Cual Es El Papel Del Alumno En La Educacion?

Role of the professor and the student in virtual education – Marlene Rizo Rodríguez 1 Recibido: 14 de julio de 2020. Aceptado: 10 de agosto de 2020 1 1 Docente Facultad Regional Multidisciplinaria, Estelí. UNAN-Managua/FAREM-Estelí. Correo electrónico: [email protected] RESUMEN El avance acelerado de las tecnologías ha ocasionado que en estos tiempos se integren de manera masiva en todos los campos, especialmente en los distintos niveles de la Educación.

Este ensayo aborda el rol del docente y estudiante en los entornos virtuales de aprendizaje, cómo influye el rol del docente para el éxito de la actividad formativa centrada en el estudiante y cómo este con su autonomía puede desarrollar habilidades en el uso de las herramientas tecnológicas y manejo de estrategias que le permitan obtener conocimientos y competencias necesarias en el campo profesional en que se está formando, es decir, el propio educando asume el papel protagónico que implica mucha voluntad para el desarrollo de las actividades y trabajos individuales, así como los compartidos.

Lo antes mencionado permite aprovechar las fortalezas de todos los participantes en el proceso de colaboración. Además de ello, se comparte experiencia personal relacionada con el rol desempeñado en la facilitación de cursos virtuales en la UNAN Managua – FAREM Estelí.

  1. Palabras clave: entornos virtuales de aprendizaje; rol del docente; rol del estudiante; herramientas tecnológicas.
  2. ABSTRACT The recent and accelerating advancement of technology has enhanced the content and quality of all fields in massive ways, especially in the realm of education.
  3. This essay addresses the role of the teacher and the student in virtual learning environments, how the role of the teacher influences the success of the student-centered training activity and how, with their autonomy, they can develop skills in the use of technological tools and management of strategies that allow them to obtain the necessary knowledge and skills in the professional field in which they are being trained; that is, the student himself assumes the leading role that implies a lot of will for the development of individual activities and jobs, as well as shared ones.

The aforementioned allows to build on the strengths of all participants in the collaboration process. In addition to this, personal experience related to the role played in facilitating virtual courses at UNAN Managua – FAREM Estelí is shared. Keywords: virtual learning environments; role of the teacher; role of the student; technological tools.

I NTRODUCCIÓN En la actualidad la mayor parte de universidades del mundo ofrecen clases en líneas, cuyo principal eje de apoyo son las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en este sentido la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua está inmersa en esta dirección, apuntando a la calidad educativa y con pertinencia.

El Modelo Educativo, Normativa y Metodología para la Planificación Curricular 2011, aborda la inclusión de las TIC al señalar que ‟ Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), se utilizarán no solo para mejorar las prácticas pedagógicas en el aula, sino para permitirles a los estudiantes otros escenarios de aprendizaje‟ (UNAN-Managua, 2011, p.33).

En este sentido, la UNAN-Managua promueve el uso y aplicación de las TIC en su quehacer académico. Una de esas formas que estipula el Modelo Educativo dice textualmente: “como medio de enseñanza-aprendizaje, en la planificación de actividades, constituye un recurso fundamental para facilitar a los docentes la construcción del conocimiento en los estudiantes.

Así mismo, en el aprendiz, provee un medio de aprendizaje autónomo ” (p.33) Por tanto, en este ensayo se abordan temáticas como ¿Qué es la educación virtual?, ¿Qué elementos intervienen en la educación virtual?, ¿Cuál es el rol del docente en la educación virtual?, ¿Cuál es el rol del estudiante virtual?, así como la Experiencia personal en el rol de docente virtual.

DESARROLLO En la sociedad actual del conocimiento se ha evidenciado que el uso de las TIC integradas a la educación han evolucionado vertiginosamente abriendo espacios en distintas modalidades de la enseñanza, siendo estas presenciales, personalizadas, móviles, en la nube, apoyadas con TIC y virtuales.

Considerando este último entorno a la enseñanza no presencial que surge cuando el docente utiliza los medios comunicacionales, tecnológicos para generar opciones de interacción de manera sincrónica como asincrónica, es decir, que el mediador y el estudiante interactúan en distintos tiempos, principalmente por el acceso al internet.

En sustentación a los cambios educativos en el siglo XX, Cooperberg, (2005), indica que los medios de la comunicación han revolucionado iniciando desde la época de la correspondencia a la actualidad, donde el aprendizaje es flexible y abierto rodeado de recursos u objetos de aprendizaje que facilitan los mecanismos de mediación.

Es por ello, que en las últimas décadas la educación virtual se ha situado en constante crecimiento y se presenta cada vez más como una necesidad en el contexto de la sociedad donde los rápidos cambios (económicos, sociales, tecnológicos y culturales), el aumento de los conocimientos y las demandas de una educación actualizada se convierten en una exigencia permanente.

(Universidad Técnica Nacional, s.f) Partiendo de lo antes expuesto, conviene definir ¿Qué es la educación virtual? La educación virtual es una opción más de actualización permanente que responde a las necesidades de cada persona, ofreciendo así diferentes alternativas o soluciones a una serie de situaciones que la escuela convencional no puede atender.

Asimismo, esta modalidad forma parte de los retos que día a día se asumen en el ámbito educativo en la sociedad, sus fundamentos y evolución han permitido que se considere dentro de las ofertas académicas. Por otro lado, se evidencia la importancia que tiene dicha modalidad en cuanto a la aplicación de las TIC en el proceso de aprendizaje donde los estudiantes tienen mayor acceso, de una manera flexible y colaborativa entre los miembros, por tanto, es importante mencionar los diferentes elementos que actúan en la educación virtual.

Según Camacho (2010) (como se citó en Perdomo & Perdomo, 2012), refiere que la educación virtual, aunque parezca discordante, sí permite un contacto personal entre el profesor y el estudiante: el intercambio de mensajes escritos y la posibilidad de seguimiento detallado del progreso proporciona al profesor un conocimiento del aprendiz muchas veces mayor que en cursos presenciales; también la información puede adaptarse a los usuarios debido a la modularidad de los contenidos.

Por ello, para operar dentro de la educación virtual es indispensable conocer los elementos para impartir el aprendizaje con el uso de la tecnología: Exploración: el uso de internet o, con más precisión, la World Wide Web como una herramienta de exploración que les abre al profesor y al estudiante las puertas de una fuente inagotable de información y recursos.

  • Experiencia: el estudiante virtual se ve involucrado en una nueva experiencia social y de aprendizaje que puede incluir comunicaciones directas con su profesor, discusiones con sus compañeros de curso o estudio individual de contenidos a su propio ritmo.
  • Compromiso: los cursos virtuales ofrecen una oportunidad única al estudiante de compartir experiencias con otros, lo que refuerza el sentido de colaboración y comunidad.

Además, el estudiante recibe el control de su tiempo y sus recursos y puede escoger el mejor camino de aprendizaje de acuerdo con sus preferencias y capacidades. Flexibilidad: desde cualquier lugar y a cualquier hora, los estudiantes pueden tener acceso a sus cursos virtuales.

  1. Actualidad: los profesores tienen la oportunidad de actualizar sus materiales y temas de discusión instantáneamente, lo que hace que los cursos se mantengan frescos y consistentes con la actualidad.
  2. Lo anterior supone que el docente, al utilizar las TIC como herramientas en el acto didáctico, enfrente desafíos culturales y técnicos que lleven a un cambio dinámico y complejo en el qué enseñar, cómo enseñar y para qué enseñar.

Por ello, la educación virtual apoya a la pedagogía a través de estrategias innovadoras para desarrollar el proceso de aprendizaje al flexibilizar las grandes barreras y bloqueos cognitivos que surgen con la educación tradicional. Tomando en cuenta estos elementos, el papel del docente y el estudiante es clave para iniciar y finalizar con éxitos el aprendizaje con la calidad que se requiere, por lo que a continuación se hace una breve reseña de los roles y responsabilidades de cada uno de ellos.

En lo pedagógico: el tutor es un facilitador que contribuye con el conocimiento especializado, focaliza la discusión en puntos críticos, hace las preguntas y responde a las contribuciones de los participantes, le da coherencia a la discusión, sintetiza los puntos destacando los temas emergentes. En lo social: necesita habilidades para crear una atmósfera de colaboración que permita generar una comunidad de aprendizaje. En el aspecto técnico: debe garantizar que los participantes se sientan cómodos con el software y si es necesario apoyarlos. En lo administrativo: conocer el software para poder generar subconferencias, grupos de trabajos y poder mover o borrar mensajes de la conferencia.

Asimismo, citan que también, Cabero (2004), expone clasificaciones a partir de diferentes autores incorporando roles del tipo: organizativo, social e intelectual. En esta misma línea, Adell (1999), establece la siguiente clasificación teniendo en cuenta las nuevas necesidades formativas: Diseñador del currículum: diseño general del curso, planificación de actividades, selección de contenidos y recursos disponibles, etc.

Proveedor de contenidos: supone la elaboración de materiales de enseñanza en diferentes formatos, caracterizados por la interactividad y la personalización. Tutorización: facilitador del aprendizaje. Evaluador: tanto de los aprendizajes de los alumnos, como del proceso formativo y de su actuación. Técnico: proporcionando soporte de tipo técnico ante las posibles dificultades que los estudiantes se encuentren en el desarrollo del curso (en sus inicios más frecuentemente, y posteriormente durante el progreso en el mismo).

Además, mencionaron que Gisbert (2002) realiza una perspectiva más amplia sobre los roles, funciones y repercusiones, tanto a nivel individual como grupal, que deberán tener en cuenta los docentes de entornos virtuales:

Consultores de información: Buscadores de materiales y recursos para la información. Soporte a los alumnos para el acceso a la información. Utilizadores experimentados de las herramientas tecnológicas para la búsqueda y recuperación de la información. Colaboradores en grupo: Favorecedores de planteamientos y resolución de problemas mediante el trabajo colaborativo, tanto en espacios formales como no formales e informales. Será necesario asumir nuevas formas de trabajo colaborativo teniendo en cuenta que nos estamos refiriendo a una colaboración no presencial marcado por las distancias geográficas y por los espacios virtuales. Trabajadores solitarios: La tecnología tiene más implicaciones individuales que no grupales, pues las posibilidades de trabajar desde el propio hogar (tele-trabajar) o de formarse desde el propio puesto de trabajo (tele-formación), pueden llevar asociados procesos de soledad y de aislamiento si no se es capaz de aprovechar los espacios virtuales de comunicación y las distintas herramientas de comunicación tanto síncronas como asíncronas (principalmente las primeras). Facilitadores del aprendizaje: Las aulas virtuales y los entornos tecnológicos se centran más en el aprendizaje que en la enseñanza entendida en sentido clásico (transmisión de información y de contenidos).

Así, queda claro que los docentes no son transmisores de información, sino facilitadores, proveedores de recursos y buscadores de información. De igual manera, el docente actúa como un supervisor académico y dirige la vida académica de los estudiantes ajustándose en el perfil de cada estudiante, es decir, debe tomar en cuenta el ritmo de aprendizaje de cada uno de ellos.

Por eso, es importante que oriente el proceso de aprendizaje con un buen material educativo e incorpore actividades que fortalezcan la interacción de los participantes. Asimismo, el docente debe estimular la reflexión, que contemple situaciones de aprendizaje, guiar, proporcionar ayuda e información complementaria: diseñar estrategias para que los alumnos aprendan por sí mismos, corregir sus trabajos y asesorar al estudiante en su proceso de aprendizaje, además evaluar los resultados obtenidos en relación a la materia objeto de estudio.

Es importante, resaltar que el nuevo rol innovador del docente radica principalmente en que guía y motiva al estudiante para que este pueda completar con éxito el proceso de aprendizaje. No obstante, también al final del curso debe realizar un análisis de las experiencias obtenidas a fin de conocer cuáles son los factores facilitadores y obstaculizadores del proceso con el objetivo fortalecer la mejora de la calidad en la educación.

Sin embargo, es necesario que, para que el proceso de aprendizaje virtual sea exitoso, también el estudiante debe estar activo cumpliendo con sus roles, como lo estiman Rugeles C., Mora G., & Paniagua, (2015, p.133-137): En relación con el rol del estudiante en los ambientes educativos mediados por las TIC, Escudero (1992) señala que la definición de los criterios, los valores y los intereses al adoptar las TIC debe obedecer a una planificación que permita desarrollar los procesos pedagógicos, en los que el estudiante virtual desempeña un rol central representado en el conjunto de comportamientos y normas que este debe asumir como actor del proceso educativo.

Algunas características del rol del estudiante virtual que le permiten la generación del conocimiento están directamente relacionadas con la capacidad de autogestión, expresada en la autodisciplina, el autoaprendizaje, el análisis crítico y reflexivo, así como en el trabajo colaborativo, fundamental para contribuir al desarrollo del ser en su interacción y aporte con y para otros desde una mirada ética que le permite tomar conciencia de las consecuencias que pueden generar sus acciones.

El rol del estudiante orientado al fortalecimiento de la autodisciplina. Potencia la capacidad para distribuir su tiempo, permite libertad y flexibilidad para el aprovechamiento del aprendizaje mediado por las TIC, conduciendo a la generación de movimientos de los sujetos hacia el logro de sus propias metas. La autodisciplina (Alfie Kohn, 2008) “se puede definir como el control de la propia fuerza de voluntad para cumplir cosas que generalmente se ven como deseables”, lo que requiere para la gestión del aprendizaje, una dedicación permanente en las tareas propuestas, fundamentada en la definición de objetivos, su ejecución, seguimiento y control que, acompañados por la decisión, la motivación y la perseverancia, lo conducen hacia el logro de sus metas.

El rol del estudiante orientado al mejoramiento del auto aprendizaje. Definido según Rugeles, Mora &Metaute (2013) como la capacidad que desarrolla el individuo para aprender de manera autónoma, activa y participativa, adquiriendo conocimiento y habilidades y fomentando sus propios valores, lo que da como resultado la autoformación del sujeto. Es así como el autoaprendizaje le facilita al estudiante virtual el desarrollo de su capacidad de exigirse a sí mismo, así pues lo involucra en la toma de decisiones como por ejemplo en la distribución de tiempos, la ubicación de espacios, las fuentes de consulta entre las cuales se pueden mencionar bases de datos virtuales especializadas tanto libre como licenciadas, blogs, redes académicas.

De igual forma, el auto aprendizaje favorece los ritmos de estudio y profundización en temas de interés, y lleva al actor a ser autodidacto y auto reflexivo. En el mismo sentido, Gisbert (1999:56) asegura que “el uso de la tecnología nos permite desarrollar nuevas formas de enseñanza y aprendizaje más activas y participativas, a la vez que intuitivas y visuales que favorecen claramente los procesos de auto aprendizaje”.

El rol del estudiante orientado al fortalecimiento del análisis crítico y reflexivo. Definido por Rugeles, Mora, Metaute, (2013) como la habilidad para razonar, analizar y argumentar hechos o acciones que facilitan el desarrollo integral del estudiante y la generación de conocimiento. El análisis crítico y reflexivo busca hacer de la educación un proceso más humanizante desde el punto de vista de la reivindicación de los actores del proceso educativo (estudiante, facilitador) como sujetos pensantes, actuantes, creadores y constructores de saberes individuales y sociales.

Dicha educación humanizadora comprende las dimensiones reflexiva y crítica y, a la vez, ética, donde el pensamiento reflexivo (Escobar, Garcés, 2008) permite la comprensión de lo que aparece en el texto en relación con las experiencias y vivencias del estudiante, en lo relacionado al pensamiento crítico; para Martínez, Pascual, (2013) es un proceso cognoscitivo que toma la información, la analiza y está en capacidad de aplicarla en diversos aspectos de la vida.

  1. En el aspecto ético, Franco (2006) lo define como área del conocimiento humano que permite un discernimiento sobre el alcance de las acciones y comportamientos individuales o colectivos relacionados con los aportes constructivos o destructivos para sí, los demás y la naturaleza.
  2. Desde el punto de vista de Lipman (1998), estas dimensiones hacen que el facilitador y el estudiante dejen de ser mediadores pasivos entre la teoría y la práctica, para convertirse en mediadores activos que, desde el hacer, reconstruyan críticamente su propia teoría y participen en el desarrollo significativo del conocimiento.

Por lo tanto, el análisis crítico y reflexivo, en el estudiante virtual, deberá ser asumido como una dinámica constante, inmersa en los procesos de enseñanza y aprendizaje, que le permita generar conocimiento aplicado, que en el marco de concepciones éticas de integralidad del ser, se convierta en experiencias significativas.

El rol del estudiante orientado al mejoramiento del trabajo colaborativo. Pretende romper el aislamiento entre los diferentes actores (Rugeles, Mora, & Metaute, 2013), permitiendo ver las cualidades individuales que son compartidas entre pares y facilitadores a través de herramientas como el foro, el correo electrónico, las salas de conversación, los Objetos Virtuales de Aprendizaje, (OVA), el chat y el almacenamiento en la nube. En este sentido, Castells (2001) afirma que las personas elaboran sus redes (on line y off line) de acuerdo con sus intereses, valores, afinidades y proyectos, debido a la flexibilidad y al poder de comunicación de Internet, lo cual es fundamental en los procesos de carácter colaborativo en los ambientes educativos mediados por las TIC.

Para el estudiante virtual, el trabajo colaborativo es un factor potenciador del verdadero intercambio de conocimiento, enriquecido con las experiencias del otro, para fortalecer los aprendizajes individuales y el desarrollo de habilidades comunicativas, así como para el desarrollo de destrezas que le permiten ser más recursivo, autónomo y proactivos para la toma de decisiones.

  • El estudiante percibe el trabajo colaborativo como aporte al desarrollo personal, respetando la diferencia y siendo tolerante, pero estableciendo lineamientos definidos con metas comunes.
  • De igual forma, el trabajo colaborativo le permite exponer su punto de vista a través de posiciones críticas que serán fortalecidas por sus pares y facilitadores, con el fin de buscar intercambio de conocimiento que se pueda poner a disposición de sí mismo y de los demás.

De lo anterior se deduce que el rol del estudiante en los procesos de aprendizaje bajo modalidad virtual con el apoyo de las TIC lo identifica como un sujeto activo, autogestor de sus procesos de enseñanza y aprendizaje con alto compromiso de responsabilidad frente al desarrollo de actividades relacionadas con su formación académica, personal y profesional; con capacidad de optimizar el tiempo y los recursos a su alcance teniendo en cuenta que, en lo relacionado con las TIC, deberá actualizarse permanentemente.

Experiencia desde el rol docente en el proceso de aprendizaje virtual Tomando en cuenta los roles del docente y estudiante virtual mencionados anteriormente por los autores citados, desde mi experiencia personal como facilitadora de la asignatura Informática Básica en la modalidad a distancia virtual, comparto lo siguiente: Desde el año 2016 la UNAN Managua – FAREM Estelí, inició en la virtualización de algunas asignaturas, entre ellas Informática Básica que se ofrece en el plan de estudios de todas las carreras de pregrado.

Desde el año 2017 se me ha dado la oportunidad para facilitar esta asignatura en distintas carreras dirigidas por los departamentos Ciencias de la Educación y Humanidades, Económicas y Administrativas, Tecnológicas y Salud. Ser docente de la modalidad virtual, aunque parezca fácil, no lo es, se debe tener primero la vocación, el compromiso y la responsabilidad social para guiar el proceso de aprendizaje.

Además de todas las funciones que debe cumplir el facilitador en esta modalidad, una de las principales que he puesto en práctica, es generar compromiso por parte de los estudiantes a partir de la claridad del rol que les toca jugar, con el fin de que puedan apropiarse de las competencias necesarias que son la base para el trabajo en el ámbito virtual y, por ende, que sean sujetos activos y constructores de sus propios saberes.

También un elemento importantísimo como parte fundamental que establezco en todo el proceso de aprendizaje virtual es la comunicación fluida, basada en diferentes estrategias como: foros de consultas, mensajes mediante la plataforma, mensajes por WhatsApp, correo electrónico, llamadas telefónicas, con el fin de asistir o conducir las actividades de aprendizaje propuestas en cada una de las semanas, así como para dar respuestas a las consultas y dificultades expuestas por los estudiantes.

Esto me ha permitido estar permanentemente disponible para responder lo más inmediato posible con el objetivo de potenciar el proceso de aprendizaje y que el estudiante se estimule mediante la atención, que aunque es virtual, pueda sentir que es presencial. Es meritorio destacar que la mayoría de los estudiantes también han jugado un rol bastante activo, han sido autodidactas, disciplinados, responsables, éticos, respetuosos, creadores de su propio aprendizaje, lo que les ha permitido finalizar la asignatura de Informática Básica con éxito, con los conocimientos y habilidades necesarias para desempeñarse en el campo académico y laboral.

Aunque, hay estudiantes que no logran finalizar con el proceso de aprendizaje, pero ha sido por otros factores que han incidido fuera de los roles que desempeñamos. Sin embargo, se han realizado esfuerzos para poder incorporarlos, en algunos casos con éxito, lamentablemente, otros no se han podido contactar.

Como se menciona antes, al finalizar el curso se evalúa el proceso, en este caso se hace mediante una reflexión partiendo de las siguientes preguntas: ¿Qué aprendí? ¿Cómo aprendí? ¿Qué fortalezas desarrollé? ¿Dónde aplicaré las habilidades adquiridas? ¿Qué debo mejorar?, con esto se consolida el rol activo que han tenido los estudiantes y la satisfacción por parte de mi persona al leer reflexiones positivas y, sobre todo, los compromisos que asumen los estudiantes para mejorar las dificultades presentadas en el curso.

A continuación, cito algunos de ellos: “Debo mejorar la debida administración de mi tiempo, ya que ser estudiante virtual requiere más dedicación para poder aprender”, “Creo que tengo que ser constante en el aprendizaje de cada una de estas herramientas ya que la tecnología siempre está en constante cambio, no podemos quedarnos atrás, necesitamos actualizarnos, porque no hay profesión que este divorciada de la tecnología”, “En leer más detenidamente la información de lo que dicha plataforma nos pide, en los documentos para realizar una actividad de manera correcta y no tener complicaciones al momento de trabajar”, “Aun con los conocimientos que he adquirido hay muchas cosas que todavía me restan por aprender, considero que siempre se puede mejorar, así que dedicaré tiempo para reafirmar mis conocimientos en Word y Excel en particular para poder presentar trabajos de calidad y cumplir con los requerimientos que se me presenten a lo largo de mi carrera y mi vida profesional, en especial me gustaría familiarizarme con las nuevas características que presentan los programas del paquete de Microsoft Office y con sus demás herramientas que presentan un sinnúmero de facilidades para labores específicas”.

CONCLUSIÓN De acuerdo a lo desarrollado en este ensayo, se puede concluir que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han propiciado una nueva forma de aprendizaje, en donde se generan espacios virtuales que facilitan interacciones entre los participantes de estos procesos educativos.

Es importante indicar que el uso y aplicación de aulas virtuales debe ser claro y preciso en el modelo educativo de las instituciones. También es substancial que los docentes y estudiantes logren un cambio de mentalidad en esta forma de aprendizaje virtual.

  1. El ser docente requiere una responsabilidad social, un compromiso, ejercer un rol activo en el ámbito virtual cumpliendo con cada una de las funciones para que los estudiantes adquieran los conocimientos y habilidades en el proceso aprendizaje.
  2. En cuanto al rol del estudiante, este debe ser también un sujeto activo de su propio aprendizaje, debe tomar en cuenta los roles representados en la autodisciplina, auto aprendizaje, en saber analizar, reflexionar y en participar en el trabajo colaborativo, ya esto les permite que su proceso de aprendizaje sea de provecho y calidad.

Por último, se considera que, en los entornos virtuales, los materiales didácticos, las actividades de aprendizajes y los medios de comunicación se hacen importantísimos ya que ellos deben permitir al estudiante analizar, reflexionar e investigar y generar su autoaprendizaje con la calidad que se requiere para enfrentarse al campo laboral.

BIBLIOGRAFÍA Cooperberg, A.F. (2005). El proceso de enseñanza-aprendizaje en los entornos de educación a distancia. Obtenido de https://www.um.es/ead/red/3/cooperberg1.pdf Martínez, L., & Ávila, Y. (2014). Papel del docente en los entornos virtuales de aprendizaje. Órbita Pedagógica, 2 (2 (2016)), 50-52. Obtenido de https://refcale.uleam.edu.ec/index.php/enrevista/index Perdomo, Y., & Perdomo, N.

(2012). Elementos que intervienen en la enseñanza y aprendizaje en línea. Apertura, 66-75. doi:1665–6180 Rugeles Contreras, P.A., Mora González, B., & Metaute Paniagua, P.M. (2015). El rol del estudiante en los ambientes educativos mediados por las TIC. Lasallista de Investigación, 132-138.
Ver respuesta completa

Contents

You might be interested:  Cómo Se Limita La Libertad En La Escuela?

¿Qué papel tiene el alumno en la educación?

Cumplir el horario y calendario escolar, asistir a clase con puntualidad, y participar y colaborar en la consecución de un adecuado clima de estudio y convivencia en el Centro. Debe ser el constructor de su propio conocimiento. Desarrollar técnicas de trabajo personal y autónomo.
Ver respuesta completa

¿Qué función cumple el estudiante y cuál es el papel del profesor?

Rol del Docente y Alumno – Flipped Classroom El tiempo en clase se aprovecha de una manera mucho más productiva en ejercicios y laboratorios que fomentan el trabajo en equipo y colaboración. El profesor toma un rol de guía en la educación y apoya a los estudiantes en la resolución de problemas de las actividades en tiempo real.

El docente debe estar atento y dispuesto para: Responder y solucionar las dudas y preguntas planteadas por el alumno. Proporcionar retroalimentación periódica sobre el trabajo del alumno. Disponer de horas de tutoría personalizadas para ir constatando el avance del alumno. Proporcionar píldoras motivadoras y recordatorios de las tareas a realizar a lo largo del curso. Identificar los obstáculos y dificultades que se van presentando, ayudando al alumno a superarlas. Apoyar la comunicación a través del correo electrónico, los foros y chats abiertos.

Fuera de la clase, serán los alumnos los que deberán trabajar con los contenidos facilitados por el docente; trabajando así de manera independiente la materia y dejando para las clases el desarrollo de las actividades de aprendizaje que serán coordinadas por el docente.

Dentro del tipo de actividades se persigue la participación y la colaboración, queremos que el grupo se involucre en las actividades planteadas, para ello el docente podrá apoyarse en actividades tipo como: la resolución de problemas, los trabajos por proyectos, los estudios de caso, el planteamiento de debates abiertos,.

En alumnos se centra el protagonismo de clases prácticas, el docente pasa a ser un organizador y guía en el proceso de aprendizaje, que proporciona los recursos y el apoyo necesario para permitir a los alumnos desarrollar y dar ritmo a su propio proceso de aprendizaje.
Ver respuesta completa

¿Cuál es la importancia de los estudiantes?

La importancia de estudiar El estudiar no solo es importante para uno mismo, en el sentido de ser una persona más sabia, culta o con diversos conocimientos, sino también para poder acceder a un trabajo. Así fue como el, estudiar, o especializarse en algún tema o actividad en particular, se fue convirtiendo en una necesidad básica para mayores oportunidades.
Ver respuesta completa

¿Como debe ser un alumno en el aula?

A. Todos los alumnos deben llegar puntualmente a clase y esperar al profesor manteniendo el orden durante 15 minutos. Si el profesor se retrasara deben esperar en silencio para evitar entorpecer el desarrollo de las otras clases.B. Una vez que la clase ha dado comienzo el alumno no puede salir de la misma hasta que concluya la clase. Si el alumno necesita salir antes debe comunicarlo con antelación al profesor y obtener su autorización para retirarse.C. Cuando entren en clase todos los alumnos deben apagar los dispositivos electrónicos, salvo que el profesor permita el uso de algunos de ellos, como es el caso de los ordenadores. En todo caso, la autorización que el profesor otorgue será exclusivamente con la finalidad de trabajar en la materia impartida en clase y bajo ningún concepto para visitar páginas webs, consultar o contestar correos electrónicos, chatear, etc.D. Salvo que el profesor lo autorice expresamente, no se podrá hacer uso de los teléfonos móviles durante el transcurso de la clase. El profesor podrá impedir el ingreso en el aula del estudiante que la haya abandonado para llamar por teléfono o recibir una llamada. También podrá imponer la salida del aula al estudiante que incumpliese la prohibición de la utilización de los teléfonos.E. El alumno debe comportarse en clase correctamente, sin hablar con los compañeros y prestando atención a las explicaciones del profesor. Siempre debe cumplir las normas que el profesor haya establecido para el buen desarrollo de las clases.F. Los alumnos deben dirigirse con respeto hacia el profesor, sus compañeros y el personal administrativo de la Universidad.G. Si la conducta de los estudiantes no permite el desarrollo normal de las actividades académicas, el profesor debe llamar al orden pudiendo incluso, solicitar al o los alumnos su identificación y el abandono del aula o dependencia universitaria a los efectos de poder continuar con normalidad la actividad académica. En estos casos el profesor deberá poner inmediatamente en conocimiento los hechos ocurridos al órgano competente con el fin de que éste adopte las medidas correspondientes de acuerdo con la normativa aplicable.H. Los trabajos que los alumnos elaboren con el objeto de presentárselos al profesor para su evaluación deben ser originales, sin incurrir en plagio. Al igual que se ha señalado anteriormente, en los casos en que resulte acreditado que, con ocasión de la realización de pruebas, ejercicios o exámenes por parte de un estudiante se ha incurrido en una situación de defraudación que impida el ejercicio por los profesores de la potestad de verificación de los conocimientos, se hará constar en el lugar de las mismas destinado a la calificación la mención > (Acuerdo del Consejo de Dirección de 25 de septiembre de 2002, sobre tratamiento de las situaciones de defraudación en las que pueden haber incurrido los estudiantes en la realización de pruebas, ejercicios o exámenes). Es importante recordar que el plagio es un delito tipificado por el Código Penal.
Ver respuesta completa

¿Cuál es el papel del alumno en la teoria de Piaget?

Piaget, un estudiante llega a hacer suyo el conocimiento, cuando se apodera de él, con esto logra descubrir, inventar y construir conocimientos nuevos.
Ver respuesta completa

¿Cuál es el rol del estudiante en el siglo 21?

Una casa para el estudio y la formación – Una de las características de los alumnos del siglo XXI es su capacidad para familiarizarse rápidamente con los dispositivos electrónicos; además de tener contacto con una cantidad abrumadora de información a su disposición en todo momento.

  • Estos atributos de los alumnos del siglo XXI posiciona a los docentes y centros educativos en una situación de replanteamiento del sistema educativo, ya que necesita una reestructuración para afrontar los retos de las nuevas tecnologías y consolidación del conocimiento.
  • Por este motivo, la capacitación de profesores y educadores sobre las estrategias de aprendizaje, y la manera de canalizar los recursos en esta nueva dinámica educativa, es un punto central.

En la actualidad, las plataformas educativas digitales ofrecen conversatorios, cursos y formación sobre las nuevas contingencias y los alumnos del siglo XXI ; sin embargo, la más destacada es la Escuela de Negocios Especializada en la Formación en Línea,
Ver respuesta completa

¿Cuáles son los roles del estudiante en el enfoque de competencias?

Cual Es El Papel Del Alumno En La Educacion ACTA EDUCATIVA, Vol.5 Núm.1 (Enero – Junio 2019), es una publicación con periodicidad semestral editada por Fundación para el Desarrollo y Fomento Educativo S.C., calle Jiménez, #315, Col. Centro, C.P.78000, Tel. (52) 444 812 5610, revista.universidadabierta.edu.mx, Editor responsable Santiago Salas Ferrari.

Reserva de Derechos a uso Exclusivo No.04-2018-021311104100-102, ISSN: 2683-3379, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este Número, unidad de informática de Fundación para el Desarrollo y Fomento Educativo S.C., L.I. Emilio González Azúa, calle Jiménez, #315, Col.

Centro, C.P.78000, San Luis Potosí, S.L.P., fecha de última modificación 30 de Junio del 2019.

La mirada a la educación se transforma, el tiempo es testigo de cambios tecnológicos, económicos, sociales. La educación con nuevos modelos, en los últimos años se integra el modelo económico a la educación, así llega el modelo de competencias, vinculando perfiles profesionales a las necesidades de los ámbitos laborales, la educación debe adaptarse a cambios, el aprendizaje es más que transmisión de información, el saber hacer, saber ser, son las líneas de trabajo, el presente artículo analiza y reflexiona acerca de la importancia del modelo de competencias, sus fundamentos teóricos y limitaciones, el abordaje del modelo de competencias se complica desde su surgimiento por la diversidad de concepciones y la ausencia de teorías que permitan un fundamento teórico sólido, sin embargo, el modelo ha traído ventajas, la definición de perfiles profesionales, la innovación en el modelo de evaluación, el papel del estudiante activo y la mirada del docente en un papel activo y transformador. The view of education is transformed, time is witness to technological, economic, social, educational changes with new models, in recent years the economic model has been integrated with education, and the model of competences has arrived, linking professional profiles to the needs of work environments, education must adapt to changes, learning is more than information transmission, know-how, know-how, are the lines of work, this article analyzes and reflects on the importance of the model of competencies, its theoretical foundations and limitations, the approach of the competency model is complicated from its emergence by the diversity of conceptions and the absence of theories that allow a solid theoretical foundation, however, the model has brought advantages, the definition of professional profiles, the innovation in evaluation model, the role of the active student and the teacher’s view in a role active and transformer.

Palabras clave. educación, competencias, capacidades, evaluación de competencias, saberes, innovación, currículo por competencias. Por: SONIA MIRIAM LÓPEZ CUREÑO* INTRODUCCIÓN Los nuevos escenarios que enmarcan la educación en la actualidad plantean como necesarios, importantes cambios en los sistemas educativos.

La globalización, la sociedad del conocimiento, los procesos sociales y económicos, impulsaron el surgimiento del modelo por competencias, este modelo surge como una respuesta a las necesidades de sistematizar los saberes para generar un puente entre las necesidades sociales y el desarrollo de saberes en las instituciones educativas.

La concepción del proceso de enseñanza aprendizaje al igual que los saberes evoluciona, se requiere de la participación activa de profesores y estudiantes, un modelo centrado en el saber, saber hacer, en el saber ser y el saber estar. A pesar de la ausencia de un consenso de su concepción o de las controversias y cuestionamientos en torno a sus fundamentos teóricos, el modelo basado en competencias ha sido un escenario propicio para relacionar las necesidades sociales con lo individual así como con la estructura educativa, una triangulación que involucra las competencias afectivas, cognoscitivas, psicológicas, creativas, etc., que además involucra cambios en los sistemas de evaluación, de planes curriculares, todo acompañado del constante cambio, adaptación e innovación.

El presente ensayo versa en torno al abordaje de los fundamentos teóricos del modelo de competencias, las concepciones o definiciones, su clasificación, las innovaciones que se desprenden en la educación a partir del modelo de competencias, las implicaciones en la construcción de planes de estudio basados en este modelo, lo anterior en una reflexión crítica acerca de la importancia y trascendencia del modelo de competencias en la educación.

ANTECEDENTES El devenir en la educación como proceso histórico cultural ha dejado claro el camino de transformaciones, los sistemas educativos han ido adquiriendo nuevos retos, las necesidades de formar estudiantes capaces de integrarse a los ámbitos laborales con capacidades específicas y relacionadas a tareas concretas, la globalización y las nuevas tecnologías de la información, dan la bienvenida al modelo de competencias.

Algunos artículos marcan el surgimiento del modelo de competencias entre los años 60 y 70 con las investigaciones del profesor de Psicología de Harvard, David McClelland, quien se percató que las pruebas que se aplicaban en las universidades no podían predecir el futuro éxito o fracaso profesional de los egresados (Brundrett, 2000).

McClelland trató de encontrar las variables que le permitirían predecir el futuro profesional de los jóvenes universitarios lo que lo llevó a encontrar factores o competencias para la adecuada ejecución laboral, con esto elaboró la llamada “Evaluación de Competencia Laboral” (Brundrett, 2000).

Otro de los antecedentes se encuentra con Bloom, quien ha sido considerado el precursor del modelo de competencias, el plantea cinco principios: Todo aprendizaje es individual; se orienta por metas a lograr; el proceso de aprendizaje es más sencillo cuando el individuo sabe qué se espera de él; el conocimiento de los resultados facilita el aprendizaje, siendo más probable que el estudiante haga lo que se espera de él, así como lo que él mismo desea, si tiene la responsabilidad de tareas de aprendizaje.

Estos principios permitieron la construcción de modelos basados en competencias. Los antecedentes de su origen al igual que su concepción tiene distintas vertientes, desde Australia, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá y otros países han estado implicados en el origen del modelo, lo que queda claro es que su inicio y desarrollo llegó a todo el mundo con los trabajos del Tuning en Europa y en América y por organizaciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) este organismo instauró el modelo por competencias como parte de las reformas educativas, permeando así desde la educación básica hasta la superior.

APROXIMACIONES A LA CONCEPCIÓN DE COMPETENCIAS Un aspecto interesante en el intento de encontrar un concepto de competencias unificado entre la basta literatura de artículos que abordan el modelo de competencias, es justo que en cuanto más lees más perdido te encuentras entre la diversidad de concepciones, el término competencia se ha visto como un tema de debate y de cuestionamientos, su falta de fundamento teórico ha sido una de las causas, por lo que es considerado como un concepto polisémico y la idea de un consenso en su significación simplemente parece una utopía.

Después de días de lectura profunda, se puede llegar a entender que existen diversas formas de concebir al concepto en la bibliografía, también que algunas concepciones son de escasa fundamentación conceptual, otras concepciones están permeadas de conceptos de distinta procedencia teórica, desde enfoques con un sustento pobre basado en algunos principios, del conductismo, constructivismo, cognitivismo, humanismo, paradigma de la complejidad y empresariales, hasta enfoques más sofisticados que abordan las competencias como un objeto complejo, dinámico y multidimensional orientados por una perspectiva constructivista sociocultural (Perrenoud, 2008).

También se puede entender que las concepciones dependen del nivel educativo, de la perspectiva o enfoque, si está vinculado a la evaluación, a los perfiles laborales, a los planes curriculares, etc. En algo en lo que coinciden al menos es en el origen etimológico de la palabra competencia, que se deriva de “competere”, que hace referencia a ser responsable de algo.

Otro aspecto de coincidencia entre las lecturas es la necesidad de desarrollar un amplio rango de competencias tanto cognitivas como sociales para enfrentar de forma efectiva las problemáticas de los cambios acelerados del mundo. Para iniciar el viaje de concepciones empecemos por una de las propuestas que a juicio personal es la más integral y completa, la propuesta de Moreno (2012) en la señala que una competencia es más que el dominio de conocimientos y habilidades, pues una competencia incluye la capacidad para satisfacer demandas complejas, poniendo y movilizando recursos psicosociales.

  • Las competencias se aprenden, se construyen en el tiempo, no son algo dado, innato y estable; no existen competencias sin conocimientos; los saberes son esenciales, las competencias no se desarrollan en el vacío.
  • Toda competencia implica una movilización de saberes.
  • Si alguien posee conocimientos sobre un asunto, pero es incapaz de usarlos, se dice que no es competente.

En cambio, alguien sí lo es, cuando “aprende a hacer” algo y, además, es consciente de “por qué y para qué” lo hace (aprende a conocer) y puede comunicarlo de modo efectivo. El individuo competente, es alguien que identifica varias opciones de respuesta y, además, sabe elegir el esquema de actuación para resolver de forma efectiva y oportuna la situación-compleja que se le presenta, ya sea en su vida personal, social y laboral o profesional (Zabala y Arnau, 2008).

Así podemos entender que las competencias son complejas, holísticas e integrales. Entonces los actos competentes incluyen conocimientos, habilidades, actitudes y valores. El individuo competente debe responder empleando “toda su humanidad” y hacer una lectura correcta del contexto, porque las competencias siempre ocurren en un contexto (temporal y espacial) determinado y es sólo en ese marco que se pueden desarrollar y potenciar.

El concepto de competencias implica saber y saber hacer, teoría y práctica, conocimiento y acción, reflexión y acción; esto representa un cambio en el enfoque del conocimiento: del saber qué al saber cómo. Es el conjunto de conocimientos, actitudes, y procedimientos combinados, coordinados e integrados, en el sentido que el individuo ha de saber hacer y saber estar, para el ejercicio profesional.

  • El dominio de estos saberes lo hacen capaz de actuar con eficacia en situaciones profesionales.
  • Se debe tener en claro que una cosa es ser capaz y otra distinta es ser competente, es por esto que las competencias implican a las capacidades, sin las cuales es imposible llegar a ser competente (Tejada y Navío, 2005).

Las competencias se definen también como las habilidades cognitivas, afectivas y sociales puestas en función para resolver situaciones o problemas inmediatos en el ámbito personal y laboral (Amador, Velázquez y Alarcón, 2018). Las competencias, como se mencionó en párrafos atrás, pueden ser definidas desde diferentes perspectivas o tendencias, de este modo encontramos la perspectiva de la correspondencia, esta definición se basa en el reconocimiento de la semejanza entre la competencia y las capacidades, estos son conocimientos, actitudes, habilidades y destrezas que logra una persona mediante procesos de aprendizaje y se manifiestan en su desempeño en situaciones y contextos diversos (SEP 2004), es una capacidad adaptativa, cognitivo-conductual para responder a las demandas del entorno con cierto nivel de adecuación (Guzmán, 2017).

Desde la tendencia por correlación conceptual la competencia se subordina al saber, el conocimiento, el aprendizaje, es decir las competencias solo denotan cierto dominio de los aprendizajes, saberes y conocimientos alcanzados por el individuo, que se reflejarán en la práctica. La competencia existe en tanto el estudiante pueda aplicar lo aprendido en situaciones reales (Guzmán, 2012).

La Pirámide de Miller ilustra el tipo de pruebas que requeriría un modelo orientado a esta definición de competencias:

  • Pruebas convencionales (para medir el conocimiento).
  • Pruebas de performance (“muéstrame como lo harías”, y ahora “hazlo”)

Desde la definición por sus efectos prácticos las competencias se explican a partir de su función social, su efecto instrumental y su impacto competitivo. Las competencias desde esta perspectiva se relacionan con el logro, los resultados, con la utilidad práctica (Guzmán, 2012).

  • Desde la educación superior la concepción de competencias aparece en el 2000 gracias al proyecto Tuning, en el que universidades europeas coordinadas por las Universidades de Deusto y Groningen, tenía como objetivo hacer paralelos los sistemas educativos en universidades de Europa.
  • En el 2003 se inicia el proyecto Tuning en América Latina con el objeto de impulsar la convergencia de los programas en la educación superior y desarrollar perfiles profesionales de acuerdo a las competencias genéricas y específicas de cada área de estudios; en el que se incluían destrezas, conocimientos y contenido; el proyecto introdujo los conceptos de competencias y resultados de aprendizajes.

Así las competencias desde la educación superior deben ser parte de la formación de las universidades y garantizar que los estudiantes adquieran conocimientos, habilidades, actitudes así como responsabilidades que demandan los perfiles profesionales (Amador, Velázquez y Alarcón, 2018).

Los resultados de aprendizajes son entendidos como el conjunto de competencias que se esperan en los estudiantes universitarios incluyendo conocimientos y comprensión de habilidades. También se encuentran las clasificaciones de las competencias por ejemplo las genéricas y las específicas. Las genéricas son aquellas que se consideran propias de un área profesional o bien de todas, es decir, son competencias transversales Las específicas son las que pertenecen a cada disciplina en particular.

Cada uno de estos tipos de competencias se divide a su vez en dos: competencias complejas y unidades de competencias. Se entiende por competencia compleja, aquella que es en sí, un elemento complejo, en tanto las unidades de competencia son aquellas unidades concretas que ponen en acción la competencia compleja.

  • De manera que las competencias son capacidades que se desarrollan a partir del conocimiento y de actitudes aplicadas a situaciones específicas (García, 2011).
  • Como se ha venido escribiendo párrafo a párrafo nos vamos encontrando con la diversidad de concepciones de competencias, los investigadores van incorporando sus propias concepciones de acuerdo a sus objetivos, algunos incorporan la competencias creativas, otros las de innovación, otros las competencias humanistas y sociales y otros ya las conciben de modo más complejo como integrales donde se reconocen todas las competencias implicadas, de modo que entre toda la revisión no existe consenso en la concepción.

DEL DISEÑO CURRICULAR, PLANES DE ESTUDIO, EVALUACIÓN Y CURRÍCULO POR COMPETENCIAS DEL DISEÑO CURRICULAR POR COMPETENCIAS El eje central del diseño curricular es identificar las competencias del perfil de egreso. Las competencias de egreso se definen en términos de referentes internos y externos.

Se expresan como competencias profesionales que definen lo que requiere el egresado para un desempeño laboral exitoso, dirigiéndose siempre a la excelencia, en otras palabras el perfil de egreso se expresa en competencias que describen lo que el egresado sabe hacer al término de un programa educativo.

El concepto de competencia es complejo, una manera de explicarlo es un iceberg, donde el desempeño (competencias específicas) se encuentra en la superficie, es visible y susceptible de ser evaluado. Las competencias del ámbito cognoscitivo y actitudinal o de valores (competencias diferenciantes), se encuentran abajo, ocultas a la simple observación (Vargas, 2008).

  1. Adaptarse a las demandas del empleo.
  2. Situarse en un contexto de gran competitividad donde se exige calidad y capacidad de cambio.
  3. Mejorar la gestión, en un contexto de reducción de recursos públicos.
  4. Incorporar las nuevas tecnologías tanto en gestión como en docencia.
  5. Constituirse en motor de desarrollo local, tanto en lo cultural como en lo social y económico.
  6. Reubicarse en un escenario globalizado, que implica potenciar la interdisciplinariedad, el dominio de lenguas extranjeras, la movilidad de docentes y estudiantes, y los sistemas de acreditación compartidos.

La exigencia de que la formación profesional se adapte y responda a las necesidades del mercado laboral, es un objetivo que considera la dinámica entre las instituciones de educación superior y las demandas laborales. En el diseño curricular por competencias, cada institución educativa determina los elementos que integran su modelo educativo, dependiendo de sus fines, del contexto específico en que se da el proceso formativo, y de la teoría pedagógica; todo lo que se concreta en el currículo.

González et al., (2002), definen el diseño por competencias como un currículum aplicado a la solución de problemas de manera integral, que articula los conocimientos generales, los profesionales y las experiencias en el trabajo, y promueve una enseñanza integral que privilegia el cómo se aprende, el aprendizaje permanente, la flexibilidad en los métodos y el trabajo en equipo.

El aprendizaje es demostrado en resultados, mismos que reflejan habilidades, actitudes y conocimientos teórico-prácticos desarrollados por el profesional. En el modelo de competencias, el estudiante es el responsable de su aprendizaje y de la adquisición de competencias y se encuentra en constante evaluación para determinar sus fortalezas.

DE LOS PLANES DE ESTUDIO POR COMPETENCIAS En cuanto a los planes de estudio, se deben considerar dos variables, por un lado la correspondencia de los planes de estudio con un proyecto institucional y educativo claro y definido por la institución, por otro lado el cumplimiento de los objetivos relacionados con los perfiles profesionales de los estudiantes que egresan.

La congruencia de ambas variables es decir, la congruencia entre los planes de estudio con respecto a la demanda de competencias profesionales provenientes del mercado laboral y de las necesidades sociales, facilita tanto los procesos de evaluación como la acreditación de los programas, Los objetivos de cada área son más evaluables si los procesos de transformación institucional son armónicos y los planeamientos son factibles y efectivos.

  1. DE LA EVALUACIÓN POR COMPETENCIAS Para Vargas (2008) La evaluación está basada en la ratificación de los resultados obtenidos a partir de estándares.
  2. Idealmente, las competencias y sus estándares están determinados a priori por un sector, sin embargo, en el diseño curricular por competencias no siempre existen estándares de este tipo, en tal caso, la institución elabora una “norma de carácter transitorio”, la cual será definida como “norma de competencia de la institución” o norma educativa de competencia.

Un modelo educativo centrado en competencias busca no sólo dar respuesta a los desafíos de productividad y competitividad, sino trata de rescatar una noción de competencia que fortalezca el desarrollo autónomo del estudiante en el marco de relaciones de sociabilidad y de participación ciudadana; por ello, enfoca los problemas que abordarán los profesionales como eje para el diseño, ofrece una gran variedad de recursos para que los estudiantes analicen y resuelvan problemas, y enfatiza el trabajo colaborativo.

  1. Concretar un currículo por competencias llevándolo del diseño al nivel de aula, requiere de tres fases: diseño, desarrollo y gestión curricular (Vargas, 2008).
  2. Zabala y Arnau (2008) afirman que evaluar competencias “es evaluar procesos en la resolución de situaciones-problema”, conocer el nivel de dominio de una competencia, desarrollado por los estudiantes, implica partir de situaciones-problema que simulen contextos reales y disponer de los medios de evaluación específicos para cada uno de los componentes de la competencia.

Si la competencia es el resultado de movilizar recursos mediante operaciones cognitivas complejas, la evaluación de la misma, implicaría el poder observar esa movilización expresada en desempeños. Este planteamiento obliga a fundamentar una evaluación de la competencia a partir de la observación de la multiplicidad de desempeños que se dan en los contextos de interacción pedagógica en el proceso de formación.

DEL CURRÍCULO POR COMPETENCIAS Una de las ventajas de implementar el currículo por competencias en las universidades, es mantener al sistema educativo atento a lo que sucede en la sociedad, identificado tanto los requerimientos del campo laboral, como identificando los desafíos que enfrentaran los recién egresados (Sarramona, 2007).

You might be interested:  Principales Problemas Por Los Que Atraviesa La Educacion Basica?

Así las universidades deben mantener un currículo actualizado acorde a los perfiles profesionales de los empleadores. Desde la pedagogía, el enfoque por competencias aporta a la reestructuración curricular un cambio entre el marco conceptual al método, de los planes de estudio o programas de asignatura promoviendo en el docente la elaboración de estrategias significativas centradas en el estudiante: cómo aprende, cuáles condiciones y acciones facilitarán su aprendizaje y cómo podrán aprender a lo largo de la vida desde el saber al saber hacer, desde el conocimiento a la acción (Cano, 2008).

  • Cada uno de sus componentes del currículo influye en los demás de manera dialéctica, deberá enfocarse sobre el logro de competencias terminales, que deberán ser evaluadas de manera permanente, por todos los actores, si se persigue el desarrollo integral del individuo.
  • El diseño curricular se enfoca en la solución de problemas, no se puede ver como una colección de saberes, es la integración de saberes, haceres, aptitudes y actitudes (Frade, 2008).

La implementación del modelo de competencias en los sistemas educativos es un reto para las nuevas generaciones, que deberán estar preparadas con nuevas competencias y nuevos conocimientos e ideales para la construcción del futuro, por lo que la educación superior entre otros de sus retos se enfrenta a la formación basada en las competencias y la pertinencia de los planes de estudio que estén constantemente adaptados a las necesidades presentes y futuras de la sociedad para lo cual requiere una mejor articulación con los problemas sociales, económicos, en un mundo globalizado y en contante cambio.

DE LA PRÁCTICA DOCENTE Para implementar planes y programas por competencias es necesario contar con el perfil del docente acorde al modelo por competencias, se requiere de un perfil que responda a las necesidades actuales de la formación profesional, con las competencias docentes de evaluación basada en competencias que permita a través de evidencias llevar al alumno a situaciones que se requieren en los ámbitos laborales, las competencias de los profesores deben considerar dos aspectos: Para la formación que exige una alta preparación para situaciones directas de trabajo, y también para las asignaturas aplicadas, se requiere de profesores con experiencia práctica, que no se han desligado de la profesión en sí, que se mantienen en contacto con los ámbitos laborales, informados del desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas.

Para la formación en asignaturas relacionadas con disciplinas básicas o fundamentales se requiere de docentes que desarrollen en los estudiantes competencias de asertividad, comunicación, toma de decisiones, de juicio ponderado y de profundidad cognoscitiva acordes con las necesidades sociales y laborales (Ortega, 2008).

En el modelo por competencias los docentes tienen un papel fundamental, pues son guías de los estudiantes, para encontrar su propio camino hacia el desarrollo integral de la personalidad y por ende el desarrollo de toda la comunidad. Los docentes tienen como misión de perfilar o crear las situaciones problemáticas que permitan a los estudiantes determinar saberes, haceres, aptitudes y actitudes que son las requeridas para la solución de los problemas que enfrenten.

Los docentes son los encargados de la gestión para el desarrollo de las competencias. Este modelo se puede considerar la cristalización de la aspiración histórica de una educación permanente, continua, una educación para la vida y no solo para aprobar la asignatura y acumular conocimientos (Barrón, 2009).

  1. Se requiere de docentes capaces de desarrollar competencias de creatividad e innovación, desarrollo de habilidades y destrezas además de la movilización de los saberes en la formación integral.
  2. DE LA MOVILIZACIÓN DE SABERES A LAS COMPETENCIAS Existe un debate ante una cuestión que involucra a los saberes y las competencias, por un lado el punto de vista que mira a las competencias como opuestas o limitantes de los saberes y por otro que las competencias impulsan y movilizan los saberes, este debate puede verse como un sin sentido cuando se puede leer en párrafos arriba que distintos autores han dirigido la atención a los saberes, es decir que las competencias requieren de los saberes, es decir desarrollar las competencias no implica limitar o dar la espalda a los saberes, sin embargo es importante reconocer que en otros momentos la adquisición del conocimiento o los saberes en las instituciones era el último fin, hoy en día se entiende que esos saberes deben ser utilizados, puestos en movimiento para resolver situaciones problemáticas (Perrenaud 2008).

Para otros autores simplemente no hay un debate, para ellos existen dos tipos básicos de saberes: uno de tipo declarativo, relacionado con la realidad, y otro de corte procedimental, vinculado con el hacer y la ejecución de destrezas y habilidades para resolver determinados problemas.

La práctica de una profesión requiere la integración de ambos tipos: establecer una ruta de competencias es una excelente aportación para lograrlo (Castro, 2004) Para Perrenaud (2008) el verdadero debate debería ser en torno a las finalidades de las instituciones educativas y de la misma educación. Para algunos, la noción de competencia en la práctica cotidiana, perjudicaría la adquisición de los saberes disciplinares, considerando que no se va a la escuela para saber hacer, ni para adquirir habilidades, por ejemplo me enseñan a multiplicar pero no sé en qué momentos de la vida puede ser de utilidad su uso para resolver problemas cotidianos, así alejamos a los saberes de las competencias.

Las competencias requeridas para desenvolverse en la vida cotidiana no son despreciables, de hecho no debería haber una oposición o contradicción entre los programas escolares y las competencias más simples o sencillas. En otras palabras las competencias más que dar la espalda a los saberes puede ponerlos en movimiento, es decir sin saberes no se pueden desarrollar las competencias, no se parte del vacío, se requiere de los saberes para ponerlos al servicio de las problemáticas que se enfrentan, una competencia permite hacer frente a un conjunto de situaciones, haciendo uso de los conocimientos, saberes, información, a los procedimientos, los métodos, las técnicas y también a otras competencias más específicas.

Poseer conocimientos o capacidades no significa ser competente. Podemos conocer las técnicas o estrategias para dar clases por ejemplo, las hemos leído y no saberlas aplicar en un momento oportuno. La experiencia muestra que las personas pueden tener posesión de capacidades, conocimientos o saberes pero si estas no las saben movilizar de forma pertinente y en el momento oportuno, no son competentes, al menos en la práctica docente es escuchado con cierta frecuencia que el profesor sabe mucho sin embargo no sabe enseñar.

Y así en otras áreas profesionales cuando los saberes no se movilizan o se ponen al servicio, solo son un cumulo de conocimientos, la aplicación de estos a la vida practica hace la diferencia. En la psicología por ejemplo, Castro (2004) señala que las competencias profesionales del psicólogo promovidas en la universidad deben transitar a un eje generalizador del ejercicio de esta profesión y, con ello, afinar sus saberes y habilidades, para él existen dos tipos básicos de saberes: uno de tipo declarativo, relacionado con la realidad, y otro de corte procedimental, vinculado con el hacer y la ejecución de destrezas y habilidades para resolver determinados problemas.

La práctica de una profesión requiere la integración de ambos tipos: establecer una ruta de competencias es una excelente aportación para lograrlo. En cualquier caso el dominio de estos saberes lo hacen capaz de actuar con eficacia en situaciones profesionales. INNOVACIÓN Y COMPETENCIAS En la actualidad es ya una necesidad mantener altos niveles de competitividad, desde cualquier contexto, en el caso particular se puede ver la competencia en la docencia con la exigencia de grados académicos, la habilidad para el uso de la tecnología, el manejo de los idiomas, etc.

existen presiones sociales, culturales y económicas por las que el contexto se presenta de forma dinámica, con nuevas formas de ver la realidad. Surge la globalización socioeconómica que convierten al mundo en una aldea global, en la que sólo son viables aquellos que pueden competir con calidad mundial y efectividad, así los espacios para la innovación se vuelven necesarios, espacios que lleven a los profesionistas mantenerse en una posición reflexiva, de construcción y reconstrucción permanente.

  1. Un espacio donde saber “cómo aprender a aprender”, será una de las competencias más importantes (Tena, 2010).
  2. Los acelerados cambios de la tecnología llevan a tareas más complejas, pues las tareas sencillas empiezan a ser remplazadas por las maquinas, un ejemplo lo vemos en los estacionamientos, en el que antes nos recogían el boleto y ahora simplemente se remplazó el personal por maquinas, así mayor será la demanda de personas que tengan una forma especializada o la competencia de aprender a aprender.

Para esta nueva perspectiva es necesario señalar que es desde los saberes y desde la gestión del conocimiento que se va estructurando una plataforma para tener ventajas competitivas y de diferenciación. Por lo que la innovación se mantiene al lado de las competencias, las instituciones educativas deben mantenerse con una actitud innovadora, basarse en equipos multidisciplinarios, mantenerse con una visión de futuro, propiciando la formación de competencias acordes a los cambios globales (Coll, 2007).

La innovación es una competencia que debe ser vista como genéricas o transversal en la formación de profesionistas, debe considerarse como parte de los currículos de formación en los distintos campos del saber, integrando el desarrollo de conocimientos, habilidades, actitudes, aptitudes, destrezas y valores que son parte integral de la formación competente (Hernández, Alvarado y Luna, 2015).

Las universidades deben formar profesionales competentes y responsables, comprometidos con los problemas de la sociedad. A juicio personal es una de las ventajas del modelo de competencias, la exigencia de mantenerse en contante revisión para la reestructuración de planes de estudio, de formación y actualización docente y el constante intercambio con instituciones internacionales.

REFLEXIONES EN TORNO AL MODELO DE COMPETENCIAS El discurso que a continuación se desarrolla puede considerarse un momento reflexivo y catártico personal, provocado por el análisis de las lecturas del modelo de competencias junto con la experiencia académica particular, el tema de las competencias se debe abordar de manera diferente entre las universidades públicas y las privadas.

Por ejemplo, la situación por la que atraviesan las facultades de mayor tiempo de UNAM, en las que sus planes curriculares en la mayoría de los casos se encuentran alejados de las necesidades sociales y laborales, pues a diferencia de las universidades privadas no obedecen con estos perfiles, ni los actualizan, las instituciones privadas que ofrecen la inserción laboral de sus egresados e incluso el contacto con empresas desde la formación, como es el caso del Tecnológico de Monterey, que mantiene convenios con empresas nacionales y extranjeras para realizar el servicio profesional de sus estudiantes, lo que en muchas ocasiones sitúa al estudiante en los ambientes laborales reales, suerte que no tienen las universidades públicas, donde generalmente los planes y diseños curriculares obedecen más a las necesidades políticas de la institución, así como a las necesidades de los profesores, en el caso de la UNAM una gran parte de los profesores son investigadores, tienen más de veinte años trabajando para la institución, y una gran parte no ha salido a los ámbitos laborales, lo que dificulta que el profesor este actualizado en lo que la sociedad y el campo laboral requiere, es todo un proceso político institucional que se hagan cambios curriculares y una vez que se hacen no responden a las necesidades sociales sino a las necesidades políticas de la institución, esto es lamentable.

  1. No es un secreto que la UNAM está pasando por un proceso de renovación de la planta docente, dado que se tienen profesores con edades arriba de los sesenta años que han dedicado su vida a la investigación y a la docencia pero totalmente alejados del mundo laboral real, fuera de las facultades.
  2. Sin duda son todo un legado de conocimientos y saberes pero como se fue planteando a lo largo del presente artículo los saberes deben ser movilizados para llegar al logro de competencias, los saberes en los estudiantes sin duda son valiosos pero que sucede con el saber hacer, y justo saber hacer en el ámbito laboral, es por esto que las diferencias que pueden encontrar los egresados de instituciones públicas con respecto a los egresados de instituciones privadas con los requerimientos del campo laboral pueden ser significativas, por poner un ejemplo, la contabilidad, la administración ha cambiado con la llegada de la tecnología, sin embargo se encuentran profesores que siguen ensañando en las facultades públicas con libros de registro, la nómina, los impuestos, etc., todo ha cambiado, entonces los egresados de instituciones públicas no cuentan con estas competencias durante su formación, se tienen que capacitar para adquirir estas competencias que no adquirieron durante su formación, a diferencia de egresados de instituciones privadas que en sus planes de estudios contaron con la preparación del manejo de estos requerimientos del mundo laboral.

Sin duda la máxima casa de estudios es una de las universidades que mayor prestigio tiene en América Latina, las investigaciones que se han desarrollado tienen un reconocimiento internacional y son un orgullo para México, sin embargo la docencia puede verse en ocasiones desdibujada en el escenario, pues los profesores de mayor categoría y pertenecientes al Sindicato Nacional de Investigadores (SNI) obtienen la mayor parte de los estímulos económicos gracias a la investigación y no así a la docencia, lo que puede afectar incluso la importancia que le pueden conceder a la docencia con respecto a la investigación, esto no debe entenderse como una crítica a la investigación, pues es gracias a la investigación que podemos encontrarnos en el panorama internacional, con grandes avances.

  1. Sino como una perspectiva que invita a devolver la mirada al docente como una de las figuras de mayor impacto en la formación de los futuros egresados.
  2. CONCLUSIONES Las transformaciones en todos los contextos son indudables, los avances tecnológicos y la globalización nos dirigen constantemente al cambio, el sistema educativo ha sido uno los escenarios de las transformaciones, desde la manera de concebir el aprendizaje, el papel del estudiante, la práctica docente, etc.

Partiendo del objetivo del presente ensayo, uno de los planteamientos ha sido abordar y analizar los fundamentos teóricos del enfoque por competencias; el modelo o enfoque no se sustenta de teorías o modelos educativos provenientes de la psicología, pedagogía, didáctica, filosofía o sociología de la educación, tampoco del conjunto de las experiencias construidas desde las prácticas de enseñanza-aprendizaje, sin embargo se ha dado la necesidad de su fundamentación teórica por la rápida instauración en los sistemas educativos sin que se haya podido dar respuesta a la necesidad.

Otro de los objetivos planteados lo conforma la significación o concepción de las competencias, después del análisis realizado se puede concluir que la concepción de competencias no es única y la diversidad de concepciones así como la falta de consenso al respecto es una encrucijada, sin embargo la manera en la que las investigaciones han logrado resolver el dilema de la concepción es generar una definición operacional acorde a los objetivos que persiguen, por lo que el presente artículo articula o construye una concepción de competencias que integra las coincidencias de la mayor parte de la literatura sobre el tema, definiendo de modo personal las competencias como: “el conjunto de saberes, aptitudes, actitudes, valores, habilidades cognitivas, afectivas, creativas, de innovación y sociales puestas en función para resolver situaciones o problemas en el contexto personal, profesional, laboral y social” Como se ha revisado a lo largo del presente texto, el modelo de competencias surge como resultado de las demandas sociales, económicas y laborales a los sistemas educativos, aun cuando el modelo ha recibido críticas, como ya se dijo, por la carencia de fundamentos teóricos sólidos así como por la falta de conciliación de una concepción de competencias, el modelo ha ofrecido una convergencia entre lo individual y lo social, un puente entre los sistemas educativos con las demandas laborales, una convergencia entre el saber y el saber hacer.

El modelo plantea nuevos retos, que sobrepasan los modelos tradicionales centrados en la adquisición y almacenamiento de información, desde este enfoque se deben redefinir los planes y programas, que deberán ser acordes con los contextos sociales y laborales, redefinir el papel del docente, dejando de ser un transmisor de saberes a un gestionador de aprendizajes acordes con las necesidades sociales y del campo laboral.

El enfoque basado en competencias es una propuesta de formación integral para los estudiantes, en una formación en la que el aprendizaje debe ser vinculado con el ejercicio de la profesión, desarrollando competencias tanto genéricas como específicas, con el propósito de formar profesionistas con conocimientos tanto científicos como técnicos, habilidades y destrezas así como la capacidad de aplicarlos en contextos diversos y complejos, integrando actitudes y valores en su actuar personal y profesional.

La importancia e impacto del modelo por competencias es indudable, el modelo por competencias, logro algo que no se había alcanzado por otros modelos, la posibilidad de lograr una educación permanente, una educación para la vida, esto ha sido la aspiración histórica de la educación.

Una educación para la vida sin distinción de edad, género o etnia, una educación donde el aprendizaje es un medio para el desarrollo de la persona como ser social e individual; sin embargo la implementación en la realidad se ha complicado pues articular, planes y programas, el desempeño docente, la evaluación y la dinámica coherente entre todos los componentes no es un reto fácil de alcanzar.

Pese a lo anterior, el modelo irrumpió en todos los niveles del sistema educativo, integrando a nivel nacional desde la educación básica en los planes de estudio el saber, el saber hacer, el saber ser, que demanda la sociedad, fue aceptado como un modelo para dar solución a las demandas del campo laboral, así como a las necesidades del entorno social.

  • Una de las aportaciones o alcances más importantes del modelo fue la visión de una formación integral del ser humano, conjugando o integrando conocimiento, habilidades, actitudes y valores en la conformación de un ser integral.
  • Para alcanzar la propuesta del modelo por competencias se requiere de una práctica docente reflexiva que busque la trascendencia de su papel formador y transformador, con las competencias necesarias y el compromiso de formar profesionistas y personas con los desarrollos cognitivos, prácticos y éticos en vías de una transformación social.

Es un reto alcanzar el potencial cognitivo, creativo, emocional y psicológico, que permita que cada persona logre desarrollar competencias para el desempeño eficiente en las situaciones que enfrente con una actitud de compromiso social. Lograr la formación de profesionales en con un perfil de competencias para la vida, con valores y actitudes, con habilidades y conocimientos, puestos en movimiento para el bienestar y armonía personal y profesional y social debe seguir siendo una meta para la educación.

  • REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Amador, S., Velázquez, A., Alarcón, P.
  • 2018) Las competencias profesionales del psicólogo desde una perspectiva integral.
  • Revista de Educación y Desarrollo.45, pp1-10.
  • Brundrett, M. (2000).
  • The question of competence: the origins, strengths and inadequacies of a leadership training paradigm, School Leadership & Management Abingdon.

Barrón, C. (2009). Docencia universitaria y competencias didácticas. Perfiles Educativos, XXI (125), 76-87. Cano, M. (2008). La evaluación por competencias en educación superior. Profesorado. Revista de Currículum y Formación del Profesorado, 12 (3), 1-16. Castro Solano, Alejandro.

2004). Las competencias profesionales del psicólogo y las necesidades de perfiles profesionales en los diferentes ámbitos laborales. Interdisciplinaria, 21 (2), 117-152. Coll, César. (2007). Las competencias en la educación escolar: algo más que una moda y mucho menos que un remedio. Innovación Educativa.

Recuperado el 27 de Julio de 2018 de www.formacioncontinua.sep.gob.mx/sites/cursobasico09/anexos/6- Cesar_Coll.pdf Feito, Rafael. (2008) Competencias educativas: hacia un aprendizaje genuino. Andalucía Educativa (66). Recuperado el 24 de Julio de 2018 de http://www.juntadeandalucia.es/averroes/mochiladigital/didactica/Andalucia_educativa_ competencias_educativas.pdf Frade Rubio, L.

(2008). Planeación por competencias. México. Inteligencia educativa. García Retana, J. (2011). Modelo Educativo basado en competencias: importancia y necesidad. Revista electrónica “Actualidades investigativas en educación”, 11(3), 1-24. Guzmán Marín, F. (2017). Problemática general de la educación por competencias.

Revista Iberoamericana De Educación, 74, 107-120. Recuperado a partir de https://rieoei.org/RIE/article/view/610 Guzmán Marín, F. (2012). El concepto de competencias. Revista Iberoamericana De Educación, 60 (4), 6. Recuperado a partir de https://rieoei.org/RIE/article/view/1289 Hernández Arteaga, I.; Alvarado Pérez, J.C.

Luna, S.M. (2015). Creatividad e innovación: competencias genéricas o transversales en la formación profesional. Revista Virtual Universidad Católica del Norte, 44, 135-151. Recuperado de. http://revistavirtual.ucn.edu.co/index.php/RevistaUCN/article/view/620/1155 Manual de Publicaciones de la American Psychological Association 3a.

Ed. (2010), México: Manual Moderno. Cap.5, pp.127-168. Moreno, T. (2012). La evaluación de competencias en educación. Sinéctica, 39. Recuperado de http://www.sinectica.iteso.mx/index.php?cur=39&art=39_09 Ortega R. (2008). Competencias para una educación cosmopolita.

  • Andalucía Educativa (66).
  • Recuperado el 24 de Julio de 2018 de www.oei.es/es58.htm Perrenoud P. (2008).
  • Construir las competencias, ¿Es darle la espalda a los saberes? Revista de Docencia Universitaria, II, pp.1-8. Rueda, M. (2009).
  • La evaluación del desempeño docente: consideraciones desde el enfoque por competencias.

Revista Electrónica de Investigación Educativa, 11 (2). Consultado el 18 de julio del 2018, en: http://redie.uabc.mx/vol11no2/contenido-rueda3.html San Martin R. (2000). La formación en competencias: El desafío de la educación superior en Iberoamérica. Revista Iberoamericana de Educación, s/d, pp.1-8.

Sarramona, J. (2007). Retos y perspectivas de las competencias profesionales. Entrevista. Educación y Desarrollo, 6, 74-76. Recuperado de: http://www.cucs.udg. mx/revistas/edu_desarrollo/anteriores/6/0 06_Entrevista_Sarramona.pdf SEP (2004). Programa de Educación Preescolar 2004. México: SEP. Tejada Fernández, J., & Navío Gámez, A.

(2005). El desarrollo y la gestión de competencias profesionales: una mirada desde la formación. Revista Iberoamericana De Educación, 37 (2), 1-16. Tena, Marta. (2010). Aprendizaje de la Competencia Creatividad e Innovación en el marco de una titulación adaptada al Espacio Europeo de Educación Superior.
Ver respuesta completa

¿Cuál es el papel del estudiante en la sociedad?

El rol del alumno El alumno de hoy, debe:

saber trabajar en equipos colaborativos, ser capaz de auto-dirigirse, auto-evaluarse y auto-monitorearse, tener habilidades de auto-aprendizaje que le permitan aprender para toda la vida, saber resolver problemas, ser empático, flexible, creativo y responsable.

El primer paso es enseñar a los alumnos a identificar las características predominantes de su persona, así como su estilo de aprendizaje y de esta manera reflexionar con ellos sobre sus fortalezas y áreas de oportunidad lo que les permitirá desarrollar sus capacidades al máximo.
Ver respuesta completa

¿Cuál es el papel de un estudiante en la sociedad?

El rol de los estudiantes como actores fundamentales de la sociedad – Pontificia Universidad Católica de Chile En una reciente carta publicada en El Mercurio, el rector Ignacio Sánchez analizó el rol de la participación de los estudiantes en la vida universitaria. Destacó que son actores fundamentales y valoró el aporte realizado a través de los trabajos voluntarios de invierno efectuados durante las últimas semanas. El rector Ignacio Sánchez se refirió en una reciente carta publicada en El Mercurio, al rol de los estudiantes en la vida universitaria. Señaló que “los estudiantes son actores fundamentales en la vida de una universidad. Su calidad está relacionada directamente con la calidad de sus estudiantes, evaluación que debe ser realizada considerando los aspectos humanos, intelectuales, de motivación por el bien común y otros. Así, la participación de los estudiantes en el desarrollo de las instituciones y en la vida nacional es de la mayor importancia”. Sánchez lamentó que en muchas ocasiones adquieren “mayor notoriedad pública los excesos en las manifestaciones estudiantiles, los paros prolongados, las tomas de dependencias universitarias y otras actividades, las que realmente no colaboran con el avance en la educación de calidad ni con el rol público de la educación superior.” Sin embargo, precisó que la realidad es que nuestros estudiantes tienen grandes proyectos e inquietudes y se organizan de acuerdo a sus motivaciones e ideales. En esa línea, destacó los trabajos voluntarios de invierno realizados por jóvenes de distintos establecimientos de educación superior. “El pasado fin de semana, partieron a trabajos voluntarios, más de 2.000 estudiantes de la UC y de otras universidades a diferentes localidades de Chile. Sus proyectos pastorales, sociales, culturales, de promoción de salud y educación se desarrollarán durante los próximos diez días. Será nuevamente una gran experiencia de contacto personal y relación cercana con las comunidades de cada comuna de lugares como Punitaqui, Vicuña, Pelarco, Hualañe y Chaitén, entre otros cincuenta. Estas localidades ya son conocidas para nuestros estudiantes. Hay iniciativas que ya tienen 20 años de historia, las que se han realizado en diferentes zonas del país”. “Estas iniciativas son organizadas por estudiantes cuyos nombres no se conocen a nivel nacional, sin embargo su voluntad es aportar al país y a las personas que requieren de su entrega. Debido a las oportunidades de encuentro personal que estas actividades significan, probablemente ellos mismos serán los más beneficiados a través del conocimiento de la realidad de cada comunidad”. Por último señaló que es importante destacar estas iniciativas, las que son un aporte real desde una universidad de función pública, que revelan la generosidad, el sentido país y de bien común que tiene nuestra juventud. Un gran esperanza de desarrollo para el futuro de nuestro país. INFORMACIÓN PERIODÍSTICA Prensa UC ¿te gusta esta publicación? Comparte esta publicación : El rol de los estudiantes como actores fundamentales de la sociedad – Pontificia Universidad Católica de Chile
Ver respuesta completa

¿Qué es un estudiante y que lo hace ser un buen estudiante?

1. Deseo de aprender – Un buen alumno sobresale en la escuela por su entusiasmo por adquirir conocimientos. Su deseo de aprender no se reduce a rendir bien en la escuela, sino que genuinamente les interesa descubrir cosas nuevas y expandir su conocimiento en muchos temas distintos.
Ver respuesta completa

¿Cuál es el perfil de los estudiantes?

Perfil del alumno A continuación, se plantean las características basales que deben reunir las y los estudiantes del establecimiento. Se plantean, en primera instancia las rasgos de los estudiantes, coherentes con la Visión y Misión, debido a que el resto de los perfiles de los estamentos se construyen en función de las características de este estamento.

Área Académica
Características ¿Cómo se expresa?
Preocupación por aprender y superarse académicamente Asiste a las evaluaciones, cumple a tiempo con trabajos, consulta dudas de contenidos pedagógicos a sus profesores/as, se muestra interesado en clases, cumple con sus compromisos académicos, y utiliza todos los recursos disponibles para ello: docentes, asistentes, recursos bibliográficos, didácticos, CRA, y TICs.
Participación activa en clases y en áreas de interés Aporta positivamente, opina, consulta, y propone en clases. Participa en talleres y actividades extracurriculares y consulta por la realización de otras actividades en sus temas de interés
Conocimiento de sí mismo con foco a lo académico Identifica y reconoce sus características, expectativas, preferencias y potencialidades académicas.
Creatividad Se esfuerza por desarrollar la capacidad de crear, imaginar, abstraer. Además, argumenta y propone ideas originales e innovadoras.
Claridad en metas académicas Identifica sus propias expectativas y objetivos en cuanto al perfeccionamiento y continuidad de estudios y actúa en función de ello.
Respeto por el Colegio Nacional e identificación con su cultura Cuida la imagen institucional del colegio y no la denosta a través de diferentes medios (verbalmente, visualmente, o a través de redes sociales virtuales). Es respetuoso en los actos, escucha con atención en ellos, usa su uniforme completo, y representa al colegio cuando se requiere
Área Valórica, de Convivencia Escolar y Habilidades sociales
Características ¿Cómo se expresa?
Desarrollo como persona íntegra (físico, social, ético, afectivo) Demuestra buenas relaciones interpersonales. Se interesa y participa en actividades culturales, artísticas, académicas, de organización, de cuidado al medioambiente y/o deportivas. Desarrolla la autonomía en la disciplina: es capaz de autorregularse y ser asertivo en su actuar.
Respeto para con autoridades y/o adultos Demuestra buenas relaciones, buen trato, utiliza un lenguaje adecuado (no vulgar) con docentes, asistentes de la educación, directivos, apoderados, y toda la comunidad escolar. Además, acepta los reglamentos del colegio y usa los conductos regulares.
Reconocimiento y respeto por la diversidad en todas sus dimensiones Respeta las diferencias e incorpora a su grupo a personas sin discriminar por género, etnias y culturas, religiones, edad, contextos socioeconómicos, aspectos físicos, discapacidades, gustos o preferencias.
Respeto, tolerancia, y empatía con sus pares Demuestra buenas relaciones, buen trato con sus compañeras y compañeros, acepta la diversidad, comparte, y es capaz de resolver conflictos de forma pacífica y de considerar otras miradas.
Respeto y cuidado con el entorno natural y social Mantiene limpio y ordenado los espacios físicos donde se desenvuelve en el colegio. Conoce la importancia del cuidado del medioambiente y lo demuestra. Respeta todo su entorno: personas, ciudad, plantas, y animales.
Solidaridad y colaboración Ayuda a docentes, asistentes y a sus pares, y se interesa por compartir con la comunidad educativa
Capacidad crítica y reflexiva Demuestra su creatividad, propone cambios, fundamenta, emite juicios, e interviene con respeto, reconociendo la diversidad de opiniones. Practica además la autocrítica través de la reflexión de su actuar.
Participación y democracia Se muestra consiente de la importancia de la participación con sentido ciudadano y practica la pluralidad de perspectivas. Participa en el proceso eleccionario del Centro General de Estudiantes, respeta sus resultados, conoce a su órgano representante y, de ser necesario, colabora con éste en actividades con impacto positivo en su estamento y en el establecimiento. Participa en desfiles, actividades de representación de su estamento o del colegio, en eventos solidarios, y en la organización del estamento de estudiantes a nivel curso y/o colegio. Además, respeta la toma democrática de decisiones, y por ende, reconoce los resultados de la mayoría en su grupo o en otros contextos donde se desenvuelve.
Área de Sentido de Pertenencia
Características ¿Cómo se expresa?
Respeto por el Colegio Nacional e identificación con su cultura Cuida la imagen institucional del colegio y no la denosta a través de diferentes medios (verbalmente, visualmente, o a través de redes sociales virtuales). Es respetuoso en los actos, escucha con atención en ellos, usa su uniforme completo, y representa al colegio cuando se requiere
Conocimiento y práctica de valores y principios del Colegio Nacional Es respetuoso, responsable en sus acciones, practica la democracia y reconoce y se enriquece de la diversidad, es socialmente activo, se muestra comprometido con la comunidad y se desarrolla como una persona autónoma.
You might be interested:  Como Hacer Un Escudo De Escuela?

Ver respuesta completa

¿Cuál es el perfil de un estudiante?

Perfil Estudiantil DEFINICIÓN: El perfil del estudiante se entiende como la imagen ideal o modelo que la Institución tiene y establece para quienes son y quienes aspiran a ser estudiantes de la institución.
Ver respuesta completa

¿Cuál es el rol del docente y del alumno en el constructivismo?

¿Cómo funciona y cómo se aplica el constructivismo en el aula? – En este modelo cada alumno es responsable de su proceso educativo, sin embargo, el profesor crea las condiciones óptimas y se convierte en un facilitador que lo orienta de forma progresiva durante este proceso.

Los conocimientos compartidos entre profesores y alumnos. Los profesores son guías o facilitadores del aprendizaje. Las aulas de aprendizaje constan de pequeños grupos de estudiantes. Las aulas constructivistas se enfocan en las preguntas e intereses de los estudiantes, se enfocan en el aprendizaje interactivo y están centradas en el estudiante.

A través de problemas, preguntas y dinámicas para la clase, el profesor permite que el alumno se desarrolle en un medio favorecedor y proporciona las herramientas necesarias para lograrlo.

Para la construcción del conocimiento el alumno selecciona y organiza la información de diferentes fuentes, estableciendo relaciones entre el nuevo material de aprendizaje y sus conocimientos previos.👉 Te puede interesar: De esta forma se integra una estructura cognoscitiva, siendo capaz de atribuirle un valor, formar una representación o modelo mental del mismo y, en consecuencia, lograr un aprendizaje significativo que sea permanente.

Ver respuesta completa

¿Cómo aprende el alumno según Vigotsky?

La teoría del aprendizaje y el desarrollo de Lev Vygotski Lev Vygotski (o Vygotsky, lo podéis encontrar escrito de diversas formas) era un psicólogo ruso que vivió en tiempos de la Unión Soviética y que era de origen judío. Aquí os dejo una interesante,

A pesar de su prematura muerte, su obra fue muy extensa y es considerada de crucial importancia dentro de la Psicología del Desarrollo y de la Educación. Para Vygotski, el desarrollo sigue al aprendizaje y no viceversa. Es decir, para que haya desarrollo, las personas tenemos que aprender primero. Y el aprendizaje se produce en situaciones sociales significativas en las que se producen procesos de mediación.

Desde este punto de vista, todo avance en el desarrollo de una persona se produce primero fuera, en un entorno de interacción social, para después internalizarse y convertirse en pensamiento “individual”. Esto es a lo que Vygotski llama ley de la doble formación de los procesos psicológicos superiores, según la cuál “en el desarrollo cultural del niño, toda función aparece dos veces: primero, a nivel social, y mas tarde, a nivel individual; primero entre personas (interpsicológica), y después en el interior del propio niño (intrapsicologica).” (Vigotski, 1979, p.94 de la ed.

  • Cast., citado por ).
  • Se entiende por procesos psicológicos superiores, por tanto, a aquellos procesos de pensamiento que tienen su origen en la interacción de los procesos naturales con la cultura en el marco de actividades histórica y socialmente situadas.
  • Fijaos que, en este sentido, la mente, de acuerdo con la teoría vygotskiana, tiene un origen cultural, histórico y social, además del origen biológico que le corresponde por derecho propio.

El ser humano nace dotado de unos procesos de pensamiento básicos, que se van a desarrollar en contacto con su grupo social de referencia y en respuesta a las necesidades específicas de aprendizaje y desarrollo de ese grupo en concreto. Por ejemplo, en las sociedades occidentales y letradas, es de gran importancia el aprendizaje de la lengua escrita,

Hemos desarrollado instituciones sociales, como la escuela, para asegurar la transmisión de conocimientos que consideramos básicos para cualquier ciudadano/a y hemos desarrollado todo un ideario social sobre la importancia de la estimulación temprana a niños y niñas pre-escolares. El aprendizaje y el desarrollo en estas sociedades está absolutamente normativizado, e incluso existen etiquetas de dificultades de aprendizaje, como la dislexia, la discalculia o el TDHA, que serían absolutamente irrelevantes en una sociedad oral y que careciese de una institución escolar.

Sin embargo, no existe una etiqueta que refleje, por ejemplo, las dificultades en la adquisición de la notación musica l (aunque hay evidencias de que estas existen), ya que en nuestra sociedad (al menos en nuestro país), no hay una educación musical universal y sistematizada: muy pocas personas aprenden lenguaje musical y a usarlo para interpretar música.

  1. Desarrollamos el proceso psicológico superior de la escritura de manera generalizada, pero solo unos pocos desarrollan los procesos psicológicos superiores vinculados a la música, que suponen ser capaces de leer música, interpretar música y crear música.
  2. Esto es diferente en ciertos países,, en los que la educación musical es crucial desde la enseñanza básica.

Por tanto, la mente, desde la teoría vytotskiana, no es una mente universal, como se plantea desde otros paradigmas teóricos, sino una mente situada y que se construye en un entorno histórico, cultural y social concreto para desempeñar funciones relevantes en este entorno.

De esta manera, es este entorno el que define cuáles son las metas de aprendizaje y desarrollo y cuáles las dificultades y discapacidades de las personas que nacen y se desarrollan en estos grupos. Desde esta perspectiva, cobra gran importancia la teorización sobre las estrategias educativas que desarrollan los grupos humanos y sus individuos para facilitar y propiciar el aprendizaje adecuado dentro de estos grupos.

Vygotski habla de mediación refiriéndose a las herramientas de las que la cultura dota a sus miembros para actuar en su entorno (lenguaje tanto oral como escrito y otras herramientas simbólicas o materiales que inciden en nuestros procesos de pensamiento y en nuestras formas de actuar en el mundo, como la notación matemática, los ordenadores, los móviles o una simple agenda) así como la acción educativa que los miembros del grupo más capaces ejercen sobre los aprendices o menos capaces.

Nótese que en una teoría en la que el aprendizaje es el motor del desarrollo, las formas de influencia educativa deben ser tenidas en cuenta como un elemento crucial dentro de la misma. En una teoría en la que el desarrollo se produce en primer lugar en las situaciones sociales en las que participan las personas, se debe definir claramente qué ocurre en estas situaciones sociales para que se produzca el aprendizaje.

Vygotski acuña, para este fin, uno de sus conceptos más importantes: el de Zona de Desarrollo Próximo, entendiendo esta como la zona que comprende aquellos comportamientos, conductas o competencias que la persona es capaz de realizar con ayuda de otra persona más capaz.

Es en esta zona en la que se produce el aprendizaje y en la que hay que evaluar e intervenir para propiciarlo. Desde este punto de vista, lo que la persona ya sabe hacer sola, lo que forma parte de su Zona de Desarrollo Actual, son las competencias adquiridas y todo aquello que la persona ya ha interiorizado,

Fijáos que, desde este punto de vista, la insistencia de la escuela tradicional en evaluar lo que las niñas y los niños ya saben hacer es un tanto absurda desde esta teoría. Lo verdaderamente interesante desde un punto de vista educativo es evaluar lo que no saben hacer, para implementar los apoyos y ayudas necesarias para encaminar su desarrollo hacia la realización autónoma de las tareas.

  • Estos apoyos se van retirando a medida que la persona va interiorizándolos y va adquiriendo responsabilidad sobre su propia conducta.
  • En conclusión, la teoría de Vygotski, que ha sido desarrollada ampliamente por gran cantidad de autores (Brunner, Rogoff, Wersch, Valsiner, etc.), apunta a una forma de conceptualizar el aprendizaje y el desarrollo que tiene una influencia transformadora decisiva en los sistemas de enseñanza que imperan en el imaginario occidental, de corte conductista y centrados en la estructura del contenido que se enseña más que en las personas que aprenden y en el aprendizaje como algo situado en grupos humanos cultural e históricamente definidos.

: La teoría del aprendizaje y el desarrollo de Lev Vygotski
Ver respuesta completa

¿Qué significa ser alumno en la actualidad?

El concepto de alumno – La palabra estudiante suele ser utilizada como sinónimo de alumno, Este concepto hace referencia a aquellos individuos que aprenden de otras personas. El término alumno proviene del latín alumnum, que a su vez deriva de alere ( “alimentar” ).
Ver respuesta completa

¿Cómo es la relación entre alumnos?

El aprendizaje activo es una de las mejores formas de establecer y mejorar la relación entre compañeros. El trabajo en equipo y las habilidades blandas son maneras fomentar las buenas relaciones entre alumnos y enseñarles otras formas de desarrollar su potencial.
Ver respuesta completa

¿Cómo era el rol del alumno antes?

Papel del alumno en el ámbito educativo respecto a modelos anteriores del discente

Papel del alumno en el ámbito educativo respecto a modelos anteriores del discente

*Maestra de Educación Infantil, Habilitación PT, Licenciada en Psicopedagogía**Maestra de Educación Física y Licenciada en PsicopedagogíaFacultad de formación del Profesorado, Las Palmas de Gran CanariaColegio concertado Mª Auxiliadora. Las Palmas de Gran Canaria(España)

Vanessa Cidoncha Falcón Erika Díaz Rivero
Resumen

En el panorama educativo, el alumno es, sin ningún lugar a dudas, el elemento fundamental del proceso, Ya en la antigua Grecia se consideraba que enseñar era dar formación a un ciudadano para fomentar su participación en el diálogo entre el maestro y sus discípulos, al que admiraban y discutían al mismo tiempo.

A lo largo de la historia de la educación, la figura del alumno ha ido presentando distintos comportamientos en el proceso educativo, pasando de un respeto casi reverencial hacia el profesor en épocas pasadas hasta una falta de consideración que, según se escucha en algunos medios de comunicación, ha convertido a la enseñanza, sobre todo en su etapa secundaria, en una profesión de alto riesgo.

Palabras clave: Educación. Alumno. Innovación. Autónomo. Aprendizaje colaborativo. EFDeportes.com, Revista Digital, Buenos Aires, Año 17, Nº 167, Abril de 2012.1 / 1 Rol del alumno Podemos determinar que el alumno ha sido tratado a lo largo de la historia de maneras bien distintas.

  1. En la antigüedad el docente aunaba las funciones de enseñante y educador.
  2. Interpretaba el rol de “segundo padre” y el alumno, el de “hijo”.
  3. Se trataba de una relación de respeto hacia el profesor que era asumida por el discente sin mayores problemas ni discusiones.
  4. El docente maneja la situación educativa desde la manipulación de los antecedentes (clima del aula) y consecuentes (refuerzo) de la situación educativa.

El discente en este caso, por tanto, actúa de forma prácticamente automática en base a la enseñanza que le es suministrada por el maestro. Desde esta perspectiva cumplía un papel primordial el orden y armonía del contexto, de forma que el clima sea el más organizado y afectivo.

Estaríamos hablando de una enseñanza más tradicional, donde prima una educación centrada en la transmisión de contenidos por parte del maestro y que el alumno solo se limita a dominar esa información sin llegar a importar sus intereses y capacidades; dando a entender que el alumno no tiene ni voz ni voto (su conducta era pasiva y receptiva ).

Pero poco a poco, la historia ha ido cambiando y el papel del alumno va ganando en autonomía y libertad dentro del proceso educativo y, entonces, liberado de presiones y represiones, su labor va haciéndose cada vez más creativa. Asimismo y como consecuencia de este mayor grado de autonomía, el discente se hace más partícipe de su propia formación,

Así, desde el cognitivismo, el docente se convierte en un mero gestor de la información, estimulando y dinamizando el aprendizaje, haciendo de este modo que la balanza de responsabilidad en el proceso se torne algo más hacia el extremo del alumno. Ausubel, junto con Brunner y Piaget forman un grupo de psicólogos cognitivistas y constructivistas que atribuyen especial importancia a lo que acontece dentro del sujeto.

El discente es visto ahora como un ser activo y racional, construyendo su conocimiento y organiza sus propias estructuras mentales. La programación y metodología deben ser, por tanto, mucho menos rígidas que en concepciones anteriores, pasando de la mera exposición, a la interacción y conexión entre los contenidos, así como al aprendizaje por descubrimiento.

Lo que se pretende es que los conocimientos apoyen futuros conocimientos, es decir, que ayuden al alumno a aprender por sí mismo. En la actualidad sin embargo, se tiende a un modelo instruccional donde el profesor será un mediador contextual que desempeñará un papel interactivo. La labor del profesor no consiste ya en transmitir conocimientos, sino en descubrir los conocimientos previos, los estadios evolutivos de los alumnos, el contexto en el que se desenvuelve, etc.; para enfocar los bloques temáticos desde esa realidad.

Ha de ser capaz de provocar el conflicto cognitivo que provoque en el alumno la necesidad de modificar sus esquemas mentales, proporcionando al alumno un nuevo material de información que le ayude a “reequilibrar” esos esquemas mentales. Se entiende al discente desde esta perspectiva como sujeto mentalmente activo que actúa sobre la información construyendo el conocimiento cultural a partir de su contexto más próximo y significativo.

Esto hará que la enseñanza adquiera un enorme valor en cuanto al aumento de significatividad de los aprendizajes, ya que, casi nadie duda de que partiendo de situaciones cotidianas, la enseñanza y aprendizaje de los contenidos se hará mucho más eficaz y duradero (el contexto facilita que el proceso educacional tenga lugar en ambientes socioculturales, con la relevancia que pueda adquirir cada uno de ellos).

La aparición en España del modelo constructivo está unida indudablemente al proceso de reforma del Sistema Educativo definido en la LOGSE, y más concretamente, al formato que se ha utilizado para definir los planes de enseñanza en todas las etapas educativas.

La idea de construcción aparece así asociada a la idea de actividad. La educación es, ante todo, una actividad social que está continuamente cambiando y evolucionando. ¿Pero hasta que punto? ¿Es actualmente el alumno protagonista de su propio aprendizaje? Esto es lo que debemos plantearnos. Realmente se puede ser protagonista de muchas formas,

Si comparáramos el alumno con un actor, sabemos que el actor principal es el protagonista de la película. Pero ¿realmente es completamente partícipe del desarrollo y evolución del rol que desempeña en la película? ¿O simplemente es un “mandado” que hace el papel principal, sin dar oportunidad de compartir con el director sus inquietudes o posibles innovaciones dentro de su papel? Verdaderamente el alumno ha sido siempre protagonista de su película (del proceso de E-A) puesto que la educación ha sido dirigida al discente, pero da la sensación de que ha estado desempeñando otro papel (papel secundario) puesto que el tipo de enseñanza que antiguamente se utilizaba no daba lugar a la aparición del feedback entre profesor – alumno.

  1. En la época de la enseñanza más tradicional, daba la sensación de que no se le otorgaba relevancia a la “información” que el alumno podía disponer, digamos que la información era algo privilegiado sólo digno de profesores.
  2. Realmente los niños cuando nacen poseen un potencial educativo completo, la dificultad, y el trabajo del docente, está en crear un ambiente educativo apropiado para potenciar el desarrollo y las habilidades del niño de manera óptima.

La materia (alumno) siempre ha estado ahí, el problema era que no había un contexto adecuado para “explotar” el potencial de cada uno de ellos. Es por tanto, que el docente antes de “actuar” debe conocer cómo funcionan los factores que forman parte de los procesos cognitivos (atención, memoria y metacognición) y de los procesos motivacionales (motivación) y sobre el proceso de pensamiento de los discentes para saber aplicar las estrategias adecuadas en el proceso de enseñanza,

Cada vez más el docente tiene en cuenta la curva atencional, es decir, el grado de atención del alumno de acuerdo a las características del medio: que el contenido sea lo más significativo posible, que haya una buena organización en el aula, que se tenga en cuenta los conocimientos previos y las motivaciones de los alumnos para que de esta forma sean los verdaderos protagonistas, con el objetivo de que el proceso de E-A sea lo más eficaz posible.

Antes, metafóricamente hablando, el discente era considerado como una “esponja”, se dedicaba a absorber todo tipo de información (pasivo) pero no iba más allá, no compartía o realizaba aportaciones personales de forma activa (como ocurre ahora). ¿Cuál era el motivo? Simplemente, el sistema educativo se regía por una metodología más individualista, se basaba en clases expositivas, no existía interacción, etc.

  1. Ahora el proceso educativo trata de ser más llamativo, con el objetivo de que el discente sienta curiosidad de ir más allá de un simple concepto partiendo de sus necesidades, incluso aparecen las nuevas tecnologías lo que hace que la información ya no sea únicamente privilegio del docente.
  2. Es una forma de que el alumno se acerque al aprendizaje por descubrimiento, puesto que invita a la investigación.

En determinados centros educativos se están creando, cada vez más, una metodología basada en un aprendizaje colaborativo, Los alumnos aprenden a crear su propio conocimiento a través de la investigación, sustituyen los libros con su experiencias personales, las imágenes con la naturaleza y objetos (ya existe contacto con el entorno) y los razonamientos con ejercicios y hechos.

  1. Es una enseñanza donde se trabaja la observación, investigación, la recogida de información, la experimentación más que el estudio, se actúa más que aprende.
  2. Francamente, es una buena forma de estimular las habilidades personales y de grupo al permitir que cada miembro participe y potencie sus capacidades siendo responsable de su aprendizaje como del de los restantes del grupo.

Por tanto, se potencia elementos básicos como la interacción, la contribución individual (discusión entre los alumnos), la coordinación grupal, etc. Se espera que participen activamente, que vivan el proceso y se apropien de él. Dicha metodología está muy relacionada con el método de Pestalozzi que se basa en la acción, porque el niño encuentra por si solo los diversos elementos del saber al igual que está muy relacionado con la Pedagogía de Froebel ya que considera al niño como un ser al que hay que despertar mediante estímulos para dar a lugar a una actividad creadora de conocimientos.

  1. Es otra forma de evaluar al alumno, no solamente desde un punto de vista académico sino personal, puesto que se le da mucha importancia a la “actitud”.
  2. Precisamente este tipo de metodología permite el desarrollo de habilidades sociales al exigir la aceptación de otra persona como cooperante en la labor común de construir conocimientos.

Por tanto, se valora no solo los factores conceptuales y procedimentales sino además los actitudinales. Verdaderamente a pesar de la gran evolución de los roles del docente y discente, en determinadas ocasiones el docente prioriza como objetivo conseguir dar la materia sin tener en cuenta el ritmo de los alumnos, sus intereses, etc.

BACAICOA GANUZA, F. (1998). Conflicto cognitivo y aprendizaje, Universidad del País Vasco, Bilbao. BARRÓN RUIZ, A. (1997). Aprendizaje por descubrimiento: análisis crítico y reconstrucción teórica. Amarú, Salamanca. MONEREO FONT, C. (2002). Entramados: métodos de aprendizaje cooperativo y colaborativo, Edebé, Barcelona.

Otros artículos sobre

EFDeportes.com, Revista Digital · Año 17 · N° 167 | Buenos Aires, Abril de 2012 © 1997-2012 Derechos reservados

Papel del alumno en el ámbito educativo respecto a modelos anteriores del discente
Ver respuesta completa

¿Cuál es el papel de un profesor?

Resumen – Este ensayo presenta un análisis crítico teórico sobre la labor docente en relación con las innovaciones pedagógicas, para lo que se realiza una revisión bibliográfica sobre los aportes de autores como Rojas (2019); González-Monteagudo (2020); López (2018); Urcid y Rojas (2018); Díaz-Barriga (2010), entre otros, que ayudan a cumplir con el objetivo de fundamentar la importancia del rol docente y las innovaciones pedagógicas en la transformación educativa.

Las innovaciones pedagógicas son un elemento indispensable para la calidad educativa, pues estas deben emerger de la praxis educativa y se desarrollan simultáneamente con el contexto de una sociedad cambiante. En este contexto, los profesores tienen un rol fundamental, pues son los principales responsables del proceso de enseñanza aprendizaje.

La labor docente no debe centrarse únicamente en el desarrollo de contenidos, sino contribuir al desarrollo holístico de los estudiantes, considerando sus ventajas y limitaciones. Es así como un docente, puede transformar la realidad de muchos contextos educativos cuando aporta desde una perspectiva diferente a través de un análisis crítico y reflexivo.
Ver respuesta completa

¿Qué es un profesor y cuál es su función?

La funcin docente es aquella de carcter profesional que implica la realizacin directa de los procesos sistemticos de enseanza – aprendizaje, lo cual incluye el diagnstico, la planificacin, la ejecucin y la evaluacin de los mismos procesos y sus resultados, y de otras actividades educativas dentro del marco del proyecto educativo institucional de los establecimientos educativos.

La funcin docente, adems de la asignacin acadmica, comprende tambin las actividades curriculares no lectivas, el servicio de orientacin estudiantil, la atencin a la comunidad, en especial de los padres de familia de los educandos; las actividades de actualizacin y perfeccionamiento pedaggico; las actividades de planeacin y evaluacin institucional; otras actividades formativas, culturales y deportivas, contempladas en el proyecto educativo institucional; y las actividades de direccin, planeacin, coordinacin, evaluacin, administracin y programacin relacionadas directamente con el proceso educativo.

Las personas que ejercen la funcin docente se denominan genricamente educadores, y son docentes y directivos docentes.( Art.4 Decreto 1278 de 2002).
Ver respuesta completa

¿Quién realiza la función de educar el alumno o el profesor?

En qué consiste el rol docente – La persona que cumple el rol docente se encarga de educar a otras, En el sentido más básico, brindar educación consiste en suministrar información y desarrollar explicaciones para que los alumnos estén en condiciones de asimilar los contenidos. Cual Es El Papel Del Alumno En La Educacion La contención emocional y afectiva de los alumnos es parte del rol docente. Puede servirte: Docente
Ver respuesta completa

¿Cuál es el rol del docente y estudiante en la educación virtual?

Sus funciones principales serán las de guiar, estimular y colaborarle al estudiante en su proceso de aprendizaje, además de evaluar sus resultados obtenidos, con relación a una materia concreta o conocimiento específico.
Ver respuesta completa