ideológicos de una buena parte de colegios más o menos elitistas parece, en principio, no solo una aberración pedagógica, sino una clamorosa injusticia» (Lledó, 1994: 61);

No hay democracia sin el carácter público e igualitario de la escuela. «Puesto que toda ciudad tiene un solo fin, es claro que también la educación tiene que ser una y la misma para todos los ciudadanos y que el cuidado de ella debe ser cosa de la comunidad y no privada» (Aristóteles: 11 y ss.

Escuela Pública es educación emancipadora. Educar para la emancipación supone educar en contextos en los que la libertad y la responsabilidad se hacen efectivos. En la Escuela Pública, profesorado, alumnado y familias se emancipan y empoderan juntos poniendo en juego un conocimiento que lo haga posible.

El respeto a los derechos fundamentales de la persona y de los niños debe ser una constante en los procesos de enseñanza-aprendizaje, al tiempo que se cuestionan modelos autoritarios, patriarcales, de delegación y sumisión, y se ponen en práctica otros de autoridad y de poder compartido.

  • La Escuela Pública es plural ideológica y culturalmente, un espacio laico y aconfesional;
  • En ella están presentes las diferentes culturas que conviven en la sociedad;
  • Es laica, como corresponde a un estado aconfesional, no practica el adoctrinamiento y garantiza la libertad de expresión;

Su proyecto educativo propugna valores universales como la justicia social, la solidaridad, el respeto a la diversidad ideológica, cultural y lingüística; el pacifismo, la ecología, la coeducación, la racionalidad frente a los idearios sectarios de los centros privados que contribuyen a incrementar las diferencias ideológicas, culturales y sociales, y a impulsar los fanatismos.

La laicidad es un rasgo inherente a lo público. La Escuela Pública tiene como objetivo fundamental la formación integral de personas libres, democráticas y críticas; personas respetuosas con la diversidad personal, social y cultural bajo el parámetro de los derechos humanos elementales.

La escuela debe ofrecer a la persona un marco de valores universales que hagan posible la convivencia con otras personas de diferentes credos y costumbres y que, además, le hagan revisar las propias, en un ejercicio constante de crecimiento personal. En este sentido, el laicismo no impone una visión del mundo, sino que crea las condiciones para que cada persona construya libremente la propia.

  1. Libertad de conciencia, igualdad de oportunidades y justicia social son principios esenciales de la educación laica que busca lo que tenemos en común por encima de las diferencias;
  2. La Escuela Pública es democrática;

Su titularidad, su gestión y todos los criterios que organizan los objetivos y las actividades han de ser públicos, con autonomía pedagógica y de gestión. Además, debe contribuir a la vertebración democrática de la sociedad e impulsar una cultura de participación,contribuyendo al mismo tiempo al desarrollo personal y comunitario.

You might be interested:  Consultar En Que Escuela Quedo Inscrito Mi Hijo?

Solo podremos mejorar la democracia si educamos personas democráticas. Solo se aprende a vivir democráticamente mediante vivencias que posibiliten la participación y la responsabilidad. En palabras de Ignacio Fernández de Castro (2006), «el objetivo estratégico, la utopía, la última palabra que da sentido al discurso, el sueño que una política de progreso ha de conseguir no puede ser otro que ir construyendo un sistema educativo plenamente democrático».

Esto solo será posible en una sociedad de personas libres, conscientes de su propia realidad y capaces de organizarse para participar de todo lo que les afecta como sociedad. Las sociedades actuales tienen un gran reto democrático: generar estrategias comunicativas y experiencias que provoquen una participación real en los asuntos públicos mediante el empoderamiento de las clases populares.

Se hace necesaria una nueva alfabetización política y cultural que permita a las personas ejercer sus derechos de ciudadanía. La Educación Pública es un proyecto comunitario. Un proyecto que se lleva a cabo con todas y para todas las personas, y cuyos principios y fines están decididos por toda la comunidad.

Ganar la batalla ideológica por la Escuela Pública implica contraponer el lenguaje neoliberal de la libertad para unos cuantos, con el mensaje de la igualdad para todos. No puede haber libertad sin igualdad. Implica clarificar que, en una sociedad, lo público es todo aquello que hace referencia a los intereses colectivos y comunes de las personas que la integran, mientras que lo privado se refiere a los intereses particulares de determinados grupos o personas.

Por ello, las escuelas públicas son deber prioritario de los estados, los cuales han de garantizar los recursos y medios necesarios para que toda la población reciba una educación de calidad durante toda la vida.

La gratuidad de la educación es una condición imprescindible para su universalidad. La Escuela Pública es inclusiva, no segregadora ni excluyente. En ella caben todas las personas, sea cual sea su cultura, su etnia, su condición física o intelectual, su situación social, su opción sexual, su religión o su lugar de residencia.

  1. La Escuela Pública lo es si no excluye a nadie y deja de serlo cuando se impide la entrada, se expulsa o se segrega a aquellas criaturas que no responden a un perfil-tipo que, por otra parte, no existe en la realidad;

Para ello hay que reconocer la diversidad como un valor y combatir la desigualdad social que cercena posibilidades, intentando que cada persona desarrolle al máximo sus potencialidades. «Es deber de la Escuela Pública –y esta es sugran riqueza– no privar a nadie de la consecución de los mínimos necesarios para vivir en esta sociedad con dignidad» (Rogero, 2000).

La Escuela Pública es coeducativa. Es consciente de que la mitad de la humanidad son mujeres y de que «el patriarcado (poder de los padres), el androcentrismo (los hombres dominan el mundo y las relaciones sociales), el machismo (prepotencia activa contra las mujeres) y la misoginia (aversión y desprecio hacia las mujeres) han sido y son militantes y están bien pertrechados de violencia, discurso y poder» (Simón, 2003: 96).

En consecuencia, una educación emancipadora y liberadora debe hacer conscientes a hombres y mujeres, a la sociedad entera, de esta situación para poder cambiarla. La Escuela Pública necesita diseños curriculares que permitan una formación básica de calidad para toda la ciudadanía.

  • Una formación que desarrolle en las personas las capacidades y competencias necesarias para acceder, entender y seleccionar la información relevante en cada situación;
  • Una formación de calidad que le proporcione las herramientas necesarias para continuar aprendiendo a lo largo de toda la vida;

Esto implica, como apunta Tedesco (2002: 58), «más tiempo de formación común general y obligatoria para toda la población que posibilite la democratización del acceso a los niveles superiores de análisis de realidades y fenómenos cada vez más complejos».

La Escuela Pública es investigadora y crítica. Promueve que el alumnado y el profesorado sean los constructores de sus conocimientos y cultura. Fomenta el espíritu crítico y el pensamiento divergente. La Escuela Pública que defienden los movimientos de renovación pedagógica (MRP) es heredera de las muchas prácticas impulsadas por las pedagogías críticas y transformadoras, que con sus errores y sus aciertos son responsables de las mejores aportaciones que se han hecho a la educación: metodologías activas centradas en los intereses del alumnado, investigación frente a la mera transmisión de conocimiento, uso de materiales curriculares diversos frente a uso exclusivo del libro de texto, reflexión, análisis e implicación del alumnado frente a la clase magistral, trabajo cooperativo frente a individualismo, autoridad frente a autoritarismo y poder, interdisciplinariedad y globalización frente a una excesiva parcelación del saber, etc.

La Escuela Pública practica procesos de evaluación emancipadora. Promueve la evaluación interna como herramienta de reflexión y análisis que permita mejorar la práctica educativa y acepta la evaluación externa como un proceso de comunicación para el cambio y la mejora educativa, estableciendo siempre medidas compensadoras y no punitivas, clasificadoras o sancionadoras.

La Escuela Pública practica una evaluación formativa y orientadora, continua, global, adaptada a las necesidades del alumnado, recíproca y fruto de un proceso colegiado, frente a la evaluación castradora como elemento de control y poder sobre el alumnado para segregarlo o excluirlo, culpabilizándole de los resultados.

La Escuela Pública está abierta al entorno y lo considera materia de estudio y aprendizaje. Pretende educar en la vida y para la vida, por eso se abre, sale y se compromete con la realidad, interaccionando con ella. La vida ha de entrar en la escuela y esta debe ser consciente de que la acción educativa solo será transformadora si sale, si traspasa las paredes y los muros de la escuela y tiene alguna incidencia en la vida cotidiana del barrio, pueblo o ciudad en la que está inmersa.

  • Es necesario convertir las escuelas, institutos, universidades y todos los demás ámbitos de educación formal y no formal en agentes públicos que actúen sobre las políticas locales, que tengan incidencia en la vida de sus comunidades;

Es preciso que la escuela integre a otros profesionales, al voluntariado y a los agentes sociales, y que los centros educativos proyecten cultura hacia el exterior, como focos de desarrollo cultural para toda la comunidad en la que se inserten. La Escuela Pública tiene una voluntad de mejora, de renovación constante.

  • Por eso, es esencial la formación permanente del profesorado y de las familias por separado y conjuntamente;
  • Una formación que aúne teoría y práctica, centrada en aquellos temas que consideramos relevantes para los fines educativos que pretendemos, vinculada a la realidad social, política y cultural de cada momento, y que analice los contextos y sus consecuencias en la práctica educativa de los centros;

Una formación que sea útil y gratificante, que invite a seguir formándose continuamente. Una formación cooperativa, en equipo, transdisciplinar, que favorezca el intercambio y la reflexión compartida en centros, entre centros, entre seminarios temáticos, entre instituciones educativas, con ámbitos de la educación no formal, etc.

  1. La Escuela Pública aspira a ser un eslabón de un sistema educativo de tronco único, con un cuerpo único de docentes , que favorezca la cohesión pedagógica del mismo;
  2. La coordinación y colaboración entre las diferentes etapas educativas –Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y universidades– es una necesidad urgente;

El desconocimiento y descoordinación entre los profesionales es abismal. La supeditación de cada etapa a la siguiente se va acrecentando a medida que avanzamos en el escalafón, lo que perjudica gravemente los objetivos y fines relacionados con el progreso individual de cada persona según sus capacidades y en función de sus intereses.

Esta estratificación de los docentes imposibilita la reflexión conjunta sobre el hecho educativo y conlleva una pérdida de visión de la globalidad educativa, de los fines y fundamentos de la educación y del conjunto de los que intervienen en ella, lo que reduce la capacidad informada de intervención democrática y aumenta, en cambio, las capacidades y poderes para una intervención tecnocrática y conservadora.

La Escuela Pública mantiene una actitud de rebeldía frente a las injusticias y de reivindicación permanente de las mejoras que le permitan garantizar una enseñanza de calidad. Hace conscientes al profesorado, al alumnado y a las familias de cuáles son sus derechos y sus deberes, y enseña a defenderlos y a hacerlos posibles.

  • «El puente que va de la esclavitud, ya sea la esclavitud de la pobreza, la ignorancia, la droga o el poder, a la libertad se llama educación;
  • La educación permite la participación cívica, esencia de la democracia; propicia el desarrollo económico y fomenta la paz» (Federico Mayor Zaragoza, 2002: 25);

Somos la única entidad sin ánimo de lucro del país que nos dedicamos al periodismo. Nosotros no pondremos muros de pago, pero necesitamos ser 1000 suscriptores para seguir creciendo. Pulsa aquí y ayúdanos.