Como Motivar A Los Niños En La Escuela?

Como Motivar A Los Niños En La Escuela

Cómo motivar a los niños

  1. Ten las expectativas adecuadas.
  2. Ayuda a tu hijo a fijarse metas.
  3. Encuentra maneras de mostrarle a tu hijo que la escuela es importante.
  4. Ten una actitud positiva hacia la escuela.
  5. Utiliza un lenguaje que le anime.
  6. El aprendizaje en casa y en la comunidad.
  7. Fomenta la fortaleza en su hijo.

¿Cómo motivar a los niños para que aprendan?

¿Cómo motivar a un niño que está desmotivado?

¿Qué es lo que motiva a un niño?

La motivación supone una de las bases fundamentales para el aprendizaje, por eso es importante trabajarla desde el colegio y desde casa. Te contamos qué es la motivación, cuáles son sus tipo y variables para implantar una buena estrategia motivacional con tus hijos.

Los adultos servimos de modelo para la motivación del niño El origen del término motivación lo encontramos en el latín, combinando las palabras “motus” que significa movido y “motio” que significa movimiento.

En la historia de la Psicología la motivación ha estado siempre muy unida al concepto de necesidad:  la motivación nos conduce a poner en marcha acciones para satisfacer una necesidad. Abraham Maslow formula su teoría en 1943 sobre la motivación humana, basada en una  jerarquía de necesidades humanas que deben ser satisfechas por el hombre , desde las más básicas hasta los deseos más elevados:

  • Fisiología:  respiración, alimentación , descanso , sexo, homeostasis…
  • Seguridad : seguridad física, de empleo, familiar, salud, propiedad privada…
  • Afiliación : amistad , afecto , intimidad…
  • Reconocimiento : confianza, respeto, éxito…
  • Autorrealización : moralidad, creatividad , espontaneidad, resolución de problemas…

Variables motivadoras en los niños El niño , al igual que el adulto,  también necesita cubrir sus propias necesidades , desde las más básicas a deseos más complejos. Sin embargo, en este caso  intervienen otras   variables  que hemos de tener en cuenta para captar su interés y lograr que su impulso vaya dirigido hacia los objetivos más apropiados:

  • Curiosidad innata:  existen áreas de interés en cada ser humano, que dependen de nuestras características de personalidad y experiencias vividas. Es importante que los adultos sepamos ajustarnos a los intereses de los más pequeños, para adaptar las actividades de aprendizaje a estas temáticas.
  • Modelos adultos:  Los adultos servimos de modelo para los aprendizajes del niño, se basan en nuestro comportamiento para repetirlo mediante la imitación. Es necesario, que ofrezcamos un modelo de individuo que se plantea metas e intenta alcanzarlas mediante el esfuerzo. De esta forma, le predisponemos para emitir este tipo de comportamiento.
  • El juego y su nivel de atractivo:  Los niños desarrollan gran parte de sus habilidades y facultades a través del juego. Es un espacio en el que se familiarizan con lo real, participan en la resolución de los problemas y elaboran otros procesos cognitivos superiores.
  • Refuerzo de su impulso hacia el logro:  Otro de los factores principales es el reconocimiento del otro. El menor necesita la aprobación de su educador (familias y profesores) para sentirse seguro. El niño necesita afecto, aprobación y alegría del educador cuando se aproxima a aquellas metas que desea alcanzar.
  • El reto de “ser mayor”  debe irlo interiorizando; es decir, el niño tiene que encontrar ventajas en crecer pues es el único modo de dirigir su conducta hacia la madurez, la responsabilidad y el esfuerzo personal.
  • Control de su propia conducta. Aunque supervisemos y orientemos en el proceso, el niño tiene que tener la percepción de cierto control sobre su conducta. Así, se responsabilizará plenamente de lograr sus propios objetivos por sí mismo.
  • Entorno agradable. El contexto en el que aprende debe ser agradable, un entorno confortable, cálido y lleno de afecto.

Autoestima y auto-concepto Para que cualquier ser humano se dirija hacia la acción y alcance sus propios objetivos es necesario que tenga un adecuado concepto de sí mismo. Si la autoestima es baja, la persona creerá que no tiene capacidad suficiente para alcanzar sus retos,  aunque esta percepción no esté ajustada con la realidad. Al niño  le ocurre lo mismo que al adulto,  necesita confiar en sus posibilidades para esforzarse en alcanzar sus retos.

  • Su autoimagen va a depender tanto de la opinión que tengan las personas más cercanas y que se lo hagan saber, como de la información percibida por su propia experiencia;
  • Tipos de motivación Existen dos tipos de motivación,  la motivación intrínseca y la extrínseca;
You might be interested:  Actividades Que Realizan Los Niños Y Niñas En La Escuela?

La primera proviene del interior de la persona,  la tarea la lleva a cabo por la satisfacción que experimenta cuando aprende, explora o entiende. La segunda depende del exterior, la persona  actúa para lograr premios o reconocimiento o evitar castigos o desaprobación.

  1. Los niños más pequeños se mueven por sus propios intereses de placer o satisfacción inmediatos, pero no son capaces de esforzarse para lograr recompensas internas a largo plazo;
  2. Es decir, son  capaces de actuar por motivación extrínseca pero no por motivación intrínseca;

La única forma de ir generando sus propias motivaciones internas es que el adulto le vaya ofreciendo motivaciones extrínsecas para alcanzar sus logros. Desmotivación La desmotivación es un sentimiento marcado por la  ausencia de esperanza a la hora de resolver obstáculos.

A largo plazo puede generar insatisfacción, disminución de la energía o incapacidad para experimentar entusiasmo. En los niños, la desmotivación para alcanzar sus objetivos  puede encontrarse relacionada con una estimulación inadecuada, dificultades en el historial de aprendizaje, entorno desfavorecido, fracasos a lo largo de su evolución, falta de hábitos, bajas expectativas, prejuicios, falta de conocimiento o habilidades.

Todos estos factores hay que tenerlos en cuenta cuando se considera la posibilidad de desmotivación en un niño. En este caso, se recomienda hacer una  valoración por parte de un experto  en todas estas áreas citadas, para valorar las causas, intensidad y otros contextos interferidos. Para ello podemos utilizar:

  • Actitud positiva , que nos vean cómo realizamos nuestras actividades cotidianas con alegría e imprimiendo siempre positividad en los nuevos retos.
  • Valorar y reconocer sus esfuerzos  por pequeños que sean, siempre que se aproximen a la tarea que deseamos que inicien.
  • Emplear cuentos, historias, fantasía, creatividad, ingenio y juego  para explicarles cómo lograr nuestras propias metas. Utilizando incluso algún personaje de ficción o héroe como modelo de referencia.
  • En los momentos de calma e intimidad,  explicarles por qué tienen que hacer las cosas , hacía que objetivos van dirigidas y todo aquello que van a conseguir si lo logran.
  • Las  metas deben ser alcanzables, es decir realistas y pequeñas , que supongan un esfuerzo pero que el niño tenga la sensación de que si se dirige a ello puede lograrlas. Si no es así, habrá que reducirlas y ajustarlas a sus capacidades.
  • Entender el  “error” no como un fracaso sino como una oportunidad para el cambio  para seguir mejorando. La única manera de avanzar, crecer y aprender es probar a hacer cosas diferentes, equivocarnos y aprender de los errores cometidos.
  • Por último,  apostar por ellos, creer que son únicos, especiales e importantes , y que confiamos en ellos para superar cualquier reto que se propongan.

¿Cómo estimular y motivar a los estudiantes?

¿Qué hacer con los alumnos desmotivados?

¿Qué hacer cuando un niño es perezoso para estudiar?

¿Cómo saber si un niño está desmotivado?

¿Cómo motivar a un niño rezagado por no asistir a la escuela?

¿Qué hacer con los niños que no quieren ir a la escuela?

¿Que decirle a un niño que no quiere ir a la escuela?

Durante las primeras semanas de clases es normal que tu hijo no quiera ir a la escuela , es decir, iniciar el colegio, y es que hablamos de retomar una rutina que, durante las vacaciones, dejamos a un lado. Pero cuando esta negativa del niño a asistir al colegio sucede habitualmente, es importante detectar qué puede estar ocurriendo. Como Motivar A Los Niños En La Escuela La negativa de los niños a ir al colegio suele estar basada en un miedo irracional , que suele aparecer por primera vez en niños que asisten a escuelas infantiles de edad preescolar, siendo más frecuente en los que cursan el segundo grado. Para manifestar su disgusto por asistir al colegio , el niño suele quejarse de dolores de cabeza, de garganta o de estómago justo antes de la hora de partir hacia la escuela. La ‘enfermedad’ mejora cuando se le permite quedarse en la casa, pero reaparece a la mañana siguiente antes de ir al colegio de nuevo.

Si estás pasando por esta situación, en Guiainfantil. com te indicamos a qué señales debes prestar especial atención, es decir, cuáles son las posibles causas , y te ofrecemos algunos consejos que puedes aplicar para que el niño recupere la ilusión por ir al colegio.

En algunos casos, el niño puede negarse por completo a salir de la casa y, para eso, utilizará todas las estrategias a su alcance como llorar y reaccionar con una rabieta. Hay varios aspectos que debes tener en consideración en el momento de indagar en las razones por las cuales tu hijo no quiere asistir al colegio.

You might be interested:  A Que Escuela Fue Artigas?

– ¿Ha tenido tu hijo algún problema en el colegio? Lo primero que debes hacer es investigar si tu hijo ha tenido algún problema en el colegio , bien sea con sus profesores, compañeros de clases o cualquier otra persona de la institución.

Cuando vayas a hacerlo procura tener mucha calma y hablar con un tono de voz amable. De esta manera, tu hijo se sentirá seguro para hablar. Explícale que no te molestarás ni lo castigarás por decirte si ocurre algo malo; hazle saber que puede confiar en ti.

  • – ¿En qué momento tu hijo dejó de querer ir a la escuela? Esto es algo que puedes hacer por tu cuenta;
  • Simplemente, piensa un poco en cuándo empezó tu hijo a no querer ir al colegio;
  • Esto te será de gran ayuda para investigar si algo le pasó;

Trata de recordar los eventos que sucedieron en esa época. No necesariamente se puede tratar de problemas en el colegio, muchas veces los niños al no saber cómo gestionar sus emociones de manera adecuada , tienden a llevarlo a otros ámbitos. Recuerda si ha habido cambios significativos en su dinámica, problemas familiares o cualquier tipo de situación de interés antes de que empezara a negarse a ir a clase.

  1. – ¿Ha habido cambios en casa o en el ambiente familiar? Esta actitud es muy frecuente en los primogénitos, sobre todo, cuando tras la llegada de un hermanito ven como él debe salir de casa, mientras su mamá se queda al cuidado del hijo menor;

La negación de ir a la escuela puede aparecer también después de un período en el que el niño ha estado en casa en compañía de su mamá, por ejemplo, después de las vacaciones de verano, de unos días de fiesta o después de una breve enfermedad. – ¿Le sucede solo a mi hijo? Indaga con los demás padres si hay otros niños que no quieran ir al colegio.

De ser así, es posible que se deba a algún conflicto con algún profesor o un compañero de clase. – Descarta otros problemas Por último, pero no por eso menos importante, trata de descartar que no exista algún problema médico.

Ten en cuenta si tu hijo ha presentado últimamente otros síntomas y, de ser así, consulta con su médico pediatra para que te oriente al respecto. Como Motivar A Los Niños En La Escuela Si tu hijo tiene este problema, no te preocupes, aquí te explicamos  cómo puedes ayudarle : – La buena comunicación con el niño es clave Mantener una comunicación abierta con tu hijo es fundamental para ayudarlo con cualquier asunto que se le presente en la vida. Es importante que sienta confianza para hablar contigo de lo que le sucede. Al hablar utiliza siempre un tono de voz calmado , incluso si te llegas a alterar (eso pasa, ¡somos humanos!). Si es así, respira con calma y continúa escuchándole. Fomenta esta comunicación como parte normal de su rutina, no solo en momentos específicos.

  • Pregúntale a diario cómo le ha ido , qué hizo y cómo se lleva con sus compañeros;
  • De esta manera, le resultará natural hablar contigo cuando suceda algo que le moleste o incomode de alguna manera;
  • – Observa su conducta Debes estar pendiente ante cualquier cambio conductual que tenga tu hijo, esto es un claro indicio de que algo no anda bien;

Si notas que se comporta de manera diferente, indaga más al respecto. Puede que no lo diga con sus palabras, pero puede ayudarle dibujar o utilizar juguetes para mostrar lo que le ocurre. Es necesario que aprendas a leer las señales que indican que a tu hijo le está sucediendo algo e invitarle a contarte, nunca de manera obligada ni bajo presión.

– Valida sus emociones Cuando tu hijo expresa el no querer ir al colegio en lugar de enfocarte en decirle que todo estará bien y que nada va a pasar, lo primero que debes hacer es validar lo que siente.

You might be interested:  Como Saber En Que Escuela Quedo Mi Hijo 2019?

Puedes decirle frases como: ‘sé que te sientes un poco nervioso (triste, enojado, etc. ) y está bien, pero al llegar a clase verás que todo estará bien’. Ayúdale a nombrar eso que siente; puede que le cueste expresarlo simplemente por no saber cómo hacerlo.

Por esta razón, es muy importante que trabajes con tu hijo su lenguaje emocional para que tenga las estrategias necesarias para contarte lo que siente. – Las rutinas ayudan Una de las estrategias más útiles para ayudar a tu hijo en cualquier situación es crearle rutinas estables en las cuales sepa con certeza lo que sucederá.

Incluye todo lo que sucede en su vida, no solo lo concerniente al colegio. Incluye horarios de juego, de tarea, de aseo personal , etc. Dentro de las rutinas, también debes tener en cuenta explicarle que lo vas a dejar en el colegio y tendrá clases, compartirá con sus amigos y que luego tú (u otro responsable) lo irá a buscar al salir.

Recuérdale lo mucho que le amas , el orgullo que te hace sentir y deséale un buen día en clases. – Habla con sus profesores Acércate a sus profesores y pregúntales cómo le va a tu hijo, si se lleva bien con sus compañeros o si ha sucedido algo fuera de lo común.

Ellos pueden darte información valiosa para comprender las razones por las que tu hijo no quiere asistir al colegio. Es importante que te cerciores de que el ambiente escolar sea adecuado para el aprendizaje de tu hijo, un sitio seguro donde se sienta bien , sin miedos ni incertidumbres que le causen estrés o ansiedad. Como Motivar A Los Niños En La Escuela Los niños con un miedo irracional hacia la escuela pueden sentirse inseguros si se quedan solos en una habitación. También pueden demostrar un comportamiento de apego hacia sus padres e incluso convertirse en su sombra, siguiéndoles a todas partes. Estos miedos son comunes en niños que padecen el llamado ‘ desorden de ansiedad ‘. Además, presentan dificultad para dormir, un miedo exagerado y un temor irreal hacia los animales, monstruos, ladrones o a la oscuridad.

  1. – Pide ayuda profesional Si la situación con tu hijo continúa sucediendo y a pesar de intentar indagar acerca de lo que le pasa no encuentras respuestas, es importante solicitar la ayuda de algún profesional como un psicólogo infantil (o juvenil) o un orientador;

Los efectos potenciales a largo plazo pueden ser muy serios para un niño con miedos persistentes, si no recibe atención profesional. El niño puede desarrollar serios problemas escolares y sociales, si deja de ir a la escuela o ver a sus amigos por mucho tiempo.

  1. Antes de que eso pueda ocurrir, los padres pueden ayudar a su hijo llevándolo a un psicólogo de niños y adolescentes, quien trabajará con él para que vuelva de inmediato a la escuela y realice otras actividades diarias;

Algunos niños requieren un tratamiento extensivo para determinar las causas del miedo. Los niños mayores o los adolescentes que se niegan a ir a la escuela requieren un tratamiento aún más intensivo. En cualquier caso, el miedo irracional de abandonar la casa y la compañía paterna o materna se puede tratar con éxito.

¿Qué fomenta la motivación?

Divide tu meta – Es más sencillo conseguir un objetivo si se empieza poco a poco. Conviene dividir el objetivo en diferentes tareas para comenzar con más fáciles e ir avanzando hasta los desafíos más grandes. Dividir una tarea en trozos alcanzables ayuda a crear confianza y aumentar la motivación.

¿Cómo crear un entorno motivador en el aula?

¿Cuáles son las estrategias de motivación?

¿Qué estrategias se puede utilizar para mejorar el aprendizaje?

¿Qué se debe hacer cuando un niño no quiere estudiar?

Entonces, si mi hijo no quiere estudiar, ¿qué puedo hacer? – Como hemos visto más arriba, es importante saber por qué no quiere estudiar tu hijo/a. Habla con él o ella. Intenta no juzgarle y simplemente interésate por sus razones. Hazle saber que le quieres ayudar y que haréis lo posible para que él o ella esté bien.

  1. Descarta que haya algún problema específico , como podría ser ansiedad, depresión, problemas de aprendizaje, acoso escolar, etc;
  2. Si no lo tienes claro, busca ayuda y pide una valoración a un profesional especializado;

Si sabemos por qué tu hijo o tu hija no quiere estudiar, es mucho más fácil ofrecer una solución adecuada a su situación.

¿Cómo motivar a los niños en casa?