Incapacidad permanente absoluta fibromialgia sentencia favorable

La fibromialgia (FM) es un trastorno músculo-esquelético crónico de causa desconocida y evolución variable que origina grados variables de discapacidad con un claro impacto sobre la calidad de vida1.

Su elevada prevalencia en edades productivas implica importantes repercusiones laborales.

Aunque, los datos de discapacidad laboral varían considerablemente dependiendo de la población estudiada, la mayoría de los estudios estiman que entre el 25 y 50% de pacientes2–5 debe dejar de trabajar por su enfermedad.

En España, se reconoce la incapacidad temporal5 con una duración máxima de doce meses, prorrogables por otros seis, cuando se presuma que durante ellos el trabajador puede ser dado de alta médica por curación, situación que normalmente no se da en estos pacientes.

Cuando se agota este plazo, el INSS, a través de los equipos de valoración de incapacidades, puede reconocer la situación de prórroga con un límite de seis meses más o bien, iniciar un expediente de incapacidad permanente (IP).

En el caso de que la valoración sea aceptada, el proceso termina y el paciente obtiene la incapacidad, pero si es rechazada, puede interponer una reclamación contra el dictamen del equipo de valoración de incapacidades ante el propio INSS.

Si es desestimada por el INSS, el paciente puede presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social y, en su caso, recurrir ante el correspondiente Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

En la actualidad, se desconoce el porcentaje de propuestas presentadas por pacientes con FM que son aceptadas por el equipo de valoración de incapacidades o por el Juzgado de lo Social como IP, pero sí se puede acceder a las que son presentadas ante el TSJ. En este trabajo se analizan las variables asociadas al reconocimiento de la FM como causa de IP a la luz de las sentencias dictadas en suplicación por los TSJ.

Se han analizado todas las sentencias presentadas ante los TSJ españoles por este motivo (1978–2008) utilizando como fuente la base de datos Westlaw, que contiene toda la jurisprudencia a texto completo6. Se trata de una base de datos de acceso restringido a los usuarios e instituciones que están suscritos. Se ha utilizado la palabra clave «fibromialgia».

Se identificaron 148 sentencias, de estas, 9 se excluyeron por no contener la información completa. Noventa y siete se presentaron ante el TSJ de Murcia, 9 en Cataluña, 6 en Baleares y 6 en Asturias y el resto repartidas entre las diferentes comunidades autónomas.

La tabla 1 presenta las variables en función de si la resolución de la sentencia fue favorable para el paciente o para el INSS. Como se observa, la descripción en la sentencia de la presencia de puntos dolorosos o gatillo es la única variable que muestra diferencias significativas para decantar el fallo a favor del paciente.

Las diferencias entre las proporciones se calcularon mediante la prueba de la x2, estableciéndose el nivel de significación estadística en p=0,005.

Un bajo nivel educativo y socioeconómico, presencia de otras enfermedades como el lupus o la depresión o trabajos en ocupaciones que requieren esfuerzo físico son los determinantes más consistentemente asociados a la incapacidad temporal en la FM en investigaciones realizadas en servicios asistenciales3,7,8. Sin embargo, al analizarlas, la única característica que se relaciona con la concesión de la IP es la presencia de puntos específicos que a la presión desencadenen dolor. Un estudio realizado en Canadá, en el que se revisaban las 194 sentencias presentadas en sus tribunales entre 1986–2003 para evaluar el impacto en la percepción de los jueces en las reclamaciones por FM, señalaba que estos perciben la opinión de los especialistas como el argumento más creíble al tomar decisiones9.

Conclusión

El hecho de que se trate de una enfermedad caracterizada por ausencia de pruebas que indiquen de manera objetiva la severidad puede influir en que los jueces valoren la ausencia de este criterio diagnóstico como un elemento negativo para conceder la incapacidad.

Copyright © 2009. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados

Un juzgado reconoce la incapacidad permanente absoluta por fibromialgia a una empleada del hogar · Noticias Jurídicas

CONSULTE LA SENTENCIA AQUÍ

La fibromialgia, así como muchas dolencias “invisibles”, siguen constituyendo hoy un doble lastre para el que los padece. No solo han de luchar diariamente para sobre llevar la fatiga, dolores físicos, depresión..

sino también con aquellos que cuestionan su capacidad para trabajar o que sus dolencias sean reales.

 Este es el caso de una empleada de hogar a quien el Juzgado de lo Social de Sevilla le ha reconocido finalmente la incapacidad permanente absoluta, por entender que la fibromialgia y la depresión que padece le limitan para el desempeño de cualquier actividad laboral, en contra del criterio de la Seguridad Social.

El letrado de la demandante, Alvaro Jiménez Bidón, socio del despacho Jiménez Bidón Abogados, comenta como “pese al cuadro multipatológico cronificado en el tiempo y de incierta recuperación de esta trabajadora de sólo 44 años, el INSS le negó la incapacidad permanente, por considerar que sus dolencias no disminuyen su capacidad laboral”. Motivo por el que la mujer no tuvo otra alternativa que “recurrir dos veces a los juzgados para que éstos le ratificasen, tanto su incapacidad laboral temporal (baja médica), como la permanente , siéndole reconocida finalmente una incapacidad laboral absoluta”.

Empleada hogar

La operaria, que trabajaba como empleada del hogar, fue dada de alta de su incapacidad temporal (baja médica por patología psíquica) por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en julio de 2017. Tras una impugnación de alta, el juez ratificó en enero de 2018 esa baja médica con efectos retroactivos al momento del alta.

Sin embargo, en marzo de 2018, de nuevo el INSS le denegó la incapacidad permanente, por considerar que “sus dolencias no disminuyen su capacidad laboral”.

Dolencias limitantes

Los informes médicos demuestran que la trabajadora padece dos tipos de patologías limitantes.

Unas de carácter físico, referidas a los efectos de dolor causados por la fibromialgia, unido a las limitaciones ocasionadas por el síndrome del túnel carpiano que le afecta a los dos manos y que le suponen una importante limitación para realizar las tareas fundamentales como empleada de hogar.

Y, por otro lado, las de carácter psíquico, ya que sufre un trastorno mixto ansioso-depresivo y una neurosis obsesiva de mala evolución.

Tales dolencias, según explica el informe aportado, le causan una apatía intensa con fallos de memoria de retención, que le impiden una mínima concentración para llevar a cabo cualquier tipo de trabajo por suave que sea, hasta el punto de no poder acudir al trabajo con regularidad, con horarios determinados y poder relacionarse con compañeros y jefes.

Requisitos

La sentencia recuerda que la incapacidad permanente absoluta inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio.

Para valorar el grado de invalidez, los jueces han dictado que “más que atender a las lesiones hay que valorar las limitaciones que las mismas representen en orden al desarrollo de la actividad laboral”.

You might be interested:  Recuperacion iva facturas incobrables

De forma que la invalidez merecerá la calificación de absoluta cuando la persona no tenga capacidad alguna para desarrollar una actividad laboral.

En cambio, matiza la sentencia, sería incapacidad total para la profesión habitual si inhabilitase a la trabajadora para la realización de todos o de las principales tareas de dicha profesión con un mínimo de capacidad o eficacia, y siempre que pueda dedicarse a otra distinta. Igualmente, también recalca la importancia de que esa actividad tenga un rendimiento económico aprovechable y que no se trate de un ejercicio esporádico de la actividad laboral, sino que se trate de un desempeño laboral conforme a “las exigencias mínimas de continuidad, dedicación y eficacia”.

Por todo ello, y teniendo en cuenta todas las limitaciones en su capacidad funcional que le provocan las patologías que padece, el juez considera patente que la demandante no puede desarrollar ninguna actividad laboral con habitualidad, rentabilidad, continuidad y eficacia. Por tanto, declara a la demandante en Incapacidad Permanente Absoluta, con la prestación que le corresponda por parte del INSS.

Incapacidad permanente absoluta por fibromialgia. Sentencia favorable

La fibromialgia severa es difícil de diagnosticar con precisión pero, cuando hace acto de presencia, suele derivar en una serie de síntomas muy problemáticos que impiden que el sujeto afectado pueda llevar a cabo sus actividades cotidianas con normalidad.

Evidentemente, esto también afecta a su desempeño laboral, siendo motivo de bajas con gran frecuencia. Sin embargo, este tipo de pacientes puede estar de enhorabuena ya que existe una sentencia favorable de incapacidad absoluta para ellos que puede servir como precedente para los demás.

Vamos a ahondar en la materia.

¿Qué es la fibromialgia severa?

La fibromialgia se define como un trastorno crónico del sistema músculo-esquelético que aparece por causas no conocidas y que tiene una evolución variable en función de la persona afectada.

Sin embargo, conlleva en prácticamente todos los casos un descenso en la productividad laboral y personal, lo que suele producir discapacidad de diversa índole.

De hecho, algunos estudios indican que hasta el 50 % de los pacientes afectados tienen que dejar de trabajar por culpa de este problema de salud.

Fibromialgia sentencias favorables: lo que dice la ley

En primer lugar, el reconocimiento que suele hacer el Instituto Nacional de la Seguridad Social de la fibromialgia acostumbra a ser equivocado.

Esto se debe a que a los pacientes diagnosticados se les reconoce el estado de incapacidad temporal, la cual tiene una duración máxima de 12 meses prorrogables durante otros 6 meses en caso de que exista la posibilidad de que pueda ser dado de alta durante ese tiempo.

Sin embargo, como dijimos anteriormente, la fibromialgia es un trastorno crónico, es decir, no solo no existe una cura, sino que suele agravarse con el paso del tiempo. Lo único que pueden hacer los médicos es ofrecer tratamientos paliativos enfocados a reducir el dolor  y el resto de síntomas que el sujeto padece con el objetivo de hacer su vida más llevadera.

Por lo tanto, una discapacidad por fibromialgia no puede asemejarse, por ejemplo, a una minusvalia por hernia discal, ya que este es un problema de salud con tratamientos destinados a su curación y que suele dar resultado positivo en una gran cantidad de casos.

Incapacidad permanente absoluta en personas con fibromialgia

El agravamiento de los síntomas de la fibromialgia ocasionado por su carácter crónico hace que muchas personas, más allá de tener que dejar su empleo, busquen el reconocimiento por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social de estar incapacitados permanentemente para trabajar. Esta es una situación más cercana a la condición real de estos sujetos.

¿Qué conlleva el reconocimiento de incapacidad permanente absoluta?

Si el Instituto Nacional de la Seguridad Social o un juez competente estima que el paciente aquejado por fibromialgia está sujeto a este tipo de incapacidad, tendrá derecho a percibir una pensión correspondiente al 100 % de su base reguladora multiplicada por 14 mensualidades (12 mensualidades ordinarias y 2 extraordinarias en los meses de julio y diciembre).

Además, el sujeto tendrá derecho a solicitar la condición de gran validez, aunque existen pocos precedentes de su concesión para este tipo de casos. En total, esto puede suponer el abono de un complemento superior al 45 % del total de la base reguladora. Sin embargo, para obtenerlo habría que demostrar que el paciente es incapaz de valerse por sí mismo y que necesita de cuidados especiales.

Procedimiento para obtener el reconocimiento de incapacidad permanente absoluta por fibromialgia

Como ya hemos dicho, aunque ya existan para la fibromialgia sentencias favorables que reconocen al paciente como incapacitado para trabajar de forma permanente y absoluta, el sujeto debe esperar 12 meses en situación de incapacidad temporal y, en caso de que el Instituto Nacional de la Seguridad lo estime oportuno, otros 6 meses más en esa situación. Una vez transcurrido ese plazo, dicho organismo puede otorgar otros 6 meses extraordinarios en espera de la recuperación del afectado o dar inicio a un Expediente de Incapacidad Permanente.

A través de ese Expediente de Incapacidad Permanente, el paciente de fibromialgia será evaluado por un Tribunal Médico, que será el responsable de determinar su grado de discapacidad y de estimar si debe recibir este tipo de incapacitación.

A tenor de lo sucedido a lo largo de los últimos años en este tipo de casos, lo normal es que el Tribunal Médico deniegue la petición de incapacidad absoluta permanente al paciente. Llegado a este punto, el sujeto deberá dar los siguientes pasos:

Presentar una reclamación formal contra el Tribunal Médico que llevó a cabo la valoración de la incapacidad ante el Instituto General de la Seguridad Social.En caso de ser desestimada dicha reclamación, podrá presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social que le corresponda según su domicilio.

Si esa demanda también es desestimada, aún podrá hacer un último recurso al Tribunal Superior de Justicia de la comunidad autónoma en la que resida.

Nueva sentencia favorable por incapacidad absoluta por fibromialgia – Perito Medico | Central de peritaciones medicas

Esta semana hemos conocido una nueva sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña otorgando una incapacidad permanente absoluta por fibromialgia en contra de los criterios del Instituto Nacional de la Seguridad Social que negaba dicha incapacidad a una trabajadora que sufría desde hacía años una enfermedad de las llamadas invisibles, la fibromialgia. Le llaman enfermedad invisible porque a diferencia del resto de enfermedades, en estas todos los parámetros analíticos y de pruebas complementarias son normales, pero sufren un dolor muscular generalizado que le hacían imposible trabajar ni siquiera desplazarse a la empresa.

A tenor de esta sentencia nuestra empresa peritomedico.es, realiza reconocimientos a los pacientes que están diagnosticados de fibromialgia pero les falta conocer su clasificación y gravedad.

Por ello nosotros solicitamos las pruebas que permiten su clasificación y establecemos unos grados de severidad de la enfermedad, demostrando ante el Tribunal, las dificultades funcionales de la persona,  y posteriormente realizamos el informe médico pericial solicitando la incapacidad permanente absoluta, que, en los Juzgados de primera instancia y el propio INSS,  suelen inclinarse a resolver a favor de la Administración, pero un recurso posterior al Tribunal Superior, puede cambiar la perspectiva y otorgarnos la razón, como ha sido este caso y que no es el único en los últimos meses. Por ello, siempre indico a nuestros clientes, que tengan paciencia, que los recursos pueden durar años, que muchas veces en un primer recurso no se obtiene la sentencia favorable, y por ello, hay que seguir hasta el final. Además es fundamental disponer de un buen informe médico pericial que nos puede servir para presentarlo a la Administración del INSS, posteriormente el mismo informe sirve para presentarlo en el Tribunal de lo Social, y finalmente también sirve para presentarlo al Tribunal Superior de Justicia. Un informe para tres Organismos, por lo que se entiende que al final, el coste de dicho informe, sea muy ajustado en el precio.

Igual que la fibromialgia existen otras dos enfermedades llamadas invisibles según ciertos parámetros médicos, pero que son patologías que afectan severamente el día a día a muchas personas como son la fatiga crónica, la hipersensiblidad electromágnetica, y el síndrome de hipersensibilidad química múltiple que son muy incapacitantes laboralmente y afectan a la vida cotidiana.

En Perito Medico nuestro médico especialista en Medicina del Trabajo es experto en los efectos que tiene para la salud, las radiaciones ionizantes, las no ionizantes y las radiaciones electromagnéticas, además de los efectos para la salud de las substancias químicas laborales y medioambientales.

You might be interested:  Podemos adoptar al hijo nuestra pareja

Un juez concede una incapacidad absoluta a una auxiliar de enfermería con fibromialgia – Juzgado de Guardia – Noticias, última hora, vídeos y fotos de Juzgado de Guardia

Un juzgado de lo Social de Sevilla ha estimado la demanda de reconocimiento de incapacidad permanente absoluta, para todo tipo de trabajo, de una auxiliar clínica de Sevilla que padece una fibromialgia severa y fatiga crónica en grado 3. La trabajadora, de 57 años, sufre una fibromialgia severa y síndrome fatiga crónica, cansancio severo, síndrome de sensibilidad central, cefalea tensional y fatiga neurocognitiva, entre otras patologías relacionadas con esta enfermedad.

Ante la imposibilidad de continuar con sus tareas como auxiliar de enfermería,  acudió al despacho Jiménez Bidón Abogados, que inició ante la Seguridad Social un procedimiento para el reconocimiento de su incapacidad laboral. Sin embargo, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) rechazó la prestación “por no alcanzar, las lesiones que padece, grado alguno de incapacidad” .

El letrado Álvaro Jiménez Bidón, como representante legal de la trabajadora, presentó entonces la correspondiente reclamación previa, que fue desestimada por resolución del INSS en septiembre de 2020, y  continuación se presentó una demanda, aportando en el juicio todos los informes médicos de la paciente que corroboran el mermado estado de salud la misma y que hacen imposible su incorporación al mercado laboral.

Un juzgado de lo Social ha estimado la demanda en una sentencia en la que el juez señala que “el cuadro pluripatológico y las limitaciones de la demandante, -ya existentes en el momento de valoración-, han tenido una evolución tórpida y perjudicial y hacen que la demandante quede limitada para la realización de cualquier actividad laboral con un mínimo de profesionalidad, rendimiento y eficacia”.

El abogado Álvaro Jiménez Bidón.

Además, para el magistrado “no obsta el hecho de que la actora haya seguido estando de alta en Régimen General por parte de un Ayuntamiento” de la comarca del Aljarafe, como manifiesta la parte demandada, puesto que “tal circunstancia puede encuadrarse en la correlativa implicación de cubrir sus necesidades personales/vitales”.

Por ello, estima la petición de la trabajadora y le reconoce la Incapacidad laboral absoluta, pasando a cobrar una pensión vitalicia de 1.200 euros mensuales.

Para Álvaro Jiménez Bidón “esta sentencia da un poco de luz a nuestra clienta y en general a todas las personas afectadas de fibromialgia que bastante tienen con sobrellevar la enfermedad como para, encima, estar preocupadas por su futuro económico”.

Dos tribunales reconocen la fibromialgia como principal causa para adquirir la incapacidad permanente absoluta

La fibromialgia no suele ser la primera causa para conceder una incapacidad permanente a los trabajadores que la padecen.

Uno de los argumentos más utilizados en este tipo de procesos judiciales es que “no existen suficientes parámetros para medir el dolor, por ese motivo, para que la reconozcan en un juicio suele ir acompañada de trastornos en la salud mental”, sostiene Mª José Iglesias Toro, abogada laboralista.

La dificultad de demostrar ante un juez las secuelas de la fibromialgia es un freno para adquirir la incapacidad permanente absoluta

Ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias recoge en una sentencia dos puntos sobre esta patología que no son habituales en las resoluciones de incapacidad: constata que la fibromialgia es la primera causa para conceder la incapacidad permanente absoluta a una trabajadora y además, el tribunal acepta los informes que constatan el dolor crónico que padece. “Algo poco habitual en este tipo de juicios, ya que uno de los argumentos más utilizados por la Seguridad Social es que el dolor es subjetivo y no constituye una base para acreditar que existe invalidez, explica Iglesias a eldiario.es.

Para que un tribunal falle a favor de la incapacidad permanente absoluta –aquella que no permite desempeñar ninguna función laboral– el afectado debe presentar “lesiones muy acentuadas acompañadas de una depresión crónica y de larga evolución”, subraya la abogada.

Este es el caso de Ana (nombre ficticio), camarera en un restaurante. Tras un proceso de incapacidad temporal derivado de un diagnóstico de fibromialgia, inició el trámite para conseguir la incapacidad permanente.

El Equipo de Valoraciones de Incapacidades (EVI) de la Seguridad Social, le denegó la solicitud.

La empleada demandó al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en un juzgado de primera instancia y la sala falló parcialmente a su favor concediéndole la incapacidad permanente total y una pensión del 55% de su base reguladora. No obstante, Ana recurrió la sentencia y solicitó al TSJ de Canarias que se incluyeran en el proceso las pruebas periciales que le diagnostican, además de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, ansiedad y vértigos.

Los expertos subrayan que una de las muestras para medir la enfermedad es el dolor, y para ello se tienen en cuenta 18 puntos que se reparten de forma simétrica por todo el cuerpo.

Algunos se encuentran en la parte inferior del cráneo, pasando por las cervicales, escápulas, costillas y las rodillas.

La confirmación de once puntos de dolor supone el diagnóstico de la enfermedad y debe haber al menos 14 puntos identificados para obtener la incapacidad permanente.

Limitaciones en la vida laboral

En el caso de Ana, se confirman los 18 puntos de dolor. El TSJ admite la prueba pericial que acredita su diagnóstico.

La sentencia recoge que para determinar una incapacidad permanente absoluta habría que valorar las limitaciones que existen en la actividad laboral en vez de las lesiones que se padecen.

Incluso el propio EVI –que denegó en un primer momento la petición de invalidez– acreditó que la afectada sufría mareos, náuseas y depresión.

“Habrá invalidez absoluta siempre que haya unas condiciones demostrables que inhabiliten para cualquier trabajo que tenga una retribución ordinaria dentro del ámbito laboral”, constata la resolución.

Esta incapacidad no permite desempeñar ninguna función laboral al no poder garantizar un mínimo de “rendimiento, eficacia y profesionalidad”, a diferencia de la incapacidad permanente total, la cual no inhabilita al trabajador para el ejercicio de otras profesiones y es la más habitual en este tipo de procedimientos judiciales.

La sentencia del TSJ declara la incapacidad permanente absoluta de la trabajadora.

Sostiene que los síntomas descritos son suficientes como para “limitar a la empleada para el desarrollo en condiciones aceptables de todo tipo de trabajo o profesión” y condena a la Seguridad Social a pagarle el 100% de su sueldo con las mejoras y revalorizaciones que correspondan desde febrero de 2017, fecha en que se inició el proceso judicial. 

El caso de Mario (nombre ficticio) es similar. Era autónomo y se dedicaba al transporte de mudanzas. Le diagnosticaron fibromialgia con la acreditación de los 18 puntos de dolor, además de síndrome de fatiga crónica y trastorno del sueño.

El trabajador pidió la tramitación del expediente de incapacidad permanente, pero el EVI no se la concedió por “no presentar reducciones anatómicas o funcionales que disminuyan o anulen su capacidad laboral”. Todo ello a pesar de que dos informes de dos hospitales de Madrid y Barcelona acreditaban las patologías que impedían a Mario desempeñar su trabajo con normalidad.

Mario también demandó a la Seguridad Social. En su caso, el juzgado de primera instancia le concedió la incapacidad permanente absoluta y ante el recurso interpuesto por la SS.SS, el TSJ de Madrid ha vuelto a fallar a favor del empleado, concluyendo que “las limitaciones físicas le incapacitan para su profesión”. Además, la institución tendrá que pagarle el 100% de su base reguladora.

La justicia recalca en el proceso que existe jurisprudencia que considera la fibromialgia como secuela invalidante en grado absoluto o total, de ahí que, en este caso, la valoración realizada por la jueza de primera instancia se tenga en cuenta en el TSJ, ya que este tipo de patologías se suele analizar de manera individual.

You might be interested:  Ocurre si recibo denuncia falsa

Incapacidad permanente total para una mujer por fibromialgia

[spb_text_block pb_margin_bottom=»no» pb_border_bottom=»no» width=»1/1″ el_position=»first last»]

Caso de éxito Incapacidad Laboral VELAZQUEZ&VILLA. El Juzgado de lo Social nº 2 de Oviedo estimó nuestra demanda de incapacidad permanente total por Fibromialgia.

El problema

La cliente, moza de almacén, solicitó nuestros servicios para poder cobrar una pensión por incapacidad laboral derivada de fibromialgia. La cliente padece:

  • Fibromialgia con puntos dolorosos musculares generalizados, hipertensión arterial controlada con dieta y síndrome del colon irritable controlado.
  • Con tratamiento en la Unidad del dolor del HUCA con morfina que produce como efecto secundario cierta inestabilidad.
  • Presenta ligera ansiedad y es tratada en el centro de Salud Mental.

Estas dolencias que padece le provocaban graves problemas para llevar a cabo las actividades propias de su actividad laboral, así como cargar pesos o realizar esfuerzos que supongan un mínimo esfuerzo.

La preparación y orientación desde nuestros servicios jurídicos permitió el reconocimiento y declaración de la pensión por incapacidad permanente en su grado de total para su profesión con carácter vitalicio por enfermedad común en la vía judicial, por medio de sentencia dictada en primera instancia por el Juzgado de lo Social Nº 2 de Oviedo.

Sentencia favorable del Juzgado de lo Social para Incapacidad permanente total por fibromialgia

En la actualidad nuestra cliente es beneficiaria de la Incapacidad Permanente Total por fibromialgia y recibe una pensión de carácter vitalicio por ello.

Os adjuntamos la sentencia para vuestro conocimiento:

[/spb_text_block] [spb_text_block pb_margin_bottom=»no» pb_border_bottom=»no» width=»1/1″ el_position=»first last»]

Sentencia Incapacidad Permanente Total por Fibromialgia

[/spb_text_block]

Actualidad sobre incapacidades

Hoy, día mundial de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica, desde nuestro centro médico jurídico queremos brindar información en materia de incapacidad permanente en relación con estas patologías que tanta controversia generan.

La Fibromialgia (FM) es una afección crónica de etiología desconocida, que queda encuadrada dentro del Síndrome de Sensibilización Central (que engloba varios espectros como el Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple y Electro-Sensibilidad) caracterizada por la presencia de dolor crónico musculo esquelético generalizado, que suele coexistir con otros síntomas, fundamentalmente fatiga y problemas por sueño no reparador, pero también pueden estar presentes parestesias, rigidez articular, cefaleas, sensación de tumefacción en manos, ansiedad y depresión, problemas de concentración y memoria.

El curso natural de la FM es crónico, con fluctuaciones en la intensidad de los síntomas a lo largo del tiempo. La FM puede ocasionar importantes consecuencias en el estado de salud y la calidad de vida de la persona que la padece, pudiendo provocar una incapacidad laboral.

El tratamiento de la FM intenta paliar los síntomas que sufren, ya que no se conoce la etiología.

Los tratamientos van encaminados básicamente a disminuir el dolor y la fatiga, a mejorar el sueño y los niveles de actividad, la adaptación y calidad de vida de los pacientes, así como a mantener la funcionalidad e incrementar la capacidad de afrontar la enfermedad y mejorar el bienestar psicológico, sin embargo, en muchos casos, habiendo agotado una baja médica mantienen tratamiento terapéutico y aún así la intensidad de las limitaciones que sufren no permiten al trabajador continuar con su actividad laboral. Este caso suele verse en los pacientes con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica en grado III o en los que los puntos gatillo han sido 18/18 diagnosticado como fibromialgia grave, en cuyo caso la protección de una pensión por incapacidad permanente viene amparada ya, incluso, por nuestra jurisprudencia.

Es importante tener en cuenta que la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica son patologías que, generalmente, vienen acompañadas de otras patologías que agravan el cuadro clínico principal, al padecer también limitaciones de las demás variantes del síndrome de sensibilización central anteriormente mencionadas, como así también de patologías como trastorno depresivo, trastorno adaptativo, depresión mayor, etc…

  • Desde nuestro centro médico y jurídico queremos dar eco a todas aquellas personas que sufren estas patologías respaldándoles en la concesión de una protección cuando no pueden trabajar y la Seguridad Social los desoye denegándoles las pensiones de incapacidad o emitiéndoles un alta médica a través de la inspección médica cuando no están, en absoluto, en condiciones de trabajar.
  • Son muchos los casos que hemos gestionado con gran éxito.
  • Casos de incapacidad permanente por Síndrome de Fatiga Crónica Fibromialgia

Estamos especializados en la reclamación de incapacidad permanente desde 1978.

En nuestra labor de defensa al paciente hemos valorado las verdaderas limitaciones que provoca la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica en los trabajadores, por tal motivo, hace muchos años nos hemos comprometido en la lucha por el reconocimiento de los derechos de los pacientes con dichas patologías con un éxito rotundo desde que conseguimos el primer caso en España, por allá en 1996, consiguiendo la primera sentencia favorable de incapacidad permanente por fibromialgia, sentando jurisprudencia hasta la actualidad.

CASOS RECIENTES

Las últimas sentencias que hemos recibido donde se declara al trabajador en situación de incapacidad permanente a causa de padecer fibromialgia son las siguientes:

4 de Octubre 2021

Paciente de 57 años de edad, de profesión carnicera, padece de fibromialgia grado III, síndrome de fatiga crónica grado III en control y tratamiento, poliartropía degenerativa, omalgia bilateral. Ha sido declarada en Incapacidad Permanente Total. (ver sentencia)

25 de Octubre 2021

Paciente de 47 años de edad, de profesión trabajadora familiar, padece de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica en grado III, trastorno depresivo persistente (distimia) y trastorno de la personalidad. Ha sido declarada en Incapacidad Permanente Absoluta. (ver sentencia)

2 de Febrero 2022

Paciente de 47 años de edad, de profesión enfermera, padece de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica en grado III, trastorno adaptativo mixto, distimia grave, secuelas de estrés con ingreso psiquiátrico. Ha sido declarada en Incapacidad Permanente Absoluta. (ver sentencia)

7 de Febrero 2022

Paciente de 61 años de edad, de profesión empleada de hogar, padece de fibromialgia con limitación funcional 18/18, trastorno depresivo mayor recidivante, evolución tórpida, cervicalgia, síndrome de piernas inquietas, gonalgia. Ha sido declarada en Incapacidad Permanente Total. (ver sentencia)

A la vista podemos apreciar que la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica puede provocar una incapacidad permanente en el trabajador por tratarse de una patología de incierta recuperación que, además de la medicación correspondiente, se necesita un cambio en el estilo de vida para reducir la intensidad del dolor y la fatiga que sin el reconocimiento de una incapacidad permanente no es posible conseguir.

Nuestro centro médico jurídico recomienda hacer un estudio de viabilidad para conocer si en el grado de fibromialgia que padece, junto con otras patologías que agravan el cuadro clínico, efectivamente en su caso particular, es tributario del derecho a la incapacidad permanente.

En tribunalmedico.com estamos comprometidos en la lucha del reconocimiento de las incapacidades permanentes en trabajadores que efectivamente por limitaciones que padecen no pueden continuar con la actividad laboral.

Si desea valorar su caso con nuestros profesionales puede realizar una valoración médica ingresando en nuestra web www.tribunalmedico.com/valoracion-medica-online.

Si desea recibir asesoramiento o tiene alguna consulta puede contactar con nuestro centro de lunes a viernes, de 9 a 14hs, a través de las líneas telefónicas 933 800 100 o 910 376 935.

Leave a Reply

Your email address will not be published.