Por Que Enseñar Sexualidad En La Escuela?

Por Que Enseñar Sexualidad En La Escuela

¿Sabía usted que a nivel mundial solo un 34% de los jóvenes puede dar prueba de un conocimiento preciso sobre la prevención y la transmisión del VIH? ¿Que en algunas partes del mundo dos de cada tres niñas no tienen idea de lo que les estaba pasando cuando tuvieron su primera menstruación? Aquí algunos motivos por los que es urgente proponer una educación integral y de calidad en sexualidad (EIS).

Este mes, la UNESCO publicó una edición revisada de las Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad   que promueve la educación sexual integral de calidad, así como como la igualdad de género, y empodera a niños y jóvenes para que lleven una vida sana, segura y productiva.

¿Qué es la educación integral en sexualidad (EIS)? La educación integral en sexualidad es un proceso de enseñanza y aprendizaje basado en planes de estudios que versa sobre los aspectos cognitivos, psicológicos, físicos y sociales de la sexualidad. Su propósito es dotar a los niños y jóvenes de conocimientos basados en datos empíricos, habilidades, actitudes y valores que los empoderarán para disfrutar de salud, bienestar y dignidad; entablar relaciones sociales y sexuales basadas en el respeto; analizar cómo sus decisiones afectan su propio bienestar y el de otras personas; y comprender cómo proteger sus derechos a lo largo de su vida y velar por ellos.

¿Por qué los jóvenes necesitan recibir la educación integral en sexualidad? Demasiados jóvenes reciben información confusa y contradictoria sobre las relaciones y el sexo a medida que hacen la transición de la niñez a la edad adulta.

Ello ha conducido a un aumento de la demanda por parte de los jóvenes de información confiable que los prepare para llevar una vida segura, productiva y satisfactoria. Correctamente enseñada, la educación integral en sexualidad responde a esta demanda, empoderando a los jóvenes para que tomen decisiones fundamentadas en lo que respecta a las relaciones y la sexualidad, ayudándolos a desenvolverse en un mundo donde la violencia y las desigualdades basadas en el género, los embarazos precoces y no deseados, y el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) continúan planteando graves riesgos para su salud y bienestar.

Asimismo, una educación integral de calidad en sexualidad deficiente o inexistente, adaptada a la edad y a la etapa de su desarrollo, expone a los niños y jóvenes a una situación de vulnerabilidad frente a las conductas sexuales negativas y a la explotación sexual.

La educación integral en sexualidad desempeña un papel esencial en la salud y el bienestar de los niños y jóvenes. Al aplicar un enfoque basado en los educandos no sólo proporciona a los niños y jóvenes, progresivamente y en función de su edad, una educación basada en los derechos humanos, la igualdad de género, las relaciones, la reproducción, el comportamiento sexual de riesgo y la prevención de enfermedades desde una perspectiva positiva, poniendo de relieve valores tales como el respeto, la inclusión, la no discriminación, la igualdad, la empatía, la responsabilidad y la reciprocidad. Los datos ponen de relieve que:

  • La educación en sexualidad tiene efectos positivos, entre ellos un aumento del conocimiento de los jóvenes y una mejora de su actitud en lo que respecta a la salud y los comportamientos sexuales y reproductivos.
  • La educación en sexualidad, tanto en la escuela como fuera de ella, no aumenta la actividad sexual, el comportamiento sexual de riesgo o los índices de ITS y VIH.
  • Se ha demostrado que los programas que promueven únicamente la abstinencia no tienen ningún efecto en el retraso de la iniciación sexual ni en la reducción de la frecuencia de las relaciones sexuales o el número de parejas sexuales, mientras que los programas que combinan el retraso de la actividad sexual con el uso de preservativos u otros métodos anticonceptivos resultan eficaces.
  • Los programas “centrados en el género” tienen una eficacia considerablemente superior a la de los programas que no integran consideraciones de género a la hora de alcanzar resultados en materia de salud como la reducción de los índices de embarazo no deseados o de ITS.
  • La educación en sexualidad logra mejores resultados cuando los programas escolares se complementan con la participación de padres y docentes, de los institutos pedagógicos y los servicios de salud pensados para los jóvenes.

¿Por qué son necesarias las Orientaciones técnicas sobre educación en sexualidad? Los países reconocen cada vez más la importancia de dotar a los jóvenes de los conocimientos y las habilidades que necesitan para tomar decisiones responsables con sus vidas. La educación integral en sexualidad empodera a los jóvenes al mejorar sus capacidades de análisis, de comunicación y otras capacidades útiles para la vida con miras a garantizar la salud y el bienestar en términos de sexualidad, derechos humanos, valores, relaciones sanas y respetuosas, normas culturales y sociales, igualdad de sexos, no discriminación, conducta sexual, violencia y violencia de género, consentimiento, abuso sexual y prácticas negativas.

¿Qué demuestran los datos sobre la educación integral en sexualidad? Existen pruebas significativas del impacto de la educación en sexualidad sobre el comportamiento sexual y la salud. ¿Cuáles son las novedades en las Orientaciones? La primera edición de las Orientaciones técnicas internacionales publicada en 2009 permitió, ante todo, integrar la educación en sexualidad en el marco de las respuestas al VIH.

No obstante, aunque la prevención del VIH sigue siendo importante, los hechos constatados y la práctica demuestran que la pertinencia de la educación en sexualidad se aplica también a otros problemas no sólo relacionados con la salud sexual y reproductiva de los jóvenes, sino también con su bienestar general y desarrollo personal.

  • La edición revisada de las Orientaciones presenta a la sexualidad desde una perspectiva positiva, al reconocer que la sexualidad integral significa mucho más que una enseñanza sobre la reproducción, los riesgos y las enfermedades;

Dicha edición reafirma el lugar que ocupa la educación sexual en el marco de los derechos humanos y la igualdad de género. Asimismo, refleja el aporte de la educación sexual en materia de salud sexual y reproductiva, así como el cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030 en lo relativo a la salud y al bienestar, a la calidad y a la educación inclusiva, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

  • Más información acerca de la labor de la UNESCO en materia de educación para la salud y el bienestar.

¿Qué es la educación sexual en la Escuela?

  1. Propósitos formativos en el Nivel Primario
  2. Contenidos
  3. Por qué la elección de este contenido
  4. ¿Existe igualdad entre géneros en la publicidad?
  5. Desarrollo de los géneros en los medios de comunicación
  6. Explotación del cuerpo femenino
  7. Los estereotipos
  8. Actividades
  9. Bibliografía

El 23 de octubre del año 2006 es promulgada la Ley 26150 ” Programa Nacional de Educación Sexual Integral” en la que se declara que: “Todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal. A los efectos de esta ley, entiéndase como educación sexual integral la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos. ” Lo que genera un motivo de peso para esta enseñanza , pero más allá de que es ley, su enseñanza también es importante por otros motivos: La educación sexual “constituye un proceso formativo, dinámico y permanente, que promueve el desarrollo integral del ser humano, contribuyendo así al desarrollo social de su comunidad “[1].

You might be interested:  Como Se Da La Equidad De Genero En La Escuela?

Desde esta perspectiva, la educación sexual mejora las condiciones de vida de niños , niñas y adolescentes , previene problemas de salud psico- física , y promueve el cumplimiento de los derechos humanos , fomentando la igualdad entre varones y mujeres así como la convivencia familiar y social.

La educación sexual promueve la internalización de valores relacionados al papel de varones y mujeres, sin estereotipos, en un marco de equidad. Además promueve el cuidado propio y el de las demás personas, fomenta la equidad de derechos y facilita el desarrollo de actitudes positivas en torno a la sexualidad.

La educación sexual constituye un “proceso intencional, constante y transversal, tendiente a que las / os alumnas / os integren saludablemente su dimensión sexual a su accionar cotidiano”[2] La educación sexual se inicia desde que nacemos a partir de los valores y pautas culturales y de conducta que nos transmiten en nuestra familia y en todos los ámbitos de socialización primaria.

Luego esta educación sexual se amplía a la que recibimos en la escuela (educación sexual formal) y a la que incorporamos a través de los medios de comunicación , la web , la publicidad y otros medios de comunicación. Es necesario señalar que si no existe educación sexual formal en la escuela, los chicos y chicas igual están expuestos a las otras formas informales de educación sexual.

  1. En estos casos la información es muy variable, en general transmite nociones contradictorias que confunden a chicas y chicos;
  2. Cuando se objeta la educación sexual formal porque se cree que introducirá nociones que pueden promover las relaciones sexuales precoces, no se percibe que esto se recibe a través de la educación informal y que la educación sexual formal permitiría que los adolescentes tengan un ámbito en el que puedan reflexionar además de informarse correctamente;

La reflexión y análisis de la adecuada información les permite a chicos y chicas tener elementos para no incorporar lo que desde los medios y otros ámbitos “les venden” y que no los ayuda al ejercicio libre, saludable y placentero de su sexualidad. Otro argumento muy escuchado en contra de la educación sexual formal es que pretende reemplazar a los padres.

  • Esto es falaz, ya que la escuela en este como en los otros temas, no reemplaza a los padres pero si los complementa;
  • De lo contrario, los padres educarían a sus hijos en su casa enseñándoles a escribir, a leer, a sumar y demás;

Sin embargo la escuela no solo imparte esos aprendizajes sino que además constituye un ámbito de socialización importante porque los chicos aprenden a relacionarse con otros chicos y chicas, a respetar horarios, a disciplinarse, cuando hablar, a escuchar a los otros, a disentir, a concordar.

  1. Esto en la educación sexual en la escuela se expresa como chicas y chicos aprenden a escuchar las opiniones de unos y otros, a diferenciar lo que les gusta a cada uno de lo que les gusta a los otros, a respetarse y respetar a los otros, a fortalecerse en sus principios y a tener que expresar sus ideas y fundamentos;

Esto no reemplaza a los padres, sino que los complementa. Por otra parte la familia y los padres son los únicos y casi exclusivos responsables de la educación sexual de los chicos en los primeros años. Luego con la escolarización se suma la escuela, no para reemplazar sino para ampliar, complementar y ensayar lo aprendido en el seno familiar.

¿Por qué la educación sexual debe ser enseñada en la Escuela Básica?

Las elecciones presidenciales de 2018 estuvieron marcadas por una profunda controversia en torno a la educación sexual. Entre la avalancha de noticias falsas, había términos como «kit gay», «ideología de género» y «sexualización de niños», el triste debate, que borraron la seriedad que el tema merece.

Según una encuesta del Instituto Datafolha, el 54% de los brasileños está a favor de discutir el tema en las aulas. La educación sexual es extremadamente importante y debería ser una asignatura obligatoria en las escuelas.

¿Por qué? Bueno, la escuela educa toda la vida. Vida en sociedad, vida laboral, vida como ciudadano. Por lo tanto, la dimensión sexual de esta formación no debe ser excluida. Es una parte inherente e inseparable del ser humano. En este artículo, traemos 5 razones por las cuales la educación sexual debe ser enseñada en la educación básica.

  1. Control de las ITS (enfermedades de transmisión sexual)

Sí, uno de los argumentos centrales es precisamente éste: proporcionar al estudiante información útil que le ayude a comprender la gravedad y complejidad de las enfermedades de transmisión sexual y las formas de protección, como el uso de preservativos, etc. Según el Ministerio de Salud, entre 2005 y 2015 aumentó el número de jóvenes de 20 a 24 años que contrajeron el VIH. Una de las señales de que incluso la generación más joven, incluso superconectada, necesita ser más consciente de la necesidad de usar condones.

  1. Embarazo no deseado

Según las investigaciones, las jóvenes (niñas) que quedan embarazadas en edad escolar tienen mayores dificultades para completar sus estudios. Muchos de estos adolescentes se ven obligados a abandonar la escuela para cuidar a sus hijos y tienen dificultades para encontrar trabajo. Este tipo de embarazo tiene una mayor incidencia en los sectores más pobres de la población, lo que provoca una carga aún mayor.

  1. Pedofilia y abuso sexual

Según el periódico «Gazeta Online», una niña de sólo 11 años denunció al padrastro después de asistir a una conferencia sobre educación sexual en su escuela de Vila Velha, en el estado de Espírito Santo. La educación sexual ayuda a los estudiantes a ser más conscientes de sus cuerpos y de lo que es el abuso. Además, es de suma importancia preparar a los estudiantes (principalmente) para el ambiente de trabajo. En una sociedad machista en la que las mujeres son entendidas principalmente como meros objetos sexuales, el acoso sexual no es raro.

  1. LGBTfobia

La preparación para una vida en sociedad diversa presupone una formación para hacer frente a lo que es diferente. Brasil es el país que más travestis y transexuales mata en todo el mundo, un número mayor que los países que tienen leyes que castigan a los Ts con la muerte, como es el caso de Arabia Saudita.

  1. La dimensión sexual

Nuestra cultura judeocristiana entiende el cuerpo como la fuente del mal que debe ser contenido a toda costa. Una de las formas de lograr la contención es a través del control de la sexualidad. Sin embargo, la sexualidad no puede ser excluida de las prioridades humanas. Es una dimensión tan importante como la económica, política y religiosa. Por supuesto, cada persona tiene sus propias especificidades, gustos, deseos y también tiempos.

No podemos crear un patrón de cómo debe o no debe ser el sexo (como lo hace la pornografía). La educación sexual es obligatoria en Alemania y los padres que no llevan a sus hijos a estas clases corren el riesgo de ser detenidos.

El control de las ITS, la prevención de embarazos no deseados en la adolescencia, la lucha para acabar con el abuso sexual en sus más variadas facetas, el fin de la LGBTofobia y el énfasis en la importancia de la vida sexual son algunas de las contribuciones de la educación sexual.

  • Proyectos como la Escuela sin Partido proponen limitar (si no terminar) tales discusiones;
  • No deberíamos volver a la Edad Media;
  • La escuela forma para la vida en sociedad, y por supuesto la familia también, siendo un primer contacto para la socialización del niño;
You might be interested:  La Escuela Como Organizacion Social?

No estamos borrando a madres y padres. Todo el proceso educativo debe realizarse en simbiosis con la comunidad escolar, que incluye a los padres y tutores. La educación sexual debe tomarse en serio y adaptarse a la edad del alumno. por Vinícius B. C..

¿Qué es la enseñanza sobre la sexualidad?

Quiero agregar aquí dos afirmaciones que me han sido hechas personalmente. – El Dr. John Meeks, director de los servicios a niños y adolescentes del Instituto Psiquiátrico de Washington, escribió: “Este período de latencia es extremadamente importante en el desarrollo del catálogo de destrezas que es muy amplio… El foco de latencia, está recogiendo información acerca del mundo y desarrollando habilidades enfrentándose con él.

Se sublima mucha curiosidad previa acerca de lo sexual, con el fin de cumplir con estas tareas. Es evidente que la innecesaria estimulación de intereses directos puede interferir con dichas tareas. El sexo explicado en el salón de clases, produce una interacción que es explícita y dirigida a detalles anatómicos de actividad sexual entre seres humanos y produce una interferencia infortunada con el desarrollo normativo, que está en proceso a esa edad… “Es evidente, en mi opinión, que la instrucción sexual en los cursos elementales no presenta garantías y es potencialmente destructiva en un gran porcentaje de nuestros niños.

” El Dr. Myre Sim es Profesor de psiquiatría en la Universidad de Ottawa. Previamente fue Profesor de psiquiatría en la Universidad de Birmingham, Inglaterra, donde se dedicó a demostrar a sus colegas que la educación sexual no debía promover una conciencia que terminará en el aborto.

Su respuesta a la pregunta acerca de su punto de vista sobre la educación sexual en el salón de clases, fue igualmente tajante y decidida, dice: “La enseñanza sobre la sexualidad no puede ser considerada igual que otras maneras de aprender.

No es cuestión de pensar quién se beneficia, sino de pensar en quién se hiere o lastima con ello. Debería reconocerse que la escuela en su sistema de grados y en su estructura, si bien es satisfactoria para otras enseñanzas, no es apropiada para enseñar sobre la sexualidad a los niños… Esto puede doler a algunos docentes que pretenden que todo pase por su control y que nadie más que ellos tenga derecho a actuar en el proceso educacional; esto podría ser considerado por ellos como una afirmación de defensa de fueros gremiales, pero el de ellos es un concepto totalmente erróneo en el terreno de la sensibilidad individual que debe premiar en este particularísimo aspecto de la educación de niños en esa edad….

La sexualidad es básicamente una materia de carácter privado y por sí misma no produce niveles serios de responsabilidad en las consecuencias sociales y esto es lo que los modernos educadores sobre la sexualidad están realizando: informan, muestran, pero no relacionan con esta los valores.

Estoy de acuerdo enteramente, en que las perturbaciones en el período de la latencia, interfieren con el aprendizaje durante la más productiva fase del desarrollo del niño. En este aspecto, es anti-educacional.

¿Cómo se aborda la sexualidad en los colegios?

” ¿Profe, tiene cauchitos? “, le dice un estudiante de bachillerato a Luis Miguel Bermúdez. Lo hace con naturalidad, como si le estuviera pidiendo condones a un amigo. Se nota que no es la primera vez. Bermúdez saca tres condones de un cajón y se los entrega.

“Antes les dábamos solo uno, pensando en que alcanzara para todos. Pero no estábamos teniendo en cuenta que ellos tienen dinámicas distintas a las de un adulto. Ellos deben tener el preservativo a la mano, porque si se les presenta la oportunidad y no tienen, no van a salir corriendo a la farmacia por uno “, dice este profesor, quien admite necesitar unos 3.

000 condones al año para repartir entre los alumnos. Desde su oficina –una pequeña sala reservada para los maestros de Educación Sexual en el Gerardo Paredes, en Bogotá –, Bermúdez entrega preservativos y pruebas de embarazo donados por la fundación Oriéntame a los estudiantes que se los pidan.

Sin hacer preguntas, sin juzgar. Solo anota su nombre en su bitácora. Así lleva una suerte de registro de cuántos de sus alumnos tienen una vida sexual activa, útil para mantenerse al tanto de ellos en el tema de salud reproductiva.

Lea también:   Lucha contra el embarazo adolescente Este “servicio”, como él lo llama, es solo una parte de su proyecto de educación sexual, por el que ganó casi todos los galardones con que sueña un docente en Colombia. Fue Gran Maestro del Premio Compartir 2017, y en 2018 formó parte de los diez finalistas en el Global Teacher Prize , la distinción más importante que puede recibir un profesor en el mundo.

  • Para él, sin embargo, la mejor medida del éxito es eso que ve cada día en su oficina: que los estudiantes entran cada 15 minutos o menos a pedirle anticonceptivos, a buscar orientación sobre los problemas de su vida privada y a hablar de su sexualidad sin tapujos, sin importar si los escuchan sus compañeros de clase;

Hace siete años Bermúdez implementó un currículo de educación sexual integral en el que habla sobre este tema con sus alumnos. Los pone a investigar sobre métodos anticonceptivos, a abrir un condón en clase, a que cuenten sus experiencias y dudas, y, sobre todo, a que identifiquen sus prejuicios culturales, se empoderen de su sexualidad y tomen decisiones basadas en sus derechos y en su proyecto de vida.

  1. De esta manera, logró erradicar los embarazos adolescentes en ese colegio, que solían ascender a más de 70 casos al año;
  2. Su modelo pedagógico ha sido disruptor, pero no es necesariamente novedoso;
  3. Desde hace años el país viene hablando de educación sexual;

La Ley General de Educación impuso en 1994 la obligatoriedad de enseñar una cátedra de educación sexual impartida de manera transversal en todas las asignaturas. Sin embargo, pocos colegios han logrado hacer lo que hizo Bermúdez en el Gerardo Paredes. El embarazo adolescente ha caído constantemente desde 2012, pero las cifras siguen siendo altas.

El año pasado, una de cada cinco madres gestantes en Colombia era menor de edad. Según la ‘Encuesta de comportamientos y factores de riesgo en niñas, niños y adolescentes escolarizados’, el 25,5 % de los menores de edad en Colombia había tenido relaciones sexuales.

Aunque en estas preguntas siempre puede incidir la vergüenza social, tanto a admitir haber tenido relaciones como a aceptar lo contrario, eso significa que 17,3 % de las niñas activas sexualmente entre 10 y 19 años quedaron embarazadas y dieron a luz el año pasado.

  • El sondeo encontró que el 38,7 % de los niños y adolescentes había tenido relaciones sexuales sin hacer uso de ningún método anticonceptivo durante el último año de la medición, que fue 2016;
  • A pesar de estas cifras, la mayoría de estudiantes dice conocer algún método de anticoncepción y haber recibido alguna clase o taller de educación sexual;

Si los jóvenes tienen la información pero igualmente quedan embarazados, la pregunta es qué estamos haciendo mal. Le puede interesar:  Bebés robots: el método de la Alcaldía de Caldas para disminuir los embarazos adolescentes  Más allá de los genitales Para los expertos, ese desfase sucede por una comprensión demasiado simplista de lo que significa la educación sexual.

En la gran mayoría de colegios se aborda desde la biología: a partir de cómo funciona el aparato y el proceso reproductivo, y desde la prevención de embarazos y enfermedades de transmisión sexual. Pero la sexualidad va mucho más allá de la parte reproductiva.

Según un documento del Fondo de Población de las Naciones Unidas, ” la educación para la sexualidad debe incluir la atención a los derechos humanos, el derecho a la autodeterminación, la igualdad entre los géneros y la aceptación de la diversidad “. Eso incluye el polémico enfoque de género, que consiste en abordar las construcciones sociales y culturales sobre lo que supone la masculinidad y la feminidad.

  • Investigaciones internacionales avaladas por la Unesco encontraron que este tipo de formación, y no la biologicista, sí tiene un fuerte impacto en la disminución de embarazos tempranos, enfermedades de transmisión sexual y en la violencia sexual;
You might be interested:  Cuando Salen De La Escuela 2022?

Eso fue, justamente, lo que encontró el profe Bermúdez. “Descubrimos que si trabajamos las violencias de género, todo lo demás se resuelve por añadidura “. En la indagación sociológica de su tesis, Bermúdez encontró que las familias de la localidad donde se ubica el colegio siguen un círculo vicioso cultural.

El único proyecto de vida válido para la mujer es ser madre. Además, “como sus progenitores fueron padres adolescentes y las responsabilidades los superan, ponen en marcha unos procesos de adultizar lo más pronto posible a sus hijos.

Hay una presión grande por que salgan rápido del colegio para que los varones trabajen y, si es mujer, que ayude en responsabilidades del hogar como cuidar a los hermanos o atender al papá”, explica Bermúdez. Eso genera más violencias porque choca con el mundo del adolescente, quien muchas veces prefiere independizarse.

¿Cómo? teniendo un hijo a temprana edad. Encuesta: ¿Qué tan machistas somos los colombianos? Por otro lado, “a los niños se les incentiva a tener novia y relaciones sexuales pronto como prueba de su heterosexualidad”.

Y a las niñas se les esconde todo tipo de información sobre la sexualida d puesto que ellas “no pueden empezar su vida sexual hasta el matrimonio”. Esa combinación de desconocimiento y presión social empuja a los jóvenes a tener relaciones irresponsablemente, sugiere Bermúdez.

Al atacar estas situaciones, consiguió reducir los embarazos tempranos; ayudó a los estudiantes a identificar los estereotipos de roles de género que traían de sus casas y a rechazar las violencias intrafamiliares.

Gracias a una alianza con el Sena y las industrias de la zona, también enlazó la escuela con un proyecto de vida que revierta el círculo vicioso de su comunidad. No fue entregando condones nada más. Poco interés, pocos resultados En la academia hay consenso sobre la importancia de este enfoque integral para abordar la sexualidad.

  1. De hecho, el Ministerio de Educación ( MEN ) formuló el Programa de Educación Sexual y Construcción de Ciudadanía (Pescc) en 2008, con lineamientos claros de los componentes que debería comprender esta cátedra y que incluye esta perspectiva holística;

Ocho años antes de las cartillas de educación sexual de Gina Parody, el MEN ya tenía directrices que promueven la enseñanza del enfoque de género. Pero el Pescc poco se aplica en los colegios que tienen autonomía curricular para estructurar esta cátedra a su antojo.

Una investigación de la Universidad de los Andes encontró que cinco años después de su creación , solo 17 % de las escuelas oficiales lo había implementado. Y en los últimos años esa cifra ha ido decreciendo.

Entrevista: ¿Por qué hay que enseñarles a los hijos a ver porno? ” Nosotros hemos encontrado que muy pocos colegios siquiera dicen tener un proyecto de educación sexual. Y una cosa es que digan que lo tienen y otra, que lo tengan y funcione”, cuenta Miguel Puentes, gerente de Educa, la línea de Profamilia dedicada a la enseñanza de derechos sexuales que ofrece talleres educativos a cientos de instituciones educativas en el territorio nacional.

  1. Por otro lado, “como la responsabilidad de enseñar la cátedra de Educación Sexual es de todos los profesores, termina siendo responsabilidad de nadie;
  2. Al final, la abordan con talleres esporádicos una vez cada tanto “, señala Carlos Arturo Silva, profesor de Educación Sexual y director del grupo de investigación Sin Embarazos Adolescentes;

Como explica Silva, esa modalidad no solo tiene un enfoque excesivamente médico de promoción de la prevención, sino que desconoce el desarrollo propio de cada joven. No todos los adolescentes inician relaciones al mismo tiempo, ni les surgen las mismas dudas en el mismo momento.

Cuando el estudiante tiene la necesidad de preguntar, ya el tallerista no está en la escuela ni hay un profesor capacitado para responder. Eso los lleva a informarse con fuentes poco fiables. Según el Dane , el 32,9 % de los estudiantes colombianos recurre a la mamá cuando le surge una duda de sexualidad, el 18,7 % habla con sus amigos y el 23,6 % prefiere buscar información en la red.

En ese sentido, para orientar y brindar información clara y veraz sobre salud sexual y reproductiva, la alcaldía de Bogotá cuenta con una plataforma digital conocida como Sexperto. co. Este año, aseguran que lograron una reducción histórica en nacimientos en adolescentes.

  1. Mientras que en 2015 nacieron 15;
  2. 746 niños de madres que tenían entre 10 y 19 años de edad, en 2018 la cifra bajó a 10;
  3. 949 casos;
  4. “Son cerca de 5;
  5. 000 nacimientos menos en jóvenes menores de 19 años;
  6. Queremos que desarrollen todo su potencial y sus proyectos de vida antes de tomar la decisión de ser madres, porque esto debe ser una elección responsable”, afirmó el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa;

Profesores, el reto más grande Enseñar a los alumnos sobre su sexualidad es la parte fácil; lo más complejo es educar a los adultos. Cuando Luis Miguel Bermúdez quedó nominado al Global Teacher Prize, adquirió de repente una notoriedad gigante. Los medios lo buscaban para hacerle entrevistas y sus colegas profesores querían entrar a sus clases a ver por qué era tan revolucionario.

Ahí fue Troya. “Se escandalizaron cuando abordaba temas como la interrupción voluntaria del embarazo y el derecho a planificar. Querían sacarlos del currículo. Incluso dijeron que estaba promoviendo la homosexualidad, la promiscuidad y la muerte” , cuenta Bermúdez, quien asegura que algunas profesoras hasta sacaron espacio de su clase de Matemáticas para proyectar videos de abortos con fetos descuartizados.

Opinión: Sí a las cartillas de educación sexual Él trata de entenderlos. El docente colombiano tiene una edad promedio de 47,4 años. Con toda seguridad, casi ninguno recibió clase de educación sexual integral. La mayoría aprendió con la cátedra de Comportamiento y Salud, creada en 1974, que promovía la abstinencia de la actividad sexual hasta el matrimonio y tenía un evidente sesgo religioso.

  • El del Gerardo Paredes no es un caso aislado;
  • “Hemos tenido profesores líderes que se apersonan de las estrategias de educación sexual;
  • Pero luego comienzan a recibir bullying de sus pares;
  • Y si el rector, que es el que lleva las riendas, no está convencido del tema, no va a funcionar”, agrega Puentes;

Generalmente, las jornadas de sensibilización funcionan, pues cuando los maestros entienden la importancia de este tema son más receptivos. Pero todavía hay muchos prejuicios sociales. El escándalo de las cartillas de educación sexual de 2016 “solo ha empeorado las cosas”, asegura.