Como Me Siento Al Regresar A La Escuela?

Como Me Siento Al Regresar A La Escuela
Los Directores deben crear un espacio virtual para que su comunidad escolar exprese sus emociones – El inicio del nuevo ciclo escolar a distancia y en confinamiento ha generado incertidumbre en docentes, estudiantes y padres de familia, por lo que una de las tareas vitales de los directivos y líderes educativos es lograr un adecuado manejo emocional para el regreso a clases, mediante procedimientos de contención que tranquilicen a la comunidad y estimulen su confianza.

  1. Para dar respuesta a esta inquietud, nuestro 5ª Encuentro virtual de Formación Pinion 2020 , en coordinación con el Instituto de Investigación para el Desarrollo de la Educación, A;
  2. (IIDEAC), dedicó un webinar sobre el “Manejo emocional” en esta nueva realidad educativa, impartido por la Maestra y Licenciada en pedagogía Ma;

Cecilia Vicencio Álvarez, de la Dirección Académica del IIDEAC. La maestra Vicencio partió definiendo en general una crisis, como la reacción conductual, emocional, biológica y cognitiva de una persona, ante un evento desencadenante que genera un estado temporal de desorganización y de trastorno, con manifestaciones de malestar y tensión.

Ante una crisis, nuestros objetivos se ven amenazados, lo que pensamos que íbamos a hacer, o que ya habíamos logrado, se altera, y ya no es posible que sigamos con nuestros planes. Tenemos incertidumbre, angustia, nos sentimos desorganizados e inseguros.

Enfrentar una crisis de salud como la actual no ha sido cosa fácil, nos hemos sentido mal, angustiados y preocupados, pero podríamos enfrentar esta situación de dos maneras: por un lado, quedándonos parados y quizá hasta retrocediendo: “Me siento tan mal, tan impotente, tan frustrado que ya no sé para dónde ir”.

Pero, por otro lado, la situación también nos planteó la posibilidad de ir hacia adelante y salir mucho más fortalecido. Lo que yo quiero que entendamos en esta charla, insistió la Maestra Vicencio, es por qué a veces somos capaces de salir adelante, empoderarnos y avanzar , y en otras ocasiones nos quedamos estáticos o quizá también retrocedemos.

La crisis fue repentina: aunque nos dijeron que íbamos a tener que cerrar las escuelas y nos preparamos como pudimos, la verdad es que nadie se imaginó que íbamos a permanecer tantas semanas confinados en nuestras casas, con las escuelas cerradas y los docentes a distancia.

  1. En el ámbito de la educación, hemos vivido situaciones muy inesperadas que hemos tenido que resolver de manera urgente;
  2. Muchos logramos terminar bien el año escolar, pero cuando nos dimos cuenta que iniciaríamos las clases otra vez en línea, muchos docentes, estudiantes y padres de familia se sintieron frustrados y hasta desesperados;

Algunas de las emociones que sentimos en este proceso son angustia, ansiedad, irritabilidad, enojo e incomodidad sin saber bien por qué. Hay gente que reacciona de manera agresiva y otra que puede quedarse muy pasiva, sin participar, sin querer comunicarse porque está saturada de cosas.

Al final, todos, de una u otra manera, sentimos miedo, y esto tiene que ver con nuestra salud mental y emocional. ¿Qué puedo hacer yo como Director, como guía de mi comunidad educativa para ayudar a manejar esas emociones? ¿Cómo podemos ser líderes efectivos y cercanos en una situación así? ¿Cómo podemos contener la emocionalidad de nuestros colaboradores, de los padres de familia y muchas veces también de los alumnos?, se preguntó la maestra Ma.

Cecilia Vicencio. Contención emocional es todo lo que hagamos, los procedimientos y acercamientos, para que la persona que se siente preocupada o inquieta se tranquilice. Para que vuelva a adquirir la confianza en sí misma y que pueda ir retomando su capacidad de resolver la situación que enfrenta.

La maestra Vicencio habló de algunos procedimientos para tranquilizar y estimular la confianza de la persona afectada por una crisis emocional, el apoyo primario para reestablecer su estabilidad, así como las alternativas para la expresión de sus sentimientos y las rutas para solucionar problemas.

Pero algo muy importante es que como directores, continuó, no vamos a resolver los problemas que las personas de nuestra comunidad educativa tienen que resolver, sino que vamos a ayudar a que tomen su centro para que sean capaces de resolver lo que necesitan enfrentar.

Vamos a sostener a las personas a través del acompañamiento para que sean capaces de enfrentar esta crisis. Como directores tenemos ahora el doble reto de que no podemos estar físicamente cerca de nuestra comunidad escolar, ¿cómo haremos entonces para mantenernos cercanos de los otros a través de una pantalla? Una herramienta comunicativa para acercarnos virtualmente es la escucha activa , donde yo tengo que ser un muy buen oyente, pero también debo saber hacer las preguntas adecuadas para tener una relación cercana con mis colaboradores.

Por otro lado, está la empatía, esta gran capacidad de ponerse en los zapatos del otro, de poder sentir lo que el otro está sintiendo, sin juzgarlo, sin criticarlo, poder entender desde dónde está y ayudarlo a salir adelante. La pedagoga del IIDEAC propuso algunas otras estrategias para los directores escolares.

Promover la expresión de emociones Recordemos que es responsabilidad del director trabajar con todo el personal escolar: intendentes, administrativos, docentes, estudiantes y, además, con los padres de familia.

El reto es ser una autoridad cercana, aunque a distancia. Si no podemos ir a nuestra escuela, si no podemos tener una junta presencial con los maestros ni los papás, ¿qué podemos hacer para que nos perciban de una manera cercana? Como directores, podemos crear un espacio seguro para la expresión de emociones.

Ante la imposibilidad del acercamiento físico, lo primero es crear un espacio virtual y de tiempo, donde quede claro a la comunidad docente que se puede hablar de sentimientos, que tanto colaboradores como papás sepan que se pueden acercar al director y podemos hablar en ese nivel de comunicación: “Oye ¿cómo te sientes?, ¿cómo estás?, ¿cómo están tus hijos?, ¿cómo sigue tu cuñada?”.

Ese tipo de cosas que nos hacen ser cercanos y que deja claro que podemos hablar en una cercanía más estrecha. Sé una presencia efectiva La distancia social profundiza el sentimiento de soledad. Hablamos con pocas personas, estamos lejos y eso profundiza ese sentimiento.

Como director puedes promover el sentido de pertenencia en la escuela: a pesar de estar a distancia, todos somos de este colegio y, por lo tanto, todos queremos esto, tenemos este lema, metas comunes. Amalgamar a la comunidad con elementos de unión que los hagan sentir orgullo de pertenecer a esa escuela, es una acción práctica de gran utilidad para el acompañamiento.

Haz preguntas significativas Conecta con empatía y comprensión, sabiendo que estamos en un momento difícil para todos por el trabajo y con los hijos en casa. Si hacemos preguntas significativas que nos acerquen a la gente con la que trabajamos, se establecerá un vínculo real más profundo.

¿Cómo está tu familia? De lo que has logrado, ¿qué te hace sentir orgulloso? ¿Qué has aprendido en esta pandemia? (Tejer, hornear, usar Zoom, etcétera). Escucha activamente Estamos viendo una pantalla, pero detrás hay personas que debemos escuchar y con las que debemos tratar de tener un contacto visual, si bien indirecto, siempre emocional.

Debemos también estar atentos al lenguaje corporal de los demás (está nervioso, distraído, concentrado), e identificar ese lenguaje en canales a distancia y videollamadas. Hazte presente para escuchar, conversar y parafrasear los comentarios de los demás, utiliza un lenguaje no verbal que demuestre tu genuino interés y evita juicios y consejos (no criticar, dar oportunidad a la gente de expresarse sin juicios e incluso cambiando prejuicios, ideas y conceptos propios).

  • Es de fundamental importancia implementar programas de aprendizaje socioemocional;
  • Crear espacios para manifestar emociones, donde los chicos puedan hablar del manejo de éstas y de cómo las están gestionando;

Pero debe ser un espacio pensado, bien planeado, con un programa, horario definido, un objetivo concreto, metas y contenidos claros. Debemos tener en cuenta que ya habrá la nueva materia de bienestar y salud, y que esto es muy importante, pues será un espacio en la currícula oficial donde se podrá trabajar en cuestiones emocionales y de salud importantes para los niños, niñas y jóvenes estudiantes.

Hay que caminar en el autoconocimiento, reconocer sus propias emociones, identificar los valores personales e institucionales, practicar actitudes positivas como la empatía, la compasión y la inclusión.

Esto es un reto, sobre todo en las clases virtuales, donde tenemos que generar un espacio de ayuda mutua, empatía, comprensión y compasión. También es importante nombrar las emociones: “esto que hacemos es ser compasivos con el otro. Veo que tiene una necesidad y se preocupa, y yo voy a ayudarlo”.

Nombrar las emociones para que los niños sepan que lo que están haciendo es valioso e importante y queremos que lo sigan haciendo. Que los chicos amplíen su vocabulario y enriquezcan su lenguaje emocional, que reconozcan sus emociones y puedan nombrarlas: “me siento triste, frustrado, apartado de mis amigos, preocupado, impotente, cansado”, será ya un gran paso en la tarea de contención emocional para los meses de clases a distancia que vienen.

Estas y otras tareas de acercamiento que se deben llevar a cabo con todo el personal de la comunidad escolar durante las clases a distancia, fueron revisadas por la Licenciada Ma. Cecilia Vicencio Álvarez, en este concurrido webinar , que reunió a más de 70 directores de escuelas y líderes educativos el pasado 5 de agosto, durante nuestro Encuentro Pinion..

¿Cómo nos sentimos al regreso a la escuela?

Tras más de un ciclo escolar tomando clases en línea, hemos vuelto a las aulas. Este regreso será gradual, ajustándonos a las medidas sanitarias gubernamentales, y basándonos en un nuevo modelo de convivencia que busca proteger a toda nuestra comunidad, pero lo importante es cómo se encuentran después de dieciocho meses viviendo en situación de pandemia.

  • Lo humano se puso a prueba una vez más y, a pesar de formar parte de un evento histórico, las consecuencias del COVID-19 tuvieron un impacto severo en cada uno de nosotros;
  • Hemos enfrentado cambios radicales en poco tiempo;
You might be interested:  Como Cuidar La Escuela De La Basura?

Uno tras otro. Nuestra capacidad adaptativa tuvo que potencializarse. Hemos sufrido pérdidas muy significativas. Pero, sobre todo, ustedes fueron privados por mucho tiempo de la posibilidad de socializar y vivir la experiencia de ser estudiantes, procesos fundamentales en la formación humana.

No somos sino por el otro, y ahora que hemos vuelto a las aulas, debemos ser empáticos y comprender que nuestras vidas son muy distintas a la última vez que estuvimos juntos de manera presencial, y cada historia de todos los integrantes de nuestra comunidad, merece ser escuchada.

Esta experiencia nos ha forjado el carácter, y debemos desarrollar aún más la paciencia para adaptarnos a una nueva forma de vida, no sólo en el salón de clases. Juntos podemos superar adversidades, en un entorno de respeto y de inclusión. Hay más retos y desafíos, que sólo se traducen en nuevas oportunidades para todos.

  1. Esto debe unirnos, para ver por y para los otros y tejer aún más el sentido de comunidad;
  2. Seamos empáticos;
  3. Tendremos días buenos y días malos;
  4. Será confuso en un inicio el modelo de convivencia y la manera de impartir clases, sin olvidar que estamos todavía sujetos a las indicaciones de las autoridades y es probable que se harán ajustes en el camino;

Todo es nuevo y lo nuevo permite evolución. El cambio es lo único constante, como bien estableció Heráclito de Éfeso, y nuestra capacidad para enfrentar el cambio y adaptarse al mismo, es la manera natural de crecer y aprender. Pero debemos prestar atención a nuestras emociones cuando transitamos procesos de cambio.

  1. Puede que sintamos ansiedad, miedo, expectativa, inseguridad;
  2. Al reconocer y validar nuestras emociones, la adaptación al cambio es más sencilla y nos permitirá transitar mejor las adversidades;
  3. Sabemos que se encuentren cansados, frustrados y su contexto inmediato es incierto;

Habrá a quienes les gustó más el modelo de escuela a la distancia y se ajusta mejor a sus necesidades ahora. Pero lo cierto es que nos encontramos en un punto crítico para dejar atrás una situación que detuvo nuestra propia historia muchos meses y es momento de hermanarnos para hacer de este regreso a clases uno inolvidable para todos y que los motive para retomar con más ilusión y ánimo su vida de estudiante: la mejor etapa de la vida..

¿Qué emociones genera el regreso a clases presenciales?

Después de dos años de pandemia , las niñas y niños regresan a las clases presenciales (semipresenciales en la mayoría de los casos). Este retorno a las aulas no solo llena de emoción a los estudiantes, sino también a padres y maestros. El psicólogo clínico José Carlos Chávez comenta que “algo que evidentemente cambió en este grupo poblacional fue su rutina, como horarios, exigencias, restricciones”.

  • “El funcionamiento interno de muchas familias ha cambiado;
  • La estabilidad económica, relaciones entre familiares, estrés general;
  • Pero además de ello, un grupo muy grande de jóvenes y niños han tenido que afrontar la pérdida de algún familiar;

A nivel individual, el desarrollo emocional e intelectual se ha visto afectado, se amplió la brecha en el aprendizaje al reducir la exigencia durante la cuarentena”, explica. Chávez resalta que “las entidades educativas deben empezar por reconocer la subjetividad de la población infanto-juvenil”.

  1. “Esto significa tener referencia de cuál es la realidad con la que llega cada alumno, cómo cambió su entorno a partir de la pandemia y cómo llegó a afrontarlo;
  2. Para esto es importante acompañar y validar las experiencias emocionales de los alumnos;

Es importante que las actividades y retos se desarrollen de manera progresiva, ya que se necesita de un periodo de transición en el que el alumno se adapta tanto a las exigencias académicas como socioemocionales”, sostiene. Además, resalta que es importante “realizar trabajos de entrenamiento en habilidades sociales será crucial para incrementar los recursos del niño para la adaptación”.

“Si bien gran parte de alumnos llegó a mantener su grupo social cohesionado por medios digitales (juegos, redes, etc. ), habrá un grupo que no ha tenido oportunidad de continuar desarrollándose, siendo esto un predictor para el incremento de casos de ansiedad social, por ejemplo.

Los padres deben continuar atentos al monitoreo del nivel de estrés del niño, así como seguir las pautas de autocuidado básico, tales como alimentación, higiene de sueño, programación de tiempo”, menciona. Para Fernando Bolaños, Oficial de Educación en UNICEF Perú, la pandemia de la COVID-19 ha tenido un impacto en la vida de las niñas, niños y adolescentes en diversos ámbitos: desde el campo de los aprendizajes, lo socioemocional, hasta el aumento en las cifras de deserción escolar.

  • “No hay datos precisos sobre pérdidas de aprendizaje, pero la evidencia internacional indica al menos 1 año menos de aprendizajes;
  • Además, cuando se vuelva a lo presencial se verá con mucha más claridad los desniveles de aprendizaje dentro de las propias aulas”, comenta;

Bolaños resalta que al menos 245 mil estudiantes dejaron la escuela y hay otros 460 mil con riesgo de hacerlo (por problemas de conectividad, salud mental, etc. “Muchos de los que dejaron la escuela lo hicieron debido a los problemas de conexión y de la situación económica de la familia; si son adolescentes o niños con sobreedad, las posibilidades de que regresen a la escuela es mayor”, resalta.

¿Qué es lo que más te gusta de las clases presenciales?

4 – Mayor interacción e intercambio – Las especialidades y labores dentro del sector sanitario , son totalmente un trabajo en equipo. Estudiar presencialmente te brinda la oportunidad de realizar trabajos, prácticas y ejercicios junto a tus compañeros/as de clase.

¿Qué hacer si eres nuevo en la escuela?

¿Cómo te sientes en el primer día de clases?

En el boletín electrónico de KITS que salió en mayo, muchos lectores nos dijeron que querían saber más acerca de cómo ayudar a los niños que tiene miedo de separarse de los padres en su primer día de las clases. ¡Aquí están nuestros consejos! ¡Es agosto! El momento propicio para empezar a prepararse para el inicio escolar. A lo mejor está pensando, “¡Pero todavía nos quedan varias semanas!” ¡Sí! Y eso quiere decir que todavía hay suficiente tiempo para hacer algunas cosas importantes para preparar a su niño o niña para el primer día de la escuela.

  1. Esta semana vamos a hablar acerca de cómo preparar a su niño o niña para separarse de usted al entrar en la escuela;
  2. Algunos niños no tienen ningún problema para hacer esto;
  3. Pero otros niños se sienten ansiosos;

Muestran señas como morderse las uñas o tener un aspecto asustado e incluso pueden hacer berrinches o impedir que usted se vaya. Asistir a la escuela por primera vez es un GRAN cambio para la mayoría de los niños. Incluso para los que han asistido a un preescolar o grupos de juego, “la escuela grande” es un lugar totalmente distinto. Hay varias cosas que puede hacer:

  • Hablar de manera positiva sobre el primer día de la escuela. Si usted se muestra ansioso/a por cómo reaccionará su niño o niña, él o ella puede contagiarse de su preocupación y sentirse aún más ansiedad. En cambio, hable acerca de las cosas lindas que disfrutará en la escuela, los nuevos amigos que conocerá, y todo lo que aprenderá.
  • Practicar la separación al programar citas con los abuelos u otros parientes, o fechas para jugar con otros niños, o quedarse con un babysitter. Empiece con periodos de tiempo cortos y vaya agregando más tiempo hasta llegar al plazo de un día escolar típico.
  • Inventar un despido especial. Ustedes dos pueden inventar una manera especial de decir adiós para disminuir la ansiedad de la separación. Podría ser algo como darle un besito en la palma de la mano para que lo cargue durante el día. O quizás un saludo de mano o choque de manos especial.
    • Entonces si se preocupa que a su niño o niña le vaya a ser difícil separarse de usted, el empezar a prepararle AHORA puede ayudar a que el primer día de las clases les vaya mejor;
    • Lea libros sobre el primer día de clases y cómo es asistir a la escuela;

    Recuerde que el saludo no debe durar mucho tiempo. Es un breve beso, choque de manos, etc. y después usted se va. Pueden practicar este adiós cada vez que se separa de su niño o niña antes del inicio escolar.

  • Establecer una rutina matinal de antemano. Un suave comienzo al día realmente puede ayudar a los niños a sentirse menos ansiosos sobre la escuela. También puede ayudar a usted a mantener la calma, aun cuando su niño o niña está inquieto/a. Si empieza a establecer y practicar su rutina un par de semanas antes del inicio escolar, ¡ya será un hábito para el primer día de clases!
  • Hablar sobre cómo va a ser el primer día de la escuela. Los niños se sienten menos ansiosos cuando saben lo que va a pasar. Pueden hablar sobre lo que se hace en el primer día de clases. “Voy a acompañarte a tu salón. Puedes decirle ‘hola’ a tu maestro. Luego colocarás tu mochila en tu cubby. Después, me despediré e irás a sentarte sobre la alfombra.
    1. ” También es importante hablar sobre el final de día cuando se verán nuevamente;
    2. “Voy a recogerte y estarás esperándome fuera de la puerta, allí;
    3. Luego nos iremos a la casa y comeremos algo;
    4. ” Incluso pueden hacer una dramatización de lo que va a suceder el primer día de la escuela;

    Imaginen que están entrando en el salón y practiquen lo que van a hacer y lo que hará su niño o niña al llegar.

  • Visitar la escuela. Muchas escuelas tienen visitas familiares u orientaciones antes del inicio escolar. Asegúrese de asistir a uno de estos eventos con su niño o niña, de ser posible. Si la escuela no tiene un evento antes del inicio escolar, podría llamar y hacer una cita para visitar la escuela juntos.

¡Al hacer estas cosas ahora es más probable que el primer día de clases sea una fiesta en vez de un temor! (Y si llegan a la escuela y su niño o niña todavía tiene dificultades, lea nuestro post sobre cómo manejar los berrinches que arman los niños cuando no quieren quedarse en la escuela. ) .

¿Cómo podemos expresar lo que sentimos en el primer día de clases?

En la práctica. –

  • Es necesario buscar actividades para trabajar la conciencia corporal y compararlas con emociones como sentir mariposas en el estómago, un vacío en el interior, la cabeza nublada… Es una forma de que los niños entiendan cómo el cuerpo y las emociones están totalmente conectadas.
  • De igual modo, es importante que los niños entiendan la importancia de la calma y aprendan a autorregular su conducta. De esta forma, al modificar su estado físico pueden cambiar el emocional. Para ello, es posible llevar a cabo actividades de relajación, como respiraciones lentas y profundas que les permitan calmarse y dejar el estrés a un lado.
  • También es posible conseguirlo a través del movimiento: saltando para liberar emociones y parando para encontrar el equilibrio. Así, podrán comprobar que la acción conduce a la calma. El ejercicio dirigido puede cambiar el estado físico de los estudiantes y, por tanto, también el estado emocional.
  • Otra posible actividad es invitar a los niños y niñas a expresar sus emociones: se puede hacer a través de colores , reconocer las emociones propias o en los demás, etcétera. Hacer juegos para expresar y nombrar las emociones haciendo que actúen para entenderlas y adivinar cuáles son les ayudará a entender las emociones propias o las de sus compañeros de clase.

Mª José Roldán, psicopedagoga y pedagoga terapéutica.

¿Cuáles son las emociones positivas?

Las emociones positivas son aquellas que producen una experiencia emocional agradable. Podemos hablar por ejemplo de:

  • Alegría. Cuando tenemos un éxito o un resultado positivo. Experimentamos satisfacción y bienestar y se traduce en unja expresión facial característica y universal que además resulta muy atractiva: la risa.
  • Orgullo. Cuando conseguimos alcanzar una meta después de esfuerzo y sacrificio. Experimentamos entonces una gran satisfacción.
  • Gratitud. Cuando expresamos un reconocimiento sincero por algo que hemos recibido. Esta emoción tiene la capacidad de estrechar lazos y profundizar relaciones.
  • Ternura. Al observar a alguien que necesita de nuestra protección y genera en nosotros cariño y acciones que sirvan para atender las necesidades, por ejemplo, de un bebé.
  • Interés. Provocado por un estímulo que no nos crea temor sino el deseo de conocer y experimentar. Mientras que los estímulos que provocan miedo aceleran nuestro pulso, aquellos que provocan interés lo disminuyen. Esta emoción nos ayuda a conocer mejor nuestro entorno.

Este tipo de emociones formar parte de nuestro bienestar, favorecen el manejo del estrés, facilitan el rendimiento y mejoran las relaciones sociales y la salud. Características de la personalidad como el optimismo, la afabilidad o la estabilidad están asociadas con una mayor tendencia a expresar emociones positivas. Existe una escala utilizada habitualmente por los profesionales que mide el Afecto Positivo y Negativo.

  1. Con la medición de cada uno de ellos se obtiene una puntuación que determina, en cierta manera, nuestro estado emocional;
  2. Una elevada puntuación de Afecto Positivo indica entusiasmo, energía, alerta, interés y alegría mientras que una puntuación baja es sinónimo de letargo y fatiga;

Por otra parte, en una persona con un alto Afecto Negativo, predominan los sentimientos de ira, culpa, temor y nerviosismo mientras que el bajo Afecto Negativo está asociado a un estado de calma y serenidad..

¿Cuáles son las emociones positivas ejemplos?

Listado de Emociones Positivas – Desde hace varios años atrás, podemos encontrar diversas clasificaciones y listas de las emociones y una de ellas es la que distingue entre emociones positivas y emociones negativas. En este punto, lo primero que quiero recalcar es que no existen unas emociones buenas y otras malas y que las denominadas emociones negativas no tienen por qué ser peores que las positivas.

  1. Todas las emociones son, ante todo, necesarias para sobrevivir;
  2. Dentro de las emociones positivas encontraríamos dos tipos : las emociones básicas o primarias y también las emociones secundarias o complejas;

Las consideradas emociones positivas básicas son principalmente la alegría y la sorpresa (¡ojo! porque la sorpresa también puede ser considerada neutral y no tanto positiva). Por otro lado, las consideradas emociones positivas secundarias son muchas más, ejemplos de ellas pueden ser: calma, confianza, bondad, etc.

  • Alegría. La alegría aparece ante un estímulo que nos provoca satisfacción, bienestar, placer, cosas buenas y nos mueve a esforzarnos y a persistir en la consecución de metas y disfrutar con las actividades que realizamos.
  • Sorpresa. La sorpresa aparece ante un estímulo imprevisto, inesperado o extraño, y nos empuja a prestar atención y centrarnos en ello.

¿Por qué es bueno el regreso a clases?

Por Catalina Monreal De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) a nivel mundial, aproximadamente 214 millones de alumnas y alumnos, es decir, uno de cada siete, perdieron más de tres cuartas partes de la educación presencial debido a la pandemia por covid-19.

Tan sólo en América Latina han sido afectados por el cierre de escuelas 98 millones de niñas y niños en edad escolar. En México, durante 14 meses, la educación de 25. 4 millones de estudiantes de educación básica y 5.

2 millones de educación media superior se vio suspendida de manera presencial. El costo de mantener las escuelas cerradas ha sido muy alto para el aprendizaje, la salud y el bienestar tanto de los menores de edad como de las familias. No debemos permitir que esta situación se repita.

Es urgente que nuestras niñas y niños asistan a las escuelas de manera regular. Durante el confinamiento el nivel sociocultural, las condiciones de la vivienda y los problemas de aprendizaje sin duda influyeron en la educación a distancia.

Si bien todas y todos debieron tomar clases a distancia, las y los más vulnerables se vieron afectados por diversas situaciones, viéndose marcadas sus vidas de manera negativa. Se estima que, al menos, un tercio de la niñez en edad escolar mundial no tuvo acceso a la educación a distancia, por no tener acceso a internet, por carecer de un celular o computadora o incluso porque ya no fue posible para los padres asumir los costos de estos servicios, lo que significa que perdieron el año escolar.

  1. Mientras la niñez estuvo en casa, algunos, además de padecer crisis nerviosas por diversas causas, sufrieron abusos y violencia, situaciones que normalmente los maestros pueden detectar a tiempo cuando los alumnos asisten a clases de manera regular;

Las niñas enfrentaron más pobreza, marginación, maltrato sicológico, agresiones sexuales, matrimonios forzados, además de trata. En este sentido, la organización Save the Children calcula que se incrementaron en un millón los embarazos en adolescentes, de los cuales el 18% ocurrió en América Latina.

Las denuncias por violencia doméstica en México se incrementaron con la pandemia. En 2020 se registraron 220 mil casos de violencia familiar en tanto que, de enero a mayo del presente año la cifra alcanzó 106 mil denuncias, y el número de feminicidios pasó de 8 a 18 diarios.

Durante el confinamiento, alumnas y alumnos se vieron presionados por la sobrecarga de tareas, además del estrés que les provocó los estrictos plazos para la entrega trabajos. Igualmente, se ha identificado que, durante el confinamiento, la habilidad y capacidad de las y los menores de edad para leer, escribir y desarrollar operaciones matemáticas tuvo un gran detrimento, lo cual tuvo un impacto emocional negativo en las y los pequeños.

  1. Con el regreso a clases para el ciclo 2021-2022 nuestro país no sólo tiene el reto de retomar el aprendizaje y enseñanza, sino el alumnado retomó las clases presenciales con nuevos problemas derivados del confinamiento y que, en muchos casos, ameritan ser atendidos por profesionales de la salud;

El regreso a clases para este ciclo continúa de manera paulatina, pues en la primera semana asistieron a clases 12 millones 782 mil alumnos y ahora se calcula que han regresado al menos 13 millones 220 mil; se encuentran abiertas 138 mil 817 escuelas y un millón 263 mil profesores de nuevo están en las aulas.

  • En las instituciones de educación, las y los estudiantes no sólo obtienen nuevos conocimientos, sino la convivencia diaria les permite el desarrollo sicoemocional, además de alejarlos de la violencia y, por lo tanto, la posibilidad de caer en depresión es mínima;

Al asistir a las escuelas, nuestras niñas y niños adquieren diferentes habilidades, amplían sus posibilidades de desarrollo personal, aprenden a ser autónomos, pero también a convivir en grupo. Con el regreso a clases, alumnas y alumnos podrán recuperar su salud emocional, tendrán más movimiento y actividad física, además de sentir el respaldo de sus maestros en la adquisición de conocimiento.

Hoy las escuelas también enseñarán nuevas normas y hábitos de convivencia que son requeridas en nuestra sociedad, reglas más estrictas de higiene, respetar la sana distancia y el uso de mascarillas, además de preferir trabajar en espacios abiertos o bien ventilados.

La pandemia demostró la enorme importancia que tienen las escuelas y la docencia para el aprendizaje, para la socialización y para el desarrollo emocional y físico de las niñas, niños y adolescentes..

¿Cómo afrontar el primer día de colegio?

¿Que hacer el primer día de clases en una escuela nueva?

Como Me Siento Al Regresar A La EscuelaTodo el mundo está nervioso el primer día en una nueva escuela. Ser el niño nuevo puede ser una experiencia aterradora, pero puedes encajar perfectamente haciendo una buena primera impresión y conocer nuevos amigos mientras aprendes más sobre tu nueva escuela. Para hacer una buena impresión, planifica con anticipación la noche anterior y te sentirás mucho menos estresado si tienes todo listo antes de comenzar tu primer día de clases.

  1. Elige un atuendo que muestre tu personalidad y te haga sentir seguro, y asegúrate de tener todos tus útiles escolares listos para llevar;
  2. Cuando eres el niño nuevo en la escuela, haz tu mejor esfuerzo para mantenerte calmado y positivo;

Intenta visualizar un buen primer día en tu mente en lugar de enfocarse en las cosas que podrían salir mal. Usa tu lenguaje corporal para mostrar confianza. Cuando te vas a presentar a tus maestros y compañeros de clase, no tengas miedo de mostrar a la gente quién eres.

Es normal sentirse raro por hablar con extraños, pero es difícil hacer amigos si no hablas con nadie. Es probable que todo el mundo sienta curiosidad por el nuevo estudiante por lo que debes presentarte ante tus maestros y los otros alumnos.

Intenta iniciar conversaciones con las personas sentadas a tu lado en clase. Evita hacer malos juicios sobre los estudiantes en tu nueva escuela, y tomate un tiempo para conocer a todos y tratalos con amabilidad y respeto. Busca un grupo en el que encajarías y pideles si puedes sentarte con ellos.

Mantente positivo y no te desanimes si no terminas siendo el niño más popular en la escuela al final de la primera semana. Si eres muy tímido para hablar con extraños, busca a alguien que siente lo mismo y necesita un amigo.

Unirse a un club o equipo lo antes posible es una forma segura de encontrar amigos con los mismos intereses que usted. También asistir a juegos deportivos, bailes y otros eventos escolares son excelentes oportunidades para integrarse en una nueva escuela.

¿Cómo ser la más bonita de la secundaria?

¿Cómo ha sido el regreso a clases después de la pandemia?

¿Qué precauciones debe tomar la escuela para evitar la propagación del virus de la COVID-19? – La reapertura de las escuelas debería estar acorde con la respuesta sanitaria global de cada país a la COVID-19 para proteger a los estudiantes, profesores, empleados y a sus familias.

  • Algunas de las medidas prácticas que pueden tomar las escuelas incluyen lo siguiente: •      Escalonar el comienzo y el cierre de la jornada escolar •      Escalonar las horas de comer •      Mover las aulas a espacios provisionales o al aire libre •      Crear turnos para reducir el número de alumnos por clase El agua potable y las instalaciones de saneamiento e higiene constituirán una parte esencial para reabrir las escuelas de forma segura;

Las administraciones educativas deben examinar las opciones para mejorar las medidas de higiene, incluido el lavado de las manos, el protocolo (por ejemplo, toser y estornudar sobre el codo, en vez de cubrirse con la mano), el distanciamiento físico, los procedimientos de limpieza de las instalaciones y la preparación de alimentos en condiciones de seguridad.

¿Por qué es necesario regresar a clases?

Por Catalina Monreal De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) a nivel mundial, aproximadamente 214 millones de alumnas y alumnos, es decir, uno de cada siete, perdieron más de tres cuartas partes de la educación presencial debido a la pandemia por covid-19.

Tan sólo en América Latina han sido afectados por el cierre de escuelas 98 millones de niñas y niños en edad escolar. En México, durante 14 meses, la educación de 25. 4 millones de estudiantes de educación básica y 5.

2 millones de educación media superior se vio suspendida de manera presencial. El costo de mantener las escuelas cerradas ha sido muy alto para el aprendizaje, la salud y el bienestar tanto de los menores de edad como de las familias. No debemos permitir que esta situación se repita.

Es urgente que nuestras niñas y niños asistan a las escuelas de manera regular. Durante el confinamiento el nivel sociocultural, las condiciones de la vivienda y los problemas de aprendizaje sin duda influyeron en la educación a distancia.

Si bien todas y todos debieron tomar clases a distancia, las y los más vulnerables se vieron afectados por diversas situaciones, viéndose marcadas sus vidas de manera negativa. Se estima que, al menos, un tercio de la niñez en edad escolar mundial no tuvo acceso a la educación a distancia, por no tener acceso a internet, por carecer de un celular o computadora o incluso porque ya no fue posible para los padres asumir los costos de estos servicios, lo que significa que perdieron el año escolar.

Mientras la niñez estuvo en casa, algunos, además de padecer crisis nerviosas por diversas causas, sufrieron abusos y violencia, situaciones que normalmente los maestros pueden detectar a tiempo cuando los alumnos asisten a clases de manera regular.

Las niñas enfrentaron más pobreza, marginación, maltrato sicológico, agresiones sexuales, matrimonios forzados, además de trata. En este sentido, la organización Save the Children calcula que se incrementaron en un millón los embarazos en adolescentes, de los cuales el 18% ocurrió en América Latina.

  • Las denuncias por violencia doméstica en México se incrementaron con la pandemia;
  • En 2020 se registraron 220 mil casos de violencia familiar en tanto que, de enero a mayo del presente año la cifra alcanzó 106 mil denuncias, y el número de feminicidios pasó de 8 a 18 diarios;

Durante el confinamiento, alumnas y alumnos se vieron presionados por la sobrecarga de tareas, además del estrés que les provocó los estrictos plazos para la entrega trabajos. Igualmente, se ha identificado que, durante el confinamiento, la habilidad y capacidad de las y los menores de edad para leer, escribir y desarrollar operaciones matemáticas tuvo un gran detrimento, lo cual tuvo un impacto emocional negativo en las y los pequeños.

  • Con el regreso a clases para el ciclo 2021-2022 nuestro país no sólo tiene el reto de retomar el aprendizaje y enseñanza, sino el alumnado retomó las clases presenciales con nuevos problemas derivados del confinamiento y que, en muchos casos, ameritan ser atendidos por profesionales de la salud;

El regreso a clases para este ciclo continúa de manera paulatina, pues en la primera semana asistieron a clases 12 millones 782 mil alumnos y ahora se calcula que han regresado al menos 13 millones 220 mil; se encuentran abiertas 138 mil 817 escuelas y un millón 263 mil profesores de nuevo están en las aulas.

En las instituciones de educación, las y los estudiantes no sólo obtienen nuevos conocimientos, sino la convivencia diaria les permite el desarrollo sicoemocional, además de alejarlos de la violencia y, por lo tanto, la posibilidad de caer en depresión es mínima.

Al asistir a las escuelas, nuestras niñas y niños adquieren diferentes habilidades, amplían sus posibilidades de desarrollo personal, aprenden a ser autónomos, pero también a convivir en grupo. Con el regreso a clases, alumnas y alumnos podrán recuperar su salud emocional, tendrán más movimiento y actividad física, además de sentir el respaldo de sus maestros en la adquisición de conocimiento.

  1. Hoy las escuelas también enseñarán nuevas normas y hábitos de convivencia que son requeridas en nuestra sociedad, reglas más estrictas de higiene, respetar la sana distancia y el uso de mascarillas, además de preferir trabajar en espacios abiertos o bien ventilados;

La pandemia demostró la enorme importancia que tienen las escuelas y la docencia para el aprendizaje, para la socialización y para el desarrollo emocional y físico de las niñas, niños y adolescentes..

¿Por qué el regreso a clases?

  • La organización implementa en seis estados el programa “Salud en tus Manos”, en colaboración con la SEP y CONAGUA, que apoya a más de 450 escuelas de educación básica y 106 mil estudiantes.
  • Resalta la importancia del entorno escolar en la mitigación de problemas que enfrenta toda una generación como consecuencia del cierre de las escuelas

Ciudad de México, 7 de junio de 2021. – El regreso presencial a las escuelas, tras más de un año de cierre por la pandemia de COVID-19, es un paso clave para la continuidad de la educación y la recuperación de aprendizajes que contribuirá a mitigar problemas vinculados a la malnutrición, la violencia y el embarazo adolescente, entre otros, señaló hoy UNICEF, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

La experiencia a nivel internacional demuestra que un cierre prolongado de escuelas puede afectar negativamente a toda una generación en el corto, mediano y largo plazo, provocando pérdida de conocimientos y habilidades que, en el caso de México, se suma a una crisis de aprendizajes ya existente antes de la pandemia.

Según la evaluación PLANEA 2018 , casi el 80% de los alumnos y las alumnas de primaria no alcanzaban los aprendizajes esperados en comprensión lectora y matemáticas, rezagos que se habrán visto agudizados durante el cierre prolongado de escuelas. El cierre de las escuelas llevó además a un aumento del abandono escolar.

Según la Encuesta para la Medición del Impacto COVID-19 en la Educación del INEGI, alrededor de 1,5 millones de niños, niñas y adolescentes entre 3 a 18 años no se reinscribieron en el ciclo escolar 2020-2021 por causas relacionados con la pandemia.

También se estima un rezago en el país a nivel de desarrollo infantil temprano debido al cierre de los espacios físicos para programas y actividades de educación inicial y preescolar. Astrid Hollander, Jefa de Educación de UNICEF en México, señaló que el éxito del regreso a clases en todo el país dependerá en gran medida de la confianza y colaboración de la comunidad escolar – estudiantes, docentes, personal de apoyo, madres, padres y cuidadores – y de las medidas de mitigación de riesgo de contagios, incluyendo la provisión de información sobre protocolos y prácticas de higiene en el entorno escolar, por lo que, desde el inicio de la pandemia, UNICEF colaboró con la SEP y CONAGUA en el desarrollo del programa Salud en tus Manos.

“A través de Salud en tus Manos, desde UNICEF buscamos, junto a nuestros aliados gubernamentales, que las y los estudiantes de educación básica desarrollen sólidos hábitos de higiene, apoyados por un acceso continuo a insumos básicos de higiene, incluso en aquellas escuelas cuya infraestructura y servicios dificultan, por ejemplo, el lavado de manos frecuente, a través de alternativas eficaces como uso de alcohol en gel”, resaltó Hollander.

El programa se está implementando en seis estados (Chiapas, Ciudad de México, Guerrero, Hidalgo, Michoacán y Oaxaca) y busca alcanzar a más de 450 escuelas de educación básica y 106 mil estudiantes. Estas acciones representan un aporte importante en el proceso de reapertura de las escuelas, y se suman a otros esfuerzos de las autoridades educativas y comunidades escolares, especialmente en Chiapas y Ciudad de México, donde el proceso de entrega de insumos de higiene e instalación de estaciones de lavado ya ha concluido.

En Chiapas, 75 escuelas se han beneficiado de los insumos e infraestructura relacionados, lo cual incluye la instalación de 119 estaciones de lavado de manos y la entrega de guías pedagógicas, además de equipo de protección personal, y material de higiene y limpieza, que permitirán, por ejemplo, que más de 16,000 niños, niñas y adolescentes puedan lavarse las manos con jabón y utilizar gel con alcohol, de requerirlo, durante 24 semanas aproximadamente.

En Ciudad de México, el programa apoya a 90 escuelas primarias y secundarias de 11 alcaldías, donde se instalaron 120 estaciones de lavado de manos, se distribuyeron más de 100 mil barras de jabón y se capacitó a 160 docentes y directivos en la implementación de materiales pedagógicos relacionados, acciones que beneficiarán a cerca de 41,000 estudiantes y 3,500 docentes en su retorno a la escuela. El regreso a las escuelas, con medidas de mitigación de contagio, debe ir acompañado de planes que faciliten la adaptación de la comunidad estudiantil al nuevo contexto y, para guiar este proceso, UNICEF, UNESCO y el Banco Mundial ofrecen el documento Misión: Recuperar la educación en 2021 que señala tres objetivos prioritarios:

  1. Todos los niños, niñas y adolescentes – incluso aquellos que dejaron la escuela durante la pandemia – vuelven a la escuela y reciben los servicios adaptados necesarios para satisfacer sus necesidades en materia de aprendizaje, salud, y bienestar psicológico y social;
  2. todos los niños, niñas y adolescentes reciben apoyo para recuperar el aprendizaje perdido, y
  3. todo el personal docente está preparado – y apoyado – para remediar la pérdida de aprendizaje entre su alumnado e incorporar las tecnologías digitales a su docencia.

“Los 14 meses de cierre han afectado negativamente la educación de 25. 4 millones de estudiantes de educación básica y 5. 2 millones de educación media superior en México, lo que compromete no sólo su derecho a la educación, como principio, sino su presente y su futuro”, señaló Hollander. “Muchos niños, niñas y adolescentes, especialmente aquellos en situación de vulnerabilidad, no han podido beneficiarse del importante esfuerzo realizado en cuanto a educación a distancia, por lo que un sólido reinicio de la educación presencial es crucial en estos momentos y, desde UNICEF, seguiremos trabajando para que todo niño, niña y adolescente del país pueda regresar a la escuela lo antes posible, en condiciones que permitan la aplicación de las medidas de prevención necesarias y garanticen una educación de calidad”, concluyó Hollander..

¿Cuáles son los principios para el regreso seguro a clases?