Que Es La Educacion Emocional Y Su Importancia?

Que Es La Educacion Emocional Y Su Importancia
An error occurred. – Try watching this video on www.youtube.com, or enable JavaScript if it is disabled in your browser. Junto con el desarrollo físico y cognitivo, cada niño progresa a través de diferentes fases de desarrollo emocional. Es decir, cada niño difiere en su desarrollo individual en todas las áreas, en cambio es en el área emocional en la que los padres suelen tener menos información a pesar de ser conscientes de que tiene una gran influencia en sus hijos.

Percibir, evaluar y expresar nuestras emociones.Utilizar nuestras emociones para facilitar el pensamiento.Regular las emociones en uno mismo y en los demás.Entender los antecedentes y consecuencias de las emociones.

Todas estas habilidades deberían aprenderlas los niños durante su desarrollo. Y aún podríamos ir más allá, deberían ser competencias emocionales obligatorias tanto en las escuelas como en las familias. Piensa que todas estas competencias emocionales van a ayudar al niño a conocer sus propias emociones y las de las personas que le rodean, le van a ayudar a regular sus emociones y expresarlas de forma adecuada, saludable y asertiva.

En definitiva, va a contribuir a una buena adaptación social, personal, familiar, y académica. El crecimiento emocional como una cuestión biológica. Muchas veces he escuchado que la inteligencia emocional es una nueva moda. Nada que ver, la inteligencia emocional tiene una base biológica. Según diferentes estudios científicos, es en la zona central del cerebro concretamente en el Sistema Límbico, donde se crean las emociones que responden a las alegrías, tristeza o angustias.

Por ejemplo, piensa en un niño menor de 3 años y en su forma de obedecer. Ellos no reconocen aquello que está bien o mal, lo que perciben es el tipo de emoción que le ha generado ya sea “buena” o “mala”. Lo mismo sucede con los adultos, en muchas ocasiones nos dejamos llevar más por las emociones que por la razón de tomar ciertas decisiones en la vida.

  • Esto es consecuencia del Neocortex que empieza a desarrollarse alrededor de los 3 años.
  • Es decir, esta comprobado que antes de tener un pensamiento que podemos razonar, las personas experimentamos primero una emoción.
  • Es por este motivo cuando nuestro cerebro se prepara y se condiciona dependiendo de la emoción que lo ha activado.

Educación emocional de 0 a 6 años. Durante los tres primeros años de vida los niños desarrollan la mayor parte de su cerebro, así como la forma en la que se relaciona con el mundo. Por ello, es de vital importancia que la educación emocional empiece en casa, siendo una tarea principal en la educación de los niños enseñarles a gestionar sus emociones.

  • Tengamos en cuenta que a partir de los 3 meses, los niños empiezan a mostrar emociones más agitadas y exigentes como la rabia, la felicidad o la tristeza.
  • Cuando el niño empiece en la escuela infantil, los educadores asumirán un papel importante generando estímulos que fomenten el desarrollo emocional de los niños,

Durante el primer y el segundo año de vida van a desarrollar una mayor curiosidad por el mundo exterior de manera paralela a la capacidad de dar sus primeros pasitos y sus primeras palabras. Durante esta etapa se observa conflicto respecto el desarrollo emocional, ya que demandan más independencia para explorar pero siguen siendo muy dependientes de los adultos.

  • Es fundamental que el adulto cree un entorno donde se sientan seguros pero a su vez con confianza para explorar su entorno.
  • De los dos a los tres años el desarrollo emocional es notable, muchos niños son capaces de reconocer sus emociones y las de otras personas.
  • También empiezan a establecer relaciones con sus iguales y experimentan la empatía, pero también comienzan a identificar sus propios limites, probando qué pueden hacer y qué no.

Durante esta etapa, empiezan las famosas “rabietas” que los adultos tendremos que enseñarles a gestionarlas. ¿Cómo fomentamos la educación emocional en el hogar? Existen algunas estrategias que podéis utilizar en casa:

Tener en cuenta las emociones y opiniones de los niños desde un primer momento. Escuchar a los niños, de esta forma se van a sentir valorados en todo momento. Fomentar la autoestima de tus hijos. Para ello es fundamental darles responsabilidades acordes a su edad, reconocer cuando han hecho algo bien, y dejar que tomen sus propias decisiones. Recordar que somos el espejo en el que se miran. Es decir, es fundamental que modelemos el comportamiento que buscamos (por ejemplo, disculparnos cuando estamos equivocados, tratar con amabilidad y respeto, etc).

Respetar las diferencias y comprender que cada niño tiene sus propias fortalezas.Reflexionar acerca del impacto de nuestras acciones en la vida de los niños y actuar para ser un buen modelo.

Estrategias para trabajar el crecimiento emocional y favorecer su aprendizaje. Como te imaginarás, repetir y repetir datos hasta memorizarlos no es el camino para crecer a nivel emocional. Estudios científicos afirman que la emoción, el deporte, la novedad, la sorpresa y la experimentación son algunos de los ingredientes necesarios para sumar conocimiento.

Aprender experimentando: diferentes estudios muestran como facilitamos nuestro aprendizaje activando las regiones sensoriales y motoras. Sin embargo, el aprendizaje va a ser menor cuando los estudiantes solo observan la acción. Ejercicio físico: mejora la plasticidad sináptica, la neurogénesis o la vascularización cerebral procesos que son de vital importancia para el buen funcionamiento cerebral y aprendizaje. Mindfulness: es una conciencia que se desarrolla prestando atención al momento presente (Kabat-Zinn, 2013). Diferentes estudios muestran que aumenta la concentración de materia gris en las regiones cerebrales que intervienen en los procesos cerebrales como la memorización, atención, aprendizaje, o en la regulación emocional. El juego: es un mecanismo muy arraigado genéticamente en el que confluyen emociones, placer y recompensa que nos permite descubrir desde el nacimiento el mundo que nos rodea. Jugando adquirimos competencias imprescindibles relacionadas con el pensamiento estratégico, la concentración o la toma de decisiones. Educación artística y creatividad: nos ayuda a mejorar el autocontrol de las emociones. Algunas actividades que podemos utilizar son el teatro, la música y el baile. Aprendizaje basado en proyectos: se trata de una metodología donde se le plantea al alumno retos o problemas reales contextualizados que deben superar trabajando de forma cooperativa. El profesor actúa como mero orientador en el proceso de aprendizaje.

Como has visto a lo largo de todo el post, la educación emocional es imprescindible en el desarrollo de la persona desde el nacimiento hasta la adolescencia, ten en cuenta que en estas edades son donde se produce un mayor desarrollo cerebral y social.
Ver respuesta completa

¿Qué es la educación emocional concepto?

1 El concepto de educación emocional Un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento indispensable del desarrollo cognitivo, constituyendo ambos los elementos esenciales del desarrollo de la personalidad integral.
Ver respuesta completa

¿Qué importancia tiene la educación emocional en la escuela?

· Prevenir los efectos perjudiciales de las emociones negativas. · Desarrollar la habilidad para generar emociones positivas. · Desarrollar una mayor competencia emocional. · Desarrollar la habilidad de automotivarse.
Ver respuesta completa

You might be interested:  Autores Que Hablen De La Filosofia De La Educacion?

¿Qué es la educación emocional y ejemplos?

Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, Este aviso fue puesto el 7 de diciembre de 2015.

El dibujo como forma de expresión emocional de los niños y niñas. La educación emocional ​ o educación sentimental es “el proceso de enseñanza de las habilidades emocionales mediante el acompañamiento y apuntalamiento de la persona en el ejercicio y perfeccionamiento de las mismas.” (Lucas J.J.

Malaisi). ​ “La educación emocional es una forma de prevención primaria inespecífica. Entendemos como tal a la adquisición de competencias que se pueden aplicar a una multiplicidad de situaciones, tales como la prevención de consumo de drogas, prevención del estrés, ansiedad, depresión, violencia, etc.” (Bisquerra, 2005, p.97).

Es importante que la escuela ofrezca una educación emocional, pues otorga herramientas para la resolución de problemas cotidianos, y por tanto, proporciona bienestar. Realizar talleres o actividades donde se aprenda a conocer las propias emociones y las de las y los demás, va a favorecer desarrollar competencias emocionales: conciencia emocional, regulación emocional, ​ autogestión, inteligencia interpersonal, habilidades de vida y bienestar.

Inteligencia emocional ​ ​ es la capacidad para identificar las propias emociones y las de otras personas, usarlas para facilitar el pensamiento, comprender la complejidad de las emociones y regularlas de manera apropiada. Según esta definición, la inteligencia emocional es una construcción hipotética de la psicología que complementa la inteligencia, en sentido clásico, y la personalidad. Hay diferentes modelos de inteligencia emocional, ​ cosa que ha originado un debate entre quiénes defienden cada modelo y sus detractores. Nos referiremos a las aplicaciones prácticas que se derivan de este debate, que son las competencias emocionales.

Las competencias emocionales ​ conforman la capacidad para gestionar de manera adecuada un conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes necesarias para tomar conciencia, comprender, expresar y regular apropiadamente los fenómenos emocionales y afectivos. Un análisis más detallado de las competencias emocionales permite identificar la conciencia emocional, la regulación emocional, la autonomía emocional, la sociabilidad y las habilidades de vida para el bienestar (Bisquerra, 2009).

La educación emociona l ​ es, pues, ‘el proceso educativo que tiene como objetivo el desarrollo de competencias emocionales. Es un proceso que se inicia desde la primera infancia y está presente a lo largo de toda la vida’. La fundamentación teórica de la educación emocional no se limita a la inteligencia emocional, sino que toma en consideración otras referentes como por ejemplo las aportaciones de la neurociencia, la tradición de las competencias sociales, la autoestima, las investigaciones sobre el bienestar y la psicología positiva, etc. Se trata de un marco teórico amplio e integrador que fundamenta una propuesta de innovación educativa (Bisquerra y Pérez, 2007; Bisquerra, 2000). Cuando hablamos de educación no nos referimos exclusivamente a la escolarización, sino a la educación proveniente de la familia, de la sociedad, de los medios de comunicación, etc.

La educación emocional es un proceso porque implica un tiempo (toda la vida, y no un día); y por otro lado, cambios que son progresivos en la adquisición de dichas habilidades. Es una enseñanza, dado que se basa en la transmisión de conocimientos y la corrección de lo erróneo (comportamientos agresivos, impulsivos o desadaptativos en general).

Por eso, hay algunos referentes ​ que hacen una distinción entre la educación emocional y el acompañamiento emocional: “Las emociones no se educan, no se enseñan como si fuera una materia de clase. Se comprenden y se acompañan. La educación emocional en la escuela debería ser una constante, no una asignatura y para que eso pase, debe haber acompañamiento emocional por parte de la persona adulta al alumnado”.

Por habilidades emocionales se entienden los cinco ejes ​ constitutivos de la inteligencia emocional :

  • Conocimiento de sí mismo/a : es la capacidad de reconocer un sentimiento en el momento en que aparece, prestando atención a nuestros estados de ánimo y reacciones (pensamiento, respuestas fisiológicas, conductas manifiestas, etc.) y relacionar estas reacciones con los estímulos que las provocan.
  • Autorregulación emocional : ​ es la capacidad de identificar y expresar de manera sana cada una de las emociones. Cuando tenemos conciencia de nuestras emociones tenemos que aprender a expresarlas. Es importante mencionar que no existen emociones buenas o emociones malas, cada una de las emociones tiene una función, por ejemplo, el miedo es una especie de alarma que permite reconocer que nos encontramos en algún tipo de riesgo (ya sea real o imaginario). Por ello, la autorregulación emocional no se trata de reprimir nuestras emociones, sino de identificar por qué y para qué emergen. La capacidad de tranquilizarse y encontrar un equilibrio emocional es una habilidad vital fundamental y se adquiere como resultado de la socialización.
  • Empatía : es la experimentación del estado emocional de otra persona; la capacidad de captar los estados emocionales de las y los demás, de reaccionar de forma apropiada socialmente. Es como coloquialmente se conoce “ponerse en los zapatos de las otras personas”. La empatía tiene dos componentes: ​ el afectivo y el cognitivo. El componente afectivo puede ser suficiente, los niños pequeños son un ejemplo de ello. En cambio, el cognitivo únicamente no es suficiente. Los psicópatas (trastorno de personalidad antisocial), los maltratadores, pueden saber cognitivamente que su víctima sufre, pero pueden continuar haciéndole daño porque son incapaces de sentir el dolor que le producen, no hay emoción.
  • Motivación : es la fuerza del optimismo, imprescindible para conseguir metas importantes. Está relacionada con diversos conceptos psicológicos como el control de impulsos (capacidad de resistencia a la frustración, de aplazar la gratificación), la inhibición de pensamientos negativos (para afrontar con éxito retos vitales), el estilo atribucional de éxito y fracaso, la autoestima (expectativas de autoeficacia).
  • Habilidades sociales : son un conjunto de conductas aprendidas de forma natural (y que por tanto pueden ser enseñadas), que se manifiestan en situaciones interpersonales, socialmente aceptadas (ello implica tener en cuenta normas sociales y normas legales del contexto sociocultural en el que se actúa, así como criterios morales), y orientadas a la obtención de reforzamientos ambientales (refuerzos sociales) o auto-refuerzos.

Durante la educación emocional, el acompañamiento hace referencia a un otra persona que está junto a quién aprende, compartiendo un cierto período de tiempo (no un libro ni un transeúnte). Esta es la función del docente, padre, madre, abuelo, abuela, etc., que comparte un tiempo con la persona cuando enseña y apuntala, puesto que reafirma los comportamientos adecuados de la persona.

Por el término ejercicio se hace referencia a la importancia en cuanto a que la persona practique y ejercite tales aprendizajes. Por último, la palabra perfeccionamiento hace referencia a la mejora continua de las habilidades emocionales mediante su ejercicio por parte de la persona y el apuntalamiento del/la educador/a.

Este perfeccionamiento no tiene fin, puesto que tal enseñanza puede realizarse a lo largo de toda la vida. Sin embargo, la infancia es la edad más receptiva; por tanto, es cuando más efectiva resulta tal educación.
Ver respuesta completa

¿Cuáles son los beneficios de la educación emocional?

4. Protege y evita la ansiedad y el estrés – Una correcta gestión emocional protege y evita la ansiedad y el estrés. La regulación de las emociones propias no sólo nos afecta a nosotros, sino también a los que nos rodean. Poder mantener la calma o estar relajados en ciertos momentos estresantes, nos genera bienestar tanto físico como mental.
Ver respuesta completa

¿Cómo aplicar la educación emocional?

¿Como aplicar la inteligencia emocional en el aula? – A continuación compartimos una serie de propuestas y objetivos para aplicar la inteligencia emocional en el aula:

You might be interested:  Que Estudia La Escuela De Frankfurt?

Dejar que los estudiantes expresen sus sentimientos y emociones y, como adulto, escuchar y expresar las propias. El autoconocimiento y la autoconciencia, capacidad de saber qué está pasando en nuestro cuerpo y qué estamos sintiendo, son dos de los pilares fundamentales para desarrollar la Inteligencia Emocional, Se debe estimular la afectividad a través de la expresión regulada del sentimiento positivo y, más difícil aún, de las emociones negativas.

Mostrar que la persona con la que está tratando es importante. A veces las cosas más sencillas de hacer son las que mayor impacto causan en los demás: dar un abrazo, dedicar unos minutos sin mostrar que se está apurado para irse, escuchar con atención y comprensión.

Enseñar que en la vida no siempre se puede tener lo que queremos. A veces es posible, aunque es probable que cueste mucho esfuerzo y trabajo. Enseñarle a los niños a esperar hasta que llegue el momento de tener lo que se quiere y, que mientras tanto, tenemos que seguir viviendo. Otros pilares de la Inteligencia emocional son el autocontrol y el autodominio: regular la manifestación de una emoción y modificar un estado de ánimo.

Enseñar que cuando se tiene un problema, lo primero que hay que hacer es reflexionar y luego actuar de una forma pacífica, sin lastimar a otras personas para solucionar el problema. Enseñarle al estudiante cómo afrontar emociones negativas como la ira, el enojo, la rabia, etc. Está bien expresar que uno está enojado, siempre y cuando se haga de una manera saludable y sin herirse ni hiriendo a otra persona.

La capacidad de automotivarse y de motivar a los demás. Tener la habilidad de despertar en uno mismo y en otras personas la estimulación para llevar a cabo acciones o tareas está íntimamente ligada al optimismo y autoestima. Un estudiante que recibe reconocimiento raramente será agresivo o pesimista.

Cuando se reconocen las actitudes y acciones positivas que tus estudiantes realizan, también se debe señalar con firmeza que algo está mal cuando una acción es negativa. Ayuda a los estudiantes a ponerse en el lugar de la otra persona y a pensar cómo se sentiría él en aquella situación. De esta manera estarás favoreciendo el desarrollar la empatía. Enséñale a pedir perdón. La enseñanza de habilidades empáticas se logra mostrando a los educandos cómo prestar atención, saber escuchar y comprender los puntos de vista de los demás.

En las relaciones sociales, enseña a tus estudiantes que la mejor manera de solucionar conflictos es conversando, no agrediendo ni física ni verbalmente a la otra persona. Una buena charla puede achicar brechas, enseñarnos a ver las cosas desde otro punto de vista, aprender y aceptar que quizás lo mejor es lo que la otra persona propone. De no ser así, enseñar a expresar lo que siente para que pueda lograrse la solución del conflicto. También puedes enseñar que su influencia personal puede servir para inspirar a otros a comunicar y expresar lo que sienten.

Dialoga con tus estudiantes. Comentar con ellos temas variados les ayudará a comprender la realidad y a desarrollar el juicio crítico.

Felicita al estudiante cada vez que enfrente una emoción negativa de manera adecuada. Además, ayudará a desarrollar su optimismo y autoestima.

No olvides nunca que la mejor manera de enseñar y educar es mediante el ejemplo.

Como docentes, se debe tratar a los estudiantes “como le gustaría que lo tratasen ellos a uno”, siendo conscientes de cómo se controlan las propias emociones y qué actitudes se tienen con los otros, de esta manera, se enseña al estudiante cómo desarrollar estas conductas.

Se debe tratar con especial énfasis la habilidad de resaltar los aspectos positivos por encima de los negativos y los objetivos alcanzados antes que las insuficiencias.

Reconocer y nombrar las diferentes emociones, realizando ejercicios prácticos para desarrollar la empatía con los compañeros de clase, fomentando el diálogo y la apertura y, enseñar recursos para controlar la ira y la rabia son algunas de las estrategias que pueden utilizar los docentes para fortalecer el desarrollo emocional de sus estudiantes.

Parte importante del rol del docente es saber captar los distintos mensajes que le transmiten sus alumnos y alumnas, respondiendo a sus intereses y necesidades, favoreciendo la comunicación con ellos y adecuando las estrategias educativas para tratar de integrarlos a todos al proceso de aprendizaje. Las interacciones educador-estudiante son un espacio socio-emocional ideal para la educación afectiva con actividades cotidianas como:

Contar problemas o intercambiar opiniones y consejos.

Recurrir a la mediación en la resolución de conflictos interpersonales entre estudiantes.

Contar anécdotas del propio educador sobre cómo resolvió problemas similares a los que pasan los estudiantes.

Creación de tareas que permitan vivenciar y aprender sobre los sentimientos humanos como la proyección de películas, la lectura de poesía y narraciones, las representaciones teatrales.

Para terminar, uno de los objetivos centrales de la aplicación de la enseñanza de la inteligencia emocional es aprender a definir las emociones, entenderlas, experimentarlas, es necesario que la escuela cada día aborde de mejor manera estos retos. Fuente: webdelmaestrocmf.com
Ver respuesta completa

¿Cómo influye la educación emocional en el ser humano?

La persona que recibe una educación emocional es una persona que puede distinguir las emociones, pero además también puede controlarlas y expresarlas de forma saludable. Controlando nuestros sentimientos conseguimos gestionar mejor las situaciones de nuestro día a día y construir una vida mucho más estable y pacífica.

Lo que se persigue durante este proceso educativo es que el niño pueda desarrollar competencias emocionales y que, así, su desarrollo como individuo sea más completo. Es un tipo de educación continua y permanente que debe comenzar desde la infancia y continuar durante toda su educación primaria y secundaria.

Este tipo de educación se puede hacer mediante ciertas actividades para trabajar las emociones,
Ver respuesta completa

¿Qué previene la educación emocional?

¿Qué es lo más poderoso para prevenir la violencia? – La educación emocional puede salvarte la vida porque la espiral del bienestar vence a la violencia. En resumen, consiste en ahogar el mal en abundancia de bien. Y la educación emocional genera bienestar así:

  • Emociones positivas como el amor, el humor, la amistad y la auténtica felicidad generan confianza y bienestar.
  • Las relaciones sociales saludables son la principal vía de emociones positivas.
  • La educación emocional ayuda a prevenir la violencia, puesto que favorece las relaciones personales significativas en los jóvenes, de manera que experimentan con mayor frecuencia estas emociones. Y es que « las personas felices no necesitan hacer daño a nadie; más bien rechazan cualquier tipo de violencia » (2).
  • Las dinámicas que promueven el pensamiento alternativo, el pensamiento consecuencial o el pensamiento causa-efecto dentro de un programa de educación emocional, ayudan a prevenir la violencia. Realizar este tipo de actividades en el aula puede ayudar a disminuir la tasa de violencia de una forma significativa.

« Si la educación favorece experiencias de ansiedad, estrés, depresión, violencia, etc., formaremos a personas que experimenten estas emociones de determinada manera, consecuencia del aprendizaje » (3). Por ello, la educación emocional ayuda a prevenir la violencia porque favorece entornos donde se fomentan la alegría, el humor, el amor y la felicidad.
Ver respuesta completa

¿Qué y cuáles son las habilidades emocionales?

¿Sabías que hay empresas que ya incluyen los “departamentos de felicidad” en sus organigramas? Lo cierto es que, en la actualidad, las habilidades emocionales son competencias necesarias para alcanzar los objetivos en el mundo profesional; hasta tal punto que, en algunos países, ya ayudan a los niños a desarrollarlas en las escuelas.

  • Pero, ¿qué son las habilidades emocionales? Las habilidades emocionales nos permiten manejar nuestras emociones de manera racional, es decir, son aquellas capacidades que muestran o trabajan la inteligencia emocional,
  • Un elemento esencial para ser más capaces y poder adaptarnos a los diferentes entornos laborales actuales, marcados por las constantes transformaciones digitales.
You might be interested:  Como Lograr Que Los Padres Participen En La Escuela?

Sin ir más lejos, el 60% de los líderes cree que hoy más que nunca la inteligencia emocional es clave en la cultura empresarial y uno de los principales factores para alcanzar el éxito, según el estudio EQ for Entrepreneurs Survey,
Ver respuesta completa

¿Dónde se generan las emociones?

EL SISTEMA LÍMBICO O CEREBRO EMOCIONAL El sistema límbico, también llamado cerebro medio, es la porción del cerebro situada inmediatamente debajo de la corteza cerebral, y que comprende centros importantes como el tálamo, hipotálamo, el hipocampo, la amígdala cerebral (no debemos confundirlas con las de la garganta).
Ver respuesta completa

¿Que generan las emociones negativas?

El miedo, la tristeza, la ira y el asco son estados emocionales que, cuando son intensos y habituales, afectan negativamente la calidad de vida de las personas. En consecuencia, las emociones negati- vas constituyen actualmente uno de los principales factores de riesgo para contraer enfermedades físicas y mentales.
Ver respuesta completa

¿Dónde se sienten las emociones en el cuerpo?

¿En qué partes del cuerpo se sienten las emociones? Notar mariposas en el estómago, tener un nudo en la garganta, que algo nos siente como una patada en la boca del estómago, que nos rompan el corazón o que pensemos que nos va a estallar la cabeza cuando nos enfadamos mucho no son solo frases hechas.

Se trata de sensaciones reales que se desatan en diferentes partes de nuestro cuerpo cada vez que experimentamos una emoción, ya sea por miedo, tristeza, alegría, vergüenza, envida, felicidad o sorpresa. «Y son tan reales como el dolor de una pancreatitis», precisa la psiquiatra y doctora en neurociencia Rosa Molina.

Un estudio realizado hace unos años por un grupo de investigadores finlandeses arrojó datos muy interesantes sobre la estrecha relación que mantiene nuestro cuerpo con las emociones, hasta entonces muy cuestionada por algunos miembros de la comunidad científica.

El grupo de trabajo de la Universidad de Aalto quería ofrecer una respuesta documentada a una serie de teorías sobre las emociones y el cuerpo que hasta entonces solo se habían abordado desde un punto de vista teórico. Se trataba de comprobar científicamente si existía un vínculo real entre lo que sentimos (cerebro) y dónde los sentimos (cuerpo).

Los investigadores pidieron a más de 700 voluntarios que señalasen en una silueta corporal las partes de su anatomía donde notaban físicamente cada una de las emociones –14 en total–, desde sentimientos con los que lidiamos a diario como el enfado o la tristeza a otros más complejos de identificar como la ansiedad o el disgusto.

  1. Los resultados fueron sorprendentes, pues casi todos los participantes en el experimento marcaron las mismas zonas, lo que permitió a los investigadores finlandeses elaborar una especie de mapa corporal de las emociones.
  2. El estudio constata que la mayoría de los sentimientos básicos (enfado, miedo, tristeza, sorpresa) se localizan en la cabeza y en la parte superior del cuerpo, mientras que la felicidad y el amor, por ejemplo, recorren todo el cuerpo.

El desprecio, una emoción mucho más compleja, se nota sobre todo en la cabeza y en las manos y deja sin apenas energía la zona de la pelvis y las piernas. Algo parecido ocurre con la ansiedad, que se siente con muchísima intensidad en el tronco, mientras que brazos y piernas se desactivan, como si se quedasen sin fuerza.

«Por eso es muy frecuente que durante un episodio de ansiedad, la persona que lo sufre tenga la sensación de presión en el pecho y al mismo tiempo sienta flojera en las extremidades», precisa la doctora Molina, psiquiatra en el Hospital Clínico San Carlos (Madrid) De hecho, un estudio posterior realizado por los mismos investigadores reveló que «la intensidad de las emociones está directamente relacionada con la intensidad de las sensaciones mentales y físicas».

En otras palabras, cuanto más fuerte es la sensación en el cuerpo, más fuerte es el sentimiento en la mente, «Otro de los aspectos más llamativos del estudio –añade la doctora Rosa Molina– es que confirma que la respuesta a las emociones es universal,

  1. Es decir, la sensación de tener mariposas revoloteando en el estómago cuando estamos enamorados no es algo cultural.
  2. Es una sensación que sentimos todos los seres humanos, desde los japoneses a los venezolanos.
  3. Lo que sí cambia es la manera de expresar esos mismos sentimientos,
  4. Mientras que en la cultura nipona se tiende a ocultar, inhibir o minimizar la expresión de las emociones en público, en otras sociedades como las latinoamericanas la gran expresividad emocional podría incluso ser confundida con rasgos histriónicos de la personalidad si estos fueran sacados de su contexto y evaluados por un psiquiatra o un psicólogo europeo.

De ahí la importancia de conocer los matices de las distintas culturas». En cualquier caso y más alla de poder reconocer en nuestro cuerpo las señales que nos indican que el compañero de clase o del trabajo nos gusta o que no soportamos al vecino de al lado porque cada vez que nos cruzamos con él en las escaleras notamos una tensión en la zona de los hombros, « conocer cómo experimentamos estas emociones en nuestro cuerpo nos puede guiar en la toma de decisiones e incluso a tratar algunos trastornos de salud mental», coindiden los expertos consultados «Imaginemos por un momento que estamos en una entrevista de trabajo.

  • La sensación que nos transmita el entrevistador, lo que nos cuente, cómo nos lo cuente.
  • Activará en nuestro cuerpo unas emociones que guiarán nuestra decisión final.
  • En este caso, la de aceptar o no el trabajo en función de esas sensaciones que hemos experimentado durante la entrevista.
  • Sentiremos un cosquilleo en el estómago, una punzada en el corazón.», explica la doctora Molina.

Es lo que el reconocido neurocientífico Antonio Damasio llamó marcadores somáticos o cómo las emociones influyen en nuestro comportamiento diario a la hora de tomar decisiones. Según Damasio, cuyas teorías son la base del neuromárketing moderno, las emociones son cambios en los estados del cuerpo y del cerebro que se producen como respuesta a diferentes estímulos,

«Unas veces nos ayudan a defendernos, otras nos alertan de diferentes peligros, pero también nos permiten disfrutar de los momentos especiales. Por ejemplo, si ves un coche que lleva mucha velocidad y tu estás a punto de cruzar un paso de peatones, lo normal es que en ese momento te apartes. Es un acto que has realizado automáticamente, pues tu cerebro ha interpretado que había un peligro, por tanto tu cuerpo te ha protegido gracias a que has sentido miedo.

Son reacciones automáticas que nos ayudan a sobrevivir en nuestro entorno», explica la psicóloga sanitaria Adriana Reyes. Al margen de las diferentes teorías, los especialistas reivindican la importancia del cuerpo como parte fundamental en el desarrollo tanto físico como emocional de los individuos.
Ver respuesta completa

¿Qué es la educación emocional en los niños?

Pensar en positivo – La educación emocional proporciona las herramientas adecuadas para que el alumno identifique las cualidades de los demás y que aprendan a relacionarse con sus compañeros, mejorando la capacidad de reflexión del alumno. Así, el alumno aprenderá a ver el mundo con los ojos del que ve el vaso medio lleno.
Ver respuesta completa