Cual Es El Principal Reto De La Nueva Escuela Mexicana?

Cual Es El Principal Reto De La Nueva Escuela Mexicana

La Nueva Escuela Mexicana (NEM por sus siglas) busca fomentar la comprensión y aprecio por la diversidad cultural y lingüística, así como el diálogo y el intercambio intercultural sobre una base de equidad y respeto mutuo.

¿Cuáles son los retos de la NEM?

La NEM debe garantizar que todas las niñas, niños y adolescentes del país, no importando la región o localidad en la que se encuentren, tengan la posibilidad de utilizar las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Reconocimiento y revalorización de las maestras y maestros.

¿Cuál es el objetivo de la nueva escuela mexicana?

¿QUÉ ES LA NUEVA ESCUELA MEXICANA? Somos Andrea Vizcarra García de Quevedo, Brenda Alcántara Flores, Diego Rodríguez Rodríguez, Humberto López Peralta y Raúl Figueroa Díaz, estudiantes de la Clínica en Derecho y Política Pública del Instituto Autónomo Tecnológico de México (” ITAM “).

  • En la Clínica, de la mano con distintas organizaciones de la sociedad civil, instituciones y universidades, trabajamos en la construcción de recomendaciones de política pública que tengan un impacto positivo en la consolidación del Estado de Derecho y la vida de las personas;

Esta publicación forma parte de un proyecto colaborativo que comenzó en 2018 entre Proeducación, I. (” PROED “) y la Clínica en Derecho y Política Pública del ITAM. Agradecemos la guía por parte de Mercedes del Valle, Directora de Investigación y Desarrollo Educativo de PROED, y Ana María Zorrilla, Coordinadora General de la Clínica.

  1. Asimismo, agradecemos la indispensable asesoría de las personas especialistas en materia educativa que nos han orientado: Itzel Cabrero, Sonia del Valle , Daniela Rocha y Metzeri Jiménez;
  2. Este texto revela la opinión de los autores y no debe interpretarse como un posicionamiento oficial o particular de institución alguna;

El objetivo de este artículo es ayudar a responder las siguientes preguntas: ¿qué es la Nueva Escuela Mexicana (” NEM “)? ¿Dónde se encuentra regulada? Y ¿cuáles son sus alcances para la realidad de la educación en México? I. Concepto de la Nueva Escuela Mexicana [1] ¿Qué es la Nueva Escuela Mexicana? La NEM se define como un modelo educativo, un conjunto de reglas y procesos que guían los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Un modelo educativo está conformado por normas que establecen cómo deben ejercer la enseñanza los profesores y qué herramientas deben utilizar para enseñar. De acuerdo con el documento ” La Nueva Escuela Mexicana: principios y orientaciones pedagógicas ” emitido por la Secretaría de Educación Pública ( ” SEP ” ), la NEM es “la institución del Estado mexicano responsable de la realización del derecho a la educación en todo el trayecto de los 0 a los 23 años de edad de las y los mexicanos”.

Ese derecho a la educación se refiere a la definición que está plasmada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. ¿Cuáles son los objetivos de la NEM? La NEM tiene como objetivo la formación integral de niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

Busca promover el aprendizaje de excelencia, inclusivo, pluricultural, colaborativo y equitativo a lo largo del trayecto de su formación, desde el nacimiento hasta la conclusión de los estudios. Para lograr este objetivo, la NEM plantea adaptarse a cada una de las regiones del país , para que los cambios que buscan implementarse sean compatibles con las costumbres y las necesidades de cada lugar.

Con la NEM se busca enseñar desde la perspectiva de los derechos humanos y, sobre todo, del derecho a la igualdad en la educación. El derecho a la igualdad en la educación se refiere a que todas las personas deben tener el acceso a la misma cantidad y calidad de oportunidades para aprender.

  1. Algunos objetivos adicionales de la NEM son: –        La inclusión de la perspectiva de género;
  2. –        La formación ciudadana;
  3. –        La creación de una cultura de la paz;
  4. –        Mejorar la actividad física;

–        Impulsar el arte, la música y la tecnología. II. Regulación de la Nueva Escuela Mexicana ¿En dónde se regula la NEM? El principal fundamento legal de la NEM se encuentra en el artículo 3 de la Constitución , que fue reformado en 2019. El artículo 3 establece que toda persona tiene derecho a la educación, y que el Estado debe proporcionar esa educación con base en los principios de la NEM.

Además de la Constitución, algunas de las leyes que regulan la NEM son: –        Ley General de Educación, que regula la educación impartida por el Estado y particulares; –        Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros , que establece los procesos de selección, admisión, promoción y reconocimiento del personal docente, y; –        Ley en Materia de Mejora Continua de la Educación , que regula la mejora de la educación a través de procesos de evaluación y retroalimentación.

¿Qué cambió en la reforma del artículo 3 de la Constitución en relación con el modelo educativo?   El artículo 3 de la Constitución se reformó en 2019. Dentro de los cambios más importantes está la inclusión de los principios de la NEM, que son : –        El fomento de la identidad mexicana.

La NEM fomenta el amor a la Patria, el aprecio por su cultura, el conocimiento de su historia y el compromiso con la Constitución. –    Responsabilidad ciudadana. El fomento de los valores cívicos como honestidad, respeto, justicia, solidaridad, reciprocidad, lealtad, libertad, equidad y gratitud, entre otros.

–        El compromiso con la honestidad. Se requiere para desarrollar al país con base en la confianza y en el sustento de la verdad de todas las acciones. –        Participación en la transformación de la sociedad. Se busca que el alumnado luche por transformar su entorno mediante su involucramiento en actividades de la comunidad escolar.

  1. –        Respeto de la dignidad humana;
  2. Tiene como meta poner a la persona como el eje central del modelo educativo y respetar sus derechos humanos;
  3. –        Promoción de la interculturalidad;
  4. La NEM fomenta la comprensión y el aprecio por la diversidad cultural y lingüística, así como el diálogo y el intercambio intercultural;

–      Promoción de la cultura de la paz. La NEM forma una cultura de paz que favorece el diálogo constructivo, la solidaridad y la búsqueda de acuerdos. –    Respeto por la naturaleza y cuidado del medio ambiente. La NEM promueve una sólida conciencia ambiental que favorece la protección y conservación del entorno, la prevención del cambio climático y el desarrollo sostenible.

  • III;
  • Alcances de la Nueva Escuela Mexicana ¿Qué alcance podría tener la NEM? Algunos de los cambios prácticos que la NEM propone son los siguientes: Revalorización del magisterio;
  • Cambios en la organización del magisterio (la profesión docente) que incluyen mejoras en salarios, cambios en los programas de formación de maestros, y acompañamiento durante el proceso de retiro;

Planes y programas de estudio. Cambios a los programas educativos de las escuelas para incluir los propósitos plasmados en el artículo 3 de la Constitución. Esto quiere decir que los programas educativos buscarán garantizar la igualdad entre los estudiantes y proteger sus derechos humanos.

Corresponsabilidad escuela-familia. Las escuelas deben crear programas de participación de padres de familia con docentes y estudiantes. Es decir, busca crear espacios en los que padres de familia y estudiantes puedan formar parte en las decisiones administrativas y académicas de las escuelas.

You might be interested:  Como Hacer Un Altar De Muertos Para La Escuela?

En síntesis, la NEM propone que se mejoren los procesos del magisterio, que se cambien los programas de estudio, y    que se extienda a familias y estudiantes la posibilidad de participar en la toma de decisiones en las escuelas. [2] ¿Cu áles son algunas acciones que se han tomado para implementar los cambios prácticos de la NEM? Más allá de las tres nuevas leyes que ya mencionamos, la SEP ha desarrollado diversos materiales prácticos y manuales para difundir la NEM.

Algunos de ellos son: –    La Nueva Escuela Mexicana: Principios y Orientaciones Pedagógicas. Este documento aborda los principios y ejes más importantes de la NEM. –         Hacia una Nueva Escuela Mexicana.

Taller de Capacitación. Este documento desarrolla una agenda de trabajo para los docentes que incluye una guía de actividades, contenidos para revisar y videos de apoyo. ¿Cómo se busca implementar la NEM? Para implementar la NEM la SEP ha creado varias estrategias y políticas públicas.

  1. La principal es el programa ” La Escuela es Nuestra “;
  2. Éste otorga de manera directa a las escuelas (familias, estudiantes y docentes) los recursos necesarios para operar las escuelas, para que ellos puedan, en conjunto, realizar el diagnóstico y elaborar su plan de trabajo y el de gastos;

Cada escuela conformará un Comité Escolar de Administración Participativa, encabezado por una madre de familia, el cual decidirá cómo utilizarán sus recursos. Además, hay otros programas sociales que buscan complementar los impactos de la NEM. Algunos de ellos son: –        Sistema de Becas para el Bienestar.

  • Busca dar a estudiantes un ingreso adicional para cursar sus estudios de inicio a fin;
  • –        Universidades para el Bienestar Benito Juárez García;
  • Es un programa universitario que crea licenciaturas de fácil acceso para que las personas que habitan en comunidades rurales puedan acceder a estudios universitarios de calidad;

¿Cuáles serán las implicaciones de la NEM para los y las docentes? En caso de reglamentarse y ejecutarse de manera exitosa, la NEM cambiará algunos de los procesos magisteriales para los y las docentes, con la “Revalorización del Magisterio”. Cambiarán las condiciones de ingreso, promoción, reconocimiento y retiro de las maestras y los maestros.

También se mejorarán las condiciones laborales; habrá aumentos salariales y nuevas capacitaciones para que los docentes puedan implementar los cambios en los programas educativos. De igual forma, el personal docente tendrá mayor contacto con los estudiantes y padres de familia para tomar las decisiones sobre sus comunidades escolares.

¿Cuáles serán las implicaciones de la NEM para los estudiantes y sus familias? Uno de los ejes principales de la NEM es crear “culturas educativas” dentro de las escuelas. Esto quiere decir que se deberá impulsar la convivencia entre estudiantes, docentes y padres de familia para lograr el desarrollo comunitario.

En este contexto, los estudiantes y sus padres tendrán mayor participación en la toma de decisiones. La NEM buscará estrechar las relaciones que los estudiantes tienen con los integrantes de la comunidad educativa.

En otras palabras, las escuelas buscarán mayor participación de los estudiantes en actividades que puedan mejorar sus lazos con profesores, padres de familia y otros compañeros. IV. Conclusión   A partir de un estudio preliminar de la NEM, ésta consiste, hasta el momento, en cuestiones ideológicas, morales o teóricas que resultan complejas o poco aterrizadas para llevarlas a la realidad, o para provocar un cambio de rumbo en la política educativa del país.

¿Cuáles son los desafíos de la profesión docente en la nueva escuela mexicana?

/ viernes 18 de octubre de 2019 La profesión docente es una de las más antiguas del mundo… pues aunque no lo crean, comenzó a conformarse desde las sociedades primitivas, en las que la profesión se aprendía de los padres, los parientes o personas de influencia en la comunidad.

Sin embargo, como una de las más antiguas del mundo, la profesión docente no es equiparable a la que se considera la profesión más antigua, aunque a decir verdad, en ambas confluyen la enseñanza y el aprendizaje, y de manera no tan conveniente, a veces la profesión docente sufre del tráfico de influencias y se prostituye.

Aunque al principio, la profesión docente era más de formación para la vida (como los escribas y los maestros de oficios), pronto, en las sociedades clásicas se fue asociando al proceso de educación, que se centraba en la formación de valores relativos al trabajo, a la familia y a la patria (como la paideia, en la Grecia antigua).

  1. Durante la Edad Media, la Iglesia tomó la responsabilidad de la enseñanza y los docentes fueron los religiosos o monjes, cuyas predicaciones estaban aderezadas con la enseñanza de oficios y habilidades para la convivencia religiosa de adoración al Dios de referencia; bien fuese de los musulmanes, los judíos, los cristianos o cualquiera otra orientación religiosa;

La función docente en los siglos siguientes da lugar a un nuevo tipo de escuela popular (estatal), así como a un nuevo modelo de escuela elitista, que acentuó las relaciones de poder entre las distintas sociedades de la época, de tal manera que los docentes dejaron de servir a la comunidad o a la iglesia para servir a los estados nación que se estaban conformando alrededor del mundo, de tal manera que la consecución de los objetivos de la educación estaban estrechamente ligados a las clases sociales; por tanto, se trató de una educación clasista y excluyente.

Con el advenimiento de las escuelas normales en el Siglo XIX, como centros educativos dedicados exclusivamente a la formación de los maestros, la función docente experimentó una ruptura con el sistema tradicional de preparación de profesores, dando a los maestros un nuevo estatus, pero a la vez, nuevas responsabilidades y formas de actuar en las escuelas.

De esta forma, en los años recientes, la función docente, como acto público y profesión de estado, está definida y reconocida como una profesión, con todo lo que esto implica en el contexto de los ámbitos sociocultural y sociopolítico, pues de ella se espera que no solo eduque sino que sea el vehículo que contribuya a la dignificación humana.

Así, el maestro es convocado, por no decir cooptado, al logro de los fines sociales, mediante un proceso al que elegantemente se le ha denominado educación o formación, que establece claramente los límites ético-políticos de la práctica profesional que se desarrolla en las escuelas, las que funcionan conforme a un modelo burocrático perfectamente establecido.

En este sentido, hablar de la profesión docente en la actualidad no deja de ser una aventura y un reto. Una aventura, porque la tradicional función del profesor en el aula está sumamente cuestionada y se requiere de una transformación cualitativa, que implique la revaloración social del trabajo de los maestros; y un reto, por la vinculación que tiene hoy la función del profesor con el proceso de comunicador de la información y el uso didáctico de los avances tecnológicos.

Ahora bien, ubicar la profesión docente en el contexto educativo mexicano implica dar cuenta de los procesos de reforma educativa que se han gestado desde 2004 a la fecha y que han catapultado una serie de reacciones del profesorado, que van del rechazo, a la aceptación; de la protesta a la resignación; y de la acción a la inacción, lo cual implica recordar que el conflicto entre reformas educativas y docentes no es nuevo, y que ha venido profundizándose y agudizándose, conforme los gobiernos se empeñan en adoptar posiciones radicales que cada seis años dan al traste con los pocos avances que se logran en cada proceso.

Así, no bien se había pasado de los objetivos operativos conductuales a las competencias y el constructivismo, cuando ya había que promover la integración educativa y educar para las emociones; ahora, la moda parece orientarse hacia el humanismo y el desarrollo de las capacidades de los educandos, que aún y cuando se habla de la defensa de la escuela pública, gratuita y universal y se pregonan valores características de una escuela democrática, nacional, humanista, equitativa, integral, inclusiva, intercultural, plurilingüe y de excelencia, no deja de estar latente el malestar de los maestros ante tanto manoseo de los modelos educativos.

Malestar docente que se traduce en caos y desorden que se observa dentro y fuera de la escuela, pues demasiados cambios al mismo tiempo, muchas veces contradictorios entre sí, sin condiciones para su correcta implementación provocan escepticismo, pues los maestros han visto desfilar reformas y modas que vienen y se van; por lo que se aferran a aquello de que más vale malo por conocido que bueno por conocer.

De esta manera, la falta de novedad, así como la incertidumbre y la exigencia del cambio trae consigo nuevas exigencias para los docentes, quienes se quejan de la falta de participación en las decisiones de la reforma y acusan de una mayor complejización de la tarea educativa, lo que les implica más esfuerzo, tiempo y tareas.

Adicionalmente, los maestros sufren de asedio constante pues son acusados como los responsables de los problemas y las soluciones, al propio tiempo que se sienten amenazados por la tecnología, la evaluación docente, la participación de los padres y la contratación de sujetos menos calificados o no docentes.

En tal sentido, las perspectivas de la profesión docente no son tan halagüeñas, pues aunque el discurso diga lo contrario, los maestros seguirán siendo vistos como los responsables de los problemas educativos, seguirán sufriendo la ambivalencia de identificar los signos positivos y negativos de la autonomía escolar, la participación social, los consejos técnicos, la flexibilidad curricular, así como las no tan nuevas modalidades de formación y capacitación docente, lo que seguirá poniendo en riesgo su salud física y mental.

Por tanto, uno de los grandes retos para la transformación de la profesión docente será sin duda trabajar para recuperar la dignidad, el orgullo, el compromiso de los maestros, y por qué no decirlo, el apostolado, el espíritu de servicio, la misión noble, la realización personal y profesional y lucha por una sociedad mejor, que históricamente les ha definido.

Así, avanzar hacia una educación distinta, más integral y humanista, será un proceso que llevará tiempo, porque demanda del compromiso y del trabajo de todas las maestras y maestro s de México, se declara en el documento Hacia una Nueva Escuela Mexicana: primeros pasos (SEP, 2019), sin embargo, no se dice cómo se va a inducir ese compromiso ni mucho menos se aportan los recursos para incentivar el cambio.

You might be interested:  Como Saco El Cct De Mi Escuela?

La profesión docente es una de las más antiguas del mundo… pues aunque no lo crean, comenzó a conformarse desde las sociedades primitivas, en las que la profesión se aprendía de los padres, los parientes o personas de influencia en la comunidad.

Sin embargo, como una de las más antiguas del mundo, la profesión docente no es equiparable a la que se considera la profesión más antigua, aunque a decir verdad, en ambas confluyen la enseñanza y el aprendizaje, y de manera no tan conveniente, a veces la profesión docente sufre del tráfico de influencias y se prostituye.

  • Aunque al principio, la profesión docente era más de formación para la vida (como los escribas y los maestros de oficios), pronto, en las sociedades clásicas se fue asociando al proceso de educación, que se centraba en la formación de valores relativos al trabajo, a la familia y a la patria (como la paideia, en la Grecia antigua);

Durante la Edad Media, la Iglesia tomó la responsabilidad de la enseñanza y los docentes fueron los religiosos o monjes, cuyas predicaciones estaban aderezadas con la enseñanza de oficios y habilidades para la convivencia religiosa de adoración al Dios de referencia; bien fuese de los musulmanes, los judíos, los cristianos o cualquiera otra orientación religiosa.

La función docente en los siglos siguientes da lugar a un nuevo tipo de escuela popular (estatal), así como a un nuevo modelo de escuela elitista, que acentuó las relaciones de poder entre las distintas sociedades de la época, de tal manera que los docentes dejaron de servir a la comunidad o a la iglesia para servir a los estados nación que se estaban conformando alrededor del mundo, de tal manera que la consecución de los objetivos de la educación estaban estrechamente ligados a las clases sociales; por tanto, se trató de una educación clasista y excluyente.

Con el advenimiento de las escuelas normales en el Siglo XIX, como centros educativos dedicados exclusivamente a la formación de los maestros, la función docente experimentó una ruptura con el sistema tradicional de preparación de profesores, dando a los maestros un nuevo estatus, pero a la vez, nuevas responsabilidades y formas de actuar en las escuelas.

De esta forma, en los años recientes, la función docente, como acto público y profesión de estado, está definida y reconocida como una profesión, con todo lo que esto implica en el contexto de los ámbitos sociocultural y sociopolítico, pues de ella se espera que no solo eduque sino que sea el vehículo que contribuya a la dignificación humana.

Así, el maestro es convocado, por no decir cooptado, al logro de los fines sociales, mediante un proceso al que elegantemente se le ha denominado educación o formación, que establece claramente los límites ético-políticos de la práctica profesional que se desarrolla en las escuelas, las que funcionan conforme a un modelo burocrático perfectamente establecido.

En este sentido, hablar de la profesión docente en la actualidad no deja de ser una aventura y un reto. Una aventura, porque la tradicional función del profesor en el aula está sumamente cuestionada y se requiere de una transformación cualitativa, que implique la revaloración social del trabajo de los maestros; y un reto, por la vinculación que tiene hoy la función del profesor con el proceso de comunicador de la información y el uso didáctico de los avances tecnológicos.

Ahora bien, ubicar la profesión docente en el contexto educativo mexicano implica dar cuenta de los procesos de reforma educativa que se han gestado desde 2004 a la fecha y que han catapultado una serie de reacciones del profesorado, que van del rechazo, a la aceptación; de la protesta a la resignación; y de la acción a la inacción, lo cual implica recordar que el conflicto entre reformas educativas y docentes no es nuevo, y que ha venido profundizándose y agudizándose, conforme los gobiernos se empeñan en adoptar posiciones radicales que cada seis años dan al traste con los pocos avances que se logran en cada proceso.

Así, no bien se había pasado de los objetivos operativos conductuales a las competencias y el constructivismo, cuando ya había que promover la integración educativa y educar para las emociones; ahora, la moda parece orientarse hacia el humanismo y el desarrollo de las capacidades de los educandos, que aún y cuando se habla de la defensa de la escuela pública, gratuita y universal y se pregonan valores características de una escuela democrática, nacional, humanista, equitativa, integral, inclusiva, intercultural, plurilingüe y de excelencia, no deja de estar latente el malestar de los maestros ante tanto manoseo de los modelos educativos.

Malestar docente que se traduce en caos y desorden que se observa dentro y fuera de la escuela, pues demasiados cambios al mismo tiempo, muchas veces contradictorios entre sí, sin condiciones para su correcta implementación provocan escepticismo, pues los maestros han visto desfilar reformas y modas que vienen y se van; por lo que se aferran a aquello de que más vale malo por conocido que bueno por conocer.

  1. De esta manera, la falta de novedad, así como la incertidumbre y la exigencia del cambio trae consigo nuevas exigencias para los docentes, quienes se quejan de la falta de participación en las decisiones de la reforma y acusan de una mayor complejización de la tarea educativa, lo que les implica más esfuerzo, tiempo y tareas;

Adicionalmente, los maestros sufren de asedio constante pues son acusados como los responsables de los problemas y las soluciones, al propio tiempo que se sienten amenazados por la tecnología, la evaluación docente, la participación de los padres y la contratación de sujetos menos calificados o no docentes.

  • En tal sentido, las perspectivas de la profesión docente no son tan halagüeñas, pues aunque el discurso diga lo contrario, los maestros seguirán siendo vistos como los responsables de los problemas educativos, seguirán sufriendo la ambivalencia de identificar los signos positivos y negativos de la autonomía escolar, la participación social, los consejos técnicos, la flexibilidad curricular, así como las no tan nuevas modalidades de formación y capacitación docente, lo que seguirá poniendo en riesgo su salud física y mental;
You might be interested:  Cuando Van A Entrar A La Escuela?

Por tanto, uno de los grandes retos para la transformación de la profesión docente será sin duda trabajar para recuperar la dignidad, el orgullo, el compromiso de los maestros, y por qué no decirlo, el apostolado, el espíritu de servicio, la misión noble, la realización personal y profesional y lucha por una sociedad mejor, que históricamente les ha definido.

¿Qué puede hacer la nueva escuela mexicana ante el Reto 2030?

¿Cuáles son las 4 claves de la nueva escuela mexicana?

¿Qué es y cuáles son sus características más importantes de la nueva escuela mexicana?

Características de la Nueva Escuela Mexicana: –

  • Formación de pensamiento crítico y solidario de la sociedad, así como el aprendizaje colaborativo.
  • Diálogo continuo entre humanidades, artes, ciencia, tecnología e innovación como factores de transformación social.
  • Fomento de la honestidad y la integridad para evitar la corrupción y propiciar la distribución del ingreso.
  • Combatir la discriminación y violencia que se ejerce en las distintas regiones, pero con énfasis en la que sucede contra mujeres y niños.
  • Alentar la construcción de relaciones a partir del respeto por los derechos humanos.

¿Qué estrategias de enseñanza aprendizaje propone el modelo pedagógico la nueva escuela mexicana?

La ‘ Nueva Escuela Mexicana ‘ es un modelo de construcción paulatina que pretende concretarse en una educación basada en un enfoque humanista, bajo una visión de formación integral y para la vida, que supera las asignaturas tradicionales, integrando en el currículo escolar, perspectiva de género y aspectos relacionados.

¿Como debe ser el maestro en la nueva escuela mexicana?

El maestro que queremos para nuestras escuelas es alguien comprometido con el desa- rrollo integral de los alumnos. En este sentido propone experiencias de aprendizaje que fortalezcan sus capacidades cognitivas, físicas y de relación social y afectiva.

¿Cuáles son los retos más importantes de la educación en México?

Equidad, calidad y acceso a la educación han sido identificados como los desafíos más eminentes que enfrenta la SEP en el centenario de su creación.

¿Cuáles retos trae la nueva forma de educar?

¿Cuál es el perfil de egreso de la nueva escuela mexicana?

Por ello, el perfil de egreso alude a la formación de mexicanas y mexicanos con tres características: como ciudadanos con amor por México, responsables socialmente y activos participantes con valores éticos y principalmente la honestidad de la transformación social.

¿Cuáles son los 14 principios pedagógicos?

¿Cuáles son los elementos de un proyecto educativo?

¿Cuál es el valor de la educación?

Cada vez está más claro que nuestra riqueza nacional obtenida en los largos años dorados del boom inmobiliario no fue a parar a la educación. La educación, como podemos comprobar un día sí y otro también, no es una de nuestras glorias nacionales, a diferencia, por ejemplo, del fútbol o, hasta no hace mucho, de los toros.

Y aunque los políticos suelen hablar de la educación, la mayoría de ellos no sienten ninguna devoción hacia ella y prefieren, por el contrario, estimular la ignorancia, la burricie y la estupidez. La educación en España provoca mucho ruido y poco debate.

En términos generales, nuestros políticos sienten atracción por el poder, la comunicación, es decir, salir mucho en los medios, y por sus votantes, aunque solo por los más fieles. Como para lograr todo eso no necesitan estudiar, sentir el amor por el conocimiento, la educación les trae sin cuidado.

Hablan, eso sí, de formación, pero, en realidad, quieren decir preparación, adquirir crédito profesional a través de un título, ganar dinero fácil y con rapidez. La formación es otra cosa. Es un privilegio que no puede dejarse en manos de burócratas que desprecian a los profesores Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.

Suscríbete aquí Como ocurre con casi todo en la vida, no hay una única y simple verdad sobre la educación, pero hay un acuerdo bastante básico entre los especialistas en señalar que la educación significa el desarrollo integral de los individuos más allá de la preparación profesional, algo que incluye necesariamente comprender la naturaleza de las cosas y el mundo que nos rodea.

La educación es una guía imprescindible para captar los entresijos de la sociedad tan compleja que hemos creado. Conocimiento, respeto por las personas y ambición por ampliar los estrechos horizontes de la pequeña comunidad de vecinos, familia y amigos en la que cada uno habitamos.

Esas son tres cualidades básicas de la educación. Con el trasfondo de la cruda crisis económica y de las altas tasas de paro que padecemos, a muchos les gusta repetir hasta la saciedad que nunca ha habido una generación tan bien formada como los jóvenes en la actualidad, lo cual, vista la historia de España de la mayor parte del siglo XX, no significa gran cosa.

  1. Ese tópico, un lugar común bastante generalizado también en los medios de comunicación, en las tertulias y en la calle, es el resultado, por un lado, de la confusión entre preparación profesional, aunque sea chapucera, y formación; y por otro, de un desconocimiento agudo y preocupante de lo que significa la educación;

Una persona educada debe ser capaz de pensar y escribir con claridad, comunicar con precisión y pensar críticamente, algo que debería ser un requisito imprescindible para los estudiantes universitarios. No hace falta conocer mucho las universidades españolas ni ser un especialista en educación para comprobar lo lejos que estamos de esa primera y fundamental premisa.

  1. Una buena educación, además, debe proporcionar una apreciación crítica de las formas en que obtenemos el conocimiento y la comprensión de la sociedad, conocimientos básicos de los métodos experimentales de las ciencias, de los logros sociales, artísticos y literarios del pasado, de las principales concepciones religiosas y filosóficas que han guiado la evolución de la humanidad;

No se puede ser provinciano, solo del pueblo o ciudad donde uno ha nacido, sin aspirar a aprender de verdad otros idiomas, ignorando a las otras culturas o los hechos históricos que han contribuido a configurar el presente. La educación debería servir también, por supuesto, para adquirir especialización o formación profesional en algún campo de conocimiento.

De una persona educada, en fin, se espera que tenga algún conocimiento sobre los problemas éticos y morales, en constante cambio, que pueda ayudarle a formarse un juicio sólido y elegir entre las diferentes opciones.

El salto de la mera preparación, de un conocimiento informado, a una apreciación crítica de las cosas, a la formación profunda, puede resultar una ambición inalcanzable, pero hay que perseguirla con ahínco a través del estudio continuo, del estímulo del hábito de la atención, del arte de la expresión y del pensamiento crítico.

Desarrollar los poderes del razonamiento y del análisis no es algo que se estimule mucho entre nosotros, dominados como estamos por la mentalidad de los tecnócratas y de los corredores de Bolsa, que animan a obtener beneficios inmediatos, con un desconocimiento supino de lo que significa organizar la enseñanza a largo plazo.

La educación es un privilegio que no puede dejarse en manos de los burócratas, de los amantes de las estadísticas y del currículo, de quienes desprecian a los profesores y limitan su autoridad ante los alumnos, los padres y la sociedad en general. En los tiempos en que vivimos, rodeados de ordenadores y tecnología moderna, la información puede adquirirse sin demasiada dificultad.