Como Evaluar A Un Niño Con Autismo En La Escuela?

Como Evaluar A Un Niño Con Autismo En La Escuela
Las evaluaciones del autismo suelen comenzar con un cuestionario de detección. Si el cuestionario indica que un niño podría tener autismo, entonces es el momento de realizar una evaluación más profunda. Un niño nunca debe recibir un diagnóstico basado únicamente en el cuestionario.

¿Qué estrategias debe aplicar un docente que tiene un estudiante con autismo?

¿Cómo educadora inicial Qué implica el incluir un niño con autismo en su salón de clases?

Entre las cosas que deben hacer los ayudantes, está el intentar ayudar al niño en sus actividades; decirle a al niño /a con TEA, cuando está haciendo las cosas bien; recordarle las normas cuando sea necesario; ayudarle llevándolo al rincón de la calma cuando lo vean nervioso; incluirlo en sus juegos en el patio.

¿Qué actividades se pueden hacer con un niño autista?

¿Cómo aprende un alumno con TEA?

Los niños con autismo deben adquirir las habilidades sociales y de comunicación , que no tienen, para poder relacionarse con sus iguales. Ellos no las pueden aprender por imitación , como otros niños. Hay que utilizar estrategias específicas para ellos. El ideal es una educación no especial sino especializada, en el marco de un colegio normal.

Hay técnicas y métodos de enseñanza especializados para los niños con autismo porque tienen una característica especial, que son aprendices visuales. Por este motivo, se suele trabajar la relación imagen-objeto, porque en ocasiones los niños con autismo no hablan en parte porque no relacionan las palabras con el objeto o el significado específico.

No obstante, antes de llegar a este punto, hay que  enseñarles a comunicarse  y mucho antes, a tener interés en comunicarse, que es lo más difícil. Para ello, lo primero que hay que hacer es meterse en sus intereses, sólo así se puede captar la atención de los niños con autismo. Los niños con autismo van al colegio, ya sea un aula especial de autismo integrada en un colegio normal o a un aula normal con algún tipo de apoyo. Pero el resto del día, los niños con autismo están con los padres y es importante estructurarles muy bien el día , que ellos sepan qué van a hacer por anticipado, porque no tienen sentido de la ubicación ni del tiempo. Por ello, se trabajan mucho con ellos las agendas con fotos primero, y luego con pictogramas, para que sepan cuándo empiezan las cosas y cuando acaban.

Las rutinas fijas les ayudan mucho y les dan seguridad. Por otra parte, a los niños con autismo les cuesta generar la imagen asociada a una palabra o a una acción, por lo que si la ven, ellos pueden interpretarla más fácilmente.

Y, por último, conviene dejarles sus ratitos de autoestimulación con luces o sonidos, si así lo necesitan, porque se tranquilizan mucho. El rendimiento escolar de los niños con autismo depende de muchos factores : la afectación, cuándo se empieza la terapia, cómo está de individualizada y personalizada esa terapia, cómo se involucran los padres, los profesionales.

y cómo se involucra el colegio y el profesorado. Es necesario un trabajo extra en preparación de materiales y métodos de aprendizaje y no todos los colegios tienen esa disposición. No obstante, la evolución de un niño con autismo es impredecible, porque se pueden convertir en verdaderas esponjas.

Einstein tenía autismo. Cada juego normal de los niños como jugar a pillar, al balón, etc. que el resto de los niños aprenden de forma fácil por imitación, a los niños con autismo les cuesta mucho aprender a jugar. Además, tienen intereses muy restringidos que, poco a poco, hay que trabajar para ampliar.

Debido a que un componente muy importante de la vida es vivir en sociedad, es esencial trabajar para que ellos aprendan, pero también es muy importante que el resto de niños sanos aprendan cómo piensa y siente un niño con autismo y cómo llegar a él.

Cuando se trabaja con estos niños desde pequeños pueden conseguir total autonomía en el futuro.   Amaya Áriz. Abogada y madre de un niño con autismo. Autora del libro ‘La alegría muda de Mario’ y  c olaboradora de ANA (Asociación Navarra de Autismo). Puedes leer más artículos similares a El autismo y el aprendizaje de los niños , en la categoría de Autismo en Guiainfantil.

¿Cómo evaluar a un niño con autismo?

¿Que no les gusta a los niños con autismo?

Interpreto el lenguaje literalmente – Un niño con autismo tendrá dificultades para poder entender el lenguaje con sarcasmo o con doble sentido. Además, los juegos de palabras, los matices, las metáforas , las alusiones… tampoco son adecuados para hablar con un niño con autismo porque lo interpretará de forma literal haciéndole sentir muy confundido. .

¿Por qué gritan los niños con autismo?

Muchos niños con Trastorno del Espectro Autista utilizan una jerga durante sus juegos que sustituye al habla. Antes de darse el habla, los bebés balbucean como modo de “entrenamiento” vocal. Estos juegos vocales se irán desvaneciendo para dar paso al habla con significado, con palabras y frases con sentido, pero, ¿por qué un niño de 4 años sigue utilizándola? – Los bebés empiezan a balbucear en repetidas ocasiones, (bababa, dadada, etc.

) durante sus propios juegos vocales. Es una manera de jugar y “practicar el habla”, como un entrenamiento para lo que vendrá a ser el habla propiamente dicha, pero estos balbuceos carecen de sentido, es decir, no contienen palabras con significado.

Los niños juegan a abrir y cerrar sus bocas, mover sus lenguas de un lado a otro… normalmente acompañados de movimientos corporales, golpeando y sacudiendo los objetos mientras balbucean en cadencia. Estas actividades de juego vocal son importantes para el desarrollo del lenguaje.

Algunos niños con autismo suelen producir largas cadenas de sonidos sin sentido e ininteligibles. A esto se le llama “jerga”, la jerga del autismo : una jerga a veces, muy elaborada. Podemos decir que el niño está tratando de expresar algo, ya que la jerga del autismo normalmente se produce con un patrón de entonación similar al del adulto: lo está imitando.

Por desgracia, resulta muy complicado saber interpretarla ya que carece de contenido semántico. Es como un “lenguaje escondido”. Esta jerga se produce de manera repetitiva y como un comportamiento auto-estimulatorio. En ocasiones, intercala alguna palabra o frases con sentido, pero fuera de contexto.

You might be interested:  Escuela Donde Se Grabo Harry Potter?

Los niños pueden pasarse hablando en su “idioma” pero sin dirigirse al otro. ¿Por qué lo hacen? Porque están intentando expresar algo. Normalmente el niño está intentando decir una frase que él no puede construir, por lo que “rellenan” la oración con palabras sin sentido (los adultos hacemos lo mismo cuando cantamos una canción, pero olvidamos la letra y nos “inventamos” las palabras).

Pero, ¿es lo mismo el balbuceo que la jerga? En los bebés, estos balbuceos suelen representar los precursores al habla. Se puede decir que esta “jerga” propia de los más pequeños, forma parte de su evolución y desarrollo lingüístico. Cuando este balbuceo en los niños no desaparece con el tiempo para dar lugar a nuevas palabras y frases, se convierte en una jerga.

Su manera de “hablar” es esa porque no tienen el nivel expresivo que implica para elaborar una frase correspondiente al contexto. Si bien es difícil poder entender qué es lo que nos está tratando de decir, resulta conmovedor que un niño con poca o escasa intención comunicativa, se dirija a nosotros y nos intente llamar la atención con su jerga tratando de respondernos, ¿no creéis? También suele pasar que deciden en qué momento desconectarse del mundo y aparece la jerga del autismo, por ejemplo, cuando no quieren realizar determinadas tareas o no quieren atender al adulto.

Es una manera de auto-regulararse: no me interesa, entonces desconecto y me meto en mi mundo con mis conversaciones. ¿Cómo reducir la jerga del autismo? Por desgracia, no hay una receta milagrosa para ello. Tenemos que estar muy atentos a las emisiones del niño.

  • Cuando empieza a mezclar palabras o frases con jerga, es un buen indicio ya que eso significa que el lenguaje está emergiendo y es ahí cuando debemos de aprovechar para reforzar ese lenguaje funcional y que sus peticiones se hagan fuertes y sólidas;

Debemos de enseñarle a imitar frases para reducir la cantidad de jerga emitida, de manera que vaya generando un lenguaje con sentido y adecuado al contexto comunicativo. La figura de un logopeda es importante en estos casos, el cuál os orientará y os ayudará a crear oportunidades que hagan emerger el lenguaje a través de juegos y rutinas diarias.

¿Qué hacer para que un niño autista obedezca?

¿Cómo calmar una crisis del niño autista? –

  • Cuando el niño sufre una crisis hay que dejar que lo consuele la persona más cercana  y con la que tiene una mejor relación. Esto va a reconfortarlo, sino el niño puede sentirse acechado.
  • A veces las palabras no ayudan. Abrazar al niño ayudará a que se calme y limitará su movimiento de modo que no pueda herirse. Si lo vas a tocar lo más aconsejable es anticipar el gesto. Debes moverte lentamente y frente a él, para que pueda verte, y así observar su reacción. El niño podría tratar de empujarte y tratar de liberarse al principio, pero después de un tiempo se quedará en tus brazos y se calmará.
  • Aislarlo a una habitación sin gente y sin ruidos. Todo el mundo debe retirarse e intentar crear un ambiente de relajación. Evitar cualquier ruido y sonido ambiental (cerrar puerta, ventana, apagar música, electrodomésticos).
  • Las crisis son parte integral de vivir con un niño autista. Por ello, es importante siempre estar preparado para las crisis futuras. Asegúrate de mantener las herramientas peligrosas lejos de los lugares accesibles para el niño, ya que podría tratar de herirse a sí mismo o a las personas a su alrededor.

.

¿Cómo se juega con un niño autista?

¿Qué color no pueden ver los autistas?

El infinito arco iris – En los últimos años desde la comunidad de personas con autismo ha existido un movimiento de rechazado a los símbolos clásicos de la pieza de puzle y el color azul. Al mismo tiempo estas personas se han sentido más identificadas con un nuevo símbolo, el símbolo del infinito con el color del arco iris.

¿Cómo llamar la atención de un niño con autismo?

Estrategias para la atención de niños y niñas con características Autistas – Posted on enero 13, 2012 by René Medina B Afecta significativamente la comunicación verbal y no verbal, la interacción social y un repertorio marcadamente restrictivo de actividades e intereses. Características principales

  • Tiende a permanecer ajeno al medio, absorto, poco interés en las personas y en las cosas que haya a su alrededor.
  • En ocasiones se muestra muy irritable y llora constantemente sin ninguna razón aparente.
  • Aparenta ser sordo debido a su falta de interés en las personas y el lenguaje, falta de sonrisa social.
  • Presenta movimientos extraños y repetitivos (estereotipias)con las manos, los ojos, la cabeza o todo el cuerpo, por ejemplo, el aleteo con las manos, balancear su cuerpo).
  • El juego, la imitación, los gestos comunicativos, no llegan a desarrollarse o se pierden progresivamente.
  • Problemas persistentes en la alimentación, falta de sueño, excitabilidad difícil de controlar, miedo anormal a personas y sitios extraños.
  • Resistencia a los cambios de ambientes y rutinas habituales, reaccionando a ellos con fuertes rabietas y tratando de evitar cualquier clase de cambios.
  • Tendencia a permanecer aislado, no mirar a las personas y evitar o ser indiferente a sus abrazos y mimos, etc.
  • Fijación por algunos objetos o cosas que llaman su atención.
  • En ocasiones llega a decir palabras repetitivas o sin sentido, aprenderse e imitar anuncios de comerciales, hablar en tercera persona, permanecer sin habla o desarrollar con lentitud un lenguaje funcional.
  • Frecuentemente no comprende más que órdenes simples o rutinas muy repetidas.
  • Puede permanecer largo tiempo realizando unas mismas acciones repetitivas, sin juego ni conductas de exploración.
  • Puede presentar autoagresión.
  • Requieren de aceptación, firmeza y comprensión.

Estrategias de Atención

  • Trabajar con él durante períodos cortos y prolongarlos poco a poco.
  • Fomentar un ambiente del aula estructurado, anticipando al menor las actividades a desarrollar.
  • Brindarle un mayor número de experiencias variadas y motivarlo hacia el aprendizaje con alegría, con objetos llamativos y de su interés.
  • Ayudarle y guiarle a realizar la actividad hasta que lo pueda realizar sólo.
  • Fomentar el interés por los objetos y las personas que lo rodean.
  • Ofrecerle muchas oportunidades de éxito y conducirle a explorar situaciones nuevas.
  • Ignorar, en la medida de lo posible, los berrinches o rabietas ya que son una medio para obtener o evitar algo. Establecer pautas para obtener algo y asegurarse que cumpla la orden que provocó el berrinche, una vez superada la crisis.
  • Utilizar estrategias para la modificación de la conducta como: «tiempo fuera», o el «no» contundente.
  • Para atraer su atención se le debe repetir frecuentemente su nombre y «mírame», buscar constantemente el contacto visual.
  • Después de realizar una actividad procure brindarle siempre un refuerzo (aplausos, abrazo, elogio, etc.
  • Para que logre ejecutar actividades en la mesa, debe establecerse primero el repertorio básico para el aprendizaje (permanecer sentado, mirar a los ojos, manos quietas).
  • Al planear, tomar en cuenta que una actividad que le agrade al niño, puede reforzar una actividad que le guste menos.
  • Aprovechar los hechos que ocurren a su alrededor y su utilidad para fomentar los aprendizajes en el aula.
  • Secuenciar las actividades de lo fácil a lo difícil.
  • Planear actividades donde el menor tenga un rol principal y que fomenten su interacción con sus compañeros y adultos.
  • Es importante se firme y constante en las conductas y aprendizajes que se quieren lograr, ya que el niño puede ser muy hábil y acabar manejando la situación.
  • Los factores claves con niños con características de este tipo, son el afecto, la firmeza y una muy buena planeación de la clase, con las adecuaciones necesarias para el menor.
You might be interested:  Como Puedo Mejorar Mi Escuela?

Fuente: Estrategias de atención para las diferentes discapacidades. Manual para padres y maestros. Angélica L. Cardona Echaury. Reimpresión 2007. Editorial Trillas. Filed under: Para Educadoras |.

¿Qué juegos les gusta a los niños con autismo?

Regalos ideales para niños con autismo de acuerdo a la edad –

  • De 1 a 3 años: Las mejores opciones para los niños de estas edades son proyectores de pared, juegos que tengan luces y música , bloques de madera o plástico, columpios y juegos para empujar.
  • De 3 a 6 años: En esta edad les gustan las bicicletas, patines, triciclos, brincolines, burbujas, montables, casas de muñecas con personajes , cuentos que tengan sonidos e ilustraciones y juguetes que empleen agua.
  • De 7 a 12 años: Les encantan los carros con control remoto, papalotes, bicicletas, pistas de autos, muñecas que se puedan vestir, robots , cuentos con dibujos y pocas letras.

A modo general, los niños con autismo prefieren los juegos que tengan movimientos repetitivos, rompecabezas , donde puedan construir figuras. Cabe destacar que prefieren actividades individuales, donde puedan pasar horas en una sola tarea. La idea es elegir un regalo que se adecue no solo a sus necesidades si no también a los intereses del niño, buscando también promover su desenvolvimiento y desarrollo cognitivo. .

¿Cómo apoyar a un alumno con autismo?

¿Cuáles son las estrategias de aprendizaje?

Las estrategias de aprendizaje son una guía flexible y consciente para alcanzar el logro de objetivos, propuestos en para el proceso de aprendizaje. Como guía debe contar con unos pasos definidos teniendo en cuenta la naturaleza de la estrategia.

¿Qué son las estrategias didácticas para el aprendizaje?

Las estrategias didácticas son procedimientos (métodos, técnicas y actividades). profesores y los estudiantes organizan las acciones del proceso formativo de manera consciente.

¿Qué habilidades debemos desarrollar en los alumnos autistas?

¿Qué son las habilidades sociales? – Las habilidades sociales son las reglas, costumbres y habilidades que guían nuestras interacciones con otras personas y el mundo que nos rodea. En general, las personas tienden a “adquirir” habilidades sociales de la misma manera que aprenden habilidades lingüísticas: de forma natural y sencilla. El desarrollo de habilidades sociales para personas con autismo implica:

  • Dar instrucciones directas o explícitas de las practicas sociales y «momentos de enseñanza» con práctica en entornos realistas.
  • Centrarse en el tiempo y la atención del momento.
  • Dar apoyo para mejorar la comunicación y la integración sensorial.
  • Aprender comportamientos que predicen importantes resultados sociales como la amistad y la felicidad.
  • Una forma de desarrollar habilidades cognitivas y lingüísticas.

¿Cómo ayudar a socializar a un niño con autismo?

Los seres humanos somos seres sociales por eso nos resulta imprescindible poseer capacidades que nos permitan relacionarnos con nuestros iguales. Las habilidades sociales (HHSS), son consideradas un conjunto de capacidades o destrezas que nos permiten poder desarrollar un repertorio de acciones y conductas que hacen que las personas se desenvuelvan en el ámbito social.

Pero estas habilidades son muy complejas ya que están formadas por un amplio abanico de ideas, pensamientos, creencias y valores que son fruto de aprendizajes y de experiencias. Esto va a provocar una gran influencia en las conductas y actitudes que tenga la persona en su relación e interacción con los demás.

Es decir, son capacidades que todos tenemos para comprender en el contexto que nos desenrollamos y adaptarnos a ese momento en el que estamos situados. – Y,  ¿Qué pasa con las habilidades sociales en los niños con TEA? Ellos suelen fallar en la competencia social; les cuesta poder utilizar las diferentes claves visuales, siendo estas fundamentales en los contexto sociales en los que se desenvuelven, sobre todo en la escuela.

  • La característica común en las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) es su dificultad para entender las relaciones y situaciones sociales, y por lo tanto, la insuficiencia para desarrollar las habilidades sociales;

Las habilidades sociales en los niños con TEA son difíciles de desarrollar porque tienen dificultades para entender el comportamiento social adecuado y para comprenden las reglas implícitas de la conducta social, ya que sus aprendizajes sociales muchas veces son rígidos y no son completamente comprendidos.

Hay que tener claro que esto no significa que no quieran tener amigos, relacionarse, jugar o vincularse con sus iguales, sino que las barreras biológicas no se lo permiten. A veces no entienden las pautas sociales o no saben responder a las demostraciones tanto de afecto como de enfado, dada su dificultad para comprender las acciones de las otras personas.

Y ahí es donde debemos intervenir para poder ayudarlos a lograr todos sus objetivos en los diferentes ámbitos. Es importante que desde pequeños se fomente su comunicación con la sociedad y que puedan llegar a relacionarse con su entorno. Según Rivière, 1991 “Uno de los rasgos principales del ser humano es ser un “objeto con mente”, que es capaz de comprender la mente y atribuir ésta a los demás”.

  1. Por este motivo, es necesario manejar lo que llamamos teoría de la mente, es decir otorgarle al otro pensamientos y sentimientos propios, diferentes a los de uno mismo;
  2. Las personas dentro del TEA tienen dificultades en esta área, por lo que hay que trabajar este aspecto en primer lugar para que sean más competentes en el área de las habilidades sociales;
You might be interested:  Decisiones Que Puedo Tomar En La Escuela?

Y por otra parte, también es importante para el desarrollo de estas habilidades, hacer un buen uso de las funciones ejecutivas. Esto significa poder atender a los signos del ambiente y de las personas con los que se interactúa, planificar las acciones, poder resolver posibles problemas que se presenten y ser flexible para buscar más de una solución evaluando las consecuencias de cada una. Y ¿Cuáles son los componentes esenciales de las habilidades sociales?

  • Se adquieren esencialmente a través del aprendizaje ( mediante observación, imitación, ensayo ).
  • Contienen comportamientos verbales y no verbales.
  • Suponen iniciativas y respuestas efectivas y apropiadas.
  • Aumentan el reforzamiento social.
  • Son recíprocas por naturaleza y suponen una correspondencia efectiva y apropiada.
  • Su práctica está influida por las características del medio.
  • Los déficits y excesos de la conducta social pueden ser especificados y objetivados a fin de intervenir.

¿Qué podemos hacer para ayudar a las personas con TEA a comprender su entorno social y tener éxito en el mundo social en el que vivimos? Será necesario dirigir su aprendizaje social y emocional enseñándole las habilidades esenciales para desarrollar competencia social y emocional. Esto incluye el entrenamiento de habilidades sociales en las áreas de resolución de problemas, habilidades de conversación, identificación y manejo de sentimientos y emociones, y control del estrés. Os ofrecemos algunas ideas o consejos para la mejora de las habilidades sociales en los niños con TEA

  1. Potencia el saludo y la despedida. Un buen paso para empezar a relacionarse es que el niño se acostumbre a saludar y a despedirse cada vez que alguien nuevo llega o se va de casa, o cada vez que él entra o sale de algún sitio, tanto de manera no verbal (moldea su mano), como con alguna palabra (hola, buenos días, adiós, buenas noches).
  2. Establecer un panel visual con las normas de la casa. Colocando un panel que muestre las rutinas sociales del niño y cómo debe llevarlas a cabo. Esto provocará que tenga un modelo al que acogerse cuando no sepa cómo actuar o no entienda los gestos o acciones del resto. Se puede premiar su esfuerzo por realizarlas.
  3. Crea situaciones que propicien la interacción y la socialización. Organizar encuentros con otros niños (amigos o vecinos), para jugar en casa y realizar las actividades que más le gusten y así poder relacionarse con ellos. Aunque al principio sea solo durante unos minutos, el tiempo irá aumentando y podrá interactuar con otros niños de su edad.
  4. Practicar algún deporte. La realización de alguna actividad física libera tensiones y mejora la actividad motora y con ello su calidad de vida. En el caso de los niños con TEA, les sirve para relacionarse con un entorno diferente y poder llevar a cabo otro tipo de actividades que pueden resultar muy beneficiosas.
  5. Actuar como mediador en las relaciones interpersonales que se establecen en el parque o lugares donde hay más niños/as. Para esto es importante que dejemos al niño que interaccione de manera libre. El papel de los padres debe ser guiar y redirigir las conductas inadecuadas. Es necesario explicarle cómo debe hacer las cosas o usar apoyos visuales que garanticen la comprensión, dado que en el niño las habilidades sociales no surgen de una manera natural.
  6. Utilizar el Role-playing para recrear situaciones. La recreación de situaciones que pueden ser reales pero que implican un componente ficticio, nos permite asumir un papel determinado y situar al niño en una situación establecida, y que así aprenda cómo ha de actuar en diferentes ocasiones. De esta forma los niños/as aprenden a ponerse en el lugar de otra persona, a recrear diferentes formas de comportamiento o incluso de imagen sin que impliquen una amenaza para el niño/a debido al contexto, y  además, con una carga menor de estrés.
  7. Exponer a los niños/as a diversos contextos que impliquen normas de comportamiento diferentes. El niño/a tiene que aprender a comportarse en cualquier sitio, según las normas que exija el lugar donde se encuentra; es por esto que nunca debemos evitar acudir a reuniones, comercios, parques, cine, casa de familiares…. El proceso debe ser progresivo pero si no fomentamos la acomodación a las situaciones de la vida cotidiana estamos limitando las posibilidades de adquirir habilidades sociales necesarias y básicas para desenvolverse en la sociedad, sin forzar al niño a situaciones para las cuales no esté preparado.

    Por lo tanto, es muy importante e indispensable tanto el trabajo en teoría de la mente como en las funciones ejecutivas para un adecuado desarrollo de las habilidades sociales en las personas con TEA. Tras la repetición de esta rutina a diario, el niño llevará a cabo esta acción solo y así aumentará el contacto con diferentes personas.

    La única forma de aprender a comportarse y desenvolverse de forma adecuada en un lugar es exponerse a dicha situación de forma repetida.

  8. La musicoterapia. Según los últimos estudios la música mejora la comunicación y la percepción de los niños con TEA.
  9. Proporcionarle juguetes que faciliten la interacción social. Es recomendable que tenga juguetes que fomenten las relaciones, y con los que sea más divertido jugar con alguien en vez de hacerlo solo. Hay que tener cuidado con los videojuegos o tablets que inducen al aislamiento. No son aconsejables durante largos periodos de tiempo.
  10. Provocar la petición de ayuda. Si el niño acude a pedir ayuda le llevará a tener que relacionarse o interactuar en cierto modo.

Pues viendo la importancia de las  habilidades sociales en los niños con TEA , hay que enseñarles, por lo tanto, a entrenarse de forma diaria en los ambientes naturales del niño/a donde existan oportunidades de socializar e interactuar con otros niños/as y adultos. Nosotros podemos darle la oportunidad de aprender a hacerlo respetando su propio ritmo evolutivo. “La mayoría de la gente observa lo que es y no lo que puede llegar a ser ” (Albert Einstein) Marian Sirera Conca , Pedagoga. Coordinadora Diagnósticos e Intervención en los Trastornos del Neurodesarrollo en  RED CENIT Valencia.