Donde Puedo Demandar A Una Escuela Privada En México?

Donde Puedo Demandar A Una Escuela Privada En México
Los padres de familia eligen una escuela privada para sus hijos con el propósito de que tengan una formación más completa y de mejor calidad que la ofrecida en las instituciones públicas. Evidentemente este tipo de educación tiene un costo, sin embargo, éste no debe obedecer a prácticas comerciales abusivas.

  1. En México, la matrícula de alumnos inscritos en escuelas privadas de nivel básico (preescolar, primaria y secundaria) durante el ciclo escolar 2016-2017 aumentó 1;
  2. 76% comparada con la correspondiente al periodo 2015-2016;

El costo promedio anual de la educación privada a nivel primaria, secundaria y preparatoria en México es de aproximadamente $240,000, sólo considerando el pago de la matrícula, de acuerdo con estimaciones de la aseguradora GNP. Sin embargo, pese a todas las ventajas que ofrecen en contraste con las instituciones públicas, las escuelas privadas no están exentas de tener malas prácticas referente a sus cuotas, pues durante 2016 la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) recibió 1,048 quejas al respecto. Ante tal escenario, la Profeco plantea las siguientes situaciones en que los padres de familia son respaldados al contratar los servicios de una escuela privada :

  1. La escuela debe informar por escrito y previamente a la inscripción sobre el costo de la misma o de la reinscripción, las colegiaturas y, si es el caso, los derechos por reincorporación. Al pagar estos conceptos se garantiza que el alumno tendrá todo lo necesario para cumplir con los programas de estudio. La escuela también debe informar a los padres de familia, previo al regreso a clases y por escrito, acerca de los conceptos que requieran un pago extra como cursos, actividades extracurriculares u opcionales, etc.
  2. No pueden aumentar las colegiaturas a mitad del ciclo escolar y sin antes consultar a los padres de familia. Estos cambios deben notificarse al menos 60 días antes del periodo de reinscripción. El alza a las tarifas escolares a mitad del periodo escolar sólo puede ocurrir si la mayoría de los padres de familia está de acuerdo o por causas de fuerza mayor.
  3. La escuela puede solicitar donativos para el mantenimiento de la misma, pero estos son de carácter voluntario.
  4. Se puede solicitar la devolución de la cuota de inscripción por causas de fuerza mayor siempre y cuando se avise a la escuela dos meses antes de iniciar el ciclo escolar. En caso de que no sea así la escuela devolverá el dinero pero descontará una cantidad previamente establecida en la inscripción.
  5. No se puede obligar a comprar útiles escolares con un proveedor en particular o en la propia escuela, y lo mismo aplica para uniformes, libros o cualquier otro artículo. Si fuera necesario recurrir a proveedores específicos, los precios no podrán ser más altos que los disponibles para el público en general. Tampoco pueden exigir libros, útiles escolares o uniformes nuevos.
  6. Todos los gastos de eventos cívicos, sociales o recreativos (como el día de las madres o excursiones) organizados por la escuela son estrictamente voluntarios y no afectarán las calificaciones de los alumnos. La celebración de estos eventos dentro del horario de clases no deberá implicar gastos extraordinarios para los padres de familia.
  7. En el caso de que se dejen de pagar cuando menos tres meses de colegiatura, la escuela puede suspender el servicio educativo, aunque la medida deberá anunciarse con 15 días de anticipación. La escuela deberá entregar los documentos del alumno en un plazo no mayor a 15 días naturales a partir del momento en que se soliciten y sin cobrar cuotas adicionales. En caso de que los alumnos tengan que presentar exámenes extraordinarios, podrán hacerlo en las mismas condiciones que sus compañeros, previo pago de los derechos correspondientes.
  8. Exhibir mediante listas u otras formas a los estudiantes que tienen retrasos en sus cuotas es una práctica violatoria a la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Si detectas alguna de estas malas prácticas, la Profeco tiene a disposición los números 55688722 y 01 800 468 87 22 (larga distancia sin costo desde cualquier punto de la república) para presentar una denuncia. Sólo debes proporcionar el nombre de la escuela, dirección y una descripción de los hechos. Si tienes un problema que involucre al sistema educativo y al personal docente como maltrato o abuso de autoridad llama al Sistema de Orientación e Información sobre el Sector Educativo, Telsep, al 01-800-767-6688 sin costo desde cualquier punto de la república, o al 5723-6688 en la Ciudad de México y área metropolitana.

Si el alumno deja la escuela por razones diferentes a la anterior, sigue teniendo los derechos descritos anteriormente. ¿Deseas ofrecer a tus hijos mejores oportunidades educativas? Un crédito inteligente puede ayudarte en este propósito.

Recuerda que la educación no es un gasto, sino una inversión. Consulta con cualquiera de nuestros asesores sobre las opciones que tenemos para ti. Fuentes: Profeco, SEP, México Evalúa, GNP Donde Puedo Demandar A Una Escuela Privada En México.

¿Quién regula a las escuelas privadas en México?

¿Quién regula las escuelas privadas en México? – Quiénes somos – Asociación Nacional de Escuelas Particulares Asociación Nacional para el Fomento Educativo.

¿Cómo demandar a una escuela ante la SEP?

El Área de Quejas del Órgano Interno de Control en la Secretaría de Educación Pública, podrá asesorarte respecto de ‘cómo’ interponer una queja o denuncia, para lo cual te sugerimos marcar al teléfono (01-55) 36-01-8650 extensiones 66224, 66242, 66243, 66244 y la lada sin costo 01-800-22-88-368.

¿Quién controla a las universidades privadas?

Consejo de Universidades Particulares e Instituciones Afines (CUPRIA).

¿Qué ley regula a las escuelas particulares?

ARTICULO 10°- Las instituciones privadas o las particulares no podrán impartir educación preescolar, primaria, secundaria, —– o de cualquier grado o tipo para obreros y campesinos sin haber obtenido previamente en cada caso, la autorización expresa del Poder Público.

¿Qué pasa si no puedo pagar la escuela privada?

El artículo 2° de la misma ley dice que, ningún alumno por falta de pago de aranceles o cuotas, o en mora en el pago de los mismos, será privado de la asistencia regular a todas las clases, experiencias y actividades pedagógicas e institucionales en general.

¿Cómo se puede demandar a una escuela?

¿Dónde denunciar abusos escolares?

En esta sección encontrarás información orientativa básica del PROTOCOLO DE ACTUACIÓN en casos de acoso escolar para víctimas, padres , profesores, orientadores y educadores. Esperamos que os sean de utilidad. Consejos a una víctima de acoso escolar: Si eres una víctima, No te rindas.

  1. Hay formas de acabar con el acoso;
  2. 1 – Debes tener muy claro lo siguiente: Tienes todo el derecho del mundo a exigir que los profesores te protejan;
  3. Tienes todo el derecho del mundo a defenderte;
  4. (Pero intenta evitar ponerte al nivel de tus acosadores;

No permitas que te hagan violento). Los profesores deberían castigar y amonestar a los niños que acosan, y si no lo hacen, entonces están actuando mal. 2 – Romper el silencio: Cuéntaselo a tus padres. Como víctima puede que tengas miedo a que tus padres hablen con los profesores y el problema empeore.

Quizás temas que te llamen chivato en el colegio, o puede que incluso te hayan amenazado con hacer algo malo si lo cuentas. En ambos casos, para que el acoso acabe tendrás que romper el silencio. Acude tantas veces a tus profesores como sea necesario.

Si tus profesores no hacen nada, pide a tus padres que acudan a informar por escrito al centro escolar. 3 – ENFRENTARSE A LOS ACOSADORES!!! Además no hay una única forma de hacer frente a los acosadores, pero es imprescindible que lo hagas. Si no exiges que pare el maltrato es difícil que deje de producirse.

Para defenderte no es necesario que hagas grandes cosas. Pero siempre será necesario que dejes claro que no estás de acuerdo con lo que están haciendo. Si dices las cosas con seguridad en ti mismo aumentarás mucho las probabilidades de que te hagan caso y de que tus acosadores dejen de molestarte.

4 – En el colegio: Ve al colegio sin miedo y sé tu mismo. Intenta evitar situaciones innecesarias de conflicto. Descubrirás que sólo hace falta un poco de valentía, para conseguir decirles a otros chicos aquello que consideres adecuado:

  • ¡Eso que haces está mal!
  • ¡Devuélveme mis cosas!
  • ¡Pienso chivarme de ti cada vez te acerques a molestarme!

Recuerda: Busca ayuda por  parte de padres, profesores y compañeros. A tu alrededor hay gente que puede ayudarte. Consejos para padres: 1 – Escuche a su hijo o hija. Si no a la larga puede generar daños severos sobre la autoestima del niño, así como cuadros de somatizaciones, estrés postraumático, depresión, y en casos más graves conductas autolíticas.

– No pongan en duda el relato de su hijo. – Si descubre que su hijo sufre acoso escolar informe a los profesores del centro. Hay veces que los centros no saben cómo reaccionar ante estas situaciones. Nuestro consejo es que informe al tutor por escrito y pida una cita en la agenda de manera que quede constancia de que han tenido conocimiento de los hechos ocurridos.

– Pasada la primera cita si el problema no se ha solucionado pida una segunda cita con la orientadora, tutora y Directora del Centro (si la Directora no puede acudir, tiene la obligación de estar informada del asunto). – Después de la segunda reunión, concertar otra cita a la semana siguiente para ver qué soluciones ha tomado el colegio.

  • – Puedes hablar con los dos policías tutores asignados a cada Colegio;
  • – Puedes acudir a la Comisaría de tu zona para hablar con los policías especializados en acoso escolar;
  • Si tú quieres pueden a acudir al colegio a hablar directamente con la Directora del Centro;

– Si en un mes no sea solucionado el problema, tendrás que tomar medidas más serias, presionando al Colegio, hablando con el Inspector de Educación, fiscalía de menores y en último caso denunciar al colegio. – Los padres tienen Derecho a ser informados del caso (sin entrar en detalles) y a exigir un control más exhaustivo sobre lo que sucede dentro del Colegio.

  1. 10;
  2. – En ocasiones puede ser necesaria atención especializada para tratar la sintomatología producida por el acoso escolar;
  3. Si usted ha notado cambios preocupantes en su hijo o hija (disminución del rendimiento escolar, miedo a ir al colegio, estado de ánimo depresivo…) a raíz de una situación de acoso escolar consulte con un especialista;

11. – Como Asociación, nosotros realizamos acompañamientos a los padres a los Centros Escolares. En algunos Colegios no saben cómo actuar, nosotros mediamos y damos pautas de intervención individualizada para cada caso. Así como clases a los niños acosados y acosadores para solucionar el problema rápidamente.

También charlas para padres, AMPA, profesores y educadores. Consejos para profesores, orientadores y educadores: 1. – Controlar los niveles de acoso y violencia escolar puede ser a veces complicado, especialmente cuando por falta de medidas preventivas se hayan podido agravar y cronificar situaciones ya existentes.

Se concertará una cita con los padres del acosado y acosador/es, por separado. Se realizará una investigación personalizada tanto con las dos partes como por parte de los observadores. Existen test de identificación de acoso. Se mantendrá informados a los padres semanalmente del caso, según cada colegio, atendiendo a las normas de protección de datos.

  • Los padres tienen Derecho a ser informados del caso (sin entrar en detalles) y a exigir un control más exhaustivo sobre lo que sucede dentro del Colegio;
  • – Es necesario tomar medidas preventivas para evitar el surgimiento de casos de acoso;

Para una eficaz prevención del acoso escolar es imprescindible evaluar periódicamente los niveles de acoso escolar con herramientas específicas, debidamente elaboradas, validadas y baremadas. En la actualidad existen diversas herramientas de medición del acoso escolar que permiten evaluar la situación de cada alumno dentro de un centro.

-Medir el acoso escolar regularmente tiene una doble finalidad. En primer lugar permite detectar los casos ya existentes para tomar las medidas necesarias de protección de la víctima y sanción de las conductas de maltrato.

En segundo lugar, medir tiene efectos disuasorios, ya que aquellos niños que frecuentemente actúan de manera violenta reciben el claro mensaje de que sus conductas no son bien vistas por el centro y que por tanto serán sancionadas. – Al contrario de lo que a veces se cree, atajar las situaciones de acoso, está al alcance de profesores y orientadores.

No obstante es necesaria una firme voluntad para ceñirse a una política de tolerancia cero de la violencia. – Debe primar el derecho de la víctima a ser protegida y los centros educativos tienen la obligación de garantizar ese derecho.

La forma de garantizar la protección de la víctima consiste en estar abiertos a detectar y descubrir las conductas  de acoso y violencia escolar, en un estado de alerta permanente. – Deberemos escuchar las quejas de los alumnos. No debemos sorprendernos si las versiones de las distintas partes difieren.

No es de esperar que los acosadores confiesen sus fechorías. Tampoco a debemos permitir que se nos confunda con justificaciones de las conductas de violencia. La violencia nunca está justificada. – Deberán detectarse por tanto conductas específicas de acoso y violencia escolar y deberán sancionarse esas conductas.

Las sanciones transmiten el claro mensaje de que la violencia tiene un precio, lo que desincentivará el uso de esas conductas por parte de ese alumno o de otros. – La reincidencia en conductas de acoso escolar deberá ir seguida de la persistencia de las sanciones, con el debido incremento de la magnitud de la sanción.

Las primeras sanciones serán por tanto de carácter más moderado para ir creciendo en relevancia. Habrá que tomar medidas importantes como avisar a padres de víctimas y agresores de los hechos ocurridos y de las medidas de sanción y protección tomadas.

La medida final sería la expulsión permanente del alumno agresor. Esta puede parecer una medida drástica pero en muchos casos será la única forma efectiva de garantizar la integridad de la víctima. – Cada Colegio tiene su protocolo de actuación, pueden tomar medidas educativas consensuadas con los dos policías tutores asignados para cada Centro.

  • 10;
  • – Es imprescindible proteger a la víctima y sancionar las conductas de acoso;
  • Por el contrario, negar al problema o mirar a otro lado puede tener efectos difíciles de remediar;
  • Hemos comprobado, que sanciones como la expulsión temporal del centro, no tienen el efecto deseado y pueden, incluso incentivar estas conductas en alumnos a los que les es más cómodo permanecer en casa descansando, jugando, o trasteando con el ordenador;
You might be interested:  Cuales Son Los Derechos Que Tienes En Tu Escuela?

Es más efectiva una sanción dentro de las instalaciones del colegio, en labores de limpieza, ordenamiento de aulas o apoyo a otros alumnos. Los principales motivos por los que hay que evitar mirar a otro lado son los siguientes:

  • El acoso puede generar graves daños psicológicos a las víctimas que a veces llegan hasta el suicidio del niño acosado.
  • Los agresores aprenden que la violencia no tiene consecuencias y aprenden a comportarse violentamente más tarde en su vida adulta. Distintos estudios han demostrado que un número importante de los acosadores cuya conducta no ha sido sancionada ni redirigida terminan convirtiéndose en adultos violentos y criminales (Olweus, 2011; Temcheff, Serbin, 2008).
  • Cuando no se toman medidas aumenta el número de alumnos que participan en conductas violentas.
  • Cuando no se toman medidas aumenta la probabilidad de que el centro tenga que responder a demandas judiciales, indemnizando económicamente a las víctimas.

¿Cuál es la función del Conesup?

El CONESUP estimulará a las universidades privadas a autoevaluarse y a acreditar sus carreras en sistemas nacionales de acreditación de la educación superior.

¿Qué hace el Conesup?

Fue creado mediante la Ley N° 6693, del 27 de noviembre de 1981, publicada en el Diario Oficial La Gaceta N° 243 el 21 de diciembre de 1981, es el encargado de la inspección y fiscalización de las universidades privadas del país.

¿Qué entidad regula las universidades en México?

Las Instituciones de Educación Superior en México | Secretaría de Educación Pública | Gobierno | gob. mx.

¿Qué es la norma 237 para escuelas privadas?

La NOM 237 es el proyecto de norma que está impulsando la Secretaría de Economía y que tiene como objetivo las escuelas particulares. La NOM 237 busca regular los derechos y las obligaciones de las escuelas particulares en el país. Esta norma ha sido criticada por distintas asociaciones de escuelas privadas, acusando de sobreregulación y de aumentar los costos. Regreso a clases presenciales (Dassaev Téllez / Dassaev Téllez).

¿Cómo saber si una escuela privada tiene validez oficial?

¿Cómo puedo saber si una escuela está incorporada? – Al respecto, la SEP señala los siguientes mecanismos:

  • La institución particular de educación superior debe mencionar en toda su publicidad y documentación el número de Acuerdo del RVOE, fecha de expedición y autoridad que lo otorgó. De no hacerlo, se presume que los estudios carecen de validez oficial.
  • En la página de internet del Sistema de Información de Reconocimientos de Validez Oficial de Estudios del Tipo Superior (SIRVOES), que incluye los RVOES otorgados por las autoridades educativas federal y estatales.
  • Se puede consultar dicha información directamente ante las áreas responsables de otorgar el RVOE de la Secretaría de Educación Pública federal y las Secretarías de Educación Pública de las entidades.

¿Qué institución protege el artículo 3?

Artículo 3o. – Toda persona tiene derecho a la educación. El Estado -Federación, Estados, Ciudad de México y Municipios- impartirá y garantizará la educación inicial, preescolar, primaria, secundaria, media superior y superior.

¿Qué es la negligencia educativa?

La negligencia infantil consiste en negar al menor cosas que le son esenciales o necesidades básicas. El maltrato infantil consiste en hacer algo que perjudica al menor.

  • Algunos de los factores que aumentan el riesgo de maltrato y negligencia infantil son la pobreza, la drogadicción, el alcoholismo, los trastornos mentales y la monoparentalidad.
  • Los menores que sufren negligencia o maltrato pueden parecer cansados, hambrientos o sedientos, pueden presentar lesiones físicas o problemas emocionales o mentales o bien pueden tener un aspecto completamente normal.
  • Se debe sospechar maltrato cuando el patrón de lesiones sugiere que la lesión no ha sido accidental, cuando las lesiones no concuerdan con la explicación del cuidador, cuando el menor es incapaz, por su desarrollo, de hacer las cosas que podrían dar lugar a su lesión (como un lactante encendiendo una estufa) o cuando el menor presenta tanto lesiones curadas como lesiones nuevas que no parecen accidentales.
  • Los menores deben ser protegidos contra daños posteriores por medios que pueden consistir en la participación de los Servicios de protección del menor y/o Organismos de seguridad del Estado, hospitalización, asesoramiento para progenitores e hijos y ayuda a la familia para la prestación de una atención segura y apropiada.

Las personas que deliberadamente descuidan o maltratan a los niños que se encuentran bajo su cuidado se denominan agresores. Esto significa que, por ejemplo, los padres y otros familiares, las personas que viven en el hogar del niño que tienen responsabilidades de cuidado ocasional, los maestros, los conductores de autobuses y los terapeutas pueden ser agresores. Otras personas que cometen actos de violencia contra niños que no se encuentran bajo su responsabilidad (por ejemplo, en tiroteos en la escuela) son culpables de los delitos de agresión y/o asesinato en lugar de maltrato infantil.

En 2018 se contabilizaron 4,3 millones de informes de posibles casos de maltrato a menores enviados a los Servicios de Protección Infantil de Estados Unidos (Child Protective Services [CPS]), que afectaban a 7,8 millones de niños.

De estos informes, 2,4 millones fueron investigados con detalle y se identificaron aproximadamente 678 000 niños maltratados o víctimas de negligencia. En general, los niños y las niñas se ven afectados por igual, pero los niños varones suelen recibir con mayor frecuencia maltrato físico.

Los bebés y los niños pequeños presentan un riesgo mayor de maltrato. La mayoría de los niños son víctimas de un único tipo de maltrato. Por ejemplo, de los niños que fueron identificados en 2018, el 60,8% fueron objeto de desatención (incluida la desatención médica), el 10,7% fueron maltratados físicamente y el 7% fueron víctimas de abusos sexuales.

Sin embargo, muchos niños (15,5%) fueron víctimas de múltiples tipos de maltrato. En 2018, alrededor de 1770 niños murieron en Estados Unidos a causa de negligencia (descuido o desatención) o maltrato y aproximadamente la mitad eran menores de 1 años de edad.

Cerca del 80% de estos niños fueron víctimas de negligencia (descuido o desatención) y el 46% fueron víctimas de maltrato físico que se produjo junto con otras formas de maltrato o sin ellas. Alrededor del 80% de los agresores eran progenitores que actuaban solos, juntos o con otras personas.

La negligencia y el maltrato son resultado de una compleja combinación de factores individuales, familiares y sociales. El hecho de ser madre o padre soltero, ser pobre, tener problemas con las drogas o sufrir un trastorno por abuso de alcohol, sufrir un problema mental (como un trastorno de la personalidad o baja autoestima) o presentar una combinación de estos factores puede hacer que el progenitor sea más propenso a actuar de forma negligente con el menor o a maltratarlo.

  1. Además, los adultos que sufrieron maltrato físico o abuso sexual cuando eran niños son más propensos a maltratar a sus propios hijos o a abusar de ellos;
  2. La negligencia se identifica con una frecuencia 12 veces mayor entre los menores que viven en la pobreza frente a los que no;

Los padres primerizos, los padres adolescentes y los padres que tienen varios hijos menores de 5 años también corren un riesgo mayor de maltratar a sus hijos. Las mujeres que fuman, abusan de las drogas o tienen un historial de violencia doméstica durante el embarazo pueden estar en riesgo de maltratar a sus hijos.

  1. Aunque el maltrato físico, el maltrato emocional y la negligencia se asocian con la pobreza y con un estatus social y económico más bajo, todos los tipos de maltrato, incluyendo el abuso sexual, se producen dentro de todos los grupos sociales y económicos;

Existen distintos tipos de negligencia y maltrato infantil. Algunas veces, estos distintos tipos se producen a la vez. Los cuatro tipos principales son La negligencia es el hecho de no cubrir o no ocuparse de las necesidades físicas, emocionales, educativas y médicas básicas de un niño.

  • Los progenitores o los cuidadores pueden dejar al menor al cuidado de una persona pese a saber que puede maltratarlo o puede dejarlo solo, sin supervisión;
  • Hay muchas formas de negligencia;
  • En la negligencia física, los progenitores o los cuidadores pueden no lograr proporcionar una alimentación adecuada, ropa, vivienda, supervisión y protección frente a posibles daños;

En la negligencia emocional, los progenitores o los cuidadores pueden no lograr proporcionar afecto o amor u otros tipos de apoyo emocional. Los menores pueden ser ignorados o rechazados o se les puede impedir que interaccionen con otros menores o con adultos.

  1. En la descuido en la atención médica, los progenitores o los cuidadores pueden desatender los cuidados preventivos adecuados del menor, como la necesidad del tratamiento de lesiones o de trastornos físicos o mentales;

Puede ocurrir que retrasen la obtención de asistencia médica cuando el menor está enfermo, exponiéndole a enfermedades graves e incluso a la muerte. En la negligencia educativa, puede que los progenitores o los cuidadores no inscriban al menor en la escuela o que no aseguren que el menor asista a la escuela en un entorno convencional, como una escuela pública o privada, o bien en su domicilio.

La negligencia se diferencia del maltrato en que, por lo general, en el primer caso los progenitores y los cuidadores no tienen intención de hacer daño a los menores que están a su cargo. La negligencia suele ser resultado de una combinación de factores como la mala crianza de los hijos, pocas habilidades para afrontar el estrés, sistemas familiares poco colaboradores y circunstancias vitales estresantes.

La negligencia (descuido, destención) ocurre a menudo en familias pobres que experimentan tensiones financieras y ambientales, sobre todo aquellas familias en las que los progenitores también sufren trastornos mentales no tratados (por lo general depresión Depresión Una breve descripción del trastorno de duelo prolongado.

La depresión es un sentimiento de tristeza y/o una disminución del interés o del placer en las actividades que se convierte en un trastorno. obtenga más información , trastorno bipolar Trastorno bipolar En el trastorno bipolar (antiguamente denominado enfermedad maníaco-depresiva), los episodios de depresión alternan con episodios de manía o con una forma menos grave de manía llamada hipomanía.

obtenga más información o esquizofrenia Esquizofrenia La esquizofrenia es un trastorno mental caracterizado por la existencia de pérdida de contacto con la realidad (psicosis), alucinaciones (por lo general consistentes en oír voces), falsas creencias.

  1. obtenga más información ), consumo de fármacos o drogas recreativas, trastorno por abuso de alcohol o limitación de la capacidad intelectual;
  2. Los hijos de familias monoparentales pueden estar en riesgo de sufrir negligencia debido a que disponen de una renta más baja y tienen menos recursos disponibles;

El maltrato físico consiste en maltratar o lesionar al menor, infligiéndole un castigo físico excesivo. Los ejemplos específicos incluyen sacudir, dejar caer, golpear, morder y quemar (por ejemplo con un líquido caliente o por contacto con un cigarrillo encendido).

Los niños de cualquier edad pueden sufrir maltrato físico, pero los lactantes y los niños muy pequeños (entre 1 y 3 años de edad) son particularmente vulnerables. Los lactantes y los niños muy pequeños (entre 1 y 3 años de edad) corren un riesgo especialmente elevado de sufrir episodios repetidos de maltrato debido a que no pueden hablar.

Además, durante estos períodos, los niños suelen hacer cosas que facilitan el hecho de que los cuidadores se sientan frustrados y pierdan el control de sus impulsos. Entre estos elementos de frustración se encuentran las rabietas Rabietas Las rabietas son arrebatos emocionales violentos, por lo general en respuesta a la frustración.

  1. La frustración, el cansancio y el hambre son las causas más frecuentes de las rabietas;
  2. Durante;
  3. obtenga más información , el control de esfínteres Control de esfínteres A la mayoría de los niños se les puede enseñar a usar el baño cuando tienen entre 2 y 3 años de edad;

Se suele conseguir primero el aprendizaje del uso del baño para ir a defecar. La mayoría. obtenga más información , los patrones de sueño inconsistentes Problemas del sueño en niños La mayoría de los niños de 3 meses de edad ya suelen dormir tramos de por lo menos 5 horas de un tirón, pero luego experimentan periodos de despertares nocturnos en los primeros años de vida.

  • obtenga más información y los cólicos Cólico El cólico se refiere a un patrón específico de llanto intenso excesivo e irritabilidad que ocurre sin ninguna razón aparente (por ejemplo, hambre, enfermedad, o lesión) en recién nacidos sanos;

obtenga más información. El maltrato físico es la causa más frecuente de traumatismos craneales graves en menores. Las lesiones abdominales resultantes de maltrato físico son más comunes entre los niños pequeños que en los lactantes. Los malos tratos físicos (incluido el homicidio) se encuentran entre las diez causas principales de muerte en los menores.

Generalmente, el riesgo de maltrato físico disminuye durante los primeros años de escolarización. Los niños que nacen en un entorno de pobreza y/o de un progenitor joven y soltero son muy vulnerables a sufrir maltrato físico.

El estrés familiar contribuye al maltrato físico. El estrés puede provenir del desempleo, de las mudanzas frecuentes, del aislamiento social de amigos o familiares o de la violencia familiar continua. Los niños difíciles (irritables, exigentes o hiperactivos) o con necesidades especiales (discapacidades intelectuales o físicas) son más propensos a recibir maltrato físico.

El maltrato físico se desencadena frecuentemente por una crisis que estalla en un ambiente de estrés. Esta crisis puede tener su origen en la pérdida de un trabajo, una muerte en la familia o un problema de disciplina.

Los progenitores que consumen drogas recreativas o alcohol pueden comportarse de manera impulsiva e incontrolada con sus hijos. Los niños cuyos progenitores sufren problemas de salud mental corren un riesgo mayor de ser maltratados. Los progenitores que fueron objeto de maltrato o de negligencia durante su infancia pueden ser inmaduros desde el punto de vista emocional o tener una baja autoestima.

  • Penetrar al menor por la vagina, el ano o la boca
  • Tocar al menor con intención sexual, pero sin penetración (abuso deshonesto)
  • Exponer los genitales por parte del agresor o mostrar pornografía a un menor
  • Forzar a un menor a participar en un acto sexual con otro menor
  • Usar a un menor en la producción de pornografía

El abuso sexual no incluye el juego sexual. En este, un menor ve o toca los genitales de otro menor de edad parecida sin que exista coerción o intimidación. Cuando se trata de determinar si una situación particular entre menores se debe considerar abuso sexual, es importante tener en cuenta las relaciones de poder, como la edad de los menores, la fuerza, el tamaño y el estatus de popularidad.

  • Pueden ver a sus hijos como una fuente de afecto ilimitado e incondicional y esperar de ellos el apoyo que nunca recibieron;
  • Como resultado, pueden crear expectativas poco realistas sobre lo que les pueden ofrecer sus hijos y frustrarse fácilmente, tener poco control sobre sus impulsos y ser incapaces de dar lo que nunca recibieron;
You might be interested:  Ley Que Prohibe El Uso De Celulares En La Escuela?

Las leyes difieren de un estado a otro en cuanto a las consideraciones de edad que se aplican para ayudar a distinguir el abuso del juego. Tanto las edades reales como la diferencia de edad entre los dos niños se consideran factores en varias leyes estatales.

Cuanto mayor es la diferencia de edad, mayor es también la diferencia en la madurez emocional e intelectual y en el estatus social entre el niño mayor y el niño más pequeño. Y, en algún momento (una diferencia de 4 años en muchas jurisdicciones), estas diferencias son tan grandes que no se puede decir legítimamente que el niño más pequeño está “de acuerdo” con la actividad con un niño mayor.

Hacia la edad de 18 años, entre el 12 y el 25% de las niñas y entre el 8 y el 10% de los niños han sido objeto de abuso sexual. En la mayoría de los casos, los responsables de abuso sexual son personas conocidas por los menores, frecuentemente del propio entorno familiar: un padrastro, un tío o la pareja de la madre.

El abuso sexual cometido por mujeres es menos frecuente. Ciertas condiciones aumentan el riesgo de abuso sexual. Por ejemplo, los menores que reciben cuidados de varias personas o de un solo cuidador con varios compañeros sexuales están muy expuestos.

La vulnerabilidad también aumenta con la marginación social, con el hecho de tener una baja autoestima o tener familiares próximos que también fueron víctimas de abuso sexual o pertenecieron a una banda. Utilizar palabras o acciones para maltratar psicológicamente al menor es un maltrato emocional. El maltrato emocional comprende

  • Regañar duramente gritando
  • Desdeñar las capacidades y los logros del menor
  • Alentar una conducta desviada o delictiva, como cometer delitos o abusar del alcohol o de las drogas
  • Intimidar, amenazar o asustar al menor

El maltrato emocional tiende a darse durante un periodo prolongado. Las diferentes culturas tienen maneras distintas de disciplinar a los niños. Algunas culturas usan el castigo corporal, es decir, cualquier castigo que es físico y que ocasiona dolor. El castigo corporal severo, que incluye latigazos, quemaduras y escaldaduras, se considera maltrato físico.

El maltrato emocional hace sentir a los menores que son despreciables, que tienen defectos, que no son amados, que son rechazados, que están en peligro o que solo son válidos cuando satisfacen las necesidades de otra persona.

Sin embargo, cuando se trata de un grado menor de castigo corporal, como los manotazos en las nalgas (azotes en las nalgas), la línea entre la conducta socialmente aceptada y el maltrato es borrosa entre las diferentes culturas. Algunos expertos sugieren que el castigo corporal que se realiza con ira, para lastimar al menor o que da lugar a lesiones visibles no es legítimo en ninguna cultura.

Los síntomas de negligencia y maltrato varían en parte según la naturaleza y la duración de la negligencia o del maltrato del menor y las circunstancias particulares. Además de lesiones corporales manifiestas, los síntomas incluyen problemas emocionales y de salud mental.

Tales problemas aparecen inmediatamente o más tarde y pueden persistir. Los hematomas, las quemaduras, las lesiones, las mordeduras o los rasguños son algunos de los signos de maltrato físico. Estas marcas pueden tener la forma del objeto usado para golpear, como un cinturón, una lámpara o un cable eléctrico.

  • La piel del menor puede tener marcas de las huellas dactilares o de la mano entera causadas por bofetadas, agarrones o sacudidas;
  • Las quemaduras con cigarrillos o agua caliente pueden ser visibles en brazos y piernas o en otras partes del cuerpo;

Los menores que han sido amordazados pueden tener engrosamiento de la piel o cicatrices en las comisuras de los labios. A los menores que han recibido tirones de pelo les pueden faltar mechones de pelo o pueden tener el cuero cabelludo inflamado. Pueden producirse también lesiones graves no visibles en la boca, los ojos, el cerebro u otros órganos internos.

  1. Sin embargo, los signos de maltrato físico son a menudo sutiles;
  2. Por ejemplo, pueden aparecer hematomas o puntos de color púrpura rojizo en la cara, en el cuello o en ambos;
  3. Los menores presentan a veces signos de lesiones antiguas, como fracturas, que ya han empezado a curarse;

A veces las lesiones causan desfiguración. Los bebés que han sido echados en agua caliente de forma intencionada (por ejemplo en una bañera caliente) pueden presentar escaldaduras. Estas quemaduras pueden localizarse en las nalgas y tienen forma de círculo.

Las quemaduras no se ven en la piel que no ha entrado en el agua o que se ha presionado contra el fondo de la bañera, más frío. La salpicadura de agua caliente puede causar pequeñas quemaduras en otras partes del cuerpo.

Los bebés pueden sufrir una lesión cerebral como resultado de lo que actualmente se denomina traumatismo craneal por maltrato. El traumatismo craneal por maltrato esta provocado por sacudir y/o golpear violentamente la cabeza del niño contra un objeto firme.

El término traumatismo craneal por maltrato ha sustituido el término “síndrome del bebé zarandeado” porque puede consistir en más que un zarandeo o sacudida. Los lactantes con traumatismo craneal por maltrato pueden estar nerviosos o con vómitos o bien puede que no presenten signos visibles de lesión y den la impresión de estar durmiendo con un sueño profundo.

Esta somnolencia se debe al daño cerebral y a la hinchazón, que puede ser el resultado de una hemorragia entre el cerebro y el cráneo ( hemorragia subdural Hematomas subdurales Los hematomas intracraneales son acumulaciones de sangre dentro del cráneo, ya sea en el interior del encéfalo o entre este y el cráneo. obtenga más información ). Los lactantes pueden sufrir también hemorragia retiniana, en la parte posterior del ojo. También pueden tener rotas las costillas u otros huesos. Los cambios en el comportamiento son signos frecuentes de abuso sexual. Estos cambios pueden producirse bruscamente y ser extremos.

Los hematomas intracraneales se forman cuando un traumatismo. Los menores se vuelven agresivos, se fugan o desarrollan fobias o trastornos del sueño. Los menores que son objeto de abuso sexual pueden mostrar un comportamiento sexual, como tocarse a sí mismos en exceso o tocar a otros de forma no apropiada.

Los que sufren abusos sexuales por parte de un progenitor u otro miembro de la familia tienen sentimientos conflictivos. Se sienten emocionalmente unidos al agresor, aunque traicionados. El abuso sexual también provoca lesiones corporales. Los menores presentan en ocasiones hematomas, desgarros o hemorragias en las zonas que rodean los genitales, el ano o la boca. obtenga más información , clamidiasis Clamidias y otras infecciones no gonocócicas Las infecciones por clamidias son aquellas infecciones de transmisión sexual producidas por las bacterias Chlamydia trachomatis que afectan a la uretra, al cuello uterino o al recto. obtenga más información , infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en niños La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un trastorno vírico que, progresivamente, destruye ciertos glóbulos blancos (leucocitos) y causa el síndrome de inmunodeficiencia. obtenga más información u otras infecciones. Se puede producir embarazo. En general, los menores que sufren malos tratos emocionales tienden a ser inseguros y ansiosos acerca de su relación con los demás porque sus necesidades no han sido satisfechas de forma consistente o previsible.

Al principio, las lesiones en las zonas de los genitales y el recto hacen difícil caminar y sentarse. Las niñas pueden presentar secreción vaginal, sangrado o escozor. Pueden también presentarse infecciones de transmisión sexual, como gonorrea Gonorrea La gonorrea es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae , que infecta la mucosa de la uretra, del cuello uterino, del recto y de la garganta o.

Existen otros síntomas que varían según el modo en que ha sido maltratado emocionalmente el menor. Los menores pueden tener una baja autoestima. Los menores aterrorizados o amenazados pueden parecen temerosos y retraídos. Pueder ser inseguros, desconfiados, poco expresivos y estar extremadamente ansiosos por complacer a los adultos.

Pueden acercarse inapropiadamente a personas extrañas. Los menores a los que no se les permite interaccionar con los demás se muestran torpes en ciertas situaciones sociales y tienen dificultades para establecer relaciones normales.

Otros pueden cometer delitos o abusar del alcohol, las drogas o todo a la vez. Es posible que los niños más mayores no asistan a la escuela regularmente, no obtengan buenos resultados cuando asisten o tengan dificultades para establecer relaciones con los maestros y compañeros.

  • Exploración por un médico
  • Fotografías de las heridas o lesiones
  • Para maltrato físico, a veces exámenes de laboratorio o pruebas de diagnóstico por la imagen como radiografías y tomografías computarizadas (TC)
  • Para el abuso sexual, análisis para descartar infecciones y, a veces, recogida de muestras de fluidos corporales, pelo y otros materiales como pruebas forenses

El abandono (la negligencia) y el maltrato suelen ser difíciles de reconocer, a menos que los menores tengan aspecto de estar gravemente desnutridos o presenten lesiones evidentes, o que otras personas sean testigos del abandono y el maltrato. El abandono y el maltrato pueden no ser reconocidos durante años. Hay muchas razones por las cuales la negligencia y el maltrato pasan desapercibidos. Los menores que sufren malos tratos pueden sentir que el maltrato es parte normal de la vida y no hablan de ello.

  • Los menores que sufren abusos físicos y sexuales a menudo son reacios a proporcionar voluntariamente esta información por sentir vergüenza, por miedo a las represalias o, incluso, por la sensación de haber merecido el maltrato;

Los menores que han sido objeto de malos tratos físicos y que son capaces de hablar, suelen identificar a su agresor y describen lo que les ha sucedido si se les pregunta directamente. Sin embargo, los menores que han sido objeto de abuso sexual pueden haber jurado guardar el secreto o estar tan traumatizados que no son capaces de hablar sobre el abuso e incluso pueden negarlo cuando se les pregunta especificamente por ello.

  1. Cuando los médicos sospechan abandono o cualquier tipo de maltrato, buscan signos de otros tipos de maltrato;
  2. También realizan una evaluación completa de las necesidades físicas, ambientales, emocionales y sociales del menor;

Los médicos observan las interacciones entre el menor y sus cuidadores siempre que sea posible. Los médicos documentan el historial médico del menor anotando citas exactas y tomando fotos de cualquier lesión. Los profesionales de la salud pueden identificar los casos de negligencia durante la valoración de un problema no relacionado, como una lesión, una enfermedad o un problema de comportamiento.

Los médicos pueden notar que un menor no se desarrolla física o emocionalmente con normalidad o que ha faltado a muchas citas médicas o sesiones de vacunación. Los maestros y los trabajadores sociales son a menudo los primeros en percatarse de la situación de abandono.

Los maestros pueden darse cuenta de la negligencia hacia el menor por las ausencias frecuentes e injustificadas de la escuela. El maltrato emocional se suele identificar al evaluar otro problema, como un escaso rendimiento en la escuela o un problema de comportamiento.

Los menores que sufren abusos emocionales son examinados en busca de signos de maltrato físico y abuso sexual. Se sospecha de maltrato físico si el bebé que aún no camina solo (camina cogido de la mano o apoyándose en los muebles) presenta hematomas, lesiones importantes o lesiones menores en la cara y/o el cuello.

Los bebés que están inusualmente somnolientos o letárgicos son evaluados para descartar una lesión cerebral. Se puede sospechar maltrato cuando un niño pequeño o un niño más mayor presenta hematomas en lugares poco habituales, como la parte posterior de las piernas y las nalgas.

Cuando los niños están aprendiendo a caminar, los hematomas o magulladuras son frecuentes, pero se suelen encontrar en zonas óseas prominentes de la parte delantera del cuerpo, como las rodillas, las espinillas, el mentón y la frente.

También se sospecha de maltrato cuando los padres parecen saber muy poco sobre la salud del niño, cuando no parecen preocuparse por lesiones manifiestas o cuando parecen preocuparse en exceso por una lesión grave. Los padres maltratadores son reacios a describir al médico o a los amigos cómo ocurrió la lesión.

La descripción no es adecuada a la edad y la naturaleza de la lesión o se proporcionan distintas versiones cada vez que se cuenta la historia. Los progenitores maltratadores pueden no buscar tratamiento inmediato para la lesión del menor.

A menudo, el abuso sexual se diagnostica sobre la base del relato del incidente por parte del menor o de un testigo. Sin embargo, dado que muchos menores son reacios a hablar del abuso sexual, nace la sospecha solo cuando el menor comienza a comportarse de una forma anormal.

Los médicos deben sospechar abuso sexual si un niño pequeño tiene una infección de transmisión sexual. Si los médicos sospechan que un niño ha sido objeto de abuso sexual, lo examinan. Si la sospecha de abuso se produjo dentro de las 96 horas anteriores a la llegada a un centro médico, también suelen recoger pruebas legales de un posible contacto sexual, como muestras de fluidos corporales y superficies de la piel.

En esta recogida de pruebas a menudo se utiliza lo que se conoce como un kit de violación. Se toman fotografías de cualquier lesión visible. En algunas comunidades, este examen lo llevan a cabo profesionales de la salud especialmente entrenados para valorar el abuso sexual en menores.

Por regla general, los médicos también realizan análisis para descartar infecciones de transmisión sexual y, en su caso, para descartar el embarazo. La mejor manera de prevenir el maltrato y las situaciones de negligencia en menores es detenerlos antes de que comiencen.

Los programas que proporcionan apoyo a los progenitores y que enseñan habilidades parentales positivas son muy importantes y necesarios. Los progenitores pueden aprender a comunicarse de manera positiva, a impartir disciplina de forma adecuada y a responder a las necesidades físicas y emocionales de sus hijos.

Los programas para prevenir el maltrato y el abandono de menores también contribuyen a mejorar las relaciones entre progenitores e hijos y a ofrecer apoyo social a los progenitores. Estos programas de apoyo para los progenitores se pueden seguir en el propio hogar, en las escuelas, en clínicas médicas o de salud mental o en otros centros de la comunidad.

Los programas pueden incluir sesiones individuales o sesiones en grupo.

  • Tratamiento de las lesiones
  • Medidas para garantizar la seguridad del niño, incluida la notificación a un organismo apropiado y, a veces, la salida del hogar

Todas las lesiones físicas y los trastornos deben recibir tratamiento. Algunos menores son hospitalizados para tratar las lesiones, la desnutrición grave u otros trastornos. Algunas lesiones graves necesitan cirugía. Los lactantes que pueden tener traumatismos craneales por maltrato suelen ser ingresados en el hospital. A veces, menores con buena salud son hospitalizados para protegerlos de potenciales malos tratos hasta haber logrado encontrarles un hogar seguro.

  1. El maltrato físico, sobre todo los traumatismos craneales, pueden tener efectos a largo plazo sobre el desarrollo;
  2. Todos los niños con traumatismo craneal deben ser evaluados, ya que pueden necesitar servicios de intervención temprana, como logopedia y terapia ocupacional;
You might be interested:  Cómo Hacer Un Justificante Para La Escuela?

A algunos menores que han sufrido abusos sexuales se les administran fármacos para prevenir las infecciones de transmisión sexual (ETS), incluso, a veces, la infección por VIH. Cuando se sospecha maltrato a un menor, se le debe ayudar de inmediato. Los menores que sufren abusos sexuales, incluso los que parecen inicialmente no estar afectados, son remitidos a un profesional de la salud mental, ya que son muy frecuentes los problemas a largo plazo.

  1. A menudo es necesario el asesoramiento psicológico a largo plazo;
  2. En caso de presentarse problemas emocionales o de comportamiento, los médicos remiten a los menores con otros tipos de maltrato a un asesoramiento psicológico;

Los informantes obligatorios son personas a quienes la ley les exige que denuncien de inmediato los casos de sospecha de negligencia o maltrato infantil a los Servicios de Protección Infantil (Child Protective Services, CPS). Muchas personas diferentes, no solo los médicos y los profesionales de la salud, que tienen contacto con niños en el curso de su trabajo o actividades voluntarias se consideran informantes obligatorios.

Entre estas personas se encuentran maestros, profesionales del cuidado infantil, personal de los servicios de acogida, policía y personal de servicios legales. Los profesionales de la salud deben comunicar a los padres, aunque no están obligados a hacerlo, que se ha realizado una denuncia de acuerdo con la legislación y que una persona autorizada se pondrá en contacto con ellos, les entrevistará y probablemente les visitará en su domicilio.

Dependiendo de las circunstancias y la normativa, también se debe informar a las autoridades legales municipales. A las personas que no son informantes obligatorios, pero que conocen o sospechan negligencia o abuso también se les anima a denunciarlo, si bien no están obligadas por ley a hacerlo.

  1. Cualquier persona que haga una denuncia de maltrato basado en causa razonable y de buena fe no puede ser arrestada o demandada por su acción;
  2. Se puede denunciar maltrato u obtener ayuda contactando con National Child Abuse Hotline (Línea directa nacional para ayuda a menores maltratados) en el número 1-800-4-A-CHILD (1-800-422-4453);

Las denuncias de maltrato a menores se estudian para detectar la necesidad de una mayor investigación. Todas las denuncias que requieren más investigación son investigadas por representantes del organismo municipal de los servicios de protección de menores, que determinan los hechos y emiten recomendaciones.

  1. Los representantes de este organismo pueden recomendar la intervención de los servicios sociales (para el menor y sus familiares), la hospitalización temporal para la protección del menor o la reubicación temporal del menor en casa de familiares o en un hogar de acogida Hogares de acogida temporal En los hogares de acogida temporal se administran cuidados a niños cuyos familiares, de forma transitoria, son incapaces de cuidar de ellos;

En función de las leyes federales (nacionales) en. obtenga más información. Los médicos, los trabajadores sociales y los representantes de los organismos municipales de los servicios de protección de menores deciden lo que se debe hacer basándose en las necesidades médicas inmediatas del menor, la gravedad de las lesiones y la probabilidad de que siga produciéndose abandono o maltrato.

Un equipo formado por médicos, otros profesionales de la salud y trabajadores sociales trata las causas y los efectos del abandono y el maltrato. Este equipo trabaja conjuntamente con el sistema legal para coordinar los cuidados al menor.

El equipo ayuda a los familiares a comprender las necesidades del niño y a acceder a recursos locales. Por ejemplo, se puede solicitar asistencia médica pública y gratuita para un menor cuyos padres no pueden pagar determinados servicios de atención sanitaria.

  1. Otros programas municipales y gubernamentales pueden proporcionar asistencia con alimentos y vivienda;
  2. Los progenitores con trastornos por consumo de sustancias o con problemas de salud mental pueden incorporarse a programas específicos de tratamiento;

En algunas zonas se dispone de programas de orientación parental y grupos de apoyo. El contacto periódico o continuo con un trabajador social, un defensor de la víctima o ambos puede ser necesario para la familia. El objetivo principal de los servicios de protección al menor es devolver a los menores a un ambiente familiar seguro y saludable.

Dependiendo de la naturaleza del maltrato y de otros factores, los menores pueden volver a su hogar con sus familiares o ser alejados de su hogar y ubicados en casa de familiares o en un hogar de acogida temporal, donde los cuidadores pueden proteger al menor de maltratos posteriores.

Esta situación suele ser temporal, por ejemplo hasta que los padres consigan albergue o un trabajo o hasta que puedan establecerse las visitas domiciliarias regulares de un trabajador social para el seguimiento. Por desgracia, las recurrencias de la negligencia y/o del maltrato son frecuentes.

En casos graves de abandono o de maltrato o abuso, se puede considerar la salida permanente del menor del domicilio familiar o puede interrumpirse de forma permanente la patria potestad. En tales casos, el menor permanece en un hogar de acogida Hogares de acogida temporal En los hogares de acogida temporal se administran cuidados a niños cuyos familiares, de forma transitoria, son incapaces de cuidar de ellos.

En función de las leyes federales (nacionales) en. obtenga más información hasta que sea adoptado o llegue a la mayoría de edad. Los siguientes son algunos recursos en inglés que pueden ser útiles. Tenga en cuenta que el MANUAL no se hace responsable del contenido de estos recursos.

  • Childhelp National Child Abuse Hotline (1-800-4-A-CHILD) : (línea directa nacional contra el maltrato infantil): una línea directa confidencial, disponible las 24 horas del día y los 7 días de la semana, con un equipo profesional de consejeros de crisis que puede ayudar a proporcionar intervención, información y referencias a emergencias y recursos de apoyo
  • Prevent Child Abuse America : (Prevención del maltrato infantil en Estados Unidos): una organización benéfica centrada en la prevención del maltrato y la negligencia infantil que proporciona recursos e información para los padres y cuidadores

¿Quién paga el mantenimiento de las escuelas públicas?

Todos los que conocemos el sistema de educación pública, tenemos dos certezas incuestionables: que casi todo el personal que labora en ellas, es pagado por algún nivel del gobierno, y que algunos servicios o recursos son pagados por las instituciones, padres de familia, maestros; e incluso, algunas escuelas fueron construidas con recursos particulares. Sin embargo por mucho tiempo ha sido mencionada la palabra “gratuidad”, y otras tantas veces ha sido cuestionada. Hay que recordar que el principio de la gratuidad está prescrito en el artículo tercero constitucional desde 1917, el cual refería que la educación que impartan los establecimientos oficiales será gratuita.

  • Sobre este tema se han esgrimido argumentos para denunciar el cobro de cuotas en algunos centros educativos;
  • Todos tienen la razón Conforme han transcurrido los años se ha acentuado la regulación de las cuotas de inscripción, y la cualidad de “educación gratuita” también se ha venido trastocando y reinterpretando;

Desde épocas de expansión de la cobertura, se habían gestionado recursos de diferentes instancias, e incluso se habían institucionalizado las cuotas de inscripción, que en ese entonces eran permitidas. Después se centró la atención en las cooperaciones o donaciones, y se puso en entredicho el carácter “gratuito” de la educación pública, al grado de permitir donaciones o cuotas voluntarias, con la aclaración de que no se tomarían como contraprestaciones o condicionantes para el servicio educativo.

  • En este otro momento, también tenían la razón;
  • Hace unos meses, Manuel Gil ( El Universal , 28/02/2015) señaló que la gratuidad no tiene grados, y comparó las versiones de gratuidad de 1993 y 2013, de donde concluyó que hay incoherencias, y apuntó que la calidad de la infraestructuras de las escuelas es responsabilidad del Estado;

Aquí hay otra razón incuestionable. Si observamos al Estado como patrón y a los profesores como empleados, resulta que los profesores son otro insumo que se paga en el gasto educativo. Entonces, el costo del mantenimiento de las instituciones, es responsabilidad del patrón, no del empleado.

Sin embargo, a razón de la falta de sustento suficiente de los centros escolares, se habían implementado las cuotas , por parte de los empleados, porque el patrón no cubría todas las necesidades por atender.

Y después, las autoridades educativas subrayaban en sus discursos, que las cuotas no serían obligatorias, y que no se condicionaría el servicio educativo con el cumplimiento del costo de inscripciones o cooperaciones. Y tienen razón. Pero el elemento faltante, es la suficiente inversión para el mantenimiento de los centros educativos públicos. Tapar el sol con un dedo Donde Puedo Demandar A Una Escuela Privada En México El pasado 28 de septiembre, apareció el Comunicado 287 , en el que el actual secretario de educación, Aurelio Nuño, mencionó que: “las cuotas escolares están prohibidas, y advirtió que no se puede condicionar a los niños su ingreso a las escuelas o la entrega de calificaciones a cambio de algún pago”. Como todos sabemos, esa prohibición ha sido recurrente a inicios de cada ciclo escolar, y como ya vimos, atenta contra la gratuidad. Sin embargo, la última reforma educativa, viene con un elemento que apunta hacia la autonomía de gestión. Esta otra generación de organización y gestión escolar se centra en el aprendizaje y menciona, de paso, algunos elementos del mantenimiento de los centros escolares, desde dos acuerdos secretariales.

El Acuerdo 716. ( DOF , 4/03/2014), que establece los lineamientos para la constitución, organización y funcionamiento de los Consejos de Participación Social en la educación, prescribe todo lo necesario para esta figura, a nivel nacional, estatal, municipal y escolar.

Específicamente para el Consejo Escolar, el inciso i , menciona que: “estará facultado para realizar convocatorias para lograr la participación voluntaria en trabajos específicos de mejoramiento de las instalaciones escolares”, es decir, que el Consejo Escolar de Participación Social puede convocar a dicha participación voluntaria.

Pero también, en el mismo Acuerdo, “se prohíbe el pago de cualquier contraprestación que impida o condicione la prestación del servicio educativo a los alumnos”. Porque anularía la gratuidad. Sin embargo, no se ha percibido gran trascendencia de dichos consejos.

También está el Acuerdo 717. ( DOF, 7/03/2014) de Lineamientos para formular los programas de Gestión Escolar, que tiene como objetivo: “Administrar en forma transparente y eficiente los recursos que reciba para mejorar su infraestructura, comprar materiales educativos, resolver problemas de operación básicos y propiciar condiciones de participación para que alumnos, maestros y padres de familia, bajo el liderazgo del director, se involucren en la resolución de los retos que cada escuela enfrenta. De este acuerdo subrayamos unos aspectos de atención:

  1. f) Promover que cada centro escolar disponga de infraestructura, mobiliario y equipamiento digno ;
  2. g) Asegurar que cada centro escolar disponga del equipamiento y demás elementos necesarios parapoder registrar, administrar e informar todos los movimientos e incidencias que se presenten de su personal, alumnos y del plantel, durante el desarrollo del ciclo escolar, en el Sistema de Información y Gestión Educativa;
  3. o) Proveer recursos pertinentes y oportunos con base en los diversos contextos y en las necesidadesidentificadas en los centros escolares.

También hay que tomar en cuenta el Presupuesto de Egresos de la Federación, de recursos asignados al Ramo 11. “Educación”, que se autoriza desde el poder legislativo año con año. Este presupuesto se destina a gastos programables de las diferentes líneas establecidas en el programa sectorial de educación, y se distribuye en función de lo programado y de lo asignado. Sin embargo, queda fuera el gasto corri ente que hay en cada institución educativa, que se compone de compras, proveedores, reparaciones, recursos consumibles, servicios, remuneraciones y material educativo o de oficina. Estos recursos son autogenerados por las instituciones, a partir de las cooperativas escolares que venden refrigerios en el recreo, o por medio de actividades para recabar recursos. Sin embargo, a pesar de las estrategias para solventar las necesidades de los centros educativos, surgen gastos imprevistos y necesidades por atender.

  • ” Esta gestión escolar, también habrá de centrarse en la calidad educativa y en el logro de los aprendizajes de los educandos, en coordinación con el Consejo Técnico Escolar, y los Consejos de Participación Social;

Y las cuotas prohibidas , se habían vuelto una medida paliativa para atender las necesidades de las escuelas. Muchos padres de familia, habían percibido claramente los requerimientos que no se atendían con recursos oficiales, y se habían solidarizado con las escuelas, a través de aportaciones en trabajo, o especie, o con cuotas voluntarias.

  • Sobre este panorama descrito, pareciera que los vacíos mencionados se llenan de irresponsabilidad;
  • Pero ¿cuál será mayor irresponsabilidad? ¿autogenerar recursos con cuotas, o limitar los recursos públicos y la posibilidad de generarlos? El secretario Nuño, el mismo día de la prohibición de cuotas también mencionó que “…más allá de edificios, las escuelas lo que realmente son, son comunidades de aprendizaje”, como si no importaran los recursos y la infraestructura;

Como si el aprendizaje sólo se generara con buenas intenciones, con la retórica de los discursos, y con la evaluación docente. Twitter: @pluralidad *Maestro en Ciencias de la Educación. Jefe de redacción de la revista Voces Normalistas ..

¿Quién es el titular del Órgano Interno de Control de la SEP 2021?

TITULAR DEL ÓRGANO INTERNO DE CONTROL TITULAR DEL ÁREA DE RESPONSABILIDADES TITULAR DE QUEJAS, DENUNCIAS E INVESTIGACIONES TITULAR DEL ÁREA DE AUDITORÍA INTERNA, DE DESARROLLO Y MEJORA DE LA GESTIÓN PÚBLICA TITULAR DEL ÓRGANO INTERNO DE CONTROL Nombre: Miguel Ángel Robles Roa Domicilio: Agustín Delgado No.

  1. 58, Piso 1, Colonia Tránsito, Cuauhtémoc, C;
  2. 06820, Ciudad de México;
  3. Teléfono: 3601-7100 EXT: 48501 e-mail: miguel;
  4. [email protected];
  5. gob;
  6. mx TITULAR DEL ÁREA DE RESPONSABILIDADES Nombre: Pedro Fernando Enríquez González Domicilio: Agustín Delgado No;

58, Piso 2, Colonia Tránsito, Cuauhtémoc, C. 06820, Ciudad de México. Teléfono: 3601-7100 EXT: 48502 e-mail: pedro. [email protected] gob. mx TITULAR DE QUEJAS, DENUNCIAS E INVESTIGACIONES Nombre: Porfirio Rosas Cruz. Domicilio: Agustín Delgado No. 58, Piso 1, Colonia Tránsito, Cuauhtémoc, C.

06820, Ciudad de México. Teléfono: 3601-7100 EXT: 48507 e-mail: porfirio. [email protected] gob. mx e-mail: [email protected] gob. mx TITULAR DEL ÁREA DE AUDITORÍA INTERNA, DE DESARROLLO Y MEJORA DE LA GESTIÓN PÚBLICA Nombre: Fernando Esteban Marti Meza Domicilio: Agustín Delgado No.

58, Piso 2, Colonia Tránsito, Cuauhtémoc, C. 06820, Ciudad de México. Teléfono: 3601-7100 EXT: 48514 e-mail: Fernando. [email protected] gob. mx.

¿Cuál es el artículo constitucional Qué se refiere a la educación?

La presente Ley garantiza el derecho a la educación reconocido en el artículo 3o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en los Tratados Internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, cuyo ejercicio es necesario para alcanzar el bienestar de todas las personas.