Para Que Sirve La Historia De La Educacion?

Para Que Sirve La Historia De La Educacion
María Petersen Vázquez Sussi Rodríguez Bonfanti Ana Laura Cerna Fraga 30-08-15 domingo 30 de agosto de 2015 Desde pequeños hemos llevado clases de historia, y la verdad es que muchos de nosotros llegamos a odiarla, al menos en aquellos entonces. ¿Pero por qué? ¿por qué odiar una ciencia tan básica para la comprensión del mundo en que vivimos, la realidad que nos rodea y de la cual formamos parte y construimos todo el tiempo, como individuos y en compañía de los demás? La verdad es que un poco de culpa han tenido los maestros, quienes nos han hecho entender “historia” como sinónimo de “memorización de fechas, personajes y datos históricos”. radigmas predominantes del momento, pues al hacerlo estamos cayendo en las trampas de la educación: la reproducción social. La historia debería ser mirada como una ciencia emancipadora, que sirva a los educandos a comprender el pasado (realidad pretérita) para comprendernos hoy en día y el sentido de la realidad que hemos construido.

De aquí críticamente podremos partir a la construcción de un futuro con mayor esperanza para todos, es decir más igualitario, tolerante, y participativo. Quienes creen que conocer la historia es una pérdida de tiempo, son cómplices de la reproducción social que critican (criticamos). Todo cambio empieza por conocer aquello que se pretende cambiar.

Ahora bien, para lograr el objetivo anterior, sería imposible intentar separar la historia de la educación de las otras ciencias, sobre todo de la ciencia histórica, las ciencias sociales y las ciencias de la educación. La realidad es un todo complejo, cuyas partes se interrelacionan, construyen y modifican entre ellas.

En el mundo “real”, tangible digamos, la economía no aparece separada de la política ni de la cultura; la educación, por tanto, tampoco está desarticulada de las demás ciencias, mencionadas algunas anteriormente. Esa es una de las claves por las cuales jamás hemos logrado comprender la historia como es en realidad, y como debería ser aprendida: los educadores, y científicos, se han encargado de dividir las ciencias (necesario para la comprensión de las mismas) pero se han olvidado de articularlas al final.

Es por ello que terminamos conociendo “pedacitos” de realidad, desarticulados, y por lo tanto sin ningún sentido y significado para nuestras vidas, como individuos y como sociedad. El ser humano, en su afán por explicar la realidad en la que vive, intenta comprender un todo complejo e incomprensible.

  1. De ahí que fragmente esa realidad en subconjuntos para su mejor estudio: historia, economía, política, química, biología, etc.
  2. Sabemos que la realidad no es así, fragmentada, pero se debe estar consciente de que esta división es meramente para el estudio de la realidad por comprender, y no porque sea un reflejo de la misma.

La realidad no es la yuxtaposición de todas las ciencias anteriores, sino más bien la relación de las mismas, en donde una se alimenta de la otra y se construyen entre todas. Es por ello que se dice que las teorías están contaminadas, pues cualquier teoría sociológica tendrá tintes históricos, económicos y políticos; al igual que las teorías de la educación tendrán matices filosóficos, sociales, culturales, etc.

  1. El estudio de la educación entonces, al igual que de cualquier otro fenómeno de la realidad, debe ser situado en un contexto histórico, social, político, económico y cultural.
  2. Solo así podremos acercarnos a la comprensión de la misma, aunque ésta siempre seguirá siendo imparcial, subjetiva y dinámica (por suerte o por desgracia).

El estudio de la historia de la educación es necesario para entendernos como seres humanos (nuestra esencia), pues no hay acto más humano que la educación. Ésta se da de manera natural, por el simple hecho de convivir con alguien. Desde la antigüedad, la convivencia ha hecho a la educación, que se ha ido formalizando, institucionalizando.

  • Muchas veces la mejor educación, al menos en el sentido práctico, la hemos recibido fuera de las aulas y de los contenidos de la misma.
  • A fin de cuentas el ser humano siempre está aprendiendo, y nuestra historia ha estado guiada por nuestros intereses y convicciones.
  • Para cuestiones del curso se estudiará la “historia de la educación” y no la “historia de la pedagogía”, pues la primera tiene como objetivo el estudio de las prácticas educativas, es decir situaciones educativas en la realidad, mientras que la segunda se basa más en el estudio de teorías y paradigmas educativos.

De igual modo, por las mismas causas que he expuesto anteriormente, su separación es inevitable y necesaria únicamente para su estudio, pues en la realidad ninguna teoría tiene sentido sin práctica, y ninguna realidad es mejor entendida sin aproximaciones teórico-metodológicas.
Ver respuesta completa
La historia de la educación se convierte en una posibilidad de retornar con perspectivas contemporáneas a las formas primigenias y posibilitadoras de los discursos y las prácticas pedagógicas ; asimismo, permite a las nuevas generaciones mostrar cómo se configuro lo que hoy entendemos como lo educativo y pedagógico.
Ver respuesta completa

¿Por qué es importante el estudio de la historia de la educación?

Escrito por Ana Cerna* Desde pequeños hemos llevado clases de historia, y la verdad es que muchos de nosotros llegamos a odiarla, al menos en aquellos entonces. ¿Pero por qué? ¿por qué odiar una ciencia tan básica para la comprensión del mundo en que vivimos, la realidad que nos rodea y de la cual formamos parte y construimos todo el tiempo, como individuos y en compañía de los demás? La verdad es que un poco de culpa han tenido los maestros, quienes nos han hecho entender “historia” como sinónimo de “memorización de fechas, personajes y datos históricos”. radigmas predominantes del momento, pues al hacerlo estamos cayendo en las trampas de la educación: la reproducción social. La historia debería ser mirada como una ciencia emancipadora, que sirva a los educandos a comprender el pasado (realidad pretérita) para comprendernos hoy en día y el sentido de la realidad que hemos construido.

You might be interested:  Como Hacer Un Justificante De Escuela?

De aquí críticamente podremos partir a la construcción de un futuro con mayor esperanza para todos, es decir más igualitario, tolerante, y participativo. Quienes creen que conocer la historia es una pérdida de tiempo, son cómplices de la reproducción social que critican (criticamos). Todo cambio empieza por conocer aquello que se pretende cambiar.

Ahora bien, para lograr el objetivo anterior, sería imposible intentar separar la historia de la educación de las otras ciencias, sobre todo de la ciencia histórica, las ciencias sociales y las ciencias de la educación. La realidad es un todo complejo, cuyas partes se interrelacionan, construyen y modifican entre ellas.

En el mundo “real”, tangible digamos, la economía no aparece separada de la política ni de la cultura; la educación, por tanto, tampoco está desarticulada de las demás ciencias, mencionadas algunas anteriormente. Esa es una de las claves por las cuales jamás hemos logrado comprender la historia como es en realidad, y como debería ser aprendida: los educadores, y científicos, se han encargado de dividir las ciencias (necesario para la comprensión de las mismas) pero se han olvidado de articularlas al final.

Es por ello que terminamos conociendo “pedacitos” de realidad, desarticulados, y por lo tanto sin ningún sentido y significado para nuestras vidas, como individuos y como sociedad. El ser humano, en su afán por explicar la realidad en la que vive, intenta comprender un todo complejo e incomprensible.

De ahí que fragmente esa realidad en subconjuntos para su mejor estudio: historia, economía, política, química, biología, etc. Sabemos que la realidad no es así, fragmentada, pero se debe estar consciente de que esta división es meramente para el estudio de la realidad por comprender, y no porque sea un reflejo de la misma.

La realidad no es la yuxtaposición de todas las ciencias anteriores, sino más bien la relación de las mismas, en donde una se alimenta de la otra y se construyen entre todas. Es por ello que se dice que las teorías están contaminadas, pues cualquier teoría sociológica tendrá tintes históricos, económicos y políticos; al igual que las teorías de la educación tendrán matices filosóficos, sociales, culturales, etc.

El estudio de la educación entonces, al igual que de cualquier otro fenómeno de la realidad, debe ser situado en un contexto histórico, social, político, económico y cultural. Solo así podremos acercarnos a la comprensión de la misma, aunque ésta siempre seguirá siendo imparcial, subjetiva y dinámica (por suerte o por desgracia).

El estudio de la historia de la educación es necesario para entendernos como seres humanos (nuestra esencia), pues no hay acto más humano que la educación. Ésta se da de manera natural, por el simple hecho de convivir con alguien. Desde la antigüedad, la convivencia ha hecho a la educación, que se ha ido formalizando, institucionalizando.

Muchas veces la mejor educación, al menos en el sentido práctico, la hemos recibido fuera de las aulas y de los contenidos de la misma. A fin de cuentas el ser humano siempre está aprendiendo, y nuestra historia ha estado guiada por nuestros intereses y convicciones. Para cuestiones del curso se estudiará la “historia de la educación” y no la “historia de la pedagogía”, pues la primera tiene como objetivo el estudio de las prácticas educativas, es decir situaciones educativas en la realidad, mientras que la segunda se basa más en el estudio de teorías y paradigmas educativos.

De igual modo, por las mismas causas que he expuesto anteriormente, su separación es inevitable y necesaria únicamente para su estudio, pues en la realidad ninguna teoría tiene sentido sin práctica, y ninguna realidad es mejor entendida sin aproximaciones teórico-metodológicas.
Ver respuesta completa

¿Por qué es importante la educación?

El debate en torno a cómo debe ser un buen sistema educativo es uno de los que más controversia causa en las sociedades contemporáneas. La mayoría de países tienen problemas al respecto, y todos sabemos que es necesario un cambio, pero las reformas suelen estancarse en polémicos debates sobre cómo se deben dividir a los alumnos en el aula, si se debe evaluar la labor del profesorado o si son útiles los exámenes estandarizados.

  • Quizás, como explicaba el pedagogo catalán Gregorio Luri en una reciente entrevista en El Confidencial, la escuela será siempre “una causa imperfecta”, pero los grandes pensadores de todos los tiempos tenían claro que el progreso de toda civilización pasa por su mejora.
  • Así lo cree también la doctora de la Universidad de Santa Barbara Marilyn Price-Mitchell, especialista en desarrollo infantil y juvenil, que asegura que haríamos bien en echar la vista atrás para observar lo que los más importantes filósofos, pedagogos, científicos y políticos pensaban sobre la educación.
You might be interested:  Donde Inscribir A Mi Hijo En La Escuela Primaria 2021?

Esto, en su opinión, nos permitirá superar ciertos debates para llevar la discusión a un terreno más general: ¿qué significa educar? ¿Cuál debe ser el objetivo real de todo sistema educativo? “En mi trabajo como psicóloga del desarrollo, he luchado constantemente por equilibrar los objetivos de la educación formal con la meta de criar niños felices y saludables que se conviertan en miembros activos de la familia y la sociedad”, explica Price-Mitchell en Psychology Today,

  1. Y esto es, en gran medida, algo en lo que coincidían la mayoría de pensadores.
  2. A medida que leas las siguientes citas, descubrirás elementos comunes que unen los aspectos intelectuales, sociales, emocionales y físicos de la educación”, asegura la psicóloga.
  3. Y no te acostarás sin saber una cosa más.1.

“El sellode una mente bien educada es que es capaz de contemplarun pensamiento sin tener que aceptarlo”. Aristóteles. (384-322 a.C).2. “El objetivo de la educación es enseñarnos a amar la belleza”. Platón. (424 – 348 a.C).3. “La raíz y florecimientode la honestidad y la virtud se encuentran en la buena educación”. 6. “El gran objetivo de la educación es disciplinar la mente, no amueblarla; entrenarla para que use sus propios poderes más que llenarla con la acumulación del poder de otros”. Tyron Edwards, Teólogo. (1809-1894).7. “La educación es algo admirable, pero es bueno recordar de vez en cuando que nada de lo que vale la pena saber se puede enseñar”.

Oscar Wilde, (1854-1900).8. “La educación no reside en la capacidad de memorizar, ni siquiera en lo mucho que sepas. Es saber diferencias entre lo que sabes y lo que no”. Anatole France, Novelista francesa. (1844-1924).9. “La educación es, sencillamente, el alma de una sociedad pasando de generación en generación”.

Gilbert K. Chesterton, (1874-1936).10. “Todavía nadie se ha dado cuenta de lo que valen la simpatía, la amabilidad y la generosidad ocultas en el alma de un niño. El esfuerzo de toda verdadera educación debe ser sacar a relucir ese tesoro”. Emma Goldman, 11. “El más influyente de todos los factores que configuran la educación es la conversación que haya en la casa del niño”. WilliamTemple. Obispo británico (1881-1944).12. “La educación no es una preparación para la vida: es la vida en sí misma”. JohnDewey,

  • 1859-1952).13.
  • La educación es lo que queda cuando has olvidado lo que aprendiste en la escuela”.
  • Albert Einstein.
  • 1879-1955).14.
  • Pensemos en la educación como el medio para desarrollar nuestras mayores habilidades, ya que en cada uno de nosotros hay un esperanza y un sueño que, de cumplirse, se traducirá en un beneficio para todos y hará a nuestra nación más fuerte”.

John F. Kennedy, (1917-1963).15. “La educación es el pasaporte para el futuro, el mañana pertenece a aquellos que se preparan para él hoy”. Malcolm X, (1925-1965). 16. “La función de la educación es enseñar a uno a pensar intensa y críticamente. Inteligencia más carácter, ese es el objetivo de la verdadera educación”. Martin Luther King Jr. (1929-1968).17. “El objetivo de la educación es preparar a los jóvenes para que se eduquen a sí mismos el resto de sus vidas”.

Robert M. Hutchins, Filósofo de la educación. (1899-1977).18. “El principal logro de la educación en las escuelas debe ser crear hombres y mujeres que sean capaces de hacer cosas nuevas, no siemplemente repetir lo que las generaciones anteriores lograron”. Jean Piaget. Psícologo suizo. (1896-1980).19. “El propósito de la educación es reemplazar una mente vacía por una mente abierta”.

Malcolm Forbes. (1919-1990). 20. “La educación es libertad”. Paulo Freire, (1921-1997) 21. “El objetivo de la educación es el conocimiento, no de hechos, sino de valores”. William S. Burroughs, (1914-1997).22. “Gran parte de la educación hoy en dia es monumentalmente inefectiva. Con demasiada frecuenciaestamos enseñando a los niños a cortar flores, cuando deberíamos estar enseñándoles a plantar sus propias plantas”.

John W. Gardner (1912-2002).Secretario de Educación con el presidente Lyndon Johnson.23. “La educación es el arma más poderosaque puedes usar para cambiar el mundo”. Nelson Madela. (1918-2013).24. “Cuando educamoslas mentes de nuestros jóvenes no debemos olvidarnos de educar sus corazones”. Dalai Lama, (1935-).25.

“Mi madre decía que debemos ser siempre intolerantes con la ignorancia, pero entender el analfabetismo. Porque algunas personasque no pudieron ir a la escuela, están mejor educadas y son más inteligentes que algunos profesores de universidad”. Maya Angelou.
Ver respuesta completa

¿Qué es la historia y para qué sirve?

Escrito por Ana Cerna* Desde pequeños hemos llevado clases de historia, y la verdad es que muchos de nosotros llegamos a odiarla, al menos en aquellos entonces. ¿Pero por qué? ¿por qué odiar una ciencia tan básica para la comprensión del mundo en que vivimos, la realidad que nos rodea y de la cual formamos parte y construimos todo el tiempo, como individuos y en compañía de los demás? La verdad es que un poco de culpa han tenido los maestros, quienes nos han hecho entender “historia” como sinónimo de “memorización de fechas, personajes y datos históricos”. radigmas predominantes del momento, pues al hacerlo estamos cayendo en las trampas de la educación: la reproducción social. La historia debería ser mirada como una ciencia emancipadora, que sirva a los educandos a comprender el pasado (realidad pretérita) para comprendernos hoy en día y el sentido de la realidad que hemos construido.

  1. De aquí críticamente podremos partir a la construcción de un futuro con mayor esperanza para todos, es decir más igualitario, tolerante, y participativo.
  2. Quienes creen que conocer la historia es una pérdida de tiempo, son cómplices de la reproducción social que critican (criticamos).
  3. Todo cambio empieza por conocer aquello que se pretende cambiar.
You might be interested:  Como Influyen Las Nuevas Tecnologias En La Educacion?

Ahora bien, para lograr el objetivo anterior, sería imposible intentar separar la historia de la educación de las otras ciencias, sobre todo de la ciencia histórica, las ciencias sociales y las ciencias de la educación. La realidad es un todo complejo, cuyas partes se interrelacionan, construyen y modifican entre ellas.

  1. En el mundo “real”, tangible digamos, la economía no aparece separada de la política ni de la cultura; la educación, por tanto, tampoco está desarticulada de las demás ciencias, mencionadas algunas anteriormente.
  2. Esa es una de las claves por las cuales jamás hemos logrado comprender la historia como es en realidad, y como debería ser aprendida: los educadores, y científicos, se han encargado de dividir las ciencias (necesario para la comprensión de las mismas) pero se han olvidado de articularlas al final.

Es por ello que terminamos conociendo “pedacitos” de realidad, desarticulados, y por lo tanto sin ningún sentido y significado para nuestras vidas, como individuos y como sociedad. El ser humano, en su afán por explicar la realidad en la que vive, intenta comprender un todo complejo e incomprensible.

De ahí que fragmente esa realidad en subconjuntos para su mejor estudio: historia, economía, política, química, biología, etc. Sabemos que la realidad no es así, fragmentada, pero se debe estar consciente de que esta división es meramente para el estudio de la realidad por comprender, y no porque sea un reflejo de la misma.

La realidad no es la yuxtaposición de todas las ciencias anteriores, sino más bien la relación de las mismas, en donde una se alimenta de la otra y se construyen entre todas. Es por ello que se dice que las teorías están contaminadas, pues cualquier teoría sociológica tendrá tintes históricos, económicos y políticos; al igual que las teorías de la educación tendrán matices filosóficos, sociales, culturales, etc.

  • El estudio de la educación entonces, al igual que de cualquier otro fenómeno de la realidad, debe ser situado en un contexto histórico, social, político, económico y cultural.
  • Solo así podremos acercarnos a la comprensión de la misma, aunque ésta siempre seguirá siendo imparcial, subjetiva y dinámica (por suerte o por desgracia).

El estudio de la historia de la educación es necesario para entendernos como seres humanos (nuestra esencia), pues no hay acto más humano que la educación. Ésta se da de manera natural, por el simple hecho de convivir con alguien. Desde la antigüedad, la convivencia ha hecho a la educación, que se ha ido formalizando, institucionalizando.

Muchas veces la mejor educación, al menos en el sentido práctico, la hemos recibido fuera de las aulas y de los contenidos de la misma. A fin de cuentas el ser humano siempre está aprendiendo, y nuestra historia ha estado guiada por nuestros intereses y convicciones. Para cuestiones del curso se estudiará la “historia de la educación” y no la “historia de la pedagogía”, pues la primera tiene como objetivo el estudio de las prácticas educativas, es decir situaciones educativas en la realidad, mientras que la segunda se basa más en el estudio de teorías y paradigmas educativos.

De igual modo, por las mismas causas que he expuesto anteriormente, su separación es inevitable y necesaria únicamente para su estudio, pues en la realidad ninguna teoría tiene sentido sin práctica, y ninguna realidad es mejor entendida sin aproximaciones teórico-metodológicas.
Ver respuesta completa

¿Por qué la historia es importante para los profesores?

¿Influye la historia escolar en la formación ciudadana de los jóvenes del siglo XXI? – La historia no solo importa en este ámbito, sino que es fundamental. Tal es su importancia que cuando un ministerio o gobierno la intenta eliminar del currículo, los profesores salen a la calle, tal y como está sucediendo hoy en Chile, por ejemplo. Para Que Sirve La Historia De La Educacion Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile. Bombardeo del Palacio de La Moneda (palacio de gobierno) Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, CC BY ¿Pero, por qué defender la historia si lo que está haciendo es construir una ciudadanía con contenidos estancos y conceptos homogeneizantes y obsoletos? El ejemplo de la guerra entre la ministra de Educación chilena, Marcela Cubillos, con el Colegio de Profesores de Chile y con una mayoría social bastante transversal y diversa, es una muestra empírica de que la historia es parte de la identidad chilena, de sus valores patrios, sus tradiciones, sus costumbres y, más importante, su pasado.

Es aquí cuando se establece lo que entendemos que es el primer error: el eje pasado-historia. La historia no es el espejo del pasado. Otra cosa es que las historias nacionales pretendan que así lo sea bajo un relato lineal, androcéntrico, blanco, occidentalocéntrico y que versa sobre la cronología del ejercicio de poder y los poderosos.

A pesar de que este relato ha sido objeto de críticas, no lo es en su principio fundacional. Autores como Frank Ankersmit, Georg G. Iggers, Hayden White o Herman Paul se han dedicado a cuestionar el rol positivista e historicista de la historia, es decir, de una percepción objetiva y axiomática de la misma.
Ver respuesta completa