Decisiones Que Podemos Tomar En La Escuela?

Decisiones Que Podemos Tomar En La Escuela
Adoptada en marzo de 2003 – Revisada y considerada relevante en  mayo de 2020 – Comisión de Educación PTA de California apoya el concepto de la toma de decisiones con base en la escuela. Aunque la responsabilidad legal de la gestión escolar yace en las Juntas de Educación locales, la PTA considera que la descentralización de la toma de decisiones en la escuela da como resultado una mayor receptividad a las necesidades estudiantiles y sociales y mejora la calidad de las oportunidades educativas.

  • La PTA cree que la toma de decisiones con base en la escuela debe dar a los constituyentes – padres, maestros, administradores, estudiantes y otros miembros de la comunidad – un control significativo sobre qué se hace en la escuela para mejorar el rendimiento escolar y la calidad educativa ofrecida a todos los estudiantes;

La PTA considera que hay una gran posibilidad de a fin de cerrar la brecha de desempeño, mejorar el aprendizaje, la enseñanza, la gestión escolar, las actividades y los resultados siempre que los grupos de interés representativos sean capacitados y reciban recursos que les permiten participar en la toma de decisiones educativas. Las escuelas que implementen la toma de decisiones con base en la escuela eficaz deben:

  • Enfocarse activamente en la enseñanza y el aprendizaje ajustándose a las normas del distrito y del estado en materia de rendimiento estudiantil.
  • Adquirir conocimiento y habilidades en un proceso continuo orientado a fomentar la capacidad de mejorar en toda la escuela, crear una comunidad de aprendizaje profesional y desarrollar una base de conocimientos compartidos.
  • Comprender que con la toma de decisiones viene la responsabilidad de los resultados de esas decisiones.
  • Obtener y fomentar la participación significativa de todos los grupos de interés en el proceso de toma de decisiones y compartir las responsabilidades del liderazgo entre todos los empleados de la escuela.
  • Contar con mecanismos múltiples para recabar información relacionada con las prioridades de la escuela y para comunicar información escolar a todos los miembros de la comunidad.
  • Utilizar incentivos variados y reconocer el progreso individual y grupal con respecto a metas escolares, y
  • Cultivar recursos externos a través de la participación en la comunidad y redes profesionales.

La PTA reconoce que la toma de decisiones con base en la escuela debe tener tiempo para ser exitosa. Los líderes de escuelas y distritos deben apoyar el proceso de administración escolar autónoma, asegurar que los canales de comunicación se mantengan abiertos y proporcionarle a todos los grupos de interés información clara sobre su papel, responsabilidades y deberes. .

¿Qué decisiones se toman en la escuela?

¿Cuáles son las decisiones que pueden tomar los niños?

Qué tipo de decisiones pueden tomar los niños Por ejemplo, es innegociable la hora de acostarse, ir o no ir al cole, o los hábitos y rutinas de comidas, baños y otras medidas higiénicas (lavarse las manos o los dientes), u otras medidas que pongan en riesgo su salud.

¿Qué es la toma de decisiones y ejemplos?

¿Qué es la toma de decisiones? – La toma de decisiones es el proceso en el cual un individuo o grupo de individuos deben elegir entre varias opciones. Este proceso se activa cuando hay que resolver un conflicto o situación que requiere de una acción concreta. Hacer esa elección puede suponer un paso más o menos trascendental, hay decisiones rutinarias o consideradas de poca importancia, pero también algunas que implican mucha responsabilidad para quien las toma y que pueden ser muy determinantes.

  1. En una empresa, es la gerencia o dirección quien toma las decisiones más importantes, pero todos sus miembros, de una forma u otra, tienen que tomar decisiones en su día a día para llevar a cabo acciones que, en definitiva, afectan a la empresa por pequeñas que sean;

En función del tamaño de la empresa, será más común un tipo de decisiones u otro. Mientras en las grandes es posible que algunas de las decisiones de peso se deleguen, en pymes estas suelen estar asumidas por grupos más reducidos de personas. Sea cual sea la modalidad, el proceso debe ser flexible para adaptarse a posibles cambios, además de tener en cuenta distintos enfoques que puedan enriquecerlo.

¿Cómo influye la escuela en la toma de decisiones?

La cultura de cada institución educativa determina y condiciona los estilos y las maneras de tomar decisiones (de manera vertical, en equipo, por votación, por consenso) y las actividades de quienes toman las decisiones.

You might be interested:  Que Es Una Escuela Agraria?

¿Qué decisiones puede tomar un niño de 7 años?

Toma de decisiones.

¿Qué decisiones puede tomar un niño de 8 años?

¿Qué decisiones puede tomar un niño de 12 años?

Indicadores del desarrollo – Esta etapa está marcada por muchos cambios físicos, mentales, emocionales y sociales. Al inicio de la pubertad se presentan cambios hormonales. En la mayoría de los varones, comienza a aparecer el vello púbico y facial, y su voz se vuelve más grave.

En las niñas, aparece el vello púbico, les crecen los senos y les llega la menstruación. Estos cambios y la manera en que los demás los perciben podrían ser factores de preocupación para ellos. También es un periodo en el cual los adolescentes podrían enfrentarse a la presión que ejercen sus amigos para que consuman alcohol, tabaco y drogas, o para que tengan relaciones sexuales.

Otros desafíos de esta etapa pueden ser los trastornos de la alimentación, la depresión y los problemas familiares. A esta edad, los adolescentes toman más decisiones por su cuenta en relación con sus amigos, los deportes, los estudios y la escuela. Se vuelven más independientes, con personalidad e intereses propios, aunque los padres todavía son muy importantes.

¿Cuáles son los 7 pasos para tomar una buena decisión?

¿Cuáles son los 5 pasos para la toma de decisiones?

¿Cuáles son los 4 pasos para la toma de decisiones?

¿Cómo pueden ser las decisiones?

Tipos de toma de decisiones – El proceso de toma de decisiones se da de manera periódica y constante en la vida de un individuo. Muchas veces responde a conflictos que se presentan de manera diaria y otros son ocasionales; algunos se dan dentro del ámbito privado y otros dentro de empresas u organizaciones. Según las diferentes características, el proceso de toma de decisiones puede ser:

  • Racional. Proceso en el que se analizan las posibles alternativas utilizando el raciocinio en base a fuentes y pruebas comprobables.
  • Intuitivo. Proceso en el que el individuo toma en cuenta la intuición y la experiencia personal para volcarse hacia alguna de las alternativas.
  • Personal. Proceso de toma de decisión de un individuo dentro del ámbito privado.
  • De rutina. Proceso que realiza un individuo o grupo de manera periódica, suelen ser situaciones que no resisten mucho análisis ni tratan sobre temas complejos.
  • De emergencia. Proceso que un individuo o grupo realiza para tomar una decisión frente a una situación nueva y excepcional.
  • De grupo. Proceso que se realiza en conjunto entre los miembros de un grupo en el que prima el consenso y se toma la alternativa que genera más adhesión.
  • Individual. Proceso que ejecuta una persona de manera autónoma dentro de un contexto como una organización o empresa.
  • Organizacional. Proceso que realizan uno o varios individuos miembros de una organización para tomar una decisión que repercute en el futuro de la institución.

¿Qué decisiones no pueden tomar los niños?

Los niños nacen totalmente dependientes de sus progenitores, pero a partir de los dos años, comienzan a desarrollar su personalidad y surgen las primeras negativas frente a las propuestas de los adultos, ya que el niño inicia el desarrollo de su capacidad de decidir por sí mismo.

  • “A medida que el niño crece, perfila sus gustos, intereses, opiniones y pensamientos propios;
  • Se trata de un proceso crucial para el desarrollo de su autonomía y de la constitución de su identidad personal;

Por ello, es imprescindible que los padres apoyen que sus hijos aprendan a decidir de manera progresiva y no se dejen llevar únicamente por lo que ellos desean para los niños, sin tener en cuenta si eso es lo que, verdaderamente, necesita el pequeño , o si choca frontalmente con sus deseos o intereses.

Las expectativas muy rígidas o exigentes acerca de lo que esperamos que sean o alcancen nuestros hijos pueden provocar que decidamos por ellos, sin darnos cuenta de que lo perjudicial que puede resultar”, explica Carla Valverde, psicóloga clínica infanto-juvenil del Centro de Salud Mental de Alcobendas.

El equilibrio entre ofrecer libertad de decisión al niño y poner límites razonables con cuestiones que solo deciden los progenitores resulta clave para que los pequeños avancen con pie firme hacia su madurez. “El niño no puede decidirlo todo por sí mismo.

  1. Algunos padres consultan a sus hijos todas las decisiones a tomar, y esto no es recomendable;
  2. Los niños tienen que aprender que no siempre puede ser lo que ellos elijan;
  3. De esta forma, desarrollan frustración frente a la tolerancia que genera un no a determinadas peticiones de los pequeños, porque resultan perjudiciales o suponen un riesgo para el niño, como en el caso de que con 4 años quiera utilizar solo un cuchillo en la cocina;

Según su edad, los niños pueden decidir sobre ciertas cuestiones, como qué actividad extraescolar prefieren y no sobre otras, como ir solos al cole con 5 años”, explica la psicóloga, Carla Valverde, que enumera las consecuencias de no ofrecer a nuestros hijos la posibilidad de tomar las decisiones que corresponden según su edad: 1-Dificultad para tomar decisiones por uno mismo, que se mantendrán cuando el niño sea un adulto y tenga que realizar elecciones importantes para sí mismo.

You might be interested:  Escuela Donde Se Grabo Clase 406?

Más información 2- Sentimientos de inseguridad. No confiar en el propio criterio. 3- Dependencia excesiva del adulto a la hora de decidir. El niño que no tiene entrenada la capacidad de elección carece de determinación e iniciativa propia.

4- Tendencia a la inhibición o a doblegarse ante los deseos o intenciones de otras personas, por lo que será excesivamente complaciente. 5-El niño se puede sentir anulado y pensar que lo que siente, quiere o desea no es válido y nunca se tiene en cuenta.

  • 6-Dificultad para oponerse ante los deseos de otras personas, lo que implica el riesgo, sobre todo en la adolescencia, de no saber negarse a presiones sociales, como en el caso del consumo de alcohol o drogas;

7-Disminución de la autoestima y de los sentimientos de valía personal. 8-Desarrollo de sentimientos de enfado y resentimiento hacia las personas que tratan de imponer un criterio diferente del suyo. Tomar decisiones es un hábito que se aprende a base de hacerlo.

  1. Los niños necesitan su proceso de entrenamiento y aprendizaje al respecto, pero ¿cómo podemos ayudarles para que los consigan desde casa? Gema José Moreno, psicóloga infanto-juvenil, apunta las siguientes pautas: -Ser un ejemplo de respeto de la libertad del criterio de otras personas, independientemente de su edad, aunque la opinión de los progenitores no coincida con la del niño;

-Enseñar los pros y contras de cada opción a elegir y dejar que sea el niño quien decida. -Enseñar a valorar y sopesar antes de tomar una decisión, así como a asumir las consecuencias de los errores, de los que también se aprende. -Equivocarse es normal, así que conviene evitar juzgar la elección del niño y ayudarle a asumir la frustración que conlleva.

-En el proceso de aprendizaje de la toma de decisiones, la ansiedad puede bloquear al niño y convertir la elección en un problema que genera sentimientos de angustia. Por ello, conviene enseñar al niño que tiene la libertad de compartir esas emociones, sin que ello implique delegar la responsabilidad de la elección en otra persona.

-Educar a los hijos en libertad para que elijan, se equivoquen, sean consecuentes con sus actos y experimenten emociones que, aunque sean dolorosas, forman parte del proceso de aprendizaje en la toma de decisiones, que convertirán al niño en una persona independiente y feliz..

¿Qué decisiones puede tomar un niño en la comunidad?

Decisiones Que Podemos Tomar En La Escuela Niñas y niños que participan con su opinión en evento de la Secretaría de Gobernación. ¿Recuerdas quién tomaba las decisiones en tu familia, escuela y en los espacios públicos como parques o bibliotecas cuando eras niña, niño o adolescente?, ¿tus ideas y opiniones eran tomadas en cuenta en estos lugares o quién era responsable de hacerlo? Cuando reflexionamos acerca de éstas preguntas, es común responder que las personas adultas eran quienes decidían, ya que se suponía que eran ellas quienes debían encargarse de tomar las decisiones todo el tiempo y que niñas, niños y adolescentes no tenían la capacidad para participar hasta que crecieran y aumentaran sus experiencias y conocimientos.

Contrario a esta perspectiva, la participación ciudadana lejos de excluir a un grupo de personas, implica un proceso en el que es necesario compartir las decisiones que afectan la vida propia y la vida de la comunidad.

Por ello, en México, desde 2014, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes #LGDNNA establece el derecho a la participación de ellas y ellos en los temas que les conciernen y les afectan, y mandata la implementación de mecanismos que faciliten que su participación sea activa, sistemática y permanente.

No obstante, la participación en espacios como la casa, la escuela y su comunidad aún tiene un largo camino por recorrer,  ya que la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS 2017), señala que sólo uno de cada dos niñas y niños menores de 12 años se sienten escuchados “siempre” en sus casas y escuelas; mientras que los demás consideran que sólo en “algunas ocasiones” o “nunca” sus opiniones son  escuchadas o tomadas en cuenta.

Es decir, la toma de decisiones en los espacios en los que conviven cotidianamente niñez, adolescencia y personas adultas aún están basadas en relaciones verticales que utilizan la sumisión y la obediencia como elementos de imposición, donde las personas adultas dicen lo que se tiene que hacer, y niñas, niños y adolescentes tienen que obedecer sin permitir el consenso.

  • Para lograr un verdadero cambio en la forma en la que acompañamos el proceso de desarrollo de niñas, niños y adolescentes, es necesario que las personas adultas sepamos ¿cómo podemos colaborar para que niñas, niños y adolescentes participen de forma activa en la casa, la escuela y en la comunidad? Aquí algunos consejos: ¿Quién decide que comer, qué ropa usar y en qué labores apoyar en casa? La participación es un proceso que debe guiarse desde la primera infancia, bajo el principio de la autonomía progresiva es decir, que ellas y ellos tienen la capacidad de tomar decisiones y asumir responsabilidades de forma gradual, mientras van creciendo;

La ropa que usan, los alimentos que come la familia, los lugares que son seguros para jugar o los quehaceres del hogar, son oportunidades para dialogar y tomar decisiones compartidas con todos los integrantes de la familia. ¿Qué actividades realizar después de la escuela? Aprender a tocar un instrumento, practicar cierto deporte o algún idioma puede ser una actividad que nos entusiasme a madres, padres y cuidadores, pero no necesariamente a niñas y niños.

  1. Ellas y ellos aprenderán algo de mejor forma, si tienen la motivación de hacerlo porque les gusta y no sólo como una imposición;
  2. ¿Jugar, leer y ver la televisión? Niñas y niños tienen derecho a participar para construir acuerdos y reglas que les ofrezcan bienestar y tranquilidad;
You might be interested:  Donde Checar En Que Escuela Se Quedo Mi Hijo?

La negociación que hacemos para establecerlas es parte fundamental en el proceso de participación, ya que hay lugares u objetos inseguros para jugar, lecturas o programas diseñados solo para personas adultas. Recuerda que ¡hasta para jugar hay que hacer acuerdos! Y todas las personas somos responsables de que se cumplan.

Acuerdos de convivencia en la escuela En la escuela, las y los maestros pueden llevar a cabo los acuerdos de convivencia dentro del aula al inicio del ciclo escolar con la participación de niñas, niños y adolescentes.

Recuerda que es más fácil cumplir un acuerdo para el que se fue consultado que uno que ha sido impuesto sin consenso. Cuando niñas y niños asumen la responsabilidad de sus decisiones pueden ser personas cada vez más autónomas. Libros y actividades para trabajar en cada ciclo escolar La invisibilización de la participación de la niñez y adolescencia, puede ocultar el miedo a perder el control; por ello, además de los acuerdos de convivencia las y los maestros pueden decidir con las y los estudiantes que actividades realizar, que libros leer, que materiales utilizar e incluso que celebraciones y efemérides son necesarias conmemorar en sus planeaciones.

En la comunidad: Pensar libremente, informarse, ser escuchados, que tomen en cuenta su opinión, vivir de acuerdo a su identidad, cultura, costumbres, hablar su propia lengua, jugar, descansar e incluso practicar la religión que prefieran es parte de su derecho a participar en la comunidad.

Para ello, las personas adultas tenemos la responsabilidad de garantizar los espacios necesarios para ello. Finalmente, es importante que las personas adultas identifiquemos dos elementos clave de la participación de niñas, niños y adolescentes: primero, que este derecho no está condicionado a su merecimiento o por haber cumplido la obligación correspondiente; y segundo, que su participación no equivale a concederles la razón, sino a entablar un diálogo que permita compartir las decisiones en su proceso de construcción ciudadana. Fuentes:

  • Gáal, Fernando y Corona, Yolanda. Estrategias participativas para niños: Algunos aportes para escuchar a los niños y realizar consultas infantiles. https://www. uam. mx/cdi/pdf/publicaciones/estrategias. pdf
  • Encuesta Nacional Sobre Discriminación 2017:  https://www. conapred. org. mx/index. php?contenido=pagina&id=604
  • Hart, Roger. La participación de los niños: de la participación simbólica a la participación autentica. https://www. unicef-irc. org/publications/538-la-participaci%C3%B3n-de-los-ni%C3%B1os-de-la-participaci%C3%B3n-simbolica-a-la-participaci%C3%B3n. html
  • Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes: https://www. gob. mx/sipinna/articulos/ley-general-de-los-derechos-de-ninas-ninos-y-adolescentes-ya-la-conoces-107204?idiom=es
  • México Social http://www. mexicosocial. org/index. php/81-arts-destacados-home/481-lo-que-piensan-los-ninos-sobre-discriminacion
  • SIPINNA, INE, UNICEF Guía de participación para adolescentes https://infosipinna. org/media/documentos/GU%C3%8DA_ADOLESCENTES. pdf
  • SIPINNA, INE, UNICEF Guía de participación para niñas y niños  https://infosipinna. org/media/documentos/GU%C3%8DA_NI%C3%91OS. pdf
  • UNICEF, La participación de los niños “de la participación simbólica a la participación auténtica”. https://www. unicef-irc. org/publications/538-la-participaci%C3%B3n-de-los-ni%C3%B1os-de-la-participaci%C3%B3n-simbolica-a-la-participaci%C3%B3n. html

¿Que deben saber las niñas y los niños para tomar las mejores decisiones?

Aprender a decidir Tomar decisiones es una necesidad fundamental para la vida, tanto a nivel personal como a nivel profesional. Aprenderlo no es cosa de un día: es un proceso que requiere paciencia y tranquilidad. Toma nota de los siguientes prácticos y útiles consejos para acompañar a los niños en este proceso de aprendizaje:

  • Deja que se equivoquen. La crítica debe ser constructiva , animando a que lo vuelva a intentar, sin hacer hincapié en lo que ha hecho mal, sino en el hecho de que puede volver a probar.
  • Deja claras las normas que no pueden sobrepasar.
  • Valora los logros que los niños consigan y enséñales a valorarlos por sí mismos. De esta manera, se potencia la autoestima y la satisfacción de las cosas bien hechas.

Decisiones Que Podemos Tomar En La Escuela ¿Cómo ayudarles a tomar decisiones? Tienes a tu alcance recursos educativos muy prácticos que te ayudarán a que tus alumnos y tus hijos incorporen a poco a poco las habilidades necesarias para tomar sus propias decisiones.

  1. Tomar decisiones es un vídeo gracias al cual los niños tomarán conciencia del proceso que implica tomar decisiones. ¡Aprende a tomar tus propias decisiones y a seguirlas y luchar por ellas hasta el final! A veces, basta con creer fuertemente en uno mismo…
  2. Dilemas cotidianos es un recurso que plantea diferentes dilemas, a partir de los cuales los alumnos practican el debate y la argumentación con el resto de la clase, con lo que aprenden a escuchar y a respetar las opiniones contrarias.
  3. Digan lo que digan es un cuento con dibujos animados en el que los niños pueden comprobar que, si se está convencido de la decisión tomada, el protagonista consigue el respeto y la admiración de sus compañeros.

¿Has probado otros recursos para el aprendizaje de la toma de decisiones ? Comparte los resultados que has obtenido, ¡nos interesan!.

¿Cómo se pueden tomar decisiones responsables en los niños?