Como Se Practica La Democracia En La Escuela?

Como Se Practica La Democracia En La Escuela
Articles Julián Alejandro Garcés Meneses [email protected] com Universidad Nacional de Colombia , Colombia El reto de las escuelas democráticas modernas. El caso colombiano Diálogos sobre educación. Temas actuales en investigación educativa , vol. 8 , núm.

15 , pp. 1-15 , 2017 Universidad de Guadalajara, Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Departamento de Estudios en Educación Recepción: 22 Febrero 2017 Aprobación: 06 Junio 2017 Resumen: Desde 1991, el estado colombiano, en su afán por recuperar la democracia, se traza el reto de hacerlo mediante la formación en las escuelas como un pilar fundamental en la enseñanza en la democracia.

Con el tiempo, ese objetivo inicial de formar jóvenes líderes, participativos, deliberativos, con habilidades excepcionales para representar a su comunidad, se desvanece por múltiples factores, pues la escuela ha sido una víctima más de la violencia, de la situación social y económica que padecen los jóvenes.

  1. Estos factores, asociados a la esquematización y homogenización de la escuela, van ligados al ánimo, preparación y pedagogía del maestro, que terminan por configurar el fracaso de este escenario democrático llamado gobierno escolar;

Las escuelas democráticas se han convertido en un mito, porque se cree que todo consiste en planificar y ejecutar la elección del gobierno estudiantil, cuando en realidad se tiene una serie de carencias que no permiten implementar una verdadera democracia, debido, sobre todo, a la forma como tradicionalmente se dirigen los centros educativos y a la rigidez en su jerarquía administrativa.

  • Las escuelas deben prepararse y evolucionar para mejorar las prácticas democráticas;
  • Se debe hacer de forma inclusiva, trabajando aspectos como el significado de una escuela democrática, la democracia participativa, representativa, deliberativa, y, principalmente, educar en lo político;

Palabras clave: educación, gobierno escolar, democracia, participación. Abstract: In an effort to restore democracy, the Colombian State has since 1991 aimed to achieve it through education, placing democracy as a fundamental pillar in teaching in order to educate citizens in the spaces opened by educational centers.

  1. In time, this initial purpose to train participatory and deliberative young leaders with exceptional skills to represent their community was lost due to multiple factors;
  2. Schools have been yet another victim of the violence and the difficult socio-economic situation experienced by young people;

These factors, along with the outlining and homogenization of the school, are linked to the teachers’ spirit, preparation and pedagogy, leading to the failure of the democratic scenario known as school government. The notion of democratic schools has become a myth, because it is believed that it consists merely of planning and implementing the election of student government.

What the school actually reflects is a failure in implementing true democracy, because of the way in which educational centers are traditionally directed and the rigidity of their administrative hierarchy.

The government has done little in recent decades to recover true democracy, distancing it increasingly from schools and turning it into a myth or a challenge, still in the limelight for educational actors but invisible to governmental action. Schools must therefore prepare and evolve to improve democratic practices in an inclusive fashion, working on aspects such as the meaning of a democratic school and a participatory, representative and deliberative democracy, but mainly to educate in the political sphere.

Keywords: education, school government, democracy, participation, myth. Introducción Con el término “democracia escolar” se entiende la elección de los estudiantes de las diferentes instituciones educativas cuya tarea básica es representar los intereses de toda la comunidad educativa.

Sin embargo, el término debe tener un sentido más amplio, pues no se trata solo de participar en una elección y cumplir así con un requisito legal. Es necesario entender la democracia como un mecanismo que nos permite acercarnos a un ejercicio de pre-política en el escenario escolar, en donde se pueden formar líderes con un alto sentido crítico y de pertenencia hacia la comunidad que representan.

  • De este modo se estaría trabajando en la apropiación de la ciudadanía y en un amplio conocimiento de la participación como medio para conseguir objetivos comunes;
  • El escenario escolar es el espacio indicado para lograr una secularización de la democracia escolar y juvenil, que permita reconocernos como individuos importantes dentro de un engranaje estatal, con estatus político, gracias a una formación en democracia y para la democracia;

La escuela debe empezar a escribir sus propias páginas en el tema de la democracia, creando experiencias exitosas que permitan una real participación democrática de los estudiantes en el ámbito escolar, para que la democracia escolar deje de representar un antagonismo o un ideal y se convierta en un espacio en el cual los jóvenes tengan la certeza de que vale la pena participar, pues no se les excluye de los diferentes procesos educativos, por el contrario, se constituyen en actores fundamentales y activos.

El escenario escolar es el pilar primordial para lograr lentamente y de forma secular, un cambio en la forma de ver y participar en la política. Para ello, los estudiantes deben apoderarse de dicho escenario, para ser propositivos e influir en las instituciones educativas.

¿Cómo hacerlo si en la mayoría de ocasiones los estudiantes no entienden qué es la democracia y cuáles son sus alcances? Lo paradójico es que en la escuela se presentan los mismos absurdos que en la política nacional: el estudiante cumple con su deber con el solo hecho de depositar un voto, pero desconoce su intencionalidad, por qué lo hace, qué garantías tiene si utiliza este mecanismo y cuáles son sus deberes dentro de la democracia escolar.

De esta forma queda excluido de las decisiones que se toman en el plantel educativo, desconociendo que puede ser partícipe. Así esté ligado a una nota de calificación, lo que debe tenerse en cuenta es la situación que se presenta en dicho proceso, el rol que juega el estudiante como actor fundamental en las elecciones democráticas, como ciudadano escolar que tiene derecho a escoger a un representante (personero escolar), con el cual se identifica y puede representar sus intereses y, lo más importante, que sean tomados en cuenta en asambleas generales para la toma de las decisiones más relevantes en lo relacionado con la formación de los estudiantes y los espacios escolares.

Esto no quiere decir entregar la institución educativa a los jóvenes, se trata de abrirles espacios en los escenarios educativos que los ayuden a formarse en principios y valores, y que al mismo tiempo les permitan educarse como sujetos políticos, para que pueden representar los intereses de una comunidad y tomar decisiones acertadas, que les permitan ser actores con poder de decisión, dentro de los principios de legalidad que establecen su accionar. Los objetivos del presente trabajo son:

  • Identificar los aspectos de la Ley 115 de 1994 y del Decreto 1860 de 1994 que limitan la participación de los estudiantes del grado 11 como candidatos a la personería.
  • Establecer el conocimiento que tienen los educandos sobre la participación democrática en la escuela, a partir del gobierno escolar.
  • Identificar los perfiles de los candidatos a la personería estudiantil para el año 2016 en cuatro instituciones educativas públicas del municipio de La Estrella, Antioquia, Colombia.

El enfoque metodológico que se utilizó fue de tipo cualitativo. Su objetivo principal se centró en describir la realidad que viven los estudiantes en el manejo y apropiación de las funciones y roles que desempeña el personero escolar, así como las diferentes visiones acerca de la participación y democracia escolar en las instituciones educativas del sector oficial del municipio de La Estrella, Antioquia, Colombia.

La escuela tradicional ha cumplido su ciclo; es hora de propiciar una escuela más humana, en donde el ciudadano en formación desempeñe un papel transformador a partir de su educación en la participación ciudadana por medio de la democracia escolar.

Teniendo en cuenta la definición de González Rey (2000) sobre la investigación cualitativa como un proceso permanente de producción de conocimiento, donde los resultados son momentos parciales que se integran constantemente con nuevos interrogantes y abren nuevos caminos a la producción de conocimiento, vemos que este trabajo permite realizar una descripción detallada del problema que se quiere analizar, dando oportunidad de mostrar mayor profundización de la realidad, con los distintos problemas que en ella se presentan.

  1. Se partió del cuestionario y de la entrevista como instrumentos predominantes para acercarnos a la situación que se vive en el ámbito educativo de las instituciones seleccionadas y así conocer el perfil de los estudiantes, sus desempeños y habilidades sociales en el desenvolvimiento de una ciudadanía ética y responsable, así como el proceso de elección democrática del personero estudiantil;

Se realizó un diagnóstico a través de la recolección de información proporcionada por la aplicación de una encuesta y una guía de observación de los estudiantes, que permitieron el conocimiento contextual y acercamiento a la problemática. Después de la aplicación de una prueba piloto, se diseñó una propuesta que permite brindar a la comunidad educativa una herramienta para socializarla y aplicarla en otros escenarios institucionales.

  • ¿Qué es una escuela democrática? Las escuelas democráticas, como la democracia misma, no se producen por casualidad: se derivan de intentos explícitos de los educadores por poner en vigor las disposiciones y oportunidades que darán vida a la democracia;

Estas disposiciones y oportunidades implican dos líneas de trabajo: por un lado, la creación de estructuras y procesos democráticos mediante los cuales se configure la vida en la escuela, y por el otro, la creación de un currículum que aporte experiencias democráticas a los jóvenes ( Apple y Beane, 2000: 24 ).

  • Las escuelas democráticas están marcadas por la participación general en cuestiones de gobierno y en la elaboración de políticas internas o externas que estén relacionadas con la parte directiva o con las labores académicas propiamente;

Por lo tanto, los comités escolares, los consejos y otros grupos de toma de decisiones deben incluir la participación no solo de los educadores profesionales sino también de los jóvenes, de sus padres y de otros miembros de la comunidad escolar y, como se quiere resaltar en este trabajo, la participación del personero estudiantil como un engranaje esencial de liderazgo en los procesos de unificación y consenso entre la comunidad educativa.

En las aulas, estudiantes y profesores colaboran en la planificación y llegan a decisiones que responden a preocupaciones, aspiraciones e intereses de ambos. Esta clase de planificación democrática, tanto a nivel de la escuela como en el aula, no es la “gestión del consentimiento frente a decisiones predeterminadas que con demasiada frecuencia ha creado la ilusión de democracia, sino un intento genuino de respetar el derecho de las personas a participar en la toma de decisiones que afectan a su vida” ( Apple y Beane, 2000: 24 ).

La finalidad de las escuelas democráticas es reconocer las diferencias entre los jóvenes que asisten a los centros educativos, identificarlos como seres humanos pertenecientes a una comunidad, a pesar de las diferencias religiosas, étnicas, de estrato social o pensamiento.

  • Por otro lado, para que exista una verdadera escuela democrática es necesario que el cuadro administrativo esté dispuesto a ceder en ciertos escenarios y a permitir la participación de los estudiantes en diferentes procesos;

El docente juega un papel esencial, pues “la tarea del educador en relación a este aspecto, consiste en aportar sus capacidades pedagógicas, pero, sobre todo, con su propio espíritu ciudadano, en forjar la mentalidad y la personalidad de sus estudiantes preparándolos para que asuman los valores cívicos más significativos de una sociedad plural y democrática, como: la solidaridad, la libertad y la autonomía” ( Ramírez, 2012: 72 ).

  • Democracia participativa y democracia representativa en el gobierno escolar En la escuela se vive la democracia en periodos cortos al iniciar el año escolar;
  • Tradicionalmente se considera que la escuela es democrática porque al inicio de labores académicas se instaura e implementa el gobierno escolar;

Carlos Lerma, quien analizó el alcance de la Ley General de Educación, Ley 115 de 1994 , señala que si bien en un principio el alcance de esta norma era obtener como resultado una amplia participación, la paz, los derechos humanos y la democracia, “Los desarrollos planteados por esta ley han sido implementados de manera parcial en algunos casos y en otros quedaron desvirtuados por las dinámicas sociales; como es el caso del gobierno escolar que no logró consolidarse como un espacio de participación e incidencia en la comunidad educativa” (Lerma, citado por Alférez y Sepúlveda, 2015 ).

En este sentido, el autor menciona un tema neurálgico que se aborda en esta investigación acerca de la participación de la comunidad educativa en el gobierno escolar, evidenciando que es una problemática que se refleja a nivel municipal, departamental y nacional.

De este modo, el estado tiene una democracia de papel con el pretexto de legitimar sus políticas, pues no basta con afirmar que en Colombia las escuelas son democráticas, por más que la Circular 285 de 2015 indique se debe implementar el gobierno escolar como mecanismo dentro de los planteles educativos.

Por otra parte, si bien los estudiantes, personeros y padres de familia al parecer cumplen con los requisitos legales, en realidad son actores pasivos que dejan las diferentes tareas académicas y administrativas a los directivos, apartándose de la esencia del gobierno escolar como actor deliberante en la toma de decisiones.

Lerma argumenta que el éxito del gobierno escolar depende de las dinámicas sociales en las cuales está inmersa la institución educativa. Por ejemplo, si el plantel educativo está ubicado en un asentamiento rural o en una zona urbana, en una comuna o en un barrio de estrato medio o alto, si el centro educativo es público o privado, si la dirección o la parte administrativa está a cargo de personal idóneo e, incluso, de las tradiciones o costumbres del plantel educativo, como la religión por ejemplo.

Lo que falta en realidad es llenar los vacíos que presenta la Ley, y asignarle roles o proyectos específicos al personero estudiantil para que se sienta parte de la dirección del plantel y de las políticas que allí se abordan.

Para ello es necesario que la escuela pública, y su administración tradicional y esquemática, permita introducir cambios significativos que lleven a mejorar los niveles de participación de los estudiantes. La participación en experiencias significativas permitirá que los educandos se apropien de los espacios democráticos y entiendan verdaderamente el significado de la participación escolar a través de la democracia representativa.

En la escuela, la democracia representativa se entiende como un mecanismo que permite a los estudiantes escoger a sus representantes para que estos sean los encargados de tomar las decisiones en nombre de la comunidad, satisfaciendo los intereses generales o, en la mayoría de los casos, los intereses de un determinado grado escolar.

Por lo regular, en la escuela la democracia participativa se vive como el momento en el que los estudiantes escuchan las propuestas de los candidatos, hacen comentarios, sugerencias o recomendaciones, participan en la elaboración de las propuestas y de las campañas, y se reúnen para, finalmente, votar.

Hasta aquí llega la democracia participativa, pues los estudiantes son excluidos totalmente de los procesos de toma de decisiones, ya que no se les tiene en cuenta y mucho menos se les pide su opinión debido a que, de acuerdo con la ley, los representantes estudiantiles son los únicos que están preparados para participar en las decisiones.

La escuela debe trascender en sus políticas educativas internas y permitir que las nuevas dinámicas sociales permeen tanto la estructura tradicional como el currículo. Por ello, el gobierno escolar debe evolucionar o subir otro escalón, para dejar a un lado el concepto que tenemos de la democracia representativa, el cual se limita solo a una elección en las urnas.

De este modo, la democracia representativa se limita a un procedimiento esquemático que, en la mayoría de las ocasiones, se hace mecánicamente, con el único objetivo de cumplir la ley. Según Durango, Marín y Valencia: La democracia representativa propone como mecanismo esencial el voto mecánico de los ciudadanos en elecciones internas, poco consensuadas, para escoger a sus representantes, dentro de un sistema elitista de dirigentes de los partidos y grupos políticos, para que el electorado vote por ellos, interpretando los intereses de la voluntad general (2013: 22).

Así pues, la democracia representativa deposita el poder solo en unos pocos, y se convierte en un “mecanismo que dificulta la inclusión de los ciudadanos en los debates públicos de toma de decisiones, ya que conforme a los postulados de este modelo democrático, solo los representantes están mejor capacitados para decidir, situación que aleja y excluye a los individuos y grupos de los procedimientos de formación de una opinión pública deliberante” ( Durango, Marín y Valencia, 2013: 22 ).

Y aunque esto se conoce desde hace siglos ¿por qué no complementar la democracia representativa con la democracia deliberativa y así lograr un dúo que permita una excelente participación política donde todos tengan voz y voto? Si bien la representación es propia de la democracia y ha consolidado el orden institucional democrático en aspectos como la ampliación en la participación y toma de decisiones, la mayor representación de las minorías o las leyes equiparadoras de género, adolece de espacios y mecanismos amplios de inclusión de los ciudadanos en las decisiones que toman los representantes en los parlamentos ( Durango, Marín y Valencia, 2013: 24 ).

Habermas objeta que “la implementación de los derechos políticos fundamentales en el marco de una democracia de masas significa, por un lado, la generalización del rol del ciudadano, pero por otro, significa también la segmentación de ese rol respecto a los problemas efectivos de decisión, significa que la participación política queda vacía de contenidos participativos” (1998: 189).

Paterman no se equivoca al hablar de tipos o niveles de participación: una participación plena, donde se comparte el poder real e individual; una participación parcial, con la que se puede influir en las decisiones, pero no tomarlas o compartirlas, y una seudoparticipación, cuando los asuntos en los que se participa ya han sido decididos previamente (Paterman, citado por Cubides, 2001: 23 ).

En la democracia escolar se da una pseudoparticipación, pues se trata de una falsa participación que no permite la toma de decisiones de los representantes que han sido elegidos por la comunidad estudiantil. No tiene ningún sentido hablar de democracia cuando todos los temas, tanto administrativos como académicos, ya están decididos de acuerdo a las políticas institucionales.

You might be interested:  En Que Escuela Estudia El Hijo De Amlo?

Es necesario, pues, que en este espacio de participación política, la democracia representativa se complemente con la democracia deliberativa, para que realmente se pueda llegar a consensos en la comunidad educativa.

Según Habermas (1998) , la participación política está ligada a la democracia deliberativa, la cual pretende sustentar acuerdos racionales amplios que legitimen los procedimientos democráticos de toma de decisiones públicas, así como acrecentar las posibilidades reales de proponer espacios de análisis crítico de las instituciones democráticas existentes ( Durango, Marín y Valencia, 2013: 17 ).

La democracia deliberativa implica que los educandos y la comunidad educativa establezcan espacios comunes donde puedan debatir, llegar al disenso o al consenso, con la inclusión de todos los actores. La democracia deliberativa permite la participación real de todos los afectados, al tiempo que los mantiene enterados de lo que acontece y les permite prepararse para el debate público.

Factores que inciden en la postulación a la personería estudiantil Las instituciones educativas, en su afán por democratizar la escuela y basadas en los parámetros de la Ley General de Educación (115 de 1994) , han incluido en sus procesos curriculares diferentes sistemas de participación que dinamizan y procuran un mejor estar del estudiante y demás miembros de la comunidad educativa.

  • El personero estudiantil, como miembro activo del gobierno escolar, aún hoy, después de trasegar por años en esta loable labor, enfrenta grandes riesgos a la hora de decidirse a pertenecer al equipo líder de su comunidad;

En efecto, son varios los factores que limitan la vida democrática escolar, en especial la del personero estudiantil. En primera instancia, tenemos el nivel socioeconómico de los jóvenes, quienes al pertenecer a familias de bajos recursos y con una formación escolar insuficiente, no han tenido la oportunidad de contar con una orientación familiar rica en análisis y diálogos abiertos sobre temas de tipo social, histórico o político, lo que redunda en el poco interés e incapacidad que muestran estos estudiantes para postularse y presentar ideas innovadoras, contextualizadas y pertinentes Un segundo factor es la desazón, desconfianza y desesperanza que genera en los jóvenes el contexto político nacional, además del accionar de los medios de comunicación masiva que los seduce y adormece (música, deporte, video juegos, telenovelas, realities show , redes sociales), que los deseduca y genera desconocimiento y desconexión del mundo político democrático, al mostrar sólo la parte negativa (corrupción, mafias, narco guerrillas, narco paramilitares) y rara vez dar espacio al debate de altura sobre temas pertinentes que coadyuven a la orientación de los ciudadanos, quienes terminan eligiendo y aclamando a los mismos dirigentes de siempre.

En tercer lugar está el “elitismo” magisterial: cuando los maestros, en su función de agentes orientadores de la academia, establecen para los postulantes parámetros de alta exigencia en las diferentes áreas del plan de estudios, con lo cual se mutilan múltiples capacidades y sueños, y se limita la participación de muchos chicos que, al no ser hábiles para tal o cual área del conocimiento, se les niega la posibilidad de participar en el campo del liderazgo.

De este modo, es el maestro quien termina eligiendo y diseñando altísimos perfiles para quienes desean formar parte de la dirigencia estudiantil. El síndrome de burnout , como respuesta a un estrés prolongado que refleja un débil estado emocional por agotamiento (pérdida de energía, despersonalización, dureza hacia los demás, falta de realización personal en el trabajo, carencia de afecto y de logros), es otro factor de riesgo que acuna a maestros, a estudiantes y a la comunidad en general.

Hilaridad, desencanto, depresión, angustia y pérdida del rumbo hacia nuevas y eficaces metas, llevan a las personas a desligarse del “sin remedio” que es la vida política de la nación. Por último, la propia Ley General de Educación impone limitaciones al no permitir que estudiantes de grados diferentes al 11° puedan ser postulados al cargo de personero estudiantil.

A esto se añade la gran saturación de proyectos alternos, que al ser tan numerosos no son suficientemente atendidos, ejecutados y evaluados, lo que genera falta de credibilidad, apatía y una gran desmotivación. Democracia deliberativa en la escuela Para que la escuela sea un espacio democrático se deben romper paradigmas tradicionales que la enmarcan dentro de un sistema administrativo jerárquico, autoritario y totalmente vertical, donde todos ponen, pero únicamente el rector decide.

Si la escuela se apropia de la democracia deliberativa, se podrían mejorar los procedimientos a la hora de tomar decisiones, de tal manera que la población excluida sea tomada en cuenta no solo en el momento de elegir a sus representantes.

Los educandos tienen el derecho tanto a elegir como a ser elegidos, y a estar enterados de las situaciones problemáticas que afronta el establecimiento educativo, como también a ser partícipes de los procesos que los afectan. Al incluir a los estudiantes en los diferentes escenarios democráticos de la escuela, se podría hablar de una escuela más racional, pues los estudiantes podrían influir en la toma de decisiones, deliberar sobre las posibles soluciones, hacerse sentir y mirar las dificultades desde el interior.

Tener en cuenta a la población educativa hace factible la implementación de formas más exitosas de democracia en el gobierno escolar. Se trata de que todos los actores educativos participen de este proceso y se abran los canales de comunicación en diferentes direcciones con el fin de ser asertivos en la toma de decisiones.

Esta propuesta de democracia deliberativa consiste en abrir esos canales de comunicación obstruidos entre la parte directiva, el gobierno escolar y la comunidad educativa, con el fin de debatir, controvertir, discernir o consensuar políticas del establecimiento educativo, de tal modo que los actores implicados en las labores educativas y académicas puedan influir y exponer sus criterios personales o grupales sin temor a ser rechazados o criticados, sino que, por el contrario, al generarse decisiones consensuadas, toda la comunidad educativa pueda sentirse coautora de su propia educación.

La democracia deliberativa reconoce los derechos de participación a los educandos, les asigna un nuevo rol dentro de los procesos comunicativos, los hace visibles ante el componente administrativo, rompiendo así con un poder que, por lo general y a lo largo de la historia, ha sido esquemático y autoritario.

Con la deliberación se exalta la autonomía estudiantil, su racionalidad, su dignidad como estudiantes, su inclusión en los temas relevantes de la institución, con lo que se logra la operatividad y efectividad de la democracia, pues lo que se busca es el bienestar de todos los actores en el escenario educativo y la formación de líderes racionales que tengan la capacidad de actuar e intervenir en pro de la sociedad.

  1. En este sentido, la escuela debe revaluar las situaciones que afecten dicha deliberación, lo que se logra al elaborar los perfiles estudiantiles que deben quedar consignados en los manuales de convivencia y que son la brújula para la elección de los representantes de los estudiantes ( Durango y Valencia, 2013 );

Según el Diccionario de la Real Academia Española , una de las definiciones del término “perfil” es “conjunto de rasgos peculiares que caracterizan a alguien o algo”. De acuerdo con esta definición se deben tener en cuenta, para la elaboración del perfil del personero o representante estudiantil, las características o habilidades que identifican a los individuos con la capacidad para enfrentarse a un cargo o a unas funciones específicas y definidas dentro de la comunidad educativa.

Las distinciones físicas no son relevantes para este perfil, pues lo que se pretende es conocer las virtudes que posee la persona para desempeñarse en el cargo de personero estudiantil y las cualidades que tiene para enfrentarse a un público, si tiene un criterio propio y autónomo, si es capaz de integrar a toda la comunidad y, al mismo tiempo, utilizar sus conocimientos para lograr la aprobación de los compañeros.

El perfil es un constructo elaborado por un grupo interdisciplinario entre la parte administrativa de la institución y una representación de los docentes, en donde se tienen en cuenta unos parámetros tan altos que incluso pueden ser excluyentes en los procesos democráticos que se viven en la institución educativa.

La escuela busca un estudiante ideal que, por lo general, se manifiesta en un joven que obtiene excelentes resultados académicos, ítem que ha sido uno de los primordiales en la elaboración de dichos perfiles y que hacen que la participación sea más reducida al no valorar otro tipo de cualidades relacionadas con temas como el liderazgo y el sentido crítico de la realidad.

Después de hacer una búsqueda en las redes informáticas en Colombia se encontró que la elaboración de estos perfiles elitistas de los personeros estudiantiles ocurre con más frecuencia de lo que se podría pensar, tanto en las instituciones públicas (en las cuales se desarrolla esta investigación) como en las privadas, y en las ciudades más importantes del país, 1 sin importar el género, la condición social o la zona geográfica donde se ubica la escuela e, inclusive, en instituciones con una tradición religiosa fuerte.

Así se estandariza un sujeto que no representa los intereses de la comunidad educativa sino más bien el ideal o producto estándar de la escuela. Criterios como los que exigen tener un excelente rendimiento académico, no tener anotaciones en la ficha o antecedentes disciplinarios, y tener una excelente conducta, limitan cada vez más la participación de los estudiantes y excluyen a buena parte de la comunidad educativa en el proceso democrático.

Estos criterios demuestran una vez más que en la escuela lo que se pretende es homogenizar a los ciudadanos, que todos piensen igual, hablen igual, se vistan igual y vivan las normas de la misma manera, situación que ha llevado a serios problemas escolares, porque si la escuela no ha cambiado, internamente nuestros jóvenes sí lo han hecho.

  • Buscar la persona para el cargo de personero estudiantil requiere mirar otro tipo de habilidades comunicativas en los educandos, pues el criterio académico en la mayoría de las ocasiones no refleja el éxito de la democracia estudiantil;

Aquí lo esencial debería ser la formación política. Educar en lo político El mundo de hoy enfrenta graves problemas a nivel social, económico y cultural, por lo cual reclama una respuesta urgente que ayude no solo a menguar la situación, sino a encontrar una posible solución.

  • En este contexto, el sistema educativo está llamado a intervenir en diferentes escenarios para hacer de la escuela una instancia central en la educación, tanto de saberes como de sujetos políticos, a través de la formación en competencias ciudadanas, participación, autonomía, honestidad, valores éticos, cívicos, morales y liderazgo;

La educación política se debe entender como el hecho de “hacerlos sentir pertenecientes a una comunidad, en donde se satisfagan los intereses individuales, los colectivos y comunes, que ayuden a encontrar una identidad y que nos permita reconocernos como ciudadanos” ( Cortina, 1998: 22 ).

O como lo indica Rawls, “la sociedad debe de organizarse de tal modo que consiga generar en sus miembros, el sentimiento de que pertenece a ella, de esa sociedad que se preocupa por él y en consecuencia que vale la pena trabajar por mantenerla y mejorarla” (Rawls citado por Cortina, 1998: 25 ).

Se puede lograr una revolución en la educación política a partir de los escenarios escolares si se comienza a formar estudiantes líderes que reconozcan sus derechos, al tiempo que cumplan con sus deberes. Para ello, En el aula escolar se deben impartir conocimientos acerca de la participación democrática que luego puedan aplicarse con la comunidad o las instituciones que los gobiernan, y lograr así que los educandos tengan la plena autonomía de gestionar y de ser interlocutores en escenarios como la escuela, la comunidad y el municipio.

  • Las instituciones educativas, en su tarea de forjar personas, deben lograr también la formación de ciudadanos que estén preparados para enfrentarse a un mundo global y multicultural, donde la exigencia hace parte de la competencia por la sobrevivencia, pues los que no estén preparados están destinados al fracaso;

Por esta razón, es imperante que el estudiantado se dé cuenta de que, en la mayoría de las ocasiones, sus intereses están por fuera de los contextos locales, nacionales y mundiales y su formación personal ha pasado a un segundo plano. La escuela debe acompañar los cambios sociales que se presentan a nivel local o en diferentes planos, pues desde los procesos educativos se pueden impulsar esos cambios, a partir de la formación de estudiantes dispuestos a afrontar la realidad del entorno que les rodea.

El argumento de que la escuela no cambia puede aceptarse en la estructura jerárquica o administrativa, pero en cuanto su currículo y los fenómenos sociales que trae consigo la escuela, pueden darse cambios descontroladamente o, aun, modificarse estructuras sociales por las nuevas dinámicas que se presentan en las aulas y por la variedad de jóvenes que allí asisten.

A partir de la escuela se pueden dar teorías de cambio social y educativo y se expresa (no importa si con espíritu conservador, progresista, emancipatorio o incluso revolucionario) la dimensión más claramente política del acto de educar: la voluntad de regulación del cambio individual (del cambio individual a escala masiva) y del cambio social ( Frigerio y Diker, 2005: 127 ).

De acuerdo con esto, es necesario afrontar este modernismo desde las escuelas y proveer a los estudiantes de acciones que les permitan participar dentro de la comunidad y sentirse útiles. En el escenario escolar se deben utilizar variadas herramientas pedagógicas, capacitarse como parte de la formación personal e integral de todo ser humano, y sacarles provecho a los diferentes ambientes que hay a nuestro alrededor, para contribuir a un cambio en la cultura educativa, social y política de los actores educativos.

“Si desde afuera el cambio en las aulas parece imposible, si nos parece que las escuelas son iguales a sí mismas a través del tiempo, lo cierto es que, desde dentro de las escuelas todo está cambiando. Los gestos escolares parecen los mismos, pero el escenario y los actores son otros” ( Frigerio y Diker, 2005: 136 ).

  1. La escuela, en cuanto a su estructura, sigue siendo la misma, pero dentro de las aulas escolares se han modificado los escenarios estudiantiles debido a la globalización que han traído consigo las tecnologías de la información, el multiculturalismo e, incluso, la religión, pues los grupos son heterogéneos y se debe pensar en todas estas variables a la hora de enseñar;

A esto hay que agregar la resistencia de los jóvenes para enfrentarse a las labores escolares, pues para ellos la escuela es más bien un escenario de socialización con sus amigos, donde el conocimiento queda relegado. Es, entonces, la participación del gobierno estudiantil el mecanismo ideal para empezar a educar en lo político y lograr que el estudiante tenga un sentido por su institución, por su comunidad educativa, y que sienta que dentro de ella goza de un estatus que le permite ser reconocido y participar en el consenso de las políticas institucionales.

  • La educación y sus representantes más inmediatos, los maestros, deben continuamente responder por el ideal cívico de la enseñanza y de educar en general, que consiste en formar para la ciudadanía con sentido de participación política, reconocimiento de los deberes y derechos, inculcar los ideales cívico-políticos de la solidaridad y el bienestar común, la oposición a la tiranía y el sometimiento a la voluntad del poder político, en fin, educar para tener autonomía política y ejercerla públicamente ( Ramírez, 2012: 73 );

En este proceso, el rol del docente consiste en integrar y buscar soluciones que susciten el interés de los educandos para orientarlos en su proceso formativo. Resultados En la escuela, la participación de los sufragantes está ligada a una nota de calificación, lo que explica que las elecciones estudiantiles registren una participación de 95 por ciento, cifra que demuestra un amplio compromiso por parte de la comunidad educativa, convirtiéndose —este momento— en un escenario ideal para empezar a formar individuos que sean conscientes del proceso que afrontan.

  1. Reconocer los diferentes actores del escenario estudiantil, contemplar cuáles son sus derechos y deberes, cuáles son sus funciones y dejarlos ser propositivos, será una apuesta de las instituciones educativas que permita a los jóvenes participar en la construcción de las diferentes políticas que se deben presentar a nivel interno para un mejor funcionamiento de la escuela;

Por la tanto, se llegaría a un consenso que no solo permitiera una sana convivencia dentro de un escenario escolar, sino una reconfiguración de la participación estudiantil a través del gobierno escolar, y dejar lo tradicional y esquemático, en donde solo deciden los directivos, para pasar a una instancia inclusiva, en donde se le dé participación a toda la comunidad educativa.

  • El maestro es el principal ejemplo en los procesos transformadores dentro de las aulas escolares, pues si estos tienen un sentido de pertenencia fuerte, el compromiso por educar en la democracia dará excelentes resultados y conducirá hacia escuelas democráticas en donde todos los integrantes sean tomados en cuenta;
You might be interested:  Que Esperar De Una Escuela Infantil?

La escuela asigna determinados roles a los educandos en el momento de la conformación del gobierno estudiantil, pero cuando se trata de cumplir con el requisito legal, la participación política de los estudiantes se convierte en una figura decorativa, pues se habla de democracia solo al momento de instaurarlo, mientras que las decisiones se siguen tomando por la vía administrativa.

  1. Esto demuestra una vez más que se trata de una democracia desconfigurada que se convierte en un ideal, sin implementar las acciones necesarias para hacer sentir la participación de los estudiantes elegidos en las urnas;

Mientras no exista un rol definido con una asignación de proyectos, un empoderamiento de sus funciones, un entendimiento del significado de la democracia, de lo que es ser un ciudadano escolar, este mecanismo seguirá siendo inoperante, como lo ha sido desde su creación en 1991. Por todo lo anterior, aquí se sugieren cambios en la Ley 115 de 1994 (Ley General de Educación) y en el Decreto 1860 de 1994, con respecto a los siguientes criterios:

  • Permitir la participación del personero, con voz y voto, en el concejo directivo de las instituciones educativas.
  • Abrir la posibilidad de que los estudiantes de otro grado (décimo) puedan postularse a la personería estudiantil, para que la formación política en la escuela tenga un mayor sentido.
  • Si el gobierno escolar es el proyecto más importante en la escuela, la figura rectoral debe ser la primera comprometida en la capacitación de los representantes estudiantiles.
  • Además, se requiere una evaluación y redefinición de los perfiles del personero estudiantil, que identifique otro tipo de cualidades en los estudiantes que los lleven ser propositivos en el gobierno escolar, como por ejemplo las capacidades comunicativas, propositivas, de trabajo en equipo, de interacción y resolución de conflictos.

Si la escuela se queda en el pasado y no piensa en el modernismo y en el multiculturalismo de nuestros estudiantes y en las condiciones que les ha tocado vivir, estos están destinados a fracasar. No se puede esperar a que el estado resuelva la crisis democrática que viven las escuelas, porque el gobierno solo se remite a crear un acto administrativo. La implementación y el éxito de la democracia escolar es un reto primario de la escuela misma. Bibliografía Alférez Parrado, L.

y N. Sepúlveda Flórez (2015). Evaluación de la implementación de la política p ública de calidad educativa en los niveles de preescolar y básica primaria, en el municipio de Vil lavicencio. Meta, período 2011-2013.

Acacias, Antioquia: Universidad Nacional Abierta a Distancia. Apple, M. y J. Beane (comps. ) (2000). Escuelas democráticas. Madrid: Morata. Circular 285 de 2015. Con la cual se imparten directrices sobre el Gobierno Escolar y la celebración del Día de la Democracia Escolar el 27 de febrero de 2015 en los establecimientos educativos oficiales de los 117 municipios no certificados del Departamento de Antioquia.

www. seeduca. gov. co/. /circulares/circulares-2015/circular-285-de-2015-gobierno-esc. > Cortina, A. (1998). Ciudadanos del mundo hacia una teoría de ciudadanía. Madrid: Alianza. Cubides H. (2001). Gobierno escolar: cultura y conflicto político en la escuela.

Proyecto de investigación sobre gobierno escolar y educación ciudadana. Nómadas , 15: 10-23. Bogotá: Universidad Central. Diccionario de la Real Academia Española (2006). Madrid: Espasa. Durango, G. , M. Marín y J. Valencia (2013). La participación política como derecho fundamental.

  • Análisis desde la democracia deliberativa;
  • Medellín: Universidad Nacional de Colombia;
  • Frigerio, G;
  • y G;
  • Diker (2005);
  • Educar: ese acto político;
  • Buenos Aires: Del Estante;
  • González Rey, F;
  • (2000) Investigación cualitativa en psicología;

Rumbos y desafíos. < https://es. scribd. com/document/. /508669784-Gonzalez-Rey-Investigacion-Cualitativ. > Habermas, J. (1998). Facticidad y validez. Sobre el derecho y el estado democrático de derecho en términos de discurso. Madrid: Trotta. Ley 115 de 1994. Ley General de Educación y Decreto 1860 de 1994.

¿Cómo se lleva a cabo la democracia en la escuela?

Ejemplos de democracia en la escuela – En función de lo anteriormente mencionado, la siguiente lista incluirá ejemplos de instancias en donde se demuestra la democracia en la escuela:

  1. Uno de las primeras cuestiones que los docentes inculcan es el hecho de no interrumpir a otro cuando está hablando. Si bien cumple una función organizativa dentro del aula, es un excelente patrón democrático ligado al respeto por la opinión ajena.
  2. Cuando el curso debe elegir un delegado, situación en la que se aplican los mecanismos de la democracia directa.
  3. En ocasiones, el docente deja que los alumnos elijan el color del que se pintará la pared del curso.
  4. En el jardín de niños, suele ocurrir que el curso cuenta con un elemento (un libro, un juguete o una mascota) que cada semana va a la casa de uno de los alumnos. La igualdad en el derecho a la pertenencia es un valor democrático, ligado al indispensable cuidado de los bienes públicos.
  5. Es habitual que cuando los docentes descubren una travesura, busquen identificar al responsable. Un alumnado que ha sido educado democráticamente, se espera, no tendrá tantos inconvenientes para que el responsable se haga cargo de sus actos.
  6. Cuando los docentes corrigen exámenes, la sola posibilidad de dar explicaciones por sus correcciones es un elemento democrático pues va en contra del pensamiento total de un líder o referente.
  7. En la escuela secundaria, los alumnos suelen tener un curso de ‘formación cívica’ o ‘ciudadana’ en donde se ven los componentes más formales de la educación democrática.
  8. Los docentes que manejan clases en las que la intervención de los jóvenes es frecuente, están implícitamente brindando valores democráticos de participación
  9. Los docentes que se guían por un único libro o manual para dar la clase, quieran o no están dejando un mensaje de pensamiento único. Ofrecer distintas fuentes de información es un ejercicio democrático.
  10. Algunas escuelas experimentan con órganos de gobierno que incluyen a todas las partes que transitan por el colegio: alumnos, docentes, autoridades y hasta auxiliares. Esta podría ser la expresión máxima de la democracia en la escuela.

document. addEventListener( ‘wpcf7submit’, function( event ) , false ); –>.

¿Cómo se puede poner en práctica la democracia?

La democracia también se construye dialogando, discutiendo, debatiendo, haciendo y poniendo en práctica estrategias que permitan el desarrollo de mi país, mi profesión y disciplina’. ‘La democracia como forma de vida apunta a construir formas y relaciones de ciudadanía participativas e incluyentes.

¿Cómo se puede promover la participación democrática en la escuela?

¿Cómo se ejerce la democracia en la casa?

Tradicionalmente, nos han hecho creer que la democracia es sinónimo de votar. Sin embargo, la democracia tiene que ver también con la participación de las personas en las decisiones que no solo les afectan directamente, sino que también tienen un impacto en el bien común.

La democracia genera el compromiso de actuar y de hacer efectivas las decisiones. En este sentido, la democracia tampoco es la tiranía de las mayorías, sino la manifestación del respeto por los derechos humanos, el ajuste a las normas y acuerdos y la búsqueda del bienestar de todos como colectivo.

Principios de convivencia que deben aplicarse también en la familia. Partamos de las responsabilidades. Estas son un elemento fundamental para construir una familia democrática. Son las obligaciones y compromisos que la familia y cada uno de sus integrantes adquieren para consigo mismo y para con los demás.

  1. Si bien muchas de las responsabilidades deben responder a las normas sociales, culturales y legales, así como las impuestas en familia, su cumplimiento depende de la voluntad de cada persona;
  2. Por ende, fortalecer la voluntad de cumplimiento de las responsabilidades, acuerdos y normas se constituye en el reto, tanto familiar como social;

La armonía en las familias parte del balance entre la respuesta a las necesidades de cada uno de sus integrantes, los acuerdos establecidos frente a las normas, la coherencia y consistencia sobre las consecuencias por no cumplirlas y la promoción de comportamientos socialmente responsables.

La participación de todos los integrantes de la familia favorece la construcción de dicho balance, en tanto se establecen los compromisos y responsabilidades de cada uno de sus miembros de acuerdo con su edad, sus capacidades y los niveles propios de respuesta ante los demás.

Lo anterior favorece el aprendizaje individual y colectivo, facilita el afrontamiento de los conflictos y desarrolla la autonomía en el adecuado equilibrio entre el ejercicio de los derechos y la exigencia de estos. Beneficios que se obtienen al construir una familia democrática

  • Distribución equitativa de las tareas del hogar.
  • Mayor compromiso con las responsabilidades individuales.
  • Mayor colaboración entre los integrantes.
  • Ampliación de los espacios de diálogo.
  • Mayor participación en la toma de decisiones.
  • Disminución de los niveles de estrés en padres, madres y cuiadores.
  • Aplicación de prácticas de autocuidado.
  • Mayor desarrollo de pensamiento crítico que protege a los niños y niñas de diferentes abusos basados en la obediencia ciega.

  Claves para construir familias democráticas   Las familias democráticas se construyen en el día a día, en la manera en que sus integrantes se involucran en la toma de decisiones y cómo actúan para la ejecución de estas. Es un proceso cambiante, de permanente construcción de la autonomía de cada persona y de mecanismos para que participen. En la medida que todos en la familia se involucren en la toma y ejecución de las decisiones, de acuerdo con su edad y capacidades, se aumenta la autonomía de cada persona, fortaleciendo el vínculo familiar y la protección de todo el colectivo.

¿Por qué es importante practicar la democracia en el colegio?

La democracia influye  notablemente en la vida cotidiana de los ciudadanos, en sus condiciones materiales de existencia. La democracia no es sólo un sistema político ético al que debemos aspirar para tener una sociedad civilizada que pueda considerarse como tal.

  1. No es sólo un sistema de convivencia basado en la libertad y el respeto;
  2. Su escasez o mala calidad influye directamente en las condiciones de vida concretas de los ciudadanos;
  3. En general, podemos decir que el sistema político de un país influye notablemente en las condiciones materiales de existencia de sus habitantes;

Esto es algo que nunca hay que perder de vista. Los que estamos concienciados con la importancia de la democracia debemos considerar que el conjunto de la ciudadanía no lo está, o no lo está suficientemente. La mayor parte de nuestros conciudadanos considera que las ideas de quienes aspiramos a más y mejor democracia, no son más que ideales utópicos, poco realistas y secundarios.

En una democracia desarrollada, la crítica profunda, contundente, constructiva, es bienvenida y no criminalizada. La crítica es imprescindible para mejorar las cosas. Las leyes humanas no son divinas, no son perfectas, pueden y deben ser mejoradas.

Olvidan que la justicia y la legalidad son dos cosas que no tienen por qué coincidir siempre. Como decía Montesquieu: Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa. Existe una relación directa entre el grado de democracia de una sociedad y las condiciones de vida cotidianas de los ciudadanos.

  • La calidad del sistema político afecta a la calidad de vida del ciudadano de a pie;
  • Cuanta más y mejor democracia, mejores condiciones de vida, incluso más feliz es la población de un país;
  • La clave para poder resolver los grandes problemas que nos afectan cotidianamente a los ciudadanos reside en la democracia;

Con suficiente democracia, todas las ideas, de todos los signos, deben poder ser conocidas y probadas en igualdad de condiciones, disparando así las probabilidades de resolver los problemas de la sociedad. Uno de los objetivos prioritarios de la educación debe ser concienciar al futuro de nuestra sociedad de la importancia de la democracia.

Hablar de la democracia es hablar de las verdaderas soluciones para combatir los problemas reales y cotidianos que afectan a la inmensa mayoría de ciudadanos. No hay que perder de vista la relación directa entre la calidad de la democracia y la calidad de vida de las personas.

Maquiavelo escribió: “No podemos considerar que en una república en la que brillan tantas virtudes reine el desorden, ya que los buenos ejemplos son el resultado de una buena educación, y una buena educación es el resultado de leyes buenas, que a su vez, se derivan de este tipo de agitación que ha sido condenada por muchos en diversas ocasiones.

¿Cómo podemos fomentar la democracia en el colegio y en la casa?

¿Te has preguntado alguna vez qué tipo de educación das a tu hijo? Muchas veces me pregunto si las reglas y las expectativas que empleo a mi hija, son las ideales. Aunque existan muchas ideas en las familias, amigos, libros , escuelas para padres, Internet, etc, sobre cómo educar a los niños , nadie tiene la respuesta ideal. Como Se Practica La Democracia En La Escuela A mí hija le va bien que yo sea una madre democrática. ¿Y qué quiero decir con esto? Que yo busco  ayudarla a valerse por sí misma  a pensar en las consecuencias de su comportamiento. Busco que ella sepa claramente qué espero de ella y a la vez le explico el por qué lo hago, según su edad. Pero todo eso lo hago de una forma cariñosa, cálida y con mucha cercanía y afecto.

Sigo pensando que lo mejor es escuchar no sólo lo que dice el niño sino también lo que demanda cada uno. Te explico cómo fomentar la democracia en casa y en los niños. Eso es por lo menos lo que creo que hago.

En el artículo ‘Los estilos educativos de padres y madres’ de una Escuela de familias, de Granada, España, encontré algunas ideas que pueden ayudar a los padres a que eduquen a sus hijos a través de un estilo democrático, es decir, con  afecto  y  comunicación , supervisión y  límites , además del fomento a la autonomía.

  1. El afecto y la comunicación: Una madre o un padre democrático escucha y da importancia a lo que dice su hijo;
  2. No le critica, juzga ni mucho menos le culpabiliza;
  3. Enseña a los niños que se expresen, a que controlen sus impulsos con el ejemplo, les demuestra afecto y conoce a sus amiguitos;

Supervisión, establecimiento de normas y límites claros y coherentes: Las normas así como sus motivos y sus consecuencias son breves, claras y fáciles de recordar y de cumplir por los niños. Son razonables y adecuadas a la edad de los pequeños. Cuanto mayores sean los niños más negociación hay de las normas.

Los padres son consistentes y se mantienen tranquilos cuando los niños hacen alguna rabieta. El papá y la mamá están de acuerdo en las normas y en la aplicación de las consecuencias. Fomento de la autonomía : Padres democráticos estimulan la responsabilidad de los niños.

Permiten que comentan errores y que asuman las consecuencias, mostrándoles su apoyo y dejando que ellos solucionen sus pequeñas dificultades y fracasos como subir y bajar cremalleras, vestirse, abotonar, etc. Son padres que celebran los éxitos de sus hijos y les apoyan en los fracasos. Como Se Practica La Democracia En La Escuela Como Se Practica La Democracia En La Escuela 7 errores que cometen los padres en la comunicación con los hijos. ¿Cuáles son los errores más frecuentes que cometemos los padres cuando intentamos hablar con nuestros hijos? ¿Cuáles serían los errores que limitan la comunicación tus hijos? Te lo contamos y te damos ejemplos para evitar hacer en una conversación. Como Se Practica La Democracia En La Escuela La comunicación no verbal en la educación de los niños. Te explicamos cuál es la importancia de la comunicación no verbal con los niños, y te damos 8 consejos para mejorar la comunicación no verbal y la comunicación en general con los hijos. Qué impacto tiene la comunicación no verbal sobre los niños y cómo mejorar esta comunicación con nuetsro hijo. Como Se Practica La Democracia En La Escuela Juego de las piedras para mejorar el diálogo con los niños. Te presentamos el juego de las piedras y algodones que os ayudará a mejorar la comunicación con los niños en casa. Es un juego muy útil que involucra a toda la familia (padres incluidos) y que mejorará la confianza y la gestión de normas y límites en el hogar. Como Se Practica La Democracia En La Escuela Obra teatral ‘Una visita al museo’. ¿Quieres enseñarles a tus hijos qué es la democracia? Desde Guiainfantil. com te proponemos hacerlo de una manera lúdica y educativa: a través del teatro gracia a la obra ‘Una visita al museo’ para que los niños aprendan qué es la democracia. Apeguen los teléfonos móviles, ¡que comenzamos! Como Se Practica La Democracia En La Escuela Consecuencias de la falta de comunicación entre padres e hijos. Cuando los miembros familiares coordinan las formas de comunicación llegan a satisfacer las necesidades de todos los miembros. Pero, ¿qué ocurre cuándo falta o se pierde ese diálogo y ese entendimiento? En Guiainfantil. com te contamos cuáles son las consecuencias. Como Se Practica La Democracia En La Escuela El diálogo en el día a día de la familia. La comunicación en la familia. Guiainfantil. com nos ofrece consejos para estimular el diálogo dentro de la familia, entre padres e niños. Identificar errores en la comunicación entre padres e hijos. La falta de diálogo es uno de los factores que alejan los hijos de los padres. Como Se Practica La Democracia En La Escuela Qué es la escuela democrática. La escuela democrática es una más de entre todas las opciones de “escuela alternativa” que podemos encontrar. Se trata de un modelo que se basa en que la organización de la escuela deje de ser jerárquica y profesores y alumnos tomen decisiones de forma igualitaria. Como Se Practica La Democracia En La Escuela La familia no es una democracia. El juez Emilio Calatayud (famoso juez de menores español), sostiene que la familia no es una democracia, sino un sistema jerárquico en donde existen dos personas que mandan: los padres. Puedes leer más artículos similares a Cómo fomentar la democracia en casa y en los niños , en la categoría de Conciliación familiar en Guiainfantil.

You might be interested:  Como Saber Quien Es El Director De Una Escuela?

Muy importante: No exigen más de lo que pueden dar los niños y les permiten tomar algunas decisiones y a tener opinión. Te contamos más. Te damos 4 consejos sobre cómo dialogar con los niños. Un modelo educativo que respeta el aprendizaje del niño.

com..

¿Qué es la democracia escolar para niños?

DEMOCRACIA ESCOLAR Y eso, ¿que es? El concepto de democracia suele ser utilizado por muchas personas de manera retorica y demagógica (pa’ enredarnos), o por el contrario, en nuestro caso se trata una reivindicación justa e inmediata que encarna las ideas y las banderas que han sido levantas por generaciones de colombianos que han llegado a pagar el elevado costo de sus vidas por defenderla en los momentos más críticos de la historia política de nuestro país.

De igual manera, suele decirse que la democracia significa el derecho a votar, a elegir y ser elegido y otro tipo de reducciones demagógicas que desde la escuela lastimosamente se gestan, pues el ejercicio de la democracia en nuestros colegios se intenta reducir a la elección mecánica de los representantes estudiantiles.

La democracia es mucho más que su significado etimológico, pues ante todo significa para nosotros un proyecto de sociedad donde existan reales posibilidades de realizar nuestros derechos. ¿Como es posible que las clases que se han adjudicado violentamente el poder político, económico y cultural en nuestro país, hablen constantemente de democracia? Un ejemplo claro de esto, es la “Seguridad Democrática” política central del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, donde de entrada, nos parafrasea la democracia para justificar su política de “seguridad” y de guerra contra el “terrorismo”.

  1. Pero una cosa si tenemos clara los colombianos; existe “seguridad en las carreteras”, pero, ¿quienes las usan?, ¿Acaso los que no tenemos ni para el pasaje para ir al colegio? ¿Donde está la seguridad, de que no encontraremos nuestras ollas vacías al regresar de la escuela? ¿A donde esta la seguridad de, que cuando nos encontremos enfermos nos atenderán en el hospital sin necesidad de dinero?   ¿A donde está la seguridad, a la hora de acceder a la educación secundaria o universitaria? Los ejemplos llenarían las próximas páginas;

Por eso, no podemos hablar de democracia cuando se encuentra escrita, pero las relaciones entre las personas en la cotidianidad, es decir, la realidad, nos demuestra día a día lo contrario. La Democracia Escolar , una lucha vigente. Hablamos de democracia escolar, cuando nos referimos a las relaciones de poder en la escuela, entre los distintos estamentos y organismos del gobierno escolar de una institución educativa, los cuales hacen parte de ese motor social que se llama proceso educativo.

  1. En la educación secundaria colombiana, la historia de la democracia escolar esta llena de luchas y victorias por parte de la comunidad educativa, es decir, estudiantes, maestros y padres de familia, donde los estudiantes han sabido ser protagonistas de esta lucha en momentos como los años 60‘s y 70’s, donde las decisiones centrales estaban a cargo del respectivo rector sin participación estudiantil alguna;

Sin embargo, el movimiento estudiantil de la época en función de la lucha por la democracia en la escuela, deciden conformar sin que existiera reconocimiento legal, los Consejos Estudiantiles como un espacio y una herramienta para la participación de la comunidad estudiantil en las decisiones centrales que afectaban los intereses y necesidades de la comunidad estudiantil.

¿Cómo pueden participar los niños en la democracia?

Como Se Practica La Democracia En La Escuela Niñas y niños que participan con su opinión en evento de la Secretaría de Gobernación. ¿Recuerdas quién tomaba las decisiones en tu familia, escuela y en los espacios públicos como parques o bibliotecas cuando eras niña, niño o adolescente?, ¿tus ideas y opiniones eran tomadas en cuenta en estos lugares o quién era responsable de hacerlo? Cuando reflexionamos acerca de éstas preguntas, es común responder que las personas adultas eran quienes decidían, ya que se suponía que eran ellas quienes debían encargarse de tomar las decisiones todo el tiempo y que niñas, niños y adolescentes no tenían la capacidad para participar hasta que crecieran y aumentaran sus experiencias y conocimientos.

  • Contrario a esta perspectiva, la participación ciudadana lejos de excluir a un grupo de personas, implica un proceso en el que es necesario compartir las decisiones que afectan la vida propia y la vida de la comunidad;

Por ello, en México, desde 2014, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes #LGDNNA establece el derecho a la participación de ellas y ellos en los temas que les conciernen y les afectan, y mandata la implementación de mecanismos que faciliten que su participación sea activa, sistemática y permanente.

  • No obstante, la participación en espacios como la casa, la escuela y su comunidad aún tiene un largo camino por recorrer,  ya que la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS 2017), señala que sólo uno de cada dos niñas y niños menores de 12 años se sienten escuchados “siempre” en sus casas y escuelas; mientras que los demás consideran que sólo en “algunas ocasiones” o “nunca” sus opiniones son  escuchadas o tomadas en cuenta;

Es decir, la toma de decisiones en los espacios en los que conviven cotidianamente niñez, adolescencia y personas adultas aún están basadas en relaciones verticales que utilizan la sumisión y la obediencia como elementos de imposición, donde las personas adultas dicen lo que se tiene que hacer, y niñas, niños y adolescentes tienen que obedecer sin permitir el consenso.

Para lograr un verdadero cambio en la forma en la que acompañamos el proceso de desarrollo de niñas, niños y adolescentes, es necesario que las personas adultas sepamos ¿cómo podemos colaborar para que niñas, niños y adolescentes participen de forma activa en la casa, la escuela y en la comunidad? Aquí algunos consejos: ¿Quién decide que comer, qué ropa usar y en qué labores apoyar en casa? La participación es un proceso que debe guiarse desde la primera infancia, bajo el principio de la autonomía progresiva es decir, que ellas y ellos tienen la capacidad de tomar decisiones y asumir responsabilidades de forma gradual, mientras van creciendo.

La ropa que usan, los alimentos que come la familia, los lugares que son seguros para jugar o los quehaceres del hogar, son oportunidades para dialogar y tomar decisiones compartidas con todos los integrantes de la familia. ¿Qué actividades realizar después de la escuela? Aprender a tocar un instrumento, practicar cierto deporte o algún idioma puede ser una actividad que nos entusiasme a madres, padres y cuidadores, pero no necesariamente a niñas y niños.

Ellas y ellos aprenderán algo de mejor forma, si tienen la motivación de hacerlo porque les gusta y no sólo como una imposición. ¿Jugar, leer y ver la televisión? Niñas y niños tienen derecho a participar para construir acuerdos y reglas que les ofrezcan bienestar y tranquilidad.

La negociación que hacemos para establecerlas es parte fundamental en el proceso de participación, ya que hay lugares u objetos inseguros para jugar, lecturas o programas diseñados solo para personas adultas. Recuerda que ¡hasta para jugar hay que hacer acuerdos! Y todas las personas somos responsables de que se cumplan.

Acuerdos de convivencia en la escuela En la escuela, las y los maestros pueden llevar a cabo los acuerdos de convivencia dentro del aula al inicio del ciclo escolar con la participación de niñas, niños y adolescentes.

Recuerda que es más fácil cumplir un acuerdo para el que se fue consultado que uno que ha sido impuesto sin consenso. Cuando niñas y niños asumen la responsabilidad de sus decisiones pueden ser personas cada vez más autónomas. Libros y actividades para trabajar en cada ciclo escolar La invisibilización de la participación de la niñez y adolescencia, puede ocultar el miedo a perder el control; por ello, además de los acuerdos de convivencia las y los maestros pueden decidir con las y los estudiantes que actividades realizar, que libros leer, que materiales utilizar e incluso que celebraciones y efemérides son necesarias conmemorar en sus planeaciones.

  1. En la comunidad: Pensar libremente, informarse, ser escuchados, que tomen en cuenta su opinión, vivir de acuerdo a su identidad, cultura, costumbres, hablar su propia lengua, jugar, descansar e incluso practicar la religión que prefieran es parte de su derecho a participar en la comunidad;

Para ello, las personas adultas tenemos la responsabilidad de garantizar los espacios necesarios para ello. Finalmente, es importante que las personas adultas identifiquemos dos elementos clave de la participación de niñas, niños y adolescentes: primero, que este derecho no está condicionado a su merecimiento o por haber cumplido la obligación correspondiente; y segundo, que su participación no equivale a concederles la razón, sino a entablar un diálogo que permita compartir las decisiones en su proceso de construcción ciudadana. Fuentes:

  • Gáal, Fernando y Corona, Yolanda. Estrategias participativas para niños: Algunos aportes para escuchar a los niños y realizar consultas infantiles. https://www. uam. mx/cdi/pdf/publicaciones/estrategias. pdf
  • Encuesta Nacional Sobre Discriminación 2017:  https://www. conapred. org. mx/index. php?contenido=pagina&id=604
  • Hart, Roger. La participación de los niños: de la participación simbólica a la participación autentica. https://www. unicef-irc. org/publications/538-la-participaci%C3%B3n-de-los-ni%C3%B1os-de-la-participaci%C3%B3n-simbolica-a-la-participaci%C3%B3n. html
  • Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes: https://www. gob. mx/sipinna/articulos/ley-general-de-los-derechos-de-ninas-ninos-y-adolescentes-ya-la-conoces-107204?idiom=es
  • México Social http://www. mexicosocial. org/index. php/81-arts-destacados-home/481-lo-que-piensan-los-ninos-sobre-discriminacion
  • SIPINNA, INE, UNICEF Guía de participación para adolescentes https://infosipinna. org/media/documentos/GU%C3%8DA_ADOLESCENTES. pdf
  • SIPINNA, INE, UNICEF Guía de participación para niñas y niños  https://infosipinna. org/media/documentos/GU%C3%8DA_NI%C3%91OS. pdf
  • UNICEF, La participación de los niños “de la participación simbólica a la participación auténtica”. https://www. unicef-irc. org/publications/538-la-participaci%C3%B3n-de-los-ni%C3%B1os-de-la-participaci%C3%B3n-simbolica-a-la-participaci%C3%B3n. html

¿Como debe ser la participación de los estudiantes en clase?

Cómo Participar En Clase  
      
La participación en clase es una parte valiosa del aprendizaje. En muchos casos, participar de clase es un criterio importante que los profesores usan para asignar las calificaciones finales. Muchos estudiantes no tienen ganas de participar de clase. Esto puede ser porque son tímidos o temen ser juzgados y criticados.

    • Asegúrese de venir a clases preparado. Haga todas las asignaciones y lecturas y revise sus notas de sesiones de clase previas. Esto le impedirá hacer comentarios desinformados o hacer preguntas inadecuadas.
    • A medida que usted se prepara para la clase, piensa acerca de las preguntas importantes e inquietudes que puedan surgir en la clase. Asegúrese de que está preparado para manejarlas.
    • Intente sentarse cerca del frente de la clase. Es difícil no involucrarse cuando se está a corta distancia del profesor.
    • Escuche lo que otros estudiantes dicen. Puede entonces partir de sus comentarios para hacer los suyos.
    • Tenga confianza en que sus opiniones serán apreciadas por su profesor y por los demás estudiantes.
    • Sea constructivo cuando reaccione a algo que otro estudiante diga. Puede estar en desacuerdo, pero no debe entrar en “modo ataque”.
    • No “acapare” la clase. Los profesores y los estudiantes resienten por igual a un sabelotodo.
    • No tenga miedo de estar equivocado. El aprendizaje es un cambio en el comportamiento que se basa en la experiencia. Usted puede aprender de sus equivocaciones.
    • No tenga miedo de hacer preguntas. Ésta es una buena técnica de aprendizaje. También, es muy probable que otros estudiantes en la clase tengan las mismas preguntas que usted, y apreciarán que usted las haga.
    • Tenga la certeza que sus preguntas y comentarios son importantes para el tema de la clase. No desperdicie el tiempo del profesor ni de otros estudiantes saliéndose del tema.
    • No lo tome personalmente si otros están en desacuerdo con lo que usted dice. La clase debe ser un buen foro para dar y recibir.

    Por último, una sugerencia para estudiantes que son tímidos. Llegue a la clase temprano a fin de que pueda hablar con algunos de los otros estudiantes. Esto le ayudará a establecer un contacto con ellos a fin de que usted se sienta más cómodo cuando participe en clase. Involúcrese en sus clases. Usted no tiene nada que perder y todo por ganar si participa.

.

¿Qué es la participación en la escuela?

¿Qué es la Participación Social en las escuelas? La Participación Social en la Educación, es un modo de organización en donde la comunidad escolar y las autoridades educativas contribuyen a la construcción de una cultura de colaboración que propicie una educación de mayor calidad para el alumnado. ¿Por qué es importante la Participación Social en las escuelas? Porque permite que los integrantes de la comunidad educativa sumen esfuerzos para que se realicen las acciones que mejoran la calidad de la educación que reciben las niñas, los niños y adolescentes de nuestra entidad.

¿Qué son los Consejos de Participación Escolar? Son los espacios donde convergen docentes, directivos, madres y padres de familia y representantes de sus asociaciones, ex alumnos, representantes de las organizaciones sindicales y otros miembros de la comunidad interesados en el adecuado desarrollo de la escuela, con el propósito de participar en actividades que fortalezcan y eleven la calidad educativa de manera equitativa, con transparencia y rendición de cuentas para todas las personas que conforman la comunidad escolar.

¿Cómo se integran los Consejos de Participación Social? Se integran por Consejeros de la siguiente manera:. Un Presidente, que es madre o padre de familia con hija o hijo inscrito en la escuela. Un Secretario Técnico o Asesor, que es el Director o Directora Escolar.

Integrantes de la Asociación de Padres de Familia. Profesores y/o profesoras elegidos de entre la plantilla de docentes de la institución educativa, electo por estos. Madres y Padres de Familia y Tutores de alumnos inscritos en la escuela ¿Cómo funcionan los Consejos de Participación Escolar? El Consejo de Participación Escolar se reúne por lo menos tres veces a lo largo del ciclo escolar con la finalidad de construir un plan de trabajo, establecer los comités necesarios para su cumplimiento y evaluar sus actividades, de acuerdo a la normatividad establecida.

Normatividad REGLAMENTO DE LA PARTICIPACIÓN SOCIAL EN LA EDUCACIÓN.

¿Cómo hacer participar a los alumnos en la clase?

¿Qué significa vivir en un colegio democrático?

‘ Vivir la democracia en la escuela’ es un proyecto dirigido al profesorado que fomenta el análisis y la toma de decisiones ante problemas prácticas del centro y del aula, teniendo en cuenta el modo en que esas decisiones permiten vivir experiencias de democracia real, tanto al profesorado como al alumnado.

¿Qué es la democracia y ejemplos?

El sufragio es una parte importante del proceso democrático La democracia (del latín tardío democratĭa, y este del griego δημοκρατία dēmokratía ) [ 1 ] ​ es una forma de organización social y política que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la ciudadanía. En sentido estricto, la democracia es un tipo de organización del Estado en el cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen conforme a mecanismos contractuales.

La democracia se puede definir a partir de la clasificación de las formas de gobierno realizada por Platón , primero, y Aristóteles , después, en tres tipos básicos: monarquía (gobierno de uno), aristocracia (gobierno «de los mejores» para Platón, «de los menos», para Aristóteles), democracia (gobierno «de la multitud» para Platón y «de los más», para Aristóteles).

[ 2 ] ​ Hay democracia indirecta o representativa cuando las decisiones políticas son adoptadas por personas reconocidas por el pueblo como sus representantes. Hay democracia participativa cuando se aplica un modelo político que facilita a los ciudadanos su capacidad de asociarse y organizarse de tal modo que puedan ejercer una influencia directa en las decisiones públicas o cuando se facilita a la ciudadanía amplios mecanismos plebiscitarios consultivos.

  • Finalmente hay democracia directa cuando las decisiones son adoptadas directamente por los miembros del pueblo, mediante plebiscitos y referéndums vinculantes, elecciones primarias , facilitación de la iniciativa legislativa popular y votación popular de leyes, concepto que incluye la democracia líquida;

Estas tres formas no son excluyentes y suelen integrarse como mecanismos complementarios en algunos sistemas políticos, aunque siempre suele haber un mayor peso de una de las tres formas en un sistema político concreto. No debe confundirse República con Democracia, pues aluden a principios distintos.