Como Plantear Una Escuela Inclusiva?

Como Plantear Una Escuela Inclusiva
– Para garantizar la participación de los alumnos, una escuela inclusiva debe promover ambientes de aprendizaje. – Combina el trabajo en equipo con el individualizado para adaptarse a las necesidades de cada estudiante. – Fomenta la colaboración, la empatía y el respeto.

¿Qué es la escuela inclusiva?

¿Qué es la escuela inclusiva? – La inclusión es fundamentalmente un derecho , se entiende por algunos autores como una forma de vida, una manera de vivir juntos que se basa en la creencia de que cada individuo debe ser valorado dentro de un grupo. Por lo tanto, una escuela inclusiva es aquella en la que todos los estudiantes se sienten incluidos y aceptados , en la que todos los alumnos sin importar sus capacidades sean valorados, reconocidos en su singularidad y que cuenten con posibilidades de participación en el ámbito educativo. Estas son algunas de las características de la escuela inclusiva:

  • No se centra únicamente en las necesidades de los alumnos sino que también reflexiona acerca de los planteamientos del contexto escolar.
  • Ofrece a todos los alumnos oportunidades educativas y ayudas para su desarrollo y progreso.
  • Promueve ambientes de aprendizaje que capaciten a todos los alumnos para participar en una enseñanza más individualizada.
  • Dentro de ella la diversidad no es percibida como un problema sino como un aspecto enriquecedor para todos, en la que los niños aprenden unos de otros sin importar sus características.
  • Desarrolla valores inclusivos que se comparten con toda la Comunidad Educativa.
  • Educa tomando en cuenta la diferencia , dando a conocer la individualidad de cada uno, porque no se trata de homogeneizar, sino de destacar las particularidades de cada alumno como algo enriquecedor.
  • Dentro de ella se educa en el reconocimiento, el respeto y en el valor de la diversidad.

Como Plantear Una Escuela Inclusiva.

¿Cómo aplicar una educación inclusiva en el aula?

5 Pautas para caminar hacia la educación inclusiva    – Aplicar con éxito una educación inclusiva en el aula requiere de formación y sobre todo experiencia, pero es posible comenzar a hacerlo siguiendo algunas pautas. Nosotros te proponemos algunas; tan sólo el inicio de un compromiso docente para construir una sociedad más justa desde el aula.

  • Autoevaluación

Un reto docente como el de asegurar el derecho a la inclusión exige realizar una autoevaluación previa: ¿Qué metodología sigo? ¿Sigo alguna? ¿Qué características tiene en relación a la inclusión? ¿Preparo los contenidos descontextualizados o tengo en cuenta las características de todos mis alumnos? Al final de cualquier intervención educativa, la autoevaluación también es crucial para mejorar.

  • Interacción educativa

Si la interacción social es fundamental en cualquier proceso educativo de calidad y es imprescindible en la era de la comunicación, es esencial para que la educación inclusiva tenga éxito. Es importante que tengas en cuenta que si te propones aplicar una educación inclusiva lo harás en un contexto social que fomenta el individualismo , y que por lo tanto que trabaja contra un paradigma que pone el foco en la interacción grupal. Como mediador y orientador, eso quiere decir que deberás crear las condiciones necesarias para que tengan lugar esas interacciones , con la frecuencia y la calidad adecuada, planificando actividades colaborativas que favorezcan el buen funcionamiento de los grupos reducidos, siempre en comunicación con el grupo-clase. Como Plantear Una Escuela Inclusiva     

  • Evaluación
You might be interested:  En Que Mes Empieza La Escuela?

Plantéate un enfoque evaluativo diferente, que a partir del error subraye más el aprendizaje que la sanción , lo que supone que debes enseñar a aprender de los errores. La evaluación no significa calificación ni debe reducirse a constatar las ignorancias del alumnado, sino que debe favorecer la autonomía en el aprendizaje y apuntar a la adquisición de competencias y habilidades. No se trata de currículos rígidos ni adaptaciones curriculares, que finalmente segregan realidades y alumnos que no responden a un modelo determinado.

  • Autoestima

La educación inclusiva debe crear un espacio acogedor teniendo como horizonte la autonomía del alumnado. Por eso, todo el entorno físico y metodológico de aprendizaje debe estar orientado a facilitar y fomentar dicha autonomía, pero de nada servirá si no viene reforzada por la autoestima de tu alumnado. En este sentido, tan importante es el elogio después de cada conquista -por pequeña que sea- como depositar la confianza delegando en ellos responsabilidades, retos y estímulos adecuados a sus posibilidades.

  • Trabajo en equipo

Conocer a cada uno de tus alumnos -al inicio y en cada momento en el que se presenta un nuevo reto- es el primer paso para que el proceso sea un éxito. Pero eso no lo podrás hacer en toda su profundidad si no exploras todo su contexto familiar y escolar. El trabajo con familias y otros profesionales, en una visión transversal del proceso educativo , es el cimiento que dará solidez a un proyecto. En otras palabras, sin la implicación de todo el grupo y sus familias, la educación inclusiva no se puede desplegar con éxito.

¿Cómo poner en práctica una educación inclusiva?

6 propuestas para una educación inclusiva – No existe una receta para la educación inclusiva, pero sí hay puntos importantes para evaluar el grado de inclusividad de nuestros enfoques, así como para comenzar a trabajar poniéndola en práctica. Nosotros te proponemos estas 6.

  • Diálogo y participación

La vivencia de la diversidad en el aula debe comenzar en el diálogo. Respetando la singularidad de cada estudiante, la participación en clase debe adaptarse a las posibilidades de cada alumno. El diálogo en el marco del aprendizaje-servicio es una herramienta muy potente para poner en práctica una educación inclusiva que involucre a todo un centro educativo.

  • Aprendizaje basado en proyectos

Una de las formas de personalización del aprendizaje es el ABP ( Aprendizaje basado en proyectos ) , que además ofrece grandes posibilidades para la socialización. Un proceso en el que cada uno desarrolla su potencial a partir de sus posibilidades.

  • Aprender a aprender

Es una dimensión más del ABP, pero es necesario recordarlo en cada momento del proceso cuando hablamos de educación inclusiva. Este enfoque permite personalizar un proceso de aprendizaje que fomenta la confianza y la autonomía.

  • Competencias digitales

Lo que ya era una necesidad, se ha convertido en una urgencia en el contexto de la pandemia. Seguramente has oído hablar del Mundo Vuca o Vica , siglas de Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo. Ofrecer las herramientas para un acceso en igualdad de oportunidades a ese mundo, también pasa por un dominio de las competencias necesarias para afrontarlo.

  • El Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA)
You might be interested:  Que Significa Soñar Con Estar En Una Escuela?

El enfoque del DUA es una potente arma contra todas las barreras que pueden presentarse en el aprendizaje. Se trata de un enfoque que permite adaptar cualquier unidad didáctica a las capacidades, niveles y posibilidades de cada estudiante.

  • Más allá del aula

Una educación inclusiva que elimine barreras de aprendizaje o tenga en cuenta la diversidad y pluralidad de las sociedades, no se debe reducir al espacio del aula. Un buen inicio sería analizar las características y usos que niños y niñas hacen del patio escolar, mejorando la accesibilidad y participación de todos. Inspírate en el trabajo de la Red de patios inclusivos y sostenibles. Necesitamos, hoy más que nunca, compartir ideas, propuestas y reflexiones.

¿Cómo ayudar a un docente a diseñar un aula inclusiva?

La educación inclusiva es uno de los mayores retos que la comunidad educativa tiene por delante. Como la maestra y psicóloga Coral Elizondo Carmona afirma en este artículo , se trata de “un modelo que habla de modificar el contexto en lugar de modificar al individuo, un modelo que percibe la diversidad como una parte más de la realidad humana y que valora y aprende con las diferencias”. ¡No te pierdas las 10 ideas fundamentales para trabajar de forma inclusiva en el aula! Como Plantear Una Escuela Inclusiva La inclusión de las aulas depende de muchos y muy variados factores, como el contenido del curso, los métodos de enseñanza, la organización de clase… Sin embargo, recuperamos la entrevista que realizamos a Javier Tamarit para recordarte que lo realmente importante es creer en el valor de la inclusión de todo ser humano. Orientar la escuela al bienestar de todo alumno, y entenderla como un actor de transformación social en el que cada individuo tiene algo que aportar y crece como persona mediante su interacción con los demás. Para ello, te proponemos 10 ideas para trabajar de forma inclusiva en el aula. ¡Toma nota!

  1. Conoce a tus alumnos: Recuerda que no todos los alumnos se encuentran en la misma situación y no todos trabajarán de la misma forma. El primer paso es conocer bien las las posibilidades y necesidades de cada uno de sus alumnos y alumnas. Es recomendable realizar un profundo trabajo de observación y una evaluación al comienzo de cada curso y de cada unidad, te será de gran ayuda a la hora de graduar los diferentes tipos de actividades a realizar.
  2. La diversidad, toda una fortaleza: Transmite (¡y cree!) que las diferencias que existen entre las personas son un valor positivo, que enriquece el grupo. Si tus alumnos y alumnas perciben que vives las necesidades de cada uno de ellos como una carga o un inconveniente y que lo único que aporta es más trabajo, será difícil hacerles creer lo contrario por medio de la teoría.
  3. Metodologías más activas: Las metodologías que promueven la participación del alumnado con la realización de actividades reales, actividades con contenido significativo que fomentan el pensamiento crítico y colaborativo, permiten que los estudiantes sean los protagonistas de su propio aprendizaje y que cada uno aporte lo mejor que tiene.
  4. Para aprender diferente, evalúa diferente : Para poder tener en cuenta las características y necesidades de todo el alumnado, debemos pasar de una evaluación tradicional centrada en la calificación a una evaluación que permita aprender del error. Asociar la evaluación al aprendizaje y no a la sanción o fracaso permite que los estudiantes pierdan el miedo a intentarlo y que cada uno pueda aprender a su propio ritmo.
  5. Actividades propuestas por nuestros alumnos: ¿Y si dejamos que sean ellos los que sugieran qué tipo de proyectos les gustaría realizar? Es importante que nuestros estudiantes se sientan protagonistas en el aula, por lo que dejar que fomenten la creatividad, motivación e iniciativa y propongan actividades para trabajar contenido de las asignatura puede ser una genial idea.
  6. ¿Has probado ya las tutorías grupales?: Puede ser muy interesante guardar un tiempo entre horas lectivas para hacer tutorías con todos los estudiantes de la clase y así promover las dinámicas grupales, que nos permitirán conseguir que los alumnos se conozcan mejor, que interactúen de forma positiva, que estén motivados para trabajar en equipo, que tomen decisiones consensuadas…
  7. Establece metas factibles y medibles: ¡Pero no por ello deben dejar de ser todo un desafío! Es importante diseñar unos objetivos alcanzables, pero que impliquen cierto reto y esfuerzo. Además, asegúrate de que los alumnos y alumnas los hayan comprendido completamente: si tienen claras las metas para las que trabajan, será más probable que las alcancen.
  8. Aplica la Teoría de las Inteligencias Múltiples: Esta propuesta de Howard Gardner permite poner en valor las fortalezas de todo el alumnado y considerar que todos tienen algo que aportar. Algunos estudiantes aprenden mejor leyendo, otros manipulando, otros dibujando… Presenta el contenido de la materia utilizando diferentes medios para que todos los estudiantes tengan oportunidad de entenderlo de la manera que les resulte más sencilla.
  9. Cuida la comunicación con tu alumnado: Si buscas que todos tus alumnos y alumnas sienta que forma parte del proyecto común de la clase, es de vital importancia que mantengas una buena comunicación con ellos. Busca espacios para poder conversar y compartir sus impresiones, preocupaciones y opiniones. Son los que mejor te pueden ayudar a medir si los cambios realizados en la dinámica de trabajo están teniendo o no resultados.
  10. Fomenta la participación de las familias : Los familiares conocen muy bien a los alumnos y alumnas, pueden ayudarte a descubrir cómo trabajan más eficazmente y pueden ser un recurso muy valioso para un docente que está buscando diseñar un aula inclusiva. Establece con ellos una relación de confianza, manteniéndoles bien informados de todo lo que sucede dentro del aula y pidiendo su compromiso para conseguir algunos de los objetivos del curso.
You might be interested:  Escuela Como Sistema?

Y tú, ¿trabajas por conseguir que tu clase sea un aula inclusiva? ¿Cómo está siendo tu experiencia? ¡Compártela con la comunidad educativa en Tiching! !.