Delito musica bar encima niveles legales permitidos

Delito musica bar encima niveles legales permitidos

jueves, 14 de noviembre de 2019

Es recomendable como primera medida intentar llegar a un acuerdo amigable con el posible infractor.

El intenso proceso de urbanización del país durante los últimos 60 años implicó que la población urbana pasara de representar 40% en 1951 a 76% en 2010 y se espera que a 2050, 86% de la población colombiana se concentre en las urbes. De esta manera, la convivencia será un factor cada vez más importante. Sin embargo, nunca faltará el vecino ruidoso que prende el equipo al máximo volumen hasta altas hora de la noche.

Si este es su caso, Asuntos Legales le indica como es el procedimiento para que la convivencia mejore y el vecino aprenda a respetar la tranquilidad de los demás puesto que de lo contrario este se puede exponer a una multa de hasta por $441.648, según el Código de Policía.

Delito musica bar encima niveles legales permitidos

En estos casos, en donde existan vecinos ruidosos, los cuales incomodan a las personas de su alrededor, es recomendable como primera medida intentar llegar a un acuerdo amigable con el posible infractor.

De acuerdo con Ana María Urrego, asesora del Consultorio Jurídico de la Universidad del Rosario, si los involucrados viven en un edificio o un conjunto residencial se debe presentar el caso ante la administración.

Según la experta, la gerencia del edificio puede imponer una multa a esta conducta, siempre y cuando así esté establecido en los estatutos y manual de convivencia del conjunto.

Si se vive en una casa, puede dirigirse a la Junta de Acción Comunal del barrio para llegar a un arreglo sobre este evento.

No obstante, en caso de no lograr un arreglo con el vecino ruidoso, o que este siga haciendo ruido, usted puede llamar a la línea de emergencia 123 o acudir a la autoridad de policía (policía uniformado, cuadrante o CAI que se encuentre cerca del lugar) para informar sobre los hechos.

En este proceso, si el policía considera que se ha cometido una infracción, podrá imponer un comparendo tipo tres, que en este caso será 16 salarios mínimos legales vigentes, es decir, de $441.648 e, incluso, podrá desactivar temporalmente la fuente del ruido si el infractor se niega a hacerlo. Así lo establece el artículo 33 del Código de Policía y Convivencia.

Este documento también establece sanciones para las conductas que perturben la tranquilidad y las relaciones respetuosas de las personas, en las que se incluyen los sonidos, los ruidos o los olores en actividades o fiestas que afecten la convivencia del vecindario al mismo tiempo que consumir sustancias alcohólicas, psicoactivas o prohibidas.

Jimmy Jiménez, abogado especialista de Integrity Legal, indicó que no existe de manera directa una posibilidad de arresto o de que la persona pueda tener una medida privativa de la libertad, pero si debido a esta situación se presentara otro tipo de problemas, como lesiones personales o injuria, se podría recurrir a una demanda.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Contents

¿Cómo denuncio a un bar por ruido? | Denuncia por ruido

Delito musica bar encima niveles legales permitidos¿Cómo denuncio a un bar por ruido?

¿Cómo denuncio a un bar por ruido? Tienes varias maneras de denunciar a un bar, restaurante o incluso a un vecino por el ruido elevado y molesto que produce: vía administrativa, contenciosa, civil o penal. Te las explicamos.

Ante problemas de ruidos molestos, tienes varias vías para denunciar ya sea un bar, restaurante o vecino por ruido excesivo:

  • Vía Administrativa
  • Vía Contencioso-Administrativa
  • Vía Civil
  • Vía Penal

¿Cómo denuncio a un bar por ruido? Antes, ¡intenta la vía amistosa!

La Ley regula el ruido nocturno máximo permitido y te permite denunciarlo de varias maneras. De todos modos, te recomendamos que el primer paso sea hablar con el causante del ruido explicándole las molestias que causa e intentar solucionarlo amistosamente.

¿Tienes un bar debajo de casa que no te deja dormir?

¿Cómo denuncio a un bar por ruido?

Si la vía amistosa no es efectiva, puedes optar por varias vías:

Vía Administrativa:

  • El primer paso para denunciar el ruido excesivo causado por un bar será poner una queja o denuncia administrativa ante el Ayuntamiento.
  • Este trámite se puede realizar de manera individual o colectiva (si el problema es común para varios vecinos, por ejemplo. En este caso, si antes te has organizado con la comunidad de vecinos, podéis consensuar una acción conjunta).
  • Para denunciar por la vía administrativa, muchos ayuntamientos disponen de formularios establecidos. Te recomendamos que redactes un escrito aportando el máximo de información sobre el problema: fechas, horas, causa, niveles de ruido, problemas que originan… Toda información que consideres relevante.
  • Para saber si el nivel de ruido supera los decibelios permitidos, habrá que hacer una medición acústica (por eso siempre es recomendable alertar a la Policía Local cuando se esté produciendo el ruido excesivo para poder hacer esa medición y comprobar si se sobrepasan los límites y aportarla en tu denuncia).
  • Si se confirma el exceso de ruido, el Ayuntamiento podrá abrir un expediente sancionador al causante del ruido, quien, tras ser informado, podrá hacer sus alegaciones.
  • Según la gravedad de la infracción, las multas pueden alcanzar los 300.000 euros. También se podrían tomar medidas cautelares, como clausurar el local o suspender la licencia.  

Ten en cuenta que cada vez que creas que los ruidos son excesivos, lo mejor es llamar a la Policía Local para que haga medición del ruido. Pide copia de la documentación de su actuación. Así podrás aportarlo en tu denuncia.

Vía conteciosa-administrativa

  • Si el ayuntamiento no te hace caso, podrías dar un paso más y optar por la vía contecioso-administrativa (para este tipo de denuncia, es obligatorio haber pasado antes por la vía administrativa). De esta manera, con una denuncia contencioso-administrativa, actúas contra el Ayuntamiento y reclamas a la administración pública por no haber actuado.

Vía civil:

  • Puedes optar, sin embargo, por otras vías. Independientemente de haber puesto tu queja en el Ayuntamiento, puedes optar por la vía civil. Esto consiste en poner una denuncia contra el causante del ruido por daños y perjuicios.
  • Para interponer la demanda se recomienda tener pruebas de las molestias que están causando los ruidos, por ejemplo teniendo mediciones, y si provoca daños, como por ejemplo insomnio, deberás aportar documentos médicos.
  • ¿Qué se reclama por la vía civil? Estarás reclamando una indemnización. También se puede solicitar que se repare lo que está causando el daño.

Vía penal:

  • La vía penal es otra alternativa a la civil (pueden ser complementarias). Este tipo de denuncia se recomienda cuando se considera que el causante del ruido está cometiendo un delito contra el medio ambiente o contra tu salud. Tendrás que interponer esta denuncia con las pruebas oportunas (mediciones, peritajes, informes médicos…) contra la persona o negocio que está causando los ruidos.
  • ¿Qué se reclama por la vía penal? Se impondrán las penas previstas en el Código Penal (artículo 325). El Código Penal en su artículo 325 prevé incluso penas de prisión e inhabilitación para los que provoquen ruidos que pudieran «perjudicar gravemente el equilibrio de los sistemas naturales» o «riesgo de grave perjuicio para la salud de las personas«.
  • Cabe la posibilidad de reclamar indemnización también por daños (es decir, por responsabilidad civil, que es la vía que te hemos explicado antes. Ambas son complementarias).

¿Qué nivel de ruido está permitido?

Aunque hay pequeñas diferencias entre ciudades, normalmente el ruido nocturno máximo al que debes estar expuesto es:

  • 25 decibelios en tu dormitorio
  • 30 en el comedor.

Como te decíamos, estos niveles corresponden, generalmente, a la franja nocturna: entre las 23.00 a las 7.00 horas, aunque insistimos que, al depender en muchos casos de ordenanzas municipales, esto puede variar según cuál sea tu ciudad.

La Ley reconoce el derecho al descanso: este derecho se recoge tanto en la normativa estatal, (Ley 37/2003 o Ley del Ruido y en el Real Decreto 1367/2007)  como en la normativa autonómica y local (ordenanzas de Ayuntamientos).

Si necesitas un abogado para que te ayude a denunciar un problema de ruidos molestos y excesivos o te asesore sobre qué manera es la mejor para tu caso, puedes contactar con un especialista en estos temas:

Necesito que me llame un abogado

Más información de interés:

Si conoces a alguien que necesita conocer el contenido de este post sobre ¿Cómo denuncio a un bar por ruido?, ¡compártelo con él!

Ruido máximo permitido en comunidades: el tope del colmo

Todos nos vamos haciendo a la idea de que vivir en una comunidad de vecinos lleva implícita la idea de convivir, para lo bueno y para lo malo.

Por ello, somos muy pacientes tanto con nuestro vecino Bricomanía cuando sus labores se le van de las manos como con el resto de vecinos ruidosos.

Pero, ¿qué pasa si llegamos al ruido máximo permitido en comunidades? Eso ya no mola tanto…

Puedes entender que un día es un día, y aguantas paciente cuando los del piso de estudiantes deciden mantener charlas metafísicas hasta altas horas de la madrugada.

Total, un día es un día y dejaron una notita en el portal avisando al resto de vecinos e invitándoles al simposio.

You might be interested:  Redactar plan igualdad empresa donde empezar

Sin embargo, si hablamos de un ruido estridente que se repite en el tiempo… Eso son ya palabras mayores.

Los ruidos, “técnicamente dicho”, son sonidos indeseados que molestan. Sufrirlos de continuo tiene consecuencias sobre la salud física y mental.

Así, es un tema que no hay que tomarlo a la ligera.

Actualmente, el ruido es considerado como contaminación, es un delito contra el medio ambiente y, padecerlo, como una merma de la calidad de vida.

¿Cuál es el ruido máximo permitido en comunidades?

Ojo no nos confundamos en este punto, que las cosas pueden no estar tan claras. La legislación europea establece los niveles máximos de ruido en 55 decibelios (db) durante el día y 45db durante la noche.

Estos valores son establecidos porque se considera que a partir de los 70db el ruido es perjudicial para la salud.

 A esta intensidad, puede llegar hasta producir dolor y sordera, por no comentar su papel protagonista en la obra Cómo desquiciar a tu vecino.

¿Por qué decimos que las cosas pueden no estar tan claras? Sencillo, la legislación europea siempre es una ley de mínimos. Luego cada país adapta sus leyes, pero si son más proteccionistas que la europea, tanto mejor.

Y en el caso de los ruidos, encima están regulados por los Ayuntamientos.

¿Qué quiere decir esto? Pues que la única forma de informarte de cuáles son los niveles máximos de ruido en tu comunidad de pripietarios es preguntar en el Ayuntamiento. Cada uno de ellos te contará una cosa.

Ten en cuenta, además, que algunos municipios establecen valores distintos en función de la zona de la casa en la que se hagan las mediciones de ruidos. Así, si los sufres en el trastero, posiblemente las autoridades sean las que no te escuchen a ti. Pero si los sufres en el dormitorio…  ¡Ahí puede arder Troya!

¿Cómo saber si sufres niveles máximos de ruido?

En el momento en que se produzca el ruido, llama a la policía municipal. Este paso es fundamental. Sin él, no podrás hacer nada más. La policía municipal traerá su sonómetro, medirá el nivel de ruido y abrirá una incidencia si procede. Así todos sabemos que no te lo estás inventando.

Tienes que diferenciar si el ruido proviene de la calle, porque haya cerca de ti algún bar de estos en los que la gente se recoge temprano, o si son tus vecinos los que están poniendo a prueba a yunque, martillo y estribo.

En el caso de que sean tus vecinos, habla con ellos, anda. No vale eso de quejarse a la policía sin que ellos supieran que veían El Príncipe a tope de volumen. Lo más seguro es que te agradezcan la advertencia y que empiecen a usar cascos. En realidad, nadie quiere malos rollos con el resto de propietarios. Bueno, el vecino troll, sí.

Si aun habiéndoles advertido no te hacen caso y siguen y siguen cual conejito de Duracell, plantea el problema en la próxima Junta de Propietarios. Pero en el Orden del Día, que quede bien a la vista.

Si todavía así persiste… ahora ya se puede acudir a la vía judicial ordinaria y la cosa se puede poner muy fea… De hecho, las sanciones por ruido pueden oscilar entre una pequeña indemnización por daños y perjuicios hasta una multa más gorda con privación de uso de la vivienda incluida.

Si no te ves muy apoyado por tu comunidad de vecinos, tienes que saber también que puedes interponer la demanda a título individual.

Tipos de aislamientos acústicos

En ocasiones, el problema con los ruidos viene ocasionado por una sensibilidad especial del vecino que los sufre. En estos casos, los sonidos no suelen alcanzar los niveles máximos permitidos, pero siguen siendo igual de desagradables y molestos. Si es tu caso, deberías plantearte recurrir a un buen aislamiento acústico.

Especialmente la construcción de la casas más antiguas no viene preparada para aislar correctamente la vivienda tanto térmica como acústicamente. Por ello, es buena idea plantearse realizar un aislamiento en la vivienda.

Este tipo de obras de mejora corren a cargo del propietario, así que tómatelo como una inversión en calidad de vida.

Un buen aislamiento acústico te mantendrá alejado de los ruidos exteriores e impedirá que salgan los interiores (para el caso en el que el que se pase de decibelios seas tú).

¿Con qué puedes aislar tu vivienda?

Dejado el plomo de lado, por aquello de que está prohibido por ser tóxico, actualmente se puede recurrir a multitud de materiales para aislar una vivienda. Elegir uno u otro dependerá del presupuesto y de lo gorda que pueda llegar a ser la obra.

  • Materiales multicapa: están hechos de fibras textiles, principalmente algodón.
  • Corchex: es el aislamiento más extendido en la actualidad, es una lámina con gránulos de caucho.
  • Mantas de fibra de vidrio: tan engorrosas como efectivas.
  • Cemento de ladrillo: es la obra más complicada de todas, pero también la más efectiva.
  • Insoplast: ideal para aislar techos y paredes.

Estos son los materiales más comunes, pero hay un montón adaptados cada uno de ellos a las necesidades específicas de la vivienda. Antes de decantarte por uno u otro, acude a un estudio de arquitectura para que te aconsejen bien.

En Micomuniweb colaboramos con grandes profesionales. Podemos acompañarte en tu lucha contra el ruido, desde el asesoramiento judicial a los servicios de arquitectura o reformas. No dudes en comentarnos tus dudas. Recibirás el mejor consejo.

Delito musica bar encima niveles legales permitidos

¿Puede ser delito tener la música del bar por encima de los niveles legales permitidos?

Adelantamos que la respuesta a esta pregunta es afirmativa, sí puede ser delito tener la música del bar por encima de los niveles legales permitidos.

El ruido constituye uno de los mayores problemas ambientales para la ciudadanía. Es apreciado sobre todo en las zonas urbanas, donde además puede generar graves conflictos de convivencia.

Sobre este asunto se ha pronunciado recientemente la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo en su sentencia núm. 129/2022, de 16 de febrero, que recopila muy acertadamente los pronunciamientos en la materia emitidos tanto por la Sala, como por el Tribunal Constitucional y por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

A través de este artículo pretendemos condensar esta doctrina en términos llanos para que el lector pueda comprender en qué consiste.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados penalistas en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿Qué delito podría estar cometiéndose y qué penas lleva aparejadas?

La reproducción de música o generación de otros sonidos por encima de los niveles legalmente establecidos puede ser constitutiva del delito de contaminación acústica previsto en el artículo 325 del Código Penal. Este precepto forma parte de los denominados “delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente”.

El delito de contaminación acústica, en su modalidad básica del artículo 325.1 del Código Penal, está castigada con las penas siguientes:

  • Prisión de 6 meses a 2 años,
  • Multa de 10 a 14 meses, e
  • Inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de 1 a 2 años.

No obstante, cuando esta contaminación acústica cree el riesgo de provocar un grave perjuicio para la salud de las personas se aplica el artículo 325.2 del Código Penal, párrafo último, que prevé un subtipo agravado.

Este sería el caso de contaminación acústica en entornos urbanos donde se expone, por ejemplo, a los vecinos a sonidos que exceden lo legalmente permitido. Esta modalidad agravada se castiga con la pena siguiente:

  • Prisión de 3 años, 6 meses y 1 día a 5 años.
  • Multa de 16 meses y 1 día a 24 meses, e
  • Inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de 2 años y 1 día a 3 años.

¿Qué requisitos deben darse para que la conducta sea delito?

Los elementos que deben concurrir para que hablemos de delito de contaminación acústica son:

  1. La contravención de leyes u otras disposiciones de carácter general protectoras del medio ambiente,
  2. La provocación o realización directa o indirecta de ruidos, y
  3. La causación o posibilidad de causación de daños sustanciales a la calidad del aire o a animales o plantas.

Cuando se esté ante el subtipo agravado del artículo 325.2 del Código Penal, párrafo último, se exige que, además de los requisitos anteriores, se genere un riesgo de provocar un grave perjuicio para la salud de las personas.

¿Cuál es la normativa administrativa en materia de ruidos que establece los límites acústicos?

Lo cierto es que cada municipio puede contar con su propia normativa municipal en materia de ruidos. Por ejemplo, en Madrid se aplica la OPACT (Ordenanza municipal sobre la Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica).

El artículo 325.1 CP hace referencia a que la vulneración del ordenamiento se refiera a leyes, o a disposiciones de carácter general protectoras del medio ambiente.

Las ordenanzas municipales son normas de carácter general de rango inferior a la ley que se aplican exclusivamente en el municipio, en consecuencia, su vulneración sí puede dar lugar a la comisión del delito de contaminación acústica.

Evidentemente, el asunto de los ruidos no queda relegado exclusivamente a la regulación por los Ayuntamientos, sino que contamos con leyes de ámbito nacional:

  • Por un lado, la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido.
  • Por otro, el Real Decreto 1367/2007, de 19 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 37/2003 en lo referente a la zonificación acústica, objetivos de calidad y emisiones acústicas.

¿Cuándo se está ante una infracción administrativa y cuándo ante un delito?

Las normas sobre ruidos prevén un régimen sancionador para castigar administrativamente las infracciones que se comentan. De este modo, cabría preguntarse cuándo la vulneración de la normativa será calificada como infracción administrativa y cuándo como delito.

Para hablar de delito, los hechos deben presentar una aptitud lesiva que los cualifique frente a una simple infracción administrativa. A tal efecto, se tendrán en cuenta las circunstancias concretas del caso.

Puede ser relevante en este punto valorar la continuidad en el tiempo del comportamiento infractor, la utilización de limitadores de sonido, los esfuerzos por insonorizar las instalaciones o la magnitud del quebranto de la norma (no es lo mismo superar los límites de sonido legalmente establecidos en 1 decibelio que en 20 decibelios, la segunda conducta sería mucho más grave).

¿Es necesario que se produzca algún resultado para entender cometido el delito?

No es necesario que la conducta delictiva dé lugar a un resultado concreto. El delito de contaminación acústica ha sido definido por la doctrina como un delito de peligro hipotético, también denominado como de peligro abstracto-concreto, de peligro potencial o delito de aptitud.

You might be interested:  Importantes exitos diferentes areas actuacion profesional

Esto significa que no es necesario que se materialice el daño sustancial a la calidad del aire. Basta con que la conducta desplegada sea idónea para producir la puesta en peligro de esa calidad del aire.

¿Qué pruebas suelen practicarse para acreditar la comisión de este concreto delito?

Como ocurre en cualquier procedimiento penal, para que se dicte una sentencia condenatoria es necesario que quede probada la comisión del concreto delito.

Con respecto a la contaminación acústica, lo más común es que la prueba consista en actas de mediciones de ruidos transmitidos expedidas por agentes de la autoridad, testificales de los agentes que han presenciado los hechos y, en el caso del artículo 325.2 CP último párrafo, las testificales de los vecinos damnificados por las emisiones intolerables de ruido.

¿Caben indemnizaciones a terceros perjudicados por los ruidos?

En el caso de que este delito haya ocasionado un perjuicio para alguna persona -artículo 325.2 CP, párrafo último- y se dicte sentencia condenatoria, el culpable deberá indemnizar a aquella por los daños morales ocasionados. Obviamente, esto es posible cuando la persona perjudicada no renuncia a la indemnización que le pudiera corresponder.

Es importante destacar que en este tipo de delito no es necesario que el tercero acredite en qué consiste concretamente el daño moral causado ya que éste se infiere necesariamente de los hechos que han quedado probados.

En otras palabras, si se ha acreditado que se ha producido esa contaminación acústica cuya molestia es evidente, no es necesario que el particular pruebe además que se la ha ocasionado un daño, pues éste se presupone.

Esta afirmación es fruto de la aplicación de la doctrina de la “res ipsa loquitur”, una regla de Derecho que sostiene que no es necesario practicar prueba en los casos en los que “los hechos hablan por sí mismos”.

En el caso de la contaminación acústica, la propia STS núm.

557/2015, de 6 de octubre, manifiesta que existe una certeza sobre el daño moral sufrido por quien se ha visto conminado a soportar la persistencia de una inmisión de ruido por encima de los límites de obligada tolerancia, de modo que no se requiere una prueba adicional de las reacciones, sentimiento o sensaciones que han acompañado a su  padecimiento.

Ruidos en el bar y las terrazas debajo de casa – Certicalia | Soluciona todos tus trámites y gestiones

España está considerada como uno de los países más ruidosos del mundo, solo por detrás de Japón, así que no es raro que sean numerosas las personas que se ven afectadas por los ruidos producidos por bares y terrazas a horas intempestivas privándoles de la tranquilidad, el descanso necesario e, incluso en algunos casos, hasta de conciliar el sueño.

Por otro lado, el nivel de aislamiento acústico de la mayoría de las viviendas es muy pobre ya que hasta la aparición del Código Técnico no existía una normativa efectiva y suficientemente exigente.

¿Necesitas una medición de ruido?

Contacta con los mejores profesionales de tu zona

Pide presupuesto

en menos de 1 minuto y gratis

Son numerosas las normativas que a distintos niveles regulan sobre este tema y que, en general, defienden el derecho de todo ciudadano a defenderse del ruido, pero las más específicas son las ordenanzas locales de cada ciudad concreta y las leyes autonómicas.

En todos los casos se establecen unos niveles máximos de ruido, dependiendo del horario, la zona y la actividad, y unos niveles mínimos de aislamiento acústico para los locales generadores del ruido. En el caso de las terrazas de bares son las Ordenanzas Municipales las que se encargan de regular los horarios y las actividades permitidas.

Incluso, desde hace algunos años, existe el “delito ecológico” tipificado en el Código Penal que incluye la emisión de ruidos como infracción que puede ser penada con cárcel en determinadas circunstancias.

Denuncia en el Ayuntamiento por ruidos

  • Si una conversación amistosa no da resultado se puede pasar a una denuncia telefónica a la policía local, lo que se traducirá en la mayoría de los casos en una advertencia previa comprobación en el lugar de las molestias ocasionadas, siempre que se trate de un caso aislado.
  • Si el tema es recurrente o continuo es aconsejable interponer una denuncia por ruidos en el Ayuntamiento para lo cual es conveniente que sea formulada por un colectivo, tales como una asociación de vecinos o una comunidad de propietarios: algunas administraciones cuentan con formularios expresamente indicados para ello.
  • Para comprobar si el ruido producido excede del permitido se realizarán por parte de la administración actuante una medición acústica que determinará los niveles de sonido que se emiten al exterior y a los locales y viviendas colindantes.
  • En el caso de que se confirme el exceso de ruido, el Ayuntamiento propondrá unas medidas sancionadoras o reguladoras oportunas para solucionar el problema que pueden llegar incluso a la clausura del local.
  • En casos extremos se puede recurrir a la justicia ordinaria o incluso al Defensor del Pueblo aunque lógicamente estos casos solo se aconsejan para situaciones en las que las anteriores actuaciones citadas no han dado los resultados necesarios, para aligerar el proceso o reclamar daños y perjuicios.

¿Necesitas una medición de ruido?

Contacta con los mejores profesionales de tu zona

Pide presupuesto

en menos de 1 minuto y gratis

Ruidos provenientes de la terraza de un bar

La regulación de las terrazas de los bares es muy variopinta y difiere mucho de una comunidad a otra incluso de una ciudad a otra. También se suelen establecer periodos estivales más flexibles llegando en algunos casos a permitir la apertura de terrazas en horarios nocturnos durante el verano incluso hasta las 2 o las 3 de la mañana.

Antes de denunciar las molestias de este tipo de instalaciones conviene asegurarse de que se producen fuera del horario permitido porque si no es así será más complicado reclamar.

Ruidos en la calle

También pueden producirse ruidos provocados por personas en la calle, reunidos, charlando, cantando, con música, etc. En estos casos la normativa es la misma y el modo de proceder debe ser idéntico; una vez advertidos de la molestia que causan, si no cesan en su actitud lo más aconsejable es avisar a la policía local y dejarlos que ellos actúen.

Los problemas del ruido en las comunidades de propietarios

1.- Introducción

Las molestias provocadas por el exceso de ruido en las comunidades de propietarios es uno de los males más comunes que se están produciendo en la convivencia actualmente.

Y es que la tremenda insolidaridad que reina en muchas personas les hace abstraerse de lo que puedan pensar otros acerca de si elevan mucho el tono de voz en su convivencia diaria, música hasta altas horas de la madrugada, o a horas intempestivas de siesta, o comida o cena, cuando no se trata del uso de instrumentos musicales en los inmuebles, que no es el lugar más apropiado para desarrollar actividades artísticas, sino aquellos centros de aprendizaje musical en donde se pueden llevar a cabo las mismas.

Por otro lado, no solo las malas prácticas o costumbres insolidarias de los vecinos son las molestias o ruidos únicas que ocurren en las comunidades, sino que las referencias a locales de negocio insolidarios provoca grandes problemas en esa convivencia, cuando no se adoptan en modo alguno medidas de insonorización y los ruidos y molestias hacen insoportable la convivencia diaria en una comunidad.

Podemos asegurar, en consecuencia, que uno de los graves problemas que sufre hoy en día la sociedad es el relativo a la existencia de ruidos, porque su presencia en lugares donde los ciudadanos no realizan su actividad diaria permite su exclusión simplemente por un desplazamiento de donde se produce el ruido.

Pero la presencia de actividades ruidosas en el lugar del domicilio o centro de trabajo exige que se requiera a su causante de su cese inmediato, o adopción de las correspondientes medidas correctoras, por cuanto la vida diaria se puede convertir en insoportable si persisten en el tiempo estas actividades ruidosas y molestas.

Debemos hacer notar que la existencia del ruido puede provocar en los ciudadanos problemas graves en su salud, siendo causa de lesiones psíquicas con secuelas importantes que pueden perdurar en el tiempo y provocar una situación insostenible en los afectados ante la gravedad de aquellos problemas que afectan a la psique de las personas. Además, la reiteración en el tiempo de los ruidos, y sin visos de poder acabar con este problema si los causantes del ruido no aceptan los requerimientos efectuados por los perjudicados para el cese de la molestia es lo que provoca que los afectados puedan caer, casi sin darse cuenta, en estas lesiones de carácter psíquico.

¿Qué pueden hacer ante ello las comunidades de propietarios?

El objeto de las presentes líneas gira en torno a cómo actuar ante estos supuestos de ruidos, y si es preferible optar por la vía penal, ya que en estos casos se puede actuar tanto por la vía civil como por la penal. La diferencia radicará en la gravedad de la conducta llevada a cabo, y las consecuencias para los vecinos que de estas infracciones se pueden producir.

Pero tampoco podemos olvidar que el concepto del ruido puede, en ocasiones, ser algo subjetivo, y considerarse por algún comunero que determinadas conductas o acciones son ruidosas para esta persona, pero no para la colectividad.

En este escenario no podemos olvidar que al estar integrado el concepto del “ruido” dentro del concepto más amplio de las “actividades molestas”, debemos recordar que en estos casos no podemos confundir la “comodidad” con lo que es “molesto”, enfocado esto último desde un punto de vista objetivo.

Podría ocurrir, en consecuencia, que un comunero solicitara de otro u otros que “no hagan ruido” los niños cuando juegan, o en su casa, o ellos mismos cuando hablan, o cuando se encuentran elementos comunes.

Cierto y verdad es que no hay una “medida del ruido” en cuanto a qué volumen se puede hablar, o lo que es más complicado, a qué volumen debe hablar un niño, con las dificultades inherentes a este problema que conlleva decirles a los niños que no griten, o que no jueguen, o que no levanten la voz.

Esta circunstancia provoca problemas que deben resolverse bajo el sentido común, y por la necesidad de apelar a los padres para que traten de evitar situaciones que a la colectividad puedan molestar respecto a actuaciones que en algunos horarios puedan perjudicar el descanso de los vecinos, Pero ello debe ser contemplado en el escenario de no convertir una comunidad en el lugar de las “prohibiciones”, donde exista una especie de “Código de conducta” que encorsete toda la actividad de los vecinos en cuanto lo que se puede hacer y lo que no.

Es cierto que toda esta temática puede condensarse y recogerse en las normas de régimen interno aprobadas por mayoría simple en junta, donde pueden fijarse normas que no tienen por qué considerarse “invasoras” en la convivencia relativas, entre otras, al horario de uso de la piscina, a qué hora pueden jugar los niños y la que tienen prohibida, ya que es posible fijar un calendario de uso de elementos comunes, ya que, evidentemente, deben compararse todos los derechos, pero también el derecho sagrado al descanso. De esta manera, deben intentar ponerse en comparación todos los derechos, y, sin invadir el derecho de los niños al entretenimiento, los padres deben ser conscientes de que los niños no pueden asumir prohibiciones y deben ser ellos los que les expliquen por qué deben guardar silencio a determinadas horas, o no hacer ruido, sin que ello tenga por qué afectarles en su desarrollo, o ser impeditivo de la libertad de los ciudadanos.

You might be interested:  Tengo derecho indemnizacion si sufro accidente autobus

El derecho al descanso se plasma, así, como el argumento principal para contraponer a otros derechos de los ciudadanos, pero que en su ejercicio son molestos, objetivamente considerado, ya que hemos reseñado que esta consideración del factor del “ruido”, o la “molestia” exige esa matización de no poder “subjetivizar” este concepto, bajo el riesgo de querer hacer depender la existencia, o no, del ruido desde el punto de vista de quien se considera afectado. Debe ser un patrón objetivable en su conjunto el que determine si el acto o la actividad es ruidosa, y si exige, o requiere, de la intervención superior que fiscalice, o, incluso, sancione determinadas conductas de las personas que serán consideradas como molestas.

Se trata en este caso de un problema que debe observarse “en abstracto” y bajo una consideración general y no particular, sin poder precisarse una definición, o parámetros, muy objetivables de lo que se entiende por ruido, a salvo del establecimiento de ciertos límites de decibelios que sí podrán ayudar para objetivar este problema si se excede en un local de negocio de un volumen concreto. En cualquier caso, lo que queremos decir es que este tema debe observarse desde el caso concreto y valorar cada supuesto, cada circunstancia, para dar una respuesta concreta en relación a si se está llevando a cabo una conducta ruidosa insolidaria por una persona que falta el respeto a los demás mediante el ejercicio del ruido.

Porque con independencia de que se trate, al final, de una cuestión civil a enfocar mediante el ejercicio de una acción de cesación, o de un delito, de lo que aquí se trata es que estos actos suponen una “falta de respeto” a los demás, y un claro egoísmo de quien vive en convivencia, pero debería hacerlo en aislamiento si considera que existe una libertad personal que le permite elevar el volumen de su voz, de su televisión, de su teléfono móvil, de la música que escucha sin percibir que la vida en convivencia supone que sus derechos deben estar conectados con los derechos de los demás a no sufrir molestias en el ejercicio de estos pretendidos derechos personales.

2.- La vía civil ante el ruido.

La acción de cesación del art. 7.2 LPH -EDL 1960/55- es la vía adecuada para cuando la comunidad quiere actuar contra vecinos titulares de locales de negocio o pisos que lleven a cabo conductas ruidosas.

No obstante, hay que tener en cuenta que el término ruido puede dar lugar a que en algunas ocasiones se aprecien observaciones subjetivas de comuneros que trasladen al presidente o administrador de fincas que determinado comunero lleva a cabo una conducta ruidosa.

En estos supuestos hay que tener en cuenta que la comunidad no puede, ni debe, actuar por la vía del art. 7.

2 LPH cuando se trate de apreciaciones subjetivas de comuneros con respecto a conductas de otros comunes que ellos consideren ruidosas, pero no pueda entenderse esta conducta como tal desde un punto de vista general u objetivo, sino que lo es desde el punto de vista particular del comunero que se considera afectado.

En estos casos, debería ser el comunero el que ejercite la acción civil, si así lo considera, para plantear una acción de obligación de no hacer, pero sin poder obligar o vincular a la comunidad, cuando el perjuicio es individual o personal y no colectivo.

No se trata en estos casos de que la comunidad tenga en estos casos una conducta insolidaria con el que alega perjuicio, sino que las circunstancias del caso no evidencian un perjuicio efectivo y real desde el punto de vista general, o que afecte a otras personas, por lo que la particular visión o concepto de “la molestia” por el ruido que se alega dará lugar a que el comunero sea el que tiene que actuar.

Tanto si actúa la comunidad, como si lo hace un comunero, la vía correcta de llevarlo a cabo es la del requerimiento previo por alguno de los conductos que permitan acreditar fehacientemente que esta reclamación exigiendo el cese de la molestia se ha llevado a cabo de requirente a requerido, y, además, lo que es muy importante a los efectos de valorar la negativa a cesar en la molestia, que se le ha concedido un plazo para ello en el requerimiento. Nótese que sin concesión de plazo resulta imposible poder acreditar el incumplimiento al aviso de que su actividad es molesta y sería inviable la acción de cesación, al poder alegar el demandado que estaba ya en vías de llevar a efecto el cese de la actividad, o que está poniendo los medios y medidas en juego para tal fin. Pero la acción civil será desestimada si el plazo del cese de la conducta no se le ha concedido al requerido.

En consecuencia, la causación excesiva de ruidos puede tramitarse por la vía civil por acciones de cesación, que, por ejemplo, en el ámbito de las comunidades de propietarios tiene su reflejo en el art. 7.

2 LPH -EDL 1960/55-, para las actuaciones contra locales de negocio que causen molestias y ruidos a los demás, y que en el resto de materias tiene su marco en el ejercicio de una acción de condena de obligación de no hacer para particulares.

a.- Afectación del ruido por la vía del art. 1902 CC -EDL 1889/1- como responsabilidad civil y vulneración del derecho fundamental previsto en el art. 18 CE -EDL 1978/3879- relativo a la intimidad e inviolabilidad del domicilio

La configuración del ruido como molestia se trata en la sentencia del TS 29-4-03 -EDJ 2003/9563-, rec 2527/1997, donde apunta que:

¿Víctima de ruidos molestos? Sepa qué dice la ley

Las multas pueden llegar hasta los 140 mil pesos y hasta los 233 mil pesos, en el caso de la comuna de Santiago.

Se acerca Halloween, Navidad y Año Nuevo, fechas que muchos aprovechan para realizar asados y fiestas en sus viviendas, lo que puede generar mucho ruido y hasta altas horas de la madrugada.

Es por eso que usted debe saber que en Chile desde el año 2011 existe el Decreto 38 del Ministerio del Medio Ambiente que regula los “ruidos molestos”, así que para que no se arriesgue a una multa, en Bufetes.cl le contamos en qué consiste esta normativa.

Lo primero que hay que aclarar, es que este decreto no se aplica a ruidos generados por el tránsito vehicular, ferroviario, marítimo o aéreo; tampoco a actividad normales de la vida cotidiana doméstica como reunión de personas, mascotas, arreglos o trabajos domésticos, ruido de electrodomésticos, entre otros; las alarmas y sonidos de emergencia tampoco; ni las voladuras o tronaduras.

Entonces, ¿qué regula el Decreto 38? Ruidos que se generen en zonas residenciales (y que no se mencionan arriba) que superen los 55 decibeles desde las 07:00 hasta las 21:00 horas; o que superen los 45 decibeles desde las 21:00 y hasta las 07:00 horas, es decir, en la noche.

  • Para que usted calcule, los 45 decibeles equivalen al sonido de una calle con poco tráfico, 55 decibeles equivalen al ruido que hace un aire acondicionado de ventana, 60 decibeles al de una conversación normal; 70 decibeles al ruido de una aspiradora; y 100 al de una motocicleta.
  • La fiscalización se realizará con un sonómetro que realizará la medición y, según el Artículo 16, se “efectuarán en la propiedad donde se encuentre el receptor, en el lugar, momento y condición de mayor exposición al ruido, de modo que represente la situación más desfavorable para dicho receptor”.
  • En el caso de los condominios, la normativa señala que no se deben emitir ruidos que perturben la tranquilidad de los habitantes en horas extraordinarias, como la madrugada.
  • En caso contrario, cualquier vecino, comité de vecinos o administración del condominio podrá realizar una denuncia ante el Juzgado de Policía Local o directamente donde Carabineros.

Para estos casos, la Ley 19.537 otorga sanciones a quienes no cumplan con la norma, las cuales van desde una Unidad Tributaria Mensual (UTM) hasta tres, es decir, desde los 46 mil hasta los 140 mil pesos.

La denuncia se podrá hacer en un plazo de hasta tres meses después de ocurrido el “evento”.

Por otra parte, usted debe saber que las municipalidades también están facultadas para elaborar normativas a nivel comunal. Así, por ejemplo, la Municipalidad de Santiago multa a quienes emitan un ruido “abusivo” en espacios públicos entre las 23:00 y las 06:00 horas, con multas que van desde los 46 mil hasta los 233 mil pesos.

  1. Sin embargo, la medida ha sido criticada pues, al ser poco específica, deja la sanción a criterio del fiscalizador.
  2. En el caso de esta comuna, sólo entre enero y agosto de 2016 el municipio había recibido más de 400 reclamos por parte de vecinos que denunciaban ruidos molestos, lo que generó la creación de esta norma interna.
  3. Si usted necesita mayor asesoría sobre este tema, no dude en consultas con nuestras abogados expertos, quienes siempre le brindarán la mejor atención.

Leave a Reply

Your email address will not be published.