Cual Es El Objetivo Del Programa De Educacion Inicial?

Cual Es El Objetivo Del Programa De Educacion Inicial
La Secretaría de Educación Pública considera a la educación inicial como el servicio educativo que se brinda a niños menores de cuatro años de edad, con el propósito de potencializar su desarrollo integral y armónico, en un ambiente rico en experiencias formativas, educativas y afectivas, lo que le permitirá adquirir
Ver respuesta completa

¿Cuál es el objetivo del programa de educación preescolar?

Las niñas y los niños tienen capacidades que desarrollan desde muy tempranas edades: piensan y se expresan, hacen preguntas porque quieren aprender, elaboran explicaciones, interactúan con sus pares, aprenden mientras se desarrollan. La implementación de la reforma en Educación Preescolar ha planteado grandes desafíos a las educadoras y al personal directivo.

El avance en la consolidación de este proceso de cambio requirió introducir modificaciones específicas al Programa de Educación Preescolar 2004, sin alterar sus postulados ni características esenciales, para ajustar y contar hoy con un currículo actualizado, congruente, relevante, pertinente y articulado con los dos niveles que le siguen (primaria y secundaria); en este sentido, se le da continuidad al proceso.

La finalidad de la reforma en este nivel está orientada a la transformación de las prácticas educativas, así como de las formas de organización y funcionamiento de los planteles. En el Jardín de Niños los pequeños deben tener oportunidades que los hagan usar las capacidades que ya poseen y continuar desplegándolas, por ello, la acción de la educadora es un factor clave porque establece el ambiente, plantea las situaciones didácticas y busca motivos diversos para despertar el interés de los alumnos e involucrarlos en actividades que les permitan avanzar en el desarrollo de sus competencias.

  1. En este espacio encontrarán información sobre las acciones realizadas en el proceso de reforma a la Educación Preescolar, así como las características del Programa, materiales para la formación profesional del personal docente, técnico y directivo.
  2. Sugerencias bibliográficas para profundizar en el conocimiento de los Campos Formativos.

Experiencias del trabajo pedagógico en el aula y en la escuela. Esperamos que la información sea de su interés. Las opiniones y sugerencias que nos brinden sobre el sitio, son muy importantes para mejorar nuestro trabajo. El Programa de Estudio 2011 es nacional, de observancia general en todas las modalidades y centros de Educación Preescolar, sean de sostenimiento público o particular, y tiene las siguientes características: Establece propósitos para la Educación Preescolar En virtud de que no existen patrones estables o típicos respecto al momento en que las niñas y los niños logran algunas capacidades, los propósitos del programa expresan los logros que se espera tengan los niños como resultado de cursar los tres grados que constituyen este nivel educativo.

  • En cada grado, la educadora diseñará actividades con niveles distintos de complejidad en las que habrá de considerar los logros que cada niño y niña ha conseguido y sus potencialidades de aprendizaje, para garantizar su consecución al final de la Educación Preescolar.
  • Los propósitos educativos se especifican en términos de competencias que los alumnos deben desarrollar El programa se enfoca al desarrollo de competencias de las niñas y los niños que asisten a los centros de Educación Preescolar, y esta decisión de orden curricular tiene como finalidad principal propiciar que los alumnos integren sus aprendizajes y los utilicen en su actuar cotidiano.

Además, establece que una competencia es la capacidad que una persona tiene de actuar con eficacia en cierto tipo de situaciones mediante la puesta en marcha de conocimientos, habilidades, actitudes y valores. La selección de competencias que incluye el programa se sustenta en la convicción de que las niñas y los niños ingresan a la escuela con un acervo importante de capacidades, experiencias y conocimientos que han adquirido en los ambientes familiar y social en que se desenvuelven, y de que poseen enormes potencialidades de aprendizaje.

En el trabajo educativo deberá tenerse presente que una competencia no se adquiere de manera definitiva: se amplía y se enriquece en función de la experiencia, de los retos que enfrenta el individuo durante su vida, y de los problemas que logra resolver en los distintos ámbitos en que se desenvuelve.

En virtud de su carácter fundamental, un propósito de la Educación Preescolar es el trabajo sistemático para el desarrollo de las competencias (por ejemplo, que los alumnos se desempeñen cada vez mejor, y sean capaces de argumentar o resolver problemas), pero también lo es de la educación primaria y de la secundaria; al ser aprendizajes valiosos en sí mismos, constituyen también los fundamentos del aprendizaje y del desarrollo personal futuros.

Centrar el trabajo en el desarrollo de competencias implica que la educadora haga que las niñas y los niños aprendan más de lo que saben acerca del mundo y sean personas cada vez más seguras, autónomas, creativas y participativas; ello se logra mediante el diseño de situaciones didácticas que les impliquen desafíos: que piensen, se expresen por distintos medios, propongan, distingan, expliquen, cuestionen, comparen, trabajen en colaboración, manifiesten actitudes favorables hacia el trabajo y la convivencia, etcétera.

El programa tiene carácter abierto La naturaleza de los procesos de desarrollo y aprendizaje, así como la diversidad social y cultural del país, hace sumamente difícil establecer una secuencia detallada de situaciones didácticas o tópicos de enseñanza, por lo cual el programa no presenta una secuencia de actividades o situaciones que deban realizarse sucesivamente con las niñas y los niños.

En este sentido, el programa tiene un carácter abierto, lo que significa que la educadora es responsable de establecer el orden en que se abordarán las competencias propuestas para este nivel educativo, y seleccionar o diseñar las situaciones didácticas que considere convenientes para promover las competencias y el logro de los aprendizajes esperados.

Asimismo, tiene libertad para seleccionar los temas o problemas que interesen a los alumnos y propiciar su aprendizaje. De esta manera, serán relevantes en relación con las competencias a favorecer y pertinentes en los diversos contextos socioculturales y lingüísticos.

Aprendan a regular sus emociones, a trabajar en colaboración, resolver conflictos mediante el diálogo y a respetar las reglas de convivencia en el aula, en la escuela y fuera de ella, actuando con iniciativa, autonomía y disposición para aprender.Adquieran confianza para expresarse, dialogar y conversar en su lengua materna; mejoren su capacidad de escucha, y enriquezcan su lenguaje oral al comunicarse en situaciones variadas.Desarrollen interés y gusto por la lectura, usen diversos tipos de texto y sepan para qué sirven; se inicien en la práctica de la escritura al expresar gráficamente las ideas que quieren comunicar y reconozcan algunas propiedades del sistema de escritura.Usen el razonamiento matemático en situaciones que demanden establecer relaciones de correspondencia, cantidad y ubicación entre objetos al contar, estimar, reconocer atributos, comparar y medir; comprendan las relaciones entre los datos de un problema y usen estrategias o procedimientos propios para resolverlos.Se interesen en la observación de fenómenos naturales y las características de los seres vivos; participen en situaciones de experimentación que los lleven a describir, preguntar, predecir, comparar, registrar, elaborar explicaciones e intercambiar opiniones sobre procesos de transformación del mundo natural y social inmediato, y adquieran actitudes favorables hacia el cuidado del medio.Se apropien de los valores y principios necesarios para la vida en comunidad, reconociendo que las personas tenemos rasgos culturales distintos, y actúen con base en el respeto a las características y los derechos de los demás, el ejercicio de responsabilidades, la justicia y la tolerancia, el reconocimiento y aprecio a la diversidad lingüística, cultural, étnica y de género.Usen la imaginación y la fantasía, la iniciativa y la creatividad para expresarse por medio de los lenguajes artísticos (música, artes visuales, danza, teatro) y apreciar manifestaciones artísticas y culturales de su entorno y de otros contextos.Mejoren sus habilidades de coordinación, control, manipulación y desplazamiento; practiquen acciones de salud individual y colectiva para preservar y promover una vida saludable, y comprendan qué actitudes y medidas adoptar ante situaciones que pongan en riesgo su integridad personal.

Los procesos de desarrollo y aprendizaje infantil tienen un carácter integral y dinámico basado en la interacción de factores internos (biológicos y psicológicos) y externos (sociales y culturales); sólo por razones de orden analítico o metodológico se distinguen campos del desarrollo, porque en la realidad éstos se influyen mutuamente.

  • Al participar en experiencias educativas, las niñas y los niños ponen en práctica un conjunto de capacidades de distinto orden (afectivo y social, cognitivo y de lenguaje, físico y motriz) que se refuerzan entre sí.
  • En general, y simultáneamente, los aprendizajes abarcan distintos campos del desarrollo humano; sin embargo, según el tipo de actividades en que participen, el aprendizaje puede concentrarse de manera particular en algún campo específico.

El programa de Educación Preescolar se organiza en seis campos formativos, denominados así porque en sus planteamientos se destaca no sólo la interrelación entre el desarrollo y el aprendizaje, sino el papel relevante que tiene la intervención docente para lograr que los tipos de actividades en que participen las niñas y los niños constituyan experiencias educativas.

Los campos formativos permiten identificar en qué aspectos del desarrollo y del aprendizaje se concentran (lenguaje, pensamiento matemático, mundo natural y social, etcétera) y constituyen los cimientos de aprendizajes más formales y específicos que los alumnos estarán en condiciones de construir conforme avanzan en su trayecto escolar, y que se relacionan con las disciplinas en que se organiza el trabajo en la educación primaria y la secundaria.

Los campos formativos facilitan a la educadora tener intenciones educativas claras (qué competencias y aprendizajes pretende promover en sus alumnos) y centrar su atención en las experiencias que es importante que proponga.

Lenguaje y Comunicación: En la Educación Preescolar el uso del lenguaje para favorecer las competencias comunicativas en las niñas y los niños debe ser una prioridad como parte del trabajo específico e intencionado en este campo formativo, pero también en todas las actividades escolares. Este campo formativo se organiza en dos aspectos: Lenguaje oral:

Obtiene y comparte información mediante diversas formas de expresión oral.Utiliza el lenguaje para regular su conducta en distintos tipos de interacción con los demás.Escucha y cuenta relatos literarios que forman parte de la tradición oral.Aprecia la diversidad lingüística de su región y su cultura.

Lenguaje escrito:

Utiliza textos diversos en actividades guiadas o por iniciativa propia, e identifica para qué sirven.Expresa gráficamente las ideas que quiere comunicar y las verbaliza para construir un texto escrito con ayuda de alguien.Reconoce características del sistema de escritura al utilizar recursos propios (marcas, grafías, letras) para expresar por escrito sus ideas.Selecciona, interpreta y recrea cuentos, leyendas y poemas, y reconoce algunas de sus características.

Exploración y Conocimiento del Mundo: Este campo formativo se dedica, fundamentalmente, a favorecer en las niñas y los niños el desarrollo de las capacidades y actitudes que caracterizan al pensamiento reflexivo, mediante experiencias que les permitan aprender sobre el mundo natural y social; se organiza en dos aspectos relacionados, fundamentalmente, con el desarrollo de actitudes y capacidades necesarias para conocer y explicarse el mundo: Mundo natural, y Cultura y vida social. A continuación se presentan las competencias y los aprendizajes que se pretende logren las niñas y los niños en cada uno de los aspectos: Mundo Natural:

Observa características relevantes de elementos del medio y de fenómenos que ocurren en la naturaleza; distingue semejanzas y diferencias, y las describe con sus propias palabras.Busca soluciones y respuestas a problemas y preguntas sobre el mundo natural.Formula suposiciones argumentadas sobre fenómenos y procesos.Entiende en qué consiste un experimento y anticipa lo que puede suceder cuando aplica uno de ellos para poner a prueba una idea.Identifica y usa medios a su alcance para obtener, registrar y comunicar información.Participa en acciones de cuidado de la naturaleza, la valora y muestra sensibilidad y comprensión sobre la necesidad de preservarla.

Cultura y Vida Social:

Establece relaciones entre el presente y el pasado de su familia y comunidad a partir de objetos, situaciones cotidianas y prácticas culturales.Distingue algunas expresiones de la cultura propia y de otras, y muestra respeto hacia la diversidad.Participa en actividades que le hacen comprender la importancia de la acción humana en el mejoramiento de la vida familiar, en la escuela y en la comunidad.

Desarrollo Personal y Social: Este campo se refiere a las actitudes y capacidades relacionadas con el proceso de construcción de la identidad personal y de las competencias emocionales y sociales. La comprensión y regulación de las emociones y la capacidad para establecer relaciones interpersonales son procesos estrechamente relacionados, en los cuales las niñas y los niños logran un dominio gradual como parte de su desarrollo personal y social. Este campo formativo se organiza en dos aspectos relacionados con los procesos de desarrollo infantil: Identidad personal y Relaciones interpersonales. A continuación se presentan las competencias y los aprendizajes que se pretende logren las niñas y los niños en cada uno de los aspectos. Identidad Personal:

Reconoce sus cualidades y capacidades y desarrolla su sensibilidad hacia las cualidades y necesidades de otros.Actúa gradualmente con mayor confianza y control de acuerdo con criterios, reglas y convenciones externas que regulan su conducta en los diferentes ámbitos en que participa.

Relaciones Interpersonales:

Acepta a sus compañeras y compañeros como son, y comprende que todos tienen responsabilidades y los mismos derechos, los ejerce en su vida cotidiana y manifiesta sus ideas cuando percibe que no son respetados.Establece relaciones positivas con otros, basadas en el entendimiento, la aceptación, y la empatía.

Pensamiento Matemático: El desarrollo de las capacidades de razonamiento en los alumnos de educación preescolar se propicia cuando realizan acciones que les permiten comprender un problema, reflexionar sobre lo que se busca, estimar posibles resultados, buscar distintas vías de solución, comparar resultados, expresar ideas y explicaciones y confrontarlas con sus compañeros. Ello no significa apresurar el aprendizaje formal de las matemáticas, sino potenciar las formas de pensamiento matemático que los pequeños poseen hacia el logro de las competencias que son fundamento de conocimientos más avanzados, y que irán construyendo a lo largo de su escolaridad. Este campo formativo se organiza en dos aspectos relacionados con la construcción de nociones matemáticas básicas: Número, y Forma, espacio y medida. A continuación se presentan las competencias y los aprendizajes que se pretende logren las niñas y los niños en cada uno de los aspectos. Número:

Utiliza los números en situaciones variadas que implican poner en práctica los principios del conteo.Resuelve problemas en situaciones que le son familiares y que implican agregar, reunir, quitar, igualar, comparar y repartir objetos.Reúne información sobre criterios acordados, representa gráficamente dicha información y la interpreta.

Forma, espacio y medida:

Utiliza los números en situaciones variadas que implican poner en práctica los principios del conteo.Resuelve problemas en situaciones que le son familiares y que implican agregar, reunir, quitar, igualar, comparar y repartir objetos.Reúne información sobre criterios acordados, representa gráficamente dicha información y la interpreta.

Desarrollo Físico y Salud: Durante la Educación Preescolar, las niñas y los niños pueden iniciarse en la actividad física sistemática, experimentar la sensación de bienestar que produce el hecho de mantenerse activos y tomar conciencia de las acciones que pueden realizar para mantenerse saludables y prevenir enfermedades. La promoción y el cuidado de la salud implica que las niñas y los niños aprendan, desde pequeños, a actuar para mejorarla y a tener un mejor control de ella, y que adquieran ciertas bases para lograr, a futuro, estilos de vida saludable en el ámbito personal y social.

You might be interested:  Como Veo En Que Escuela Le Toca A Mi Hijo?

Este campo formativo se organiza en dos aspectos relacionados con las capacidades que implica el desarrollo físico y las actitudes y conocimientos básicos vinculados con la salud: Coordinación, fuerza y equilibrio, y Promoción de la salud. A continuación se presentan las competencias y los aprendizajes que se pretende logren las niñas y los niños en cada uno de los aspectos.

Coordinación, fuerza y equilibrio:

Mantiene el control de movimientos que implican fuerza, velocidad y flexibilidad en juegos y actividades de ejercicio físico.Utiliza objetos e instrumentos de trabajo que le permiten resolver problemas y realizar actividades diversas.

Promoción de la salud:

Practica medidas básicas preventivas y de seguridad para preservar su salud, así como para evitar accidentes y riesgos en la escuela y fuera de ella.Reconoce situaciones que en la familia o en otro contexto le provocan agrado, bienestar, temor, desconfianza o intranquilidad y expresa lo que siente.

Expresión y Apreciación Artísticas: Este campo formativo está orientado a potenciar en las niñas y los niños la sensibilidad, la iniciativa, la curiosidad, la espontaneidad, la imaginación, el gusto estético y la creatividad mediante experiencias que propicien la expresión personal a partir de distintos lenguajes, así como el desarrollo de las capacidades necesarias para la interpretación y apreciación de producciones artísticas.

Este campo formativo se organiza en cuatro aspectos relacionados con los lenguajes artísticos: Expresión y apreciación musical, Expresión corporal y apreciación de la danza, Expresión y apreciación visual, y Expresión dramática y apreciación teatral. A continuación se presentan las competencias y los aprendizajes que se pretende logren las niñas y los niños en cada uno de los aspectos.

Expresión y apreciación musical:

Expresa su sensibilidad, imaginación e inventiva al interpretar canciones y melodías.Comunica las sensaciones y los sentimientos que le producen los cantos y la música que escucha.

Expresión y apreciación visual:

Expresa ideas, sentimientos y fantasías mediante la creación de representaciones visuales, usando técnicas y materiales variados.Comunica sentimientos e ideas que surgen en él o ella al contemplar obras pictóricas, escultóricas, arquitectónicas fotográficas y cinematográficas.

Expresión corporal y apreciación de la danza:

Expresa, por medio del cuerpo, sensaciones y emociones en acompañamiento del canto y de la música.Explica y comparte con otros las sensaciones y los pensamientos que surgen en él o ella al realizar y presenciar manifestaciones dancísticas.

Expresión dramática y apreciación teatral:

Expresa mediante el lenguaje oral, gestual y corporal situaciones reales o imaginarias en representaciones teatrales sencillas.Conversa sobre ideas y sentimientos que le surgen al observar representaciones teatrales.

Ver respuesta completa

¿Qué objetivos tiene el programa de atención a la primera infancia?

AMEI-WAECE

  • NUESTRO MODELO DE CENTRO
  • CAPITULO 4
  • DEL CONCEPTO, OBJETIVOS Y FINES DE LA EDUCACIÓN DE LA PRIMERA INFANCIA
  • Con arreglo a lo anterior, podemos establecer como educación de la primera infancia al sistema de influencias educativas estructurado, elaborado, organizado y dirigido para la consecución de los logros del desarrollo armónico de todos los niños desde el nacimiento hasta su tránsito a la educación escolar.
  • Esta educación de la primera infancia se desarrolla mediante modalidades denominadas formales, institucionales o convencionales, y mediante otras formas o vías no formales, no escolarizadas o no convencionales.

La vía formal o institucional se caracteriza porque se desarrolla en una institución particularmente creada para potenciar al máximo la intencionalidad educativa, lo cual implica el papel directo y permanente del educador, y la elaboración de un currículo específico para esa comunidad educativa.

  1. Tal es el caso de las guarderías o salas cunas, los centros o jardines infantiles, la escuela infantil, los kindergartens y pre-kinders, entre sus diversas denominaciones.
  2. Estas instituciones incluyen la participación de la familia y otras instituciones comunitarias, pero destacan el papel permanente del educador como planificador, ejecutor y evaluador de todo el proceso educativo.

La vía no formal o no institucional, a veces también llamada alternativa, no convencional y no escolarizada, tiene como característica principal que el educador disminuye su papel protagónico en todo el desarrollo curricular, y lo comparte con otros agentes educativos, que generan importantes espacios de participación, desde el diagnóstico hasta la evaluación, y donde asume el papel de promotor, asesor o coordinador de todo lo que concierne al trabajo pedagógico, siendo su papel mas indirecto.

Estas vías tienen numerosas modalidades, que van desde servicios no formales organizados como tal, hasta programas de capacitación para los adultos orientados a mejorar sus potencialidades como padres, promotores, cuidadores, entre otros, y que pueden o no estar insertados dentro de los sistemas educativos.

Asimismo, esta educación de la primera infancia puede estar administrada por el Estado, por organizaciones no gubernamentales, o por el sector privado, bajo autorización de los gobiernos. Sea cual sea la vía que se adopte, el objetivo final ha de ser el desarrollo integral el niño,

  1. Los Estados Partes convienen en que la educación del niño debe de estar encaminada a:
  2. a) Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades.
  3. b) Inculcar al niño el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas;
  4. c) Inculcar al niño el respeto de sus padres, de su propia identidad cultural, de su idioma y sus valores, de los valores nacionales del país en que vive, del país de que sea originario y de las civilizaciones distintas de la suya;
  5. d) Preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena;
  6. e) Inculcar al niño el respeto del medio ambiente natural.

Si bien no es una definición, sino “a lo que debe de estar encaminada” enmarca y define perfectamente que debemos entender hoy por educación. Hoy se define educación como aquella ofrecida al niño para su desarrollo integral en los aspectos fisicos, psiquicos y espiritual, a través de experiencias de socialización pedagógica y recreativa,

  • Y ello sea cual sea la edad del niño.
  • Es una definición valida desde el mismo momento del nacimiento.
  • Podrá variar las metodologías a utilizar, pero la esencia del concepto permanecerá durante toda la vida.
  • Obviamente la educación primaria tendrá sus propias peculiaridades, como lo tiene la educación universitaria, o la educación de adultos, pero el fin es el mismo: el desarrollo integral del individuo al máximo de las posibilidades que la condición genética le permita,

Esta última consideración nos llevaría a realizar un análisis comparativo entre la “educación en los distintos tramos de edad” para concluir, sin duda, que siempre es educación, aunque varíen las metodologías, los tiempos de actividades y las formas.

Cada una de ellas es distinta a las demás pero todas tienen el mismo denominador común, lo que reafirma una vez más la conclusión del Informe de OCDE de la necesidad de un ministerio de referencia (que desde luego no puede ser mas que el de educación) así como un trato igualitario con el resto de etapas del sistema educativo.

Parece muy claro que el concepto educación hay que entenderlo como « potenciación de las facultades que la naturaleza le depara al niño» y no como mero transmisor de conocimientos Hoy nuestra actuación debe de estar encaminada a que los niños encaminada a que los niños aprendan a ser ellos mismos (aprender a SER ) aprendan a comprender, tanto en los aspectos de tipo social (aprender a VIVIR JUNTOS ) como meramente cognitivo (aprender a CONOCER, y a HACER),y todo ello hasta el máximo de las posibilidades que la naturaleza ha dotado al niño.4.1.-De la terminología El campo de la Primera Infancia se conoce con distintos nombres, tanto en diferentes países como dentro de uno mismo, según las variadas referencias utilizadas por los diversos actores.

Las organizaciones internacionales tampoco tienen una expresión de común, lo que provoca un debate sobre qué nombre usar cada vez que se elabora un documento interinstitucional. Los investigadores han intentado unificar el campo bajo una sola etiqueta, aunque sin éxito. Sin duda este galimatías terminológico está estrechamente relacionado con el enfoque conceptual que se tenga de esta etapa, así como de la proyección de lo que deben ser, abarcar o concluir, los sistemas de influencias educativas para estas edades.

En este sentido la denominación si tiene una importancia conceptual grande, siendo preciso encontrar formulas de consenso internacional. Es algo más que un simple problema gramatical o una mera cuestión semántica, y se imbrica muy estrechamente con la propia concepción de la edad, de sus particularidades, y de hacia donde ha de dirigirse el sistema de influencias educativas que permita la consecución de los logros del desarrollo y la manifestación de todas las potencialidades físicas y psíquicas de los niños en esta etapa de la vida.

  1. Igualmente esta interrelacionado con las causas y condiciones, que explican el fenómeno del desarrollo y su vinculación con el proceso de educación, y en sentido más estricto, con el de la estimulación en las primeras edades.
  2. Así, cuando se habla de estos sistemas de influencias relacionados con los años iniciales se mencionan los términos de estimulación precoz, de estimulación temprana, de estimulación adecuada, de estimulación oportuna.

Pero también se utilizan los de educación temprana y de educación inicial, preescolar e infantil, en estrecha relación con los anteriores, y que pueden o no abarcar a los mencionados en primer lugar. Recientemente, y en estrecha relación de esta etapa con la conciliación de la vida familiar y laborar, vuelve a surgir la idea primitiva de “guardería” apareciendo el termino “cuidado” antes o después del término educación.

  1. Un término muy utilizado ha sido el de estimulación precoz, pero el mismo ha sido fuertemente criticado, y va siendo cada vez menos usado, a pesar de que en un momento surgió con gran fuerza, por la implicación que tiene de adelantarse al momento en que la estimulación es apropiada.
  2. El termino más difundido es el de estimulación temprana, que, sin embargo, también tiene sus detractores, que lo señalan como parcialmente inadecuado, por considerar que la problemática no radica en proporcionar la estimulación en un momento dado, sino que lo que importa es la oportunidad en la que esta estimulación se imparta.

De ahí se deriva un término acuñado principalmente por los neoconductistas, que es el de la estimulación oportuna, a veces llamado adecuada, aunque semánticamente no significan lo mismo. De ahí que se le señale considerar no solo el momento en que esta se aplique, sino que sea “adecuada”, Por eso a veces se hable de estimulación adecuada, para indicar el momento y la oportunidad.

Luego está el termino de educación temprana, lo cual nos conduce a la relación entre estimulación y educación, tanto en lo que se refiere a la interpretación de esta relación como al período que la misma abarca. En gran parte de la bibliografía, fundamentalmente la referida a los niños con necesidades educativas especiales, cuando se habla de educación temprana se está refiriendo a la educación a promover en toda la etapa de 0 a 6 años, y no exclusivamente a la de los tres primeros años de la vida.

Esto igualmente ha sido defendido por aquellos que usan el término de educación inicial y/o infantil, o educación de los niños y niñas desde su nacimiento a los seis años, en sustitución de la expresión “preescolar” que tiende a supeditar esta etapa del desarrollo a la siguiente, la escolar, como si fuera un apéndice o una etapa preparatoria y sin significación en sí misma.

  • Lo más curioso de este galimatías es que en algunos países de Latinoamérica, se designa por educación inicial solamente a la de los tres primeros años de edad, coexistiendo con el más difundido de educación preescolar para niños de cuatro a seis años.
  • Esta misma situación se da en los países de habla inglesa, en el que se habla de “Early chilhood education” y “Pre – school education” para denotar esta diferenciación.

Consideración aparte del adjetivo, educación significa la consecución en los niños de aquellos rasgos y particularidades de la personalidad que propicien su desarrollo multilateral y armónico: multilateral referido a los logros que se alcanzan en las diferentes esferas del desarrollo, tanto desde el punto de vista físico, sociomoral, cognoscitivo y estético, y armónico, por el equilibrio que debe mantenerse entre estas esferas del desarrollo.

A lo que se añade una cuestión fundamental: para todos los niños de la edad en esa sociedad dada. Dentro de esta vertiente suele llamarse entonces educación temprana, al sistema de influencias educativas para los niños desde el nacimiento hasta los tres años, momento del surgimiento de la crisis de esta edad, tan significativa para los educadores en el centro de educación de la primera infancia.

Partiendo del criterio de la definición general de la educación, y de lo que esto implica, dentro del término de educación temprana necesariamente tiene que estar inmerso el de estimulación temprana, no habiendo contradicciones entre uno y otro, uno más referido al concepto de educación, el otro más cercano al proceso de estimulación.

Se acepte o no sustituir el término de estimulación temprana por el de educación temprana, lo que sí ha de quedar claro que la estimulación temprana es para la consecución de los logros en todos los niños, e implica técnicamente no solo la estimulación sensorial, afectiva y motriz, sino todos los demás aspectos que implica el desarrollo multilateral y armónico de los niños.

Así, cualquier programa de estimulación verdaderamente científico no solamente debe considerar la acción sobre el componente sensoperceptual, cognoscitivo, afectivo y motor, sino también lo sociomoral, lo estético, la formación de hábitos y organización de la conducta, los motivos, entre otros tantos aspectos, y que tienen su base fundamental muchos de ellos en estas etapas del desarrollo.

Y enfocarse para todos los niños de una sociedad dada, independientemente de que, por las diferencias individuales, unos alcanzarán un nivel de logros diferente a los otros, pero partiendo de las mismas oportunidades. Dada la componente asistencial que de siempre ha tenido este tramo de edad, nos encontramos con el termino: Cuidado y Educación de la Primera Infancia (ECCE) es una ampliación de la Educación de la Primera Infancia, que agrega el componente cuidado,

O bien, se puede cambiar el orden a Educación y Cuidado de la Primera Infancia (ECEC) para conservar el énfasis en la educación. También existe el término Cuidado de la Primera Infancia (ECC) sin el componente educación: En el mundo en vías de desarrollo, el Cuidado de la Primera Infancia tiende a asociarse con atención a la salud, nutrición e higiene del niño, mientras que en el mundo desarrollo con frecuencia se entiende como un servicio social prestado a mujeres laboralmente activas con hijos de corta edad.

  1. Otro término de creciente popularidad es Desarrollo de la Primera Infancia (ECD) Éste, enfatiza el enfoque holístico que incluye tanto el desarrollo físico, emocional y social, como el cognitivo.
  2. Si bien el término Desarrollo de la Primera Infancia es algo evasivo, por el hecho de ser integral y estar centrado en el niño – no en el agente social o en el proceso de cuidado o de educación – ha ganado terreno como uno de los términos más genéricos en este campo.
You might be interested:  Cómo Hacer Un Justificante Para La Escuela?

Una variante común de este término es Cuidado y Desarrollo de la Primera Infancia (ECCD) que, una vez más, intenta salvar la brecha entre cuidado y desarrollo/educación. Aceptando los diferentes enfoques conceptuales, cabría entonces preguntarse de si es posible encontrar un término que pudiera ser capaz de alcanzar un consenso general para la denominación de la edad, sin que esté permeado por los definidos para los sistemas de influencias educativas o laborales.

Obviamente para encontrar este termino debería de primar los interés del niño, que tal y como se exponía en la declaración de Jomntien enumerada en el capitulo anterior afirma que la educación comienza con el nacimiento. Parece mas lógico que a esta etapa la denominemos “educación de la primera infancia”, y se centre el debate conceptual a posteriori, definiendo que hemos de entender y desarrollar en estos primeros años, así como hay que conciliar la vida familiar y laboral, que si bien inciden sobre el niño, le es un problema ajeno.

Sería un paso importante eliminar una discusión que por su esencia, a veces se torna bizantina y sin gran fundamento, y encontrar un consenso entre los distintos enfoques fundamentalmente, entre el equilibrio cuidado/educacion/conciliación de vida laboral y familiar pero sobre todo analizando las necesidades y lo que sea mejor para el propio desarrollo de los niños, con independencia de razones laborales o economicistas.4.2.-Objetivos generales de la educación de la primera infancia

  • A la educación de la primera infancia le corresponden tres tareas fundamentales que constituyen la base esencial sobre la que puede lograrse todo el posterior desarrollo, y que aparecen de una forma u otra reflejadas en la mayoría de los sistemas educativos. Estas tareas son:
  • q Lograr el desarrollo multilateral y armónico de los niños, así como la más sana formación de su personalidad.
  • q Fortalecer sus habilidades como sujeto que aprende, y posibilitar la formación de intereses cognoscitivos.
  • q Preparar a estos niños de manera efectiva para su ingreso a la escuela y la continuidad escolar.

En el caso de la educación de la primera infancia se plantea en la actualidad como el objetivo más general ” el máximo desarrollo de todas las potencialidades físicas y psíquicas de los niños de la edad”, partiendo de lo que es propio y característico de esta etapa evolutiva del desarrollo.

Este planteamiento es de singular importancia, pues expresa en sí mismo una posición frente a la tendencia de la “aceleración de la enseñanza” (contenidos de edades superiores que se conciben para las primeras edades en formas mas simplificadas) que puede resultar en extremo nocivos para la integridad física y psíquica de los niños de estas edades.

Esta etapa, de contenidos propios, ha de cumplir unos objetivos que ya el profesor Gaston Mialaret en el informe que a tal efecto realiza para la UNESCO en el año 1.979 analiza: Objetivos sociales: Desde su nacimiento, el niño se desarrolla en el medio familiar, que le es indispensable para su evolución.

  • De la calidad de ese medio, y sobre todo, de la calidad de las relaciones sociales que se establezcan entre los padres y el niño, dependerá la riqueza y la coherencia de la personalidad.
  • Ahora bien, como lo ha demostrado perfectamente el gran psicólogo Henri Wallon, el “yo” del niño no puede desarrollarse más que en relación con el de los demás, y en esta dialéctica incesante del “yo” y del “otro” es donde hay que buscar en parte la explicación de la evolución psicológica,

El desarrollo de las diversas formas de sociabilidad constituye, pues, un objetivo importante para la educación de la primera infancia, A este respecto, procede mencionar todos los resultados de los trabajos científicos sobre la influencia del medio social y más especialmente sobre la del medio familiar.

  1. Se sabe ya perfectamente que los estímulos de todo tipo que recibe el niño constituyen los elementos indispensables del desarrollo de su lenguaje.
  2. Según el estilo de vida de la familia, las relaciones que existan entre los padres y los hijos, el tiempo que dediquen aquéllos a la educación de éstos, la adquisición del lenguaje se hará de manera distinta.

Cuando se conoce la importancia del lenguaje en la vida social, y más especialmente para el éxito escolar, se comprende claramente que las diferencias de medio social desembocan en diferencias de nivel lingüístico que a veces se interpretan como diferencias de nivel intelectual.

El niño que no tiene un buen nivel de lenguaje no siempre comprende muy bien lo que ocurre y se comporta por consiguiente como más o menos retrasado, Por consiguiente, debe asignarse un lugar importante a los ejercicios de lenguaje, a fin de que todos los niños desarrollen este medio de comunicación, indispensable para toda integración social ulterior,

Los programas de actuación con los más pequeños tienen otras funciones sociales, habida cuenta de la evolución extraordinariamente rápida de nuestro mundo actual. Hay un abismo cada vez más profundo entre el mundo natural que rodea al niño (mundo que, por lo demás, está menguando cada vez más) y el mundo en el que vivimos.

Este mundo exige una atención especial y una adaptación que movilice unos mecanismos psicosociales delicados y que el pequeño no tiene todavía plenamente desarrollados en su equipo psicobiológico. Por ello, es indispensable que una parte de la actuación con los pequeños esté dedicada a desarrollar los mecanismos biológicos, motores, psicológicos y sociales que le faltan en el momento de nacer y que van a permitirle, con ciertas posibilidades de éxito, enfrentarse a nuestra civilización contemporánea,

Así pues, mediante la organización de una vida regular de un modo relativamente flexible, mediante el respeto de los ritmos de vigilia y sueño, mediante unos esfuerzos encaminados a dar a los niños una alimentación equilibrada, mediante el equilibrio de las actividades motrices y físicas en el exterior, y las actividades de juego, en el interior, se preparará en todos los planos al niño para enfrentarse victoriosamente al mundo exterior.

  1. Objetivos educativos: Los programas de educación de la primera infancia intentarán desarrollar todas las redes de comunicación que vinculan al niño con el mundo, ya sea físico o humano,
  2. En el momento de nacer, los instrumentos que permiten al individuo entrar en contacto con el mundo exterior -es decir, sus órganos sensoriales- no están todavía listos para funcionar.

Se requiere un período más o menos largo para que lleguen a esta en condiciones de captar -y de captar bien- todas las informaciones procedentes del mundo exterior. Es preciso que todos los ejercicios y juegos propuestos a los pequeños (ya que no se trata en absoluto de lecciones, evidentemente) les permitan a la vez mejorar y ensanchar sus sistemas de recepción de los mensajes exteriores.

El hombre y el niño viven en un mundo extremadamente complejo, surcado por mensajes de todo tipo (visuales, auditivos, olfativos, gustativos, etc.), y los programas ha de ayudar a cada niño a adquirir el mayor número posible de mensajes, en las mejores condiciones posibles. Ahora bien, no se trata de limitar la atención a la actividad sensorial: esto es ya importante de por sí, pero no hay que olvidar los demás medios que permiten al niño entrar en comunicación con el mundo humano son las relaciones de tipo emocional.

Los psicólogos han demostrado plenamente que las primeras relaciones de tipo emocional que se establecen entre el niño y el mundo humano exterior se basan en unas emociones elementales que se manifiestan en sonrisas, gritos, arrebatos de cólera. Y no es porque, más adelante, surgen nuevos medios de comunicación por lo que pierden importancia las relaciones emotivas; antes por el contrario, sostendrán, provocarán y enriquecerán los demás modos de comunicación y serán la base misma de todas las emociones de orden estético, emociones que con bastante frecuencia descuidamos.

No nos comunicamos con los demás solamente mediante la palabra sino también con nuestros gestos. Nuestras actitudes y nuestras mímicas faciales constituyen una red de comunicación con el prójimo, red ésta que va a dar su tonalidad y su sentido afectivo a los mensajes verbales intercambiados. Uno de nuestros objetivos consiste en preparar a los niños a apreciar todos los matices afectivos de los mensajes, para que no se acostumbren a considerar únicamente la trama intelectual o verbal de los intercambios humanos, lo cual es una actitud que reduce considerablemente el volumen y la calidad de los intercambios.

Es preciso también que el niño aprenda a utilizar esos cauces de comunicación para expresarse y para desarrollar lo que llamamos “creatividad”. En este campo hemos de hacer un esfuerzo especial para que el niño salga “fuera de sí mismo” y se exprese y para que su personalidad se organice, estructure y desarrolle.

En contra de lo que pensaba la pedagogía tradicional, se puede incidir sobre el interior del niño no solamente desde el exterior sino también ayudándole a expresarse, ofreciéndole todas las ocasiones de creación, de invención, de imaginación, con lo que se facilitará su plenitud personal, Hemos de iniciarlos en su capacidad creadora en el plano del comportamiento y de la adaptación al mundo.

Es preciso que el niño aprenda lo antes posible a encontrar solo, es decir, con los recursos psicológicos que posee, una solución personal- cuando no original- a los problemas que se le planteen. Por consiguiente, uno de los objetivos de la educación de la primera infancia debe consistir en desarrollar en el niño la capacidad de iniciativa, la imaginación y el espíritu de descubrimiento.

  1. El niño estará más adaptado si ha descubierto él mismo, con su propia actividad, el modo de encontrar una solución a los problemas, con lo que su equilibrio psicológico será más estable.
  2. Tenemos que, ya lo hemos dicho, ya en estas edades, ayudar a niños a aprender a aprender, comprender y emprender.
  3. Semejante pedagogía de la invención, de la capacidad creadora, de la búsqueda constante de soluciones es la que debe caracterizar nuestra labor.

Esto no quiere decir que nuestros niños vayan a convertirse en pequeños genios o en inventores de cosas nuevas. Pero hay que acostumbrarlos a encontrar por sí solos las soluciones a los pequeños problemas prácticos que plantea la vida cotidiana, encauzándoles de este modo por el camino de la autonomía.

Esta última palabra -autonomía- nos lleva directamente a la tercera gran categoría de objetivos, los que se refieren al individuo en sí: su desarrollo físico. Objetivos de desarrollo (del valor preventivo): Las investigaciones demuestran que los déficits se convierten en acumulativos, El niño con déficits tendrá menos posibilidades de evolucionar hasta alcanzar niveles normales, aún en el caso de proporcionarle posteriormente dichos estímulos.

La pronta identificación y tratamiento/corrección de problemas relacionados con minusvalías físicas y mentales, desnutrición, infradesarrollo social, cognoscitivo y afectivo, etc., tendrán una solución más satisfactoria y en muchos casos definitiva en estos primeros años de la vida.

  • Esta posibilidad de actuación preventiva va a ser determinante y fundamental.
  • Los primeros años de la vida del niño son esencialmente una época de actividades espontaneas y libres, de búsquedas y descubrimientos.
  • Se trata de un período privilegiado para la observación del niño, ya sea sus actividades individuales o bien sus actividades sociales,

Se deberá seguir atentamente el desarrollo físico, motor, intelectual, afectivo y social del niño, para descubrir lo que pueda parecer que se sale del marco normal, En esa edad se puede corregir o cuidar fácilmente una ligera insuficiencia o un traumatismo; no hay que esperar a que esas perturbaciones se instalen de un modo más o menos definitivo para emprender la curación.

Desde el período de educación de la primera infancia, cabe ya iniciar unos ejercicios simples de compensación o de corrección. Sabemos ya perfectamente hoy que un pequeño defecto de articulación puede coartar la evolución del lenguaje o que una perturbación perceptiva en germen puede tener consecuencias incalculables para la evolución ulterior de la personalidad.

Es, pues, muy importante que todas los adultos que están junto al niño tomen en consideración esos objetivos de detección, compensación y reeducación simples, Cuanto antes se descubra la insuficiencia tanto más deprisa será posible corregirla, y lo que es simplemente cuestión de unos pocos ejercicios especiales en el momento en que se descubre, se convierte a menudo en el objeto de un largo tratamiento más tarde.

  • Igualmente, ha de poner los cimientos para un crecimiento saludable y armonioso,
  • Es preciso pues observar y hacer un seguimiento para que este crecimiento sea el adecuado.
  • Por otra parte, tal y como expuso y confirma el Doctor Federico Argüelles en el curso de verano de la Universidad Internacional de Andalucía en la Rábida-Huelva celebrado en 1.997, ” Una nutrición no correcta en los primeros años de la vida puede determinar el origen de una enfermedad grave.

Incidir en una más desfavorable evolución de procesos patológicos del sujeto en la edad adulta “. Esto es, la nutrición pediátrica se presenta como importante factor de prevención. Así, por ejemplo, los especialistas empiezan a hablar de la osteoporosis en la edad pediátrica.

  • Este aparente contrasentido esta más que justificado una vez confirmada la relación causa-efecto entre una inadecuada alimentación infantil, en este caso por defecto en la ingestión de calcio y enfermedades propias del adulto.
  • De la misma forma se han encontrado efecto-causa entre la nutrición pediátrica y la arteriosclerosis como origen en malos hábitos alimenticios o de ulceras que pueden prevenirse en los primeros años de la vida.

En esta línea abundan las investigaciones del profesor Eissenman de la Universidad Tomas Jefferson de Philadelphia, quien interrelaciona la nutrición pediátrica con el desarrollo del sistema nervioso. : AMEI-WAECE
Ver respuesta completa

¿Qué es programa en educación inicial?

Lawrence J. Schweinhart, PhD High/Scope Educational Research Foundation, EE.UU. Abril 2006 (Inglés). Traduccíon: febrero 2010 Versión PDF Introducción y Materia Los programas preescolares son un conjunto de actividades recurrentes especialmente preparadas para brindar cuidados y educación a los niños durante el período antes de que entren a la escuela.

Mientras el término preescolar abarca lógicamente todo el período desde el nacimiento hasta el ingreso a la escuela, algunas veces se refiere específicamente al año o los dos años anteriores al inicio escolar, lo cual en muchos países equivale a la entrada a la educación preescolar ( kindergarten ), a los cinco años de edad.

En tanto algunas familias continúan criando a sus hijos desde su nacimiento hasta los cinco años de edad en sus hogares como siempre lo han hecho, un creciente número de ellas optan por el cuidado y educación de sus niños por personas externas a su entorno familiar; en otras palabras, matriculan a sus niños en programas de educación preescolar.

  • un 40% de estos niños no recibían atención adicional y solamente recibían cuidados y educación de sus padres;
  • un 22% de ellos recibía cuidados y educación en casas de parientes. El 70% de estos cuidadores eran sus abuelos; 2
  • un 16% recibía cuidado en hogares sin que éstos fueran de parientes, lugares conocidos formalmente como casas o familias de centros abiertos;
  • un 33% recibía cuidado en jardines infantiles sin que éstos fueran de parientes. Estos establecimientos han aumentado sustancial y sostenidamente según el grupo etáreo, desde un 8% de niños menores de un año matriculados en jardines infantiles, a un 16% de niños de un año, 25% de niños de dos años, 43% de tres años y 65% de niños de cuatro años.
You might be interested:  Como Era La Educacion Hace 30 Años En Mexico?

Contexto de Investigación y Problemas Los programas preescolares han aumentado su cobertura desde mediados del siglo veinte por dos razones: una es la tendencia mundial de que las madres de niños pequeños pasan a integrar la fuerza laboral. La segunda causa es el amplio conocimiento de la evidencia que se ha acumulado sobre la importancia de la educación temprana de calidad, resultado de investigaciones recientes sobre el desarrollo del cerebro humano y de la investigación evaluativa de los programas modelos para la primera infancia.

  • El Estudio High/Scope Perry Preschool Study asignó aleatoriamente a 123 niños de escasos recursos como participantes en un programa preescolar de calidad a la edad de tres y cuatro años, y a otros no los asignó a ningún programa; luego, este estudio les realizó un seguimiento hasta los 40 años de edad. El estudio encontró que este programa preescolar de calidad tuvo considerables efectos positivos en las capacidades intelectuales de los participantes, en el compromiso con la escuela y el rendimiento escolar, finalización de la escuela preparatoria ( high shool ), así como acceso a salarios más altos, mejores empleos en la vida adulta y evitaron actividades delictivas.5 El análisis económico encontró que, en un descuento constante de 3% de 2000 dólares, el retorno económico del programa a la sociedad alcanzó los US$258.888 por participante sobre una inversión de US$15.166 por participante; es decir US$17.07 por dólar invertido.
  • El Estudio Carolina Abecedarian asignó aleatoriamente 111 bebés de familias de escasos recursos, de un promedio de edad de 4,4 meses a un programa grupal especial o a uno de calidad estándar que utilizó la organización del cuidado más común en hogares y en centros abiertos.6 Se encontró que el ingreso y participación en un programa de calidad desde la primera infancia hasta el ingreso a la escuela mejoró el rendimiento intelectual y académico de los participantes. Muy pocos participantes repitieron curso o necesitaron servicios especiales o tuvieron embarazos adolescentes; además, más participantes se graduaron de la escuela preparatoria ( high school ), y más de ellos estudiaron una carrera de cuatro años. El análisis económico encontró que en 2000 dólares descontados al 3% anual (convertidos de los 2002 dólares reportados), el costo del programa fue de US$ 34.476 por participante y produjo beneficios a la sociedad equivalentes a US$130.300 por participante, un retorno de US$3.78 por dólar invertido.7
  • El estudio longitudinal de Chicago ( Chicago Longitudinal Study ) realizó un análisis comparativo entre 989 niños de escasos recursos que asistieron a la escuela Child-Parent Centres del distrito, y un grupo de 550 de sus compañeros de curso que no asistieron a estos centros.8 Estos establecimientos ofrecieron programas preescolares de jornada parcial para niños de tres y cuatro años de edad. El grupo del programa preescolar superó al grupo que no recibió esta intervención en el rendimiento educativo y en la conducta social, tuvieron menores índices de repitencia y referencia a educación especial, así como índices menores de arrestos juveniles, seguido por una mayor incidencia de finalización de la escuela preparatoria ( high school ). El análisis económico encontró que en los 2000 dólares descontados al 3% anual (convertidos de los 1998 dólares reportados), el costo del programa alcanzó US$6.956 por participante y produjo beneficios equivalentes a US$49.564 por participante, un retorno de US$7.10 por dólar invertido.9

En los últimos años, una nueva generación de estudios preescolares rigurosos a corto plazo, que en su mayoría asigna aleatoriamente a niños al programa, o a no recibir el programa, ha producido resultados relativamente decepcionantes. Estos estudios han investigado los efectos de los programas preescolares con financiamiento público, ya sea las iniciativas Head Start tradicionales o las intervenciones especiales Head Start, así como otros programas para la infancia temprana con fondos estatales.

De ellos, dos estudios de los programas Head Start tradicionales están en desarrollo. El Estudio de Impacto Head Start (Head Start Impact Study) involucra una muestra representativa a nivel nacional de los programas Head Start y asigna aleatoriamente a algunos niños a Head Start y a otros no. A la fecha, este estudio ha entregado resultados de los niños que ingresaron a este programa a los tres años y a los cuatro años tras haber pasado un año en Head Start y realizará el seguimiento de algunos niños en el primer año escolar.10 En su primer informe, el estudio descubrió efectos de Head Start de pequeños a moderados en las habilidades de lectoescritura, reducción de problemas de conducta en niños de tres años, acceso de los niños a programas de salud, padres que leen a sus hijos y un menor uso de disciplina física en niños de tres años.

El Head Start Family and Child Experiences Survey 11 es un estudio de una muestra nacional representativa de programas Head Start en los Estados Unidos. En relación a las normas nacionales, los niños obtuvieron mejoramientos significativos durante su año en Head Start, particularmente en vocabulario y en habilidades para la escritura temprana.

  1. Los niños de Head Start también aumentaron sus habilidades sociales y redujeron las conductas hiperactivas.
  2. Los graduados de Head Start mostraron mayores avances hacia los promedios nacionales durante la educación preescolar.
  3. Evaluaciones rigurosas de diversos programas especiales Head Start y otros similares han encontrado efectos pequeños del programa, examinando los resultados de Early Head Start 12, el Programa Integral de Desarrollo Infantil Head Start (Head Start Comprehensive Child Development Program) 13 y el programa Even Start Family Literacy del Departamento de Educación de los Estados Unidos.14 Un estudio sobre los efectos de cinco programas preescolares con financiamiento estatal, utilizando un diseño de regresión discontinua, encontró efectos estadísticamente significativos en el vocabulario de los niños, habilidades de reconocimiento del texto escrito y habilidades tempranas en matemáticas.15 El currículo es un componente crítico de los programas preescolares, el cual se ha estudiado empíricamente.

Diversos estudios comparativos del currículo preescolar que comenzaron en la década de 1960 han realizado seguimientos a los participantes en los años posteriores. Un estudio descubrió que los jóvenes que nacieron en situación de pobreza experimentaron menos problemas emocionales y arrestos por delitos graves cuando asistieron a programas preescolares que utilizaron el modelo de High/Scope centrado en el desarrollo del niño o un modelo tradicional de jardín infantil ( Nursery school ) enfocado en el niño, más que un modelo de instrucción dirigida, centrado en el docente.16 Este estudio, junto con otros dos estudios longitudinales, encontraron que los niños que participaron en el último tipo de programas superaron ampliamente a los niños que asistieron a programas tradicionales y a otros programas en diversas mediciones de rendimiento intelectual durante el programa y hasta un año después, pero estos avances luego desaparecieron.17,18 Sin embargo, en uno de estos estudios, la tasa de graduados de escuela preparatoria ( high school ) fue notable, si no significativamente diferente: 70% para el grupo del programa tradicional, 48% para el grupo de instrucción dirigida y 47% para el grupo que no accedió a un programa.

La evidencia continúa señalando que los modelos de currículo de la infancia temprana difieren significativamente en algunos de sus efectos en los niños.19,20 Conclusiones e Implicaciones La evidencia es clara al señalar que las experiencias de la infancia temprana pueden influir significativamente en la vida de las personas y que los programas preescolares modelo pueden evocar tales experiencias de la primera infancia.

Pero cada vez es más evidente que también es posible intervenir en la vida de los niños pequeños con estrategias que no aprovechan esta reserva importante de potencial. Los programas preescolares efectivos necesitan de educadores de preescolar calificados, que sepan cómo contribuir al desarrollo social y cognitivo de los niños y que así lo hagan.

Estos maestros deben atraer a los padres y hacerlos colaboradores activos en la educación de sus hijos pequeños. Muchos niños participan en programas preescolares actualmente. Garantizar que todos estos programas cuenten con profesores entrenados que sepan cómo contribuir al desarrollo de los más pequeños y motiven a los padres para que hagan lo mismo aportará mucho al éxito y logros de la próxima generación.

Referencias

  1. Mulligan GM, Brimhall D, West J, Chapman C. Child care and early education arrangements of infants, toddlers, and preschoolers: 2001. Washington, DC: National Center for Education Statistics, U.S. Department of Education; 2005. NCES 2006-039. Disponible en: http://nces.ed.gov/pubs2006/2006039.pdf, Visitado el 6 de abril de 2006.
  2. Overturf Johnson J. Who’s minding the kids? Child care arrangements: Winter 2002. En: Overturf Johnson J. Current population reports. Washington, DC: U.S. Census Bureau; 2005:70-101. Disponible en: http://www.census.gov/prod/2005pubs/p70-101.pdf, Visitado el 6 de abril de 2006.
  3. Shonkoff JP, Phillips DA, eds. From neurons to neighborhoods: The science of early childhood development. Washington, DC: National Academy Press; 2000. Disponible en: http://fermat.nap.edu/books/0309069882/html/, Visitado el 6 de abril de 2006.
  4. Bowman BT, Donovan MS, Burns MS, Committee on Early Childhood Pedagogy, Commission on Behavioural and Social Sciences and Education, National Research Council, eds. Eager to learn: Educating our preschoolers. Washington, DC: National Academy Press; 2000. Disponible en: http://fermat.nap.edu/books/0309068363/html/, Visitado el 6 de abril de 2006.
  5. Schweinhart LJ, Montie J, Xiang Z, Barnett WS, Belfield CR, Nores M. Lifetime effects: The High/Scope Perry Preschool Study through age 40. Ypsilanti, Mich: High/Scope Press; 2005. Síntesis disponible en: http://www.highscope.org/file/Research/PerryProject/3_specialsummary%20, Visitada el 25 de octubre de 2007.
  6. Campbell FA, Ramey CT, Pungello E, Sparling J, Miller-Johnson S. Early childhood education: Young adult outcomes from the Abecedarian Project. Applied Developmental Science 2002;6(1):42-57. Síntesis disponible en: http://www.fpg.unc.edu/~abc/summary.cfm, Visitada el 6 de abril de 2006.
  7. Massé LN, Barnett WS. A benefit-cost analysis of the Abecedarian Early Childhood Intervention. New Brunswick, NJ: National Institute for Early Education Research; 2002. Disponible en: http://nieer.org/resources/research/AbecedarianStudy.pdf, Visitada el 6 de abril de 2006.
  8. Reynolds AJ, Temple JA, Robertson DL, Mann EA. Long-term effects of an early childhood intervention on educational achievement and juvenile arrest: A 15-year follow-up of low-income children in public schools. JAMA – Journal of the American Medical Association 2001;285(18):2339-2346. Síntesis disponible en: http://www.waisman.wisc.edu/cls/index.htmlx, Visitada el 6 de abril de 2006.
  9. Reynolds AJ, Temple JA, Robertson DL, Mann EA. Age 21 cost-benefit analysis of the Title I Chicago Child-Parent Centers. Educational Evaluation and Policy Analysis 2002;24(4):267-303.
  10. U.S. Department of Health and Human Services, Administration for Children and Families. Head Start Impact Study: First year findings. Washington, DC: U.S. Department of Health and Human Services, Administration for Children and Families; 2005. Disponible en: Encyclopedia on Early Childhood Development
  11. http://www.acf.hhs.gov/programs/opre/hs/impact_study/reports/first_yr_f, Visitada el 6 de abril de 2006.
  12. Zill N, Resnick G, Kim K, O’Donnell K, Sorongon A, McKey RH, Pai-Samant S, Clark C, O’Brien R, D’Elio MA. Head Start FACES 2000: A whole-child perspective on program performance – Fourth progress report. Washington, DC: Administration for children and families, U.S. Department of Health and Human Services; 2003. Disponible en: http://www.acf.hhs.gov/programs/opre/hs/faces/reports/faces00_4thprogre, Visitado el 7 de abril de 2006.
  13. Love JM, Kisker EE, Ross CM, Schochet PZ, Brooks-Gunn J, Boller K, Paulsell D, Fuligni AS, Berlin LJ. Building their futures: How early Head Start programs are enhancing the lives of infants and toddlers in low-income families: Vol.1 Technical report. Washington, DC: Administration for children and families, U.S. Department of Health and Human Services; 2001. Disponible en: http://www.acf.hhs.gov/programs/opre/ehs/ehs_resrch/reports/buildingvol, Visitado el 7 de abril de 2006.
  14. Goodson BD, Layzer JI, St. Pierre RG, Bernstein RS, Lopez M. Effectiveness of a comprehensive, five-year family support program for low-income children and their families: Findings from the Comprehensive Child Development Program. Early Childhood Research Quarterly 2000;15(1):5-39. Síntesis disponible en: http://www.acf.hhs.gov/programs/opre/hs/comp_develop/index.html, Visitada el 7 de abril de 2006.
  15. U.S. Department of Education, Planning and Evaluation Service. National evaluation of the Even Start Family Literacy Program. Washington, DC: U.S. Department of Education, Planning and Evaluation Service; 1998. Disponible en: http://www.ed.gov/pubs/EvenStart/, Visitado el 7 de abril de 2006.
  16. Barnett WS, Lamy C, Jung K. The effects of state prekindergarten programs on young children’s school readiness in five states. New Brunswick, NJ: National Institute for Early Education Research, Rutgers University; 2005. Disponible en: http://nieer.org/resources/research/multistate/fullreport.pdf, Visitado el 7 de abril de 2006.
  17. Schweinhart LJ, Weikart DP. The High/Scope Preschool Curriculum Comparison Study through age 23. Early Childhood Research Quarterly 1997;12(2):117-143.
  18. Karnes MB, Schwedel AM, Williams MB. A comparison of five approaches for educating young children from low-income homes. In: Consortium for Longitudinal Studies. As the twig is bent,, lasting effects of preschool programs. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates; 1983:133-170.
  19. Miller LB, Bizzell RP. The Louisville experiment: A comparison of four programs. In: Consortium for Longitudinal Studies. As the twig is bent,, lasting effects of preschool programs. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates; 1983:171-199.
  20. Burts DC, Hart CH, Charlesworth R, Fleege PO, Mosley J, Thomasson RH. Observed activities and stress behaviors of children in developmentally appropriate and inappropriate kindergarten classrooms. Early Childhood Research Quarterly 1992;7(2):297-318.
  21. Marcon RA. Differential effects of three preschool models on inner-city 4-year-olds. Early Childhood Research Quarterly 1992;7(4):517-530.

Ver respuesta completa

¿Qué es objetivo del programa educativo?

¿Qué es un objetivo de aprendizaje? El diseño de objetivos es la etapa más difícil del proceso de planeación didáctica, pero si se lleva a cabo de manera correcta, brinda al profesor certeza y dirección y lo apoya para situar correctamente el programa educativo.

  • Un objetivo educativo es el comportamiento esperado en el alumno como consecuencia de determinadas actividades didácticas y docentes, comportamiento que debe ser susceptible de observación y evaluación.
  • Las metas de la educación son cambios en la manera como se relacionan los individuos con el medio y en la forma como se perciben a sí mismos y a los demás.

Los objetivos señalan estos cambios a promover y son descritos como: • Adquisición y desarrollo de habilidades y aptitudes. • Adquisición de información, desarrollo de nuevas relaciones conceptuales. • Cambios de puntos de vista, hábitos, actitudes relacionadas con los valores (objetivos formativos).
Ver respuesta completa

¿Cuál es la estructura del programa de educación inicial?

La Educación Inicial se estructura en modalidades Regular y Comunitarias, con mayor participación en la modalidad comunitaria, atienden a niñas y niños en las edades de 3 a 5 años, en los niveles de I, II III nivel y multinivel, respectivamente.
Ver respuesta completa

¿Cuál ha sido el objetivo principal de la primera infancia en Colombia?

En la Dirección de Primera Infancia (DPI) del ICBF promovemos el desarrollo integral de las niñas y los niños de cero a cinco años, mediante la protección y garantía de sus derechos, la educación inicial, cuidado, salud, nutrición, protección y participación.
Ver respuesta completa

¿Qué es el programa de primera infancia en Colombia?

​​​​​La primera infancia es la etapa de la vida que va desde el nacimiento hasta los 6 años.
Ver respuesta completa