Como Practicar La Empatía En La Escuela?

Como Practicar La Empatía En La Escuela

Seis estrategias para formar un alumno empático, y así mejorar el proceso de aprendizaje. Se suele creer que la empatía es una habilidad fija que una persona tiene o no tiene. Pero aquí intentaremos presentarla como una habilidad que se puede enseñar y, aún mejor, que puede mejorar exponencialmente el proceso de aprendizaje.

¿Cómo se ve la empatía en un aula? Se ve al convertir un ambiente en acogedor y cálido, en el que los estudiantes demuestran comportamientos colaborativos y se ayudan mutuamente a aprender. La empatía crea un entorno en el que los estudiantes tienen un sentido de pertenencia en el momento en que entran al aula.

¿Por qué enseñar la empatía en clase? La enseñanza de la empatía en clase tiene dos principales beneficios: a nivel grupal e individual. De esta manera se genera un espacio de confianza que puede ayudarlos a superar los desafíos mucho más rápido. A nivel grupal la empatía promueve el deseo de colaboración entre compañeros en lugar de una competencia entre sí.

Si bien la competencia puede tener un lado positivo, cuando se enseña a los niños a ser muy individualistas, es menos probable que pidan ayuda. A nivel individual cuando uno es capaz de ponerse en el lugar del otro, entiende que todos tienen dificultades, y esto facilita a que el propio niño se pregunte a si mismo ¿Qué fortalezas y que debilidades tengo? La empatía fortalece el sentimiento de aceptación propia, porque todos somos humanos, nos equivocamos y aprendemos de nuestros errores.

¿Cómo fomentar la empatía en el aula? Los alumnos necesitan percibir la empatía en el día a día y tener la oportunidad de practicar sus habilidades. Basándonos en el conjunto de herramientas desarrolladas por Ashoka, una organización internacional que promueve el emprendimiento social, aquí hay algunas ideas para trabajar el desarrollo de la empatía en los alumnos.

  • Crea un ESPACIO donde se sientan seguros y aceptados Si bien la enseñanza de la empatía puede comenzar desde adentro hacia afuera, ignorar el entorno físico puede ser un obstáculo importante;
  • Aquí es desde donde los detalles más pequeños cuentan;

Por ejemplo, ¿Te sientas con tus alumnos durante la clase, o principalmente enseñas desde el frente de la clase? ¿El arreglo en el aula permite a los estudiantes colaborar y hacer un contacto visual frecuente? ¿Los invita a colaborar y compartir ideas? Algo tan simple como organizar discusiones en grupos pequeños con mayor frecuencia puede llevar a grandes cambios.

  • Establecer rutinas Los estudiantes deben tener una rutina para fortalecer la creencia de que su entorno es estable y seguro;
  • Por ejemplo, la forma en que asignas la tarea o el saludo a tus alumnos antes de comenzar la clase son detalles a tener en cuenta y trabajar;

Crear una CULTURA empática Cada aula es diferente, ya que está formada por estudiantes individuales y únicos. Si pensamos que el aula es una micro sociedad con sus propias reglas y cultura, es mucho más fácil detectar dónde se pueden mejorar las cosas. Hacer preguntas como “¿Cómo quieres que te traten?”.

Incorporar actividades que fomenten la empatía Un docente puede basar una clase completa sobre la empatía y la comprensión de diferentes puntos de vista. Asignar proyectos de colaboración, tareas y discusiones grupales, también son una forma de asegurarse de que tengan suficientes oportunidades para practicar sus habilidades sociales.

Los docentes también pueden usar actividades que se basan en la narración de cuentos como una forma de fomentar la empatía. Las historias son muy poderosas ya que hacen que los alumnos realmente se conecten con los personajes y se pongan en su lugar. Confiar en ellos La necesidad de “enseñarles una lección” o, lo que es peor, avergonzar a los niños por no resolver los conflictos de manera pacífica no da los resultados deseados a largo plazo.

  1. Al contrario, el docente debe ser el primero en confiar en el alumno, en ponerse en su lugar y a partir de ahí lograr que ellos sean su mejor versión;
  2. De esta manera el alumno se sentirá seguro de sí mismo, y esto progresivamente se reflejará a nivel grupal;

En conclusión, los estudiantes aprenden mejor en un ambiente comprensivo y de confianza, ya que mejora la relación con sus compañeros y con ellos mismos. La empatía puede mejorar el rendimiento académico, pero a su vez también es un aprendizaje a largo plazo que ayuda a los estudiantes a ser mejores personas el día de mañana. Fuentes

  • M, Ioana (Abril 2019). Teaching empathy for better learning outcomes. NEO Blog. Obtenido de: https://blog. neolms. com/teaching-empathy-for-better-learning-outcomes/

¿Cómo se aplica la empatía en la escuela?

Ver y escuchar también es una buena manera de mostrarse empático: prestar atención a lo que hace cada joven, escuchar lo que tiene para decir y estar abierto a sus inquietudes, permite establecer una buena relación entre docente y estudiante en la que este último puede sentirse comprendido.

¿Cómo podemos generar la empatía en el aula?

¿Cómo se puede trabajar la empatía?

¿Cómo fomentar la empatía con mis compañeros?

¿Qué recursos se pueden emplear? – Algunos de los recursos más populares entre los estudiantes a la hora de fomentar la empatía son los audiovisuales: películas, series, cortometrajes… Algunos ejemplos son ‘La gallina o el huevo’, ‘The present’ o ‘El puente’, recogidos en esta publicación.

La lectura también es una opción adecuada. En este artículo se proponen cinco libros indicados para distintos niveles educativos. Uno de los títulos más recomendados es ‘Judy no se rinde’, de la película ‘Zootrópolis’ de Disney, en la que se trabaja la inteligencia emocional por medio de de diferentes personajes.

Otros libros que se encuadran en este marco son ‘Mocodrilo’ y el clásico ‘Pedro y el lobo’. Por último, Haydee Mesa propone un juego que tiene como objetivo acercarse al punto de vista y la emoción del compañero, potenciando la empatía, “el arte de comprender emociones” y mejorando el bienestar en el aula.

¿Qué es la empatía y 5 ejemplos?

Ejemplos de empatía –

  1. Comprender y respetar otros puntos de vista durante una discusión o charla.
  2. Ayudar a una persona con discapacidad visual a cruzar la calle.
  3. Entristecerse al ver a alguien llorar.
  4. Ayudar a alguien a que cumpla un determinado objetivo.
  5. Alegrarse por los logros o alegrías de un ser querido.
  6. Socorrer a un individuo que se ha lastimado en la vía pública.
  7. Respetar el horario acordado para una reunión.
  8. Ceder el sitio en una fila a una persona embarazada.
  9. Escuchar con atención las historias o las anécdotas de los demás.
  10. Respetar todas las ideas a la hora de llevar adelante un trabajo en equipo.
  11. Defender a una persona que está siendo víctima de una injusticia.
  12. Colaborar en una obra benéfica.
  13. Apoyar y ayudar a una persona a conseguir un nuevo empleo.
  14. Ayudar a una persona a la que se le ha averiado el auto en la carretera.
  15. Reconocer los esfuerzos ajenos.

Sigue con : document. addEventListener( ‘wpcf7submit’, function( event ) , false ); –>.

¿Qué es la empatía en clase?

La empatía de los profesores en la educación es comprender profundamente las situaciones personales y sociales de los estudiantes, sentir cuidado y preocupación en respuesta a sus emociones y responder con compasión sin perder el enfoque en el aprendizaje del estudiante. Por esta razón en Lirmi nos dimos a la tarea de buscar información sobre la empatía y la forma en introducirla a la educación de no contar con ella, en este artículo revisaremos los siguientes temas:

  1. Educar en empatía
  2. Empatía y aprendizaje en línea
  3. Partes de la empatía
  4. ¿Cómo ser un profesor empático?
  5. Artículos de interés

Como profesor, director o educadora, en Lirmi podrás crear tu cuenta GRATIS y podrás conocer el material personalizado con el que cuenta la plataforma y los reportes pedagógicos que se pueden generar. Educar en empatía Educar en empatía es fundamental para fomentar la relación, la cooperación y el apoyo mutuo. En muchas ocasiones no se toma en cuenta lo que el estudiante está viviendo en casa o en su vida personal, sin pensar que por alguna de estas razones no está aprendiendo de manera correcta o simplemente poniendo atención. La situación actual tanto económica, como social debida al COVID-19 , como todas las crisis, debemos de verla como una oportunidad de crecimiento y cambio.

  • Lamentablemente, la empatía en muchas ocasiones no se toma en cuenta en las escuelas y es de suma importancia contar con ella, sobre todo con la contingencia mundial que estamos viviendo;
  • Estudios han demostrado que una sociedad empática es mucho más permisiva y tolerante, más respetuosa con los derechos de todos y se basa en la aceptación y el respeto hacia todos;

Para toda la sociedad y sobre todo un cambio personal. Debemos ser una sociedad resiliente y ver lo que nos conviene a todos en el nivel educativo, con el fin de utilizar nuevos modelos a los actuales en dónde se pueda promover la empatía frente a la competencia.

Lo que se busca con la empatía es erradicar el modelo competitivo con características narcisistas ya que no es bueno para el desarrollo no solo en la escuela si no en la sociedad. Como profesores debemos encontrar un punto medio para el bienestar y felicidad de nuestros estudiantes.

You might be interested:  Como Es La Escuela Naval De Veracruz?

En Lirmi consideramos que sería un punto muy bueno que se incluyera la empatía en el currículum educativo y capacitación de los profesores para desarrollar habilidades empáticas con los estudiantes. No solo para que los niños lo implementen dentro del salón de clases, sino también en sus hogares.

Los centros educativos deben aprovechar esta situación de crisis para cambiar, para tener otras prioridades, ya que esta contingencia no nos afecta solo al no ir a la escuela si no que también a muchos de los estudiantes los está afectando emocionalmente.

Así que con empatía podremos entender lo que nos están diciendo a gritos. Empatía y aprendizaje en línea Todos los profesores generalmente están acostumbrados a tener comunicación constante a través del lenguaje escrito, ya que así es como se dan las clases, se entregan lecturas, tareas y proyectos.

En la actualidad se reciben correos de diferentes actores de la educación como lo son colegas, administrativos, directivos, jefes pedagógicos y padres de familia. Podríamos decir que es mucho más sencillo como profesor leer y procesar información con fluidez por la cantidad de información escrita que se ve diariamente.

Pero de la misma forma podríamos pensar que viven saturados de información escrita. Ahora que nos encontramos fuera del salón de clases con aprendizaje a distancia, existe el peligro de que los profesores asuman que los estudiantes están leyendo toda la información textual que se les envía.

  1. En realidad no creemos que sea el caso, en realidad, al ser una  instrucción a distancia los estudiantes se sienten forzados a leer y procesar texto a un nivel sin precedentes;
  2. Muchos de los estudiantes pueden carecer de las habilidades para comprender los mensajes que se les envían, y esto impide su crecimiento y aprendizaje;

De la misma forma también puede crear frustración y abrumar a los estudiantes. La mejor opción que tienen los profesores para que la lectura no se convierta en un problema es ¡mantener las cosas simples! Aquí te compartimos algunas estrategias prácticas para apoyar la comprensión de los estudiantes para sus diferentes habilidades de lectura:

  •  Mantener toda la comunicación escrita clara y concisa: se pueden enviar instrucciones en vídeo para acompañar el texto y se pueden ofrecer reuniones o llamadas para explicar verbalmente y contestar sus preguntas.
  • Limitar la comunicación por correo electrónico: esto con los estudiantes, sobre todo si es un estudiante que sus habilidades de lectura son limitadas. Menos correos pero con mejor contenido.
  • Revisar la información escrita: asegurar un lenguaje amigable y que entiendan los estudiantes. Su vocabulario puede ser un poco más corto y no queremos que por esta razón dejen de leer lo que se les envía.

Una excelente opción para generar empatía con los estudiantes en las clases a distancia es tener una plataforma digital que los apoye tanto a ellos como a los profesores, generar contenido en videos y difundirlo, apoyar con material visual y tener un foro en alguna red social que utilicen los estudiantes para formar parte de su comunidad y hablar su idioma. Como Practicar La Empatía En La Escuela Partes de la empatía Esta es una opción para dividir la empatía en cuatro partes según Understood , quienes se dedican a generar recursos para profesores. La integración de estas prácticas en la enseñanza puede mostrar a los estudiantes lo que están pasando como algo más que un problema que resolver: 1. Tomar perspectiva: cuando adoptas una perspectiva diferente, dejas de lado tus propios sentimientos y reacciones para ver la situación a través de los ojos de tus estudiantes.

Puede comenzar preguntándose: ¿creo que mis alumnos están haciendo lo mejor que pueden? 2. Dejar de lado el juicio: es fácil llegar a conclusiones sobre la situación en función de lo que ve, pero es importante dar un paso atrás y preguntarse: ¿qué más necesito para comprender la situación? 3.

Tratar de entender los sentimientos del alumno: aprovechando experiencias propias se podrá encontrar una manera de comprender lo que siente el estudiante o recordar un momento en que sintió algo similar, pero sin llegar a ser falso. Si tienes dificultades, puedes preguntarte: ¿qué más necesito para comprender cómo reaccionan otras personas con esta situación? 4.

Comunica que lo entiendes: hablar con los estudiantes es importante, no se necesita encontrar una solución rápida ni mucho menos que salga de ti, si no que puedes reflexionar con ellos para que aprendan a resolver por su cuenta lo que necesitan resolver.

Para esto puedes preguntarte: ¿qué necesito para aprender para comunicarme con los demás cuando los escucho? ¿Cómo ser un profesor empático? Para ser un profesor empático y convertirse en un administrador de la comunidad para ser un referente en la formación de tus estudiantes, es necesario seguir algunas pautas sencillas.

  • Mercedes Bermejo , directora de Psicólogos Pozuelo, menciona que una de las características que mejoran la relación profesor-estudiante es la escucha activa;
  • El interesarse por la opinión de los estudiantes, comprender y ofrecerle apoyo emocional para entender cómo se siente es algo que se necesita en cada uno de los profesores;

Otras cosa muy importante es saber escuchar, interpretar las señales no verbales, mostrar comprensión y prestar ayuda emocional personalizada. Uno de los aspectos a tener en cuenta en estos casos, es conseguir equilibrio entre la autoridad y la confianza.

Es necesario que en el aula exista un ambiente relajado pero también es importante que los profesores no pierdan su rol. Otra cosa importante que comenta Mercedes Bermejo es: “La empatía deja de aportar beneficios cuando se pierde el objetivo de la relación que, en este caso, es la transmisión de conocimientos”.

Se deben generar relaciones significativas entre profesores y estudiantes, especialmente para que aprendan y piensen de manera diferente. Mostrar empatía puede ayudar a mejorar las formas de aprendizaje, por lo que no solo reconoce y considera lo que se ve, sino también lo que no se ve. Como Practicar La Empatía En La Escuela Artículos de interés Te dejamos estos artículos relacionados para que conozcas más recursos de apoyo: De Instructor a ‘Community Manager’: Educación a distancia ¿Qué es la educación socioemocional? ¿Cómo implementar el modelo de aula invertida en tus clases virtuales? ¿Qué es la taxonomía de Bloom y para qué sirve? Aquí podrás dejarnos tus datos para conocer más sobre Lirmi y los beneficios de su aula invertida y de esa forma generar empatía con tus estudiantes a través de una plataforma digital. .

¿Cómo crees que demuestra empatía la profesora con sus estudiantes?

¿Cómo ser un docente más empático? – – Conocer a los alumnos, el contexto en el que viven, sus ideas, gustos e intereses. -Tener expectativas altas sobre lo que el estudiante puede alcanzar. -Proporcionar una atmósfera en el aula donde se sientan honestamente aceptados y respetados.

– Interesarse por lo que los alumnos sienten y piensan. -Escuchar a los estudiantes e intentar entender cómo se sienten, así como ver más allá de las calificaciones. -Trabajar  a partir de las fortalezas de los alumnos.

Es común que en ocasiones nos frustremos debido a que parecen no avanzar, pero enfocarse en los aspectos positivos ayudará a que salgan adelante. -Aprender a escuchar e interpretar las señales no verbales de los estudiantes. -Promover el trabajo colaborativo en el aula.

-Encontrar el equilibrio entre la autoridad y la confianza. Es de suma importancia que en el aula exista un ambiente positivo y ameno, pero sin que el maestro pierda el papel de autoridad. Conclusiones La empatía resulta fundamental en el ámbito educativo, ante esto es necesario que se promueva como parte del proceso de formación de los docentes, mientras esto sucede es altamente recomendable que se incluya en la práctica diaria en las aulas, ya que los beneficios para el ambiente escolar y el aprendizaje son reales.

Referencias: La empatía en la educación, Valentín Martínez-Otero Pérez, Universidad Complutense de Madrid, Recuperado de: Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 14, (4), 2011.

¿Qué estrategia pedagógica Aplicarías en el aula para la empatía entre alumno y docente?

Papeles de colores –

Para explicar la empatía, el maestro les muestra a los estudiantes un pedazo de papel de color y les pide que lo describan con adjetivos positivos. Una vez los estudiantes han tenido tiempo de dar sus respuestas, se les pide que arruguen, rasguen o pisen el papel. Este ejercicio es una oportunidad para que los estudiantes aprendan visualmente que, tal como al papel, cuando a un ser humano se lo maltrata el daño tiene un efecto duradero.

  1. .

    ¿Cómo enseñar la empatía a los adolescentes?

    ¿Qué es la empatía actividades?

    Es la capacidad de ponerse en el lugar de los demás e intentar hacer el ejercicio de comprender sus emociones; esta permite accionar teniendo en cuenta a los demás, por lo que desarrollar la empatía fortalece el desarrollo individual y favorece la autoestima.

    ¿Cuál es la importancia de la empatía en la escuela?

    La empatía, considerada aquí como una competencia cognitivo-emocional docente, es la capacidad de entender y compartir el estado emocional de otras personas y constituye un proceso fundamental para establecer interacciones personales positivas. En el ámbito escolar, la empatía puede permitir a los docentes mejorar las relaciones con sus alumnos en el aula, además de prevenir situaciones de acoso y violencia escolar desde edades tempranas.

    El objetivo de la investigación que dio origen a este artículo fue analizar la empatía docente en educación preescolar, desde una visión multidimensional. Participaron 110 educadores de cuatro centros de nivel preescolar, ubicados en distintas ciudades del Estado de Puebla, México.

    Se utilizó el Test de Empatía Cognitiva y Afectiva (TECA) que integra dos dimensiones principales: cognitiva y emocional. Los resultados muestran que los educadores en su mayoría presentan niveles medios de empatía, caracterizada por un pensamiento flexible, adaptabilidad a diferentes situaciones, tolerancia y capacidad para establecer interacciones positivas con los otros.

    1. Existen diferencias en las dimensiones de empatía en relación al centro escolar de pertenencia; principalmente en adopción de perspectivas y comprensión empática;
    2. A partir de estos datos, se considera necesario plantear medidas formativas para un mayor desarrollo de la empatía en docentes de preescolar, en el contexto mexicano;

    Competencias emocionales; Empatía; Docente; Educación infantil Empathy, considered here as a teaching cognitive-emotional competence, is the ability to understand and share the emotional state of other people and constitutes a fundamental process for establishing positive personal interactions.

    In the school context, empathy allows teachers to improve their relationships with students in the classroom, and also to prevent situations of bullying and school violence starting with young children.

    The objective of the research that gave rise to this article was to analyze teachers´ empathy in preschool education, from a multidimensional perspective. Participants were 110 educators from four preschool-level centers located in different cities of the State of Puebla, Mexico.

    1. Cognitive and Affective Empathy Test (TECA) was used as it integrates two major dimensions: cognitive and emotional;
    2. Results show that most educators present average levels of empathy, characterized by flexible thinking, adaptability to different situations, tolerance, and ability to establish positive interactions with others;

    There are differences in dimensions of empathy depending on the school the professional belongs to, mainly in the way they see and understand empathy. Based on these data, training initiatives should be proposed to further develop empathy skill in preschool teachers in the Mexican contex t.

    Emotional competences; Empathy; Teacher; Child education La empatía ha sido considerada como la habilidad para entender y compartir los estados emocionales de las otras personas ( COHEN; STAYER, 1996 COHEN, Douglas; STAYER, Janet.

    Empathy in conduct-disordered and non-offending adolescent males. Developmental Psychology, Washington, DC, v. 32, n. 6, p. 988-998, 1996. ), así como para responder a ellos adecuadamente. Supone comprensión profunda, intelectual y emocional de la situación vital del otro.

    • De ahí que sea una precursora fundamental de muchas formas de interacción social adaptativa ( MESTRE; SAMPER; FRÍAS, 2002 MESTRE, Vicenta; SAMPER, Paula; FRIAS, Dolores;
    • Procesos cognitivos y emocionales predictores de la conducta prosocial y agresiva: la empatía como factor modulador;

    Psicothema, Oviedo, v. 14, n. 2, p. 227-232, 2002. ; MOYA-ABIOL; HERRERO; BERNAL, 2010 MESTRE, Vicenta; SAMPER, Paula; FRIAS, Dolores. Procesos cognitivos y emocionales predictores de la conducta prosocial y agresiva: la empatía como factor modulador. Psicothema, Oviedo, v.

    14, n. 2, p. 227-232, 2002. ; RICHAUD, 2014 RICHAUD, María. Algunos aportes sobre la importancia de la empatía y la prosocialidad en el desarrollo humano. Revista Mexicana de Investigación en Psicología, Ciudad de México, v.

    6, n. 2, p. 171-176, 2014. La empatía permite acercarse al otro, sintonizar con él y, por tanto, es un aspecto clave en la relación interpersonal. Nos hallamos ante una noción de gran trascendencia en las relaciones humanas, al tratarse del punto de partida de las relaciones positivas cuyas implicaciones se dejan sentir en todos los ámbitos y, por supuesto, también en la escuela.

    1. En el ámbito concreto de las profesiones educativas resulta innegable que docentes de todos los niveles deben acreditar un nivel empático suficiente que les permita tener la sensibilidad necesaria para comprender a los educandos con los que trabajan y, llegado el caso, también a familiares y colegas, hacia los que se ha de mostrar una actitud de diálogo y sintonización, claves en las relaciones interhumanas y en todo el proceso educativo;

    Recordemos a este respecto la importancia que ya el propio Rogers (1972) ROGERS, Carl Ransom. El proceso de convertirse en persona. Barcelona: Paidós, 1972. , toda una referencia clásica, concedía a la comprensión empática, caracterizada por la posibilidad de experimentar lo que el otro sentía por medio de una actitud de como si se estuviese en su lugar, algo en cualquier caso fundamental en toda relación y, por supuesto, también en la comunicación docente.

    Entendiendo la formación de la personalidad del docente como un proceso cambiante ( ROGERS, 1972 ROGERS, Carl Ransom. El proceso de convertirse en persona. Barcelona: Paidós, 1972. ), creemos que el desarrollo de un nivel empático óptimo llevará a los docentes a la congruencia en el manejo de sus relaciones interpersonales, a la armonía en la interacción con sus alumnos y, por tanto, a un mejor desempeño profesional.

    En México, la relevancia del estudio de la empatía en el ámbito educativo se ha incrementado, acaso porque son muy elevados los índices de violencia y acoso escolar ( MUÑOZ, 2008 MUÑOZ, Gustavo. Violencia escolar en México y en otros países: comparaciones a partir de los resultados del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

    Revista Mexicana de Investigación Educativa, Ciudad de México, v. 13, n. 39, p. 1195-1228, 2008. ), junto a otros problemas como el abandono y el fracaso escolar ( MÉXICO, 2016 MÉXICO. Secretaría de Educación Pública (SEP).

    Principales cifras del sistema educativo nacional 2015-2016 – México. México, DF: SEP, 2016. Disponible en: http://www. planeacion. sep. gob. mx/Doc/estadistica_e_indicadores/principales_cifras/principales_cifras_2015_2016_bolsillo_preliminar. pàginas11-17. Acceso en: 26 nov.

    1. 2017;
    2. http://www;
    3. planeacion;
    4. sep;
    5. gob;
    6. mx/Doc/est;
    7. ), las malas relaciones, etc;
    8. Así, por ejemplo, en el informe publicado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE, 2015) respecto al acoso escolar, México ocupa el primer lugar a nivel internacional;

    Asimismo, en el informe más reciente del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE, 2018), se reporta que la población escolar alcanza ya los 30. 9 millones de estudiantes inscritos en educación básica, de los cuales el 38. 5% afirmó haber recibido insultos entre compañeros en el nivel primario y el 46.

    5% en la etapa secundaria. Por su parte, en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición se advierte que la prevalencia de intento de suicidio entre los adolescentes de 10 a 19 años ha aumentado en México ( ENSANUT, 2012 ENSANUT.

    Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. Aspectos metodológicos. México, DF: INSP, 2012. Disponible en: https://ensanut. insp. mx/doctos/ENSANUT2012_AspectosMetodologicos_08Nov2012. pdf(2018). Acceso en: 25 nov. 2017. https://ensanut. insp. mx/doctos/ENSANUT20. Es por ello que cada vez se valoran más las habilidades emocionales en docentes y alumnos que promuevan relaciones más saludables durante el proceso educativo.

    Sin embargo, aún se requieren investigaciones respecto de la empatía en docentes y los beneficios concretos que proporciona al proceso educativo. A partir de los datos anteriores, en la presente investigación se analiza la empatía profesoral en el aula, como vía pedagógica apropiada para mejorar la relación que los docentes establecen con sus alumnos, para promover la formación integral y para prevenir situaciones indeseadas, entre ellas la violencia y el acoso escolar.

    Se sostiene en el estudio que la empatía, en general, actúa como una variable facilitadora de las relaciones interpersonales. La empatía es una noción de gran valor pedagógico. Etimológicamente se deriva del griego εμπαθεια (εν, en el interior de, dentro y πάθoς, padecimiento, lo que se siente ).

    Si la simpatía es sentir con, la empatía es sentir desde dentro, porque, sin dejar de ser uno mismo, hay una compenetración, es decir, un adentramiento en el otro y una identificación con él. En la simpatía hay una inclinación afectiva interpersonal, generalmente espontánea y mutua, mientras que en la empatía hay una comprensión emocional del otro, pero no tiene por qué haber reciprocidad ni espontaneidad.

    Cabe hacer mención que la empatía ha recibido amplia atención desde distintos campos disciplinares, tales como la filosofía, la teología, la psicología, la etología, entre otros. Sin embargo, ha existido una falta de anuencia respecto a su naturaleza (MOYA-ALBIOL; HERRERO; BERNAL, 2010; MUÑOZ-ZAPATA; CHAVES, 2013 MUÑOZ-ZAPATA, Adriana; CHAVES, Liliana.

    La empatía: ¿un concepto unívoco? Katharsis, Envigado, n. 16, p. 123-143, 2013. Algunos autores como Dymond (1949 apud DAVIS, 1983 DAVIS, Mark. Meausuring individual differences in empathy: evidence for a multidimensional approach.

    Journal of Personality and Social Psychology, Washington, DC, v. 44, n. 1, p. 113-126, 1983. ) la han ubicado como un proceso cognitivo, mientras que otros, como Hoffman (2000) HOFFMAN, Martin. Empathy and moral development: implications for caring and justice.

    • New York: Cambirdge University Press, 2000;
    • y Eisenberg (2000) EISENBERG, Nancy;
    • Emotion, regulation, and moral development;
    • Annual Review of Psychology, California, n;
    • 51, p;
    • 665-697, 2000;
    • la consideran primordialmente afectiva;

    Davis (1983) DAVIS, Mark. Meausuring individual differences in empathy: evidence for a multidimensional approach. Journal of Personality and Social Psychology, Washington, DC, v. 44, n. 1, p. 113-126, 1983. , por su parte, plantea un enfoque integrador, en el cual concibe a la empatía desde su naturaleza cognitiva y la vincula a la dimensión emocional, argumentando que ambos aspectos, aunque independientes, son parte de un mismo fenómeno.

    Desde una perspectiva multidimensional -que incluye factores cognitivos y emocionales-, la cual adoptamos en esta investigación, se han desarrollado varios trabajos con estudiantes universitarios de diversas titulaciones ( COSTA; ACEVEDO, 2010 COSTA, Fabricio; ACEVEDO, Renata.

    Empatia, Relação médico-paciente e formação em medicina: um olhar qualitativo. Revista Brasileira de Educação Médica, Brasília, DF, v. 34, n. 2, p. 261-269, 2010. ; FLORES, 2017 FLORES, Liz. Propiedades psicométricas del test de empatía cognitiva y afectiva en estudiantes de institutos y universidades de Huamachuco.

    1. Revista de Investigación de Estudiantes de Psicología “JANG”, Lima, v;
    2. 6, n;
    3. 1, p;
    4. 17-28, 2017;
    5. ; RUIZ, 2016 RUIZ, Paola;
    6. Propiedades psicométricas del test de empatía cognitiva y afectiva en estudiantes no universitarios;

    Cátedra Villarreal Psicología, Lima, v. 1, n. 1, p. 99-116, 2016. ), y particularmente de docentes en formación (HERRERA; BUITRAGO; AVILA, 2016; MARTÍNEZ-OTERO, 2011 MARTÍNEZ-OTERO, Valentín. La empatía en la educación: una muestra de alumnos universitarios. Revista Electrónica de Psicología Iztacala, Ciudad de México, v.

    • 14, n;
    • 4, p;
    • 174-190, 2011;
    • ; SEGARRA; MUÑOZ; SEGARRA, 2016);
    • Sin embargo, el estudio de la empatía en los docentes en ejercicio, desde un sistema cognitivo-afectivo, no ha sido suficientemente impulsado;
    • En los profesionales de la educación la empatía es fundamental para una mayor aproximación, encuentro y aceptación del otro y, por tanto, para una mejor relación educativa;

    Así pues, la empatía puede ser relevante en aspectos como la promoción del desarrollo personal del alumnado ( QUINLAN, 2016 QUINLAN, Kathleen. Developing student character through disciplinary curricula: an analysis of UK QAA subject benchmark statements.

    Studies in Higher Education, Melbourne, v. 41, n. 6, p. 1041-1054, 2016. ), el trabajo en equipo ( RODRÍGUEZ-GARCÍA et al. , 2017 RODRÍGUEZ-GARCÍA, Gustavo Adolfo et al. Impact of the Intensive Program of Emotional Intelligence (IPEI) on work supervisors.

    Psicothema, Oviedo, v. 29, n. 4, 508-513, 2017. ), para la prevención del bullying (MURPHY; TUBRITT; NORMAN, 2018; VAN NOORDEN et al. , 2017 VAN NOORDEN, Tirza et al. Bullying involvement and empathy: child and target characteristics. Social Development, Kentucky, v.

    26, n. 2, p. 248-262, 2017. ), e incluso en el desempeño laboral docente ( PLATSIDOU; AGALIOTIS, 2017 PLATSIDOU, María; AGALIOTIS, Ioannis. Does empathy predict instructional assignment-related stress? A study in special and general education teachers.

    International Journal of Disability, Development and Education, Queensland, v. 64, n. 1, p. 57-75, 2017. Ya hace años la profesora Repetto (1992) se interesó por la trascendencia de la compresión empática en el proceso educativo. La investigación realizada por Rodrigues y Miguel da Silva (2012) RODRIGUES, Marisa Cosenza; MIGUEL DA SILVA, Renata de Lourdes.

    Avaliação de um programa de promoção da empatía implementado na educação infantil. Estudos e Pesquisas em Psicologia, Rio de Janeiro, v. 12, n. 1, p. 59-75, 2012. pone de manifiesto la importancia del fomento de la empatía en cuanto factor de protección del desarrollo infantil.

    En concreto, se enfatiza que el despliegue de habilidades socioemocionales, como la empatía, desde la educación infantil, promueve la resiliencia y el establecimiento de relaciones interpersonales más saludables en la escuela, así como en los demás escenarios en los que los niños se desenvuelven.

    Desde luego, en toda relación educativa la empatía asume un papel relevante, por ser factor decisivo en el encuentro interpersonal y dimensión facilitadora de la mejora de la personalidad. Como afirman Pavarini y Souza (2010) PAVARINI, Gabriela; SOUZA, Débora de Hollanda.

    Teoria da mente, empatia e motivação pró-social em crianças pré-escolares. Psicologia em Estudo, Maringá, v. 15, n. 3, p. 613-622, 2010. , la empatía puede considerarse como una habilidad evolutivamente relevante y esencial para el mantenimiento de las comunidades humanas.

    Goleman (1998) GOLEMAN, Daniel. La práctica de la inteligencia emocional. Barcelona: Kairós, 1998. ha dicho que la falta de sintonización en la infancia puede tener elevado coste emocional, perceptible incluso en la adultez.

    Entre otros aspectos, la falta de capacidad empática está relacionada con actos antisociales graves, conductas de abuso, así como con la ausencia de sentimiento de culpabilidad y con la indiferencia ante actos violentos cometidos hacia otras personas (CALVO; GONZÁLEZ; MARTORELL, 2001; SÁNCHEZ; ORTEGA; MENESINI, 2012).

    Hay docentes que problematizan innecesariamente a los alumnos, dando a entender que no tienen posibilidad de mejorar o que han cometido una falta tan grave que no hay expectativa de solución. Desde esta perspectiva, se han de evitar los juicios muy negativos que puedan impedir o frenar el desarrollo personal, sin que ello suponga, claro está, aceptación de todas las conductas.

    El docente insuficientemente empático se mantiene distante del alumno, se muestra poco comprensivo y tiene serias dificultades para acreditar una actitud genuinamente educativa. Otro riesgo es el de la implicación empática excesiva, que puede dañar la relación interpersonal, el proceso educativo y hasta la propia salud mental del profesional, más propenso a quemarse.

    Se precisa, pues, un equilibrio empático. Sobre la necesidad de mantener un equilibrio empático, investigaciones previas realizadas a partir del TECA (LÓPEZ-PÉREZ; FERNÁNDEZ-PINTO; ABAD, 2008), instrumento manejado también en esta investigación, dan cuenta de la existencia de diversos estilos empáticos de alcance pedagógico.

    Por un lado, un estilo empático objetivo (externalizado, cognitivo), referido principalmente al modo de penetración racional en la realidad emocional de los demás y a la significativa autonomía afectiva respecto a los estados anímicos ajenos. Con arreglo a este estilo empático, la sintonización con los educandos o con otros miembros de la comunidad educativa sería más intelectual que emocional.

    En este sentido, aunque se comprendan los estados anímicos ajenos no necesariamente se experimentan. Por otro lado, se ha encontrado un estilo empático subjetivo (internalizado, afectivo), es decir, una manera intelectual y emocional de acercarse a los otros y de interactuar con ellos con tendencia a quedar influido anímicamente por los demás.

    Dicho estilo empático se refiere tanto a la capacidad para identificar y comprender los estados afectivos de los educandos, o de los demás miembros de la comunidad educativa, como a la disposición para compartir con ellos sus emociones positivas o negativas.

    Por último, un tercer estilo, que en cierto modo aúna y rebasa los dos anteriores es el estilo empático intersubjetivo, caracterizado por la equilibrada aproximación cognitiva y afectiva a la realidad emocional ajena, lo que impide la introyección disfuncional o perturbadora y posibilita la saludable resonancia entre personas.

    Cabe, por tanto, conceptualizar el estilo educativo empático como un proceso cognitivo y afectivo de acercarse a la realidad emocional de los educandos. Este estilo, según queda recogido, puede ser subjetivo, objetivo o intersubjetivo, y condiciona y caracteriza la manera de conocer y sentir los estados emocionales ajenos.

    1. El estilo empático depende en última instancia de la propia persona;
    2. Su adecuación, además, dependerá de la edad y de la personalidad de los educandos, de su situación, etc;
    3. , pero, en general, es preferible el estilo educativo empático intersubjetivo;

    Cualquiera que sea el estilo empático predominante en el docente, lo importante es que mantenga un equilibrio entre la vertiente cognitiva y la afectiva, así como que preste atención a la distancia educativa óptima. A veces incluso procederá una alternancia o, mejor aún, una síntesis superadora de los dos estilos apuntados: subjetivo y objetivo, esto es, una suerte de estilo educativo empático intersubjetivo, tal como quedó definido con anterioridad.

    • Así, por ejemplo, en situaciones especialmente críticas en el aula, el docente, al tiempo que capta cognitiva y afectivamente la realidad emocional ajena, debe poner distancia suficiente para que se puedan tomar las decisiones más acertadas;

    Con estas prevenciones resulta mucho más fácil la comunicación, la comprensión y la sintonización, al igual que el proceso educativo. Habida cuenta de la trascendencia que los aspectos humanos, no solo los factores técnicos, tienen en estos quehaceres, han de trabajarse más, tanto a nivel teórico como práctico, en los planes de formación docente (SEGARRA; MUÑOZ; SEGARRA, 2016).

    La empatía, en particular, ocupa un lugar central en la relación interhumana y así como su adecuación puede facilitar el acrecentamiento intelectual y emocional del educando, si no se le presta suficiente atención o si es inapropiada puede impactar negativamente en su desarrollo.

    Esta investigación fue realizada con el propósito de aportar conocimientos sobre la empatía docente en el nivel preescolar, en instituciones escolares del Estado de Puebla, México. En concreto, se evaluó la empatía docente, con arreglo al TECA – Test de Empatía Cognitiva y Afectiva (LÓPEZ-PÉREZ; FERNÁNDEZ-PINTO; ABAD, 2008), de manera global y en sus cuatro dimensiones, las dos primeras referentes a la medición de la empatía cognitiva y las otras dos relacionadas con la empatía afectiva: Adopción de Perspectivas (AP); Comprensión Empática (CE); Estrés Empático (EE) y Alegría Empática (AE).

    El estudio fue desarrollado desde la metodología cuantitativa, siendo de tipo exploratorio, de corte transversal. La investigación cuantitativa en el ámbito pedagógico tiene como finalidad acercarse al conocimiento de la realidad educativa con la mayor objetividad, a fin de dar información fiable y estructurada así como la posibilidad de comparación o réplica (HERNÁNDEZ; FERNÁNDEZ; BAPTISTA, 2006).

    Aun cuando no es la única senda metodológica posible, aquí se consideró la más oportuna. En este caso, a partir de la aplicación de un instrumento estandarizado y mediante el análisis de los datos con apoyo de la estadística ( COOK; REICHARDT, 1986 COOK, Thomas; REICHARDT, Charles.

    ¿Qué estrategia pedagógica Aplicarías en el aula para la empatía entre alumno y docente?

    Papeles de colores –

Para explicar la empatía, el maestro les muestra a los estudiantes un pedazo de papel de color y les pide que lo describan con adjetivos positivos. Una vez los estudiantes han tenido tiempo de dar sus respuestas, se les pide que arruguen, rasguen o pisen el papel. Este ejercicio es una oportunidad para que los estudiantes aprendan visualmente que, tal como al papel, cuando a un ser humano se lo maltrata el daño tiene un efecto duradero.

  1. .